Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Día Caluroso




Aaaah, la Aldea Oculta de la Arena: Bello y helado de noche, árido y caluroso de día. Y como supondrán, hay días que son más calurosos que otros… Hoy era uno de esos días. Todo el mundo sudaba, el calor era arrasador, parecía que en cualquier momento iban a caer las aves asadas desde los cielos. Y bueno, nuestro alocado pelirrojo salió de su casa muy tranquilo con su ropa de siempre y su banda ninja en el bolsillo… Muchos le han recriminado este hecho, pero el simplemente responde que el logo del reloj de arena le parece muy feo y por eso no usa la banda. La cara del pequeño -¡No me llames pequeño, escritor de cuarta!- ¡Tu cállate, el narrador aquí soy yo!... Ejem, disculpen. Como les decía, la cara de Shin mostraba… Pereza más que nada: Era día de entrenamiento y no quería hacerlo debido al calor, sin embargo un Jounin lo encontró… Bueno, haciendo nada y lo mandó al Campo de Entrenamiento a entrenar, le dijo que le asignaría una compañera para cerciorarse de que respetara su rutina y no se pasara de listo. -¿Por qué diantres tengo que hacer esto?- se preguntaba mientras caminaba ahogado por el calor, resulta que ni siquiera había llevado una simple cantimplora con agua -Por mero capricho del narrador- ¡Te dije que te callaras!... Ah, perdón, prosigo: El joven no llevaba agua, así que después del entrenamiento tendría que ir al Oasis oculto afuera de la aldea -Ah no, me voy para allá ahora- ¿Qué? Pero eso no es parte de la histo… -¡Ahora dije!- Tsk… Bien bien, haz lo que quieras… Idiota. El joven Shin tomó un desvío hacia el mencionado oasis que estaba fuera de la aldea, para acceder a él había que tomar un camino secreto en un punto ciego del muro que impedía la salida de la aldea, el pelirrojo tomó la ruta descrita y llegó a una hermosa zona arborada con un pequeño lago de agua dulce: El Oasis. Sin perder tiempo, el pelirrojo se sacó toda la ropa y se lanzó al agua -Aaahh, que fresca está el agua- Oh si, el agua de aquel oasis era una delicia tanto para bañarse como para beber… Pero nuestro pelirrojo no contaba con que pudiera recibir una visita inesperada...

23 Líneas (Calibri 11)









Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
16
+
0
=
31
Fuerza
=
11
+
0
+
10
+
0
=
21
Velocidad
=
20
+
0
+
11
+
0
=
31
Percepción
=
21
+
0
+
10
+
0
=
31
Ninjutsu
=
10
+
0
+
18
+
0
=
28
Fuinjutsu
=
5
+
0
+
10
+
0
=
15
Genjutsu
=
2
+
5
+
15
+
0
=
22
Kenjutsu
=
10
+
0
+
7
+
0
=
17
Taijutsu
=
5
+
5
+
1
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (19,5 kg / 20 kg)

Kunai x6 (3 kg)
Shuriken x1 (0.5 kg)
Katana x1 (5 kg)
Bomba de Humo x3 (3 kg)
Bomba de Luz x3 (4,5 kg)
Bombas de Pimienta x1 (0.5 kg)
Píldora de Soldado x2 (0.5 kg)
Sello Explosivo x4 (1 kg)
Mecanismo oculto de kunai x1 (1.5 kg)

Acceso directo a la Tienda




CAN YOU HEAR ME?




Se le antojaba ridículo, extraño y antinatural. Ligeramente desquiciante y una estrategia demasiado lenta. También soberanamente aburrido y carente de gracia. Un plan que no se asemejaba nada al estilo que Mayô solía utilizar. Tenía que estar más pendiente de que no se le cayera la cara de pura y mundana desgana que de seguir al próximo posible ganador del nuevo certamen de jardinería para amateurs de turno.  Y el premio va para... ¡el chico que ha cultivado un cocotero en su cabeza! Palmera humana que, por cierto, iba pisando huevos (cosa que también le estaba tocando -metafóricamente hablando- a Mayô). A este paso acabaría por hacer la digestión del almuerzo y todavía no habría descubierto qué cojones era lo que pretendía hacer (o ver). La lagartija estaba muy a gusto tirada en la cama recitando las diferentes deidades que habían dejado de confiar en el novio de su madre por sus constantes intentos fallidos de exorcismos. Fíjate, lo mismo ahora, como están hasta los huevos de ti, han convocado una reunión para castrarte y demostrarte lo que sienten cada vez que los invocas en vano. Pero cualquiera aguantaba a su supervisor al día siguiente si no accedía a irse de excursión en mitad de la tarde. O, más bien, cualquiera tenía los cojones de escuchar las oraciones desdeñosas y gestos despectivos de su propio hermano si se atrevía a rechazar un trabajo fácil: a Mayô, desde luego no le apetecía. Que, oye, si el floricultor novato se iba a meter en problemas por saltarse el entrenamiento, ella quería verlo (o tal vez aumentarlos un poquito), pero ya podría haber elegido otra hora.

Sh, silencio en el patio.—musitó cuando notó cómo alguna de sus esperpénticas entidades iba a abrir la boca. Probablemente estaban tan aburridas como ella. Por lo menos en la charca para patos (se negaba a llamar aquello 'oasis' porque de paradisíaco no tenía ni el nombre) el ambiente no era tan bochornoso y estar a la intemperie no provocaba una sensación térmica difícil de soportar. Entrecerró bruscamente los ojos cuando, súbitamente, la luz de las lunas (sí, en plural) atacó sus ojos. Al final resultaría que la luna era más puñetera que el mismísimo sol. Apenas unos segundos atrás había mandado callar a sus espantos, pero eso no quitó que Mayô no se cortase un pelo en gruñir al aire. Aquello no olía a chamusquina, el aroma era a incendio total y absoluto. Observó cómo el gilipollas se ponía a chapotear entre las aguas potables.—Tremendo espectáculo. ¿Así es cómo riegan hoy en día los jardineros sus semillas?—ironizó con un leve chasqueo de lengua. Eso de mantenerse en silencio ya se había quedado un tanto olvidado. No le extrañaría demasiado que el chaval se hubiese autoconvencido a sí mismo de que aquel estercolero cristalino poseía alguna clase de propiedad mística que bien podría conceder la inmortalidad o bien cualquier otro tipo de memez por el estilo, como unas raíces sanas y un tallo firme. Se encogió de hombros: ya se había mantenido lo suficiente en la sombra. El disimulo no iba demasiado con su estilo. Hizo crujir alguna que otra hoja antes de dejarse ver por insana diversión. O por darle un efecto más novelístico a toda aquella escena. Así que el raro ejemplar de Arecaceae común le había dado plantón para largarse a tomar un baño en bolas a una fuente de uso alimenticio habitual: qué puto asco. Salió de entre los arbustos y se colocó justo detrás de las pertenencias del merluzo.—Queda detenido por infringir el Decreto 120/1991 sobre el uso de aguas potables y la preservación de su saneamiento.—su voz, ya fuese por gusto propio o por la acústica del lugar, sonó contundente, fuerte y grave. Perfecto y original 'encantada de conocerte, te voy a joder la vida'. Ya no estaba tan aburrida.
40 LÍNEAS.







Parámetros:

Resistencia
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Fuerza
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Velocidad
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Percepción
=
1
+
0
+
26
+
0
=
27
Ninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
[size=16]
Mochila (9,5 kg / 30 kg)

Cascabel x1 (0,5 kg)
Kunai x3 (1,5 kg)
Bomba de luz x2 (3 kg)
Cadenas x2 (4 kg)
Pergamino de Información x1 (0,5 kg)

Acceso directo a la Tienda



¡¿PERO QUE CARAJ...?!




Hey, ¿Qué tal, amigos míos? Aquí estamos de vuelta para un capítulo más de –Oye Oye Oye Oye Oye, ya basta mijo. Ya conversamos ya sobre estas pendejadas, solo cuenta la historia- Si si, pero creí que sería genial hacerle una pequeña introducció… -¿Introducción? Viejo, acabas de lanzarme a un estanque de agua potable en pelotas, y encima lo describiste como si fuera el lugar más hermoso de la tierra siendo que es un basurero. Cuenta la maldita historia de una vez por todas, apestoso- De acuerdo, de acuerdo, ¿En que me quede?... Ah, ya recuerdo:

El joven pelirrojo se encontraba bañándose en las aguas para poder capear el calor antes de ir a su entrenamiento, cuando de pronto le pareció escuchar un crujido; Miró hacia los lados, pero al no ver nada no le dio importancia y siguió bañándose con tranquilidad. La sensación de frescura que sentía en ese momento era maravillosa, casi hipnotizante, al punto de que el pelirrojo olvidó que había escuchado alguna cosa. Nadó hacia la otra orilla, y cuando estaba ascendiendo para salir de las aguas, escuchó una voz autoritaria, fuerte y grave que lo hizo gritar de espanto y caer hacia atrás violentamente. SPLASH, después de la caída solo se pudieron ver un par de burbujas en el agua, las burbujas se empezaron a multiplicar y de repente Shin asomó su cabeza para poder respirar con los ojos cerrados, lentamente se asomó hasta la mitad de su cuerpo. El muchacho al abrir los ojos mostró una cara de enojo y exclamó: -Ajj… ¡Oye, ¿Qué diablos te pasa? Casi me matas del sus…!- Calló, quedó en blanco, sus ojos se hicieron pequeños y su mente fue bloqueada al conocer el origen de la voz: Una chica estaba parada justo detrás del lugar donde Shin había tirado sus ropas y su katana. -Ah… ¡¿AH?!- el pelirrojo se hincó, dejando solo su cabeza fuera del agua… Luego miró al cielo como reflexionando un poco: ¿Habría llegado recién o ya llevaría un rato ahí parada?, bueno, como sea… El joven se puso de pie y en su rostro se dibujó una mirada inexpresiva y dijo: -Em… ¿Vas a estar ahí mirándome todo el día o vas a dejar que me vista?- Se le habían pasado las ganas de bañarse de la pura impresión, ahora solo quería vestirse e ir al campo de entrenamiento para olvidar que esto había pasado.

25 Líneas (Calibri 11)









Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
16
+
0
=
31
Fuerza
=
11
+
0
+
10
+
0
=
21
Velocidad
=
20
+
0
+
11
+
0
=
31
Percepción
=
21
+
0
+
10
+
0
=
31
Ninjutsu
=
10
+
0
+
18
+
0
=
28
Fuinjutsu
=
5
+
0
+
10
+
0
=
15
Genjutsu
=
2
+
5
+
15
+
0
=
22
Kenjutsu
=
10
+
0
+
7
+
0
=
17
Taijutsu
=
5
+
5
+
1
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (19,5 kg / 20 kg)

Kunai x6 (3 kg)
Shuriken x1 (0.5 kg)
Katana x1 (5 kg)
Bomba de Humo x3 (3 kg)
Bomba de Luz x3 (4,5 kg)
Bombas de Pimienta x1 (0.5 kg)
Píldora de Soldado x2 (0.5 kg)
Sello Explosivo x4 (1 kg)
Mecanismo oculto de kunai x1 (1.5 kg)

Acceso directo a la Tienda



CAN YOU HEAR ME?




A decir verdad, Mayô tampoco entendía el puñetero motivo por el que había decidido seguir al chaval palmera. O al cocotero humano, según desde dónde se mirase. Ya había empezado a comprobar que, en ocasiones, no había razones para las cosas, pero ello no quitaba que cortar malas hierbas y podar ramitas rebeldes no fuese la perspectiva más divertida que se le ocurría para aquella tarde. Estiró ambos brazos y se desperezó con tranquilidad: entrecerró uno de sus orbes mientras escuchaba al cabeza-pincho farfullar. Se pasó una de sus manos por el pelo tal y como si se acabase de levantar: se tomó todo el tiempo del mundo para contestar a sus protestas sin sentido. Relajación y tranquilidad a raudales. Absoluta cara dura.—Oh, ¿de verdad te consideras la víctima en este crimen? estás pirado, platanero: ya estás listo para que te internen.—siseó con total despreocupación y pachorra: como el juez que dicta de oficio, siguiendo los principios de la buena fe, una sentencia no vinculante. Aquel encogimiento de hombros y la ceja alzada con un toque burlón no transmitían, precisamente, el mismo sentimiento de placidez y opulencia. Se tomó la decencia de bostezar no por sueño, sino por puro aburrimiento. Tal vez ya se había acostumbrado a las circunstancias delirantes y las personas erráticas. ¿Qué le faltaba por probar? ¿fantasmas? Los traía de fábrica. ¿Construir una fábrica de chocolate? No era fan asidua del dulce. ¿Sobrevivir a un incendio? Daimon se había encargado de regalarle ya la experiencia.   ¿Perseguir a un conejo blanco? Cambia a la rata de orejas deformes por una planta humana y obtenemos el momento actual. Era una lástima, pero se le acababan las experiencias vitales. Captó la mirada del delincuente: no pronunció ninguna palabra, pero chasqueó la lengua. Curiosa manera de hacer ver que se estaba pensando su propuesta.

Hasta que escuchó sus últimas palabras.—¿Te quieres ir tan pronto, chaval? ¿las verduras no tienen que estar en remojo un par de horas antes de cocerse?—incordió, teniendo ya el siguiente insulto bien afilado entre sus dientes.—Aunque tengo que admitir que me resultas familiar, ¿no te he vista ya en otra parte, pero con mucho mejor acabado y una calidad más aceptable? Ya lo tengo: tratas de imitar a alguien famoso, ¿me equivoco? A lo mejor por eso te quieres largar, porque te da miedo que tu pelo destiña.—la ponzoña y la discordia se le escapaban a pares, qué se le iba a hacer. Tres segundos después, la tarde, de pronto, dejó de ser tan apática y aburrida. El grito de un visitante incauto le hizo cerrar los ojos al sentir cómo su tímpano izquierdo estaba al borde del colapso. Torturar al derecho fue tarea de un segundo imprevisto: ante el chillido infernal de turno, una de sus propias voces había cundido en pánico de pura impresión. Se giró con desgana para ver quién cojones había provocado que, por un momento, Mayô confundiese su identidad. Y se refería tanto a la personal como a la grupal: un nuevo inquilino le habría jodido la vida. Tres es suficiente, equilibrado. Cuando se volvió le fue tremendamente sencillo comprender lo sucedido: una mujer, incluso una tan jodidamente fea, tenía todo el derecho del mundo a querer arrancarse los ojos ante la escenita del subnormal. Tal vez aquello era bastante peor que el País de las Maravillas. Tal vez había encontrado un pretexto para darle un poco de caña al momento.—Oh, señora, tranquilícese, no ha sido para tanto. Seguro que en su casa ve cosas mucho peores a diario. Le estoy multando en estos momentos, así que circule y siga su camino.—el sarcasmo, en aquella ocasión, nació fruto de la tensión y no de su ser. A ver si la puta maruja le iba a joder el business como se atreviera a pedirle alguna clase de acreditación como policía. La traumatizada transeúnte, en un acceso de repentina obediencia, dio media vuelta, todavía soltando improperios y rezos, y se largó por donde había venido.—A tomar por culo la maruja, y hablando de cosas desnudas...—No tardó demasiado en girarse de nuevo hacia el exhibicionista.—No soy tu madre, vístete tú solito. Además, eres como un muñeco, no hay nada que mirar ahí abajo.—le devolvió con brusquedad, con notoria mala hostia. Hubo un momento de duda al que le siguió otro de iluminación.—¿Vas a abonar la multa ahora o después? Ya tienes tres.desacato, exhibicionismo y contaminación de las aguas públicas: lo que se dice un completo. Al parecer, después de todo, la luna sí que le iba a dar buena suerte-.

48LÍNEAS.








Parámetros:

Resistencia
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Fuerza
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Velocidad
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Percepción
=
1
+
0
+
26
+
0
=
27
Ninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
[size=16]
Mochila (9,5 kg / 30 kg)

Cascabel x1 (0,5 kg)
Kunai x3 (1,5 kg)
Bomba de luz x2 (3 kg)
Cadenas x2 (4 kg)
Pergamino de Información x1 (0,5 kg)

Acceso directo a la Tienda



Indiferencia




El grito de la mujer sorprendió al joven un poco, pero no lo suficiente como para cambiar su expresión, simplemente la miró con desinterés y escuchó como la chica que lo espiaba le hablaba a la mujer, con un rostro bastante alejado de las manos de los dioses si se me permite decir… Después de las palabras de la espía, la mujer se fue maldiciendo en 12 idiomas diferentes -Que mujer tan vulgar- pensó el pelirrojo –Y como grita-. La chica espía volvió a dirigirse a Shin y lo regañaba, el joven la veía con la misma cara inexpresiva, ya estaba acostumbrado a los regaños… Tanto que a veces se sentía raro si no era regañado al menos una vez al día. Entonces el joven lentamente empezó a avanzar hacia la orilla donde se ubicaba la muchacha con intención de vestirse, pero no apartaba la mirada de ella, de sus ojos, ahora sí se podía ver su desnudez completa. -Ok, vamos a resumir: Primero… Nah, no creo que nos conozcamos: Una cara tan fea no se me olvidaría nunca. Segundo, si tanto quieres multarme, cárgalo a mi cuenta… Como siempre me pillan haciendo algo y me multan como tú lo haces ahora, me han abierto una cuenta en la oficina… Así que págate de mi próximo trabajo, no hay problema- dijo el pelirrojo sin cambiar su rostro inexpresivo y sin siquiera detenerse a pensar en las posibles consecuencias… Pero bueno, así es nuestro joven Shin, impetuoso y despreocupado. Al salir del agua, el joven tomó sus ropas y su Katana y se alejó un poco antes de empezar a vestirse, lo hacía de perfil por si a la chica se le ocurría no quitarle la vista de encima, aunque era poco probable: Al principio Shin pensó que la chica era una pervertida, pero basándose en la forma en que le estaba hablando dejó ese pensamiento de lado. Terminando de vestirse, se puso su banda blanca en la frente y miró de nuevo a la chica, esta vez con una expresión de curiosidad: -Oye, tengo que irme a entrenar con una chica y voy tarde, así que… Supongo que esto es el adiós- El joven pelirrojo se dio media vuelta y comenzó a caminar directamente hacia los campos de entrenamiento, ya había perdido mucho tiempo bañándose sin contar la confusión posterior y no quería llegar más tarde de lo que iba a ver a la chica.

24 Líneas (Calibri 11)









Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
16
+
0
=
31
Fuerza
=
11
+
0
+
10
+
0
=
21
Velocidad
=
20
+
0
+
11
+
0
=
31
Percepción
=
21
+
0
+
10
+
0
=
31
Ninjutsu
=
10
+
0
+
18
+
0
=
28
Fuinjutsu
=
5
+
0
+
10
+
0
=
15
Genjutsu
=
2
+
5
+
15
+
0
=
22
Kenjutsu
=
10
+
0
+
7
+
0
=
17
Taijutsu
=
5
+
5
+
1
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (19,5 kg / 20 kg)

Kunai x6 (3 kg)
Shuriken x1 (0.5 kg)
Katana x1 (5 kg)
Bomba de Humo x3 (3 kg)
Bomba de Luz x3 (4,5 kg)
Bombas de Pimienta x1 (0.5 kg)
Píldora de Soldado x2 (0.5 kg)
Sello Explosivo x4 (1 kg)
Mecanismo oculto de kunai x1 (1.5 kg)

Acceso directo a la Tienda



HACE UN PAR DE DÍAS...




Mayô lo tenía bastante claro: al pelo pincho y a sus puñeteros huevos les podían dar por culo. Como si la maruja de antes quería hacer malabares con ellos: como si las cocineras de algún restaurante cualquiera decidían que el menú de la semana fuesen huevos hervidos con hojas de palmera deforme. Porque ya estaba hasta los cojones de su falta de pantalones y del pésimo gusto para las ofensas que tenía. No es que fuese para tanto, más bien que le tocaba bastante los ovarios que, mientras que sus superiores seguramente estaban a la sombra pasando el rato, ella estuviese tratando de enderezar a una palmera torcida con complejo de monstruo marino. Más valía quedarse en casa aguantando a la zorra de su madre. Sí, su peor amigo parecía tener razón: estaría mejor en el sofá del salón, durmiendo. Lo mismo hasta incluso leyendo el horóscopo. Sí, tampoco es que le hiciese mucha gracia que incluso a los puñeteros mechones de su cabeza se les diese por creerse ramas y optasen por balancearse de la forma más dramática jamás vista. Porque claro, ni siquiera un Jonnin en su edición aventurándose en los bosques estaría satisfecho con aquello. Fíjate por dónde, tal vez los puñeteros supervisores también podrían invertir su tiempo en podar ese jardín gigante que llevaba el muchacho en la cabeza para ahorrarles problemas.—Cree el ladrón que todos son de su condición.—replicó con desdén, con chulería. Chasqueó la lengua un instante, dejándole claro que con ella no se metía ni Dios. El cocotero debía de estar pasándoselo de puta madre. Mayô, en aquellos instantes, sólo tenía ganas de comerciar con vegetales feos de hojas llenas de piojos. Siguió los pasos del chaval por puro instinto. Pártele la cabeza con una piedra, ahórrale una vida de mierda cargando con esa melena. Y aunque nada la hubiese hecho más feliz, lo cierto era que no le daba la puta gana de haberse hecho el viajecito de los cojones para que luego todo terminara con un accidente desafortunado-.

Gruñó, buscando captar su atención.—Entonces tendrás que firmarme un reconocimiento de deuda, que me conozco el truco.—sí, porque ya se lo veía venir. Tenía que tocarnos estafar al último pintamonas de la ciudad. Mientras el pelirrojo se las daba de estrella de cine y se largaba de la escena con un intento de despedida, Mayô apretó el paso hasta posicionarse a su derecha y mantenerse a su lado. Déjalo ir. Con su propio hombro le dio un golpe ligero -o, más bien, nada ligero- al de Shin. No con mala hostia: más bien con esa complicidad típica entre amigos. O con ese siniestro colegueo entre prestamista y prestatario. De alguna manera había que comunicar que de ahí no se iba a ir por las buenas. Le miró de reojo: sólo le faltaba llevar una regadera colgada del hombro. Frunció las cejas: le volvió a dar otro golpe en el hombro. Sí, aún más fuerte.—Ni se te ocurra pensar que te vas a ir de rositas, ¿eh? Todavía tengo algo que de...—pero no terminó de articular las ultimas palabras, porque una idea encantadora (o venenosa, para ser más exactos) comenzaba a germinar en su mente viperina. ¿Vas a ser tan cruel? Pero la pregunta era tan absurda como innecesaria: la respuesta siempre era un .—Ala, que te vaya bien.—concluyó con encanto, claramente fingido. Esperó a perderlo de vista para introducirse en la maleza que bordeaba el camino y apretar el paso en dirección a una grieta más cercana que su padre se había tomado la molestia de enseñarle cuando apenas rozaban sus hombros seis inviernos. El atajo era efectivo, práctico y mucho más rápido que la ruta principal. Por ello, en apenas siete minutos se encontraba ya en el punto de espera acordado, lista para atacar. Aunque quizá no de la manera usual-.

Volvió a gruñir ante la inminente aparición del pelirrojo enfilando el camino.—Llegas tarde. Lo sabes, ¿verdad?—siseó en un tonito cantarín. Se aproximó apenas un par de centímetros en dirección al muchacho, dejando que en sus casi tiernos labios se esbozara el inicio de una sonrisa maliciosa.—Llevo esperando un montón de tiempo, que lo sepas.¿Corromper la mente de un chiquillo te parece bonito? Chasqueó la lengua nuevamente, con sonoridad. Frunció los labios en un gesto profundo, a la par que ladeaba ligeramente el rostro hacia la izquierda.—¿Has olvidado que un retraso supone una compensación económica inmediata?—espetó. Pero oye, de su encuentro anterior no dijo ni pío-.

49LÍNEAS.








Parámetros:

Resistencia
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Fuerza
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Velocidad
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Percepción
=
1
+
0
+
26
+
0
=
27
Ninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
[size=16]
Mochila (9,5 kg / 30 kg)

Cascabel x1 (0,5 kg)
Kunai x3 (1,5 kg)
Bomba de luz x2 (3 kg)
Cadenas x2 (4 kg)
Pergamino de Información x1 (0,5 kg)

Acceso directo a la Tienda



Eso fue... Inesperado




La chica no paraba de hablar, pero este hecho le importaba poco a nuestro pelirrojo que seguía en lo suyo sin prestarle ni una pizca de atención. Al terminar de decir su frase, Shin se fue caminando tranquilamente ignorando completamente a la habladora mujer -Que fastidio- pensó el joven, que no paraba de caminar ni mostraba sentimiento alguno. Sintió un golpe en su hombro, giró su cuello con mucha calma y dijo: -Ah, ¿Sigues aquí? No tienes por qué seguirme, dije que iría a entrenar y cumpliré mi palabra- Luego de aquellas palabras, el pelirrojo volvió a ignorar por completo a su perseguidora pensando que esta había desistido… Sumido en este pensamiento fue que el segundo golpe de la chica le cayó de sorpresa, una muy desagradable sorpresa que le había generado la revelación de dos o tres venas en su frente, se estaba aguantando el enojo. Antes de que Shin pudiera decir algo, la chica empezó a reclamarle nuevamente antes de auto frenarse en seco y despedirse -… ¿Qué diablos fue eso?- pensó nuestro amigo, esta vez con una expresión de curiosidad. Se quedó mirando un par de segundos a la chica con una mirada de desconfianza, pero decidió dar la media vuelta y continuar su camino, no sin antes dejar escapar un: -Eh… ¿Adiós?-. El joven se fue caminando con la misma tranquilidad de siempre, aunque seguía extrañado por la actitud de la chica, mira que regañarlo de esa manera… Y encima que nunca en su vida nuestro amigo había visto a la mencionada joven. Ya hasta parecía que regañar a Shin es uno de los requisitos para pertenecer a Sunagakure, pero el muchacho ya estaba acostumbrado… Si, le molesta, pero ya se acostumbró a lidiar con ello.

El camino fue normal, gracias al baño iba fresquito y ya no le afectaba el calor así que iba como siempre contemplado todo a su alrededor: Lo que más le gusta a Shin es observar el ambiente del lugar por donde está pasando, no hay ninguna razón especial, simple curiosidad instintiva. Un par de minutos después, el joven ya estaba llegando al lugar acordado pero… -¿Q..? No puede ser…- dijo el pelirrojo en voz baja, al mismo tiempo que se pegaba una palmada en la frente con la mano derecha y se la pasaba por la cara antes de añadir -Esto tiene que tratarse de una jodida broma- Shin paró y quedó observando a la muchacha desde ese lugar, con la mano derecha tapándose el mentón y la boca… Sus ojos reflejaban el fastidio que estaba sintiendo el joven en ese momento y solo se limitó a escuchar a la joven que nuevamente estaba hablando de dinero, esta vez como si nunca se hubieran visto… -Dios santo, ¿Esto es en serio?- pensó el joven -¿De verdad expulso un aura de estupidez tan alta?- Luego de pensar eso, guardo su mano en su bolsillo y quedó mirando a la muchacha con una notoria expresión de fastidio, levantó un poco la ceja derecha como preguntando ¿Es en serio? Y dijo: -¿En serio?... ¿Esto es en serio?... Oye, soy consciente que tengo cara de idiota, pero créeme cuando te digo que no lo soy. Aunque debo admitir que tengo un poco de curiosidad sobre algo: ¿Acaso intentas sacarme dinero o algo así? Porque nunca he visto a un cobrador que sea así de acosador- Era un fastidio, pero Shin prefirió conservar la calma antes de decir o hacer algo estúpido.

36 Líneas (Calibri 11)









Parámetros:











Resistencia
=
15
+
0
+
16
+
0
=
31
Fuerza
=
11
+
0
+
10
+
0
=
21
Velocidad
=
20
+
0
+
11
+
0
=
31
Percepción
=
21
+
0
+
10
+
0
=
31
Ninjutsu
=
10
+
0
+
18
+
0
=
28
Fuinjutsu
=
5
+
0
+
10
+
0
=
15
Genjutsu
=
2
+
5
+
15
+
0
=
22
Kenjutsu
=
10
+
0
+
7
+
0
=
17
Taijutsu
=
5
+
5
+
1
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (19,5 kg / 20 kg)

Kunai x6 (3 kg)
Shuriken x1 (0.5 kg)
Katana x1 (5 kg)
Bomba de Humo x3 (3 kg)
Bomba de Luz x3 (4,5 kg)
Bombas de Pimienta x1 (0.5 kg)
Píldora de Soldado x2 (0.5 kg)
Sello Explosivo x4 (1 kg)
Mecanismo oculto de kunai x1 (1.5 kg)

Acceso directo a la Tienda



HACE UN PAR DE DÍAS...




Aquel chaval era más pesado -... en todos los sentidos que se le podían aplicar a dicha palabra- que el novio de su madre cuando se ponía a hablar de los milagros acontecidos durante el último siglo. Y aquello era mucho decir.—Como para no pensarlo después de escucharte hablar. A ver, tío, comprende que lo normal es que un cobrador sea así de insistente. No sé de qué clase los has frecuentado tú, pero lo raro de cojones sería un recaudador que no fuera hasta el fin del puto mundo a por su dinero.—Podía darse por enseñado. No todos los días uno tenía el privilegio de recibir una lección tan directa y auténtica sobre la vida misma.—No es nada personal, pero es que tengo que cubrir un cupo diario o me rompen el cuello.—se encogió ligeramente de hombros, como si, en el fondo, el destino de su pellejo se la sudase más que los complejos de inferioridad que se traía encima la plantación humana. Porque oye, si con tanta naturalidad se había asumido gilipollas, era porque ya había venido predispuesto a ello de fábrica. Lo extraño es que no se haya cagado en tus muertos, niña. Una cosa había que concederle: a diferencia de los huevos, el chico tenía los nervios bien puestos en su sitio. ¿No se decía por ahí que la naturaleza era sabia y que lo que te quitaba, en otra cosa te lo daba? Pues ahí estaba un ejemplo viviente de ello. Eso sí, la cara de malas pulgas que se le estaba poniendo paulatinamente era digna de mención; a lo mejor se había equivocado en el diagnóstico y, en lugar de una palmera humana, se trataba de un perro antropomórfico que, al igual que las tortugas al cargar con su casa, se llevaba el retrete a cuestas. El tipo es práctico, al menos. También le llamaba la atención lo mansas que se mostraban las voces en su presencia: parecían más entretenidas arremetiendo contra los múltiples y vistosos defectos del chaval que rebuscando entre sus recuerdos gilipolleces que echarle en cara en el peor momento posible. No cantes victoria, lagartija -.

La cara de jabalí arrugado del pelirrojo le hizo ver que, a lo mejor, si seguía por ahí, aquello iba a traer consecuencias. No se esperaba una amenaza de muerte por su parte -o tal vez sí- pero lo cierto era que, quizá, no sería descabellado bajar un rato el tono. ¿Te asusta? El dolor se desplazó desde la zona de su hemisferio izquierdo hasta la del derecho. Del centro neurológico al motor. Del motor a una repentina y momentánea falta de aire. Cagarse en la puta madre del mocoso fue poco. ¿No puedes aguantar ni un poco de dolor? Qué blanda. Mantenerse en pie se volvió difícil de cojones -sí, nunca se le había dado bien sobrellevar las migrañas-. Sus voces empezaron a hablar demasiado: muy mal momento para ponerse a parlotear. Mayô se preguntó seriamente qué mierda se le había pasado por la cabeza para tentar de aquella manera a sus abominaciones. Básicamente, les había servido en bandeja la oportunidad de putearla a conciencia. No le faltaba razón a su padre cuando le decía que lo mejor era pensar en uno mismo. Cada vez le quedaba más que claro que preocuparse por la salud mental de los demás no merecía la pena: si al pelirrojo le dolía en la autoestima, pues que se jodiese como buenamente pudiese.—Mira, tío, no me has caído nada bien y estoy segura de que yo a ti tampoco.—escupió, y aquello no era ninguna novedad. Era una persona de trato difícil, y muy pocos de los que llegaban a su vida, decidían quedarse merodeando por ella. La mayoría coincidía en que lo mejor era coger sus cosas y largarse cagando hostias. Qué sentimental te pones a veces, querida. Los 'reflejos' no se callaban la puta boca: Mayô decidió que la próxima vez les ofrecería una víctima en sacrificio para ver si así se tragaban sus recriminaciones baratas.—Si no quieres pagarme, pues vale.¿vas a ceder? Le ardían las putas sienes.—Pero me dijeron que si no entrenabas, te iban a cortar las pelotas.—y aunque en realidad había sido al revés, le pareció que pronunciado de aquella manera surtiría más efecto. También se calló la oferta pecuniaria que le habían ofrecido a cambio de hacer que el tipo moviese un poco el culo.—No creo que quieras perder lo poco que tienes, ¿me equivoco?-y volvió a escogerse de hombros apáticamente, de mala uva. Miró al perro de la discordia y entrecerró los párpados: en los negocios y en la guerra todo valía, decían-.
46LÍNEAS.






Parámetros:

Resistencia
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Fuerza
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Velocidad
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Percepción
=
1
+
0
+
26
+
0
=
27
Ninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
[size=16]
Mochila (9,5 kg / 30 kg)

Cascabel x1 (0,5 kg)
Kunai x3 (1,5 kg)
Bomba de luz x2 (3 kg)
Cadenas x2 (4 kg)
Pergamino de Información x1 (0,5 kg)

Acceso directo a la Tienda



No confio en ella pero...




Seee, justo como Shin previó que ocurriría: La chica rara volvió a regañarlo, esta vez dándole una especie de… ¿Lección? Bueno, Shin no lo veía como una lección, era consciente que los cobradores eran unos verdaderos “Hinchapelotas” como el joven solía llamarlos, pero el tema es que para nuestro pelirrojo esta chica le resultaba mucho más irritante que los anteriores agentes que solían perseguirlo para que pagara sus multas y deudas. Aunque la verdad, hubo una frase que lo cambió todo, una sola frase había logrado darle la vuelta a la situación e, incluso, logró tocarle el corazón a Shin: “No es nada personal, pero es que tengo que cubrir un cupo diario o me rompen el cuello”. Esa simple oración le apuñaló el pecho, el instinto del pelirrojo lo forzaba a ayudar a la joven pero su cerebro le decía que algo no andaba bien… Y claro, como nuestro alocado amigo no suele escuchar a su cerebro, empezó a acercarse lentamente hacia la muchacha, ¡Ah, pero alto! La chica luego de unos momentos empezó a hablarle a Shin de una manera algo… ¿Sentimental? Sí, creo que esa es la palabra correcta, o tal vez no… Era más como un Borrón y Cuenta Nueva, la chica básicamente le hablaba sobre la mala primera impresión que tuvieron uno del otro al mismo tiempo que desistía de cobrarle, esto hizo que el pelirrojo cambiara su expresión a una de extrema curiosidad… -¿Qué diablos está ocurriendo aquí?- pensó el joven mientras que la chica le seguía hablando, esta vez con palabras un poco más fuertes… Mira que venir a mencionar sus pelotas y encima venir a decirle que eran pequeñas... Qué osadía.

Después de escuchar la mención a su órgano reproductivo, el pelirrojo cambió su expresión a una de fastidio y extrañeza -Oye… ¿Qué tienes con mis pelotas?- dijo Shin, mientras miraba a la chica directamente a los ojos con la misma extraña expresión… Mientras tanto, el joven pensaba: -Ya en serio, ¿Qué sucede con esta chica? ¿Acaso está…? No me digas que es una de esas pervertidas que andan por ahí todo el tiempo detrás de los hombres… Vaya, eso me recuerda un poco a Yumeko, aunque ella solo suele hacerlo para calentar- La situación tenía a Shin confundido, toda su disposición de ayudar a la chica se había esfumado al escucharla hablar de sus pelotas… Ahora solo quería conocer las verdaderas intenciones de la chica para con él, esperando que su acosadora fuera solo eso: Una Cobradora loca y muy persistente. -No pienso mostrártelas de nuevo si es lo que quieres, ya suficiente tuviste con lo que viste cuando me estabas espiando- dijo el pelirrojo, esta vez cruzándose de brazos sin dejar de mirar a su acosadora directamente a los ojos, como esperando una respuesta

30 Líneas (Calibri 11)









Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
16
+
0
=
31
Fuerza
=
11
+
0
+
10
+
0
=
21
Velocidad
=
20
+
0
+
11
+
0
=
31
Percepción
=
21
+
0
+
10
+
0
=
31
Ninjutsu
=
10
+
0
+
18
+
0
=
28
Fuinjutsu
=
5
+
0
+
10
+
0
=
15
Genjutsu
=
2
+
5
+
15
+
0
=
22
Kenjutsu
=
10
+
0
+
7
+
0
=
17
Taijutsu
=
5
+
5
+
1
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (19,5 kg / 20 kg)

Kunai x6 (3 kg)
Shuriken x1 (0.5 kg)
Katana x1 (5 kg)
Bomba de Humo x3 (3 kg)
Bomba de Luz x3 (4,5 kg)
Bombas de Pimienta x1 (0.5 kg)
Píldora de Soldado x2 (0.5 kg)
Sello Explosivo x4 (1 kg)
Mecanismo oculto de kunai x1 (1.5 kg)

Acceso directo a la Tienda



HACE UN PAR DE DÍAS...




A Shin Kagutsuchi le olía el aliento: del interior de su boca surgía un extraño olor a medias entre la cebolla y el vómito. Mayô supuso que, quizás, no sólo el resto del mundo le tenía asco, sino que el mismo Shin tenía ese sentimiento hacia sí mismo. No le culpaba. Quiso ignorar olímpicamente el desplante que suponía contra su persona aquella nauseabunda insinuación. ¿Extremadamente diplomática o era que estaba ocupada en algo que llamaba más su atención? Inclinó el pecho hacia delante para poder obtener una visión más personal. Ladeó la cabeza en dirección al pelirrojo mientras alzaba una ceja despreocupadamente.—Si necesitas que te consiga un poquito de agua avísame, porque no veas los humos que te traes.—Con suma tranquilidad, devolvió el comentario corregido y, quizá, matizado. Aunque lo hizo con esa curvatura relajada de labios que indicaba que no iba en busca de gresca.  ¿No vas a hacer nada? Qué raro. ¿Tanto les sorprendía a sus okupas que estuviera intentando comportarse como una persona civilizada? Aquella falta de fe la ofendía. O no, para qué mentir. Esta actitud no te pega nada: destruye. Casi pudo escuchar el clic en su cabeza que indicaba que algo se había activado y no pensaba recular hasta conseguir lo que se merecía. Si el donjuán -o, más bien, donnadie- se pensaba que se iba a salir con la suya, estaba equivocado. Ante el recuerdo de su grotesca alusión, Mayô chasqueó la lengua con sonoridad, rotundidad y decisión. Observó la apariencia del gilipollas de turno y entornó los ojos casi por instinto.  Menudo fantasma.Lo primero de todo: como me vuelvas a enseñar esa mierda, te la corto.—espetó. Y aquello, desde luego, sí que no iba en broma. Porque claro, Mayô no podía dejar que un imbécil con esa cara de lerdo la tomara por una buscona cualquiera. Abrió la boca dispuesta a decir algo más pero no pudo terminar porque una de sus voces decidió pegar un chillido nada conveniente como arma de destrucción masiva. ¿Y eso a qué venía? Ha sido sólo por joder. Observó a Shin nuevamente para luego chasquear la lengua.—¿Por dónde iba?—prosiguió encogiéndose de hombros.—Ah, sí, lo segundo.—se explicó tranquilamente tras desviar la mirada de encima del chaval.—Como vuelvas a sugerir algo por el estilo, la lengua también te la corto. Así, además del problema del mal aliento y de la castración, tendrás que hacer frente a un tercero.—O tal vez hasta un cuarto, si el muchacho seguía tirando por ese insufrible y temerario camino. Mátale ya-.

No obstante, se había quedado con la copla del pelirrojo. Captó la táctica del Kagutsuchi al vuelo y no le pareció una mala estrategia.  ¿Le vas a dar la vuelta como siempre? Escuchó las impresiones de su peor amigo con gesto imperturbable: ello no evitó que, al final de sus palabras, volviese a enarcar el ceño. El plan de ataque de la sombra no le hizo mucha gracia, pero qué se le iba a hacer. Quizás ya había tenido demasiados líos del faldas por el momento. Deslizó el cuerpo hacia la izquierda para contrarrestar sus ganas de abalanzarse hacia el contrario.—Y que se te grabe en la puta cabeza que no eres mi tipo: la zoofilia o la dendrofilia -porque todavía no me queda muy claro qué clase de mierda eres- no me va.—arrastró las palabras con descaro. Volvió a girar la cabeza para mirar a Shin durante unos segundos para finalmente encogerse de hombros.—Aunque... claro, ahora todo tiene mucho más sentido.—pronunció con insolencia, no revelando la verdadera connotación de su sentencia por el momento. Dejó que la tensión medrara en el ambiente, que atragantara con su ausencia de respuesta al muchacho y, sólo entonces, se dispuso a aclarar sus profundas reflexiones.—Tú ya sabías de antemano que, como buena compañera de entrenamiento que soy, al ver cómo te escaqueabas de tus obligaciones te seguiría para traerte de vuelta.—Comentó para luego deslizar la vista hacia el suelo, ¿azorada?—Lo planeaste todo para que yo llegara justo en el momento exacto para encontrarte desnudo. Qué pervertido.—Porque claro, según Mayô, aquella sería su versión del asunto.—Me pregunto cómo se lo tomarán los superiores cuando se lo cuente.—exclamó, fingiendo falsa conmoción.—Seguramente te destituyan.—incordió y emponzoñó. Sacar la artillería pesada, lo llamaban-.

46LÍNEAS.








Parámetros:

Resistencia
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Fuerza
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Velocidad
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Percepción
=
1
+
0
+
26
+
0
=
27
Ninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
[size=16]
Mochila (9,5 kg / 30 kg)

Cascabel x1 (0,5 kg)
Kunai x3 (1,5 kg)
Bomba de luz x2 (3 kg)
Cadenas x2 (4 kg)
Pergamino de Información x1 (0,5 kg)

Acceso directo a la Tienda



Respiro Aliviado




La primera oración y posterior amenaza de la muchacha fue un verdadero alivio para el pelirrojo: No era una pervertida, solo una Mujer Loca. Shin volvió a poner sus manos en los bolsillos de su pantalón y respiró aliviado, ya no tenía de que preocuparse… La chica no interrumpiría su entrenamiento con alguna cochinada o algo por el estilo. El joven simplemente se quedó ahí mirando a la muchacha hacer su berrinche por la anterior acusación indirecta (o no tan indirecta) en la que el muchacho ponía en tela de juicio la decencia de la chica, algo que obviamente la haría enojar pero que Shin quería lograr: Según la reacción de enojo que tuviera la acusada es que el joven se daría cuenta si era o no una indecente como sospechaba. La chica de repente abrió la boca sin decir nada, algo que hizo que la expresión del joven cambiara a una de curiosidad -¿Qué sucede con esta chica?- pensó, pero no le dio muchas vueltas y solo se limitó a observar lo siguiente que diría o haría su joven acosadora. La chica desvió la mirada y amenazó con cortarle la lengua al pelirrojo, aparte de que mencionó que nuestro loco amigo tenía mal aliento; Shin se sintió extrañado e inmediatamente puso su mano derecha delante de su boca y nariz para luego proceder a hacer la prueba del aliento -…- La loca tenía razón, su aliento olía a cebolla y a… ¿Sake?, el joven se puso a reflexionar sobre ello: -Espera, ¿Qué? No recuerdo haber bebido Sake hoy en el almuerzo. Después de terminar de comer, salí apurado de la casa y solo alcance a enjuagarme la boca con…- Ups, todo de repente en su mente se detuvo, solo quedó un espacio en blanco… El idiota había confundido el Alcohol Especial con hojas de Menta (Edición Limitada) que usaba como enjuague con la botella de Sake que había al lado... Shin simplemente se golpeó la frente con la palma de su mano y ahí quedó, sintiéndose un completo imbécil.

Un segundo… Creo que estamos olvidando algo, ¿O no? -Yo que sé, tú estás narrando la historia- Sí, pero creo que algo se nos escapa… ¡Ah, Claro: La chica! La chica seguía hablando, ¿Lo olvidaste por completo? -Ah perdón, estaba viendo a ese pajarito de allá- Compórtate, nos avergüenzas… Ejem, lamento mucho este contratiempo, Prosigo: Shin fue violentamente sacado de sus pensamientos con la siguiente frase de la chica donde hablaba de una tal Dendrofilia -Dendrofilia… ¿Y qué carajos es una Dendrofilia?- pensó de inmediato el joven, la chica estaba empezando a usar un lenguaje que confundía un poco al pelirrojo: Si, Shin no es alguien muy culto que digamos. Después de la frase, la chica volvió a mirar al joven, esta vez pasaron un par de segundos de esa manera -¿Y ahora qué?- pensó Shin, que puso una expresión algo extraña, se veía algo intimidado por la extraña mirada que le había echado la chica. Ella mencionó que ahora todo tenía sentido… Esto es muy extraño, ¿Qué parte de esta historia tiene algún sentido?, la siguiente frase de la chica lo desveló todo: Estaba inculpando a Shin de mostrar su cuerpo ante ella a propósito. -¡¿Queeee?!- la cara del pelirrojo ahora era de espanto total, ¿De dónde diablos se le ocurriría a esta chica que nuestro inculto amigo sería tan inteligente e indecente como para planear algo como eso? -¡¿Y ahora de qué diablos estás hablando? Yo jamás no haría algo tan pervertido como eso!- La chica amenazó con denunciar a Shin a los altos mandos, claramente eso no le convenía: Ya tenía suficientes problemas con ellos como para sumar otro, y encima de este calibre. -¡Oye oye, no hagas eso! *Risa Nerviosa* Vamos, ¿En serio parezco alguien que planea? Yo no soy bueno haciendo planes, y mucho menos soy un pervertido… Vamos, mi único pecado fue haber nacido con poco cerebro- Ay, por los dioses… ¿En serio dijiste eso, Shin? -Guarda silencio, Narrador, mi cuello está en riesgo- Si, pero vamos… Pudiste haber dicho algo mejor -¡No hay tiempo, demonios!- Si si, como digas… *Mueve la cabeza de un lado al otro* Esto no va a terminar bien para Shin, no señor.

44 Líneas (Calibri 11)









Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
16
+
0
=
31
Fuerza
=
11
+
0
+
10
+
0
=
21
Velocidad
=
20
+
0
+
11
+
0
=
31
Percepción
=
21
+
0
+
10
+
0
=
31
Ninjutsu
=
10
+
0
+
18
+
0
=
28
Fuinjutsu
=
5
+
0
+
10
+
0
=
15
Genjutsu
=
2
+
5
+
15
+
0
=
22
Kenjutsu
=
10
+
0
+
7
+
0
=
17
Taijutsu
=
5
+
5
+
1
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (19,5 kg / 20 kg)

Kunai x6 (3 kg)
Shuriken x1 (0.5 kg)
Katana x1 (5 kg)
Bomba de Humo x3 (3 kg)
Bomba de Luz x3 (4,5 kg)
Bombas de Pimienta x1 (0.5 kg)
Píldora de Soldado x2 (0.5 kg)
Sello Explosivo x4 (1 kg)
Mecanismo oculto de kunai x1 (1.5 kg)

Acceso directo a la Tienda



HACE UN PAR DE DÍAS...




Siendo un perro antropomórfico que llevaba encima de la cabeza su propio retrete, no se podía esperar demasiada inteligencia por parte de Shin Kagutsuchi. Su teoría se confirmó cuando él solito se vio atrapado en mitad de un monólogo de autodesprecio que comenzaba a resultar bastante ridículo (o violento, según la perspectiva) de presenciar. Miró la escena de reojo: La palmera estaba arrugando las hojas y alzando ligeramente la voz. Eso significaba que iba a empezar a sacarse de la manga vete tú a saber qué mierda de motivos para salvarse el pellejo de la inminente expulsión. Pues que le diesen por culo al chaval: que se atragantase con el significado de la palabra dendrofilia o que lo hiciese por no saber hacer la fotosíntesis. Mientras el resultado fuese una asfixia incompatible con la vida, tanto le daba el modus operandi.—Uff, tío, vas por el camino perfecto para que termine yendo al despacho del supervisor a contarle todo este escabroso asunto.—mortificó sin mirarlo. Tampoco es que estuviese diciendo ninguna mentira. Iba a volver a abrir la boca cuando, repentinamente, se le ocurrió una idea mucho más divertida que originar una catástrofe nuclear en la vida del vegetal. Que sí, que verle poniendo mil y una excusas ante los encargados de la oficina habría sido todo un espectáculo, pero era de sabios rectificar, y la nueva posibilidad se le antojaba, a lo menos, mucho más rentable. Los ladridos -porque aquello no eran razonamientos coherentes ni en los sueños del chaval- debían de estar siendo escuchados hasta en el puto País de la Nieve. Alzó una ceja ante la mención de su 'poco cerebro': ahora se le daba por aludir a un supuesto defecto congénito de nacimiento en lugar de apechugar con sus propios errores. Prácticamente esperó el momento en el que chico pasase del color blanco al rojo para lanzar una escueta y franca carcajada al aire.—¿Te parece bonito echarle la culpa a tu madre de tu poca sesera? Hay hijos que no se merecen a sus padres.—picó, antes de apartarse un mechón grisáceo de delante del rostro con cierto desinterés fingido-.

Tan pronto como el chico empezó a desesperarse -o a rogar-, se cargó la tensión del momento y decidió darle la vuelta a la situación, de nuevo.—Lo mismo si te callas un rato y me prestas atención, encontramos una forma satisfactoria de esquivar la visita a la oficina.—intento de consejo de acreedora. Tanto nerviosismo la estaba sacando de quicio: entrar en cualquier grupo sectario y tragarse todo el incienso que encontrara en su centro de operaciones le habría venido de puta madre al Kagutsuchi. Tras un par de segundos de silencio, volvió a hablar. Dejó que el perro corretease a su puta bola un rato y se centró en esclarecer sus productivas intenciones.—Ayúdame a sacar un poco de pasta y te perdonaré la ofensa.—lo peor que podía pasar era que la cagase hasta el fondo: a Mayô, mientras no la salpicasen (o empapasen) a ella sus meteduras de pata, se la sudaba lo mucho que pudiera meter la pata al pelirrojo. Estiró los brazos y se desperezó tal y como si aquel griterío la hubiese dejado agotada.  Algo va a salir mal: mejor da media vuelta y lárgate. Tal vez también se estaba desentumeciendo porque se veía venir que después de aquel dramático giro de los acontecimientos, Shin le iba a dar bastante la lata.—También puedes negarte a colaborar y enfrentarte a las consecuencias.—se encogió de hombros. Evidentemente, el 'olvidaré el asunto y cada uno seguirá con su vida como si nada' no entraba dentro de las propuestas de Mayô.  ¿Matarle puede figurar entre los posibles desenlaces de esta historia? De repente, pareció decidir que si el bicho se mostraba complaciente ante sus intenciones -o si, en otras palabras, pensaba acatar todas y cada una de sus instrucciones sin salirse del plan-, sí que podría encontrar la forma de sacarle provecho a largo plazo. Despegó los pies del suelo con desinterés, se acercó un par de metros, capturó una de las muñecas del chico y tiró de ella para que la siguiese sin mucho cuidado.—Venga pinchitos, ya que te he perdonado la vida, ven a hacer algo útil y presta atención.—Efectivamente, porque a ella le daba la gana. Se dedicó a arrastrarlo hacia un lugar más apartado con toda la cara y desfachatez del mundo. Evidentemente, buscaba una reacción a sus actos.—Mi silencio se compra, no se gana.—buscó, tanteó y provocó. Paró en seco y colocó una de sus manos sobre el hombro del muchacho, ejerciendo algo de fuerza.—Ea. Venga. Dime lo que sabes sobre cobradores de impuestos.—Buena forma de conseguir un subalterno gratis, ¿no?
49LÍNEAS.






Parámetros:

Resistencia
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Fuerza
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Velocidad
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Percepción
=
1
+
0
+
26
+
0
=
27
Ninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
[size=16]
Mochila (9,5 kg / 30 kg)

Cascabel x1 (0,5 kg)
Kunai x3 (1,5 kg)
Bomba de luz x2 (3 kg)
Cadenas x2 (4 kg)
Pergamino de Información x1 (0,5 kg)

Acceso directo a la Tienda



Entre la Espada y la Pared




Una sola oración recorrió toda la cabeza de Shin en tan solo un par de segundos: “¿Te parece bonito echarle la culpa a tu madre de tu poca sesera? Hay hijos que no se merecen a sus padres” Oh no, mala elección de palabras. Al joven de inmediato se le dibujó una gran vena en la frente y otra en el lado derecho de su cabeza, su rostro cambió en un segundo pero Shin se puso la mano izquierda en la cara para que no fuese tan notorio: Esa simple oración había logrado despertar el instinto asesino del pelirrojo, incluso se podía ver un poco un aura azul de chakra alrededor de su cuerpo… Ya no le importaba si era denunciado, detenido o se volvía un renegado: Si la chica volvía a hablar de su familia una vez más, Shin no dudaría en atacarla a muerte. Pero de repente, el mismo empezó a calmar sus instintos, su mente repetía -¿Shin? No lo hagas, no vale la pena. Sé que nunca me has escuchado, pero por una vez en tu vida, por favor te suplico: Hazme caso, solo esta vez- Cerró los ojos, agachó la cabeza, el aura azul desapareció y con su mano izquierda su cara cubrió. -… No lo hagas- dijo el pelirrojo, sonaba más como un pensamiento en voz alta que como una frase para la chica. Shin estaba muy tenso, trataba de auto frenarse para no atacar a la chica… No valía la pena hacerlo, nada cambiaría si lo hiciera. Pero como si de un milagro se tratase, la chica parecía haber ignorado al pelirrojo todo el tiempo y replicaba que podía haber una solución, el chico se sacó la mano de la cara y mostró una expresión de curiosidad ¿Cuál sería la solución para este problema? Eso era un misterio, un par de segundos de silencio no hacían más que aumentar la curiosidad del pelirrojo, sin pensarlo dijo: -Y… ¿Cuál es la solución?- La respuesta no se hizo esperar: La chica exigía la ayuda del pelirrojo para sacar algo de dinero. -¿Qué? ¿Quieres que te ayude a conseguir dinero?- algo le olía mal al pelirrojo (No, no hablo su aliento esta vez jajaja), había algo raro en todo esto… ¿Qué es lo que planeaba esta chica para el pobre y descerebrado ninja?

La chica se estiraba y replicaba que el pelirrojo podía negarse, eso claro si estaba dispuesto a aceptar las consecuencias, algo que definitivamente no podía pasar… El pelirrojo estaba entre la espada y la pared, no podía negarse y lo sabía perfectamente… Se sentía como si estuviese colgando de un precipicio y un Yokai le ofreciera su ayuda a cambio de un favor. Una notoria cara de “No tengo opción” se dibujó en el rostro del chico, y después de suspirar con resignación dijo: -Está bien, te ayudaré a sacar algo de dinero- Y pues… Ahí está, el joven firmó su sentencia y lo sabía muy bien. Segundos después, la chica le cogió la muñeca izquierda y lo tironeó para que la siguiese, de una forma no muy… Delicada que digamos -O… Oye, tranquila… No tienes porqué tironearme así- El chico fue arrastrado contra su voluntad hasta un lugar más apartado, la chica decía que su silencio debía de ser comprado, ¿Comprado cómo? Shin no andaba ni con un mísero Ryou en sus bolsillos y/o monedero. La muchacha puso una de sus manos sobre el hombro del joven y le pidió información sobre los cobradores… -¿Qué se supone que debo decir?- pensó el pelirrojo, mirando muy nervioso a la chica, luego de unos segundos dijo: -Pues… Este… Solo sé que esos tipos siempre andan con alguien protegiéndolos, normalmente con un gorila musculoso y alto- Decía gorila como una forma de referirse a un hombre alto y musculoso… Y feo, normalmente muy feo. -Ah, y suelen llevar mucho dinero encima, aparte de lo que recaudan… Ah, y son unos pesados, pero es su trabajo después de todo- Listo, le había dicho lo primero que se le venía a la mente al decirle “Cobradores de Impuestos” -Este… Bueno, yo ya cumplí ¿No?, ¿Me puedo ir ya a entrenar?- Lo decía con un rostro algo nervioso, ya no quería estar en ese lugar.

42 líneas (Calibri 11)









Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
16
+
0
=
31
Fuerza
=
11
+
0
+
10
+
0
=
21
Velocidad
=
20
+
0
+
11
+
0
=
31
Percepción
=
21
+
0
+
10
+
0
=
31
Ninjutsu
=
10
+
0
+
18
+
0
=
28
Fuinjutsu
=
5
+
0
+
10
+
0
=
15
Genjutsu
=
2
+
5
+
15
+
0
=
22
Kenjutsu
=
10
+
0
+
7
+
0
=
17
Taijutsu
=
5
+
5
+
1
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (19,5 kg / 20 kg)

Kunai x6 (3 kg)
Shuriken x1 (0.5 kg)
Katana x1 (5 kg)
Bomba de Humo x3 (3 kg)
Bomba de Luz x3 (4,5 kg)
Bombas de Pimienta x1 (0.5 kg)
Píldora de Soldado x2 (0.5 kg)
Sello Explosivo x4 (1 kg)
Mecanismo oculto de kunai x1 (1.5 kg)

Acceso directo a la Tienda



HACE UN PAR DE DÍAS...




Hay palabras que suben como el humo, y otras que caen como la lluvia. ¿Lo peor de ello? que, por regla general, resulta casi imposible encontrar las diferencias entre ambas clases hasta que ya es demasiado tarde. Son así: se juntan unas con otras, inofensivas, y, cuando quieres darte cuenta, el daño ya está hecho. Juegan al despiste, al doble sentido, crees que dicen una cosa y, antes de que pestañees, ya han cambiado su sentido y elegido una nueva órbita alrededor de la cual girar. Y es que, las palabras, al igual que la bala más sumisa o la flecha más bienintencionada, una vez disparadas, se vuelven incontrolables. Las notas escurrirse de entre tus labios, difuminarse en una niebla que no aciertas a comprender del todo siguiendo una estela de rumbo incierto... oh, y da igual cuántas veces te repitas que no volverá a pasar, al final, tarde o temprano, llegado el momento oportuno, tus propias palabras decidirán traicionarte como siempre han hecho. Porque las viejas costumbres, aunque se habla de la posibilidad de cambiar, no suelen perderse con los años, sino acrecentar su frecuencia. La diferencia entre la palabra adecuada y la casi correcta, es la misma que hay entre el rayo y la luciérnaga; evidente, desde luego, pero jamás manipulable. Por ello, a pesar de presenciar el efecto borrascoso que tuvieron sus declaraciones en el muchacho pelirrojo, Mayô no supo, ni quiso, sentirse responsable de las roturas.  No es culpa tuya. Shin Kagutsuchi se lo había tomado demasiado a pecho. Shin Kagutsuchi era un exagerado. Shin Kagutsuchi no tenía ningún motivo para ponerse a soltar brillitos como una puñetera seta de olivo. Sin duda, la broma no había sido para tanto. Qué sensible está el patio.

Y hablando de palabras, a Francisco de Quevedo se le habían deslizado de entre los dedos unas cuantas claramente aplicables a la situación que la zorra tenía entre manos: 'las palabras son como monedas, que una vale por muchos como muchas no valen por una.' Mayô nunca llegaría a conocer al escritor de marras, pero, en cierto sentido, tras escuchar las vagas y simplonas explicaciones de Shin acerca de los recaudadores de impuestos, le habría concedido algo de razón. ¿Por qué no toda? sencillo: por joder. A Mayô no le iba lo más mínimo eso de estar de acuerdo con alguien más que no fuera ella misma. ¿Le estás escuchando? A decir verdad, Mayô había decidido irse a tomar por culo de la conversación desde el preciso momento en el que había salido a colación el término 'gorila'. Se forzó a recuperar el hilo de la misma -tarea de dificultad encomiable, sin duda- y, mientras escuchaba al vegetal antropomórfico terminar con su irritante soliloquio, enarcó su ceja izquierda en un gesto airado.—Lo que me faltaba: encima de vago, iluso.—se quejó, a la par que aumentaba ligeramente el agarre sobre sus hombros enclenques. Pero, oye, al menos quedaba demostrado que, después de todo, los milagros sí que existían: el gilipollas de turno había recuperado las ganas de mover el culo. Si esto fuera una empresa, te llevarías el premio al 'empleado del mes'. Ladeó el rostro de izquierda a derecha siguiendo un ritmo invisible: cómo le gustaban los vals.—No, tío. No te puedes ir a entrenar porque aún no me has compensado ni por el tiempo perdido, ni por mantener la boca cerrada.—acompañó sus suaves palabras con un chasquido de lengua. Qué pereza me da este chico: mátale. Entrecerró los párpados con cierta mezquindad, se inclinó unos centímetros hacia delante y... sonrió.—¿Has oído hablar sobre las multas que se cobran por no llevar el turbante con los colores reglamentarios?—se le hacía cansino hasta explicarse: Mayô soltó por fin sus hombros raquíticos y retrocedió un paso hacia la izquierda.—Muy pocos lo conocen, así que quiero que te acerques a cualquier gilipollas que lleve en la cabeza un trapo que no sea negro o blanco y le cobres mil ryous así, por la cara.—nada más desvelar sus intenciones, se encogió apáticamente de hombros. En el fondo, ya le daba igual hasta el dinero; si es que los imbéciles le quitaban las ganas de vivir.—Ea. Ve.—lo tomó por los hombros, le hizo dar media vuelta y le propinó un empujoncito en la espalda más de colegueo que de mala uva. Allá va un insensato.

45LÍNEAS.







Parámetros:

Resistencia
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Fuerza
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Velocidad
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Percepción
=
1
+
0
+
26
+
0
=
27
Ninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
[size=16]
Mochila (9,5 kg / 30 kg)

Cascabel x1 (0,5 kg)
Kunai x3 (1,5 kg)
Bomba de luz x2 (3 kg)
Cadenas x2 (4 kg)
Pergamino de Información x1 (0,5 kg)

Acceso directo a la Tienda



¿Aceptar o Declinar?




¿Iluso? Pues la verdad… La chica tenía toda la razón, pero qué más da, ¿Verdad Shin? Hay que salvar el pellejo de alguna manera… Ah, y eso fue sarcasmo por si no te diste cuenta, idiota -Ya cállate… Como si tú no fueras a decir cualquier imbecilidad para salir de una situación como esta- Pues yo al menos sería un poco más precavido y le diría tonterías falsas en vez de información verídica... *Suspiro de resignación* En fin, continuemos: Escuchar la palabra iluso hizo que el pelirrojo no pudiera evitar levantar un poco la ceja izquierda e hinchar una o dos venas en su frente con una sonrisa notoriamente fingida, lo de vago podía dejárselo pasar ya que era cierto pero… ¿Iluso? Por favor, con una basta y sobra ¿No?, pero atención: Lo mejor aún estaba por venir; La chica no le permitió ir a entrenar al joven, decía que no le había compensado ni por el tiempo perdido ni por mantener la boca cerrada… Una expresión de curiosidad se dibujó en el rostro de Shin y no pudo evitar soltar un -¿Eh?- para luego ver como la chica se inclinaba un par de centímetros hacia adelante y sonreía. El pelirrojo se alejó lentamente hacia atrás sin despegar los pies del suelo, con solo la mitad superior de su cuerpo, y pensó: -Demonios, ¿Y ahora qué?- Su pregunta fue respondida de inmediato, como si la chica hubiese podido escuchar lo que el joven pensaba, la joven preguntaba si Shin conocía la multa por usar turbantes de un color que no fuera de alguno de los colores reglamentarios; El muchacho de greñas rojas pensó de inmediato: -Creo imaginar hacia dónde va esto- y fue entonces que cayó la bomba: La chica demandaba que el muchacho fuera con cualquiera que llevara un turbante de otro color que no fuera reglamentario y lo multara con 1000 Ryous. -¡¿Queeeee?!- fue lo que soltó Shin de su boca, casi gritando… Obviamente la idea no le agradaba y así se lo hizo saber a la chica: -¡¿Quieres que yo vaya a cobrar multas por ahí?- Antes de que pudiera decir algo más, la chica lo tomó de los hombros, lo  forzó a dar media vuelta y le dio un empujoncito que hizo que nuestro alocado amigo sacara a flote una vez más su explosivo temperamento: -¡Oye Oye, espera un momento! ¿Cómo demonios se multa a alguien? Este es tu trabajo ¿Por qué tengo que hacer esto? ¿No hay otra forma de que pueda compensarte? ¿No será que me estás jugando una broma?- El muchacho tenía miles de preguntas, ideas e insultos corriendo por su mente en ese momento, simplemente soltaba lo primero que llegaba a sus cuerdas vocales desde su cerebro… Si alguien hubiese podido abrir su cabeza en ese momento y echarle una mirada a su interior, seguramente se encontraría con algo muy parecido a pequeñas personas corriendo, hablando, gritando, discutiendo y tropezándose por todos lados, su mente parecía más una oficina en una caótica mañana de día lunes que algo que se utiliza para poder pensar y razonar palabras y acciones… ¿Y su cerebro, se preguntarán? Pues aquí es cuando yo les respondo… ¿Qué cerebro? En fin, llegó un momento determinado en que toda la actividad cerebral en la cabeza de Shin se paralizó, como si alguna de esas personitas se hubiera parado en medio y hubiese gritado ¡Alto Todos! El pelirrojo se quedó con uno de esos miles de pensamientos que rondaban por su cabeza: “Si no haces esto, esta chica va a meterte en muchos problemas”…

En el mundo exterior, la cara de Shin reflejaba claramente la intención de “No quiero hacer esto”, pero un par de segundos después un suspiro de resignación acompañado de una expresión de resignación sentenciaron la decisión que había tomado su mente después de un intenso debate con su corazón: No había opción, había llegado la hora de multar. -Está bien, voy a hacer esto… Pero que conste, una sola persona, después de eso: ¡Puf! Me largo de aquí- Sentenció el muchacho, con un aire de severidad bastante poco usual en él; Empezó a caminar en dirección contraria a la chica y buscó con la mirada a algún pobre iluso… Quien sabe que se iría a encontrar en los próximos minutos.


44 Líneas (Calibri 11)









Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
16
+
0
=
31
Fuerza
=
11
+
0
+
10
+
0
=
21
Velocidad
=
20
+
0
+
11
+
0
=
31
Percepción
=
21
+
0
+
10
+
0
=
31
Ninjutsu
=
10
+
0
+
18
+
0
=
28
Fuinjutsu
=
5
+
0
+
10
+
0
=
15
Genjutsu
=
2
+
5
+
15
+
0
=
22
Kenjutsu
=
10
+
0
+
7
+
0
=
17
Taijutsu
=
5
+
5
+
1
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
INVENTARIO


6

1

1

3

3

1

2

4

1

0

20





Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.