Últimos temas
» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A martillo y hoz
Misión de rango C


Quizás no era el día más afortunado para desquiciar a nuestra protagonista, la morena no tenía buen carácter hoy. Bueno, corrijo, ni ahora ni nunca, quizás siempre se levantaba de su estropeada cama con el pie izquierdo, que se yo.
Era primavera, y eso se notaba en Daichi, las parejas caminando de la mano, felices y campantes, las mujeres más arregladas de lo normal, maquillándose a base de carboncillo, tanto que no parecían ellas mismas, y cuando lloraban… ¿Qué decir de cuándo lloraban? Parecían de raza negra, en vez de mujeres tímidas envueltas en una capa densa de este extraño material, Jun era de las que opinaba que la belleza natural era más que suficiente para atraer a alguien, ya que los productos se iban de tu piel, y rechazaba constantemente a cualquier mujer que se le acercara con dicho potingue para embellecerla. Estaba harta de que cada vez esto ocurriera antes, ya sintiéndose como una vieja, pero joder, era verdad. Si de verdad estas féminas pensaban que estaban atractivas, la respuesta es no, y si no que se lo pregunten a los mineros que habitaban las zonas pobres.
El tiempo era soleado, incluso sofocante, estar sobre las montañas le hacía pensar que estaba más cerca del sol, su incultura era grande, pero bueno, dicen que el no saber es de agradecer ¿no? Dejemos eso para más adelante. Los rayos del sol estaban en plena orden, delineaban los caminos, iluminándolos, haciéndolos esplendorosos, pero que no se lo digan a los pobres, que buscaban esconderse, para que cuando las batidas del feudal Shinichi acontecieran, no les mataran por no dar lo necesario al imperio, o así es como se rumoreaba.
Quizás las pocas flores del país se hacían presenten, abriéndose para recibir estos rayos, estas básicamente mustias, ya que crecían en lugares insospechados, mal construidos, o incluso alguna pared en la que el musgo se hacía latente, ya ennegrecido por las falta de nutrientes, que este país y mucho menos una pared le podía otorgar. Los ropajes verdes y oscuros se paseaban por los distritos, rugiéndole el estómago, tocándolo con las vendas de sus manos.
— Joder... que puto hambre. —Masculló entre las tiendas, mirando con tono lastimero, viendo si algún tendedero le entregaba alguna sobra, especialmente el de los nikkuman, esas ricas empanadillas finas, blancas, rellenas de carne picada, de dudosa procedencia, pero era mejor eso que comer cosas de la basura, en eso estamos de acuerdo Jun, sus voces y yo. Pero no, el tendedero se rehusó, así que volvió a emprender el camino, ya sin cara de pena, ya que no quedaba persona o puesto al que mendigar con esa cara de enfado.
Iba a toda velocidad buscando algo desesperada buscando algo a que pegarle bocado, cuando un ninja de rango superior le paró ‘’¿Jun, a donde vas con tantas prisas?’’ Al alzar sus ojos de diferente color, por muy leve que fuera, consiguió distinguir al hombre frente a ella, era el mismo superior que le asignó la última vez otro recado, y estaba dispuesta a correr, pero sabía que esta vez no sería posible, por el cual obedeció y prestó ambos oídos a escucharle.
‘’Masao Hon, nuestro querido Tsuchikage, parece que está reunido con algún Kage de una aldea aliada, buscamos ninjas que estén por la labor de controlar a cada uno de los que intenten traspasar nuestras fronteras, ¿Nos ayudas?’’
Ante todo, a Jun se le iluminó la cara, era hacerle un favor al manda más, y ella sabía que eso es importante, como devolverle los mil y un favores que hizo por todo su pueblo, y afirmó con el rostro serio, aparentando enfado, cuando realmente quería denotar su alegría por la encomendación dada recientemente por el superior.
Miraba al muchacho, con barba, y le acompañaba con cierto disimulo ,levemente alejada de el, para que este le llevara al destino de la misión que bien conocía, por donde entraban los héroes o difuntos en batallas y especialmente las grandes mercancías.
Pero de camino el cocinero que vendía aquellas deliciosas empanadillas espetó ‘’¡Eh Kantai, toma!’’ , el superior alzó su mano enguantada por un protector y atrapó uno de los deliciosos nikkuman, este hizo un gesto de reverencia como agradecimiento, y la cara de la Matsuoka cambió, ella también quería, tanto que parecía prácticamente que estaba babeando, dejando un rastro como el de un caracol o una babosa, animal más que mitológico para los ninjas curanderos de la aldea de Iwagakure no Sato.
Minutos caminando y cuando dicha empanadilla ya estaba casi terminada, el hombre se la lanzó a las manos de la morena, y esta sin decir nada, directamente la engullo, manchando su mano y sus vendas, seguro que días después el olor sería putrefacto, pero todo allí lo era.
Esta llegó a la puerta, y le dio las gracias tras el deshecho de la comida, pero su estómago seguía gruñendo. La dejó a unos metros más alejada de la puerta para que controlara el perímetro y se despidió de ella con un descortés saludo militar ‘’¿Te lo encomiendo eh? No me decepciones’’. Esta asintió y levanto su mano, tiesa como un árbol para despedirlo.
Cuando este desapareció de su vista decidió tronar sus huesos, todos ellos, especialmente haciendo hincapié en los de su mano, sus nudillos y cada una de sus falanges, para finalizar con el cuello, haciendo un fortísimo crujido. — Bien, allá vamos —
La muchacha se preparó, y a lo largo del día los transeúntes eran evidentes, de uno en uno los fue revisando, parecían que todos estaban en orden, o eso parecía. Los ninjas se colocaban en horas punta en fila para que el procedimiento fuera mucho más fácil, pero a Jun no le importaba, su gesto de disgusto era muy obvio, para absolutamente cualquiera.
Las horas pasaban, el temporal de calor amainaba, y llegaba la tarde, tarde en la que ella se sentaba, a meditar, como todo buen taoísta, inspirando, siempre que pasaba algún ninja frente a ella, mirándole con un ojo entreabierto, a no ser que este pasara frente a ella.
— • Doton: Kurei kongōmono— Dijo la muchacha, viendo que tras un tiempo, sus pies y progresivamente sus piernas, se iban haciendo de barro. Le habían mostrado esta técnica para ocultarse de los demás, y desencadenar ataques, y si algo sabía hacer la joven Matsuoka, nuestra protagonista era eso mismo, atacar, aunque a ella eso de trampear no lo llevaba demasiado en la sangre, solo para atacar con más fuerza de la normal, al pillar a su enemigo desprevenido, y de pronto un ninja de pelo blanco pasó frente a ella e inmediatamente se levantó del suelo, deshaciendo la técnica.
— ¿Eh tío, ¿a donde vas?— Le agarró del hombro desde atrás y este con una hábil maestría le aparto la mano de un manotazo, y ella solo retiro uno de sus pies hacia atrás, preparando uno de sus puños para el combate que parecía avecinarse— Identificación, ya. Nuestro líder quiere asegurar los pasos fronterizos— Dijo con muy mala cara, quizás tanto como con la que se despierta, pero oye, que el muchacho no vaciló y se negó, incluso no llevaba protector de ninguna villa y eso le hizo sospechar más de lo debido, y sin duda alguna, ella arremetió contra el con fuertes puñetazos, sin apenas rozarle ¿Quién era? Sus voces gritaban dentro de ella con rabia e ira asesina, he inmediatamente volvió a su cabeza otra de las recientes técnicas aprendidas, de la misma naturaleza que la anterior. —  Doton: Dochū Eigyo no Jutsu—, pero esta vez para ocultarse durante unos segundos, para evitar uno de los golpes del muchacho, que se dirigía con un chakra de color verdoso a la cara de la morena, pero gracias a su nueva técnica pudo esquivarlo sin preámbulos, ¿El tipo estaba loco? ¿Pretendía matarla? Ella no sabía a que se debía ese chakra verde, pero sin duda alguna, sabía que  no estaba siendo bueno, y que tampoco sería bueno exponerse a ese golpe, no mortal.
Tras esquivarlo y ponerse en postura de guardia el joven mascullo y se dirigía de nuevo a ella, mientras ella, no retiraba su mirada desafiante y con muchísima firmeza dijo, sin dudarlo ni un solo segundo soltó de sus secos labios —  Doton: Gansetsukon—, e inmediatamente la joven portaba un bastón de material terroso, marrón, algo seco por el del entorno y una vez completamente creado, lo empuño con muchísima fuerza. Sus miradas fueron desafiantes y la Matsuoka se dirigió directamente hacia su enemigo, tratando de noquearlo, moviéndolo de una manera no demasiado embellecida o artística, pero lo suficiente era que buscara un golpe certero, para acertar y entregarlo a la autoridad. No pensaba fallar demasiado tiempo más en su misión, y es que su cara lo decía todo. Esta no estaba demasiado contenta con este suceso, y dejarle sin consciencia alguna parecía lo más efectivo, pero tras unos cinco minutos este seguía esquivando, y las voces y ella misma no parecía demasiado alegre por el hecho. —  ¡Serás hijo de puta!—, espetó para lanzar el bastón como si fuera una jabalina contra la cara del joven y este parecía estar entretenido, y al ser destruido contra el suelo tras otros de sus esquives, le golpeó con muchísima fuerza estas piedras y eso fue lo que usó la mujer para dejarle en un estado inmóvil, desplomándole contra el suelo, y es que la fuerza de esta era demasiado bruta, tantísimo que asustaría y sorprendería a un ninja de rango superior, suponía que por eso destacaba en mucho de sus exámenes, pero únicamente en los físicos, ya que era una completa negada para los exámenes de carácter psicológico.
Finalmente, esta le cargó, casi de igual forma que un saco de patatas, casi, porque a un saco de comida de seguro lo trataría mejor, pero con el cabreo que llevaba no iba a hacerlo. Abandonó su puesto para llevar ese cuerpo malherido a su superior, para mostrarle lo bien que había trabajado, pero de camino, y ya que estaba practicando un poco sobre ninjutsu, decidió recubrir su cuerpo completamente de tierra, por si algún enemigo le atacaba, y es que entre sus paranoias y las voces era algo más que obvio que esto ocurriría. —   Doton: Iwa no yoroi—, en este caso la tierra la recubrió y la protegía sin duda alguna, de cualquier pequeño golpe, de carácter físico.
Finalmente ya era de noche y frente a la figura de su superior tiró el saco, perdón, el hombre de identidad no conocida, y coloco sobre el  una sonrisa. —   Trabajo realizado jefazo— Parecía contenta, y el saco con monedas de aquel mundo llamado Daichi era depositado en sus manos, por fin tendría una cena algo más digna de lo que acostumbraba a tener.

By JeuNMF


Nombre: A martillo y hoz.
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 450 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Iwakagure no sato.
Número de post: 60 líneas. (Calibrí,11).
Descripción: Todos saben que Masao, el actual Tsuchikage peca de honestidad e igualdad social. Es un gran hombre y luchador, pero es hora de hablar con los demás Kages, y es un poco maniático. Mantente en las puertas de la aldea y cachea a cada transeúnte para que él se sienta cómodo. En uno de los cientos de personas que cacheas resulta ni siquiera ser de la aldea. Sácale tras una violenta pelea y díselo a tus superiores.


Total de líneas: 121 líneas
Entrenamiento: +4 técnicas de dotón.
Stats extra: + 4 Taijutsu. 1º Misión para el conteo hasta los próximos stats extra.
Justificación: Ya que trata de golpearle físicamente al enemigo.



✓TEMA CERRADO
Shinobi's Justice

Misión y entrenamiento aceptado, procederemos a actualizar tu perfil.
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.