Últimos temas
» [Inscripciones de HALLOWEN] Recolecta fantasmagórica
Hoy a las 12:51 am por Amaru

» Misiones rango D
Hoy a las 12:44 am por Amaru

» {Actividad} Comparte sabiduría
Hoy a las 12:30 am por Amaru

» [Ficha] Amaru Hyuga
Hoy a las 12:10 am por Hawk Eye

» Registro de Aldea
Ayer a las 11:35 pm por Hawk Eye

» Que tal todos! ^^
Ayer a las 11:06 pm por Diarmuid Kavalier

» Registro de PB
Ayer a las 10:14 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru [Cronología]
Ayer a las 9:40 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru
Ayer a las 9:36 pm por Hawk Eye

» {Guía} Reglamento
Ayer a las 9:03 pm por Amaru

» Misión rango D nº13: Entusiasmo
Ayer a las 8:46 pm por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Ayer a las 8:10 pm por Hawk Eye

» Registro de Recompensas
Ayer a las 5:08 am por Hawk Eye

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Ayer a las 4:41 am por Akira Senju

» [Juego]¡Comenta el opening y postea otro!
Ayer a las 2:27 am por Kazuo D.

» [Juego] Ojalá
Ayer a las 2:24 am por Kazuo D.

» [IMPORTANTE] Búsqueda de staff
Ayer a las 1:29 am por Staff SJ

» [Evento] ¡Festival Odayabasu!
Ayer a las 12:42 am por Dream Maker

» Svel - Diagonalización
Ayer a las 12:18 am por Svel

» Misiones rango D
Ayer a las 12:14 am por Hawk Eye




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Así que una misión de escolta, hum.No exactamente. No es alguien importante al que quieran dar caza ni alguien con enemigos. Simplemente me han pedido que acompañe a un niño todo el día visto que las calles se vuelven cada día más peligrosas.- Kami y Rina caminaban cuesta abajo por la calle central de Iwagakure. El chico sostenía un papel en el que estaba indicada la dirección de la casa del muchacho al que tenía que acompañar. Rina simplemente se había acoplado ya que le gustaban los niños y no tenía nada mejor que hacer. Además era consciente de que Kami no se llevaba lo que se dice bien con los pequeños, y quería ver de primera mano el espectáculo. Continuaron un buen trecho en la misma dirección hasta llegar a una callejuela. A partir de allí todo el camino se volvió laberíntico. Los callejones eran estrechos, poco iluminados por la altura de las casas a los lados. Se mezclaban y enrevesaban en cruces que poco o nada tenían sentido arquitectónicamente. “¿Quién ha diseñado este sitio?” Pensó Kami molesto. Tardaron algo más de lo esperado ya que, para colmo, todas las casas y calles parecían iguales por lo que era bastante fácil perderse.

Cuando al fin llegaron a la casa llamaron a la puerta. Al abrirse esta se encontraron de una pareja de mediana edad acompañados de un niño. Estos le contaron que estos días había incrementado la cantidad de incidentes relacionados con los asaltos en plena luz del día en esa zona. Atracos, peleas y toda clase de peligros podían esperar a cualquiera que caminase por esos lares. Es por esto que decidieron solicitar la escolta de un ninja para su hijo, ya que no querían dejarle encerrado en casa pero tampoco que nada malo le pasara. Una vez dados todos los detalles, los padres despidieron al chico y le dejaron con sus acompañantes. –¡Hola!- Exclamó Rina rápidamente. –Mi nombre es Rina, y este chico que da miedo de aquí es Kami.- El chico miró a Kami un segundo y se escondió rápidamente detrás de la joven. –AJAJJAJAJA ¡¿Esta es la reacción natural cuando te ven los niños?! ¡No me extraña que te lleves mal con ellos, JJAJAJAJA.¡¿Huh?! ¡Serás…! Eres tú la que le mete ideas extrañas en la cabeza, ¿Quién le ha dicho que doy miedo?- Inquirió el shinobi claramente irritado. –Lo que sea, vámonos, nos han dicho que el chico quería dar una vuelta y pasar por la tienda de dulces ¿no?

Comenzaron a caminar por los callejones, Rina llevaba al niño de la mano mientras charlaba con él casualmente. Cualquiera diría que se conocían de antes, la chica tenía un don natural para socializar no solo con los niños, sino con prácticamente cualquier persona. Pasando por una de las callejuelas Kami escuchó unas voces. Parecían un grupo de tres o cuatro personas. –Esto no me gusta…- Dijo en voz baja, pero lo suficiente para que los otros dos se enteraran. Al pasar al lado del grupo, pudieron ver que se trataba de cuatro personas, chicos jóvenes que no alcanzaban la edad del shinobi. Éstos comenzaron a gritarles que se acercaran y les dieran todo lo que llevaban. Kami hizo un gesto de que siguieran caminando sin prestarles atención, esperando que no les siguiesen y todo acabara en un susto. Por desgracia, los jóvenes delincuentes se levantaron de donde estaban y comenzaron a caminar a paso rápido hacia el grupo del ninja con claras intenciones violentas. –Huhh… preferiría que esto no hubiese ocurrido, maldición.- Suspiró Kami mientras se paraba en seco. –Rina, lleva al niño hasta la tienda de dulces, yo me encargaré de estos… insalubres individuos.- Dijo mientras se daba la vuelta. –Oh oh, y cómprame uno de esos caramelos con forma de pez ¿Quieres?, los grandes, son mis favoritos. Te pago más tarde, ¿sí? Serás… está bien, pero me lo debes.- Respondió Rina con toda la normalidad del mundo mientras se marchaba con el chico. –Oh, y recuerda, si acaban metiéndote una paliza te llevarás otra de mi parte al volver, por debilucho.- Añadió.

Los vándalos se acercaron cada vez más, gritando e insultándole. Venían con claras intenciones hostiles, sin dejar lugar para el diálogo. “Esta clase de idiotas son los más molestos.” Pensó Kami, malhumorado. –Muy bien si es así cómo queréis hacerlo, no veo problema.- Dijo mientras hacía un estiramiento de hombros. Los chicos llegaron hasta su posición, aún no habían comenzado la pele pero Kami conocía muy bien este tipo de situaciones. Dijera lo que dijera, hiciera lo que hiciera, la cosa acabaría en pelea. Sus opciones eran luchar o huir y aquel día no le apetecía huir precisamente. Además, sus actos estaban respaldados por el cumplimiento de la misión, nadie le diría nada por acabar defendiéndose de una pelea mientras hacía una misión de escolta, su objetivo era proteger al niño y debía hacerlo a cualquier costa. De repente, un puñetazo impactó en la cara de uno de los agresivos muchachos, mientras que sus amigos incrédulos intentaban comprender lo que había pasado. “La mejor defensa es un buen ataque.” Pensó Kami mientras veía como los otros tres se lanzaban a por él. “Si vamos a pelear igual, prefiero ser yo el que lance el primer golpe.”

El chico más cercano fue a darle un puñetazo en la cara a Kami, que este esquivó ladeando la cabeza. “Comparados con los ninjas, estos son solo unos críos que no saben cómo matar el tiempo.” Pensó mientras detenía el otro puñetazo del mismo chico con la mano y le arreaba un cabezazo en la nariz con todas sus fuerzas. Los otros dos jóvenes  ya le habían rodeado y uno de ellos sacó una navaja con la que fue a apuñalarle. Kami realizó el sello de la serpiente y cuando el cuchillo hizo contacto se paró en seco como si hubiera golpeado un objeto sólido en ved de atravesar la carne. El cuerpo del shinobi se había cubierto de una serie de placas de tierra endurecida que detuvieron tanto la navaja como el golpe del otro joven, quien chilló de dolor al haberse hecho daño en los nudillos. –Por el amor de dios, sois patéticos.- Dijo Kami mientras le arrebataba el arma al chico y le golpeaba con un puñetazo en la nariz. Seguidamente le dio una patada al último en el pecho, lanzándolo contra la pared. –No tengo tiempo para estas mierdas.- Suspiró el shinobi mientras se daba la vuelta para salir del callejón y reunirse con Rina y el niño que debía cuidar. Justo en ese momento un puño le golpeó la nariz. El Yōsai ya había desaparecido para entonces por lo que el puñetazo resultó en una línea de sangre bajando de uno de los orificios nasales de Kaminari hasta la barbilla, de donde cayeron un par de gotas al suelo.

El golpe vino del primer chico, quien ya se había recuperado del ataque sorpresa del ninja y parecía tener ganas de venganza. Kami no mostró signos de dolor, sino de extrema irritación. Su cara se ensombreció en una expresión que mostraba enfado y molestia a partes iguales. El joven y sus amigos, quienes ya se habían más o menos recuperado, se vieron muy intimidados ante este cambio de tono en su enemigo. –Pobres bastardos…- Comenzó a decir mientras se acercaba la mano a la espalda. –Ahora sí que la habéis hecho, panda de malnacidos.- Soltó mientras agarraba su Fuma Shuriken y lo extendía delante de los chicos, quienes en ese punto estaban extremadamente acojonados. El contrincante que habían elegido había resultado ser más fuerte de lo que esperaban, y parecía estar chotado de la cabeza. Si continuaban allí un segundo más a lo mejor le daba por rebanar sus cabezas y los jóvenes no habían venido preparados para un combate a muerte. Tan pronto como Kami dio un paso en su dirección los cuatro vándalos salieron corriendo a toda velocidad a cualquier lugar alejado de aquel insano individuo.

Tras ver esto el shinobi guardó su arma y se quedó mirando en la dirección donde habían huido los chicos. –Me han dejado con las ganas.- Proclamó suspirando, mientras sacaba un pañuelo de su mochila para limpiarse la sangre de la nariz y nudillos y comenzó a caminar en dirección al puesto de chucherías donde debían estar esperándole Rina con el niño. Al llegar a la calle central, les vio sentados en un banco, charlando mientras disfrutaban una piruleta cada uno. –Woah, ¿Has perdido?- Preguntó Rina al ver a Kami sosteniendo el pañuelo contra su nariz en pos de detener la hemorragia. –Ptss, como si fuera a pudiera perder contra una panda de niñatos.- El niño lo miraba con los ojos muy abiertos, como si estuviera viendo a un superhéroe. –Heeeh, pero esos niñatos te han dado un golpe, ¿No? ¡Jajajaja qué patético!- La reacción de Rina irritó a Kaminari aún más que el golpe en sí. –Eso es porque estaba despistado, me atacó por detrás y y-GUHH!- Su explicación fue interrumpida por una piruleta que entró en su boca a presión cortesía de Rina. –Ts ts, no seas mal perdedor. Aquí tienes tu premio de consolación.- Dijo la chica con una sonrisa.

El camino de vuelta fue mucho más tranquilo de lo que esperaban. Al parecer se había corrido el rumor de que un chalada andaba dando vueltas por las calles con un Fuma Shuriken y ahora ni siquiera los delincuentes se atrevían a salir de sus casas. “No ha sido el desenlace que esperaba pero al menos ya no causarán problemas por un tiempo.” Pensó Kami algo molesto porque se le tratara de algún tipo de maníaco. Al devolver al niño a la casa sus padres le entregaron la recompensa, a la vez que les agradecieron por cuidar de su hijo. –Da gusto un trabajo bien hecho, ¿verdad?- Soltó Rina una vez se estaban marchando. –Pero serás… tu no has tenido que pegarte con cuatro idiotas.- Dijo Kami con una sonrisa burlona. –¡Ey! He tenido que pasar todo el día con ese niño.- Contestó ella, indignada. –¡Pero a ti te gustan los niños! ¡Y a ti te gusta pelear! –¿De dónde has sacado esa estúpida idea? Lo que me gusta es estar tirado por ahí desaprovechando mi vida.- Respondió el chico, con un tono que casi le hacía parecer orgulloso de lo que acababa de decir. –¿En serio eso es lo que quieres hacer con tu vida? Al cien por ciento.…¿me puedes repetir por qué seguimos siendo amigos?Porque me quieres.¡Puaj no!¡Ey, era broma, no tenías por qué sonar tan ofendida!

Datos de la misión:
Nombre: Ayuda en las calles.
Rango de la misión: D
Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar:Iwakagure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Hay calles realmente peligrosas en la aldea y en esas calles viven personas de buena fe, necesita protección por lo que tu objetivo es acompañar a un niño o anciano y que pueda hacer su vida cotidiana.

Líneas requeridas: 30
Líneas realizadas: 110
Líneas sobrantes: 80

Stats que pido subir con las lineas sobrantes: +3 de Fuerza.
Justificación: Toda la movida de la pelea mano a mano, tomaría 75 líneas (Stat entre 11 y 20)


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~

✓MISION ACEPTADA
Shinobi's Justice


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.