Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pergamino de Espinas:
Nombre: Pergamino de espinas (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kusagakure no sato.
Número de post: 80 líneas. (Calibrí,11).
Descripción: Como de costumbre en el regreso de una de tus misiones de bajo rango, ves a un misterioso ninja que va caminando por la ciudad, más apresurado de lo normal. Pero ves como le cae un pergamino de la extraña gabardina que porta. Al cogerlo este se te clava dañándote levemente, dado que se convierte en un pergamino lleno de espinas. pero sin quemar comienzan a escribirse unos caracteres desconocidos sobre el papel. Tu deber es correr lo máximo que puedas portándolo hasta la oficina del actual Kusakage y entregárselo. Este te agradecerá la fidelidad y te pagará, pero notas que cuando sales del despacho, parecía  bastante preocupado por el pergamino.
El sol primaveral dejaba entrar apenas unos rayos por entre las copas de los árboles. Era un sol mezquino y pálido de media mañana, que no conseguía calentar los fríos del amanecer. Yatsuha, con la ropa deshecha, sucia y húmeda, se sacudía el polvo fuera del despacho. Lo que eran ropas negras y ceñidas, ahora estaban enlodadas e irreconocibles. Lo peor era el frío, pero no había mucho que pudiera hacer al respecto. Apenas unas monedas había conseguido con su última misión, limpiando las canaletas de las casas de la enorme cantidad de hojas que caían constantemente con el viento. Una de las últimas limpiezas del año, claro, ahora que comenzaban a verdear los árboles con el cambio de estación.

Resoplaba con aire calmado y aburrido mientras pensaba en el almuerzo. Estaba calentando sus manos con su aliento cuando un hombre de gabardina oscura, que cubría todo su cuerpo, salió con paso apresurado del edificio del Kage. Cubría también parte de su rostro con una especie de bufanda ceñida y respiraba agitadamente. Pudo notar esto último, pues el sujeto al salir, golpeó accidentalmente a la muchacha, casi tirándola al suelo. El tipo sin decir palabra, pero volteando el cuello para verla, se alejó rápidamente por los puentes colgantes con dirección a las puertas principales.

Molesto. Una muy molesta situación. Yatsuha no era de las que le importaban las faltas de respeto como esas, encontraba preferible pasar desapercibida y no causar problemas para después cobrarse venganzas más plenas -y que por lo demás le produjeran beneficios. Pero algo le intrigaba de aquel sujeto y eso era lo que la tenía molesta. ¿Quién va a esas horas con esas prisas? Si aquel hombre trataba de ocultar algo, era realmente muy estúpido. Lo mejor sería seguirlo, al fin y al cabo, no tenía nada mejor que hacer.

Así fue que comenzó a caminar en la dirección que el sujeto había tomado, moviéndose siempre a la sombra de los edificios, con las manos en los bolsillos, y un paso de zancadas largas, que si bien no se veía apresurado, le permitía moverse a una buena velocidad. Controlaba su respiración y procuraba ir con pies ligeros, emitiendo el mínimo ruido posible mientras acortaba la distancia con el sujeto, que le llevaba dos o tres árboles de diferencia. Estaba resultando como buen ejercicio para pasar desapercibida, habilidad que necesitaría en el futuro. Estaba cansada de las misiones serviles y se sentía lista para una misión de más importancia. Después de todo, ¿cómo iba a mejorar si nunca se había puesto en real peligro antes? El conocimiento lo construye en gran medida la experiencia, y eso era lo que necesitaba.

Pero el sujeto debió haberse dado cuenta de que era perseguido, pues al doblar en una intersección de puentes colgantes, le perdió. Ya a esas horas de la mañana comenzaba a verse un poco más de gente por la aldea. Yatsuha se mordió el labio mirando a uno y otro lado. ¿Qué camino había tomado? Era necesario hacer una apuesta, pero también tomar ciertas precauciones. No tenía demasiado tiempo para quedarse de brazos cruzados, así que decidió seguir caminando por el sendero que le llevaba más rápidamente fuera de la aldea. Alguien con esas prisas y misteriosa apariencia no iba camino a casa. Su instinto le decía que intentaba salir de la villa, y era la apuesta que había decidido hacer.

Dejar el tema a un lado, que habría sido lo más sensato -seguramente estaba siendo paranoica- no era una opción para ella. Su naturaleza curiosa la llamaba a seguirlo y le serviría de entrenamiento. Miles de posibilidades le venían a la cabeza, pero ninguna era importante. Si quería saber en qué andaba aquel sujeto debía abandonar toda especulación innecesaria. Solo necesitaba un objetivo. Seguir al sujeto y descubrir la verdad detrás de la fantasía.

Siguió caminando dirección a las puertas, pero dobló en una esquina y se metió a un callejón junto a una cantina. Observó a su alrededor y se preocupó de que nadie la hubiera visto, realizó unos cuantos sellos y concentró su chakra dejando que emanara desde su centro a todo su cuerpo. Cerró los ojos y visualizó la imagen de un sujeto cualquiera, un tendero al que solía comprarle frutas todos los días de camino a casa de su señor. Dejó que la imagen en su conciencia se manifestara junto al chakra y materializara finalmente, al menos en apariencia, en su propio cuerpo. Tras una pequeña cortina de humo, Yatsuha ahora era un hombre adulto, calvo y de barriga pronunciada, rostro amable y sonrisa. Salió caminando del callejón como si nada, llevando sus pasos a la salida de la aldea.

Llegada a las puertas salió de la villa como quien iba a dar un paseo a la arboleda. Si no se había equivocado, podría interceptar al sujeto cuando éste saliera de la aldea. Al menos era seguro que no había tomado su misma dirección para llegar a las puertas, por lo que como mínimo, le habría sacado algo de ventaja. Pero pasaron unos minutos y nadie salvo ella había dejado la aldea. Joder, quizás ni siquiera estaba intentando salir de la aldea. De ser así le había perdido del todo. Espiaba desde cierta distancia, abajo en el valle, desde donde tenía cierto control visual de la entrada. Para alguien que no supiera donde mirar la aldea paraba casi desapercibida, pero para ella, oriunda del lugar, no era problema.

Cinco minutos. Diez. Parece que la había cagado. Quizás había exagerado y el tipo misterioso era solo algún shinobi de la aldea ansioso por llegar a casa. Después de todo solo la había chocado. Lamentaba que su prejuicio le hubiera fallado. Comenzaba a perder ya el interés -o más bien a lamentar su fracaso- cuando un ruido sobre su cabeza la hizo mirar hacia arriba, muy arriba ¡Era el tipo de la gabardina oscura! Saltando de árbol en árbol, rama en rama, claramente cargando su chakra en sus plantas para adosarse verticalmente. Era rápido y ahora más que antes parecía ir con prisa. Una sonrisa se dibujo en el rostro de la kunoichi; al final, no era tan mal rastreador.

Concentró chakra en la planta de sus pies, dejando que emanara desde su estomago. Era un poco complicado al tener que mantener activa también la técnica de transformación, pero aunque fuese una especialista en el Taijutsu, sus conocimientos en el manejo del chakra eran un poco más que rudimentarios, y podía mantener ambas técnicas, si bien le costaba bastante concentración. Comenzó a correr en pos del sujeto, primero a través del valle y luego escalando un enorme tronco hasta sus ramas más altas, saltando de árbol en árbol a través del tupido bosque que rodeaba la aldea.

Había tratado de mantener cierta distancia del sujeto, que continuaba corriendo y saltando sin tomar ninguna clase de desvío. La persecución ya los había alejado unos cuantos kilómetros de la aldea. Nada le hacía creer que la había avistado, pero ese mismo aparente éxito la ponía en guardia. Nada en esta vida era tan fácil. Fuera de ello necesitaba comenzar a pensar qué era lo que haría ahora. ¿Capturarlo? ¿Seguirlo hasta quién sabe dónde? Pero mientras repasaba esto en su cabeza, un siseo metálico en el aire la alertó. Se dejó caer de la rama en que se apoyaba en ese momento, transfiriendo chakra a la palma de su mano izquierda, y usando el mismo principio para adherirse con los pies, se colgó de la rama en que se había apoyado último. Tres shuriken impactaron en la rama.

El ataque había venido desde arriba y la figura que estaba persiguiendo se deshizo en una columna de humo. El ataque la había tomado casi por sorpresa y gracias a su percepción y atenta desconfianza había escapado por los pelos. Su Henge también se vio interrumpido, volviendo a adoptar su apariencia real. Esta vez puso atención y sabiendo desde donde había venido el ataque, escuchó el crujir de ramas que provocaron los pies de quien la había atacado. El sujeto de la gabardina salió disparado, huyendo nuevamente, pero no sin antes lanzarle tres shuriken más. Colgada aún con su mano izquierda, sacó con la derecha uno de sus kunai, reflectando los shuriken de dos golpes con su cuchilla.

El sujeto era realmente rápido, pues casi en nada de tiempo le sacó una ventaja enorme. Yatsuha se preparaba para continuar la persecución, pero algo cayó de entre la gabardina del hombre misterioso. El objeto quedó entre un enmarañado de telas de araña -que no era inusual encontrar en el país- y el hombre pareció no darse cuenta. Podía ser una trampa, pero tenía que decidir rápido. Cuando pasaba cerca del objeto pudo observar que se trataba de un pergamino. Decidió detenerse. El hombre era demasiado veloz, incluso para ella y se notaba que estaba dispuesto a todo. Debía ser racional. No era su trabajo arriesgar más su vida. Sobretodo, si no sabía para qué. Era claro que el tipo algo ocultaba, sino, no habría sido necesario intentar hacerla caer en una trampa tan elabora como la anterior, con el bunshin y todo eso.

Se paró junto al pergamino y con cuidado fue a tomarlo con la izquierda, mientras su derecha todavía sostenía su kunai. Al hacerlo varias espinas se le enterraron en la mano y requirió de un esfuerzo para no soltarlo. Aunque las espinas eran pequeñas y las heridas que le hicieron fueron leves, su mano sangraba, y mientras se la miraba, unos caracteres como si fuesen grabados a fuego se comenzaron a dibujar en el dorso del pergamino. Habían estudiado en la academia al menos la teoría básica de las técnicas de sellado, materia que siempre le había interesado. Las espinas seguramente eran alguna clase de seguridad que se había activado cuando lo había tocado, pero en sí, no parecía tratarse de una trampa. Sin embargo temía haber quedado maldita en alguna medida, y estaba claro para ella que no podría con sus habilidades actuales descifrarlo, y si bien se le cruzó por la mente quedárselo, era mejor llevarlo de regreso a la aldea, al Kusakage.

Miró en dirección hacia donde había huido el sujeto y emprendió la retirada hacia la aldea. Sabía que no podía perder ni un segundo. Hasta que no estuviera segura en los confines de Kusagakure podía ser atacada nuevamente por el tipo una vez se diera cuenta de lo que había perdido. Volvió a moldear chakra en las plantas de sus pies, se aguantó el dolor de la mano pinchada, que con cuidado, seguía sosteniendo el pergamino, a pesar de que se enterraba con cada paso un poquito. Aceleró al máximo mientras saltaba de rama en rama, adhiriéndose con chakra a la superficie de los árboles para no trastabillar, y así avanzar con seguridad la distancia que le restaba de su seguridad.

Yatsuha podía llegar a ser bastante rápida cuando quería y tuvo que hacer acopio de toda su fuerza muscular para avanzar a unos veinte kilómetros por hora, de árbol en árbol. No habían pasado más de unos pocos minutos cuando sintió a su espalda el ruido de su perseguidor. Los papeles habían cambiado y ahora era ella la cazada. El tipo debía ya saber que la caza no podía continuar por mucho tiempo más. En cualquier momento estarían a la vista de los guardias de la aldea. Dos ruidos silbantes venían disparados hacia ella, y necesitó zigzaguear para evitar dos shuriken que le iban directo. Pero el tipo era hábil y anticipando el esquive, lanzó un kunai hacia donde estaría ahora la chica, en el aire, justo mientras iba saltando entre dos ramas.

Giró su cadera en 180° hacia la izquierda, mientras con el kunai sostenido como un puñal con la derecha, golpeaba el kunai enemigo para desviarlo, saltando éste hacia su izquierda, previniendo que quedara incrustado en su estómago, pero sin poder evitar que se clavara en su hombro izquierdo. El dolor le habría hecho soltar el pergamino, pero al estar los pinchos también incrustados en su mano, al menos no cayó. Ese pergamino... ¿qué carajos era? No podía evitar pensar que en él había información muy importante. ¿Alguna técnica secreta? De ser así le habría sido muy útil en ese momento, eso es seguro. Pero un océano de pensamientos inundaban ahora su cabeza. Era la primera vez que se veía en una situación como aquella, después de todo. Tenía miedo, y con razón, aquel sujeto era mucho más fuerte que ella. Podía matarla.

¿Era ese un ninja de Kusagakure? ¿La creía una ladrona? ¿Iba a morir? ¿Era un enemigo de la aldea? ¿Haría mejor en devolverle el pergamino? ¿Era mejor luchar? ¿Iba a morir? ¿Seguía escapando? ¿Iba a morir? Por primera vez en su vida no estaba pensando con claridad. Pero solo fueron unos instantes. Al caer sobre la rama del árbol, su contrincante la miraba a solo unos diez metros de distancia. Se quitó el kunai enterrado en su hombro izquierdo y lo dejó caer. Pronto vendría la hora de la verdad. Yatsuha entonces recordó dónde estaba. Miró a su alrededor viendo telas de araña a uno y otro lado. Todo el lugar estaba repleto de vida. Era el país de la Hierba, al fin y al cabo, y finalmente había encontrado su ventaja.

Acumuló una cantidad de chakra en los músculos de su pierna derecha, recordando una de las técnicas más básicas de taijutsu. Potenciar. Su enemigo se lanzó finalmente contra ella, sabiendo la enorme ventaja que tenía sobre la kunoichi. Desenvainaba una hoja corta que sostenía con la clara intención de lanzarle una estocada. No tendría miramientos, se había lanzado para matar. Fue entonces que Yatsuha lanzó una potente patada descendente contra el tronco del árbol en que estaba parada, y si bien solo destruyó la corteza, el árbol entero vibró, junto a todo su enramado. De las copas comenzaron a caer multitud de grandes insectos, muchos incluso con el tamaño de perros pequeños. El de la gabardina, no preparado para ello, tuvo que lidiar con los bichos, lanzando golpes con su espada, cortando muchos a la mitad. Era sabido que muchos de los insectos del país de la Hierba eran peligrosos, no solo por su tamaño, sino por su veneno, y era claro que no quería que lo mordieran. Había tenido que detenerse solo un par de metros antes de alcanzar a Yatsuha, y para cuando se deshizo de los insectos que le habían caído encima, de la joven gennin no quedaba sino el recuerdo. Había utilizado la oportunidad para escapar.

La carrera continuó. Si el sujeto la seguía aún, Yatsuha no tenía ni idea. No le volvió a ver. Cuando la arboleda bajo la villa -sagrada para los creyentes del Shuha Shinto- apareció en la distancia, no creía lo aliviada de verla. El que era para ella un culto e imagen a la ignorancia, era símbolo ahora de salvación. No pudo evitar sonreír ante la ironía. Escaló el árbol que daba a la entrada y dejó perplejos a los guardias cuando la vieron. Explicó lo ocurrido si bien no le dieron mucho crédito. No la habían visto salir -pues lo había hecho con el Henge activado- y a pesar de sus heridas, seguían obstinados. No era culpa de ella que fueran así de estúpidos, y no pudo evitar decírselos en la cara. Iba a armarse jaleo, cuando una cara conocida abogó por ella. Se trataba del padre y la madre de Rokuto, el chico de la academia al que había ayudado a sonreír en una de sus últimas misiones. Con su ayuda, finalmente la dejaron entrar.

Se apresuró hasta el despacho del Kusakage, ante el que se presentó herida, cansada, sucia, pero con el pergamino en las manos. Le explicó lo sucedido con brevedad, a lo que el Kage respondió con palabras amables y agradecimientos, incluso dinero. Le dijo que no se preocupara, que no estaba maldita ni nada, pero que se apresurara a atender sus heridas en el hospital. Se marchó entonces tras una reverencia que el joven Kusakage respondía con una sonrisa, mas cuando la kunoichi cerraba la puerta del despacho a su salida, pudo observar por un instante el cambio en el semblante de Hiro Aburame. Era preocupación lo que había en su rostro... Yatsuha necesitaba averiguar más de todo esto...
Off Rol:
158 lineas
80 lineas requeridas
78 lineas extras: 5 ptos kenjutsu

Misión en moderación
Shinobi's Justice


Tienes un total de 146 líneas por lo que solo te da para 4 puntos en Kenjutsu. Puedes aumentar la misión en 12 líneas o simplemente dejarla así y recibir esos 4 puntos junto con la recompensa. Una vez decidas repostea para corregirla.
Editado


"Nunca ataques en desventaja"

✓MISIÓN ACEPTADA
Shinobi's Justice


Utilizamos 3 cm a Izquierda y Derecha y 2'5 cm tanto de superior como inferior
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.