Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un día después del inicio de aquel entrenamiento infernal Heihachi se dirigió a la oficina del kage para pedir una misión, se había ataviado con un kimono rojo con bandas negras, la goma que sostenía su pelo en una coleta también era de color rojo a juego, usualmente iba con sandalias tradicionales de madera cuando no entrenaba o iba de misión, pero esta mañana se había preparado no solo mentalmente para hacer algo de dinero, así que usó unas sandalias mucho más confortables y usadas cotidianamente por el resto de shinobis. Salió del edificio al cabo de unos minutos con un rollo de pergamino en el que rezaba la misión que tenía que cumplir, caminó mientras leía que la recompensa era de doscientos cincuenta Ryō. Se dirigió rápidamente al lugar en el que debía personarse, era nada menos que una panadería, una con bastante fama dentro de la aldea, al parecer había solicitado ayuda muy temprano en la madrugada para poder abastecer a todos los clientes antes de la hora del té, es decir antes de las cinco de la tarde todos los pedidos debían haberse completado correctamente. Heihachi entró a la panadería, eran las ocho de la mañana y dentro del local ya había una buena algarabía, Kenichi el dueño de la tienda y aquel que había solicitado la misión llevó al shinobi de Kusagakure a la parte de atrás de la trastienda, en la parte donde atendían a los clientes había un grupo de personas encargando sin parar, una par de empleados tomaban nota mientras otros tantos realizaban la preparación de la masa y la cocción, en la trastienda había un enorme horno de leña antiguo que al parecer dejó de usarse. Observó con detenimiento el gran número de cajas que había apiladas una encima de otra.-Entonces tu eres el shinobi que la aldea me ha proporcionado, Mmm… no sé, no te ofendas pero esperaba a alguien más joven e inexperto, ¿Estás seguro que esta tarea es para alguien cómo tú?, yo esperaba a un par de chiquillos-Parecía el caso de otro tipo que le echaba más años de los que en realidad tenía, Heihachi suspiró negando con la cabeza-Olvídese de otros shinobis más jóvenes, soy bastante joven a pesar de que no lo aparento, déjeme ocuparme de todos los pedidos, ¿Dónde están?-Echó un vistazo por la sala alrededor de aquellos cientos de cajas amontonadas en la mesa.-¿Dónde crees que están?, aquí, en la mesa, estos son los pedidos que tenemos acumulados hasta ahora, así que no te distraigas y comienza a repartir, las cajas se irán amontonando si no eres lo suficientemente rápido.-El Sarutobi alzó una ceja sorprendido, ¿Y esperaba que todo esto lo repartiese un chico más joven solo?, el shinobi pensó que todas esas cajas contenían ingredientes, pero que va, dentro de una caja, la primer que recogió, había un panecito con forma de estrella, arriba detallaba la dirección en un papelito pegado, Heihachi recogió dos cajas, iba a salir por la puerta dispuesto a repartir cuando Kenichi lo detuvo.-¿Esperas hacer el pedido a tiempo yendo y viniendo con solo dos cajas?, ven, ata esta mochila a tu espalda, así justo así, no idiota, pasa por aquí la mano, listo-

Heihachi quedó ataviado con una mochila soporte tanto por delante como por detrás, podía llevar en total diez cajas enganchadas. Fue entonces cuando por fin el ninja salió a repartir. Era temprano por la mañana pero aún debía hacer demasiados viajes, por lo que dijo Kenichi los pedidos se irían ampliando y acumulando aún más conforme pasen las horas. Corrió tanto como pudo, era la primera vez en hacía bastante tiempo que tuvo que esforzarse tanto con sus piernas, los entrenamientos de su abuelo eran con pesas adheridas al chaleco, piernas y brazos, algo brutal que hizo desarrollase unos buenos músculos y una velocidad por encima de la media a su edad. Ya estaba empezando a sudar y solo había llegado al primer destino, tocó la puerta dejando el paquete con el pan con forma de estrella en las manos de la señora que abrió, ésta le tendió el dinero que guardó en un bolsillo que había habilitado Kenichi en la mochila especial para guardar lo que la gente le pagase. Prosiguió tras despedirse rápidamente con la siguiente dirección, aceleró tanto como pudo, se movía por entre los árboles a una velocidad pasmosa, parecía estar en su ambiente, una mano giraba sobre una rama, con un pie golpeaba un tronco, subió por una rama que pendía hacia abajo rozando casi el terreno y llegó a la segunda dirección, ésta vez vio al abuelo que hizo el pedido por la ventana, le tendió el paquete, en la papelito rezaba una palabra “Pagado”, así que no debía pararse a cobrarle.-Siguiente-Se animó a decir corriendo al siguiente pedido, ésta vez la casa estaba aparentemente vacía, así que tuvo que dirigirse al siguiente, buscó el más próximo para volver después, había entregado cada vez con más destreza las diez cajas, el último fue aquel en el que no parecía haber nadie, resultó que era un borrachuzo que después de pedir se dispuso a dormir la mona, le había hecho perder algo de tiempo pero consiguió que le pagara ayudándole a contar el dinero, sino se podría haber quedado toda la mañana allí. Una vez de vuelta en la panadería Kenichi lo esperaba en la trastienda, el Sarutobi pudo apreciar como los pedidos habían aumentado de nuevo y solo había pasado media hora, antes de partir y llevándose las diez cajas había otras cien y algo de cajas, esta vez había ciento cincuenta, Kenichi rio con fuerza.

-Vamos muchacho, que el trabajo se te amontona -Recogió el dinero recolectado vaciando el bolsillo de la mochila y palmeó el hombro de Heihachi y lo dejó continuar mientras amasaba algo más de pan. El shinobi cargó la siguientes diez cajas portando dos más en cada mano, salió por la puerta como un rayo y regresó al cabo de unos quince minutos, las gotas de sudor que corrían antes por su rostro se habían transformado  en diminutos riachuelos que caían por su frente hasta desembocar por su mentón, por suerte esa vez los pedidos solo habían aumentado en uno o dos. De nuevo cargó al exterior con quince cajas esta vez, por suerte tenía una agilidad algo anormal cuando se trataba de moverse por ambientes como un bosque, era algo instintivo para él desde que era pequeño. Tras un par de viajes más logró hacer bajar la cifra de los tres dígitos y solo eran las once y media de la mañana. Kenichi algo animado le regaló un panecillo con forma de kunai, durante su siguiente envío Heihachi observó a un grupo de niños reunido junto a la academia, había conseguido entregar diez paquetes, el onceavo era para la academia, un profesor se había aficionado a los panecillos de la panadería. Con una sonrisa adornando su rostro se acercó al grupito de niños, entre ellos reconoció a Kotaro, ayer vio una parte de Heihachi que poca gente había sido capaz de ver, el niño al instante de verlo casi comienza a correr, pero lo que vio a continuación lo dejó desconcertado.-Kotaro, perdona por lo de ayer, estaba un poco ocupado, toma este panecillo como disculpa, ¿De acuerdo?-El genin tendió un paquete con un panecillo con forma de kunai al niño, éste abrió la boca entusiasmado.-¡Gracias, gracias hermanito!, claro que te perdono, estabas muy guay entrenando es normal que quisieras seguir haciéndote más fuerte-El niño rió dando envidia al resto de sus compañeros, muchos de ellos pidieron más panecillos para ellos también.-Chicos, chicos, os prometo que un día de estos os invitaré a golosinas a todos ustedes pero estos panecillos no me pertenecen, ahora debo entregarlos, decidme, ¿Conocéis a un tal profesor Ichimiya?, ¿Dónde se encuentra?-

El grupo de niños señaló la sala de profesores situado junto a una terraza anclada a una enorme rama de árbol, allí estaba dicho profesor fumando. Una vez entregado el paquete continuó. Así completó la entrega del centenar de cajas quedando menos de setenta unidades, deberían de haber sido cincuenta y pocos pero de nuevo hubo un aumento de los pedidos. Recargó la mochila de paquetes, se secó un poco el sudor con una toalla ofrecida por Kenichi y continuó la entrega de panecillos. Llegó rápidamente las cuatro de la tarde, a solo una hora de las cinco de la tarde, la hora límite y tan solo quedaban veinte cajas, había entregado cerca de trescientas ochenta panecillos, sin embargo cuando se disponía a entrar en la tienda, Kenichi, alarmado agarró a Heihachi por el kimono y lo arrastró a la trastienda.-¡Esto es imposible! , ¡Mira Heihachi!, doscientos pedidos más, ¡Rápido, rápido!-Heihachi poseía el rostro algo colorado por el esfuerzo de mantenerse a un ritmo rápido y constante durante todas esas horas repartiendo. Kenichi estaba al borde de un ataque al corazón, movía cajas desde la cocina a la trastienda, no hacían nada más que aparecer cajas.-Malditas personas que encargan todo a última hora…Yo os maldigooo-Se lamentó por dentro a sabiendas de que él era una de esas personas que siempre hacía los pedidos y las cosas esperando hasta el último momento por mucho que supiese que todo podría salir mal sin remisión a falta de tiempo. Extrajo el abanico de la manga de su kimono y se dio algo de aire planificando, se resignó y aumento la cantidad de paquetes que llevó, treinta, tres veces más de lo que le permitía llevar aquella mochila especial de Kenichi. Con solo un par de viajes había reducido los paquetes un cuarto, continuó así hasta que pronto llegaron las cinco menos cuarto.

-¡Heihachi donde rayos te metes!, no te mereces ni un ryo por este trabajo-Vociferó Kenichi en la trastienda contando los cincuenta paquetes que aún quedaban por ser entregados, su vena tacaña comenzó a salir a la luz. Fue en ese momento cuando Heihachi apareció, respiraba con dificultad y vació el bolsillo de dinero de la mochila en las manos del panadero.-¿Todavía quedan más?, ¡Deja de atender pedidos o no terminaremos nunca!-Era como el pescado que se mordía la cola.-¿Cómo vas a hacer para entregar cincuenta paquetes?, quizá yo pueda ir contigo, aún recuerdo mis días de mozo cuando estuve en la academia ninja antes de que mi padre me obligase a permanecer en la panadería-Heihachi soltó un largo suspiro mientras recuperaba el aliento y observaba al payaso de Kenichi haciendo poses ninja.-Déjalo, déjalo, intentaré un último envío, átame con cuerdas todas las cajas una vez las amontone en mi espalda.-Comenzó a ordenar las cajas y amontonarlas conforme la zona, así evitaría dar vueltas y pasar de nuevo por sitios en los que había entregado ya o tenía que entregar. Cincuenta cajas fueron atadas con bastante destreza por parte de Kenichi a la espalda del Sarutobi con ayuda y soporte de aquella estrafalaria mochila de reparto.-Muy bien, deséame suerte-Salió corriendo como una exhalación hacia el exterior, entre árboles, ramas, sus movimientos se hicieron más rápidos, había logrado usar este tipo de entrega como parte de un entrenamiento, se exigía más y más conforme los pedidos iban descendiendo de aquella montaña de cincuenta panecillos en cajas. Para suerte del genin muchos de los pedidos eran de más de un panecillo por lo que se descargaba de unos pocos en un mismo lugar, como una asociación de lectura de un grupo de ancianas que pidieron cinco panecillos o la fiesta del té de un grupo de kunoichis que parecían bastante remilgadas. Pronto Heihachi quedó con solo diez paquetes de panecillos, todas las cuerdas que habían usado para dejar sujetas las cincuenta cajas se las ató a la cintura, cuando fue a leer la última dirección se dio cuenta que era la última caja, en ésta la parte superior del paquete rezaba un papelito que decía, “Ábreme”, curioso además de exhausto y con la cara perlada en sudor observó el interior, nada menos que un panecillo extra grande con el símbolo de Ryous, dentro había otro papelito que decía “Heihachi gracias por tu ayuda, espero que este panecillo sea un pago mejor que el de la misión, lo siento pero somos una panadería modesta…”, a Heihachi casi le da un tabardillo, desapareció toda tranquilidad y amabilidad para con Kenichi, en sus ojos ardían llamas avivadas por la venganza, corrió como un diablo de regreso a la tienda, una vez vio que todo estaba bastante vacío, habían pasado más de las cinco por lo que poca gente querría panecillos, una sonrisa diabólica decoró la faz del Sarutobi.-Oh Heihachi mi gran repartidor, espero que te haya gustado el pago por…-Antes de que pudiese terminar, el genin se desató de la cintura las cuerdas y ató usando de forma excesiva la cuerda a Kenichi de la lámpara.-¿Cómo te atreves a abusar de mí?, ¿Crees que un asqueroso panecillo es suficiente?, tengo que hacer un sacrificio a los dioses y me vienes muy a mano Kenichi, Ñya ñya ñya…-Con los dientes como los de un tiburón cómicamente comenzó a masticar el panecillo que había preparado Kenichi para él, éste colgado del techo rápidamente reculó en su idea de estafar con la petición de la misión y reducir el gasto con el pago a Heihachi, el Sarutobi había asustado con éxito al panadero una vez intentó usar herramientas de panadería como útiles de tortura.



Conteo:

141 líneas en total
30 líneas misión
105 líneas = 3 puntos de velocidad
6 líneas sobrantes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.