Últimos temas
» [Inscripciones de HALLOWEN] Recolecta fantasmagórica
Hoy a las 6:57 am por Alice Margatroid

» Misiones rango D
Hoy a las 12:44 am por Amaru

» {Actividad} Comparte sabiduría
Hoy a las 12:30 am por Amaru

» [Ficha] Amaru Hyuga
Hoy a las 12:10 am por Hawk Eye

» Registro de Aldea
Ayer a las 11:35 pm por Hawk Eye

» Que tal todos! ^^
Ayer a las 11:06 pm por Diarmuid Kavalier

» Registro de PB
Ayer a las 10:14 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru [Cronología]
Ayer a las 9:40 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru
Ayer a las 9:36 pm por Hawk Eye

» {Guía} Reglamento
Ayer a las 9:03 pm por Amaru

» Misión rango D nº13: Entusiasmo
Ayer a las 8:46 pm por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Ayer a las 8:10 pm por Hawk Eye

» Registro de Recompensas
Ayer a las 5:08 am por Hawk Eye

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Ayer a las 4:41 am por Akira Senju

» [Juego]¡Comenta el opening y postea otro!
Ayer a las 2:27 am por Kazuo D.

» [Juego] Ojalá
Ayer a las 2:24 am por Kazuo D.

» [IMPORTANTE] Búsqueda de staff
Ayer a las 1:29 am por Staff SJ

» [Evento] ¡Festival Odayabasu!
Ayer a las 12:42 am por Dream Maker

» Svel - Diagonalización
Ayer a las 12:18 am por Svel

» Misiones rango D
Ayer a las 12:14 am por Hawk Eye




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Había sido una semana bastante provechosa para Kaminari, quien poco a poco comenzaba a ponerse al día con sus deberes como ninja. Estaba entrenando de forma más o menos rutinaria, y aunque algunos días estaba demasiado cansado y decidía tomarse el día libre, ya era un gran progreso para abandonar la vida de gandul en la que llevaba sumido desde muy pequeño. Se sentía mucho mejor ya que tanto el entrenamiento como las misiones le cansaban lo suficiente para que se durmiera poco después de regresar a casa, cosa que antes no ocurría ya que tenía de costumbre trasnochar y su ciclo de sueño estaba hecho un completo desastre. Segundo, al hacer más misiones disponía de más ingresos y por lo tanto podía mejorar su alimentación. Su ritmo de trabajo y carga física que este suponía no le dejaba más alternativa que recurrir a una alimentación sana, alta en carbohidratos y verduras si no quería acabar muriendo de tanto comer porquerías. El despertarse cada día temprano, alimentarse correctamente y un rutinario ejercicio físico le había llevado a sentirse mejor y más sano de lo que se había sentido en toda su vida. Satisfecho con sus progresos y contento por sus avances en lo de dejar de vaguear por ahí, se sentía extremadamente realizado, como si por fin estuviera haciendo algo provechoso con su vida.

Mientras todos estos pensamientos rondaban su cabeza, caminaba por la calle central de Iwagakure, con tiendas y puestos de comida ambulante a ambos lados. El olor de unos dulces recién hechos le abrieron el apetito, además de que llevaba un rato con eso de la abstinencia. Meneó el bolsillo un segundo y al oír el sonido metálico propio de la calderilla, decidió que se merecía un premio por lo bien que lo estaba haciendo últimamente. Se acercó al puesto de donde venía el agradable aroma y compró un dulce con deliciosa apariencia. Satisfecho, continuó caminando mientras mordisqueaba su auto regalo cuando de repente notó algo fuera de lo común.

Una de las personas a su lado se quejó en voz lo suficientemente alta como para que Kami pudiera oírlo que alguien que le había empujado al pasarle fuera con más cuidado. El extraño transeúnte pidió disculpas sin siquiera darse la vuelta y continuó caminando a una velocidad demasiado rápida como para una caminata normal. Llevaba prisa, eso seguro, pero lo que más intrigó a Kami fue su atuendo. Llevaba una extraña gabardina que le cubría hasta las rodillas, de color tierra, y su rostro no era visible ya que estaba oculto con una capucha. No cabía duda alguna de que se trataba de una persona extremadamente sospechosa. A Kami le entró curiosidad, “No suele verse alguien así por las calles cada día, no será… ¿no será alguien peligroso, verdad?” Una gran ansiedad inundó la mente del chico. ¿Y si era, realmente, una amenaza para la aldea? Sabía que juzgar a la gente por su apariencia y primeras impresiones no era para nada correcto pero, ¿no es eso lo que hacen todos los seres humanos? ¿No es un comportamiento propio de la gente crearse una idea anticipada de las personas e ir moldeándola y puliéndola más adelante de acuerdo a la nueva información que obtiene de esa persona? No tenía tiempo que perder, si realmente era alguien peligroso o con dudosas intenciones debía rastrearlo y averiguar lo que quería hacer. Si no, lo peor que podría pasar sería que estuviera un rato persiguiendo a un pobre señor con prisa para llegar a su casa o algo por el estilo. Las consecuencias de esto ni se acercaban a lo que podría ocurrir si su corazonada era cierta y se trataba de alguien peligroso a quien decidiría ignorar.

Le dio el último bocado a su dulce y masticó los restos de caramelo roto que había en su boca mientras aceleraba su marcha hacia el misterioso encapuchado. Dejó caer en el suelo el palo de madera en el que antes estaba el dulce y observó, cuidadosamente, al individuo en cuestión. Había unos 7 metros entre los dos y lo único que le haría sospechar era ver a Kami caminar a su misma marcha acelerada por lo que el chico fue cambiando un poco su recorrido por la calle para no estar justo detrás de él. Debía tener cuidado de no molestar a ningún transeúnte ya que este podría llamarle la atención y el hombre sospechoso se daría cuenta de que alguien le estaba siguiendo. Con todo el cuidado que le permitía caminar a esa velocidad Kami fue esquivando a la gente sin nunca perder de vista a su objetivo. Así continuó siguiéndole durante más o menos diez minutos, los que se hicieron los más largos de su vida.

Su corazón estaba acelerado, su respiración era irregular y gotas de sudor comenzaban a brotar por todo su cuerpo. Correr era una cosa pero caminar a toda velocidad sin entrar en carrera era más difícil de lo que jamás habría imaginado. Sus piernas comenzaban a dolerle y sentía un malestar en el tobillo, un ardor en los pulmones y si seguía así la temperatura haría que su cabeza comenzara a dar vueltas. Por suerte o por desgracia el misterioso individuo tomó un brusco giro y entró a uno de los callejones laterales que partían de la calle principal. Kaminari entró en pánico, aceleró todo lo que pudo hasta que incluso empezó a correr y al asomarse al callejón sus peores sospechas se confirmaron. Lo había perdido.

La callejuela en la que había entrado el sospechoso era muy estrecha, había un par de cajas de cartón, un charco y una verja de unos 5 metros en un extremo. Era un callejón sin salida. “MIERDA.” Maldijo Kami mientras se apoyaba en una pared para recuperar el aliento. Líneas de sudor le recorrían la cara, empezando por el pelo y la frente y concluyendo en la nariz y barbilla, donde se volvían gotas que caían al suelo a cantidades insanas. Su cabeza empezó a dar vueltas y sus ojos se nublaron, tenía un flato mortal y la marcha le había dejado los  pies destrozados. “Q-que… qué demonios ha pasado…” Pensó. “Es un callejón sin salida, una persona normal no podría desaparecer así como así…” Se secó la frente con la manga y comenzó a observar la callejuela. “La verja es demasiado alta como para subirla tan rápido y en las paredes no hay nada donde agarrarse para subir... la única opción es que fuera un ninja…”

Un repentino escalofrío le recorrió todo el cuerpo. Todo el calor y ardor que sentía se volvió un cortante y apabullante frío cuando, en su cabeza, logró conectar todos los puntos. “Eso es… tiene sentido que fuera un ninja pero… ¿cómo ha huido?” Su sudor se tornaba frío cuando comenzó a revisar las alternativas. “Si… si era un clon podría haberse esfumado. También podría usar la caminata vertical para subir rápidamente la pared… pero… ¿y si…?” La última alternativa era la que más le aterraba. “¿Y si ha usado el manto de invisibilidad?” La mera idea le hizo cesar su respiración mientras su corazón latía a mil. Estaba claro que se había dado cuenta de que alguien le seguía así que para perderle se metió en el callejón y aprovechó para huir pero… ¿Y si no fue así? ¿Y si el potencialmente peligroso ninja seguía allí, observando a Kami oculto en un manto invisible?

Lo único que sacó al chico de su ataque de ansiedad fue divisar un objeto en el suelo, justo delante suya, era un pergamino del que no se había dado cuenta hasta entonces, justo debajo de sus pies. Se agachó dubitativo, casi temblando a recogerlo. Su mano se paralizó un instante antes de agarrarlo pero, finalmente se decidió a tomarlo del suelo. Lo que ocurrió a continuación casi le hace soltarlo del susto, el pergamino, de alguna misteriosa manera, se sintió húmedo al contacto y la mano de Kami acabó toda pringada de barro. Al casi ataque al corazón le siguió otro cuando, sin razón aparente, en el pergamino comenzaron a aparecer misteriosas inscripciones, inentendibles para el chico, que de un arrebato comenzó a correr con todas sus fuerzas hacia la oficina del kage.

¿Se le había caído al transeúnte? ¿Era una trampa, una bomba? ¿Lo había dejado allí sabiendo que Kami lo recogería y era para librarse de él? ¿Es cierto que estaba oculto bajo un manto invisible y había visto la cara del chico? ¿Le habría visto recogerlo? ¿Es algo importante y querría recuperarlo? Todas estas preguntas se le pasaban por la cabeza, casi al mismo tiempo, mientras corría cuesta arriba como jamás había corrido en toda su vida. Sus piernas apenas le respondían, su respiración era tan errática que posiblemente sus pulmones acabarían hechos un desastre, la cabeza le daba vueltas y casi no podía ver por dónde iba de lo borrosa que se tornó su vista, pero de alguna manera siguió avanzando. Un paso más, solo un paso más, le pedía a su cuerpo. Cuando llegó a la oficina no pudo más que desplomarse en el suelo en medio de todos, con el pergamino firmemente agarrado y las únicas palabras que su seca y desgarrada garganta pudo permitirle. –Al Tsuchikage… impotante…- Tras esto no pudo pronunciar una sola palabra.

Los que trabajaban en la administración decidieron ayudar a Kami agarrándolo de los hombros y llevándole hasta el Tsuchikage, quien tomó el pergamino, dubitativo, pero tras echarle un vistazo su tono cambió completamente de su típica serenidad a una mezcla de preocupación y alarma. Tras esto le agradeció a Kami el llevarle el pergamino y, tras escuchar su historia, le entregó un saco con más monedas de las que podría ganar aún si trabajara una semana entera sin descanso, y le mandó que se fuera. Una vez recuperado, Kami pudo recapitular con más claridad lo ocurrido. El Tsuchikage parecía preocupado al ver el pergamino, obviamente sabía de qué se trataba o al menos tenía una ligera idea de que era algo alarmante. “Me pregunto si habré hecho lo correcto…” Se dijo Kami mientras caminaba hasta su casa.

Datos de la misión:
Nombre: Pergamino de barro. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Iwagakure no sato.
Número de post: 80 líneas. (Calibrí,11).
Descripción: Como de costumbre en el regreso de una de tus misiones de bajo rango, ves a un misterioso ninja que va caminando por la ciudad, más apresurado de lo normal. Pero ves como le cae un pergamino de la extraña gabardina que porta. Al cogerlo este te pringa toda la mano de barro y comienzan a escribirse unos caracteres desconocidos sobre el papel. Tu deber es correr lo máximo que puedas portándolo hasta la oficina del actual Tsuchikage y entregárselo. Este te agradecerá la fidelidad y te pagará, pero notas que cuando sales del despacho, parecía  bastante preocupado por el pergamino.

Líneas requeridas: 80
Líneas realizadas: 110
Líneas sobrantes: 30

Stats que pido subir con las lineas sobrantes: +1 Velocidad, toma 25 líneas (stat entre 11 y 20)
Justificación: Todo lo que he corrido durante lo que ha durado la misión


~~ Hablo (#990033) - "Pienso" (#009966) - Narro -  Umeko Rina (#ff6666) ~~

✓TEMA CERRADO
Shinobi's Justice

Misión aceptada, procederemos a actualizar su perfil.


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.