Últimos temas
» Que tal todos! ^^
Hoy a las 11:06 pm por Diarmuid Kavalier

» Ficha de Hyuga Amaru
Hoy a las 10:25 pm por Amaru

» Registro de Aldea
Hoy a las 10:16 pm por Amaru

» Registro de PB
Hoy a las 10:14 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru [Cronología]
Hoy a las 9:40 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru
Hoy a las 9:36 pm por Hawk Eye

» {Guía} Reglamento
Hoy a las 9:03 pm por Amaru

» Misión rango D nº13: Entusiasmo
Hoy a las 8:46 pm por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Hoy a las 8:10 pm por Hawk Eye

» [Inscripciones de HALLOWEN] Recolecta fantasmagórica
Hoy a las 2:29 pm por Diarmuid Kavalier

» Registro de Recompensas
Hoy a las 5:08 am por Hawk Eye

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Hoy a las 4:41 am por Akira Senju

» [Juego]¡Comenta el opening y postea otro!
Hoy a las 2:27 am por Kazuo D.

» [Juego] Ojalá
Hoy a las 2:24 am por Kazuo D.

» [IMPORTANTE] Búsqueda de staff
Hoy a las 1:29 am por Staff SJ

» [Evento] ¡Festival Odayabasu!
Hoy a las 12:42 am por Dream Maker

» Svel - Diagonalización
Hoy a las 12:18 am por Svel

» Misiones rango D
Hoy a las 12:14 am por Hawk Eye

» Busco rol!
Ayer a las 11:40 pm por Taeko Uchiha

» Svel - Sumisión de universos
Ayer a las 11:34 pm por Iron Fist




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Había oído hablar en multitud de ocasiones de los aosagibis, eran seres especiales, capaces de escapar del Yomi y tomar el cuerpo de un ave con tal de estar en el mundo de los vivos. Cuantas más veces lo pensaba, más extraña se hacía la historia. Los yokai existen. Quien diga lo contrario es un iluso. Son seres poderosos, capaces de hacer más de lo que un simple mortal sería capaz. No al nivel de un dios, desde luego, salvo la serpiente de ocho cabezas. Cuando se me encomendó esa labor no dudé ni un segundo en ponerme en marcha. Por primera vez en mucho tiempo sentía que realmente estaba haciendo algo útil. Por fin, tras tantos días dedicados a labores menores cuyo valor real no importaba, pude obtener una misión de verdad.

El dulce y agradable manto de Tsukiyomi me cubría, amparándome con una larga y poco estrellada noche donde la luna se mostraba en el firmamento. El frío calaba mis huesos a pesar de mis gruesos y oscuros ropajes, y de la armadura que portaba. Sentía como el viento rozaba mi rostro mientras agarraba la máscara con la mano derecha. No solía hacerlo, salvo cuando estuviera segura de que nadie me estaba observando. Pocas sensaciones son más placenteras que el frío de una noche solitaria. Había permanecido quieta en un árbol cercano durante varias horas, pensando con los brazos cruzados. Trataba de recordar todo lo que sabía sobre esos animales ancestrales, los relatos que había escuchado sobre ellos y sus gustos. Era poco lo que podía sacar de ellos.

Adoraban los retos, y desafiar la inteligencia y la lógica de los humanos mediante acertijos y trucos extraños. Nunca había sido muy buena en esos juegos. Esperaba que no pidiera nada extraño si me acercaba. Suspiré cansada. Se decía que podían leer los pensamientos de la gente, pero si no era así tendría que apañármelas para comunicarme con él por señas o mediante escritos. Con una piedra podría escribir en la corteza de los árboles al profundizar mucho en ellos, o incluso en otra roca si era necesario. Necesitaba que ese ser oscuro me prestara su ayuda. No por los niños, sino para expulsar a los yokais y demostrar a los dioses que no somos tan débiles, y que somos merecedores tanto de su atención como de su presencia. En ocasiones pareciera que se han olvidado de nosotros.

Información del Personaje:

PARÁMETROS:
Fuerza = 15
Resistencia = 20
Velocidad = 20
Percepción = 20
Ninjutsu = 10
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 20
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1

Chakra: 360


Inventario (0/10 kg):
—No llevo nada... de items... pervertido.


PASA EL RATÓN SOBRE LA IMAGEN
Me adentré en el oscuro bosque durante la noche, en solitario, con la máscara colocada sobre mi rostro para no mostrar lo que se escondía tras ella. Iba rígida, firme, y muy atenta a todo lo que me rodeara. Si pudiera gritar no lo haría, pues no sabía qué era lo que ese bosque ocultaba. Podrían haber espíritus mucho más aterradores de lo que pudiera uno imaginar. Cada movimiento que daba provocaba una reacción; al pisar el suelo movía la maleza o arrastraba la tierra, demostrando que alguien estaba caminando por allí. Sin embargo el bosque era demasiado extenso, demasiado grueso y difícil de pasar sin hacer ruido. Y no iba a saltar de árbol en árbol para llamar más la atención. No deseaba ser vista por aquellos que pudieran no agradecer que alguien buscase ayuda para expulsar a sus hermanos del mundo de los vivos directamente al Yomi.

Los bosques del País de la Hierba siempre fueron extraños. Alargados e innecesariamente… tristes. Era extraño caminar por esos bosques, esquivar la fauna que lo poblaba. El tacto de las ramas de los árboles era como tocar la mano de una anciana cuya vida se marchitaba. Sentir como las hojas rozaban mi cuerpo eran como manos tirando de mi, lo mismo con la densa y frondosa hierba alargada que parecía intentar clavarme en el suelo, como si fuera una flor más. Así como los insectos gigantes que pueblan el país. Por suerte en la periferia no suele haber muchos, y es relativamente fácil esquivarlos. La sensación que me daba al estar allí era que el bosque estaba vivo, pero no para bien. Estaba maldito, marchito, condenado. Cada paso en su interior era sentir que la muerte se aproximaba a ti, y que hicieras lo que hicieras no había lugar al que ir. Nunca he visto el Yomi, y espero que falten muchos años para que mi errante alma termine adentrándose en sus múltiples puertas. Pero estoy segura de que si existe un lugar en el mundo que tan siquiera se parezca al Yomi… es este.

Con mucha cautela continué caminando entre los árboles al amparo del manto de Tsukiyomi, mientras buscaba con la mirada algún ave que pareciera remotamente una de esas criaturas.

Información del Personaje:

PARÁMETROS:
Fuerza = 15
Resistencia = 20
Velocidad = 20
Percepción = 20
Ninjutsu = 10
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 20
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1

Chakra: 360


Inventario (0/10 kg):
—No llevo nada... de items... pervertido.


PASA EL RATÓN SOBRE LA IMAGEN




PESADILLAS EN LA OSCURIDAD

 


De repente un ave se apareció observando al shinobi. Estaba posado en la rama de un árbol enfrente del aquella misteriosa figura que se acercaba hacia aquel ser alado. Pero no era un aosagibi sino que algo más oscuro, un bakedori, el cual tenía un color azul oscuro marino, con una cresta de color azul celeste y en el interior de sus alas varias tonalidades de morados, con una mirada acechante que no apartaba su mirada de aquel ninja. El bakedorí pidío de forma misteriosa a la vez que curiosa a Li ming que se descubriera el rostro para observar su cara, pues, por algo la escondía bajo aquella mascara.

¨¿Que escondería bajo ese artilugió?, ¿sino tuviera que esconder algo no lo llevaria? ¿Que oscuro secreto contendra ese ser tan bien tapado?¨ —pensaba la criatura mirándola desde su posición—.



INSTRUCCIONES:

—Eres libre de decidir si quitarte o no la máscara ante esa criatura. Se roleará en consecuencia (solo debes hacer 1 rol).
—Cuando hagáis el rol, indica que necesitas que continúen el narrador en este tema. No olvides pasar el enlace en cuestión.





 





La densa oscuridad que me rodeaba ocultaba cada una de mis huellas, mis movimientos, amortiguando lo que los ojos podían ver. Sin embargo era una arma de doble filo. Debía tener cuidado, pues en la oscuridad cada mínimo ruido resonaba con más fuerza y hacía que fuera más evidente en lugar en el que estaba. No quería ser oída. No quería que nada se percatara de mi presencia, salvo esa oscura criatura que estaba buscando. Escuché algo, o más bien creí escucharlo. Sentí una presencia justo frente a mi. Miré hacia el frente, y la criatura se encontraba allí. Podía verlo por la tenue luz de la luna. Podía sentir su presencia.

Tras tanto tiempo buscándolo al fin lo tenía en frente de mi. Debía ser el aosagibi. No sabía de muchas más criaturas aladas que tuvieran una presencia como esa, y menos que pudieran comunicarse con los humanos como estaba haciendo en ese momento. Era una criatura bella, a su modo, aunque no terminaba de gustarme su apariencia. Quizás fuera por los nervios de ser vista, localizada y asesinada por los insectos gigantes que vivían en esa región. Solo me pidió algo, que me quitara la máscara y mostrara mi rostro. Quizás fuera un juego, quizás solo pretendía poder ver a través de mis ojos o embrujarme. Si era una criatura tan poderosa como había oído, podía hacerlo sin necesidad de quitarme la máscara.

Pasé mis manos por la máscara y con sumo cuidado me la quité, mostrando mi rostro de mujer a la criatura. Lo miré fijamente a los ojos, tratando de dilucidar qué debía estar pensando al verme. Quizás pensaba que no era lo que esperaba, que no era merecedora de su ayuda. No iba a pedirle ayuda, antes quería comprobar qué era lo que estaba pensando.

Información del Personaje:

PARÁMETROS:
Fuerza = 15
Resistencia = 20
Velocidad = 20
Percepción = 20
Ninjutsu = 10
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 20
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1

Chakra: 360


Inventario (0/10 kg):
—No llevo nada... de items... pervertido.


PASA EL RATÓN SOBRE LA IMAGEN




PESADILLAS EN LA OSCURIDAD

 


Aquel animal alado el cual era algo distinto al resto de aves de aquel mundo, esperaba ansioso que aceptará aquel juego que había dispuesto al ninja. Solo esperaba que el juego siguiese, sino se marcharía de allí igual que había llegado. Tras ver como el ninja se retiraba la mascara del rostro se fijo en como le había engañado.  No era un Shinobi, sino una Kunoichi. Satisfecho por que había sido engañado cosa que al aquel animal, le encantaban aquellos juegos, aleteó las alas saliendo de ellas un especie de bruma que se introdujo en la mascara.

Te ayudara contra los Yokais —dijo la criatura a la chica.



INSTRUCCIONES:
—Puedes seguir tu camino, la mascara ha sido maldecida por el Bakedori, por lo que la ayudara a luchar contra los Yokais, ya puedes ir a por ellos-
—Prosigue con el rol y cuando hagas los 2  roles  conrrespondientes, indica que necesitas que continúen el narrador para el desenlace de la misión en este tema. No olvides pasar el enlace en cuestión.





 





Los yokais siempre me han parecido criaturas extrañas, pero esta es mucho más rara de lo que cabría pensar. Solo pidió que mostrara mi rostro para dotarme de un arma para luchar contra sus hermanos oscuros y desterrarles de este mundo. ¿Era algún tipo de prueba que mi mente no alcanzaba a comprender? ¿Quizás simplemente era un intercambio, ayudarme a cambio de saciar su curiosidad? Estas preguntas no me llevaban a nada. Había abandonado mi presencia aleteando, por lo que comencé a moverme con rapidez con la máscara en una mano, tratando de escabullirme y evitar que las extrañas criaturas que poblaban ese bosque me rodearan por despistarme solo un momento.

Sentía algo al tocar la máscara. Era un aura. Una presencia. No sabía si era porque de verdad manaba algún tipo de energía o solo porque yo creía que manaba energía. Había bendecido la máscara que cubría mi débil rostro. ¿Era eso una señal? ¿Quería decir con esto algo más? ¿Quizás era un mensaje? Muchos decían que el shuha shinto era una religión que hacía estremecer a los propios dioses por tanta violencia innecesaria, pero la prueba de que eso no era así la tenía entre mis manos. La prueba de que incluso los propios yokais reconocían la valía de quienes de verdad rendíamos culto a los dioses. Reforzó mis creencias. Me hizo darme cuenta de que cualquier duda que tuviera sería herejía y merecería un castigo superior al que los dioses pudieran dar.

El bosque poco a poco fue desapareciendo mientras me aventuraba hacia una de las aldeas que se encontraban lejos, apartada del bosque pero al mismo tiempo en su interior. Logré alcanzar mi objetivo dándome prisa. Una aldea de madera, con una gran muralla construida para mantener a los insectos lejos, aunque muchos de ellos podían saltarlas con facilidad. Varios agujeros para ocultarse por si eran abordados, y algunas armas repartidas por el mismo. La oscuridad hacía que pareciera un cementerio, y no estaba muy lejos de serlo.

Información del Personaje:

PARÁMETROS:
Fuerza = 15
Resistencia = 20
Velocidad = 20
Percepción = 20
Ninjutsu = 10
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 20
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1

Chakra: 360


Inventario (0/10 kg):
—No llevo nada... de items... pervertido.


PASA EL RATÓN SOBRE LA IMAGEN
La gente del País de la Hierba respetaba el auténtico Shuha Shinto. Podía verlo en esa aldea. Habían dado numerosas ofrendas tanto de carne animal como humana para parar esa demencia que se estaba vertiendo sobre sus hijos. Pude ver un collar de cinco dedos simulando un brazo en el cuello de uno de los aldeanos. Eran sus propios dedos. Había sacrificado algo que era suyo para aplacar a los dioses. Ese era el auténtico espíritu. Ese era el auténtico camino. Cabras, ovejas, y otros animales eran sacrificados como ofrendas en la plaza para saciar a los espíritus.

Llevaba mi máscara puesta, y la insignia de mi aldea en mi hombro para que pudieran ver claramente por qué estaba ahí y de dónde había llegado. Varios hombres religiosos estaban en una de las puertas, alzando sus oraciones para que los dioses pudieran escucharles. Conocía esa oración, y no le restaba mucho. Esperé hasta que terminaran y entonces saludé respetuosamente a un sacerdote, el cual se puso en frente de mi para evitar que pudiera pasar antes de hablar conmigo.

Los dioses han lanzado esta plaga para comprobar nuestra devoción, y nuestra lealtad incondicional. ¿Estás preparado para pasar esta prueba, y demostrar tu valía?

Asentí orgullosa. Una sonrisa se dibujó en su rostro al ver mi determinación en mis ojos.

Entonces estás listo. Entra, y expulsa a esas criaturas oscuras de ese niño.

Entré en la casa, sintiendo sus miradas clavadas en mi espalda. Solo estaban delante de esa casa. ¿Los demás habrían muerto por mi tardanza? No, no habían muerto por eso, sino por su poca fe, por su poca devoción. No había nadie en la casa. Estaba vacía, salvo por el niño que dormía en su cama. Fiebre alta. Sudores. Convulsionaba de forma esporádica. Al abrir uno de sus ojos me miró, pero no como un niño mira. Era algo distinto, algo oscuro. No sabía lo que debía hacer. El aosagibi no me había dado instrucción alguna, pero no podía dudar. Debía confiar en los dioses.

Puse mi mano sobre su frente, y la otra sobre la máscara que había sido bendecida. Con devoción, comencé a pensar en las oraciones, tratando de recitarlas. No podía, pero lo intentaba con todo mi ser. Emitía ruidos en lugar de palabras. Sentía algo, una extraña sensación que pasaba de mi máscara a mi mano, y de esa mano a la otra. El niño comenzaba a convulsionar, a moverse erráticamente y tratar de golpearme. Decía cosas extrañas, cosas sin sentido. Con una fuerza impropia de un niño me apretó con fuerza el brazo, casi logra rompérmelo de no ser porque le golpeé con toda mi fuerza en su rostro para que lo soltara. Agarré con fuerza su rostro y lo apreté mientras la energía de la máscara entraba en su interior. Notaba como cerraba con fuerza sus dientes. Con mi mano abrí su boca, y una nube negra comenzó a salir de su interior.

La nube parecía el cielo nocturno, con sus múltiples estrellas. Era como una ventana a algo extraño, pero al mismo tiempo familiar. Algo tiraba de esa cosa, de esa nube extraña, y desapareció, quebrada en miles de pequeñas nubes que no tardaron en desvanecerse. Había regresado al Yomi, o al menos eso quería. Las oraciones habían surtido efecto. No necesitaba boca para pronunciar, solo un corazón devoto y una voluntad de hierro.

El niño comenzó a despertar. La fiebre desaparecía lentamente, y respiraba con normalidad. Era un devoto de verdad. Por eso había llegado a tiempo para salvarle. Él había demostrado pasar la prueba al igual que yo al sobrevivir. Lo tomé en mis brazos y lo llevé hasta el exterior, casi consciente, entregándoselo al sacerdote. Mi trabajo había sido concluido.

Información del Personaje:

PARÁMETROS:
Fuerza = 15
Resistencia = 20
Velocidad = 20
Percepción = 20
Ninjutsu = 10
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 20
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1

Chakra: 360


Inventario (0/10 kg):
—No llevo nada... de items... pervertido.


PASA EL RATÓN SOBRE LA IMAGEN




PESADILLAS EN LA OSCURIDAD



El yokai dentro del niño estaba saciandose poco a poco del espiritu de aquel niño, dentro de poco sentía que seria suyo para siempre y que su vida terminaria en aquel mundo terrenal donde vivian los humanos. Pero mientras el Yokai estaba alimentandose de aquel niño pudo notar como una presencia extraña se acercaba hasta él. En cuanto toco el cuerpo del niño el Yokai empezo a moverse por el interior del niño intentando zafarse de un poder que le queria llevar devuelta al Yomi, sentía la fuerza de una puerta directamente al Yomi, que era esa mascara, no creía que ningún mortal pudiera contra un poderoso Yokai. Por mucho que se resistia seguía siendo abducido por la fuerza de la puerta que se había abierto y finalmente fue expulsado y devuelto al Yomi.

Mientras el sacerdote esperaba fuera preocupado pudo sentir como algo extraño ocurría en aquel lugar donde estaba depositado el cuerpo del niño. Pero tan pronto que sintió aquella sensación desapareció como sin nada. Al poco tiempo salió la Kunoichi con el niño entrengandoselo al sacerdote que lo tomo en sus brazos.

Tu misión ha finalizado aquí,gracias, pero espero que en tu camino liberes a mas niños de la maldición que los aguarda, ya que tienes poder para ello. —dijo el sacerdote a Li.



INSTRUCCIONES:
—Tu mision a finalizado, si quieres puedes rolear la contestación y tu camino de vuelta. Pero tu deber ha sido concluido.











RESOLUCIÓN

Aquí podrás ver tus premios, que ya han sido repartidos,Pesadillas de la oscuridad. También te otorgaremos la máscara maldita a la que al ser un item propio, se pondrá en tu perfil como un objeto sin peso, que no tendrá ninguna habilidad on rol, simplemente tendrás más trama para tu personaje.

Shinobi's Justice


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




Página 1 de 1.
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.