ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Uno de los tantos ascensores de Iwagakure no sato se abrió para que Jisamu entrara en el. El sistema del montacargas le llevó un par de plantas en ascenso mientras el Gennin mantenía una mirada perdida en el horizonte, contemplando su aldea. Una vez salió del ascensor, tuvo que caminar tan solo durante algo menos de cinco minutos hasta llegar a una callejuela que ya había visitado con anterioridad; la misma que llevaba hasta el saliente de la montaña donde se encontraba el campo de entrenamiento que visitó en su misión para instruir a Regou. Al parecer, no se trataba de un lugar muy frecuentado por los shinobis de Iwagakure, tal vez por encontrarse aislado del resto de campos de entrenamiento, pero Jisamu ya lo había visitado un par de veces y se encontraba mucho más cómodo en la soledad de aquella rocosa zona.

Al cruzar la callejuela, la luz del sol mientras amanecía, pues aquel día el Suneku madrugó de forma considerable, golpeaba directamente en la explanada situada en la ladera de la montaña. Se trataba de una zona de práctica improvisada en una roca saliente de la montaña donde podían encontrarse varios obstáculos y objetos de gran utilidad. Un par de árboles lograban sobrevivir a tal altura incluso en esas circunstancias climatológicas. Junto a ellos, varios maniquís que simulaban el cuerpo de shinobis se mantenían en pie sobre una base de madera, y no mucho más lejos se encontraba un circuito con distintos obstáculos y trampas no peligrosas que facilitaban el entrenamiento en gran medida. Para evitar posibles accidentes y caídas al vacío, el recinto quedaba rodeado por un muro de piedra que actuaba de protección y, al mismo tiempo, de camuflaje para aquellos que pudieran observar desde el exterior y resto de la cordillera, para así mantener el anonimato de Iwagakure.

Jisamu, una vez había llegado, se acercó hasta colocarse justo en el centro del campo de entrenamiento. Observó a su alrededor los distintos elementos que podría aprovechar para entrenar además de todas las herramientas de madera; pudo contemplar varias rocas de distintas formas y tamaños en los costados del terraza, así como alguna que otra raíz gruesa y alargada que sobresalía de la misma montaña un par de metros por encima de la cabeza del Suneku mostrando todo el poder de la madre naturaleza que este tanto alababa. Era primavera y el frío no era tan insoportable como en invierno, aunque ese día el viento soplaba con una peculiar fuerza. Jisamu se ajustó la bufanda para que esta tapara toda la parte inferior de su rostro y, seguidamente, sacó de una de sus bolsas la bandana ninja de Iwagakure, la cual quedo fuertemente atada en el hombro derecho del shinobi. Avanzó varios metros y se posicionó frente a uno de los muñecos de entrenamiento. Dio un paso hacia delante con su pie derecho y dejó su cuerpo en diagonal, flexionando todas sus extremidades adoptando así una posición de batalla. *Nada como entrenar solo en una mañana como esta.* Pensó, ignorante.

Recuento de lineas:
32 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Los primeros rayos del amanecer fueron suficientes para forzar a Kaminari a abrir los ojos. Su primer pensamiento nada más hacer toma de conciencia fue “Joder, que frío”. Se encontraba en la copa de un árbol. Arropado con su bolsa y una fina chaqueta que poco o nada protegía del frío. Había pasado toda la noche durmiendo a la intemperie entre las ramas de aquel árbol de los campos de entrenamiento. Mientras comenzaba a estirarse, con cuidado de no hacer ningún movimiento brusco que le hiciera perder el equilibrio, reconstruía los hechos que le llevaron a tener que dormir allí.  El día anterior quiso entrenar en ese lugar, ya que no había prácticamente gente que conociera su existencia por lo que era perfecto para alguien que apreciaba la compañía humana tan poco como Kami. El caso es que entre una cosa y otra acabó demorándose demasiado en subir a entrenar y una vez allí se vio inundado de motivación de manera que se pasó entrenando hasta bien entrada la noche. “¿Por qué no avisan de que los ascensores no funcionan por la noche?” Pensó molesto mientras se llevaba la mano a la boca para bostezar.

De repente y sin previo aviso, un inesperado estornudo hizo que perdiera completamente el equilibrio y acabara cayendo de rama en rama hasta acabar de bruces en el suelo. –Ugh… si es que estas cosas solo me pasan a mí…- Masculló mientras se apretaba la nariz, dolorida por el golpe, a lo que siguió otro estornudo. “Maldición… espero no haber pillado un resfriado por dormir a la intemperie.” Pensó mientras se limpiaba la mano en la sudadera. Su plan era irse cuanto antes de ese maldito lugar para no volver. Se le había quedado mal sabor de boca por el incidente y si de verdad había enfermado por la tontería definitivamente le cogería tirria al sitio. Cuando se dispuso a levantarse le cayó encima su bolsa, incluyendo el fuma shuriken que casi le golpea en la cabeza. –¡DIOS!- Gritó al ver en que su vida había estado en peligro.

“Morir de una forma tan estúpida sería un desperdicio, maldita sea…” Pensó mientras recogía sus cosas y se ponía de pie. Revisó el contenido de su mochila y nada parecía faltar. También contó sus canicas para asegurarse de que no le faltaba ninguna, ya que el día anterior había estado practicando con ellas. “Será mejor que me ponga en marcha, espero que los ascensores estén en funcionamiento ya, no quisiera quedarme más tiempo aquí sin hacer nada. Además…” Pensó mientras le gruñía el estómago. “No he desayunado… Creo que tenía un bocata por aquí que no me acabé ayer.” Rebusco en su mochila hasta encontrar la mitad de un bocata. “Gracias, yo de ayer.” Se dijo mientras empezaba a engullir el alimento. Fue entonces y solo entonces que se dio cuenta de que no estaba solo en aquel lugar.


Líneas:
31 Líneas, calibri 11 en Word con margenes normales


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
Con su posición de combate lista, el shinobi observaba el pelele de madera. Habían pasado ya varios días desde su instrucción con Regou y su entrenamiento era cada día más intenso y eficiente, pues sus ansias de mejora crecían con su poder. El viento sopló su melena blanca y por un segundo hizo círculos con sus hombros para calentar. La pierna de Jisamu se flexionó levemente para realizar una primera patada al muñeco de entrenamiento, pero cuando esta tan solo se había separado un centímetro del suelo, pudo ver como de entre los árboles caía un ninja de curioso aspecto. Una rama del árbol cedió y un Fuuma Shuriken estuvo cerca de rebanarle la cabeza.

El Suneku no pudo evitar sobresaltarse, pero supo disimularlo rápido, llevo su mano al cuello y tomó una posición normal, postponiendo el “combate” contra el muñeco de madera. –Mah… ¿Qué es esto?- Pregunto en voz alta el peliblanco en su máximo desconcierto. Intentó analizar la situación, pero no lograba entenderlo. *Tarde o temprano esto iba a terminar ocurriendo.* Bien era cierto que la callejuela que daba hasta la falda de la montaña donde el escondite de Jisamu se encontraba era bastante discreta, pero el campo de entrenamiento al fin y al cabo estaba ahí, hubiera sido muy extraño que nadie apareciera jamás. Sacudió el Gennin su cabeza para retomar la cordura y dobló su cuello en vertical; las hojas del árbol todavía se tambaleaban por la caída de aquel extraño ninja. ¿Se trataba de un espía? ¿Acaso querría matar al Suneku? *Sería estúpido mandar a alguien tan mediocre para acabar conmigo. Además, ¿quién querría matarme?* La idea abandonó la confusa mente de Jisamu como una estrella fugaz. El pálido shinobi llevó sus manos a los bolsillos y encogió su cabeza para ocultar la parte inferior de su rostro entre los dobles de su bufanda. Se colocó justo a un par de palmos del extraño y observó al poco discreto ninja, que parecía ser mayor que él.

-¿Quién eres?- Preguntó con tan poco entusiasmo como de costumbre, pero envuelto en soberbia y aires de superioridad al tiempo que desviaba su cabeza al horizonte, tras las fronteras de la aldea. El viento seguía cobrando fuerza a cada minuto que pasaba. A lo lejos, podía ver un cúmulo de nubes que se aproximaba hacia Iwagakure. *Estoy harto de tanta tormenta.* Pensaba Jisamu como si no esperara una respuesta por parte del tipo de la perilla morada.

Recuento de líneas:
32 líneas + 27 = 59 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
El chico que se encontraba delante suya era flaco, tenía el cabello blanco y llevaba la bandana de Iwagakure en un hombro. Lo primero que pensó Kami fue “No parece nada peligroso.” Lo segundo fue “Más vale que me queden dulces en la mochila porque como me dé la abstinencia ahora me pongo de los nervios y la liamos…” Olvidando completamente la existencia del otro joven, Kami comenzó a rebuscar en su mochila, cada vez más ansioso al no encontrar lo que buscaba. “Donde estará… estoy seguro de que tenía provisiones por aquí por si pasaban estas cosas… maldita sea no me creo que me los haya acabado todos, tienen que estar por aquí donde demonios los he metido MALDITA SEA KAMI COMO TE LOS HAYAS COMIDO TODOS TE RAJO MALDITO HIJO DE P-oh,aquí están” Con una expresión de satisfacción comparable a conseguir tu trabajo soñado o sacar un diez en un proyecto en el que llevas semanas trabajando, el chico sacó de su mochila un par de caramelos, los cuales se comió después de engullir los restos de bocata que aún tenía en la otra mano.

El desconocido le preguntó quién era. “Oh cierto, había alguien aquí.” Pensó Kami genuinamente sorprendido ya que se había olvidado completamente de la existencia del otro chico. –Puedes llamarme Kami supongo.- Contestó mientras sacaba un par de dulces más de la bolsa y los metía en su bolsillo para futuras ocasiones, que seguramente se incluían en un futuro dentro de los próximos cinco minutos. No tenía mucho interés por el joven que tenía delante. Más que nada porque tenía sueño, frío, un dolor de espalda tremendo resultado de dormir en una mala posición en las ramas y para colmo se había caído de un árbol y casi le había aplastado la cabeza un fuma shuriken, y todo esto en menos de 30 segundos después de despertarse. La mañana le venía anunciando que hoy no era su día.

De cualquier manera Kami podía ser cualquier cosa menos un maleducado. Por muy harto que estuviera de la vida en general, se sentía obligado a ponerle buena cara y actuar amable con cualquier persona, no era del tipo que se desquitara con los demás cuando estaba de mal humor. –¿Y tu nombre es…?- Se forzó a preguntar. Ahora que le miraba mejor podía ver la bandana de Iwa en su hombro. “Un ninja dedicado eh, no quisiera interrumpir sus cosas.”


Líneas:
Líneas de este post: 27 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 = 58 líneas.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
El extraño de la perilla, tras recomponerse de la poco afortunada caída, rebuscaba entre los bolsillos de su mochila algo que el Suneku desconocía. La expresión de Jisamu se torció mostrando su desconcierto ante como se comportaba aquel muchacho, cuyo rostro finalmente se iluminó sacando un par de dulces de entre sus pertenencias. *Ha estado a punto de ser decapitado por un Fuuma Shuriken…* Pensaba el Gennin, cuyos ojos estaban a punto de salirse de sus cuencas. *…pero se alegra de esa manera por haber encontrado un par de… ¿caramelos? Menudo personaje.* Agitó el peliblanco su cabeza para despejar sus pensamientos y no parecer demasiado estúpido. El desconocido devoraba los restos de un bocadillos y los dulces que había sacado de su bolsa mientras ignoraba a Jisamu, pero este fue lo suficientemente paciente como para esperar la respuesta, que terminó llegando. Kami, así parecía hacerse llamar. No parecía mala gente, pero como siempre el don de gentes del Suneku hizo que su interés por el extraño se esfumara en cuestión de segundos. Sin duda sentía curiosidad sobre cómo diablos había llegado hasta aquel árbol, si conocía el campo de entrenamiento desde antes que él y sobre por qué ignoraba el hecho de haber estado al borde de la decapitación mientras se dedicaba a buscar comida en su bolsa. Pero la curiosidad se convirtió en indiferencia cuando recordó el propósito de haber madrugado tanto aquella mañana de primavera.  

Jisamu dio media vuelta y caminó de nuevo hasta situarse junto al muñeco de madera, dando la espalda a Kami. Este, cortés, le preguntó por su nombre. –Yo soy Jisamu.- Respondió breve el Suneku, que se situaba ya a la vera del pelele de entrenamiento. Adoptó de nuevo su posición de combate y alzó el puño derecho entrecerrado. Su mirada, sin embargo, permanecía fija en el extraño de la perilla. *¿Es que acaso este tío va a quedarse ahí sin más?* Se decía el de Iwagakure, incapaz de concentrarse en su entrenamiento sabiendo que el desconocido seguía ahí, concentrado tal vez en los alimentos que acababa de consumir. –He venido aquí para entrenar, Kami.- Dijo por fin el Gennin desviando de una vez su mirada hacia el muñeco de madera. –A no ser que quieras ejercer de pelele de madera, agradecería que te fueras de aquí.- Dijo Jisamu con ese peculiar tono entre lo cortés y la bordería que tan bien se le daba pronunciar. Se tomaba demasiado en serio sus entrenamientos como para estar preocupándose de que un tío hubiera caído de un árbol, ¿qué más daba eso? ¿Acaso iba a convertirle en un mejor ninja preocuparse por extraños? No, En absoluto.

Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29= 88 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Presentándose como Jisamu, el shinobi continuó con sus ejercicios, golpeando sin piedad aquel muñeco de madera. “Tal y como pensaba, está aquí de entrenamiento. Pero por qué demonios lo hace tan temprano. ¿Es toda la gente así de entregada a esto de ser ninja o estoy delante de un caso especial?” Sea como fuere, el joven parecía ansioso por que Kami se marchara. Quizá le incomodaba su presencia o quizá no le gustara como persona. –Hmm, ejercer de pelele de madera dices…- Ahora que se daba cuenta, esta podría ser una buena oportunidad para un entrenamiento algo especial. Casi siempre practicaba solo y supuso que el chico que tenía en frente también. Ya que se había levantado así de temprano pensó en aprovechar la mañana de una buena vez. Lo único que le molestaba era el dolor de espalda. –Es una buena idea, ¿no crees? Ejercer de pelele de madera.- Dijo al chico mientras se doblaba hacia atrás, haciendo sonar una serie de crujidos cada cuál más atronador que el anterior. –Huuuugh, la espalda me está matando…- Añadió mientras rotaba el torso con una serie de estiramientos. –Aun así creo que no sería mucho problema.-

Una vez acabados los estiramientos miró a Jisamu directamente mientras se comía otro caramelo. –Qué me dices, una práctica conmigo suena más productivo que golpear a un muñeco que ni se mueve.- En su rostro mostraba una mirada confiada, casi retándole. Esperaba que el desconocido cayese en su mofa. Si no se daba el caso tampoco pasaba nada, simplemente se iría por donde había venido, pero le parecía un desperdicio desaprovechar una oportunidad como esa. –Eso es, claro, si te apetece. También es una forma de socializar, ya sabes, hacer amigos. Qué me dices, Jisamu, ¿te gustaría “socializar” conmigo?.- “Huh, espero que no haya sonado como si busco pelea.” Pensó mientras miraba al shinobi.

“Ahora que lo pienso creo que había quedado con Rina hoy. ¿Qué demonios estoy haciendo? Se pondrá hecha una fiera si llego tarde…” Las nubes negras se acercaban cada vez más a la aldea, anunciando tormenta. “También tengo que darme prisa por eso, no me gustaría que me pillara la lluvia. Eso me haría pillar un resfriado casi seguro…” Cuanto más lo pensaba peor idea le parecía aquel entrenamiento improvisado, pero tampoco es que pudiera volver atrás en sus palabras. Además ya estaba algo motivado, y eso no es algo que le ocurriera todos los días. Siempre que estaba así le gustaba aprovechar para hacer cosas que normalmente no haría. Aunque la última vez que pasó acabó durmiendo en la copa de un árbol y casi decapitado por su propio arma.

Líneas:
Líneas de este post: 29 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 + 29 = 87 líneas.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
El extraño del pelo morado realizaba estiramientos y crujía su espalda mientras las palabras que pronunciaba retumbaban en la cabeza de Jisamu como platillos. Este, frunció el ceño. *¿Me está vacilando?* Se preguntaba. *¿Es que se puede ser más pasota que este tío?*. Lo cierto es que el Suneku no sabía muy bien por donde pillar el cómo actuaba aquel chaval. No era ningún experto en comportamiento humano y esas cosas que se les dan tan bien a otros. Su rechazo habitual por el resto de seres humanos siempre le había impulsado a desinteresarse en entender muchas bromas e ironías, pero en aquella ocasión pudo imaginarse que se trataba de un tono humorístico el que Kami estaba empleando. El de la perilla derrochaba confianza y esto incomodaba a Jisamu, que siempre solía aparentar ser superior a aquellos que se comparaban con él. Las siguientes palabras del desconocido, fueron todavía más desconcertantes para Jisamu.

-¿Qué me dices, Jisamu, ¿te gustaría “socializar” conmigo?

*Pero, ¿de qué habla? ¿Socializar?* Sin duda, el Suneku se encontraba mas perdido a cada rato. Un tipo totalmente desconocido caía de un árbol, ignoraba la presencia del Gennin y no solo no se veía intimidado por él sino que, para colmo, hablaba de “socializar”. *Socializar…* Se repetía en su mente, incapaz de quitarse esa palabra. ¿Cuánto hacia desde la última vez el peliblanco había entablado una conversación con alguien que no fuera por obligación o conveniencia? *Socializar… Sin duda es la oportunidad perfecta para partirle la cara a este tío.*

-Bien. Socialicemos.- No era el momento de elaborar complicadas estrategias ni planes de combate rebuscados. Lo que estaba a punto de suceder, era un entrenamiento en uno contra uno en el que Jisamu podría medir sus fuerzas sin trampa ni cartón. Un enfrentamiento sin fines bélicos ni formando parte de una misión, simplemente por el hecho de, como Kami decía, “socializar”, algo que hacía años que el joven chico serpiente no hacía. Una sonrisa leve y siniestra, no de felicidad sino de emoción frente al reto se dibujó en el rostro del Suneku, que aprovechando su ya asentada posición de combate, estiró su brazo haciendo uso de su habilidad de clan para lanzar un puñetazo veloz en línea recta, directo a la cara del extraño de la perilla. Mientras su extremidad superior se estiraba, Jisamu agarró de su cinturón un kunai.

Técnicas.:
Chigaemasu (Dislocarse)
• Descripción: Mediante la misma, el usuario será capaz de dislocar e incluso estirar partes de su cuerpo a placer, permitiéndole incluso girar su cabeza trescientos sesenta grados.  Esto también puede ser utilizado por el usuario para moverse en forma de serpiente, ayudándolo a desplazarse con mayor facilidad por el campo de batalla.

Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29 + 27 = 115 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Jisamu parecía haber caído en su provocación, ya que se veía claramente molesto por las palabras de Kami. “¿Me habré pasado?” Pensó dubitativo. No tenía ni idea de lo que su contrincante haría después. Podría o responder de forma agresiva o ignorar a Kami, enfadado, y seguir el solo con sus cosas. El recién conocido shinobi aceptó la propuesta de Kaminari y antes de que este pudiera hacer nada vio un puño volar a su cara. “Oh, pues sí está enfadado...” Los nudillos de Jisamu impactaron en su nariz antes de que pudiera entender o siquiera darse cuenta de lo que había sucedido. –¡Agh! ¡Joder!- Exclamó mientras se agarraba la nariz, de la cual brotó una línea de sangre y con la otra cogía un shuriken. “Mierda mierda mierda” Pensó mientras daba un salto hacia atrás para hacer distancia entre él y su rival y le lanzaba el arma arrojadiza con objetivo de que no le siguiera. “Creo que le he cabreado de sobremanera.” Por ahora necesitaba mantener la distancia. Era la primera vez que veía una persona capaz de estirar sus miembros de esa manera. Además, este chico en particular era muy rápido, tanto que si descuidaba le sería difícil seguir sus acciones.

El golpe que había recibido no le dolía apenas, ni siquiera había sido tan fuerte, pero dado que le tomó por sorpresa le obligó a subir la guardia en un instante. Por muy combate de entrenamiento que fuera este el estilo de Kami era alejarse y desgastar al enemigo con ataques a distancia, y esto no iba a ser diferente. “Veamos cómo se defiende contra esto.” Pensó mientras realizaba una serie de tres sellos. En sus palmas se generaron dos esferas chispeantes, las cuales lanzó hacia Jisamu, dirigidas a su torso. Desde muy pequeño había tenido unas impresionantes reservas de chakra por lo que su intención era seguir hostigándole hasta que cometiera un error. Supuso que desde una posición alejada tendría ventaja sobre su rival, pero esto se basaba solamente en la especulación, o más bien esperanza, de que sus extremidades no pudieran estirarse a tanta distancia como para llegar hasta Kami.

Sin embargo, si la cosa llegaba a combate cercano, se pondría bastante difícil para el shinobi. No era tan bueno en el taijutsu como para pelear eficazmente, lo único que podría hacer sería encajar un par de golpes y esperar encontrar la manera de volver a crear distancia. También existía la posibilidad de que acabara comiendo suelo, en cuyo caso Rina le metería otra paliza por perder. Esto era motivación más que suficiente como para tratar de no perder este combate. Cuando Rina se enfadaba podía ser peor que cualquier shinobi que había conocido, y más aún si le sumamos el cabreo por haber llegado tarde cuando quedaron. “No quiero morir…” Pensó Kami al darse cuenta de esto.

Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 45
Fuerza = 11
Velocidad = 13
Percepción = 12
Ninjutsu = 20
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 2
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 2
Chakra: 560 - 35 = 525


Inventario (8'910/10 kg):
Kunais x2
Shurikens x6 - 1 (lanzado contra Jisamu) = 5
Cadena
Sellos Explosivos x2
Fuma Shuriken
Bī-dama x14


Técnicas empleadas:
• Raiton: Ikazuchidama (Rayo: Bala relámpago)
• Rango de alcance: Gennin: 5 metros.Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Perro, carnero y jabalí.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el próximo turno del rival.
• Gasto de chakra: 35.
• Descripción:  Tras una serie de sellos el ninja concentra chakra elemental en la palma de ambas manos para así poder generar poco a poco dos medianas esferas de electricidad que estarán dispuestas para ser lanzadas contra el enemigo buscando dañarle. Dichas esferas al contacto con el oponente o cualquier objeto sólido estallarán en una moderada descarga que paralizará la zona afectada por algunos momentos además de propiciar quemaduras leves.
• Extras: La trayectoria de las esferas es completamente unidireccional no pudiendo cambiarse en ningún instante. El mantener las esferas en las manos del usuario por mucho tiempo podría resultar en quemaduras y entumecimiento del propio shinobi, por lo tanto se recomienda el lanzamiento rápido de las mismas.


Acción Oculta:
—Ninguna


Estado:
Leve dolor y molestia en la nariz || Teme más por lo que le haga Rina si pierde que al enemigo.

Líneas:
Líneas de este post: 30 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 + 29 + 30 = 117 líneas.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
El puñetazo dio de lleno en la cara de Kami. *Me siento tan bien.* Se decía Jisamu triunfante al tiempo que hacía volver a su elástico brazo. Crujió su cuello una vez hacia su derecha y otra vez más al lado contrario mientras se sonreía al ver a su rival llevar la mano directa a su nariz causa del dolor. Este sin embargo, reaccionó rápido y lanzó un shuriken contra el Suneku. Aprovechando que tenía su kunai sostenido en su mano izquierda, el peliblanco no dudó ni un segundo y arremetió directamente contra el extraño de la perilla. No fue una tarea muy complicada, al mismo tiempo que aceleraba en línea recta, desviar el shuriken con su arma. Por desgracia para él, cuando quiso darse cuenta, Kami realizó una serie de sellos manuales que se sucedieron en dos esferas eléctricas en las palmas de sus manos y que, a continuación, fueron lanzadas como proyectiles. *Mierda, ¿Raiton?* Como usuario del elemento Doton, Jisamu era consciente de que estaba en desventaja. No podía usar el Doryuu Heki ni cualquier otro jutsu elemental para defenderse ante el Raiton, pues sería fácilmente contrarrestado. Alzó su cabeza el Suneku e inmediatamente estiró su brazo derecho para agarrarse a una roca saliente de la ladera, a unos cinco metros de altura. Tras esto, tan solo dejó que su brazo se encogiera de nuevo para que el efecto polea le impulsara hacia arriba. *Ir de frente no ha sido la mejor idea. Estoy en clara desventaja.* Reflexionaba el Gennin, que permanecía colgado de una mano en aquella roca. No era ningún maestro de las artes marciales, pero no podía combatir a distancia a un enemigo que sin duda podía aprovecharse del elemento Raiton. La situación era complicada y Jisamu, por primera vez en mucho tiempo, quedó bloqueado y sin saber cómo reaccionar. Por dentro, el de Iwagakure se enrabietaba. ¿Cómo iba a convertirse en un gran ninja si no era capaz de idear la forma de combatir contrarrestando los puntos fuertes del enemigo y las desventajas que pudiera tener? *Mierda, no puedo hacer mucho por ahora.* Chocaba sus dientes, intentando encontrar una solución. *Dejaré que tome la iniciativa y ataque. Si me abalanzo contra el de nuevo, será fácil que uno de esos jutsus me de de lleno. La última vez ha estado cerca.* Apoyó entonces su mano libre en el borde del pergamino que se sostenía en su cintura.

-Te sangra la nariz.- Dijo Jisamu, todavía colgando, buscando la provocación en su rival.

Necesitaba, urgía encontrar una forma de contrarrestarle y poder ganar el enfrentamiento. Los jutsus Doton estaban totalmente descartados, por lo que tal vez la única opción fuera buscar el combate a corta distancia. El Suneku no era ningún maestro del Taijutsu, pero haciendo uso de su Chigaemasu, tal vez tuviera una oportunidad.

Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 20
Fuerza = 5
Velocidad = 33
Percepción = 12
Ninjutsu = 13
Fuinjutsu = 18
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 5
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1
Chakra: 360


Inventario (5/5kg):
Shurikens x3
Kunai x1
Pergamino de sellado
Pergamino de invocación (inservible)


Técnicas empleadas:
Chigaemasu (Dislocarse)
• Descripción: Mediante la misma, el usuario será capaz de dislocar e incluso estirar partes de su cuerpo a placer, permitiéndole incluso girar su cabeza trescientos sesenta grados.  Esto también puede ser utilizado por el usuario para moverse en forma de serpiente, ayudándolo a desplazarse con mayor facilidad por el campo de batalla.

Acción Oculta:
Ninguna


Estado: Buscando una estrategia sobre cómo afrontar el combate. Colgado a cinco metros en vertical con respecto al suelo. Otros cinco metros en horizontal con respecto a Kaminari.

Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29 + 27 + 30 = 145 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Con un ágil movimiento, Jisamu desvió el shuriken que iba hacia él con un kunai, quedando expuesto a los proyectiles lanzados por Kami momentos después, ya que se había abalanzado hacia adelante. “Le tengo” Pensó el shinobi al ver que no tenía tiempo de apartarse. Sin embargo, su rival se aprovechó de la extraña habilidad que había mostrado antes para agarrarse rápidamente a una roca y salir de la trayectoria del ataque. “Maldita sea, eso de que pueda estirarse es un incordio, tengo que encontrar una forma de contrarrestarlo…” Lo que más le sorprendía a Kami fue que no había usado ninguna técnica para detener las balas eléctricas sino que había procedido a realizar una estrategia tan arriesgada como intentar esquivarlo. ¿Qué razón había detrás de esto? Su rival no parecía tener intención de contraatacar, solo se quedó colgado en la roca. “¿Se ha quedado sin opciones?”

Jisamu le lanzó una pulla, diciendo que le sangraba la nariz. –Y tú pareces un mono.- Respondió Kami cayendo en la provocación. –Y ahora, ¡baja de ahí!- Gritó el shinobi mientras desplegaba su Fuma Shuriken y lo lanzaba con fuerza contra su objetivo, confiado en que le obligaría a bajar al suelo si lo hacía. –¡Esto no podrás bloquearlo!- Suponía que, dado el tamaño del arma Jisamu se vería obligado a soltarse de la roca o saltar hacia algún lado, pero para cuando lo hiciera Kaminari habría calculado más o menos donde iría a aterrizar el enemigo. Colocó sus manos en el suelo liberando una descarga eléctrica que viajaría por la tierra y electrocutaría a Jisamu en caso de que su suposición fuera correcta. Una vez allí el ninja recién conocido estaría a merced de algún ataque de Kami. “Si todo sale bien la cosa se pondrá bastante a mi favor.” Pensó.

Aún no sabía de lo que sería capaz su enemigo ya que no había mostrado sus jutsus. Solo sabía que era bastante rápido y poseía la molesta habilidad de estirar al menos sus brazos. Si las cosas se ponían feas siempre le quedaban sus Bi-Dama para darle la vuelta al encuentro, ya que podría cambiar las tornas con ellas en caso de que el combate se desplazara a cuerpo a un entorno cuerpo a cuerpo. Tampoco conocía el equipamiento de su rival, quien hasta ahora sólo había utilizado un kunai. Tal y como iba el combate Kami estaba bastante seguro de poder mantener a Jisamu a raya y alejado con sus ataques a distancia. “El problema es que tal y como estamos veo difícil poder acertarle si se sigue moviendo de esa forma…” Tenderle una trampa a su enemigo era su mejor baza, pero tampoco tenía mucho tiempo para pensar en algo.

Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 45
Fuerza = 11
Velocidad = 13
Percepción = 12
Ninjutsu = 20
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 2
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 2
Chakra:  525 - 35 = 490/560


Inventario (8'910/10 kg):
Kunais x2
Shurikens x6 - 1 (ahora en el suelo) = 5
Cadena
Sellos Explosivos x2
Fuma Shuriken (lanzado contra Jisamu en este turno)
Bī-dama x14


Técnicas empleadas:
• Raiton: Chikyū no daunrōdo (Rayo: Descarga terrestre)
• Rango de alcance:  Gennin: 5 metros.Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Ninguno.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el próximo turno del rival.
• Gasto de chakra: 35.
• Descripción:  Tras una serie de sellos el ninja concentra chakra elemental en la palma de ambas manos para colocarlas inmediatamente en el suelo. Una vez allí, desde las mismas emanará una rápida descarga de corriente que será conducida a través de los minerales de la tierra hacia la posición del enemigo para así paralizarle y provocarle un leve grado de entumecimiento en el cuerpo que frenará por algunos instantes sus acciones.
• Extras: Si  no se utiliza concretamente sobre la tierra, se necesitará de algún material conductor presente para poder realizar correctamente la habilidad. No se recomienda su uso sobre agua pues el poder de la descarga resultaría incontrolable y podría dañar al usuario mismo. Para que la descarga se produzca el enemigo debe estar en contacto directo con la zona electrificada, no se podrá electrocutar a una persona que se encuentra en el aire o que da un salto.


Acción Oculta:
—Ninguna


Estado:
Leve dolor y molestia en la nariz || No sabe como lidiar con la movilidad de Jisamu, pero cree poder mantenerlo alejado por ahora.

Líneas:
Líneas de este post: 28 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 + 29 + 30 + 28 = 145 líneas.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
-Y tú pareces un mono.- Replicó Kami a causa de la previa provocación de Jisamu. Seguidamente, lanzó un Fuuma Shuriken a la posición del Gennin e hizo aparecer en el suelo un nuevo jutsu de Raiton que desprendió una corriente eléctrica justo bajo los pies del Suneku.

*Puede que esto funcione.* Se decía el peliblanco al tiempo que recogía su kunai y se dejaba caer desde la altura en la que se encontraba. En pleno vuelo, desplegó su pergamino de sellado y lo colocó apuntando directamente al suelo, cortando la trayectoria del jutsu de Kami. -¡Shiru raiton!- Exclamó cuando el jutsu elemental entró en contacto con el kanji dibujado en el papel que sostenía. Cuando este hubo desaparecido por completo, sin despegarlo del suelo, la técnica fue reflejada siguiendo exactamente la misma trayectoria con la que había llegado a Jisamu, pero esta vez en dirección contraria. Mientras el jutsu elemental avanzaba hacia su rival, el Suneku envolvió con una sacudida de su brazo el pergamino y lo colocó de nuevo junto a su cintura. *No tengo muchas más opciones contra este tipo de jutsus. Ahora conoce mi defensa, no creo que vuelva a ejecutar técnicas Raiton tan a la ligera.* Mientras la técnica era devuelta a Kami y el pergamino era al fin recogido, el brazo del de Iwagakure se estiró de nuevo para agarrar la parte superior del muñeco de madera que se encontraba a medio camino entre los dos shinobis. Usando a este de impulso, contrajo su brazo y así salió disparado en línea recta contra el chico de la perilla. En pleno vuelo, volteó todo su cuerpo mientras estiraba su pierna derecha con la intención de dar un puntapié con el empeine del pie a la altura de la mejilla de Kami. *Es arriesgado, pero no tengo muchas más opciones contra este enemigo.*

Por primera vez en probablemente toda su vida, Jisamu se sentía retado. Nunca había encontrado a alguien que pudiera enfrentarse a él en igualdad de condiciones y eso le desconcertaba. Una parte de él agradecía que aquel encuentro no fuera más que un entrenamiento fuera de peligro en el interior de su aldea. Otra parte le hacía sentirse avergonzado. Al parecer, había muchos ninjas con notables poderes, técnicas y habilidades que Jisamu había infravalorado. Si, efectivamente el siempre había sido un ninja prodigio y uno de los Gennin más prometedores de la aldea, pero eso mismo le había llevado a subestimar al resto de ninjas. Si este encuentro fuera parte de una guerra o conflicto entre países, tal vez el Suneku estuviera… jodido. *No, y una mierda. Puedo derrotarle.* Reflexionaba el peliblanco, que estaba tan concentrado en la figura del reto y del miedo al fracaso como en elaborar una estrategia que pudiera darle la victoria. Por desgracia para él y a vista de las cualidades de Kami, la única estrategia que parecía poder seguir no era otra que el enfrentamiento en distancias cortas. Cuerpo a cuerpo, mano a mano.  


Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 20
Fuerza = 5
Velocidad = 33
Percepción = 12
Ninjutsu = 13
Fuinjutsu = 18
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 5
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1
Chakra: 360 - 25 = 335


Inventario (5/5kg):
Shurikens x3
Kunai x1
Pergamino de sellado
Pergamino de invocación (inservible)


Técnicas empleadas:
Shīru raiton (Sellado de rayo)
• Rango de alcance:0.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos:Ninguno.
• Duración:Un turno, el de ejecución.
• Gasto de chakra:25.
• Descripción:El shinobi despliega el pergamino, y a medida que lo desenvuelve se forma el kanji de fuego. Este lo usa de escudo y puede atrapar una técnica de este elemento básico de nivel gennin, que este siendo usado para la ofensiva, y no para la defensiva.
• Extras;Si decide desellarlo este se librará como un espejo.

Chigaemasu (Dislocarse)
• Descripción: Mediante la misma, el usuario será capaz de dislocar e incluso estirar partes de su cuerpo a placer, permitiéndole incluso girar su cabeza trescientos sesenta grados.  Esto también puede ser utilizado por el usuario para moverse en forma de serpiente, ayudándolo a desplazarse con mayor facilidad por el campo de batalla.


Acción Oculta:
Ninguna


Estado: En pleno vuelo a un par de metros de altura y lanzando una patada a una distancia aproximada de 1'5 metros de Kaminari dirigida a su rostro. Probablemente algo distraído por el miedo al primer fracaso de su vida.

Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29 + 27 + 30 + 32 = 177 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Era la primera vez que veía algo por el estilo. Su jutsu desapareció al contactar con aquel pergamino y seguidamente apareció de nuevo pero esta vez en su dirección. “¿¡Qué coño ha sido eso?! ¿¡Fuinjutsu!?” Su propia técnica había sido devuelta contra él, o al menos eso parecía. “Así que puede defenderse de esta clase de ataques…” Pensó mientras daba un salto hacia adelante. Conocía perfectamente su propia técnica, incluyendo sus debilidades. Defenderse era tan simple como saltar por encima sin dejarle oportunidad a hacer contacto. Se había abalanzado hacia adelante, justo a donde estaba Jisamu. “Si la estrategia de antes no funciona tendré que acortar distancias. Solo necesito tener cuidado con que no me atrape con esos miembros extensibles." Mientras aún estaba en vuelo vio que su enemigo utilizaba de nuevo sus curiosas capacidades, esta vez para atacarle directamente.

Había venido volando hacia Kami con una patada. No podía esquivarlo en pleno vuelo pero en este punto estaba bastante seguro que los golpes de su contrincante no eran demasiado peligrosos. Realizó el sello de la serpiente, recubriéndose de una capa terrosa que le protegería del impacto. Aun recibiendo ese golpe con la cara descubierta confiaba en que el jutsu sería suficiente para protegerle. Es más estaba bastante seguro que la dureza de la coraza de tierra acabaría haciéndole daño a su enemigo, ya que un puntapié contra algo así debía doler. Una vez encajado el impacto y aun en el aire Kami pretendía agarrar la pierna de Jisamu con su brazo izquierdo, enroscándolo a su alrededor y con la mano derecha sacaría un kunai. Si todo salía bien cuando la pierna se retrajera Kaminari sería arrastrado por esta y golpearía a Jisamu por la fuerza resultante de la inercia. Con esto ambos caerían al suelo y Kaminari le colocaría el kunai en el cuello con intención de que este se rindiera. “Todo o nada” Pensó. Era una estrategia más que arriesgada, si salía mal podría estar en tremenda desventaja metiéndose de boca en un combate cuerpo a cuerpo contra un enemigo con una ventaja tal como la habilidad de estirarse que había estado mostrando todo el combate.

“Sabía que no iba a ser fácil, pero este tipo sí que es duro de roer.” Para alguien tan desganado con la vida como lo era Kami le resultaba cuanto menos extraño esforzarse tanto en un combate, sobre todo siendo este de entrenamiento. Los pensamientos de que viniese Rina a meterle una paliza tras perder sí que habían hecho efecto y la motivación del ninja estaba por las nubes. Y hablando de nubes, el cielo se había cubierto de unas cuantas. Densas y grises, predecían una gran tormenta. “Solo espero llegar a casa antes de que empiece a llover porque no llevo paragüas…”


Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 45
Fuerza = 11
Velocidad = 13
Percepción = 12
Ninjutsu = 20
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 2
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 2
Chakra:  490 - 40 = 450/560


Inventario (8'910/10 kg):
Kunais x2
Shurikens x6 - 1 (ahora en el suelo) = 5
Cadena
Sellos Explosivos x2
Fuma Shuriken (Clavado en una pared)
Bī-dama x14


Técnicas empleadas:
• Yōsai (Fortaleza)
• Rango de alcance:El cuerpo del usuario.
• Entrenamiento:Predeterminada.
• Sellos:Serpiente.
• Duración:Un turno, el de ejecución y el próximo del rival.
• Gasto de chakra:40.
• Descripción:Técnica sencilla, que tras realizar el sello, el usuario recubre su cuerpo con una especie de tierra de alrededor.Esta tierra crea una fortaleza sobre el cuerpo del usuario, ayudándolo a resistir kenjutsu y taijutsu, de rango gennin.
• Extras;-


Acción Oculta:
—Ninguna


Estado:
Leve dolor y molestia en la nariz || Le acaban de cruzar la cara de una patada pero es su pan de cada día.

Líneas:
Líneas de este post: 30 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 + 29 + 30 + 28 + 30 = 175 líneas.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
Fue muy sencillo para Kami evitar el reflejo de su propio ninjutsu elemental, pues conocía su funcionamiento. Con un salto, el contrincante de Jisamu se acercó cierta distancia a este y tras realizar un sello manual, una capa terrosa recubrió su rostro. *Mierda, conozco ese jutsu.* No tuvo tiempo para reaccionar el joven Suneku, cuyo pie dio de lleno en la mejilla del extraño de la perilla después de que este usara el jutsu Fortaleza de Iwagakure. El dolor fue similar al de patear una roca. El peliblanco no era ningún maestro del Taijutsu ni un tipo con una fuerza descomunal, por lo que era consciente de que aquel desafortunado golpe no había sido más que una gran jugada por parte de su rival.

Kami agarró tras el golpe la pierna del Gennin cuando esta estaba a punto de contraerse. Llegó el momento de las distancias cortas, y tal vez era la ocasión perfecta para que Jisamu pusiera a su contrincante contra las cuerdas. En pleno vuelo, cuando la fuerza cinética hacía uso de su poder, el Suneku realizó los sellos del jabalí y el tigre. –Sen’eijashu.- Susurró con un tono de voz casi tétrico. Ambos combatientes estaban ya a menos de un metro de distancia y aproximadamente a medio metro de altura con respecto al suelo. La caída era inevitable. Estiró Jisamu ambos brazos hacia delante y de sus antebrazos aparecieron dos serpientes que con un ágil agitar de sus cuerpos se lanzaron contra el de la perilla. Aquella que surgió del brazo izquierdo del Suneku atacó el brazo de Kami que portaba el kunai, justo a la altura de la muñeca. La otra, mientras tanto, se lanzaba directa contra su hombro contrario. Mientras esta serie de sucesos se producía, ambos shinobis cedían a la gravedad. Era una caída leve pero que sin duda dejaría a alguno de los dos Gennin mejor posicionado que al otro, y Jisamu tenía las de perder. Si tal vez hubiera enroscado su cuerpo en el de Kami, podría haber logrado inmovilizarle y provocar su rendición una vez en el suelo, pero con su pierna agarrada como una tenaza por su contrincante y prestando toda la atención posible en el Sen’eijashu y en sus brazos, era imposible para el Suneku hacer uso de su flexibilidad en su última extremidad libre.

*Es la primera vez que me veo obligado a esforzarme tanto en un combate…* Reflexionaba. *Sin duda, hay gente muy interesante, y este tipo es uno de ellos. Debo entrenar más que nunca.* Mientras tanto, un destello en el cielo, muy a lo lejos, seguido de un sonoro y estruendoso ruido anunció la llegada de la lluvia. Las primera gotas, tímidas y no de muy gran tamaño, caían sobre la dura roca de las laderas de las montañas de Iwagakure.

Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 20
Fuerza = 5
Velocidad = 33
Percepción = 12
Ninjutsu = 13
Fuinjutsu = 18
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 5
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1
Chakra: 360 - 25 - 20 = 315


Inventario (5/5kg):
Shurikens x3
Kunai x1
Pergamino de sellado
Pergamino de invocación (inservible)


Técnicas empleadas:
•Nombre de la Técnica: Sen’eijashu (Manos de serpientes ocultas en las sombras).
•Rango de técnica: Gennin
•Rango del ninja: Gennin
•Entrenamiento: 15 líneas
•Sellos: Jabalí, Tigre.
•Chakra: 20
•Duración: Un turno (el de ejecución) y el siguiente turno del rival.
•Tipo: Fuinjutsu.
•Rango de alcance: 0'80 metros (longitud que pueden estirarse las serpientes).
•Descripción:  Jisamu crea un sellado de serpientes en cada uno de sus antebrazos. En combate, realiza los sellos del jabalí y el tigre para hacer que de sus antebrazos aparezcan serpientes bajo las mangas de su ropa que le ayudaran durante el siguiente turno de combate. Estas serpientes miden 80 centímetros, son sumamente ligeras, y aparece solo una en cada brazo en rango Gennin. Son serpientes completamente normales que no obedecen a Jisamu, sino que una vez son invocadas atacarán por inercia y de forma directa al enemigo que tengan delante.
•Ventajas: Permite realizar un ataque inesperado por parte de Jisamu contra su enemigo en combate cuerpo a cuerpo, haciendo que las serpientes ataquen mediante su mordedura (no venenosa) o mediante la constricción, pudiendo por ejemplo inmovilizar ciertas partes del cuerpo del enemigo durante el turno del jutsu. Además, al estar “escondidas” bajo las mangas de la ropa de Jisamu, funciona bien como ataque sorpresa.
• Desventajas: Las serpientes invocadas por el Sen’eijashu no son inteligentes como una invocación de un pacto de sangre, por lo que no realizarán técnicas ni tendrán la capacidad de hablar, sino que serán capaces de tan solo morder (sin veneno) u oprimir al enemigo mediante la constricción. Además, tras el turno de ejecución del jutsu y el siguiente turno del enemigo, las serpientes se desvanecerán en una nube de humo negro (no incapacita a la visión ni nada por el estilo, tan solo es un indicativo de su desaparición). No son especialmente vulnerables a ningún elemento, pero tampoco resisten ninguno de ellos.


Acción Oculta:
Ninguna

Estado: Dolor en el empeine del pie derecho. Enzarzándose con Kaminari a una altura de medio metro con respecto al suelo.


Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29 + 27 + 30 + 32 + 29 = 206 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Su plan había sido perfecto hasta el momento, Jisamu había recibido daño en el pie intentando golpearle en la cara y su estrategia de agarrar la pierna para propulsarse contra su rival había sido más eficaz de lo que esperaba incluso. Sin embargo, su enemigo no iba a darse por rendido sin ponerle un último obstáculo. Utilizando un jutsu desconocido para Kami dos veloces serpientes salieron de sus mangas. “¿¡QUÉ ES ESTO?! ¿Las tenía guardadas allí desde el principio? ¿Acaba de invocarlas? Maldición, esto me va a doler.” Pensó Kami mientras volaba agarrado de la pierna de su rival de camino para encontrarse de boca contra los reptiles. “Esperemos que solo sean serpientes normales.” Por mero acto reflejo, Kami utilizó la mano derecha, que portaba un kunai, para realizar un tajo horizontal destinado a llevarse por delante una de las serpientes, la que iba a por esa misma mano. El corte pretendía cortarla horizontalmente mientras esta tenía la boca abierta, matándola al instante. Dicha jugada tomaba por dado que la serpiente sería un animal común y corriente, ya que si resultaba ser una bomba o algún otro tipo de técnica estaría bien jodido. Con ese movimiento, a su vez, quería bloquear el camino de la otra, ya que prefería que le mordiera el antebrazo a que se acercara a su cuello.

Finalmente colisionó contra Jisamu, cayendo los dos al suelo. El golpe no era demasiado fuerte pero su rival se había llevado la peor parte, ya que acabó con Kami encima suya además de la caída. Teniendo una de las serpientes con los colmillos clavados en el antebrazo de la mano que portaba el arma, se apresuró y empuñó el kunai con ambas manos para acercárselo al cuello a su enemigo. Si había tenido suerte, su contrincante estaría demasiado desconcertado por el golpe recibido al caer que no podría reaccionar a tiempo cuando la hoja del arma hiciera contacto con su piel. Una vez en esa posición solo le quedaba esperar la rendición de su adversario mientras resistía todo lo que podía la mordedura de aquel molesto reptil. Unas pocas gotas empezaron a chispear sobre el campo de entrenamiento, cayendo algunas de ellas, a su vez, en la piel de Kaminari. Eran pequeñas y apenas podrían apreciarse a la vista, solo como pequeñas manchitas de un marrón oscuro en la tierra donde habían caído. Aunque el chico no se había dado cuenta en el albor del combate, sus ropas ya estaban empezando a mojarse. Si no se daba prisa acabaría empapado antes incluso de acabar la pelea, cosa que no le hacía ni pizca de gracia. De una forma u otra, era ya seguro que no podría regresar a su casa sin mojarse y, por lo tanto, era igual de seguro que acabaría tras ese día pillaría un resfriado como mínimo. Aliñado con unas burlas por parte de Rina, claro.

Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 45
Fuerza = 11
Velocidad = 13
Percepción = 12
Ninjutsu = 20
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 2
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 2
Chakra = 450/560


Inventario (8'910/10 kg):
Kunais x2
Shurikens x6 - 1 (ahora en el suelo) = 5
Cadena
Sellos Explosivos x2
Fuma Shuriken (Clavado en una pared)
Bī-dama x14


Técnicas empleadas:
—Ninguna

Acción Oculta:
—Ninguna


Estado:
Tiene una serpiente mordiendole el antebrazo, creo que ya no le importa lo de la nariz. DOLOR || No es que tenga miedo a las serpientes pero ver dos en su cara le ha acojonado bastante.


Justificación (ya que la veo necesaria esta vez):
He asumido que ya que en la técnica de Jisamu pone que sus serpientes atacan a lo primero que se les ponga delante sin que este tenga control sobre ellas, no sería difícil matar una de ellas con un tajo con el kunai (más aun sabiendo que están en el aire). Por otro lado he pensado que sería factible que la serpiente, al cubrirme con el brazo, lo mordiera aunque fuera dirigida al hombro ya que sería lógico que le pegara un bocado a lo primero que vieran.

Líneas:
Líneas de este post: 30 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 + 29 + 30 + 28 + 30 + 30 = 205 líneas.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
La rápida reacción de Kami fue toda una sorpresa para Jisamu. El combate se había desarrollado hasta el momento de forma bastante frenética. Por lo que el de Iwagakure había podido observar, Kami era un rival que parecía saber como convertir las situaciones desfavorables en favorables, como ya había hecho tomando la pierna del Suneku y atrayéndolo hacia él. También se había mostrado algo impulsivo, cayendo fácilmente en la provocación de Jisamu un rato atrás, pero no por ello era temerario, sabía bien lo que hacía y en aquel momento casi dejó al Gennin contra las cuerdas. El peliblanco no se confió demasiado. Con un veloz gesto de su brazo, Kami acabó con una de las serpientes y pudo bloquear el trayecto de la segunda, que se dirigía hacia su cuello, obligándola a morder su brazo. Ambos cayeron al suelo y, por desgracia, la gravedad decidió que fuera el contrincante del Suneku quien quedara “aplastando” al otro. Agarró con ambos brazos su kunai y lo acercó hasta su cuello mientras la serpiente permanecía agitándose y haciendo fuerza con su mandíbula. El de la perilla buscaba que Jisamu se rindiera ante tal situación, pero a pesar del dolor de la caída, este reaccionó tan rápido como pudo. Haciendo uso de su flexibilidad alargó ambas piernas con la intención de hacerlas pasar rodeando las axilas de Kami y, seguidamente, enroscarlas en el cuello de su enemigo, inmovilizando así ambos brazos de este y dar un giro de ciento ochenta grados al combate.

-¡Has perdido! - Exclamaba el Suneku intentando intimidar a Kami para que se rindiera mientras hacía que sus piernas se movieran como dos látigos de carne y hueso, pero en el fondo sabía que nada estaba decidido todavía. *No, no ha perdido, todavía no.* Pensaba para sus adentros el Gennin. *Es muy bueno, aunque parece que a corta distancia puedo tener algo de ventaja, reacciona rápido a todos mis movimientos. Ni mucho menos he ganado. De hecho, aún estoy jodido.* Reflexionaba al tiempo que esperaba la reacción de su contrincante. Ambos, tendidos en el suelo, recibían el roce de las gotas de agua sobre sus pieles, que poco a poco aumentaban de tamaño y fuerza. Para cuando quisieron darse cuenta, el suelo en el que estaban enzarzados ya estaba empapado y el blanco cabello de Jisamu comenzó a convertirse en un húmedo flequillo que caía por su frente tapando gran parte de su rostro.

Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 20
Fuerza = 5
Velocidad = 33
Percepción = 12
Ninjutsu = 13
Fuinjutsu = 18
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 5
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1
Chakra: 360 - 25 - 20 = 315


Inventario (5/5kg):
Shurikens x3
Kunai x1
Pergamino de sellado
Pergamino de invocación (inservible)


Técnicas empleadas:
Chigaemasu (Dislocarse)
• Descripción: Mediante la misma, el usuario será capaz de dislocar e incluso estirar partes de su cuerpo a placer, permitiéndole incluso girar su cabeza trescientos sesenta grados.  Esto también puede ser utilizado por el usuario para moverse en forma de serpiente, ayudándolo a desplazarse con mayor facilidad por el campo de batalla.

Acción Oculta:
Ninguna

Estado: Dolor leve en ambas piernas, acentuado en el pie derecho. Con un kunai apuntando a su cuello


Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29 + 27 + 30 + 32 + 29 + 27 = 233 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
“MALDITA SEA RINDETE YA” Pensaba Kaminari mientras sostenía el kunai contra el cuello de su enemigo y apretaba la mandíbula por el dolor que producía la mordedura de aquella serpiente. Jisamu, sin embargo y tozudo como una mula, parecía negarse a aceptar la derrota de cualquier manera posible. Rápidamente enroscó sus piernas extensibles por debajo de las axilas de Kami, haciendo fuerza y alejando sus manos de la zona crítica. “¡¿Me... e-estas… vacilando?!” Pensaba el chico mientras las piernas de su contrincante comenzaban, además, a enroscarse alrededor de su cuello. Aunque la serpiente engravada en su mano derecha desapareció en una extraña nubecilla de humo negro, la llave realizada por Jisamu le hizo perder toda la fuerza en su mano perdiendo la capacidad de seguir sujetando ese kunai.

Intentando resistirse como lo haría cualquier persona, Kaminari trató de quitarse las piernas de Jisamu de encima, pero con la inmovilización no alcanzaba a agarrar estas por completo. Tampoco podía, como comprobó, juntarlas para formar sello alguno. “Si esto hubiera sido un combate real… le habría rajado el cuello hace un segundo pero… mierda…” Se estaba quedando sin opciones mientras comenzaba a ser estrangulado. ¿Era ese el final de su encuentro? No pensaba rendirse ya que, a ese punto, la cosa ya era persona. No solo por derrotar a su contrincante, con quien había intercambiado un par de provocaciones, sino porque la cosa ya era algo personal. Su orgullo no le permitiría perder de esa manera. Se negaba a aceptar una derrota así y, de hecho, prefería desmayarse por la asfixia que rendirse.

Las piernas de su rival le presionaban hacia atrás, impidiéndole acercarse de nuevo a la cabeza de su enemigo. Poco a poco, fue cediendo a la presión y curvando su espalda hacia atrás como acto reflejo buscando aliviar la presión de la llave. “Piensa piensa piensa piensa PIENSA PIENSA PIENSA PIENSA” Kaminari estaba, desde luego, en una situación horrible, prácticamente imposible de dar la vuelta. No podía recurrir a casi ninguno de sus jutsus ya que no podía realizar sellos, tampoco podía acercar la mano a su bolsa y aunque pudiera tampoco serviría de mucho ya que no tenía fuerza como para lanzar nada desde una distancia tan corta. Comenzó a barajar opciones. Lo único que se le ocurría era demasiado arriesgado dado el suelo mojado. El tiempo apremiaba y si pasaba algo más en la trampa de su adversario estaba seguro de que se desmayaría. “¿E-en s-serio? ¿Es… e… ste… l…?” Su mente comenzaba a nublarse.

Fue en ese momento que Jisamu se proclamó victorioso.  -… ¡N-NI DE COÑA!- Gritó Kami con lo que le quedaba de su aliento mientras echaba todo su peso hacia atrás, en la misma dirección en la que Jisamu hacía fuerza. ¿Y qué si era arriesgado? ¿Y qué si seguramente él también acabaría destrozado? No pensaba darle la victoria a ese chico así como así, por mucho que fuera un entrenamiento. Usando toda la fuerza que le quedaba buscó llegar con ambas palmas, en las que había concentrado chakra, al suelo. Si llegaba a ponerlas usaría, de nuevo, su Descarga Terrestre. Era la única opción que tenía dado que era el único jutsu que conocía que no requería de ningún sello y podría serle útil en esta situación. La descarga eléctrica, que en un principio debería golpear a Jisamu a quemarropa sin darle oportunidad a moverse, se propagaría por el suelo encharcado perdiendo todo control de dirección y electrocutándolos sin piedad a los dos. Aun así su adversario, teniendo la espalda contra el suelo, era quien se llevaría la peor parte. Esto no quita que, mires por donde lo mires, se trataba de un ataque kamikaze a la desesperada dándole a Kami ya todo igual.


Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 45
Fuerza = 11
Velocidad = 13
Percepción = 12
Ninjutsu = 20
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 2
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 2
Chakra = 450 - 35 = 415/560


Inventario (8'910/10 kg):
Kunais x2 - 1 (ahora en el suelo) = 1
Shurikens x6 - 1 (ahora en el suelo) = 5
Cadena
Sellos Explosivos x2
Fuma Shuriken (Clavado en una pared)
Bī-dama x14


Técnicas empleadas:
• Raiton: Chikyū no daunrōdo (Rayo: Descarga terrestre)
• Rango de alcance:  Gennin: 5 metros.Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Ninguno.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el próximo turno del rival.
• Gasto de chakra: 35.
• Descripción:  Tras una serie de sellos el ninja concentra chakra elemental en la palma de ambas manos para colocarlas inmediatamente en el suelo. Una vez allí, desde las mismas emanará una rápida descarga de corriente que será conducida a través de los minerales de la tierra hacia la posición del enemigo para así paralizarle y provocarle un leve grado de entumecimiento en el cuerpo que frenará por algunos instantes sus acciones.
• Extras: Si  no se utiliza concretamente sobre la tierra, se necesitará de algún material conductor presente para poder realizar correctamente la habilidad. No se recomienda su uso sobre agua pues el poder de la descarga resultaría incontrolable y podría dañar al usuario mismo. Para que la descarga se produzca el enemigo debe estar en contacto directo con la zona electrificada, no se podrá electrocutar a una persona que se encuentra en el aire o que da un salto.


Acción Oculta:
—Ninguna


Estado:
Brazos inmovilizados con el derecho muy dolorido por la mordedura de la serpiente además de estar siendo asfixiado || Se la suda ya la vida lmao, esto ya es algo personal.

Líneas:
Líneas de este post: 41 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 + 29 + 30 + 28 + 30 + 30 + 41 = 246 líneas.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
La presión ejercida sobre el torso, brazos y cuello de Kami comenzaba a hacer mella en él. Jisamu podía observar como su rostro vacilaba entre la desesperación, la impotencia y la rabia. El combate había sido breve pero muy duro para ambos, y por fin parecía estar llegando a su final. Sin embargo, el de la perilla no lo tenía tan claro y, en un momento de locura provocado por las palabras del Suneku, gritó lleno de rabia al tiempo que empleaba la fuerza que aún le quedaba en alargar ambas manos hasta que estas hicieron contacto con el suelo. *¿Ese jutsu otra vez? ¡¿Está loco?!* Pero la reacción del peliblanco no fue lo suficientemente rápida. En cuanto las manos de Kami hicieron contacto con el suelo humedecido por la lluvia, una descarga eléctrica sacudió a ambos shinobis, en contacto directo con las rocas sobre las que se enzarzaban.

El dolor producido por el elemento Raiton hizo que cada una de las partes del cuerpo de Jisamu temblaran. Sus piernas se engarrotaron y volvieron a su largura original al tiempo que el Gennin caía de espaldas al suelo, totalmente boca arriba formando una equis con sus cuatro extremidades. Aunque por acto reflejo cerró los ojos mientras la electricidad le hacía entumecerse, no fue muy difícil para el Suneku intuir que el estado de su rival no podía ser muy distinto al suyo propio. *Está como una cabra.* El de Iwagakure abrió los ojos muy lentamente, mas no podía ver otra cosa que las gotas de lluvia cayendo sobre él. Estaba totalmente paralizado, no solo por el jutsu en cuestión, sino por el empeño, esfuerzo e intensidad del combate. –He ganado yo.- Dijo con la esperanza de que la situación de Kami fuera similar y no volviera a levantarse. Jisamu era persistente y muy cabezón, no podía admitir una derrota de ninguna manera. *Si hubiera querido le hubiera partido el cuello.* Pensó, cerrando los ojos de nuevo, aunque sabía perfectamente que el combate había sido, como mucho, un empate. No fue hasta pasados varios segundos cuando el Gennin comenzó a tener libertad de movimiento en sus manos y, poco a poco, en el resto del cuerpo. Cuando se vio capaz, se medio levantó y quedó sentado en el suelo apoyado en su trasero cruzando sus piernas y sus brazos sobre ellas, sin ninguna intención de proseguir con el combate.

Había sido el enfrentamiento más complicado para Jisamu desde que se había convertido en un ninja. Gran parte de su repertorio de movimientos se basaba en el uso de sus técnicas Doton, por lo que encontrar a un adversario usuario de Raiton con tanta habilidad en el uso de los jutsus elementales, le había pillado totalmente por sorpresa. Aunque podría haber intentado defenderse mediante el elemento Tierra, nada le aseguraba que su Ninjutsu fuera mejor que el de Kami. En esta ocasión el Suneku fue astuto, y aunque siguió la arriesgada estrategia de buscar el combate a corta distancia y aprovecharse de su flexibilidad y sus serpientes, había conseguido, al menos, no convertir el enfrentamiento en una clara derrota. Tal vez no fuera una victoria para el peliblanco, pero había podido evitar ser humillado por aquel otro prodigioso ninja.



Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 20
Fuerza = 5
Velocidad = 33
Percepción = 12
Ninjutsu = 13
Fuinjutsu = 18
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 5
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 1
Chakra: 360 - 25 - 20 = 315


Inventario (5/5kg):
Shurikens x3
Kunai x1
Pergamino de sellado
Pergamino de invocación (inservible)


Técnicas empleadas:
Ninguna

Acción Oculta:
Ninguna

Estado: Exhausto. El dolor no es insoportable, pero queda repartido en todo el cuerpo de Jisamu. Da por concluido el combate y considera suficiente su entrenamiento del día.


Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29 + 27 + 30 + 32 + 29 + 27 + 35 = 268 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Su ataque kamikaze pareció surgir efecto. Al menos de alguna manera ya que ambos acabaron en el suelo, inmovilizados y temblando con los músculos engarrotados por el shock eléctrico. Kaminari se quedó un rato tumbado en el suelo boca arriba. Sus ojos estaban cerrados, no por el cansancio sino por las gotas de lluvia que de otra manera le impactarían directamente en los ojos. “¿Qué demonios estoy haciendo?” Pensó mientras repasaba en su cabeza lo que acababa de hacer. “Tendría que haberme rendido y punto, no sé por qué pensé que hacer esto sería una buena idea.” Finalmente se levantó del suelo y se quedó sentado a pocos metros de Jisamu quien seguía tirado. “Desde luego, mira que perder la cabeza por un chaval que acabo de encontrarme.” Le echó un vistazo a sus brazos. El derecho tenía aun la marca de la mordida y le dolía bastante pero aparte de eso parecía estar bien. Al tratar de flexionar los dedos, sin embargo, notó un ligero acalambramiento que le impedía hacerlo con fluidez. “No sabía que mis relámpagos dolieran tanto…” Comenzó a mirar a sus alrededores para localizar el shiriken y kunai que había lanzado antes. Estaban perdidos de barro y más tarde tendría que limpiarlos bien. Su fuma shuriken seguía clavado en el mismo sitio. ¿En qué estaría pensando cuando lo lanzó hacia allí? Recapituló paso por paso el combate en su cabeza, repasando sus errores y las oportunidades pobremente aprovechadas. “Como sea… debo admitir que el chico me ha dado una buena pelea, al final no pude acabarle propiamente.”

Las gotas de lluvia escurrían por sus mejillas. Estaba empapado y su espalda estaba llena de barro. Su pelo, que hasta hace un segundo se había vuelto una maraña espinosa debido a la descarga eléctrica recuperó el aspecto de perro mojado que había tenido hasta entonces por la lluvia. El agua caía con fuerza y sin ninguna intención de ceder ni piedad alguna por los pobres transeúntes que habían olvidado su paraguas aquel día. Jisamu, quien se estaba recuperando también se declaró vencedor del encuentro. Kaminari le miró un segundo tras lo que empezó a levantarse para recoger sus armas desperdigadas por el campo de batalla. –Si si, lo que tú digas, he perdido.- Dijo mientras se agachaba para alcanzar su kunai. –Ese último ataque fue una tontería, debí haberme rendido cuando me agarraste del cuello.- Continuó mientras se acercaba al lugar donde había caído anteriormente su shuriken para recogerlo. –Perdona por interrumpir tu entrenamiento de esta forma. Sinceramente ni yo sé en qué estaba pensando cuando te propuse combatir.- Caminó hasta la pared de roca. Su fuma shuriken estaba clavado a una altura considerable. Miró el lugar de arriba abajo. Podría trepar pero los salientes por los que debería agarrarse estaban mojados y resbaladizos. Tampoco le apetecía utilizar más chakra en el Kinobori no Waza. Había gastado demasiado en el combate anterior y sentía que si seguía así caería al suelo exhausto. –Oye.- Se dirigió de nuevo a Jisamu. –Cuando puedas andar, ¿podrías alcanzarme eso?- Dijo señalando el fuma shuriken.

No lo veía como un enemigo. Tampoco pensaba en él como un rival, era un ninja fuerte sin duda pero Kaminari no tenía ese instinto de rivalidad que le empujara a querer ser más fuerte que alguien más. Si quería mejorar esa solo para él, su propia satisfacción moral y la de su ego. Que dase el combate por perdido era un claro ejemplo de que realmente no le importara el desenlace de este. Había sido una experiencia suficientemente valiosa pro sí misma, había aprendido más o menos el nivel que tenían los demás genin de su aldea. Estaba claro que los había más fuertes que él, ni si quiera se le había pasado por la cabeza pensar que este no era el caso, pero existían ninjas fuertes por todo el mundo. Afirmar que eras el mejor en algo era una estupidez y aspirar a serlo, un sinsentido. Sus meditaciones se vieron interrumpidas por un ruido repentino. El ascensor se había detenido allí arriba y de sus puertas salió una chica de pelo rosáceo que sujetaba dos paraguas. –¿Rina? ¿Qué demonios estás haciendo aquí?


Datos del combate:

PARÁMETROS:
Resistencia = 45
Fuerza = 11
Velocidad = 13
Percepción = 12
Ninjutsu = 20
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 2
Taijutsu = 10
Iryoninjutsu = 2
Chakra = 415/560


Inventario (8'910/10 kg):
Kunais x2 (recuperado)
Shurikens x6 (recuperado)
Cadena
Sellos Explosivos x2
Fuma Shuriken (Clavado en una pared)
Bī-dama x14


Técnicas empleadas:
—Ninguna


Acción Oculta:
—Ninguna


Estado:
Dolor moderado en casi todos los músculos, especialmente en el brazo derecho || No entiende muy bien qué le impulsó a hacer todo eso pero ahora apechuga.

Líneas:
Líneas de este post: 45 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 + 29 + 30 + 28 + 30 + 30 + 41 + 45 = 291 líneas.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
Una vez ya pudo recuperar la compostura, Jisamu vio como el que había su contrincante en aquella pelea lograba poco a poco ponerse en pie. De nuevo, Kami retomó la misma actitud pasota que había mostrado antes de que los golpes y técnicas hicieran acto de presencia en el campo de batalla. Parecía ser un chaval mucho más despreocupado que el Suneku, que a pesar de ser un combate de práctica que no tendría ningún tipo de repercusión en su vida, se lo tomó muy a pecho e intentó ganar por todos los medios posibles, incluso cuando tuvo todo en contra. El hecho de haber encontrado a un shinobi que le hubiera puesto contra las cuerdas de tal manera le preocupaba. Quería mejorar, quería ser mucho más poderoso para poder así seguir demostrando que era superior al resto como hasta aquel día en el que se había visto abrumado por la técnica de Kami había hecho. El de la perilla se disculpó por haber interrumpido el entrenamiento de Jisamu, cosa que sorprendió a este. –No has interrumpido mi entrenamiento.- Dijo poniéndose en pie al fin.- Solo has cambiado mi método de práctica.- El de Iwagakure sacudió entonces su cabello en la parte trasera de este, que al haber estado apoyada en el suelo, se había ensuciado dada la humedad y el barro. Como bien había dicho el Suneku, aquella mañana de entrenamiento no había sido interrumpida, al contrario. Había encontrado a un contrincante que no podía superar tan fácilmente como solía hacer. El mundo real había dado una bofetada al Gennin aquella mañana haciéndole ver que no debía menospreciar las capacidades de sus iguales. Cuando el Examen Chunnin llegara, competiría contra muchos como Kami, shinobis con grandes habilidades y técnicas, incluso mejores que los dos de Iwagakure, jutsus de todo tipo que serían difíciles de superar y combatir. *Tengo mucho que entrenar.* Reflexionaba al tiempo que deslizaba su mano por el cuello hasta llegar a su mentón, rascándolo.

Kami señaló el Fuuma Shuriken que previamente había clavado en una roca durante el enfrentamiento pidiendo a Jisamu que lo recogiera, siendo conocedor de la elasticidad de este. Sin poner ninguna pega, el Suneku caminó con las manos en sus bolsillos y cabizbajo hasta posicionarse justo bajo el saliente rocoso donde el arma permanecía anclada. Estiró su brazo y, tirando con fuerza, rescató el shuriken. Mientras contraía su extremidad de nuevo, la puerta de un ascensor se abrió y de ella apareció una joven con el pelo rosado. Kami parecía conocerla. El peliblanco, por su parte, tan solo la ignoró y colocaba su bufanda como siempre tapando la mitad interior de su rostro, dejando al descubierto sus ojos, su marca de nacimiento y el empapado pelo que caía sobre su frente como hojas de sauce. –Ten.- Dijo al tiempo que se acercaba y entregaba a Kami su arma. –Yo... debería irme.- Continuó  llevando su mano a la parte trasera de su cabeza. Si “socializar”, como había dicho el de la perilla al principio del encuentro, era algo que no se le daba especialmente bien a Jisamu, encontrarse en presencia en una conversación entre dos desconocidos era algo que en absoluto le agradaba. No quería ningún tipo de situación incómoda, pero más allá de eso, el Gennin estaba deseoso por llegar a su hogar y resposar.


Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29 + 27 + 30 + 32 + 29 + 27 + 35 + 36 = 304 líneas. Calibrí 11 en Word.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Jisamu no parecía molesto por el combate. Puede que se sintiera igual que Kaminari y pensara que un combate es tan buen entrenamiento como cualquier otro. Parecía poder moverse más o menos libremente y ayudó sin rechistar a Kami a extraer el fuma shuriken de la pared de roca. –¡Gracias!- Exclamó. Su habilidad parecía extremadamente útil, casi le daba envidia al chico quien no había nacido en ningún clan destacable y por tanto no había heredado ninguna técnica secreta o habilidad exclusiva. “Al final parece buen chico” Pensó mientras tomaba el arma y se lo colocaba en la espalda. La lluvia caía cada vez con más fuerza y debía volver a casa cuanto antes. Cuando se disponía a despedirse y emprender su camino de regreso la puerta del ascensor se abrió y de ella salió una joven de pelo rosa pálido sujetando un par de paraguas. -¿Rina? ¿Qué demonios haces aquí?-  Preguntó el shinobi mientras la miraba sorprendido. No se esperaba que se presentara de aquella manera, ni siquiera le había dicho dónde estaba. ¿Cómo le había encontrado?

¡Idiota! ¿Qué haces aquí? ¡Estaba preocupada!- exclamó la chica mientras avanzaba enfadada y a paso rápido hacia Kami. –Eh estaba…- Miró a Jisamu con una cara incómoda. “Mierda, ¿por qué tiene que pasar esto delante de alguien?” M-más que nada, ¿C-cómo me has encontrado?- Preguntó buscando cambiar de tema, aunque sin demasiadas esperanzas. –¡Soy yo la que está haciendo preguntas!- Dijo ella imponente. Kami dio un paso atrás con una expresión asustada en su rostro. Como si fuera un cachorro que acabase de rasgar las cortinas y sabía que la había liado. –Empecé a impacientarme cuando vi que no llegabas. Llamé a tu casa pero nadie respondía. Pensaba que algo te había pasado y para colmo empezó a llover.-  “Oh mierda, ¿tan tarde se me ha hecho?”Pregunté a los vecinos y dijeron que te habían visto salir ayer por la tarde. ¡Te he buscado por toda la aldea, cretino!- El chico no sabía cómo contestar, por alguna extraña razón se empezaba a sentir extremadamente culpable. –Pero cómo has… - ¡No he terminado idiota!- Gritó Rina ante la interrupción. –Pregunté a los guardias por un capullo con pelo morado y ojos siniestros y dijeron que te vieron tomar el ascensor anoche pero no se acordaban si te vieron bajar.- “Ojos siniestros…” Pensó con una ligera melancolía, como si algo se hubiera roto en su interior. –De todas formas no me puedo creer que hayas pasado toda la noche aquí. ¿Eres aún más imbécil de lo que creía?Uh…- No podía rebatir eso.

Ahora sí que la había liado, sabía que Rina se la devolvería en casa y seguramente le esperaba una semana entera de pullas y calvarios. La chica se fijó mejor en su ropa y aspecto. Kami se dio cuenta tarde y para cuando trató de esconder la herida de la mano ella ya lo había deducido todo. –Será que…- De pronto su expresión cambió a una sonrisa engreída. “Ay dios…” Pensó el chico. –Ohh… ya veo...- Miró a Jisamu y luego a Kami de nuevo. –No me digas que… ¿Has vuelto a perder?- Había dado en el clavo. Rina empezó a reírse con todas sus ganas. Ahora si que la había liado, para colmo la chica se pasaría el resto del mes MÍNIMO riéndose de aquello. –JAJAJAJ sí que eres un inútil.- Gritó. –¿No te cansas de que te pateen el culo? Jajajajaja esto es demasiado, ay no puedo, jajajaja…- Trató de recuperar el aliento. Kami se sentía irritado y avergonzado al mismo tiempo. Aun así sabía que aquello se lo había ganado a pulso. Rina miró al Jisamu entre risas. –Ey ey, ¿fuiste tú el que lo dejó así? Buen trabajo jajajajajajja-  La situación se había convertido en una especie de concurso sobre cuánto podría reírse de Kaminari antes de que este explotara. Finalmente y de mal humor agarró a la chica del hombro y tiró de ella hacia la salida. –Ya está bien, por el amor de dios, dejémoslo en paz y vamos a casa.- Ella no opuso demasiada resistencia entre las risas. Al menos parecía estar de mejor humor que antes. “No es que eso la haga menos molesta…” Pensó el chico. –Eh eh espera.- Dijo Rina mientras se soltaba el brazo y se dirigía a Jisamu. –No tienes paraguas ¿verdad?- Preguntó con una sonrisa. –Ten cuidado no te resfríes, toma.- Dijo entregándole uno de los paraguas. –Ey, ¿ese no era para mí?- Inquirió Kami. –Los perdedores se quedan sin paraguas.- Contestó la chica sacándole la lengua. –Tendrás que compartirlo conmigo.- Puso el objeto en las manos a Jisamu y antes de que este pudiese decir nada corrió hacia Kami, quien ya estaba en el ascensor. –¡Nos vemos!- Se despidió Rina agitando la mano mientras las puertas del aparato se cerraban y comenzaba a bajar. Había sido una mañana sumamente ajetreada y ahora debían descansar.

Líneas:
Líneas de este post: 51 en Word, Calibri 11 con margenes normales.
Total: 31 + 27 + 29 + 30 + 28 + 30 + 30 + 41 + 45 + 51 = 342 líneas.

-Petición de Stats-

Líneas totales: Tras el recuento final de todos los post en la misma hoja sale un total de 340 líneas en Word, Calibri 11 con margenes normales y sin espacios. (Podeis pedirme el archivo de word donde está contado para mayor comodidad.)

Stats pedidos:
- 10 puntos de Ninjutsu. Tomaría 240 líneas (stat entre 21 y 30)
- 5 puntos de Fuerza. Tomaría 80 líneas (Stat entre 11 y 20)
- 2 puntos de Kenjutsu. Tomaría 16 líneas (Stat entre 1 y 10)
- Sobrarían 4 líneas

Justificación: Ninjutsu - la gran cantidad de técnicas utilizadas. Fuerza - el esfuerzo de deshacerse del agarre de Jisamu. Kenjutsu - la variedad de armas utilizaras en el combate.


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~
La joven de pelo rosa hizo acto de presencia y comenzó a gritar y replicar a Kami su presunta desaparición las últimas horas. Sin duda se mostraba como una chica con actitud y daba la sensación de ser muy autoritaria con el de la perilla. El que había sido rival de Jisamu a lo largo de aquella mañana no podía hacer mucho más que intentar excusarse con la voz entrecortada y, a veces, ni siquiera eso. *No me gustaría estar en su lugar.* Pensaba el Suneku mientras caminaba cabizbajo hacia el ascensor, que comenzó a descender antes de que el shinobi llegara hasta él. Pudo escuchar a sus espaldas como Rina, que así se hacía llamar la muchacha, se burlaba de Kami por haber perdido en el combate, aunque ambos sabían de lo ajustado del enfrentamiento. La del pelo rosa llamó entonces la atención de Jisamu con la intención de darle a este un paraguas. –No será necesario, gracias.- Dijo con la voz tímida y muy discreto mientras subía su bufanda para ocultar sus mejillas y volteaba su cuerpo para observar en la dirección de los dos amigos. Tras girarse de nuevo hacia el ascensor, asomó el peliblanco su cabeza para comprobar que este no había bajado demasiado, y al comprobar que tan solo estaba un par de metros bajo sus pies, saltó hasta la cavidad de este dejando al fin atrás a la extraña pareja. Ya dentro del ascensor, propició un quejido de dolor a un tono de voz moderado, para que Kami no pudiera escucharlo desde el campo de entrenamiento, al tiempo que estiraba su cuello haciendo circulos.

*Kami…* Pensaba el Gennin mientras el montacargas continuaba su descenso. *No tenía en cuenta que hubiera otros como yo. Ser un prodigio ha hecho que mi ego se vea propulsado año tras año.* Bajó del ascensor y caminaba a paso lento hacia su hogar, no sin antes ponerse la capucha. *Ahora sé que serán muchos los que puedan hacerme frente en un futuro. Tendré cuidado con ello.* El Suneku abrió la puerta de su hogar y tras cerrarla tras de si se quitó sus zapatos. En cuanto alcanzó su dormitorio, dejó toda su ropa a un lado y se lanzó sobre su cama. *No. Debo entrenar. No puedo permitirlo.* Antes de que se diera cuenta, sus dos ojos se habían cerrado y estaba en el sueño más profundo en cuestión de segundos. Tal vez el muchacho soñara con un nuevo enfrentamiento, sintiéndose superior como hasta aquel día había sido. Tal vez fuera una pesadilla viendo su propio fracaso.

Recuento de líneas:
32 líneas + 27 + 29 + 27 + 30 + 32 + 29 + 27 + 35 + 36 + 25 = 330 líneas. Calibrí 11 en Word.

Peticiones:

- Líneas totales: 328
- 4 Puntos en Fuinjutsu. 18-20 (25 líneas x2) + 20-22 (35 líneas x2) = 85 líneas. 328 - 120 = 208 líneas sobrantes.
- 7 Puntos en Taijutsu. 10-17 (25 líneas x7) = 175 líneas. 208 - 175 = 33 líneas sobrantes.
- 2 Puntos en Fuerza. 6-8 (15 líneas x2) = 30 líneas. 33 - 30 = 3 líneas sobrantes.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro

MODERACION EN CURSO
Shinobi's Justice

X las lineas de cada uno son las siguientes:

  • Jisamu: 328 Lineas (Cambia los Stats pues no tienes las lineas suficiente para el total que calculaste)
  • Kaminari: 340 Lineas (Tu calculo es correcto)


Cuando se hagan las correcciones, vuelvo a revisar.


Corregido.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro

✓ENTRENAMIENTO ACEPTADO
Shinobi's Justice


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.