Últimos temas



ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El vendedor
Misión de rango D

Joder, y vaya que no era el día de la joven ¿Pero cuando lo era? Ella no recuerda muchos días agradables, y mucho menos antes de que el actual tsuchikage tomara el poder, y menos mal que todo esto ocurrió, que, si no, dime tu dónde estaría ahora. Ella no solía ser demasiado alegre, más bien solía estar muy enfadada con el mundo, y hoy no iba a ser la excepción.
Tampoco iba a ser la excepción precisamente en un día lluvioso de primavera como hoy que sus voces iracundas no le atormentaran. Estaba en su casa, con millones de goteras, y alguna que otra rata resguardándose del frío entre las estropeadas paredes. El día parecía que no iba a amainar, y todo era de un tono grisáceo triste, por el cual después de comer algo de pan que se encontraba sobre una mesa, de procedencia desconocida, decidió volver a la cama.
Odiaba, realmente odiaba la maldita lluvia, esa agua solo embarraba todo, y unas horas extra de sueño, no le desagradaba la idea. Pero un sonido tronador tumbaba básicamente su puerta, ¿Qué cojones había sido eso? ¿Un rayo? Decidió no darle importancia hasta que este sonido volvía arremeter contra el trozo de madera que la protegía, pero vaya, ni que este fuera tan resistente como nuestra morena, ya quisiéramos.
Finalmente, de mal humor decidió dar un salto prácticamente de su cama, casi tan rápido como enfadada, pero eso sería mentiros. Aun descalza abrió la puerta casi arrancando el pomo, el agarre de este, la mala fabricación se hacía presente.
Frente a ella un hombre de aspecto dudoso, con cara zorruna, ojos afilados y manos unidas en forma de interés. No lo conocía, pero pensaba que le sonaba, pero no sabía de qué. Empezó a rememorar los sucesos acontecidos hace más de una semana y se rumoreaba sobre unas peleas en los distritos altos constantemente, y esto hablaba sobre un mercader, ¿Sería aquel hombre frente a el? Al menos por su muestra de interés nada más mostrar su rostro, le indicaba que era una persona avara, o eso le pareció.
Su rostro no parecía demasiado amigable pero le formuló sin más preámbulos — ¿Qué quiere? — Parecía tener más educación que de costumbre, eso si que era raro, pero el rechineo constante y agotador de sus dientes era más que molesto, o eso pensaría seguramente.
‘’Soy un mercader de las afueras, pero he tenido problemas económicos, y por eso he de cambiarme a los barrios pobres, como este. Me gustaría que me dieras tu protección, dicen que tu fuerza es sobrehumana para tu edad muchacha’’
Zanjó sus palabras de manera astuta, buscando bailarle el agua y nuestra joven, tras escucharle, elevó el mentón y cerró la puerta sin problema ni atisbo ninguno, sin siquiera dejarle musitar una palabra más, ¿Quién se pensaba que era? ¿Otra matona que cobra cinco duros por deshacerse de la peor calaña? Joder, ni de coña, para empezar no salía trabajar por el hecho de dinero, pero mucho menos despedazaría a alguien llamado por otra persona aun peor, aunque no lo supiera era lo que le daba la impresión. Los sonidos en la puerta volvieron a emerger, rompiendo su silencio, pero su revoltijo en mente, y esta vez abrió la puerta como si la fuera a arrancar, sabiendo de buena tinta que volvía ser aquel rufián.
— ¿Qué cojones? Lárgate — Dijo antes de que este desellara los labios, y por un segundo se le notaron los huevos en la garganta, soltando un fino hilo de voz, casi inaudible. ‘’B..bueno, mis disculpas my lady. S.. Si lo desea le ofrezco alguna que otras monedas por ayudar a mudar mi negocio de antigüedades, por favor’’ En ese momento las gotas sudorosas eran evidentes en el rostro del hombre, y sin siquiera poder contestarle le dio una pequeña cantidad de dinero a la más joven. ‘’Por las molestias’’ y acto seguido desapareció en la lluvia prácticamente.
Jun gruñó, no quería ir, y mucho menos con esa mierda de día y la casi minúscula bolsa entregada, pero sin cerrar la puerta pasó a ponerse los zapatos y a sacar su paraguas birrioso, con algún que otro agujero, de aspecto oriental. No quería ir, el día era muy desfavorable, pero no le gustaba recibir dinero gratis, ya que parecía prácticamente que le había intimidado.
El paraguas no la resguardaba de absolutamente nada, ni por mucho que se esforzara, acababa empapado alguno de sus hombros. Finalmente nombró. — Doton: Moguragakure no Jutsu— Dijo para ocultarse en el embarrado suelo y comenzar su marcha constante, apareciendo y desapareciendo por media villa, dejando está llena de hoyos por la ocultación, evitando mojarse en una gran mayoría.
Ya estaba acercándose al lugar, que fue anteriormente mencionado, pero de pronto vio una sobra sobre ella, y pensando que se trataba del bigotudo vendedor soltó un…. —  Doton: Shinjū Zanshu no Jutsu— Dijo la musculada para cambiar de posición, —  No creas que quiero tu birrioso dinero, pero me debes un favor— dijo y mirando al frente, dentro del local lleno de cajas, vio al señor con bigote, asustado, mirando hasta donde se supone que debía de estar el cuerpo del contrario, ¿Qué cojones había pasado? Miró hacia abajo intentando encontrarse un cuerpo enterrado, como el de algún clon pero en este caso fue el de un señor enfadado, con malas pulgas. Este salió casi sin problema de la tierra y se abalanzó por el aire hacia el cuerpo de la fémina, los sellos fueron muy veloces de parte de ella, y resquebrajó la tierra en unos segundos rapidísimos.
—  Doton: Shinjū Zanshu no Jutsu— Dijo en una exhalación, y la muralla fue inminentemente contra la cara del adversario, cortando su paso. Sin dudarlo ni un segundo dirigió un puño cargado de chakra para romper aquella pequeña fortaleza, y de paso reventarle su estúpida y horrenda cara, y si, parece que había funcionado. Este estaba mareado, no se esperaba la naturaleza violenta, y volvió a atacar la joven sin preámbulos una vez más, por si las moscas. —  Doton: Gaia no Kenshin  — para formar finalmente una gran grieta guiándose hacia su adversario, que era un pelele, sin precedentes, un simple aldeano normal con fama de matón. Directamente una estaca de piedra le atravesó empujándole por los aires, y este jadeo, el cansancio era evidente.
Agarró al vendedor como siempre, otra vez enfadada —  ¿Quién era ese subnormal?  — este tembló bajo sus manos y musitó un simple ‘’Gracias, era el matón que me atormentaba, ahora carga esas cajas nos iremos rápido de aquí’’
Y así es como una vez más la noche se meció, haciéndola casi mimética, con una brisa primaveral de lo más agradable. Quizás el día no fue tan malo, reventó a un inútil y gano unas monedas, y eso que dijo que no iba a hacerlo, pero su propia metedura de pata le hizo tener que actuar finalmente, aunque repetimos, que ella dijo que no lo haría.
Estaba agotada, el uso de chakra fue más del normal y del considerado, y no pensaba fallar una vez más. Cogió las cajas con polvo, que pesaban como un quintal cada una para portarlas y cargarlas hasta el nuevo local, de mal hacer, que era más que obvio que sus materiales los haría hasta un niño, pero quizás allí ese hombre tendría paz.
Una vez terminó decidió sacudir sus ropas, y tomar una bola de arroz pedida con parte del dinero por esta pequeña misión, engulléndola, casi imperceptible en su mano por unos segundos, agradecía de buena gana que por un día sus voces no fueran constantes, porque aunque le costara discernir miles de veces de la realidad, en los días más tranquilos y menos tormentosos para ella podía reconocer sin problema alguno que estaba como una jodida cabra.

By JeuNMF


Nombre: El vendedor.
Rango de la misión: D
Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar:Iwakagure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Un vendedor está siendo acosado debido a ciertos problemas, por lo que ha decidido mudar su tienda a otro lugar de la aldea. Tu objetivo es ayudarlo en la mudanza en todo lo que puedas.

Total de líneas: 91 líneas
Entrenamiento: +4 técnicas en doton. DOTON APRENDIDO-
Stats extra: 2 misión de rango D, para el conteo.
Justificación: Uso de las 4 técnicas que me faltaban para tener doton, en la pelea contra un matón.



✓TEMA CERRADO
Shinobi's Justice

Misión y entrenamiento aceptado, procederemos a actualizar tu perfil.


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.