Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Al fin una misión de verdad, aquellas que consistían en lavarle el culo a los aldeanos luego de que cagaban ya se habían apartado por hoy, la sensación de esclavitud por igual, luego de tantas labores comunitarias por fin había llegado una misión de buenos fines a mis manos, ¿De qué se trataba aquella misión? El señor Toriyama necesitaba la ayuda de un par de ninjas para deshacer los malos tratos de un “mafioso” de la aldea, ¿Por qué se dejaba extorsionar? No tenía mucha idea, debería saber que si algo le ocurría a su local los shinobis de la aldea estarían al tanto y encarcelarían con rapidez a aquella banda que lo hacía sufrir, y si se me permitía analizar con rapidez, seguramente él no era la única persona a la que extorsionaban pero si el único que tenía el valor para montar una denuncia contra este hombre. Conocía muy bien el local, muchas veces había ido a comer en el sitio, por lo tanto conocía al dueño, sería fácil hablar con él sin ningún tipo de problema en que el me explicara con fluidez lo que en realidad estaba pasando. Emprendí marcha al local con velocidad, mientras más rápido hablara con el más rápido iría a encarcelar al tipo, no obstante debía esperar a mi compañero, ya tenía más o menos la forma en que lo localizaría, mi objetivo principal en aquel entonces era hablar con el señor Toriyama luego tendría lo demás.

Me encaminé al restaurante a paso veloz, eran aproximadamente medio día, las personas en sus cosas, el calor abrumaba el sitio y el entusiasmo claramente se podía notar en mi persona. Al llegar al sitio lo primero que llegó a mi fue el olor a ramen recién hecho, sacudí un poco la cabeza para despejar el hambre de aquel momento y me encaminé hasta el punto donde se encontraría el dueño de aquel local. Al entrar a la oficina me encontré con un tipo gordo y de aspecto frágil “Gracias a dios llegas” comentó desde un principio -¿Qué es lo que sucede?- “Oh por dios, no te imaginas, un hombre y sus secuaces me han estado molestando, debo pagarles un gran porcentaje de las ganancias para que no destruyan el local, estoy desesperado” -¿Qué pasa?- insistí “Hoy vienen, debo preparar el dinero, he pedido ayuda a los shinobis para que acaben con ellos, solo faltan minutos para su llegada” dentro de las tonterías que decía y su desespero lo último que dijo fue lo realmente interesante -¿Ya vienen?- “Si, en diez minutos están por su cobro” decía el hombre buscando una caja con el dinero dentro –Yo me encargaré de esto- aun no había visto al shinobi que me habían informado estar conmigo para susodicha misión, no obstante confiaba en que llegaría antes de esos veinte minutos- si no llegaba tenía que hacer aquella misión solo –Dentro de dos horas tendrá noticias de su dinero- dije asegurándole –Si viene otro shinobi dígale que lo estoy esperando en la mesa de la esquina- había una mesa algo oscura en una de las esquinas del local, salí de la oficina y quité mi bandana ¿Por qué lo hacía? Si los maleantes llegaban a verme probablemente se asustarían y no cobrarían hoy, por lo tanto eso no era conveniente, también estaba al pendiente por si otro ninja entraba por las puertas principales.

30 Lineas
Mis movimientos eran veloces y sincronizados, mis pisadas firmes e instantáneas… Corría a gran velocidad, desafiando la ley de gravedad en muchos de mis movimientos, los cuales constaban en correr través de paredes y superficies de madera las cuales conformaban aquellas estructuras de la aldea. Entre largos y precisos saltos podía moverme y elevarme por los aires, acortando así el proceso de los puentes interconectados de árbol al otro, dotándome automáticamente de un plus de tiempo respecto al punto limite. Desde que me fue entregado el pergamino lo leí y note que iba un poco tarde, aunque ya se me había informado que mi compañero de misión ya se encontraría dialogando con la victima de extorsión, cosa que podría facilitar un poco mi parte del trabajo al no tener que socializar con ser tan inútil como aquel. Más en la actualidad en la que vivíamos, sin ineptos como él, no existiríamos shinobis como nosotros, cualificados para hacer el trabajo pesado y combatir contra peces más fuertes que los comunes. Mientras aterrizaba en otras superficies de los árboles y estructuras, continuaba con mi camino a gran velocidad. Mis ojos giraban de un lado a otro mientras calculaba con simple vista la distancia que podría alcanzar entre mis saltos, así mantendría un pequeño control en la fuerza inquirida en mis movimientos. Ya pudiendo divisar el lugar, termine detenerme justo en la entrada del mismo, observando el deteriorado edificio cuyo dueño había solicitado los servicios ninjas. Desde hace un tiempo que no realizaba una misión con tal grado de peligro, más que labores cotidianos que podían ofrecerle a un gennin, más sabía que el potencial que debieron ver los examinadores en mí era más que suficiente para que me empezaran a encomendar tareas de mayor calibre.

Con mi mano aparte la puerta del lugar, misma que abría hacia dentro y automáticamente cerraría tras de mí. El espacio era grande, ósea que en algún momento tenía una temporada alta de ganancias y otra baja, como para mantener decorado y presentable el interior más que el exterior. Habían más de una decena de mesas repartidas por el local las cuales más de la mistad estaba llena de transeúntes, debía admitir que el aroma a comida fresca era tentador y hacia estrujar mi estómago, mismo que clamaba un platillo del lugar para saciar mi hambre. No podía reconocer quien era mi compañero, así que llegue a pensar que estaría en la cocina hablando con el dueño, entre pasos calmados termine entrando a aquella sala donde vería al cerdo humano que clamaba ayuda con la mirada, de seguro era el dueño o mejor dicho; era el dueño. Una deducción bastante arriesgada y superficial, más lo crei con firmeza hasta cuando me acerque a hablar con él. – Supongo que ya se os ha dado una charla informativa. ¿Dónde se encuentra mi compañero? – Pregunte directamente, pues no estaba ahí para jugar y mucho menos aguantar el chirrido de un animal asustado como lo era aquel hombre. Este no tardo en señalar la posición de otro shinobi, cosa que me hizo dudar de la convicción entre sus palabras, pues a pesar de tener un cuerpo robusto y grasiento, terminaba por ser un simple conejillo tras tan horrible apariencia, delatando al shinobi con facilidad.

En otro caso, llegase a asesinarlo sería por culpa del hombre quien podría delatar a cualquier con tal de mantener su supervivencia al cien por ciento. Salí de la cocina y camine con un paso lento hacia la posición del pelinegro, parecía que no era el único que pensó en no llevar su bandana ninja, ya que de lo contrario terminaríamos arruinando la misión. Me senté en una silla al lado de la mesa para así tener una vista mejor del lugar, luego observe por un instante al sujeto. – Tu debes ser el otro ninja, obviamente. Mi nombre es Haine. – Me presente, mostrando una calma inquebrantable y una voz suave al hablarle, parecía inalterado y totalmente sumiso a la situación, lo cierto es que mi actitud era difícil de quebrantar. – Haremos esto fácil, llegan y los dejamos tan mal como para que se planteen vender dulces por los locales para subsistir. – Propuse, mirándole directamente a los ojos, sin siquiera mostrar remordimiento alguno más que acabar con la escoria que empezaba a crecer en la aldea.
44 Lineas.


No había pasado mucho desde que me afiancé en aquella silla hasta observar un chico entrar con toda la confianza del mundo, como si el local fuera suyo ¿El extorsionista? No lo creía, venia solo, según el viejo me había contado siempre estaba acompañado de otro tipo, un secuas según tenia entendido, no obstante el modus operandi podría cambiar en realidad, pero aunque eso pasase aun no creía que aquel chico fuera el abusador, por lo tanto seria mi compañero, ¿Como lo sabia? Cuando lo observe dirigirse a la cocina, podía ser un cocinero, no, ese chico tenia cara de todo menos de cocinero por lo tanto dejaba caer toda la con fianza de que el dueño del local le diera el mensaje que le dejé y en efecto fue así a los pocos segundos el chico salió de la cocina y se dirigió a mi con presunta lentitud ¿Querer hacer una entrada genial? Quizás era el hecho de no llamar la atención, mi rostro denotaba calma, los pocos segundos que había detenido para analizar al chico me decía que no era uno de esos estúpidos que actuaba por impotencia por lo tanto podía sentirme tranquilo. Se sentó junto a mi presentándose -Haske- culminé diciendo yo para continuar escuchándolo con atención, su plan era bueno pero bastante simple, negé con la cabeza -Lo que debemos hacer es esperarlo, esperar que cobren su extorsión y luego los seguimos a su guarida, allí podremos acabar con todos y asegurarnos de que no vuelvan- Le preopusé.

Antes de seguir hablando y decir algunas otras cosas las puertas del local se abrieron, dos tipos uniformados de manera formal entraron por esta, mirando a cada uno de los presentes, lo que me causó interés fue que uno de los tipos se quedo mirando de mala manera a Haine, esperaba que el chico mantuviera la calma con la que había llegado a mi -¿Como esta la familia?- pregunté al chico apartando mi mirada de los hombres solo para hacerles creer que estábamos en un reunión de viejos amigos, al parecer aquello había funcionado pues el tipo siguió a su compañero directo a la oficina del dueño del local, -Este es el plan, esperamos a que salgan, al pasar treinta segundos exactos nosotros salimos y subimos a los techos de esta manera no nos detectaran tan fácil- hice una pausa para que me siguiera el ritmo y entendiera -Al llegar a su amparo e Interrumpimos en él, nos cargamos a los que estén ahí y traemos de vuelta el dinero- obviamente luego teníamos que enviar a algún cuerpo de Shinobis para que estos apresaran a los extorsionistas. Pasaron unos cuantos minutos antes de que los hombres salieran de la oficina y continuamente del local, mi mente se distrajo de nuestro alrededor simplemente para comenzar a contar cada segundo que transcurría, al menos una media de estos, cuando mi mente llegó a los treinta segundos -Vamos- anuncié a Haine, reincorporé mi cuerpo para posteriormente salir del local -Tu ve del lado derecho, yo del izquierdo, estaremos cubriendo ambos flancos y no los perderemos- una vez dicho esto salté sobre el techo del local y contiguo a esto a los arboles que estaban dentro de la aldea, saltando de rama en rama no transcurrieron muchos minutos hasta llegar a una casa pequeña, traté de visualizar a Haine para indicarle con señas que separaríamos un minuto para poder irrumpir en esa casa.
61 lineas
Luego de haberme presentado observe al pelinegro, no parecía un sujeto viejo, más bien era joven y hasta podría decir que tenía casi mi edad, era bueno tener un compañero joven así  podría entenderme mejor con alguien de mi edad, que con un amargado treintañero que no le pone compromiso a lo que hace. Al escuchar su nombre asentí la cabeza levemente, como un especie de saludo, era cierto que mi plan no era del todo inteligente, de hecho fue algo que tire al viento para intentar acabar con la misión cuanto antes, más no teníamos la suficiente información de que estos sujetos tuviesen un grupo criminal con el cual trabajan, así que tendríamos que averiguar cuantos eran y si eran una banda organizada en ascenso. Al escuchar las puertas abrirse dirigi mi mirada hacia la entrada, notando al par de sujeto que entraron, mismo el cual choque la mirada con uno de estos sujetos específicamente pues se me hacía algo conocido e intentar reconocerlo en ese momento lo creí conveniente y estuve a punto de arruinar todo de no ser por Haske. Gracias a que este me hizo una pregunta casual fue que distraje mi atención del desconocido y apoye mi codo sobre la mesa con naturalidad. – Ya sabes… Mel está fastidiando con que debo buscar trabajo y toda esa porquería. – Mi tono de voz era un tanto perezoso y esto mismo tenía algo de cierto respecto a mi vida, aunque no del todo, siendo mi maestro el que me decía que debía esforzarme más.
Luego de que ambos sujetos entraron a la cocina centre mi atención en Haske, quien sugería un plan a ejecutar que nos podría beneficiar, siendo sincero era mejor de lo que tenía en mente cosa que me hacía replantear el pensar las cosas antes de decirlas. – Entiendo. – Afirme, estando al tanto del tiempo que pasaba hasta que al fin salieron los hombres, luego esperando el momento indicado luego de que se marcharon del local, en mi mente fui contando los segundos para tener una idea de cuánto de ventaja podrían sacarnos dependiendo de si caminaban o iban a un trote ninja. Al ver que Haske se levantó igual lo hice, saliendo del lugar cuanto antes y luego tomando la opción que me fue dirigida por mi compañero. Con movimientos rápidos y precisos logramos movernos entre los árboles y estructuras hasta detenernos unos cuantos metros de distancia de donde se habían resguardado los sujetos. Dirigí mi vista hacia la posición de Haske y note que me hacía algunas señas que pude deducir como “Un minuto para la acción” Tal vez acertaba, tal vez no, pero lo cierto es que deseaba mostrar cuan fuerte era con simples bandidos, ya que si me habían tachado de monstruo les enseñaría cuan monstruoso puede ser una persona.
Mi cuerpo empezaba a temblar con levedad, pudiendo sentir como la energía natural recorría cada poro de mi ser, estaba preparándome para lo que apunto estaba de suceder ¡Sin duda empezaba a emocionarme! Es ahora o nunca. Través del impulso necesario emplee un salto largo directo hacia el techo de la casa, mientras en el aire podría distinguirse como empleaba algunos sellos de mano a una velocidad sorprendente para un shinobi joven y en el momento indicado… “Y soplo y soplo… Y la casa derribo el lobo feroz” esa oración de un cuento infantil le vino a la mente. Desde su boca exhalo aire que se potencio de su energía hasta armar una ráfaga potente que derribo parte del techo, estando a tan pocos metros de cercanía aquella técnica no solo arrasaría con el techo abriendo un agujero grande, sino que me frenaría casi en seco. Era una abertura que bien podía tomar por sorpresa a los enemigos, igual serviría como entrada para mi compañero para que así diese  la primera jugada. Deteniéndome por un instante en el techo para luego entrar al interior de la casa, pudiéndose notar aquella expresión neutra en mi rostro, tan temerario como siempre.
41 lineas


El tiempo es persecución no fueron más de diez minutos como anteriormente había dicho, no obstante debido a la calma que se sentía le había dicho a Haine que tardásemos un minuto en entrar ¿Por qué? Para que los hombres se acomodaran en el resintió y se confiaran, además preveníamos de que volvieran a salir, si lo atacábamos apenas entrar lo alegraríamos con más rapidez y podrían terminar escapando, aunque sinceramente no tenía idea cuantas personas estuvieran dentro de dicho recinto, podían haber más que esos dos únicos hombres, pero para ser sincero y viendo la grandeza de esa casa no estaba apta para más de cinco personas, mi mente cayó en cuenta ¿qué pasaba si... La pregunta no terminó de formularse cuando observé a mi compañero saltar desde las ramas de los arboles directo a la casa, esa era la señal para yo hacer lo mismo, de él salió una ráfaga de viento que hizo un agujero en el techo por el cual ambos podíamos entrar, traté de estabilizarme en el salto y caer varios centímetros a lado del chico que obviamente había entrado desde un principio. Al mirar el interior no había nada ni nadie -Como lo supuse- lancé al aire -Esta no es su guarida, debe haber algo que los transporte secretamente a otro sitio- le dije a Haine mientras comenzaba a moverme por el pequeño recinto en busca de algo, una pared hueca o en dicho caso una puerta trasera, nada.Sin embargo en uno de mis pasos, ya un poco frustrado sentí algo, un rechinido de una madera y al pisarla se hundía, mire a Haine y luego al piso -Ven- llamé al chico apartándome y analizar bien eso, un cuadro de madera bastante grande -Una maldita trampilla- anuncié al tiempo de agacharme y abrir ese cuadro, al momento de hacerlo escaleras abajo se podían presenciar -Los malditos tienen otro lugar, vamos- comencé a correr bajando las escaleras, no podíamos dejar que se adelantaran más, probablemente habían escuchado el desastre que había provocado Haine, sin embargo teníamos la ventaja de que éramos ninjas y así los alcanzaríamos más rápido -Está preparado para lo que se viene, no sabemos lo que hay al final de este pasadizo- le advertí a mi compañero, por mi parte ya estaba acumulando chakra en mi sistema para cualquier cosa recontra-atacar con rapidez y sin ningún problema.

Un par de minutos corriendo y llegamos al otro lado del pasadizo, una pequeña luz se observaba para terminar derribando la puerta, -Mierda- exclame al ver lo que se encontraba al otro lado, un gran salón y un montón de hombres con mal aspecto bebían alcohol, unos quince tal vez, se nos quedaron mirando en silencio, mía ojos buscaron y encontraron al tipo del dinero, nos miraba como si sabía lo que estaba pasando ¿Se habría dado cuenta que lo seguíamos? Eso ya no importaba en ese momento, un vaso de madera salió disparado golpeando la pared tras nosotros y estallando, bañándonos un poco de alcohol -Hay que derrotar a todos, buena suerte- le dije a mi compañero cuando Vi a los hombres levantarse y venir corriendo hasta nosotros con la intención de hacernos daños, por mi parte acumulaba chakra en mí, para que al detener un golpe este chakra pasara a mis contrincantes y cayeran en un genjutsu que le hacía creer que perdían la visión, con esta ventaja los podía dejar fuera de combate, lo bueno de tener una especialidad como el genjutsu es que era infravalorado, la mayoría pensaba que tenia muchas desventajas no obstante también tenia muchas ventajas, era una especialidad que no era al toque de todo shinobi pues no tenían la suficiente inteligencia para utilizarla, por eso decían que no servia, sin embargo era bueno decirlo, mientras menos shinobis utilizaban técnicas del genjutsu mucho mejor para mi, los hombres que noqueé no fueron más de seis, Mientras mi compañero seguía con los suyos tomé una botella de zake y la arroje al mafiosillo, justo en la cabeza, el tipo cayó adolorido, me acerqué a él una vez los demás estaban derrotados y le quité el dinero que tenía en el bolsillo -No queremos que sigas extorsionando a ningún otro local de la aldea, si recibimos otra queja no iras a la cárcel, iras directo a la morgue- amenacé, le lancé la pequeña bolsa a Haine -Creo que ahí está todo, regresamos e informemos de este lugar- le comenté antes de adentrarme nuevamente al pasadizo y dirigirme al punto donde había comenzado todo, para entregar primero el dinero a su dueño legitimo y continuaríamos a informar al cuartel ANBU de aquella guarida secreta de los mafiosos ¿Luego? Luego ya vería que hacía, pero debía admitirlo, me había divertido con aquella misión.
48 lineas: 3 puntos en Genjutsu
Al entrar no conseguimos la casa solitaria, parecía que se habían esfumado y nada más que eso, registre las habitaciones y demás en busca de alguna pista o explicación creíble para entender lo que estaba pasando ¡¿Qué se habían hecho?! Fue gracias a Haske que la pregunta vino por sí sola, encontrando una entrada secreta a lo que parecía una guarida o pasaje secreto, entrando junto a él corrimos por aquellos pasillos en escalera hasta lograr encontrarnos con los sujetos. La cantidad de estos no importaba ya que el tiempo jugaba en nuestra contra al igual que la iluminación, solo combatiéndolo podríamos saber cuántos habrían al acabar con todos, apenas vino el primero en dirección a mi compañero me di el lujo de realizar unos cuantos sellos, dejando así que la recorriese mi cuerpo y es cuando termine de realizar los sellos la energía elemental tipo viento imbuía mis extremidades. Corrí en dirección hacia mi primer adversario y cuatro metros antes de alcanzarlo lance un potente golpe al aire, mismo que iba en dirección hacia él y gracias a la técnica fue que el alcance de mi golpe se extendió los metros que nos separaban acertando de forma imprevista en su pecho, consecutivamente al detenerme en seco lleve mis manos al suelo de forma que al elevar mis pierna desde atrás hacia delante estirase las misma en dirección de dos adversarios, provocando que dos corrientes de aire fuesen en su dirección con la misma potencia con la cual realizaría una patada… Simple factor sorpresa, cosa con la cual contábamos ante ellos. Al fin y al cabo parecían simples personas sin talento ninja, cosa que les costó la batalla aunque era mayor en números, terminaron por escoger el lugar menos indicado para hacer de las suyas, puesto que esta aldea contaba con un gran número de shinobis dispuestos a servir, y estos intentando jugárselas de vivos terminaron encontrándose en un mar de tiburones siendo estos inútiles pirañas.

Al final de haber acabado con mis adversarios me dirigí directo hacia Haske, estando a tiempo para atrapar aquella bolsa de dinero. – Ha sido sencillo… Creí que estos vándalos darían más apogeos que un simple calentamiento. – Mi voz sonaba tan calmada y serena, como si nada hubiese pasado ni siquiera mi paz se hubiese perturbado por un simple momento de adrenalina, el cual empezaba a apagarse sin siquiera haber saciado esa sed de pelear. Al salir de aquella casa y en camino a informar el final de nuestra misión entregamos el dinero que le fue arrebatado al dueño y dimos con un resultado exitoso de la misión. – Debemos encontrarnos luego, cuídate. – Me despedí cuando ya estábamos desocupados, tomando rumbo hacia mi hogar por algo de comida, habiéndome divertido apenas un poco, pero lo suficiente de lo que había hecho en semanas. Ya luego podría coordinarme con Haske para hacer algo en conjunto nuevamente. A pesar de que no hubo tanta comunicación entre los dos, Haske resulto ser un sujeto el cual sabía adaptarse muy bien, cosa que daba una buena presencia en él y sobre todo llamaba la atención, pudiendo pensar que en un futuro pudiésemos trabajar en equipo como junto a otros más shinobis de la aldea. Tal vez le sugeriría entrenar un día de estos, ya que necesitábamos ser más veloces para cuando realmente nos tocase enfrentarnos con shinobis en vez de bandidos sin potencial ninja, es ahí cuando nos veríamos realmente capacitados, demostrándonos así que nos faltaba y donde destacábamos.

Post: 36 líneas.
Lineas totales: 121.
60 lineas de misión, 60 lineas para 4 puntos en ninjutsu.



   
✓MISION ACEPTADA
Shinobi's Justice


Pasemos a la revisión de los stats comenzando por Haske:
Total lineas contadas: 118 - 60 (misión) = 58 - 48 (+3 Genjutsu) = 10


Haine:
Total lineas contadas: 125 - 60 (misión) = 65 - 64 (+4 ninjutsu) = 1.

Disculpen las molestias, había olvidado la regla de grupo.

Buenas Se suponía que al entrenar un status con un compañero las lineas de entrenamiento disminuían a 16 lineas si se encontraban en un rango de 11 a 20 ¿no?. Si no es así entonces acepto los 2 puntos, pero según en las reglas leí eso.
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.