Últimos temas
» Registro de Aldea
Hoy a las 23:35 por Hawk Eye

» Que tal todos! ^^
Hoy a las 23:06 por Diarmuid Kavalier

» Ficha de Hyuga Amaru
Hoy a las 22:25 por Amaru

» Registro de PB
Hoy a las 22:14 por Hawk Eye

» Hyuga Amaru [Cronología]
Hoy a las 21:40 por Hawk Eye

» Hyuga Amaru
Hoy a las 21:36 por Hawk Eye

» {Guía} Reglamento
Hoy a las 21:03 por Amaru

» Misión rango D nº13: Entusiasmo
Hoy a las 20:46 por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Hoy a las 20:10 por Hawk Eye

» [Inscripciones de HALLOWEN] Recolecta fantasmagórica
Hoy a las 14:29 por Diarmuid Kavalier

» Registro de Recompensas
Hoy a las 5:08 por Hawk Eye

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Hoy a las 4:41 por Akira Senju

» [Juego]¡Comenta el opening y postea otro!
Hoy a las 2:27 por Kazuo D.

» [Juego] Ojalá
Hoy a las 2:24 por Kazuo D.

» [IMPORTANTE] Búsqueda de staff
Hoy a las 1:29 por Staff SJ

» [Evento] ¡Festival Odayabasu!
Hoy a las 0:42 por Dream Maker

» Svel - Diagonalización
Hoy a las 0:18 por Svel

» Misiones rango D
Hoy a las 0:14 por Hawk Eye

» Busco rol!
Ayer a las 23:40 por Taeko Uchiha

» Svel - Sumisión de universos
Ayer a las 23:34 por Iron Fist




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El shinobi había escuchado hablar de él en alguna ocasión. Era un hombre importante, muy adinerado. No conocía los detalles de su procedencia, familia, y de dónde salió su dinero. Sin embargo sabía que era rico, y muy influyente. El señor Chiketto era un hombre dado a la bebida que disfrutaba de la compañía de otros, y que gustoso se tomaría todo un día para celebrar algo sin importar lo que fuera. Diarmuid Kavalier había sido designado por voluntad propia para pasar un rato junto a ese extraño señor. Había ido ataviado con su uniforme normal y corriente. Solo llevaba un pergamino de invocación a la espalda, y unos de sellado en sus bolsillos. Se le había hecho costumbre hacerlo. No se daba cuenta de ello hasta que era tarde.

Estaba en la entrada de la aldea. Un señor con un pequeño problema de sobrepeso. Medía cerca de un metro sesenta y pesaría derredor de  los noventa y cinco kilos. Iba con dos guardaespaldas, fornidos, que portaban katanas a su espalda. Vestía un traje elegante, azul oscuro y blanco roto. Tenía una sonrisa de oreja a oreja. Estaba bastante animado. Diarmuid se acercó a él y le hizo una reverencia.

Buenos días señor Chiketto, seré su compañía hasta que quiera ir con el kage —dijo en un tono bastante agradable y calmo—.

El hombre sonrió y le hizo una seña a sus guardaespaldas. Éstos se fueron caminando, libres de su obligación por un tiempo hasta que decidiera salir de la aldea de nuevo.


PASA EL RATÓN SOBRE LA IMAGEN
El señor Chiketto resultó ser un hombre bastante agradable, a la par que extraño y curioso. Durante una buena parte del tiempo se limitó a seguirme, pidiéndome que le enseñara la aldea. Tenía la impresión de que ya había estado ahí anteriormente, pero por algún motivo me había pedido que se la enseñara. Quizás solo para intentar ponerme nervioso, o porque tenía curiosidad de cómo definía la aldea en la que vivía. Pasó poco más de media hora mientras hablábamos del país mientras le enseñaba los lugares de la aldea. No pude enseñarle con precisión todo, y en alguna que otra ocasión me equivoqué de camino al no conocer tanto mi propia aldea. Eso me ponía levemente nervioso, pero sabía mantener la calma.

No eres de aquí, ¿verdad? —preguntó curioso con una alegre expresión. Se le veía bastante calmado, y tranquilo. Era incluso inquietante—.

Mientras seguíamos caminando le respondí. No sabía si debía detenerme y mirarle a la cara o continuar caminando. No solía estar en una presencia tan adinerada, ni me había enfrentado antes a ese dilema.

No señor, nací en el País del Viento. Llevo aquí muy poco tiempo, apenas unos meses. Aún no me hago con todas las direcciones, me sigue resultando extraño.

Hubo unos segundos de silencio. No miré hacia atrás para ver su rostro, así que no sé como reaccionó al saber mi procedencia. Algunas personas son escépticas con los habitantes de países donde el shuha shinto sea la religión principal. Nunca fui creyente, y de hecho repugno esa religión con todo mi ser, sin embargo entiendo el temor. No es agradable educar y criar a tus hijos junto a personas que profesan una religión tan cruel y sanguinaria. Aunque hagas un esfuerzo por ser tolerante siempre hay un deje, una duda que te corroe.

¿Y cómo es el País del Viento? Nunca estuve ahí. ¿Sus dunas son tan hermosas como se dice?

Agradecí bastante que rompiera el silencio. Recordé el País del Viento. De niño solía odiar la arena, me era extraño estar sobre ella y sentía que mis pasos no eran firmes. Es curioso. Hoy día cambiaría casi todo lo que poseo por caminar sobre la arena unos pocos minutos, aunque tampoco poseo mucho a decir verdad.

Sin duda. Recuerdo una enorme extensión de dunas que se perdía en el horizonte cuando me fui del País del Viento. Era inmensa, miraras hacia donde miraras la arena se extendía hasta el infinito. Parecía no tener fin. De niño pensaba que si caminaba mucho hacia el oeste encontraría el final de la arena, que no habría más dunas, y que encontraría algo al otro lado. Algo distinto, algo que no hubiera en ningún otro lugar de Daichi. Pero hoy creo que solo encontraría más arena, y quizás el fin del mundo. —Me sentía algo nostálgico, y estaba hablando de más, pero aún así no me apetecía detenerme. Llevaba mucho sin pensar así en mi hogar natal—Mis mejores recuerdos están en los grandes mercados del país. Son lugares muy vivos y transitados, algo serios debido a la religión, pero alegres incluso, y curiosamente muy seguros. Hay telas hermosas de colores que nunca había visto, frutas y especias provenientes de otros países… Los edificios a veces se pueden confundir con el desierto. Recuerdo un pueblo bastante pequeño cuyas casas habían sido construidas con arena y piedra caliza. Era imposible ver las cosas, darte cuenta de que estaban ahí, hasta que te acercabas lo suficiente.

Tal como lo describes parece un lugar hermoso para vivir, ¿que fue lo que te trajo aquí?

No me gustaba mucho hacia donde estaba yendo la conversación, pero no podía ser descortés cambiando el tema al haberlo empezado yo. Me aguanté y continué como si no me afectara.

La religión. Soy de los pocos de mi pueblo que pudieron escapar. Somos taoistas, y siempre estamos cambiando de lugar y evitando las festividades para no ser descubiertos. Llevamos vivendo en el País del Viento varias décadas, incluso más, pero un día fuimos descubiertos al pasar demasiado cerca de Sunagakure, y no muchos quedamos. Creo que fuimos solo cinco, el resto están presos, capturados… espero que con vida.

El señor Chiketto me dio ánimos tras eso y continuamos hablando de cosas menos serias. Cambió el rumbo de la conversación de forma magistral y terminamos hablando de mi adiestramiento y las misiones que había hecho. Era un hombre agradable. Al poco me había olvidado de la conversación y ya había pasado más de una hora. Lo llevé hasta la entrada y le acompañé a la puerta del despacho del Yukikage. Allí me despedí de él y continué mi camino, informando a un oficial sobre mi misión. Tras recibir la paga continué mi camino, buscando algo que hacer, con lo que entretenerme.

Recibimiento al adinerado Chiketto:
Rango de la misión: D.
Paga de la misión: 350 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Yukigakure no sato.
Número de post: 40 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Nuestro kage tiene amigos con bastante altitud social, y uno de ellos está apunto de llegar a nuestras tierras para recibir la atención del icono de la aldea, pero antes, solicitó la estancia con cualquier ninja que pudiera atenderle para estar un rato de charla y conocer así a uno de los shinobis de por allí. A este hombre le gusta mucho el alcohol, así que prepárate para aguantar a la definición en persona del hombre pesado (Ten en cuenta de que deberás de estar con él 1 hora por lo que intenta causar buena impresión.)


PASA EL RATÓN SOBRE LA IMAGEN

✓MISIÓN ACEPTADA
Shinobi's Justice


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.