Últimos temas
» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

» [Actualizado] [Pacto con Ciempiés] — Invocación Chunnin; Dorei.
Jue Abr 12, 2018 12:02 am por Khalid V. Zhane

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pirates of the swamp.




Desconocía lo que ese día le estaba pasando. Desesperado por una monotonía que parecía no ir a terminar nunca. Necesitaba cambiar de lugar, de encontrar algo nuevo, algo que hiciese la diferencia. Amaba sus plantas, sí, pero no por eso quería delimitar tanto sus horizontes, ya tendría tiempo para volver a cuidarlas, como un padre en viaje de trabajo. No necesitó más motivos. Bien es sabido que los nómadas son incontrolables, si se aburrían se iban, si la tierra no les servía, se iban, y si no había comida también. La pequeña diferencia era que el jamás se quedaría sin comida siendo que las plantas le daban frutos con tan solo pedirlo, y podía fertilizar la tierra una y mil veces. En definitiva, su única razón para irse era el aburrimiento, el cansancio de pasar tanto tiempo en un mismo lugar, viendo las mismas cosas una y otra vez. Por supuesto que había un lugar que le causaba especial conexión, un sitio en el que podía pasar toda su vida y jamás necesitar moverse, como todos lo tenemos. Pero sería hipócrita quedarse encerrado por eso. Era por libertad por lo que debió de renegar, por una vida que no sufriese el yugo de la sociedad. Allí no existía gente rara, gente mala, gente buena, no existía la ignorancia. Solo había personas que cruzar en el camino, a las que desear suerte y no volver a ver.

Cuantos cientos de veces había repetido el mismo proceso. Bajo su montaña escondida entre la nada, a paso lento, confiado y seguro. Un hermoso día lo acompañaba, tan soleado, vivo y alegre. Las plantas lo despedían con lluvias de pétalos, las aves decidían acompañarlo en su travesía a un nuevo hogar, y quien sabe cuantos pequeños animales se acercaron a dar regalos antes de marchar. Era el día perfecto, hasta que llego, un cambio de escena abrupto que le hizo plantearse que estaba haciendo con su vida; Que jodido asco sintió al ver aquel lugar tan lúgubre y hediondo, el frío le quebraba los huesos al contemplarlo. ¡Pero estaba bien!, aun era pronto para perder la sonrisa ¡Esto es perfecto! ¿No? Le grito a su nuevo hogar, que tan solo respondió con una ráfaga de fuego polar. No lo quería ahí.
Si, si. Esto es lo que estaba buscando, algo nuevo Sin duda lo era, como mínimo sería el cambio de aires más pesado que jamás había tenido. Una nueva experiencia estaba en camino, por no decir que ya había llegado, le había reventado la puerta, la ventana y algo del techo a base de sopar. Resulto ser el cerdito con choza de paja.

Por cierto, no tenía ni la más pálida idea de donde estaba, tan solo sabia que todo tenia muy mal olor y que las pocas personas que se había encontrado por el camino lo miraban con tanto asco que parecían pensar en escupirle. Era demasiado incomodo ser el hereje de un lugar al que acababa de llegar. Pero bueno, tampoco pensaba quedarse demasiado, simplemente quería conocer un poco más de como sería vivir en semejante ambiente. Recorrió preocupado las calles que literalmente dejaban hundir sus pies cada varios pasos. Ni las aves se quisieron quedar con él, se fueron volando a tanta velocidad como las alas le permitían. Tampoco puede estar tan mal Siempre tan positivo, o ingenuo. Entro a una taberna de mala muerte, de esas que ni letrero tienen, tan solo sabes lo que son por los gritos, el olor y las peleas.
Fue cuestion de poner un pie en el local y el silencio lo inundo, todas las miradas estaban fijas en el, como si acabara de matar a alguien. Paso andando con lentitud a través de los borrachos sin decir nada, sonriendo nervioso a medida que se adentraba hasta la barra de madera podrida. Allí todo el mundo parecia peligroso, si se descuidaba a lo mejor terminaba muerto, apuñalado en un contenedor, y esa parecía la mejor de las posibilidades Buenas, una cerveza por favor A todo el mundo le gusta disfrutar una buena cerveza para bajar las revoluciones. Por desgracia volvió a percatarse de que nadie lo quería allí cuando el cantinero le sirvió una bebida blanca en un vaso de plástico, exprimió un limón sobre ella y tras escupir dentro Aquí tienes mugre. Y lárgate. Al menos se lo dijo con todas las letras, pero no lo comprendía ¿Por qué me odian? Era llamativo escuchar semejante pregunta de ojos tan alegres, parecía haberse olvidado de como interactuar. Odiamos a todos los bastardos del país del fuego como tú. Se te nota hasta en la cara. Joder, pues equivocados no estaban, pero que razón más absurda. Y como si todo estuviese bien, tan solo bostezo y apoyo la cabeza en sus brazos, que reposaban en la barra. Iba a ganarse que lo mataran como siguiera con aquella actitud de indiferencia, imbécil.

50 Lineas.








Pirates of the swamp




“Creo que en este mundo, de veras, solo hay un puñado de personas escogidas. Un numero limitado de seres humanos ungidos de cierta manera que realmente pueden comprender el significado de la palabra horror. Deja que me explique...

¿Sabes cual es su significado? ¿Lo has experimentado alguna vez? En el caso de que no seas capaz de responder a la segunda pregunta o quizás el caso de que creas poder hacerlo, deja que lo clarifique. No, no lo has hecho. El horror es aquella bestia insana y voraz que mastica y no traga, que paladea, pero nunca termina. Es un miedo tan profundo y desorbitado que termina por invadir cada fibra de tu ser por minúscula o insignificante que pueda parecer. Como una enfermedad irrefrenable, te posee, te invade y te controla para después no hacer nada ¿El horror? Es sufrimiento hecho a la carne, un corazón que se salta dos latidos consecutivos y una herida en la misma alma que no sanará jamas. Una vez lo experimentas, podría decirse que lo harás por el resto de tu vida. Sin poder olvidar, ya que... entonces seria muy simple. El horror no quiere simpleza, no se entrega a lo minimalista. El quiere ser complejo, confuso e invasivo. No quiere que lo comprendas, quiere que sufras mucho mas allá del umbral de lo soportable y al atravesarlo, comprender que eras un necio ignorante al pensar en lo que creías eran los límites.

Mi caso es excepcional, único podría decirse. Se que te causa un dolor atroz, que no te deja vivir... pero como sabes, acostumbro a expresar por escrito mucho mas de lo que soy capaz en términos físicos. En estos escritos quiero dejar patente algo que en un principio me helaba la sangre y agarrotaba de tal forma mi garganta que en algunas ocasiones creí abandonar el mundo por ello. Ese horror, esa pesadilla intrusa de mandíbulas inabarcables y espantosas... es toda mi vida.
Ahora, con el tiempo que ha transcurrido y con la capacidad de verlo en perspectiva puedo reconocerlo.
Es difícil de describir una vida plagada de escenarios imposibles, de cielos estrellados que arden con un brillo incesante, de rostros que emergen del barro aullando por padecimientos devastadores, de ojos rotos por una sangre ajena. Cada día, cada noche... ahí permanecen. Y me gustaría poder decir que se basaban por completo en simples delirios, oh, como mencioné antes, el horror no es tan simple. Esto es lo que quiero explicarte, Madre.

Esos horrores se han solapado de tal forma en mi vida, en mis oídos y mis ojos que ya no soy capaz de concebir la vida sin ellos. Antes, cuando quería atravesar el estrecho pasillo que separa mi habitación del exterior de la casa, me encogía con anticipación de los espantos insoportables que tendría que padecer. Un castigo de hórridas proporciones por atreverme a contemplar el cielo maldito en aquella noche infausta. Ahora... los espero impacientemente en cada sendero ¿Sabes de esa sensación? Esa... que nos advierte sobre un peligro, que nos invade en un impulso que contrae nuestros músculos y sentidos. Esa que cuando no llega te hace quedar como un estúpido. Imaginatela al contrario.
Ver universos ahogados en sangre de cuerpos abotargados flotando, de cenizas ascendentes que arrancan la piel del hueso y tormentas de filos grabados te hace contemplarlo todo con un espectro bien distinto. La vuelta a la normalidad pronto ya no es una opción, el volver a contemplar puñeteros conejos comiendo raíces sin que a estos les estallen los dientes entre fauces babeantes de brea para mi ya no tiene sentido alguno.

Madre, siento que el mundo del horror en el que he permanecido tanto tiempo se muere, y yo moriré con él. Que los cielos se caigan si tras haber sufrido indecibles y grotescas situaciones ahora se desvanezcan en el viento como si nada hubiera ocurrido. Yo también merezco tener algo propio. Sentir que esto es lo que soy... ¿Porque quien demonios soy? ¿Saizen? ¿Cual de ellos?
El horror me lleva, madre. Me llama, mas bien. Me ha consumido, me ha reclamado y ahora, el mundo desprovisto de él me resulta insípido, lívido como el agua caliente.

Por eso me hallo aquí, por eso me encuentro en estas tierras cenagosas... ¿Encontraré lo que busco? Siempre tuyo, tanto como mi razón me lo permita, Saizen.”

Se apartó con lentitud del trozo de papel, firmó con un gracil movimiento de muñeca y volvió a ojearlo en una pasada fulgurante. Asintió para sus adentros. Se dedicó entonces a guardar sus utensilios, su pluma manchada de tinta aún goteante y dejó aquella carta sobre la mesa, esperando a que la tinta se asentara. Cuando hubo guardado todas sus escasas pertenencias bajo aquella capa de medianoche que también le servía de capucha, Saizen sostuvo su obra con ambas manos. La sintió grotesca, ofensiva... pero sincera hasta ser dolorosa. Lo enrolló y guardó entre sus enseres. Agradeció las nuevas resinas que ofrecían tintas de secado rápido.

- El mundo... que prisas. - Susurraba al tiempo que se levantaba de la silla ajada situada en una esquina oscura de la taberna. Agarró a Nise con la zurda y se dirigió a la salida con paso parsimonioso. Antes de irse dejó unas monedas sobre la mesa mas cercana, una regida por hombres grandes y los semblantes contraídos por una vida de violencia. - A esta invito yo, caballeros. - Dijo en un tono afable al tiempo que alzaba la mano al mesero y los hombres festejaban las atenciones del extranjero. Vio entonces a aquella rama de pálido resplandor sobre la barra. Entornó la mirada y dedicando un cabeceo de sumo respeto por los integrantes de la mesa convidada se acercó a la barra, depositó a Nise a un lado y se sentó junto al recién llegado.

- Tu eres especial ¿Verdad? - Espetó, sin siquiera preguntarle el nombre. Le dedicó una mirada al tabernero y extendió dos dedos, este con suma prontitud y un gruñido de propina, retiró el vaso blanco y se perdió entre las botellas buscando el pedido habitual: agua, simple y mundana servida sobre un vaso corriente. - Es ideal ¿No crees? Algo vulgar y ordinario. - Dijo al acercarse el vaso con la punta de los dedos sin probar sorbo.










Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda





TEAM CHINCHILLA:
Pirates of the swamp.




Debería doler. Ser el 0 a la izquierda, el pequeño pedazo de papel que se queda al arrancar la hoja. El “tal vez” que tanto odiamos escuchar y el pecado que por más que todos hayamos probado, no nos atrevemos a reconocer. Sí, debería doler. Porque no somos lo que esperamos ser en nuestra utopía imaginaria. Vivimos buscando cantidad, ignorando intensidad, como si mil besos vacíos fuesen mejores que uno desbordante de pasión. Porque la única victoria es cruzar la meta, no apreciar el camino que recorremos hasta allí. Pero no duele. Porque al final, tan solo somos el efecto de un simple juego que el destino nos preparó. El resultado de incontables errores que no quisimos cometer, es verdad... Porque todo es obra del azar, el plan perfecto donde no podemos afectar. Y perdona mi ironía, pero fingimos entendernos sin siquiera vernos, dando consejos vacíos que no podemos ni aplicar, porque es más fácil decirle a los demás lo que hacen mal. Y no duele. Porque somos expertos en escondernos detrás de la estúpida mirilla de la puerta. Cobarde. Lo sabes, observa el destello de luz que tu propia convicción trata de emanar, una señal de auxilio para ser su propio salvador. El miedo incrusto sus dientes afilados en tu yugular, y aun no encuentras el error, como si no fuera el buscarlo. Hazlo. Traza tu destino de una vez, la suerte ya no juega este partido. Somos fugaces y tan solo un pestañeo nos puede hacer perder, así que bébete esa copa en la que escondes tus recuerdos, toma el pincel y comienza a dibujar lo que no quieras tan solo imaginar. No te preocupes, la opinión de los demás no va a manchar tu lienzo.

Lo notó, como una simple sombra de lo que se avecinaba, el descontento debía ser obvio y los festejos de los bárbaros ebrios eran el presagio del cruel destino que estaba por atraparle. Las palabras le atravesaron los oídos cual pulso electromagnético. Se cuerpo se endureció como si un ente invisible aferrara sus articulaciones Se volteó sonriente, listo para enfrentar la maldecida suerte que llamaba su puerta. No debí venir. ¿Seré el hombre más tonto del mundo? Se pregunto mientras los nervios le mordían el rostro, dando una expresión tan tensa que parecía dibujada. Lo vio, lo analizó y tras pestañear repitió el proceso. Jajaja Comenzó a reír a carcajadas mientras palmoteaba la madera. Lo siento, no me río de ti. Me esperaba un...- Se acercó a su oído y haciendo cortina con su mano, susurro uno de estos orcos para darme una paliza Era un poco arriesgado hacer semejante comentario, pero la calma volvió tan de golpe al verlo que no pudo evitarlo.

El barman le quito el vaso maltratado y se dispuso a servirles quien sabe que cosa. No creo ser especial. Soy más bien… Un simple y común girasol. El representante del amor, de la paz, el que le daba la bienvenida a la primavera y la acompañaba en su vuelta a casa, apagando sus bellos colores. Un girasol, porque a todos les gustaba verlo, pero nadie lo llevaría consigo. Porque no tenía nada de especial por si solo, necesitaba cientos como él para volverse algo. Sin embargo, el niño era diferente. Pero tú, tú me haces sentir que estoy viendo a la reina de la noche, el rey en tu caso. Cereus. Quizás fuese el reflejo del vaso en su rostro, o el negro intenso de su pelo, pero el traía la serenidad de un cielo apagado a semejante caos. Paz, y destrucción. Pues parecía haber sido el único espectador de la creación del cielo y de la muerte de mil estrellas. Era la calma previa a la lluvia de meteoros. No había una mejor flor para alguien como aquel chico, la tranquilidad, y el holocausto, fusionados en una mezcla tan magnifica como aterradora. ¿Cómo lo veía? Fácil: Cada movimiento, cada rasgo, cada gesticulación, Azael lo percibía como una flor, casi al instante.

Levanto el vaso sobre sus ojos, sumergiendo su mirada en aquel pequeño e incomprendido oasis. No hay nada de vulgar en ella. Es el elixir de la vida, nuestra razón de florecer Que se podía esperar de un amante de la tierra como él. Quien vivía para besar con sus manos, con el cuidado del sabio y las creencias del ignorante, curioso. Pero ella no mentía, no tenía miedo ni osadía, podía callarlo todo, aun sin callar nada. Ella era la voz de tu consciencia, esa que cuando piensas que ya todo termino, que puedes escapar de tus pecados, reventaba el mundo entero, para decirte que sigues dentro del ruedo. No era nada, no se puede definir, no se puede limitar, pero a la vez, lo era todo. Pocas veces acontecía presenciar un humano, aspirando a ser como la madre naturaleza, siguiendo sus pasos imposibles de encontrar.

Por un instante el tormento se detuvo. Mojo sus labios con calma, dando un pequeño trago. Acto seguido estaba sonriéndole a su nuevo compañero de copas abstemias. Para variar, algo en su mente se activó, y el interés por el pequeño comenzaba a surgir. ¿Qué hacia regalando copas? ¿Un burgués? Podía ser, pero no encontraba razón para que estuviese en un bar de poca monta como lo era aquél, conversando tan afablemente con desconocidos. Y sin duda sus ropas no eran algo fuera de lo común. Bonita arma. Comento devolviendo una muy poco discreta mirada al inmenso arma que allí estaba parada, casi pidiéndole que se la mostrara. No era alguien dado con esos asuntos, pero la curiosidad era su mayor debilidad, necesitaba ver todo, escuchar todo, y terminaba enterándose de más de lo que realmente le gustaría. Pero el reloj ya estaba corriendo. Hasta el viento terminaría escapando de aquella noche.

60 Lineas.








Pirates of the swamp




Ello pudo haberle sorprendido, pero en Saizen, arrastrado a plena voluntad a un torrente de hórridas sensaciones y impías revelaciones, solo causó una caída de ojos seguida por una sonrisa de circunstancia.

- Eh, puede que no estés del todo equivocado. Permanece atento. - Le aconsejaba con tono sugerente, al tiempo que torcía los labios en una mirada de socarronería enigmática. - Las cosas suelen adquirir colores singulares según pasa el tiempo. Puedo sorprender, o ser justo lo que crees. O probablemente, ni siquiera esté. - Ladeó la mirada soltando una comedida carcajada, que parecía corresponder a una broma que solo pudo haber entendido él. Era perturbador, el como deslizaba la zurda sobre sus ropas negras, para hacer que algo chasquease en su interior y luego volviera a la conversación de inmediato, de un impulso que parecía arrancarlo de un sopor desconocido. Escuchó con una atención avasalladora, sin apartar la mirada y acariciando el vaso ajado de madera descolorida con la diestra, al tiempo que se sus piernas se revolvían en el sitio con una parsimonia única en la sala. Saizen podía ser muchas cosas, fue de hecho, muchas cosas... pero últimamente este nuevo torrente de información lo inflamaba de una excentricidad casi delirante. Se sentía con sensible diferencia, distinto a todo lo que le rodeaba. Y se percató de como sus pasos hacia los astros de pérfidas lenguas que tanto sufrimiento le causaron en el pasado, terminaban por perturbarlo de formas irreconocibles. Lo aceptaba, y al tiempo que el hombre de cara de niño y cuerpo de enfermo se expresaba, Saizen no dejaba de deleitarse en cada entonación y en cada sílaba. - ¿Rey de la Noche? Sirviente, mensajero a lo sumo. - Aclaraba con tono afable, como si quisiera rebajar la situación con una humildad evidente. - Y aunque fuera rey... ¿Sobre qué lo sería? ¿De un reino de oscuridad inabarcable cuyas extensiones totales jamas veré? Casi prefiero ser soberano de esta barra. Un universo en miniatura, cerrado a todo y vulgar hasta lo esplendoroso. - Remató la situación con una sonrisa desprovista de dientes, clavando las mortecinas estrellas de sus ojos en aquel hombre ¿Un girasol? Él era fuego, llamas de lánguido blanco que consumían todo aquel campo de flores insulsas salvo por su número. Un fuego que se lamentaba de su naturaleza, que sufría por ser como era y se comparaba a sus víctimas entre lágrimas surcadas de violencia. Torció el gesto de repente. Aquel pensamiento le provocó un arrojo de lástima hacia el desconocido de forma inmerecida e indigna.

- Podría ser. - Dijo con lentitud, aún algo traspuesto de la melancolía súbita que desprendía aquel hombre. Algo en sus palabras le hizo sentirse compadecido de todo aquello. Imaginó desgracias, procesos crueles mediante los cuales aquel hombre fue destruido y rehecho cientos de veces antes de llegar hasta aquí. Un sendero surcado de cadáveres que caminaban a un cadalso, que morían incontables veces antes de llegar a un final anunciado y finalmente, acabar ahí mismo. En un parpadeo, un último latido desesperado e hinchado, una exhalación gutural... y luego la oscuridad de estrellas celosas que lo abandonan por fin. Sintió lástima o mas bien, pudo verla. - Pero la vida en sí misma es vulgar, estimado desconocido. Nos rodea, adquiere formas desagradables e incluso repugnantes. Que algo sea necesario no lo hace mas deseable, no lo convierte en algo digno de adoración. Lo banaliza, nos hastía y finalmente, nos hace odiarlo. - Con amargas reflexiones, dio un profundo trago al vaso para soltarlo con delicadeza meditada sobre la barra, para después volver a emerger de su sopor en otro chasquido que irrumpía; volvió a sonreír sin dientes, clavando de nuevo la mirada en el hombre sin nombre.

- Oh... es un objeto que me pone los pelos de punta. Espero que tengas buen estómago. - Sin preguntarlo, parecía querer desearlo cuando extendió la diestra para acariciar a Nise, aquella lanza de espanto contenido, ataviada por harapos ennegrecidos con el fin de ahorrarle al ojo experto un horror innecesario. - Mas que un arma es una crónica en si misma. Una especie... de serie de cuentos extraños, sin sentido y curiosamente, sin final. - Se acercó el arma para dejarla entre ambos. Pasó la punta de los dedos de la derecha por el arma. Sintiendo susurros, oyendo letras y buscando cual de las cientos de perversiones que en ella moraban seria la mas adecuada. Hacia la mitad del arma, a un metro aproximado del filo, pareció encontrar algo, pues sus ojos se iluminaron con un candor de anticipación. - ¡Esta! - Exclamaba con voz divertida, como si el niño que creyó ser en un futuro distorsionado y trastornado hubiera dado con un dulce de sabor predilecto. Deslizó los dedos bajo las vendas, bajo camisas de tela manchadas de alguna sustancia negra como la misma noche sin luna y se deshizo de algunas de ellas, dejándolas sobre la barra y soltando un cabeceo a modo de disculpa hacia el tabernero por si estas importunaran. Después, pasó el dedo por un símbolo de formas extrañas y exageradas, sonrió y volvió a mirar al desconocido.

- “Kihrig” - Pronunció con singular teatralidad, sin apartar la mirada del hombre, demostrando lo bien que conocía la historia. - La historia de un hombre, o mujer, ya que nada se dice al respecto, que en su hambre y odio, decidió tragar cuchillos, espadas y dagas. Tantas como pudiera sin morir, tantas como le fuera posible a su cuerpo. Fueron cinco, fueron seis, fueron quince, fueron catorce... - Hizo una pausa y una sonrisa le surcó la comisura del labio; diminuta, divertida. - Algunas tuvo que devolverlas con dolor. - Añadió sin apartar la mirada. - Y cuando hubo terminado... - Se encogió de hombros, apretando los labios y deshaciendo la sonrisa de su semblante pálido. - ¿A quien crees que se comió? ¿A quien odió? -

64 Líneas










Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda





TEAM CHINCHILLA:
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.