Últimos temas
» Akemi Hana || [ID] (En construcción)
Hoy a las 2:50 am por Akemi Hana

» {Aviso} ¡400 usuarios!
Ayer a las 11:32 pm por Gohu Grimmer

» [Misión privada con Shouske] Buscando el maldito
Ayer a las 11:24 pm por Shouske Hyuga

» [Inscripciones] El ocaso de la luz
Ayer a las 10:08 pm por Shouske Hyuga

» MISA ITO [ID] - Incompleta.
Ayer a las 9:03 pm por Hawk Eye

» [Arma gennin] Tiburón de tierra
Ayer a las 7:50 pm por Hayato

» Registro de Recompensas
Ayer a las 6:02 pm por Hawk Eye

» Registro de PB
Ayer a las 5:56 pm por Hawk Eye

» Registro de Aldea
Ayer a las 5:51 pm por Hawk Eye

» [Ficha] Kaito
Ayer a las 5:46 pm por Hawk Eye

» |Profile| Akira Ryôko
Ayer a las 5:30 pm por Hawk Eye

» Cronología & Relaciones| Akira Ryôko
Ayer a las 5:22 pm por Hawk Eye

» |ID|Akira Ryoko
Ayer a las 5:13 pm por Hawk Eye

» Shikiri. (Armería de Gohu)
Ayer a las 3:06 pm por Gohu Grimmer

» Kuiaratame (Armería de Gohu)
Ayer a las 1:02 pm por Gohu Grimmer

» Busco alguien con quien rolear de entrenamientos.
Ayer a las 11:26 am por Gohu Grimmer

» El final de la peregrinación. (Tema de entrenamiento)
Ayer a las 3:50 am por Gohu Grimmer

» Pájaro de Jian. Agata Katsuhira
Ayer a las 1:18 am por Agata Katsuhira

» [El Ocaso de la Luz] La férrea defensa del Shuha Shinto
Dom Feb 18, 2018 11:30 pm por Dream Maker

» Misiones rango D
Dom Feb 18, 2018 9:46 pm por Bunny Tail




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que debéis hacer el registro de pb, aldea, y expediente primero antes de poder rolear. Podéis rolear sin ficha ninja y sin cronología, sin embargo, para participar en un evento o vayáis a terminar un tema debéis tener creada ambas, tanto la cronología como la ficha.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un suave y dulzón olor pasaba a través de las pequeñas rendijas de la puerta que daba al cuarto del peliverde, acariciando su nariz de manera provocativa antes de que siquiera pudiera abrir los ojos. Era una mañana de descanso para él, su época de ascenso a gennin había pasado relativamente poco y a menudo en lo único que ocupaba su tiempo era en ayudar a sus padres en sus tareas, o entrenar si se le antojaba el día muy aburrido. Una de las cosas que mas entretenía al peliverde era la pesca junto a su madre, podía sentirse a gusto zambulléndose de lleno en el mar, dejando que sus branquias se refrescasen de vez en cuando mientras ambos acorralaban a los bancos de peces hacia las redes. Por otro lado siempre andaba reacio a tomar misiones para la aldea, a pesar de la insistencia de algunos de sus instructores que no aprobaban ese pasotismo hacia sus obligaciones. Por el momento lo primero que se le vino a su mente fue bajar a comprobar ese rico aroma que procedía de la cocina, su madre estaba preparando unas tortitas para el desayuno, le encantaban,  es por eso que no tardó ni medio minuto en ponerse en pie para tomar sus pantalones y haramaki que solía usar a diario. - Buenos días - Exaltó el joven mientras se abalanzaba sobre las pobres e inocentes tortitas apiladas en un lateral de la mesa. - Lávate la cara aunque sea, Zoro -  Le replicaba su madre, como era de costumbre.  Aunque parecía entrar por un oído y salir por el otro del joven, que seguía zampando sin prestar mucha atención en sus palabras, hasta que el silencio incómodo de la misma lo hizo voltear a ver su cara. Esa cara si que daba miedo pensaba para sí. - Vale vale, ya entendí... Por cierto, ¿Y padre? - A lo que a juzgar por la cara de ésta, tampoco tenía ni idea de donde podría encontrarse.  Después de regresar de asearse y terminar de comer, decidió salir a dar una vuelta.

El día era bastante bueno y no tenía nada mejor que hacer por el momento, así de paso podría encontrarse con su padre de camino. Tenía entendido que algunas mañanas su padre acudía a pueblos cercanos, incluso la capital, donde se dedicaba a la compra y venta de objetos raros que encontraba. Poco más sabía de su trabajo, pero sí que en ocasiones algún que otro artilugio extraño rondaba por casa sin saber que hacer con él, de hecho el peliverde estaba recordando una vez con unos 15 años, en la que su padre se dejó una Katana oscura. En aquel entonces ya sentía cierta curiosidad por las Katanas, no solo siendo eso, dado que practico con todo tipo de armas desde su niñez en aquel infierno que por tanto tiempo había llamado hogar. De todos los estilos de combate que les enseñaron, Zoro destaco en el uso del Kenjutsu sobre todos los demás. Pero esta era diferente, ni tan siquiera fue el joven capaz de sostener la pesada arma entre sus manos, lo que le indicaba que aun le quedaba camino que recorrer antes de poder estar al nivel de su padre. Todas las tardes solían aprovechar un rato para practicar con unos bokkens de madera su esgrima, ya que su padre sabia lo que le gustaba pegase de palos, siendo que en la mayoría de las ocasiones este le pegaba una soberana paliza a Zoro. De pronto, el cantar frenético de un pájaro le hizo despejar la cabeza de sus recuerdos, mientras seguía caminando sin darle mayor importancia. - Agg que rabia... Si hubiese ahorrado el dinero de mi primera misión podría haberme comprado una Katana decente de una vez - Se replicaba a si mismo. Tenia la mala costumbre de andar siempre escaso de dinero, sumado a que hacia mas bien pocas misiones, sus ingresos tiraban para los números rojos a menudo. Nuevamente el cantar frenético de algún ave le hizo sobresaltarse. Tenia algo que realmente molestaba al peliverde, no era un sonido suave y cálido, sino mas bien chirriante y frio, como si de un ultimo grito de ayuda se tratase. Al principio casi imperceptible, pero que a medida que fue caminando por los alrededores se hacia mas notorio, cada vez mas agudo, mas fuerte y continuo. La situación empezaba a molestar al peliverde, que por mas que trataba de localizar el epicentro del sonido no daba con el. Finalmente acabo llegando a la costa de la isla, donde el agua se arremolinaba contra las rocas y formaba remolinos que conectaban entre si, allí en la lejanía, en un pequeño saliente rocoso del cual parecía brotar todo el irritante sonido. - Que demonios es esto - Susurro mientras observaba aquella silueta sobre la roca, el agua lo hacia difícil de ver, pero sin duda se trataba de una pequeña ave azulada muy extraña. El peliverde entonces se deshizo de su haramaki por un momento y se zambullo en el agua, alcanzando la roca en instantes y percatándose de algo curioso, pues el pájaro parecía estar formado por agua solida. El canturreo paro instantes después de que este se acercara, era un suceso bastante raro a ojos del joven que decidió sacarlo de allí por el momento y llevarlo a la orilla. En uno de los laterales, el ave, tenia un pequeño agujero que atravesaba todo el ala y por lo que podía verse se encontraba mas tranquila, no había nada mas que pudiese el peliverde sacar en conclusión. Su mejor baza era ir a la oficina del Mizukage a reportar lo ocurrido, y ya que ellos cargasen con el muerto de lo que pudiera tratarse, así que sin mas salió en dirección al centro de la aldea donde buscaría a Kano Sho.

Entro de primeras a la oficina del Mizukage pero no se encontró a nadie, los guardias le habían advertido de que podía no encontrarse en u oficina, por lo que le tocaría esperar a su regreso. En ese instante que el joven se volteaba hacia la puerta, el pájaro voló hacia el escritorio emprendiendo una melodía mucho mas agradable las anteriores, y tras la cual caería una lagrima del ojo del ave, esta aumentaba su volumen hasta proporciones surrealistas, tomando la silueta del Mizukage frente a la cara de asombro del joven. Nada de lo que acababa de pasar tenia sentido alguno en la cabeza del peliverde, que sentía una sensación confusa entre estupor y curiosidad. Kano el cual parecía algo cansado, miro a Zoro de reojo y se sentó de forma calmada en su asiento. - Antes de nada eh de darte las gracias chico... ¿Cuál es tu nombre? - Pregunto de manera inmediata tras sentarse y acomodarse el pelo. - Roronoa Zoro - Respondió sin mas. - Bien Zoro, supongo que te encontraras algo confuso y es lógico... Para que te hagas una idea de lo sucedido, me encontraba perfeccionando una técnica secreta y acabe siendo encerrado por la misma. Pero lamentablemente tampoco puedo informarte mucho mas allá de eso pues es confidencial... Pero como bien se, me sacaste de un apuro al alejarme de la zona de sellado así que tienes mi gratitud y serás recompensado como se merece - Acabo finalizando, extendiendo un sobre blanco sobre la mesa. Al peliverde instantáneamente se le dilataron sus 20pupilas, no podía creer que la suerte le sonriese de manera tan fortuita. Y casi como si el universo atentase con arrebatarle aquel sobre, lo tomo de manera apresurada y lo guardo bajo su haramaki. Tras lo cual hizo una reverencia y salió por la puerta principal escopetado, directo a fundirse hasta la ultima gota de esa suculenta recompensa.





Spoiler:
Nombre: Pájaro de agua. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: D.
Paga de la misión: 1000 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kirigakure no sato.
Número de post: 50 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Vas caminando por la aldea en un día realmente pacífico y escuchas un sonido muy confuso a tu cercanía, tu curiosidad irrumpe en el acto y es por ello que no tardas en ponerte a buscar de donde proviene, una vez lo encuentras y lo tomas te fijas que es un pájaro, pero demasiado extraño a lo que solías ver ya que este era entero de agua y tenía vida propia. Al ver tú un gran agujero en una de sus alas rápidamente sin pensártelo te diriges a el establecimiento del joven Kage y entras a su oficina, pero este al parecer no estaba. Cuando ves que cae una lágrima del pequeño cantor lo depositas en el aposento del sumo y este coge un aspecto uniforme y se transforma en Kano Sho, el actual líder de la aldea, el cual te da una recompensa al haber acudido a su salve

Total de líneas: 75 líneas min
Entrenamiento: +1 Kenjutsu

✖MISIÓN RECHAZADA
Shinobi's Justice

Kano Sho no puede interactuar contigo ya que es un NPC del staff, solamente te agradecerá y pagará. Todo lo demás estaría bien.
Colocado en tu cronología esperando un post corrigiendo el tema.


Un suave y dulzón olor pasaba a través de las pequeñas rendijas de la puerta que daba al cuarto del peliverde, acariciando su nariz de manera provocativa antes de que siquiera pudiera abrir los ojos. Era una mañana de descanso para él, su época de ascenso a gennin había pasado relativamente poco y a menudo en lo único que ocupaba su tiempo era en ayudar a sus padres en sus tareas, o entrenar si se le antojaba el día muy aburrido. Una de las cosas que mas entretenía al peliverde era la pesca junto a su madre, podía sentirse a gusto zambulléndose de lleno en el mar, dejando que sus branquias se refrescasen de vez en cuando mientras ambos acorralaban a los bancos de peces hacia las redes. Por otro lado siempre andaba reacio a tomar misiones para la aldea, a pesar de la insistencia de algunos de sus instructores que no aprobaban ese pasotismo hacia sus obligaciones. Por el momento lo primero que se le vino a su mente fue bajar a comprobar ese rico aroma que procedía de la cocina, su madre estaba preparando unas tortitas para el desayuno, le encantaban,  es por eso que no tardó ni medio minuto en ponerse en pie para tomar sus pantalones y haramaki que solía usar a diario. - Buenos días - Exaltó el joven mientras se abalanzaba sobre las pobres e inocentes tortitas apiladas en un lateral de la mesa. - Lávate la cara aunque sea, Zoro -  Le replicaba su madre, como era de costumbre.  Aunque parecía entrar por un oído y salir por el otro del joven, que seguía zampando sin prestar mucha atención en sus palabras, hasta que el silencio incómodo de la misma lo hizo voltear a ver su cara. Esa cara si que daba miedo pensaba para sí. - Vale vale, ya entendí... Por cierto, ¿Y padre? - A lo que a juzgar por la cara de ésta, tampoco tenía ni idea de donde podría encontrarse.  Después de regresar de asearse y terminar de comer, decidió salir a dar una vuelta.

El día era bastante bueno y no tenía nada mejor que hacer por el momento, así de paso podría encontrarse con su padre de camino. Tenía entendido que algunas mañanas su padre acudía a pueblos cercanos, incluso la capital, donde se dedicaba a la compra y venta de objetos raros que encontraba. Poco más sabía de su trabajo, pero sí que en ocasiones algún que otro artilugio extraño rondaba por casa sin saber que hacer con él, de hecho el peliverde estaba recordando una vez con unos 15 años, en la que su padre se dejó una Katana oscura. En aquel entonces ya sentía cierta curiosidad por las Katanas, no solo siendo eso, dado que practico con todo tipo de armas desde su niñez en aquel infierno que por tanto tiempo había llamado hogar. De todos los estilos de combate que les enseñaron, Zoro destaco en el uso del Kenjutsu sobre todos los demás. Pero esta era diferente, ni tan siquiera fue el joven capaz de sostener la pesada arma entre sus manos, lo que le indicaba que aun le quedaba camino que recorrer antes de poder estar al nivel de su padre. Todas las tardes solían aprovechar un rato para practicar con unos bokkens de madera su esgrima, ya que su padre sabia lo que le gustaba pegase de palos, siendo que en la mayoría de las ocasiones este le pegaba una soberana paliza a Zoro. De pronto, el cantar frenético de un pájaro le hizo despejar la cabeza de sus recuerdos, mientras seguía caminando sin darle mayor importancia. - Agg que rabia... Si hubiese ahorrado el dinero de mi primera misión podría haberme comprado una Katana decente de una vez - Se replicaba a si mismo. Tenia la mala costumbre de andar siempre escaso de dinero, sumado a que hacia mas bien pocas misiones, sus ingresos tiraban para los números rojos a menudo. Nuevamente el cantar frenético de algún ave le hizo sobresaltarse. Tenia algo que realmente molestaba al peliverde, no era un sonido suave y cálido, sino mas bien chirriante y frio, como si de un ultimo grito de ayuda se tratase. Al principio casi imperceptible, pero que a medida que fue caminando por los alrededores se hacia mas notorio, cada vez mas agudo, mas fuerte y continuo. La situación empezaba a molestar al peliverde, que por mas que trataba de localizar el epicentro del sonido no daba con el. Finalmente acabo llegando a la costa de la isla, donde el agua se arremolinaba contra las rocas y formaba remolinos que conectaban entre si, allí en la lejanía, en un pequeño saliente rocoso del cual parecía brotar todo el irritante sonido. - Que demonios es esto - Susurro mientras observaba aquella silueta sobre la roca, el agua lo hacia difícil de ver, pero sin duda se trataba de una pequeña ave azulada muy extraña. El peliverde entonces se deshizo de su haramaki por un momento y se zambullo en el agua, alcanzando la roca en instantes y percatándose de algo curioso, pues el pájaro parecía estar formado por agua solida. El canturreo paro instantes después de que este se acercara, era un suceso bastante raro a ojos del joven que decidió sacarlo de allí por el momento y llevarlo a la orilla. En uno de los laterales, el ave, tenia un pequeño agujero que atravesaba todo el ala y por lo que podía verse se encontraba mas tranquila, no había nada mas que pudiese el peliverde sacar en conclusión. Su mejor baza era ir a la oficina del Mizukage a reportar lo ocurrido, y ya que ellos cargasen con el muerto de lo que pudiera tratarse, así que sin mas salió en dirección al centro de la aldea donde buscaría a Kano Sho.

Entro de primeras a la oficina del Mizukage pero no se encontró a nadie, los guardias le habían advertido de que podía no encontrarse en u oficina, por lo que le tocaría esperar a su regreso. En ese instante que el joven se volteaba hacia la puerta, el pájaro voló hacia el escritorio emprendiendo una melodía mucho mas agradable las anteriores, y tras la cual caería una lagrima del ojo del ave, esta aumentaba su volumen hasta proporciones surrealistas, tomando la silueta del Mizukage frente a la cara de asombro del joven. Nada de lo que acababa de pasar tenia sentido alguno en la cabeza del peliverde, que sentía una sensación confusa entre estupor y curiosidad. Kano el cual parecía algo cansado, miro a Zoro de reojo y se sentó de forma calmada en su asiento. No dijo nada mas aparte de sus agradecimientos hacia su persona por haberle salvado de aquella situación y comentarle cual seria su modo de agradecimiento, a lo que extendió un sobre blanco sobre la mesa. Al peliverde instantáneamente se le dilataron sus pupilas, no podía creer que la suerte le sonriese de manera tan fortuita. Y casi como si el universo atentase con arrebatarle aquel sobre, lo tomo de manera apresurada y lo guardo bajo su haramaki. Tras lo cual hizo una reverencia y salió por la puerta principal escopeteado, directo a fundirse hasta la ultima gota de esa suculenta recompensa. Habia sido la primera vez que hablase en persona con Kano, siendo que este no medio demasiada palabra, aunque lo equilibro remunerando bastamente la economía del peliverde que no pensaba en nada mas.


Spoiler:
Off: Okey, no tenia ni idea... corregido supongo Wink

Spoiler:
Nombre: Pájaro de agua. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: D.
Paga de la misión: 1000 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kirigakure no sato.
Número de post: 50 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Vas caminando por la aldea en un día realmente pacífico y escuchas un sonido muy confuso a tu cercanía, tu curiosidad irrumpe en el acto y es por ello que no tardas en ponerte a buscar de donde proviene, una vez lo encuentras y lo tomas te fijas que es un pájaro, pero demasiado extraño a lo que solías ver ya que este era entero de agua y tenía vida propia. Al ver tú un gran agujero en una de sus alas rápidamente sin pensártelo te diriges a el establecimiento del joven Kage y entras a su oficina, pero este al parecer no estaba. Cuando ves que cae una lágrima del pequeño cantor lo depositas en el aposento del sumo y este coge un aspecto uniforme y se transforma en Kano Sho, el actual líder de la aldea, el cual te da una recompensa al haber acudido a su salve

Total de líneas: 75 líneas min
Entrenamiento: +1 Kenjutsu
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.