Últimos temas
» [Inscripciones de HALLOWEN] Recolecta fantasmagórica
Hoy a las 12:51 am por Amaru

» Misiones rango D
Hoy a las 12:44 am por Amaru

» {Actividad} Comparte sabiduría
Hoy a las 12:30 am por Amaru

» [Ficha] Amaru Hyuga
Hoy a las 12:10 am por Hawk Eye

» Registro de Aldea
Ayer a las 11:35 pm por Hawk Eye

» Que tal todos! ^^
Ayer a las 11:06 pm por Diarmuid Kavalier

» Registro de PB
Ayer a las 10:14 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru [Cronología]
Ayer a las 9:40 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru
Ayer a las 9:36 pm por Hawk Eye

» {Guía} Reglamento
Ayer a las 9:03 pm por Amaru

» Misión rango D nº13: Entusiasmo
Ayer a las 8:46 pm por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Ayer a las 8:10 pm por Hawk Eye

» Registro de Recompensas
Ayer a las 5:08 am por Hawk Eye

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Ayer a las 4:41 am por Akira Senju

» [Juego]¡Comenta el opening y postea otro!
Ayer a las 2:27 am por Kazuo D.

» [Juego] Ojalá
Ayer a las 2:24 am por Kazuo D.

» [IMPORTANTE] Búsqueda de staff
Ayer a las 1:29 am por Staff SJ

» [Evento] ¡Festival Odayabasu!
Ayer a las 12:42 am por Dream Maker

» Svel - Diagonalización
Ayer a las 12:18 am por Svel

» Misiones rango D
Ayer a las 12:14 am por Hawk Eye




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Era temprano por la mañana cuando el joven Heku iba tomando camino en dirección a los campos de entrenamiento. El sol aún estaba tapado por el manto de nubes en el cielo y soplaba una fresca y reconfortante brisa. No se escuchaba más sonido que el de las plantas mecidas por el viento.

El shinobi quería aprovechar el día para entrenar un poco para mantenerse en forma y estar preparado para las misiones. Había decidido ir temprano para que no hubiese mucha gente por ahí, y además le gustaba poner el cuerpo en marcha por la mañana para empezar bien el día.

Pronto el pelirrojo llegó al campo de entrenamiento, y una vez allí, echó un par de miradas a cada lado y decidió comenzar. “Bien.” - se dijo a sí mismo en voz baja- “Comenzaré calentando un poco.”. Entonces,  Heku comenzó a estirar los músculos y a mover las articulaciones, y cuando consideró que ya era suficiente, comenzó a trotar suavemente para adaptar su cuerpo antes de comenzar con el entrenamiento más intenso.

Iba corriendo tranquilamente, más concentrado en pensar en lo que haría el resto del día que en cualquier otra cosa, y soltando algún que otro bostezo de vez en cuando. No le gustaba nada calentar, pero aún así lo hacía para evitar alguna lesión y quedarse sin poder hacer nada. Continuó así durante un rato, hasta que le pareció que ya era suficiente, y entonces decidió parar. “Bueno, ya va siendo hora de empezar de verdad.” – Pensó, decidido a comenzar finalmente con el auténtico calentamiento.

Para empezar, Heku comenzó a mirar los árboles de alrededor, hasta que se acercó a un alto y grueso árbol que había allí, y analizando con una mano en le barbilla, asintió con la cabeza como si le diera su aprobación a aquel gran tronco que tenía en frente. Entonces, se alejó lentamente del árbol dando pasos de espalda, hasta que se quedó a cierta distancia de él, y a continuación, comenzó a correr a toda velocidad hacia él, hasta que se quedó a un escaso metro y pegó un salto, colocando entonces sus pies en el tronco y continuando ascendiendo por él sin utilizar el control de chakra para adherirse a la superficie del tronco. Así consiguió dar tres o cuatro pasos, hasta que finalmente notó que la gravedad comenzaba a hacer su efecto y se detuvo completamente, cayendo al suelo desde donde estaba.

Heku, tirado en el suelo, se elevó hasta quedarse sentado, comenzó a frotarse la cabeza con la mano izquierda mientras que se quejaba del dolor – “Ay, ay, ay, ay…menudo porrazo que me he metido. Debería haberme preparado para caer de pie. Lo tendré en cuenta esta vez.”-. Dicho esto, el joven se puso en pie lentamente, y tras estirar un poco la espalda, volvió a coger carrerilla y emprendió otra vez carrera hacia el árbol para repetir el ejercicio una vez más con la esperanza de llegar más alto y si era posible caer mejor.


Stats:
Resistencia = 12
Fuerza = 15
Velocidad = 26
Percepción = 11
Recuento de líneas:

Líneas totales:  34 líneas en Word a Calibri 11
Hacía una mañana estupenda para entrenar, normalmente tardaba más tiempo en que mis músculos comenzaran a funcionar con total fluidez ya que hacía escasa media hora desde que me había levantado, pero la suave brisa en la cara me espabilaba y me daba fuerzas para comenzar mi entrenamiento diario.

Me había levantado temprano puesto que me gusta entrenar en privado, fuera de las distracciones que pudieran causar los demás, cuanta menos gente mejor - Bien, parece que no hay nadie en el campo, he hecho bien al venir a primera hora - dije mientras comenzaba a trotar para calentar un poco las articulaciones. La verdad es que el clima era muy agradable, y el aroma a césped recién cortado hacía que se disfrutara mucho más de estar ahí.

Comencé simplemente trotando, pero a medida que mis músculos se adaptaban al ejercicio iba cogiendo cada vez más velocidad, la superación y el entrenamiento diario era necesario para cualquiera que se llamase ninja a si mismo, eso era algo de lo que era consciente.

Seguí corriendo hasta entrar en una zona más arbolada, donde un chico de más o menos mi edad trataba de subir a un árbol pero se caía en el intento haciéndose bastante daño al parecer. Decidí que lo mejor sería acercarme a ver que tal estaba, y con suerte... tal vez le gustaría entrenar conmigo, hacer lazos para mi era importante y ya que parecía que estábamos solos en los campos a esas horas, me parecía una muy buena ocasión para ello.

Me acerqué y le tendí la mano para ayudar a levantarse pues ya se había caído una segunda vez – Buenos días – le dije con una pequeña sonrisa amigable – Mi nombre es Ralma, nos conocemos de la academia – le dije, la verdad es que no lo conocía personalmente, pero ambos nos graduamos a la vez, me sonaba de verlo por ahí. - ¿Sueles venir mucho a entrenar? – añadí con la esperanza de una invitación, queria ponerme a entrenar ya mismo, y con alguien mejor que solo.

Había venido corriendo prácticamente a sprint desde el principio de los campos, durante estos entrenamientos había podido mejorar notablemente algo, pero la mejora era tan sutil que muchas veces no era capaz de apreciarla.

Miré a los ojos al chico  y cambié mi sonrisa amistosa por un tono serio – Me gustaría entrenar contigo, si no tienes inconveniente – Estaba deseoso de comenzar, y también por medirme un poco con alguien que se supone que está a mi nivel, no me gustaría estar demasiado por debajo de los demás genins de Oto.

Spoiler:

Resistencia:15
Fuerza:20
Velocidad: 25
Percepción: 25

Spoiler:

27 líneas, Calibri 11
Heku estaba en plena carrera hacia el árbol dispuesto a volver a intentar llegar lo más alto posible, pero justo antes de poner los pies sobre la corteza, le pareció oír a alguien corriendo cerca, así que giró la cabeza para echar un vistazo, y entonces se golpeó de frente contra el árbol, cayendo al suelo de espaldas de nuevo, pero esta vez sin ni siquiera llegar ascender por el árbol. El joven volvió a llevarse la mano a la cabeza del dolor del golpe, aunque por la altura de la caída ésta vez no le había dolido tanto.

Cuando abrió los ojos de nuevo, lo primero que vio fue a un chico de apariencia bastante joven sonriendo y tendiéndole la mano. –“Buenos días…”- le respondió Heku, no con mucho ánimo. Ignorando el gesto de ayuda del muchacho, Heku se apoyó con las manos en el suelo, cogió impulso hacia atrás y se puso en pie de un salto. El desconocido se presentó a sí mismo como Ralma, y decía haber estado con Heku en la academia –“¡Ah, sí! Creo que te recuerdo.”- dijo el pelirrojo sonriente mientras que se sacudía la tierra de la ropa con las manos. –“Procuro venir de vez en cuando. No quiero perder la forma.”- dijo el joven mientras giraba la cabeza y devolvía la mirada al árbol. –“Bueno, si no te importa, ahora debería volver al entrenamiento, que te vaya bien.”- dijo Heku sin dejar de sonreír mientras se iba girando y alzaba la mano en señal de despedida.

Acto seguido, volvió a salir corriendo hacia el árbol, pero esta vez se detuvo a medio camino. De nuevo, volvió a mirar a Ralma y le dijo –“Oye, si estás aquí será para entrenar, ¿no? ¿Por qué no hacemos una pequeña competición y la consideramos nuestro entrenamiento del día? Todos ganamos, entrenamos y a la vez nos comparamos con el otro.”-. Hacía ya mucho tiempo que Heku no tenía la ocasión de comparar sus propias capacidades con las de otro genin como él, y éste empezaba a preguntarse si el nivel sería muy distinto para bien o para mal, y aquella era la ocasión perfecta para resolver sus dudas. –“¿Qué me dices? Podemos hacer lo que quieras. ¿Qué tal te parece una carrera? Es un clásico, pero no es mala idea. Eso sí, te advierto que no pienso perder.”- le dijo Heku a Ralma mientras daba pequeños botes y pegaba puñetazos al aire esperando la respuesta del chico.

Stats:
Resistencia = 12

Fuerza = 15

Velocidad = 26

Percepción = 11

Recuento de líneas:
Líneas totales:  62 líneas en Word a Calibri 11


Hablo | Pienso | Narro
El pelirrojo se ofreció a hacer una carrera conmigo, por lo que parecía le iba la competición, pero la verdad es que a mi también – Una carrera suena bien – le dije sonriendo emocionado por el desafío. Este iba a ser mi primer entrenamiento conjunto con alguien que había tenido desde que me gradué como genin, aunque la verdad es que era extraño, pero el pelirrojo no me había dicho su nombre. Decidí no darle demasiada importancia por el momento y me coloqué en posición para salir a la carrera.

Miré entre los árboles y a mi alrededor para ubicarme, la verdad es que cualquiera que se hubiera graduado en la academia de Otogakure se sabía de memoria el sitio, al menos esa parte de los campos, pues es donde más prácticas se hacían en la academia – A unos tres kilómetros en esa dirección esta la zona donde se practica con el kunai en la academia – dije señalando con la mano - ¿Te parece que corramos hasta ahí? - Era un sitio facil de encontrar, estaba seguro de que el pelirrojo sabría de que zona le hablaba – Para hacerlo más interesante, ¿que te parece si hacemos que el que vaya primero marque el recorrido? - dije sonriendo – Es decir, tenemos que llegar a donde las practicas de kunai, pero el que vaya segundo tendrá que seguir en todo momento la ruta que decida el primero, de esta manera no será tan aburrido

No se si sería por la carrera o por el hecho de competir contra otra persona, pero la verdad es que estaba muy emocionado, la carrera era interesante, no solo había que correr más que el adversario, sino que además se debería elegir el terreno que nos fuera más favorable si vas primero para tratar de confundir y hacer que el segundo pierda el rastro apenas era capaz de contener la emoción.

Comencé a realizar estiramientos de nuevo, no quería queme diera un tirón o algo en mitad de la carrera, además el viento cada vez era más frio, lo cual ayudaba a la hora de recobrar aliento, pero al mismo tiempo la diferencia de temperatura podría provocar lesiones en un músculo si no se calentaba bien.

Le miré a los ojos como si le estuviera diciendo mentalmente que estaba preparado – Entonces que, ¿le damos? - dije sonriendo – ¿o acaso tienes alguna cosa más que añadir antes de empezar?

En parte tenía miedo de estar pasándome con la carrera, no era para nada un experto corredor y la derrota a la primera de cambio sería demasiado amarga, más si era una derrota aplastante, aun así también sería casualidad ponerme a competir con el  mejor corredor de toda la villa así que intenté calmar mi cabeza y pensar friamente.

Spoiler:

Resistencia:15
Fuerza:20
Velocidad: 25
Percepción: 25

Spoiler:

Lineas Totales: 53 líneas Calibri 11
A Ralma parecía haberle gustado la idea de la carrera, lo que motivó al pelirrojo, que estaba tan ansioso por empezar que podría empezar a correr sin rumbo en cualquier momento. –“¡Muy bien! Tú marcas la meta. Y la salida. Y el camino. Elígelo tú todo, a mí me da igual…”-. Mientras que Heku hablaba solo y sin control, Ralma se colocó en posición para salir y se puso a mirar alrededor, probablemente pensando en algún lugar que marcase la meta.

Finalmente, pareció que Ralma había decidido el lugar, ya que se puso a señalar en una dirección. El lugar que proponía era la zona de prácticas de shuriken y kunai de la academia, a aproximadamente tres kilómetros del lugar en el que se encontraban los genin. –“¿Tres kilómetros? ¡Ja! ¡Esto se va a hacer corto! ¡Como quieras, ¿empezamos?!”- exclamó el pelirrojo lleno de energía. Sin embargo, parecía que Ralma tenía una propuesta para una regla durante la carrera. Básicamente, el segundo tenía que tomar los mismos caminos que el primero. Al escuchar la norma, Heku no pudo evitar soltar una risilla –“Claro, me parece bien.”- le contestó –“Muy bien, vayamos preparándonos.”-.

La verdad es que el concepto de esa carrera le había llamado bastante la atención a Heku. No solo era una prueba para medir la velocidad, sino también la astucia de tomar un camino que le resultase más dificultoso al rival. Heku ya estaba fantaseando con cientos de posibilidades.

Tanto Ralma como Heku aprovecharon para calentar un poco más antes de comenzar a correr. No quería perder por un accidente, así que Heku se aseguró de estirar bien esta vez. Cuando ya ambos parecían estar listos, Heku soltó una voz –“¡Bien!”- a continuación, se agachó y cogió una piedra del suelo –“En cuanto la piedra toque el suelo, comienza la carrera. ¡Estate atento!”-. Heku lanzó la piedra hacia arriba con todas sus fuerzas, y colocándose en una posición adecuada para comenzar a correr nada más la piedra aterrizase, se puso a esperar, dándole la sensación de que todo iba a cámara lenta.
Finalmente la piedra tocó el suelo, y Heku salió corriendo a fondo. No quería mirar demasiado a su rival porque no quería desconcentrarse y quedarse atrás, pero por lo que podía ver por el rabillo del ojo, ambos iban prácticamente a la misma velocidad. –“Mm…Parece ser que no soy tan rápido como pensaba.”- se dijo Heku para sus adentros. Tras unos largos metros avanzando en línea recta sin que hubiera ningún claro encabezado, Heku decidió intentar poner el asunto interesante. Apretó con todas sus fuerzas, hasta que finalmente, pareció ser que sacó una ligera ventaja del otro corredor. No aguantaría muchos segundos a ese nivel, pero entonces tomó su decisión –“¡Ahora!”- pensó, y a continuación, pegó un brinco girando que desvió el recorrido drásticamente hacia la derecha. Cuando Heku volvió a apoyar los pies, lo hizo sobre la corteza de un árbol, y empezó a correr en hacia arriba de éste definiendo una espiral en el recorrido, ésta vez utilizando el chakra para mantenerse adherido a la superficie del árbol. Una vez llegado a casi la copa del árbol, el pelirrojo pegó un bote de éste y, volviendo a rebotar en la superficie de otro árbol, volvió a caer al suelo, al que cayó aprovechando el impulso de la caída para continuar corriendo.

Toda esta maniobra había logrado que Heku empezase a notar los síntomas del cansancio en su cuerpo, pero aún le quedaban energías para continuar corriendo. Después de aquellos movimientos que había realizado para intentar dejar atrás a Ralma, Heku echó un ligero vistazo alrededor para ver cómo había llevado a cabo todo aquello su rival.

Técnicas usadas:
• Kinobori no Waza(Trepar árboles)
• Rango de técnica:Gennin.
• Entrenamiento:0.
• Sellos:Ninguno.
• Duración:Un turno, el de ejecución.
• Gasto de chakra:20 por turno.
• Descripción: El usuario se le permite escalar árboles concentrando chakra en la planta de sus pies, esta técnica se enseña para tener conocimientos sobre el chakra.
• Extras;Para esta técnica se necesita un stat en ninjutsu de 10.

Stats:
Resistencia = 12

Fuerza = 15

Velocidad = 26

Percepción = 11

Recuento de líneas:
Líneas totales:  103 líneas en Word a Calibri 11


Hablo | Pienso | Narro
El pelirrojo parecía estar de acuerdo con todas las ideas que había tenido para la carrera, la verdad es que parecía tan emocionado como yo al escuchar la idea de que el primero sería el que marcara el recorrido.

Nos pusimos a calentar justo antes de que el cogiera una piedra del suelo y la lanzara, el choque de la piedra contra el suelo marcaría el pistoletazo de salida. Lo cierto es que aquella espera parecía ser eterna pero al final la piedra entró en contacto con el suelo y ambos salimos a la velocidad del rayo.

La situación parecía sorprender al pelirrojo tanto como a mi, para sorpresa de ambos, íbamos a la misma velocidad o la diferencia era prácticamente inexistente. Recorrimos varios metros así hasta que el pelirrojo decidió poner fin al empate apretando con fuerza su sprint y logrando ponerse unos centímetros por delante mía. Era evidente de que enseguida trataría de llevar la carrera a su terreno, y casi lo consigue, pues  se lanzó rápidamente hacia un lado haciendo una curva cerrada. De hecho, tan cerrada que el hecho de curvar me haria ponerme aun más en desventaja, por lo que decidí lanzarme contra un árbol que había justo enfrente. Empleé mis poderes para sacar de mis manos unas pequeñas garras de hueso que me permitieron aderirme con fuerza al tronco, de forma que la energía centrifuga generada al usar este como eje de rotación me impulsó hacia mi contrincante justo cuando este comenzó a escalar un árbol. Por supuesto los huesos  extra ya habían sido ocultados de nuevo, no quería mostrar más información de la deseada por el momento, ni tampoco herir a nadie sin querer.

Ambos corrimos hacia arriba empleando el chakra para adherirnos al árbol, sin embargo el pelirrojo saltó desde la copa del árbol a otro, lo que me vino bien, pues el impulso de su salto hizo que el arbol cediera un poco y hiciera como de una pequeña catapulta que sirvió para añadir a mi salto unos pocos centimetros más, pero lo suficiente como para caer rodando por delante del rival.

Inmediatamente después de realizar el rodamiento continué corriendo aprovechando la inercia – Parece que estamos bastante empatados – dije con  absoluto buen humor, la verdad es que me lo estaba pasando muy bien, y los músculos se resentían como parte del ejercicio, lo que dejaba claro que el entrenamiento funcionaba.

Justo delante en esa misma dirección había un rio, decidí hacer zigzag entre los árboles con el objetivo de despistar a mi oponente mientras realizaba sellos, de pronto una pequeña explosión de humo hizo que en vez de ser uno fuésemos dos, un Ralma se fue corriendo por la orilla del rio mientras el otro salía prácticamente en dirección contraria saltando por los árboles de rama en rama a gran velocidad – A ver a quien sigues ahora – pensé, estaba emocionado, y aun más por saber que haría el genin para averiguar cual de los dos era el original.

Esperaba que no se enfadara por usar una estrategia como esa, pero la verdad es que eramos ninjas, este tipo de entrenamiento era precisamente el que mejor nos iba.
No lo conocía mucho pero algo me decía que no le sentaría mal el hecho de emplear ninjutsu en nuestro encuentro con el fin de hacerlo un poco más interesante.

Habíamos recorrido al menos medio kilómetro, tal vez menos dado que nos habíamos desviado bastante de la meta por el giro que pegó el pelirrojo, pero ahora habíamos vuelto a encauzar la carrera, esto estaba resultando realmente emocionante aunque era plenamente consciente de las agujetas que ibamos a tener mañana, al menos las que iba a tener yo.

Miré de reojo hacia detrás para saber que había hecho el pelirrojo para saber cual de mis dos yo era el correcto.

Spoiler:

Resistencia:15
Fuerza:20
Velocidad: 25
Percepción: 25

Chakra:320 -20 (escalada) -15 (clon)= 258

Spoiler:

95 líneas Calibri 11
Heku estaba bastante confiado de que todo aquello que había hecho para dejar atrás a su rival le había asegurado una ventaja importante, por lo que fue toda una sorpresa para él el echar la vista atrás y no ver a nadie. Al volver a mirar al frente, Ralmaru de repente había aparecido de la nada como si llevase todo el rato corriendo ahí delante. –“¿Pero qué…?”- pensó Heku. El chico dijo que la cosa parecía estar bastante empatada. Parecía que el pelirrojo lo había subestimado –“¡No por mucho tiempo!”- exclamó el joven mientras intentaba alcanzar a su rival.
De repente, pareció ser que Ralmaru decidió devolverle la jugada a Heku, y empezó a correr en zigzag entre los árboles –“¿Adónde crees que vas?”- le dijo el pelirrojo mientras seguía su trayecto desde un poco detrás. Cuando se quiso dar cuenta, la vista del joven se vio nublada por una pequeña nube de humo que había aparecido de la nada. Al atravesarla y recuperar la visión, pudo ver a su rival yendo en dos direcciones contrarias a la vez –“¡Hey!”- gritó el pelirrojo mientras que pensaba en qué hacer. Esta vez estaba en un verdadero aprieto, ya que si seguía al incorrecto, estaba casi asegurado que podía dar la carrera por perdida, así que tenía que tener cuidado con su próximo movimiento.
Sin dejar de correr, le dio con el pie a una piedra del suelo aproximadamente del tamaño de un puño, de forma que la lanzó por los aires y la agarró con la mano derecha. Pegando un salto para tener mejor ángulo, le lanzó la piedra al Ralma que iba por los árboles y continuó corriendo detrás del que iba por la playa. Si era el falso y acertaba la pedrada, se desharía y ya no tendría problemas sobre a quién seguir, y si era el real, solo podía confiar en que lo desestabilizase y lo hiciese caer al suelo, dándole a Heku un pequeño tiempo para intentar alcanzarlo de nuevo. –“¡Espero que no te importe! ¡Ya que tu utilizas ninjutsu, yo usaré un poco de “shurikenjutsu”!- le dijo el joven a su rival en tono irónico. Aunque la verdad es que a Heku le preocupaba que ese fuera el final de sus posibilidades de victoria, pero aún así trató de mantener la sangre fría y no desesperarse antes de tiempo.

Chakra:
+20 de chakra recuperado por post de respuesta en aldea.

Stats:
Resistencia = 12

Fuerza = 15

Velocidad = 26

Percepción = 11

Recuento de líneas:
Líneas totales:  128 líneas en Word a Calibri 11


Hablo | Pienso | Narro
Todo parecía marchar bien, había logrado ponerme en primera posición y confundir al pelirrojo con un ninjutsu que aunque muy básico, había demostrado cumplir muy bien su proposito.

El oponente se fue persiguiendo a uno de los Ralmas por la zona del rio mientras que al otro le lanzó una piedra.

La verdad es que la piedra me sorprendió cuando impactó contra mi espalda haciendo que me desequilibrara un poco, pero no lo suficiente como para hacerme caer ni detenerme.

Seguíamos corriendo a gran velocidad hasta dejar la parte boscosa atrás, ahora estábamos en un lugar sin apenas árboles y con el suelo de tierra sin apenas hierba, esto era así debido a que era una de las zonas principales donde se entrenaba ninjutsu en la academia, también era donde se hacías practicas con taijutsu por lo que el terreno estaba preparado para que no hubiera demasiadas interrupciones en los combates, casi como una pequeña llanura, a nuestra derecha se encontraba el río  que discurría alejándose de la zona de meta.

Miré con el rabillo del ojo hacia detrás para ver al pelirrojo como cambiaba de objetivo para perseguirme ahora a mi, sin embargo, aunque bien era cierto que mi plan no había resultado tan efectivo como planeaba en un principio, me había dado valiosos segundos para sacar ventaja al rival.

Continuaba corriendo, en esta ocasión en dirección a la meta – Eso ha dolido un poco – dije mientras continuaba corriendo claramente refiriéndome a la piedra. Si seguíamos en esta dirección no tardaríamos mucho más en ver la zona que se había acordado que iba a ser la meta, pues el campo de shurikenjutsu estaba muy cerca.

La ventaja era mía, pero estaba claro que el pelirrojo trataría de alcanzarme por alguno de sus métodos, por lo que decidí que había que aumentar todavía más la distancia entre nosotros, sin embargo no sabía como hacerlo, a estas alturas el cansancio era más que notable, y no quería gastar mi chakra con una técnica como la anterior.

Decidí emplear mis poderes especiales para generar unas pequeñas bolitas de hueso casi imperceptibles y dejarlas caer tras de mi sin llamar la atención del pelirrojo, con el propósito de que este las pisara y cayera al suelo, dándome así un poco más de ventaja.

Por supuesto no buscaba que se hiciera daño, simplemente aumentar mi ventaja. Esperaba no delatar de esta manera mis habilidades especiales, aunque tampoco es que me importara demasiado, pues se trataba de alguien de mi propia villa con el que tendría que realizar misiones más adelante

Spoiler:

Resistencia:15
Fuerza:20
Velocidad: 25
Percepción: 25

Chakra: 258

Spoiler:

124 líneas calibri 11
El pelirrojo le lanzó la piedra como buenamente pudo al Ralma que se alejaba por los árboles, y si bien ésta pareció golpearlo, demostrando así que ése era el real, no fue suficiente para derribarlo. Tan pronto como vio la piedra caer y a Ralma recibir el golpe sin deshacerse, dio media vuelta tan bruscamente como pudo y volvió hacia atrás, siguiendo a Ralma por el camino que él había tomado, aunque Heku ya se temía que fuese demasiado tarde para volver a alcanzarlo.

Tras unos momentos de lo que prácticamente podría considerarse una persecución más que de una carrera, ambos llegaron hasta una zona despejada en la que no había nada que pudiera ser un obstáculo para los shinobis. Ralma había conseguido una ventaja importante respecto a Heku, de la que éste no lograba recuperarse. Ralma entonces soltó un comentario sobre lo de la piedra y que le había dolido. El pelirrojo no contestó, sino que simplemente continuó corriendo, centrado en intentar alcanzar a su adversario como si le fuera la vida en ello.

La meta ya se iba acercando, y la fatiga se hacía de notar tanto para uno como para el otro. En la zona en la que se encontraban, ya no había muchos elementos ambientales que aprovechar para intentar sacarle ventaja al otro, pero a Heku tampoco le quedaban muchas energías para alcanzar a su rival. Se podía notar ya la frustración y la sensación de impotencia en el rostro de Heku, que ya podía verse a sí mismo como perdedor. Yendo en contra de su propio cuerpo, el joven intentó sacar energías de donde no tenía para intentar pegar un último acelerón que al menos lo dejara junto a Ralma. Sin embargo, cuando este empezó apretar, de repente pudo notar cómo pisaba algo duro y sus pies resbalaban, cayendo al suelo de frente. Cuando cayó, Heku no se molestó ni en volver a levantarse. Ya no era posible alcanzar a Ralma antes de que este llegase a la meta.

Heku echó la mirada al suelo, para intentar encontrar el motivo de su caída. Pudo ver unas diminutas bolas blancas en el suelo, que sin duda eran lo que lo habían hecho caer –“¿Qué son estas cosas? ¿Piedras?”- se preguntó el pelirrojo. La verdad es eso era lo que menos le importaba en aquel momento. Simplemente se maldijo mil veces a sí mismo por los errores que había cometido y otras mil veces a todo lo que se le había puesto por en medio.

Finalmente, tras darle un duro puñetazo al suelo para desahogarse, Heku se puso en pie, y sin tan siquiera sacudirse la tierra de la ropa, se acercó caminando hasta Ralma. Cuando llegó junto a él, le dijo –“Parece que se acabó. Yo pierdo.”-. Heku hablaba en total calma, pero se notaba perfectamente en su cara su descontento, sobre todo en contraste con su actitud antes y durante la carrera. –“Parece que tendré que entrenar más. Mucho más. Yo ya me voy a casa, adiós.”-. Se podía notar que a Heku no le apetecía mucho quedarse a hablar sobre la carrera, pero esa él simplemente era así, y lo más seguro es que el enfado se le pasara al día siguiente. Antes de marcharse del lugar, se detuvo, y sin girarse, le dijo en último lugar a Ralma –“Ralma, de Ralmaru, ¿verdad? Bueno, tal vez me recuerdes, pero por si acaso, mi nombre es Heku. Que sepas que la próxima vez las cosas serán diferentes.”- y entonces, el pelirrojo continuó caminando y se marchó del lugar.

Stats:
Resistencia = 12

Fuerza = 15

Velocidad = 26

Percepción = 11

Recuento de líneas:
Líneas totales: 166 líneas en Word a Calibri 11


Hablo | Pienso | Narro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.