Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TU CARA ME RESULTA FAMILIAR...




El clima era frío y húmedo como casi siempre en aquella época del año y la habitual niebla densa cubría todo, dificultando la visibilidad a lo lejos. Por otra parte, las grises nubes amenazaban con descargar un fuerte temporal de un momento a otro, no obstante, el chico no se amilanó por culpa de las inclemencias del clima de aquel lugar, sino que decidió ir a entrenar como lo solía hacer habitualmente y, además, a un sitio al que no solía ir con demasiada frecuencia porque le quedaba a desmano, aunque le agradase entrenar en aquel sitio sin ser molestado por visitas inesperadas de otras personas y aparte era la oportunidad perfecta para cambiar algo de rutina.

El Senju salió de casa de su casa temprano para aprovechar bien la mañana y se dirigió rumbo a la salida de la villa. Las calles de la aldea estaban prácticamente desérticas porque la mayor parte de los habitantes se encontraban todavía en sus respectivos hogares o dentro de sus negocios, preparando todo para comenzar una nueva jornada laboral. Por suerte, el sistema lumínico de la ciudad era bastante bueno, o de lo contrario, casi no se lograría ver nada con la permanente niebla que había en la zona. Dobló primero por una calle, y luego por otra a la izquierda, caminó doscientos metros y se metió por un estrecho callejón que era un atajo que conocía desde que era un crío para llegar antes a la entrada y salida de la villa. En un abrir y cerrar de ojos ya estaba cruzando la línea divisoria imaginaria que separaba los dominios de Kirigakure no Sato, con el exterior.

Kixur llegó a su destino caminando con bastante parsimonia, un claro circular de veintidós metros de diámetro, dividido por la mitad en dos por un riachuelo de un metro de profundidad y dos metros de ancho, el cual tenía justo en el centro del claro un bonito puente de madera que permitía cruzar de un lado a otro. La hierba estaba bien cuidada y parecía haber sido cortada no hacía mucho y los árboles también se veían bastante bien, a pesar de las inclemencias del tiempo. Podía ser que aquel lugar fuese una propiedad privada de alguien, aunque no lo sabía a ciencia cierta, pero tampoco le importaba. Él no estaba haciendo nada malo allí, lo único que pretendía era entrenar disfrutando del aire que se respiraba en medio de la naturaleza y de la tranquilidad que había en aquel lugar, en medio de la espesura de aquel bosque de pinos, los cuales medían entre diez metros y treinta, aunque los que delimitaban el claro eran más pequeños, como si hubiesen sido plantados más tarde, con una altura de entre nueve y diez metros.

El chico de ojos color azul turquesa y cabello largo y plateado comenzó a calentar y a realizar unos ejercicios de movilidad articular antes de proceder a estirar y a entrenar, no obstante, el crujir de lo que parecían ser ramas le sobresaltó y se puso en una pose defensiva esperando que apareciese quien hubiese hecho aquel ruido. Quizás estuviese exagerando y no fuese para tanto, pero él pensaba que era mejor prevenir que curar, no quería ser víctima de un ataque sorpresa.

32








Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Fuerza
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Velocidad
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Percepción
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Ninjutsu
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Fuinjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Genjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Kenjutsu
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Taijutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Imagen ilustrativa:


Remordimientos




Uno podía sentirse extrañamente calmado, en una paz casi imposible de concebir sin haberlo experimentado por si mismo. Ese sosiego sobrecogedor que sobreviene a una pérdida de una magnitud tan descomunal, que sencillamente arrasa con lo que uno cree que es, hace temblar los principios y creencias mas cimentados y nos transporta a un estado de parálisis irrefrenable. Saizen, desde que su Cascarita había terminado por abandonar su vida en aquellas condiciones detestables, no fue capaz de percibir la vida como debiera.
Y sintió como su vida perdía un poco mas de sentido en cada momento. No fue algo que llegara de inmediato, como un mensaje compuesto que abriera los ojos de repente, transportando una revelación asombrosa. No ocurrió de ninguna de aquellas maneras que recitan los libros de filosofía y del conocimiento humano. Cuando el llanto terminó por morir, cansado y encogido, Saizen continuo su vida. Agotado, desolado y en cada gesto conciliador que dirigía a una silla vacía, en cada búsqueda desesperada de una mano que apretar al caminar por una zona peligrosa, en cada palabra perdida en el viento dirigida a la nada, sintió que moría un poco mas. Pensó con la nostalgia del miserable, que quizás esas partes volarían hasta su compañera, que al menos ellas seguirían estando con su Cascarita. Cuidándola, velando por ella... de veras lo esperaba, pero nunca lo creyó. Al fin y al cabo, ya no era el niño que siempre había visto en el espejo. Todo había cambiado.

Fue en aquellas noches de cielo mudo, donde ninguna estrella reluce entre los feos nubarrones y el sueño no encontraba a Saizen que decidió salir del hogar familiar a hurtadillas. Recoger su lanza, su equipo y vagar bajo un cielo triste y plomizo de madrugada. No supo adonde iba, no quiso saberlo. Sencillamente se dio al camino, apoyándose en Nise cuando resultaba necesario y dirigiendo una mirada pesarosa a quienes se cruzara por la calle. Inconscientemente, o mas bien lo contrario, esperaba encontrar el rostro. Aquellos ojos de naturaleza entristecida, aquel rostro... que terminó por permanecer oculto entre el millar de ciudadanos de Kirigakure. No paso mucho tiempo, sintiendo el inmisericorde viento estival, que se hallo en las limitaciones de la misma aldea, caminando con lento caminar. Enumerando sus penas y errores en un silencio solo correspondido por el eco de los animales nocturnos que el rehuían al pasar.

- Tenia que haberme callado... fingir que nada ocurría. - Se lamentaba, al tiempo que se pasaba la mano libre por el rostro, tratando de deshacerse de esa culpa y congoja que lo agarrotaba mucho mas allá que el frió del bosque. - ¿Pero como iba a saber...? - Negó sin continuar. Absorto en una conversación que solo el sabia como continuaba, tratando de aliviar unos pesares demasiado complejos, demasiado inabarcables.
Los primeros rayos de la mañana comenzaron a iluminar su camino, mostrandole un bosque igualmente lúgubre; de árboles marchitos de corteza llena de cicatrices por las acciones de hombres y bestias, de hierbajos mustios y lacios, de hojas caídas y formando auténticas fosas comunes desprovistas de nombre o identidad. En un momento dado, se agachó para recoger una de ellas. Una rota, partida por la mitad por la misma degradación de la vida: podredumbre. Continuó con aquella revelación como si un clavo del destino se tratara, hasta que finalmente emergió ante un claro circular, surcado por un triste riachuelo que le trajo recuerdos gratos y dolorosos. Se permitió esbozar una leve sonrisa de sensible nostalgia, hasta que advirtió la figura de alguien de medio lado a través de la niebla. En otras circunstancias... quizás habría actuado de otra forma.

- Buenos días... - Terminó por decir con un hilo de voz al desconocido. Esperando no importunarle, no desbaratar su vida con su miserable presencia. Antes de continuar, de hecho, se detuvo para saber si era bien recibido, temiendo un conflicto que lamentablemente no podría continuar hasta sus ultimas consecuencias. - Este lugar... ¿Molesto? Quiero decir si es tuyo. Solo soy un caminante. No tengo ninguna intención... - Aquella ultima frase casi parecía una petición suplicante. Saizen se hallaba derrotado en esferas muy superiores a la simple presencia terrenal, y en sus ojos de un azul surcado de motas negras, con el rostro pálido de un muerto de tristeza, no quiso importunar a nadie mas. Querría desaparecer, dejar de ver, de oír, de sentir... finalmente no le hizo falta experimentar mayores horrores que a los que se veía sometido. Era suficiente ser él mismo.

52 Líneas










Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda





TEAM CHINCHILLA:
TU CARA ME RESULTA FAMILIAR...




Todos sus temores se disiparon cuando comprobó con alegría que se trataba de un joven preadolescente que pasaba por el lugar, quien no quería molestar al Senju y que mucho menos, tenía alguna intención hostil. Kixur relajó todo su cuerpo y cambió su pose por una más pasiva y menos intimidante, a fin de cuentas, no había nada de qué preocuparse, o eso era lo que parecía. Observó con sumo detenimiento a la persona que se encontraba a escasos metros de sus narices y lo primero que le llamó la atención fue que hacía un niño de esa edad y constitución caminando solo por esos inhóspitos lares. Lo segundo que le llamó la atención fue su mirada triste, delatada por culpa de unos preciosos orbes tan azules como el más bonito de los mares del Daichi. Y por último, pero no menos importante, le llamó la atención lo andrajosas y sucias que se veían sus ropajes. Estos detalles llevaron al mayor de los dos chicos a sacar una pequeña conclusión y es que él pensaba que ante sus ojos tenía un pobre y hambriento niño de la calle, que vagaba por los diferentes lugares del Daichi intentando subsistir en aquel mundo cruel. Después de todo lo que había vivido parecía que había personas que también lo habían pasado mal, fue imposible contener su empatía con aquel chico, cuya cara le resultaba familiar:

Buenos días sean para ti también — respondió con amabilidad y educación a aquel chico — No, este lugar no es mío, ojalá fuese así porque realmente me encanta entrenar aquí. Tranquilo, no quiero que te sientas amenazado por mi presencia, anda, ven aquí — continuó intentando ser amable con aquel pobre chico.

El Senju se cruzó de brazos, mostrando una pose imponente, aunque desenfadada, no quería transmitirle ningún tipo de sentimiento negativo a aquel individuo que le resultaba demasiado familiar, tanto que era extraño. El chico de cabello largo y plateado tenía algo de comer en su mochila porque cuando iba a entrenar a aquel lugar acostumbraba a quedarse a comer allí, luego echaba una siesta y después meditaba un poco, antes de regresar a su residencia. Se podría decir que aquel era su lugar favorito, a donde iba cuando estaba contento, pero también cuando estaba triste, en donde podía encontrar la paz interior que tanto buscaba para derrotar de una vez por todas a los fantasmas del pasado. Metió su mano derecha en su mochila y sacó un par de envases de ramen instantáneo, que, aunque no sabía también como el otro, servía para salir del paso sin tener que romperse el coco. Fue entonces cuando Kixur extendió uno de sus brazos para ofrecérselo a aquel chico, quien a juzgar por su aspecto parecía llevar varios días o incluso semanas sin comer. Kixur aprovechó ese momento en aquel intento de acercamiento para seguir hablando con él:

Soy Kixur, ¿tú cómo te llamas? — hizo una breve pausa para dejar responder al chico — ¿En dónde están tus padres? ¿Saben que vas solo por lugares que no son seguros para un chico de tu edad? — prosiguió después asaltándole a preguntas.


32








Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Fuerza
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Velocidad
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Percepción
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Ninjutsu
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Fuinjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Genjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Kenjutsu
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Taijutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Imagen ilustrativa:


Un trato




- Kixur, eh... ¿De veras? - Preguntaba, con cierto deje de incredulidad. Entornó ambas cejas en un gesto interrogativo, al principio dubitativo de aceptar semejante ofrecimiento de una persona desconocida que parecía tener un interés en él inusitado. Apretó los labios entre sí sosteniendo a Nise en su zurda, su lanza de dos metros ataviada con una suerte de andrajos que una vez fueron pergaminos inscritos, ahora reutilizados como una funda improvisada. Dirigió una mirada a su aspecto, corroborando lo deplorable que podía resultar encontrarse con un niño en esas condiciones. Era consciente, mas no le importaba ¿Como darle relevancia a algo tan nimio como el aspecto? Desde hacia unos días, todo parecía curiosamente ordinario, mundano... como si todo lo que le rodeara fuera una especie de burla plomiza y sin color. - Madre, tengo que aclarar. Mi padre... - Hizo una pausa al tiempo que comenzaba a acercarse con paso dubitativo, aún receloso del encuentro y el ofrecimiento, que si bien le conmovían por su aparente gentileza, le hicieron sospechar irremediablemente. Aún en esa disyuntiva, Saizen no parecía zafarse de un semblante depresivo que era sustentado con verdades. Era cierto, se sentía tan miserable y devastado como los demás lo percibían. No era ningún iluso. - … lleva muerto demasiado tiempo para querer recordarlo ahora. Y supongo que no puede saberlo, aunque estoy seguro de que se ha quedado toda la noche en vela esperando verme emerger del camino. - Terminó por presentarse a escasamente un metro del joven, extendiendo la mano abierta a la altura de su propio pecho, rechazando la comida con un gesto comedido y estudiado. No tenia hambre alguna desde hacia días enteros. Se lamentó al comprobar que no había recuperado las ganas de comer y con cierta sorna comenzaba a barajar la posibilidad de hallar la muerte en la inanición. Solo era un juego estúpido, pensaba, al tiempo que rechazaba otra comida y esperaba a la siguiente. Tragó saliva y le dedicó una mirada a aquel hombre, que resultó ser un joven de ojos turquesa, piel pálida como la de un bello cadáver invernal, tratado con las sustancias mas elevadas y un pelo que correspondía igualmente al pacto tácito de aquel aspecto: plateado como si cada hebra hubiera sido tejida sobre el mismo material que compone la infame Luna.
Se llevó finalmente la mano hasta el pecho, con intención de señalarse a sí mismo.

- Me llamo Saizen. Es todo un placer conocerte, Kixur. Y... agradezco mucho el ofrecimiento. Pero no tengo apetito. - Volvió a rechazar el presente encogiéndose de hombros y bajando la vista. Mostrando un agradecimiento implícito, pero al mismo tiempo no sintiéndose capaz de corresponder como debiera. Y era cierto, sencillamente le superaba, no podría haber siquiera extendido los brazos hasta agarrar alguno de esos cuencos. Terminó por sonreír de medio lado, al tiempo que perdía la mirada entre los árboles bañados por la bruma. - Debo de estar dando mucha pena para que me des limosnas de esta manera... - Volvió a mirar al chico presuroso, como si hubiera dicho algo sumamente inadecuado. - No me malinterpretes. Te lo agradezco. - Por tercer vez. - Pero últimamente no tengo un gran apetito. Yo... me siento mal. He hecho algo que creí necesario, llegué al final de una necesidad que tenía. Eché a alguien importante de mi vida... - Se formó un nudo en su garganta, al tiempo que ignoraba la situación en la que contaba sus problemas a aquel joven de cabellos bañados por la pureza del blanco. Lo sabía y pareció no importarle. Pensó entonces, que contarlo lo ayudaría hallar una calma inalcanzable por si mismo. Quizás aquel hombre cuyo rostro desprendía disciplina tuviera las respuestas y aunque no fuera así, necesitaba soltarlo.

- Yo... no querría molestarte. Pero hay algo que tengo que contarle a alguien, a quien sea. Es algo que me esta atormentando, que me esta haciendo perder el juicio. - Endureció su tono de un momento a otro. Haciendo notar lo desesperado de sus notas en cada exhalación, en cada ínfima palabra y en cada mirada cargada de inabarcables condenas. - Kixur, pareces una buena persona. Alguien gentil que ofrece su comida a un niño harapiento que se encuentra en mitad de un bosque. - Se permitió arrojar una leve risotada, muy comedida, que casi parecía dolerle mas que divertirle. - ¿Quien hace esas cosas? - Respiró hondo y volvió a mirarle con la misma tristeza a la que ahora su rostro comenzaba a acostumbrandose. Incluso sentía sus músculos agarrotados por la congoja, y eso le pareció aun mas triste. - ¿Te apetece que lleguemos a un trato? - Carraspeó con una suavidad remarcable, como si quisiera retirarse de la garganta algo equivalente a un grano de arena envuelto en sedas. - Me gustaría contarte una historia algo triste... quizás mas de lo que puedas aguantar. Es mi historia, te adelanto. Incluye incluso un final desafortunado que me ha llevado a caminar sin rumbo desde esta madrugada. - Paseó la mirada por los alrededores del claro, sintiendo una nostalgia detestable por toda aquella caminata en solitario de la que quiso desprenderse de inmediato. - A cambio... - Alzó la diestra con una lentitud lastrada, probablemente por su estado de ánimo. - … quizás quieras algún compañero para entrenar. - Se sorprendió de su atrevimiento. Saizen no era alguien directo, mas si consecuente y comedido con sus palabras. Al menos eso le gustaba pensar de sí mismo, mas allá de lo miserable que podía resultarse. - Antes te vi practicando algunos movimientos y pensé que quizás te he interrumpido. - Aclaró, con la intención de que no resultara excesivamente invasivo.

Frotó a Nise con el pulgar que la sostenía, sintió el aire frío entrando en sus pulmones sesgados por la pena, alzó los parpados desecados por unas lágrimas que se negaban a emerger y viendo a Kixur, aquel caballero plateado, quiso ver algo mas que un desconocido. Quizás un amigo.


64 Líneas











Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda




TEAM CHINCHILLA:
TU CARA ME RESULTA FAMILIAR...




Aquel chico no parecía muy seguro de querer entablar una conversación con el ninja de cabello largo y plateado, quien sabe las duras situaciones que habría tenido que pasar para volverse un joven tan desconfiado. El susodicho apretó sus labios, sosteniendo lo que parecía ser un arma con una de sus manos y pronunció unas palabras que el Senju no llegó a comprender del todo. Fue entonces cuando el menor de los dos se acercó con paso dubitativo hacia Kixur, mientras le explicaba que su padre llevaba demasiado tiempo muerto y cuando se encontró a un escaso metro de él estiró su mano para rechazar el ofrecimiento con un gesto. Antes de que el mayor de los dos chicos pudiese decir algo el otro llevó su mano a su pecho para señalarse y se presentó formalmente por el nombre de Saizen y explicó porque no quería comer nada de una forma que denotaba una estupenda educación. Fue en ese momento cuando Kixur mostró un rostro de sorpresa mientras un pensamiento invadió su mente: — “Saizen… Saizen… Saizen. ¿Por qué me suena tanto tu nombre? ¿Por qué estoy teniendo un déjà vu desde que he empezado a hablar contigo?” — pensó ensimismado el chico de ojos color azul turquesa.

Kixur dejó sus pensamientos de lado para retomar el hilo de la conversación y observó como Saizen esbozaba una leve sonrisa medio de lado y mientras perdía su mirada entre el bosque bañado por la bruma hizo un comentario bastante despectivo hacia su persona, algo que al Senju no le gustó nada, no obstante, decidió no interrumpir su diálogo. Aquel adolescente se encontraba mal psicológicamente porque había llegado al hasta el final con una necesidad que tenía, había echado a alguien importante de su vida y eso le estaba atormentando. Él no quería molestar al Senju pero necesitaba desahogarse con alguien y Kixur le parecía una buena persona por el simple hecho de haberle ofrecido parte de su comida a un pobre niño harapiento que se había encontrado en mitad del bosque. Por todo esto Saizen le ofreció un trato a Kixur, el cual era muy simple, él le contaría su triste historia a cambio de entrenar con él, ya que antes le había visto practicando.

El ninja originario de Kirigakure no Sato no sabía que era lo que le había podido suceder en el pasado a aquel chico tan desaliñado y de aspecto endeble, pero estaba seguro de que las palabras que él le había dicho eran sinceras porque habían salido de lo más profundo de su alma. No podía evitar sentirse identificado con él, aquella situación le hacía vivir el momento con los sentimientos a flor de piel, la empatía con aquel pobre chico se había manifestado. No sabía si sería capaz de escuchar la historia de Saizen sin demostrar a su vez su debilidad emocional por los traumas vividos en el pasado, su historia había sido terrible, pero tenía casi la certeza de que la de aquel nuevo conocido también. ¿Estaría preparado Kixur para enfrentar los fantasmas de su pasado? ¿Podría mantener la compostura y conseguir que su mente dominase a su corazón? El chico de cabello plateado asintió levemente, no sin antes decir unas palabras que salieron de lo más profundo de su alma:

Acepto el trato… — mencionó arrastrando sus palabras — Antes debo decirte algo. Creo que desahogar tus penas en otra persona es el primer paso para liberarse de todo lo malo sucedido en el pasado. Sé que es difícil olvidar ciertos sucesos que son capaces de romper los corazones de las personas en mil pedazos y creo que esas heridas nunca llegan a curarse del todo, pero nuestro deber es intentar que cicatricen lo antes posible y seguir adelante, con paso firme y continuar superando los obstáculos que nos depara la incesante batalla con nuestro oponente más duro: la vida. Adelante, te escucho… — finalizó después de un modo filosófico.

41








Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Fuerza
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Velocidad
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Percepción
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Ninjutsu
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Fuinjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Genjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Kenjutsu
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Taijutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Imagen ilustrativa:


Senderos de Perdición




Las palabras del hombre de cabellos destintados parecían ir dirigidos a aliviar una carga portentosa, otorgarle un respiro, un escueto respiradero por el cual vivir. Saizen no pudo corresponder como aquel hombre habría gustado. Le dedicó una mirada de suave agradecimiento, haciéndole saber que había escuchado con atención y con la esperanza de que aquello fuera a ayudarlo de alguna forma inconexa. Ojala hubiera ocurrido... que palabras escupidas al cielo de la mañana por un desconocido de aspecto gentil y buenas intenciones, hubieran bastado para descerrajar las gruesas cadenas que ahora soportaba. - Te contaré... - Añadió momentos después. Se acercó con paso parsimonioso hacia el lento devenir del río, oteo sus aguas calmadas de una profundidad insuficiente como para cubrirlo por entero. Se sentó y dejó Nise a su derecha, dedicando una mirada al bosque ahogado en brumas que se presentaba ante ambos. Poco después, le cedió el improvisado asiento a Kixur abriendo la mano justo a su lado. No supo si se sentaría o no, sencillamente quería que se sintiera cómodo en la tesitura en la que él liberaba toda clase de bestias irredentas insensatamente. Antes de proceder, sintió que todo aquello era un error profundo y absurdo. Que no debería compartir nada con nadie, debía atragantarse con aquellas sensaciones de ascuas, encerrar aquellas memorias de ponzoñosas... pero no pudo continuar por esa línea. Y soltando una profunda exhalación de alivio anticipado, Saizen habló.

- Como te dije, mi padre lleva muerto hace mucho. Lo perdimos tras un suceso de lo mas desconcertante... y si te soy del todo sincero nunca sabré si ha muerto realmente. - Unió las manos entre sí, acariciando las palmas de las mismas y perdiendo la mirada en el cauce del río, evocando memorias dolorosas, tan vivas como aquel instante en el que todo ocurría. - Tras su... partida, mi familia sufrió toda clase de problemas de salud. Nos vimos acosados por desproporcionadas pesadillas, visiones incomprensibles que no pueden describirse correctamente con palabras que tu o yo conozcamos. - Se llevó la zurda a la cabeza, señalándose su propia sien. - En algún momento esas... visiones horripilantes comenzaron a filtrarse en el mundo que conocemos. Lo corrompieron, lo transformaron en un auténtico pasillo del terror. A cada instante me vienen a la mente imágenes, sonidos, sensaciones espantosas cuyo origen es absolutamente imposible de identificar. - Ladeó la mirada hasta encontrarse con la de Kixur. - Y créeme cuando te digo, que algunas de ellas me perseguirán el resto de mi vida. Trastocaron el mundo tal y como lo percibo, lo deformaron y maltrataron hasta que sencillamente, terminé aceptado la miserable realidad. - Torció los labios y dejó caer la mirada, recordando escenas, lúgubres cánticos, desastrosas composiciones de funesta sinfonía. - Y ello no habría sido mas que problemas mentales, pensé en su día, si no fuera porque el resto de mi familia también lo padece. - Al decirlo al fin, al revelarlo tras casi una década de silencio impuesto y avasallador, Saizen se sintió mas ligero. - Mi madre es la mujer mas cercana, mas amable, mas atenta sobre la que jamas he leído o conocido. Una persona que se desvive por los demás, que te pregunta sobre tu estado... - Levantó ambas manos como si sopesara la realidad de sus declaraciones. - … y de veras le importa. - Le miró con una larga sonrisa sin dientes, cuyos ojos entristecidos la contaminaban. - Una mujer... que al saber cuales son tus problemas los siente como suyos, sencillamente porque te hacen sufrir y no puede aguantarlo. - Bajó ambas manos, dejándolas caer sobre el césped, visiblemente deprimido de su última declaración. - Y aunque ella no ve lo mismo que yo, o mi hermana Saigo... sufre mucho mas por nosotros de lo que le gusta reconocer. Y yo la veo... marchitándose en vida, secándose como una planta a la que no se riega, muriendo día a día a un ritmo apreciable. - Su voz comenzó a temblar entonces, amenazando con hacerle entrar en el llanto. - Ella me miente, me dice que todo va bien, que solo esta enferma... pero los dos sabemos lo que ocurre y mientras cada noche se convierte en una pesadilla y cada día una prolongación de ella, se consume... - Alzó la mirada a los cielos plomizos, observando las nubes de la mañana retorcerse en los cielos inalcanzables. - … y algún mañana triste como esta, entraré en su habitación y la hallaré muerta, sonriendo, mirando la ventana y a una felicidad que perdió hace mucho. Por mi culpa... - Volvió a sonreír sintiendo que sus ojos se humedecían justo al terminar la frase. Se llevó una mano enguantada a la cara presuroso de que no se notara demasiado. Fue tarde, su voz se quebró irremediablemente y sus ojos parecieron ahogados en un pesar insoportable. - Y mi Cascarita... mi amiga, va a sufrir todo eso. Me verá consumirme, arrastrarme en mi estado, verme sufrir de formas indecibles ante unos horrores que solo yo puedo ver. Gritaré, lloraré y señalaré al espanto que tan real me parece y ella no sabrá que decir ni qué hacer. Justo como mi madre. - Torció unos labios temblorosos, pugnando por contener un llanto que no quería desatar. Poco después se percató de que le debía unas aclaraciones a Kixur, algo que quiso conceder, pero su estado emocional parecía negarle con insistencia. - Mi Cascarita... es Sheru. Alguien muy especial. - Terminó por sonreír finalmente, con los ojos empapados pero aún sin ninguna lágrima que lo delatara irremediablemente. - Una persona... fantástica, te doy mi palabra. De esa clase de gente tan... - Cerró ambos puños a la altura del pecho, intentando encontrar las palabras adecuadas con suma dificultad. - … extraordinaria. - Acertó a decir por fin, con el corazón encogido por lo que contaba sin filtro alguno, con lo que quería contar al fin. Se sentía desbocado, poseído por un afán de soltarlo todo. Y aunque de repente Kixur se hubiera marchado repelido por la lástima y lo miserable de su historia, Saizen habría continuado, pues en aquellos momentos de liberación, ya no podría detenerse.


64 Líneas











Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda





TEAM CHINCHILLA:
TU CARA ME RESULTA FAMILIAR...




Fue en ese momento cuando Kixur se dispuso a escuchar el triste relato de la historia de la vida de Saizen. ¿estaría preparado para escuchar los infortunios que había sufrido aquel chico en su poco tiempo de vida? Su padre llevaba muerto mucho tiempo, o al menos desparecido, en un suceso de lo más desconcertante. Tras su marcha su familia sufrió problemas de salud de todo tipo, acosados por terribles pesadillas, visiones horripilantes que se hicieron cada vez mucho más habituales en su vida, convirtiendo lo que debería haber sido tan solo un amargo suceso natural en la vida misma en una auténtica tortura. Aquel chico se sentía culpable de aquel triste calvario que asolaba a su familia y temía que algún día, cuando regresase a su hogar, viese a su madre muerta, sonriendo y mirando a la ventana, a una felicidad que había perdido hacía mucho tiempo. Por otra parte, una persona muy importante para él llamada Sheru, sufriría por ver a su querido amigo consumirse ante unos horrores que ella no podía ver. Él gritaría y lloraría y en un intento de explicarle a su amiga lo que sucedía ella no sabría que hacer, ni como actuar, al igual que su queridísima madre.

La historia que le había relatado el chico con rostro triste y con lágrimas en los ojos era horrible, sacada de la peor de las pesadillas creadas por una mente retorcida, sádica y cruel. Le daba pena y sentía impotencia por no poder ayudarle más que con unas simples palabras de consuelo. ¿La explicación a aquellos sucesos tan paranormales cuál sería? ¿Su padre habría decidido tomar algún tipo de represalia contra su familia mediante algún tipo de Jutsu? ¿O por algún motivo estarían siendo atacados por los mismísimos espíritus del Yomi? Lo cierto es que todo aquello le resultaba realmente impactante, no terminaba de asimilar las palabras relatadas con delicadeza y premeditación de aquel chico harapiento. Durante un par de minutos el silencio reinó en toda la atmósfera, el Senju no sabía que decir al respecto, o más bien no se atrevía. ¿Con qué cara le iba a dar él consejos a una persona que había sufrido tanto sobre un suceso tan estremecedor del que nunca había oído hablar? Solo se le ocurrió una idea y no sabía ni siquiera si funcionaría, pero debía intentar ayudar a aquel chico en todo lo que estuviese al alcance de su mano, tenía que intentar que su sufrimiento cesase o fuese por lo menos menor de lo que lo había sido hasta la fecha. Se levantó de la hierba, en donde había estado sentado escuchado el relato de Saizen y le tendió la mano a este de forma amistosa y mostrando la mejor de sus sonrisas para ayudarle a levantarse. Suspiró hondo y tragó saliva, intentando acabar con el nudo de nerviosismo que se había formado en su garganta y después de aquellos minutos de silencio que parecieron horas, habló:

Es una historia realmente macabra, triste y dramática. Siento mucho que tanto tú, como tu familia y tu amiga hayáis tenido que sufrir esos terribles infortunios del destino. Créeme, yo te ayudaría si supiera como, pero no tengo ni idea de que diantres está pasando. Combatamos, libera todo lo que llevas dentro y quizás pueda comprenderte mejor, Saizen — dijo de forma amable e intentando contagiar su ánimo a aquel chico.


34








Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Fuerza
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Velocidad
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Percepción
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Ninjutsu
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Fuinjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Genjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Kenjutsu
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Taijutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Imagen ilustrativa:


Familiar...




Y aún entonces, cuando libre de duda alguna anticipaba que nada podría detener aquel torrente que ahora liberaba por medio de palabras, se detuvo. Le dedicó una mirada desprovista de sentimiento alguno a Kixur, aquel hombre de cabellos de lívida plata cuya resolución final fue sencillamente, combatir. Su vista descendió de nuevo hasta la húmeda hierba, impregnada del rocío de una mañana nefasta: calló como un peso muerto, al tiempo que alargaba la mano hasta tocar con la punta de los dedos a Nise, sospechando indudablemente que terminaría por usarla.
Reprimió sus deseos de continuar hablando, de expresar toda aquella tempestad que había creído inenarrable hasta aquel momento y de nuevo, recibió un contundente recordatorio de parte de un mundo indeseable: tus problemas no parecen importarle al resto.

Indecisión, confusión y desapasionada atención. Era todo lo que había obtenido de un desconocido que parecía prometer un remanso de calma, una vía para liberar sus frustraciones y, aunque tristemente sabia que terminaría por acabar de aquella manera, quiso creer que sería distinto. Vió sus ojos del color de un cielo agradable de primavera, sus modales de estudiada gentileza, sus palabras importadas de filósofos y textos... se dejó engañar, y carraspeando por lo bajo, haciendo esperar a su interlocutor a propósito, maldijo esta vez a su ingenuidad.

- Claro... veo que quieres saldar el trato rápidamente. - Se acercó a Nise en un impulso descoordinado que le hizo tambalearse levemente, al tiempo que comenzaba a desprender de sus atavíos ennegrecidos a su lanza. Resignado, Kixur tendría lo que quería; fingiría cuanto fuera necesario por complacer a una persona que parecía haber encontrado la solución a sus problemas en la descarnada violencia. En aquel vómito de cuchillas ardientes, de corazones inflamados por el salvajismo y los nervios tensados hasta un límite tal, que apenas una uña pudiera cortarlos en gran estrépito. No le culpó, no pensó que fuera alguien insensible y tampoco quiso pensar de él que era una mala persona, pero no obstante, se sintió insignificante. Acudió a aquel claro cargado hasta rebosar de vergüenza, culpa y pesar, pero realmente... ¿Quería desprenderse de ellas? ¿De verdad quería dejarlas atrás? Lo dudaba a horrores, lo dudaba tanto como para haberse arrancado los mismos ojos, introduciendo los dedos rectos por el impulso sobre las cuencas, agarrarlos con saña desmedida, hacerlos estallar aún en las manos y tirar con todas sus fuerzas con el fin de sustituir una agonía que se cocinaba a ritmos parsimoniosos por un padecimiento mas físico y tangible. No, no quería desprenderse de aquellas emociones, no habría sido capaz no por agradecer sus efectos, sino porque ello no habría significado otra cosa mas que terminar por olvidar a su Cascarita, a Sheru. Necesitaba sentirse culpable, avergonzado y miserable por el resto de sus días, vivir en un tormento continuo y una tristeza inabarcable porque ello significaría que aún la recordaría, que aun permanecería anclada a sus pensamientos, viva en sus sueños y presente en cada acción de sus manos. Y cuando los últimos harapos negros se deshacían de Nise, Saizen fue invadido por rabia. Furor ante la indecisión que le causaba ser incapaz de vivir el resto de su vida desprovisto de un dolor y un sufrir... del que ya no se sentía capaz de desprenderse. Ahora, quería sentir dolor, provocarlo y con ello liberarse de alguna forma. Escapar de los aullidos desgarros de unas emociones mas voraces y famélicas que el perro mas devastadoramente loco de hambre.
Se sintió acorralado, desesperadamente abandonado a un cauce incontrolable que lo arrastraba y golpeaba violentamente contra piedras como cuchillos, y aunque el dolor habría sido suficiente para matarlo, no moriría jamas y eso... eso lo desconsolaba aún mas.
Cuando Nise en su espantosa sucesión de historias dantescas se hubo descubierto al fin, Saizen se acercó al rio de aguas tranquilas con el fin de lavarse la cara antes de abandonarse a la violencia. Lo que terminó por ver le helaría la sangre, lo trastornaría y perturbaría por el resto de sus días, e hizo que en su rostro se formulara un rictus de circunstancia, un espanto comedido que parecía ser tal, que no permitió aullido alguno ni espasmo por miserable que fuera.

Vio el nítido reflejo de las aguas cristalinas, y en su verdad incontestable... no pudo reconocerse. Se pasó la diestra bajo la frente, sobre aquellos cabellos que se trastornaron en una melena de azules vivos, de un añil cautivo de los cielos mas negros. Observó aquellos ojos azules, de furiosas constelaciones cuyas motas de negras estrellas se habían multiplicado hasta incluso reconocer impíos símbolos sobre sis mismos ojos y en aquel conjunto de macabra resolución, Saizen no pudo reconocerse.

- No puedo ser yo... - Susurraba a sus adentros mientras deslizaba la punta de sus dedos por la mandíbula, describiendo formas extrañas y infames que no pudo reconocer. Parte de si mismo se quebró en aquel instante, colapso ante una verdad que no podía ser cierta y otra parte, minúscula y hórrida en su secretismo, no podía contener su emoción.

Terminó por levantarse, dedicándole un escueto cabeceo a forma de respetuoso saludo, se alejó unos pasos de Kixur y levantó su hórrida lanza contra su rival, apretando los dientes, con los músculos que le surcaban las mandíbulas hasta el cráneo tensados en perversa anticipación. Si aquel hombre deseaba combatir, romperse y cortarse hasta que esta existencia indeseable, repugnante e incomprensible adquiriera sentido... - Cumpliré mi parte. Al fin y al cabo no parece haber otra salida. - Espetó, consternado, con los ojos temblorosos y las manos firmes en su agarre. Sintió que el mundo y sus delirios cada vez se abrazaban en una unión cada vez mas intensa. Torció el gesto con disgusto, el mundo podía ser desesperadamente ordinario. Y en ello halló verdad, pues... donde no encontró verdad o alivio, fue en la realidad desprovista de horrores.










Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda





TEAM CHINCHILLA:
TU CARA ME RESULTA FAMILIAR...




Saizen le dedicó una mirada inexpresiva a Kixur y luego bajó su mirada hacia el suelo, acariciando con la punta de sus dedos su arma. El ninja del clan Senju sostuvo su mirada sobre aquella figura intentando ver más allá de su vacía mirada. ¿Lograría ver la naturaleza del alma de aquel chico con el contacto físico y psíquico de un combate? Esperaba poder descubrir la forma de poder ayudar a aquel chico, no obstante, el nuevo conocido del ninja de ojos azul turquesa creía, de forma errada, que este quería cumplir su parte del trato cuanto antes. El prodigioso shinobi del clan Senju negó con un par de secas cabezadas y los ojos cerrados, le demostraría que él era una persona capaz de comprender los sentimientos de los demás y de empatizar con ellos si creía que eran merecedores de ello. Ojalá él hubiese tenido la oportunidad que se le había presentado a aquel chico harapiento hace años, cuando vivió la mayor desgracia de su vida, otro gallo le hubiese cantado.

Kixur observó como Saizen comenzó a desprender los atavíos ennegrecidos de su arma, lo cual le sorprendió mucho, no esperaba que aquel chico fuese a tomarse tan enserio aquel pequeño combate de entrenamiento. Mientras el nuevo conocido del Senju se lavó la cara con el agua de aquel pequeño riachuelo y pronunciaba unas palabras inentendibles para el mayor de los dos chicos, este último aprovechó para estirar un poco su musculatura y realizar unos cuantos ejercicios de movilidad articular para desentumecer su cuerpo de tanta humedad que había en el ambiente. El chico harapiento se levantó y le dedicó un gesto respetuoso a su semejante, este le devolvió su muestra de clase y educación con una estudiada reverencia, antes de observar como el que sería su oponente se alejaba cinco metros de él. Después el que portaba aquella arma tan dantesca le dedicó unas palabras al otro chico, estaba dispuesto a cumplir con el trato.

Aquel combate amistoso estaba a punto de empezar, a juzgar por el aspecto físico de ambos parecía que Kixur llevaba las de ganar, pero al chico le habían enseñado desde bien pequeño que no se debía juzgar a los demás por su apariencia porque estas engañaban, además, él sabía que era un gran error subestimar a cualquier persona porque en cualquier momento, en el menos pensado, te podías llevar una sorpresa bastante desagradable. Antes de empezar aquella confrontación el mayor de los dos y, por ende, el que debía ser el más responsable, decidió darle unas cuantas pautas e indicaciones al otro chico por si la batalla embriagaba demasiado a alguno de ellos:

Antes de empezar… Quiero aclarar que esto es un combate de entrenamiento y por ello me gustaría dar unas cuantas pautas. Antes de comenzar a luchar deberemos realizar el sello de combate, evitaremos los ataques mortales o excesivamente peligrosos para nuestra integridad y lucharemos limpiamente. El área delimitada para nuestro combate es la de este claro, pero se pueden usar sendos lados del río. Cada uno comenzará en un lado, yo me quedo en este, así que tú ve al otro — explicó detalladamente Kixur — Nos ubicaremos en el centro del puente, a metro y medio de la orilla aproximadamente, lo cual supondrá una distancia entre nosotros de unos cinco metros, realizaremos el sello de combate y nos batiremos. ¿Aceptas mis indicaciones? — finalizó luego el ninja originario de Kirigakure no Sato.

36








Parámetros:











Resistencia
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Fuerza
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Velocidad
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Percepción
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Ninjutsu
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Fuinjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Genjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Kenjutsu
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Taijutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Imagen ilustrativa:


Familiar...




Por deferencia y decoro a su palabra, Saizen hizo bajar con lentitud el filo de su arma hasta que finalmente quedó en vertical tras de sí, sostenido por la diestra. En un principio, todo aquella sarta de indicaciones le resultaba insolente, casi ofensivo el como se le indicaba cuando hacer, como y el qué. Soltó un profundo suspiro de exasperación que a semejante distancia no pudo oírse adecuadamente. Torció los labios en una mueca de disgusto y asintió con hosquedad.

- Las acepto solo por respeto al acuerdo. - Mencionó entre dientes y en un tono de contención irresoluta. Caminó hacia el puente y justo al darle la espalda le asestó otro cabeceo respetuoso, esta vez, dirigido con ponzoñosas intenciones ¿Quería controlar la situación? ¿Quien era él para exigir tal cosa?  Y en la mente de Saizen vibraron incontables zánganos desidiosos, vorpales y acusatorios que le instaron a romper las cadenas de aquel acuerdo verbal. Asestarle un golpe traicionero con la lanza, vaciar sus tripas sobre el húmedo rocío de la mañana isleña y permanecer atento a los últimos estertores de un chico con vanidosos desaires de irrespetuosa repercusión. Cuando hubo andado aproximadamente los cinco metros estipulados se giró, alzando la mano izquierda teatralmente, como si aquella caminata hubiera sido una representación burlesca de menciones desconocidas. - ¿Así esta bien, maestro? - Preguntó en alto con un tono calmado y haciendo un énfasis particular en la última palabra. Así era tal y como parecía sentirse, un maestro indigno y desconocido. Aquel desmán había afectado a Saizen, desde luego. Al bajar la zurda se dedicó unos momentos para concentrarse. Respiró profundamente, observando los alrededores con una pasada parsimoniosa de sus ojos de furor estrellado.
Sintió los latidos contenidos por su pecho, el suave tacto de la madera tallada de Nise sobre la diestra, sus extremidades entumecidas por el frío y la rabia descontrolada. En el fondo Kixur podía albergar algo de razón, pero solo algo... sobre aquello que mencionó sobre los beneficios del combate. Tuvo que concederlo. Se sentía ansioso.

Realizó el saludo estipulado, levantando la zurda de nuevo hasta su cuello y al hacerlo, el mundo contuvo el aliento. - Comienza... - Susurró, justo un parpadeo después lanzó un golpe seco y descendente contra la tierra, enterrando a Nise desde el filo sobre la tierra húmeda al tiempo que con su zurda, realizaba una serie de sellos. En menos en lo que un latido había transcurrido y con el rostro impertérrito de quién ejerce la violencia desprovista de emociones, Saizen atrajo hacia sí agua del mismo rio que con rapidez, se transformaron en esferas cercanas a su zurda. Extendió la mano en un impulso brusco e hizo que una sucesión de esferas de agua caliente se proyectaran hacia delante a grandes velocidades. Una hacia Kixur, otra a su derecha, otra a la izquierda... la última de la secuencia se proyectó algo mas abajo con la intención de cortar el avance del joven. Y antes de que la cuarta esfera hubiera recortado la distancia, Saizen agarró a Nise con un estruendoso gruñido y se abalanzó a la carrera con la lanza en ristre en una carga de rabia desatada.
En apenas unos pasos, se encontraba atravesando el puente con la mirada fija en su oponente, al tiempo que vigilaba cada movimiento que este pudiera hacer para corregir la carga con furia disciplinada a golpe de experiencia.

Al fin y al cabo, Saizen, aquel chico harapiento de aspecto demacrado era, literalmente, veterano de guerra en todo el sentido implícito de la palabra. Con sus manos había matado, con ellas destripado en un abandono de salvajismo inexcusable que calentó sus manos con la sangre derramada. Ebrio de violencia, sediento de brutalidad, Saizen se entregó entonces a la misma sensación que hizo que su cuerpo vibrase en una sinfonía discordante, campanas atronadoras por latidos que inflamaron su pecho de abrasador furor. En su carga, justo como la que hubo realizado en aquel combate de lóbrego desenlace, Saizen se prometía en un silencio resoluto a que no terminaría del mismo modo.

Por  supuesto, no buscaría la muerte de su oponente, de Kixur, aquel impávido desconocido. Lo consideró, pero aún en ese estado de demencial arrojo, Saizen recordaba el niño gentil que creyó ser, y que tanto se esforzaba por replicar sin resultado.










Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Técnicas Usadas:

• Suiton: Teppoudama (Agua: Proyectil)
• Rango de alcance: Gennin: 5 metros.Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Perro, carnero y jabalí.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el próximo turno del rival.
• Gasto de chakra: 35.
• Descripción:  Tras una serie de sellos el ninja concentra pequeñas bolas de chakra, recubiertas con el agua del ambiente, y las dispará, un total de 4 veces. Estas salen desde su dedo indice, y si impactan explotan, quemando levemente al rival porque se trata de agua caliente, puede ser muy molesto.
• Extras: -

Aclaraciones y Chakra:
Bueno, esto empieza. No he combatido mucho en este foro asi que no esperes grandiosidades por mi parte. Tengo que aclarar que no he colocado el gasto de chakra por ser un entrenamiento amistoso (Por mucho que no lo parezca por la narración) pero si quieres, editaré para colocarlo.

En resumen, Saizen se aleja los cinco metros estipulados, clava a Nise en el suelo (Su lanza), hace una serie de sellos y proyecta cuatro esferas de Suiton hacia Kixur para, aprovechando el bombardeo, cubrir su carga con la lanza hacia delante a paso ligero.

Chakra: 413/448



TEAM CHINCHILLA:
TU CARA ME RESULTA FAMILIAR...




Saizen no se tomó demasiado bien las indicaciones que le había dado Kixur, parecía como si le hubiese molestado que un prácticamente desconocido le dijese lo que tenía que hacer. El chico aceptó tan solo por respeto al acuerdo pactado previamente, sin embargo, su forma de hablar se volvió bastante sarcástica, incluso usando la palabra “maestro” para referirse a su persona. El mayor de los dos no hizo caso a tales insolencias, entendió que en esas edades y con lo que había sufrido aquel pobre chico era probable que la impertinencia se manifestase y, a pesar de que le molestó su actitud, intentó llevar la situación con humor y sin perder las formas en ningún momento. Suspiró hondo para relajarse y mantener la tranquilidad necesaria para reconducir la conversación por los cauces adecuados:

Ya me gustaría a mí ser maestro de alguien… Mis habilidades son mediocres de momento y, aunque fuesen sobresalientes, creo que no serviría para enseñar a los demás. Mi propio camino ninja va a ser muy diferente al de muchos otros, te lo aseguro — respondió de forma amistosa.

Ambos realizaron el saludo estipulado al unísono y el combate dio comienzo. Saizen clavó parte de su arma en la hierba y comenzó a ejecutar una secuencia de sellos, momento que aprovechó Kixur para retroceder un metro como medida cautelar mientras ejecutaba un sello para ocultar sus acciones tras una cortina de niebla. Por suerte, la técnica lanzada por aquel adolescente no llegó a impactar en su objetivo y, además, le permitió descifrar, gracias a la secuencia de sellos y a la propia naturaleza elemental del ataque, que el oponente del ninja de cabellos plateados usaba el Elemento Agua, al igual que él. No cabía duda que pese a su corta edad era un joven bastante habilidoso y más aventajado que la media, motivo a mayores para no confiarse. Sin tiempo para pensar en estrategias el mayor de los dos chicos ejecutó otro sello para crear un clon del Elemento Avanzado Madera y aprovechando la distracción creada por la niebla se movieron ambos cinco metros hacia cada uno de los lados del área de acción de la técnica, uno hacia la izquierda y otro hacia la derecha.

Las acciones de Kixur habían sido realizadas meticulosamente, intentando prever cualquier posible riesgo de ser atacado por el otro chico, quien, pese a su corta edad, demostraba ser un ninja formidable. Clon y original se desplazaron dos metros y medio hacia adelante, al mismo compás, posicionándose a sendos lados del puente, en la orilla del riachuelo que cruzaba por el centro de aquel precioso claro en medio del bosque. Los dos se cruzaron de brazos a la vez, con una actitud bastante altanera y engreída, algo que era puro teatro, aunque Saizen no lo supiese. Lo que pretendía el ninja de ojos color azul turquesa era provocar a su oponente para que se lanzase al ataque sin estudiar la situación y poder atacar mediante una abertura en su defensa. No conforme con ello incluso se permitió el lujo de continuar hablando con aquel chico de sus traumas vividos en el pasado, quería intentar comprender como se sentía, además, le serviría para distraer su mente del combate:

No lo haces nada mal Saizen, veo que tu dura vida te ha hecho forjarte a ti mismo para superar los duros obstáculos que has tenido que sufrir — dijo uno de los dos Kixur — Dime, ¿en dónde está tu Cascarita? ¿Ella también ha muerto? — continuó poco después el otro.


36








Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Fuerza
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Velocidad
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Percepción
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Ninjutsu
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Fuinjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Genjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Kenjutsu
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Taijutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Técnicas usadas:

• Suiton: Gijutsu no kiri (Agua: Creación de niebla)
• Rango de alcance: Gennin: 5 metros.Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Carnero.
• Duración: Dos turnos, el de ejecución y el próximo,también las respuestas del rival a dichos post.
• Gasto de chakra: 30.
• Descripción:  Técnica básica del elemento Suiton. Tras una serie de sellos el ninja usuario puede crear una niebla no demasiado espesa a su alrededor, permitiendole escapar o atacar al rival, ya que los usuarios de suiton les cuesta menos ver en esta situación.
• Extras:  Las personas con dojutsu activado es como si no existiera dicha niebla.

• Mokuton - Moku Bunshin no Jutsu (Elemento madera: técnica del clon de madera)
• Rango de alcance: -
• Entrenamiento: 15 líneas.
• Sellos: Serpiente
• Duración: Hasta que estos sean destruidos.
• Gasto de chakra: 40 + 10 por turno.
• Descripción: Habilidad elemental que permite hacer piezas de madera que, se despegan del cuerpo del usuario, y se unen formando un clon casi perfecto, a excepción de algunas ramitas de repuesto en las partes del cuerpo.
• Extras; - Este clon creado es mucho mas resistente, capaz de soportar varios ataques, este clon también puede utilizar las técnicas del original.

Aclaraciones:

• Kixur retrocede 1 metro hacia atrás como medida cautelar al ver a Saizen ejecutando los sellos por lo que se encontraría a 6 metros de distancia del mismo y evitaría el ataque, el cual tiene un alcance de 5 metros.

• Mientras tanto ejecuta un solo sello y en el preciso instante en el que se posiciona en un nuevo punto ejecuta una técnica que crea una cortina de niebla, para intentar cubrir sus acciones.

• Aprovecha la distracción para ejecutar un sello y crear un clon, ambos se separan hacia cada uno de los lados del área de acción del jutsu anterior, quedando situados a 10 metros entre si.

• Ambos, real y clon salen del área de influencia de la técnica anterior y se desplazan hacia delante al unísono, manteniendo la distancia entre si de 10 metros.

• Los dos individuos idénticos mantuvieron una actitud altanera y engreída para intentar alterar el uso del razonamiento de su oponente. Cada uno de ellos formuló una frase distinta para intentar atacar su psicología y no dejar intuir cual de los dos es el verdadero.

Chakra:

CK: 146 / 216

Familiar...




Su carga se detuvo en un estrépito cuando aquello no surtió como primeramente fue concebido. Contempló mas o menos a la altura del puente como aquel hombre inducía una bruma aún mas espesa, el como se diluía su presencia tras ella y finalmente, como trataba con futilidad escapar a todo aquello. Saizen carraspeó, se detuvo y bajó con levedad el arma, retrocediendo paso a paso, con una lentitud incentivada por la expectación. Ignoró muy a sabiendas aquella respuesta infame y cínica sobre su posición de superioridad infundada. Vanidad, era lo que desprendía su piel, una falsa sensación de sabiduría ataviada de un traje de piel pálida y cabellos blancos. Torció el gesto  con Nise aún alzada a la altura de sus caderas, esperó, justo como aquel hombre parecía querer provocar.
Su juego de sombras y niebla no sorprendió a Saizen, que veía con cierta dificultad, pero aún entonces, veía tanto o más que aquel hombre insensato. Contempló como un par de sombras pretendían flanquearle y cuando estas estuvieron a unos metros de él, Saizen estuvo a punto de desatar todo un torrente de técnicas contraofensivas, algo lo detuvo... ladeó la mirada a sus alrededores y al escuchar aquellos improperios indeseables, algo cambió en su semblante.

- ¿Quien demonios te crees que eres? ¿Que clase de hijo de puta utiliza esa clase de cosas en lo que se suponía que iba a ser un combate de entrenamiento? - Alzó la voz, apretó a Nise entre sus manos y torció el gesto con una rabia emergente. Desde luego, aquel hombre con toda seguridad, desconocía cuales eran los límites. No sabía que decir, no sabía que hacer y ello no pudo hacer mas que provocar a un Saizen, que hastiado de todo aquello, se limitó a no hacer nada. - Un entrenamiento acordamos... no esta falta de respeto ¿¡Me has oído!? ¡No voy a tolerar esa clase de insolencias! ¡Mucho menos de alguien como tú! - Y su voz clamó vibrante, fuerte y en ella podía advertirse ofensa.
Saizen entonces, determinó que si aquello había adquirido un cariz semejante, él deberia responder entonces como su amor propio lo determinaba. Faltó al decoro, al respeto y al saber estar en ese instante en el que un miserable combate adquirió mayor importancia que los tormentos de un semejante.

- Ella no está muerta, cabrón. Pero tu puede que lo estés dentro de poco. - Escupió con evidente resentimiento. Aquello había sido demasiado, y girando la lanza sobre sus muñecas, demostrando un dominio envidiable de la misma, dirigía la mirada a sus alrededores, caminando lentamente por el puente, esperando su embiste. En un instante, agarró su lanza con firmeza y esperó el siguiente golpe. Asegurando sus pertenencias en una fugaz comprobación que le aseguró que todo estaba en su sitio correcto. - ¿A que demonios esperas? Pienso acabar esto solo con Nise, cerdo. No necesito nada mas para acabar con un cabrón petulante como tu ¿Me oyes? Yo no soy ningún niño al que se le pueda hablar de esa manera, y cuando todo esto acabe... aprenderás una última lección. - En su garganta bullían las ofensas, en su pecho desbordaba la rabia de una confianza traicionada y en su mente, otrora atestada de los padecimientos del pesar y la tristeza, ahora se rompía en anticipación. Clamaba por violencia, por sangre... y tuvo de nuevo, que concederle aquello a Kixur. Consiguió acertar por segunda vez, que en la violencia había una verdad sin respuesta, una determinación sin objetivo. Simplemente; brutalidad al servicio de las emociones.

No haría nada, esperaría, observaría sus alrededores y haciendo uso tan solo de su arma, se encargaría de desbaratar todo intento de romper su persona. Aquella frase lo había trastocado todo, perturbado y colapsado. Ahora, gracias a las palabras soltadas de una lengua fácil e inconsciente, aquel miserable ganó un oponente que pocas reservas guardaba hacia la violencia descarnada.

- Espero de veras, que eso haya merecido la pena. Voy a encargarme de obtener arrepentimiento, aunque tenga que sacártelo de la carne... -


46 Líneas











Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Aclaraciones y Chakra:

En resumen, Saizen no ha hecho nada mas allá de permanecer rondando en su posición, justo sobre el puente y a la espera de que hagas cualquier cosa que se te ocurra. No hay acciones ocultas, ni secretos ni estrategias. Te ha cedido toda la iniciativa del combate.

Ah, ese improperio ha causado que Saizen albergue mucho rencor hacia Kixur. Sigo asegurando que no voy a matarte, aviso, pero el personaje esta resentido.

Chakra: 413/448





TEAM CHINCHILLA:
TU CARA ME RESULTA FAMILIAR...




Como era de esperar, el teatro presentado por Kixur con su sinfín de palabras impropias de un combate amistoso afectó psicológicamente a Saizen, quien cambió su semblante al instante. La lluvia de descalificativos y amenazas por parte del menor de los dos chicos que se encontraban en aquel claro no se hizo esperar. Las palabras del albino sobre la amiga del otro chico afectaron más de lo que Kixur esperaba a aquel adolescente, quien demostró una rabia contenida en su interior que no había mostrado hasta el momento. El mayor de los dos chicos era consciente de que no había sido un comportamiento ético para ojos de algunos, sin embargo, gracias a ello pudo comprender los sentimientos de su semejante, el chico era muy negativo, pero después de todo, seguía quedando un pequeño ápice de luz en el interior de su corazón, pues se aferraba a la idea de que aquella persona tan importante para él no estaba muerta y la defendió con uñas y dientes.

La situación se había vuelto bastante tensa, tanto que incluso aquel chico lanzó varias amenazas de forma indiscriminada al Senju. No le culpaba por esa forma de actuar, a decir verdad, quizás él hubiese actuado igual si hubiese estado en su mismo lugar, pero tenía que aclarar la situación cuanto antes, o al menos intentarlo. Kixur y su clon mantuvieron su posición sin inmutarse ante las palabras de su oponente, ni siquiera cambiaron el semblante que habían mantenido hasta el momento. Lo único que se limitaron a hacer a medida que el chico armado hablaba fue asentir con lentas cabezadas, sin dejar de mantener el contacto visual con el susodicho. Comprobó con satisfacción como aquel chico no mostraba ningún temor a pesar de ser menor y, a priori, más endeble, se movió hasta ubicarse en el centro de aquel pequeño puente, sosteniendo su rara arma y esperando a que el Senju diese el siguiente paso. El combate se había puesto bastante más tenso de lo que hubiese esperado el mayor de los dos, cosa que no le gustó nada, tenía que hacer algo para evitar que aquello fuese a más.

Las dos figuras exactamente idénticas se movieron a la par, una tomó rumbo al puente, para encarar a su oponente y el original se movió, quedando situado justo detrás de su clon, a cinco metros de distancia del mismo y a seis de su oponente. La estrategia que había planeado no era mala y de surtir efecto le permitiría minimizar cualquier posible riesgo que se pudiese producir a lo largo de aquella confrontación. El clon corrió lo más rápido que pudo hacia la ubicación de aquel chico, con la intención de combatir con el usando solo su Taijutsu. Saizen no lo sabía, pero Kixur era diestro en Karate, por lo que una confrontación cuerpo a cuerpo era una buena opción teniendo en cuenta que él usaba el Ninjutsu. Además, su estructura física estaba formada por madera, algo que le resultaría extremadamente útil para minimizar el daño de los ataques físicos y de su peculiar arma. Un puñetazo fue dirigido al estómago del chico y otro a su rostro.

30








Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Fuerza
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Velocidad
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Percepción
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Ninjutsu
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Fuinjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Genjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Kenjutsu
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Taijutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Técnica matenida:

• Mokuton - Moku Bunshin no Jutsu (Elemento madera: técnica del clon de madera)
• Rango de alcance: -
• Entrenamiento: 15 líneas.
• Sellos: Serpiente
• Duración: Hasta que estos sean destruidos.
• Gasto de chakra: 40 + 10 por turno.
• Descripción: Habilidad elemental que permite hacer piezas de madera que, se despegan del cuerpo del usuario, y se unen formando un clon casi perfecto, a excepción de algunas ramitas de repuesto en las partes del cuerpo.
• Extras; - Este clon creado es mucho mas resistente, capaz de soportar varios ataques, este clon también puede utilizar las técnicas del original.

Aclaraciones:

• El clon se lanza corriendo a atacarte, buscando una confrontación física para ponértelo difícil y el real se queda en la retaguardia, a cinco metros de su copia.

Chakra:

CK: 136 / 216

Familiar...




[size=13]- No puedo esperar de tí iniciativa alguna ¿Verdad? - Murmuraba entre dientes, a una frecuencia solo audible por sí mismo tratando de exteriorizar la frustración que experimentaba. Todo aquello se había transformado en un hecho ridículo, una broma de mal gusto donde un entrenamiento  perdió la dirección y el sentido por el simple hecho de “desconcentrar” a uno de los oponentes. Gruñó al aire con animadversión hacia Kixur. Aquello no lo consideró una simple falta, nada de palabras malintencionadas de una lengua libre en su exceso. Él, que había confiado en aquel hombre desconocido, había recibido una lección de humildad y discreción. Comprendió al momento que todo lo que el mundo recibía de sí podía ser usado en su contra como un cuchillo ponzoñoso y corroído por la infamia que atraviesa los costillares desde la espalda. Se hunde en la carne con dificultad, duele a rabiar, y su óxido se mezcla con el hierro de la sangre, envenena el torrente sanguíneo en un acto de cobardía y traición inexcusable. Cuando entonces llega al corazón, ya es tarde para quien recibe el golpe. El daño se ha hecho, y aunque su filo deslustrado puede haberse roto antes de dar con la vida de su objetivo, su filo obsceno y grotesco permanece bajo la piel de por vida. Muestra de dolor asfixiante que sirve de vergüenza y escarmiento: no puedes confiar en el hombre. Y en quien deposites tu fe y afecto, que sea merecedor de ello.

- ¿A que estas esperando? - Preguntaba al aire, alternando la mirada de lado a lado entre los dos Kixur, atento a cada movimiento y cada gesto despectivo que pudiera esgrimir ¿Aquel asentimiento? Saizen lo percibió no como gesto de comprensión y empatía, mas bien, como otra burla que hizo que su rostro se viera oprimido por un relampagueante desprecio. Uno nuevo y virgen que añadía otra faceta más al indeseable. Esta vez, lo reconoció con claridad como un ser mezquino y putrefacto. Y al observarle rodear toda la posición para colocarse tras su copia idéntica, sin saber si era el real o no, no pudo hacer otra cosa que entornar la mirada algo contrariado - ¿Eso ha sido todo? ¡Cobarde! - Gritó al ver como uno de los Kixur tomaba la delantera. Al instante, y viendo la escasez de táctica por su parte, Saizen comprendía que no podía tratarse del verdadero. Ello lo reafirmó, le hizo sentirse ultrajado nuevamente y un asalto de ofensa le subió desde el estómago, emponzoñando su pecho con una inquina galopante. Una que cabalgó por cada nervio y fibra de su ser, que transmitió un gesto a su rostro que encendió sus ojos estrellados en un cielo de ardiente desprecio, que hizo que sus músculos se tensaran clamando violencia y dio nuevas fuerzas a su garganta, que pareció estallar. - ¡Cobarde, todo! - Gritó, mucho antes de que aquel clon pudiera acercárselo demasiado. Dió un par de pasos, agarró su lanza con ambas manos en el mismo movimiento, y sin detener la carga, aprovechando la gran longitud de su arma, propinó una serie de estocadas firmes, fuertes y veloces hacia el esternón de aquella imagen al desprecio. Usando toda su velocidad, toda su fuerza y su dominio marcial de las armas, Saizen trató de asestar un trío de estocadas hacia el abdomen, pecho y cuello en una sucesión tan veloz y cargada del ímpetu de la carga que aún tras haberlas lanzado, no se detuvo.
En su carga impetuosa, había recortado algo menos de dos metros, utilizado su lanza para proyectarla a algo mas de un metro de distancia a una velocidad encomiable, aunada incluso con la fuerza de su carrera. El tercero de sus golpes fue aprovechado en todo su ímpetu, lanzando una de las piernas a un lado de un rápido impulso, con el que flanqueó al Kixur atacante, al tiempo que su zurda se separaba del agarre en Nise, reproducía sellos en una sucesión de delirante velocidad y, concentrando el agua no muy lejos tras él, en el río, convirtió agua en agujas, afiladas y ansiosas. No escapó mas tiempo que el que corresponde a un latido, cuando Saizen hizo un gesto con la zurda, señalando la dirección y aquellas agujas fueron proyectadas hacia el Kixur de la retaguardia, cuya forma se despuntaba tras la bruma y aún era perceptible para un usuario de Suiton como Saizen.

En su embiste, no supo si el Kixur al que trataba de ensartar con su arma sería el real o no, pero la longitud de su arma pareció asistirle a detener sus ataques antes siquiera de que sus brazos estuviera si quiera cerca de sí mismo. Su lanza, rápida, esbelta y con una longitud de dos metros totales fue una herramienta crucial que servía para intentar evitar todo daño con un contraataque impulsado no solo por ambos brazos de Saizen, sino con una velocidad sumada por una carga inflamada por la violencia. Y apenas hubo tiempo entre las estocadas, sucedidas en una tormenta que intentó acabar con aquel ser o como mínimo, controlar su movimiento, pues la tercera estocada nunca se retiró y por tanto, el filo apócrifo de Nise podía permanecer aún alojado sobre el cuello de aquel Kixur.
No poco después, aquellas agujas de agua cuyo mordisco pretendía agujerear a un oponente a menos de dos metros de distancia, fueron proyectadas con todo el conocimiento de Ninjutsu de Saizen, aunado a su velocidad de disciplina templada.

No sonrió, no esgrimió palabra alguna. El mundo decidiría si aquel hombre era alcanzado por sus agujas, si su lanza encontraría sangre o sencillamente, si su ímpetu había bastado para concluir todo aquello.










Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Aclaraciones:
Saizen permanece a la espera, observando como rodeas el campo para colocarte tras tu clon. No sabe si eres el real, pero sospecha algo. Hago hincapié aquí sobre el hecho de que la niebla que usas no hace demasiado efecto sobre otros usuarios de Suiton, justo como Saizen.

Poco después, al ver que tu clon carga, el hace lo propio, usando la longitud de su lanza para golpear antes de que la copia pudiera estar siquiera cerca para utilizar brazos o piernas en su ataque. No doy por sentado que reciba el daño, pero la velocidad de Saizen, la longitud y elección del arma aunado a que aludes a que se acerca en línea recta me hace pensar que el clon no ha tenido muchas oportunidades para evitar todo aquello.
Siguiendo con esto, Saizen asesta tres estocadas ascendentes, en esternón, pecho y luego cuello, haciendo que la ultima estocada permanezca sin retirarse, es decir, no tira del arma la deja sobre el cuello del clon y utiliza ese apoyo para mantener la distancia entre sí y el clon atacante.

Usando ese apoyo y la distancia de su lanza con respecto al clon, ladea su cuerpo y se impulsa a la izquierda, al tiempo que ejerce los sellos con una mano (Mi estadística de Fuinjutsu me permite hacer sellos con tan solo una mano y a una gran velocidad) para atraer agua desde el río a su espalda. Esta se transforma en agujas, son proyectadas hacia la dirección del Kixur de la retaguardia (El real, según leo) a una distancia de dos o tres metros entre Saizen y Kixur, por lo que la técnica esta en su rango.
La estadística de Ninjutsu y Fuinjutsu de Saizen son las mas altas posibles para un Genin, asi que asumo que mi narración no ha sido desacertada al decir que entre hacer los sellos, que se creen las agujas y que viajen hasta Kixur no transcurre demasiado tiempo.
Son ocho, como la técnica indica, y se han proyectado indistintamente. Bien podrían impactar todas en Kixur, bien solo algunas y solo en zonas específicas (El muslo o quizás el hombro) así que de impactar, no te pediría que hicieran un daño atroz. Es a elección tuya,en realidad.

Concluyendo la aclaración vuelvo a repetir que no voy a matar a nadie. Solo he decidido impulsar un poco el combate. A cualquier duda, tienes Discord para que podamos comentar el rol.

Técnicas Utilizadas y Chakra Disponible:

• Suiton: Sensatsu suisho (Agua: agujas acuosas)
• Rango de alcance: Gennin: 5 metros.Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Liebre, mono y perro.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el próximo turno del rival.
• Gasto de chakra: 35.
• Descripción:  Tras una serie de sellos el ninja se concentra con fuerza, y con el agua que esté en el ambiente en cantidad (ríos, charcos etc...) crea 8 agujas como senbons y las envía directamente al rival, no son tele dirigidas, no se pueden redireccionar, van en una sola dirección.
• Extras: Son visibles una vez salen del agua.


Chakra:378/448





TEAM CHINCHILLA:
TU CARA ME RESULTA FAMILIAR...




El oponente del ninja de cabellos largos y plateados siguió proliferando amenazas a diestro y siniestro, como si pensase que unas simples palabras iban a afectarle y no, no era así, por todos es sabido que las palabras se las lleva el viento y lo que de verdad importa son los hechos, los únicos que pueden ser demostrados. No fue complicado para aquel chico deshacerse del clon de madera que se había lanzado al ataque para intentar enfrentarlo con su Taijutsu, su habilidad con aquella arma tan extraña era envidiable y tras unas cuantas estocadas consiguió detener la ofensiva y hacer que la copia desapareciese. El original observó la sucesión de acciones casi sin pestañear, lo cual le llevó a ensimismarse durante un segundo con un pensamiento que invadió repentinamente su mente: — “Desde luego, no cabe duda de que Saizen no es un chico normal y corriente, es diestro en el combate, pero debería aprender a manejar sus emociones" — pensó el albino.

Ese instante fue el que cambió todo y en el que Kixur comprendió que aquella confrontación debía llegar a su fin o alguno de los dos contendientes acabaría mal parado. El shinobi originario de Kirigakure no Sato aprovechó la distracción creada por el clon y la pequeña nube de humo que se formó tras su desaparición para dedicarle unas últimas palabras a Saizen antes de salir de aquel lugar, intentando no darle la oportunidad de seguirle y que aquello se convirtiese en palabras mayores:

Eres un ninja extraordinario, un genio para tu edad, pero todavía te falta experiencia, deberías intentar aprender a controlar tus emociones o muchos podrían usarlas en tu contra. Sé que nos volveremos a ver en algún momento, para entonces creo que ya habrás comprendido muchas cosas — mencionó el mayor de los dos chicos que se encontraban en aquel claro.

Dos de las agujas creadas por la técnica elemental de Saizen impactaron en él, una le rozó el hombro y otra se le clavó en el muslo. El dolor fue agudo, pero nada mortal que no le impidiese salir del lugar para dirigirse a algún sitio a atender sus heridas.


22








Parámetros:

Resistencia
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Fuerza
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Velocidad
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Percepción
=
15
+
0
+
0
+
0
=
15
Ninjutsu
=
10
+
5
+
0
+
0
=
15
Fuinjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Genjutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Kenjutsu
=
4
+
0
+
0
+
0
=
4
Taijutsu
=
10
+
0
+
0
+
0
=
10
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Chakra:

CK: 136 / 216

Tu cara me resulta familiar...




Incrédulo, Saizen fue reincorporándose desde su posición, con parte de su visión enturbiada por tímida humareda que se formó a su derecha por la desaparición del clon. Apenas tuvo tiempo de congraciarse en el hecho de que acertó en sus pesquisas al considerar que aquel asaltante impetuoso sería tan solo una falsa copia. Acercó a Nise de un impulso y dirigió la mirada hacia la dirección a la que se encontraba Kixur. Aquellas palabras no hicieron ningún bien a Saizen, que volvió a interpretarlas como alguna suerte de aleccionamiento indeseable. Torció los labios en un gesto desagradable, al tiempo que andaba hacia delante, paseando la mirada por aquella bruma que comenzaba a disiparse con lentitud manifiesta.
Aún caliente por el esfuerzo, había bastado tan solo unos instantes para romper el intento de Kixur por acercarse a él. Quizás tenía razón, y era lo tercero que concedía a aquel hombre, sobre aquello de que Saizen era alguien versado, no obstante eso no pudo haberle importado menos. Caminó hasta encontrarse justo donde antes habría jurado que se hallaba Kixur, hincó la rodilla izquierda en la hierba húmeda y escudriñó los alrededores. Paseó la punta de la lana entre las briznas de hierba cortada hace tan solo unos días, hasta que se topó con algo más que simple agua. Alzó la punta de acero por encima del suelo y desde aquella distancia pudo diferenciarlo; era sangre. Ladeó la mandíbula con cierta satisfacción. Su asalto si que resultó en cierta medida. Aún desde algo menos de un metro Saizen pudo adivinar que no se trataba de una herida excepcionalmente voluminosa. Apenas unas gotas de lívido bermellón mezclado con rocío le bastaron para saber que lo había ahuyentado.

No hubo palabras de desafío consumado, ni amenazas a un aire que sabría que no devolvería contestación alguna. Se limitó a levantarse en un silencio sepulcral, sintiendo aún el pecho en un ardor rencoroso. Parte de él le instaba a perseguirlo hasta hacerle hallar la muerte, pero la razón se impuso cerciorándose de que aquello solo agravaría su situación de forma estúpida. Dió media vuelta, sentenciando aquellos deseos de insistencia homicida, y enterrándolos cuando se dirigió a aquel riachuelo, sobre el que se depositaban los negros harapos que debían cubrir el filo de su lanza.  Se agachó de nuevo para dedicarse a su tarea, cubriendo con cierta sensación de que aquello había terminado en unos términos lamentables. Se sintió incluso mal por haber tratado con tanta agresividad a alguien que por lo general daba la sensación de ser afable y sentido con las personas que lo rodeaban ¿Que había ocurrido? ¿Tanta rabia anidaba en él? No quiso responder a ello, no por desconocimiento, sino porque habría sido redundante responder algo cuya respuesta ya es conocida. Terminó de atar el último retazo de tela rasgada y lo anudó con firmeza al asta de Nise. Se levantó, y se dirigió a la espesura con la intención de volver a casa. No halló mas que la certeza de que en sí había mas odio y violencia de la que quería reconocer. Se estremeció al pensar en cuanto mal podría haber hecho al atrapar a aquel hombre de alguna forma. Cuanto dolor podría haber infligido tan solo por una ofensa de palabra. Pero Sheru; su Cascarita... merecía ser defendida. Y con el recuerdo fresco, como la carne levantada y expuesta al sol de una herida que no sanaba, para Saizen aquellas palabras fueron sal. Fueron dolor y el recuerdo de que ahora no podría protegerla de aquel mundo que tanto les aterraba a ambos. El como había faltado a una promesa tácita de apoyo mutuo y el como justo cuando la necesitaba más que en ningún otro momento, sintió que sacrificar aquello que eran en conjunto habría sido mejor que sufrir en pareja.
Agachó la mirada con triste pesar. No había resuelto nada en aquel combate, tan solo le había hecho saber de la magnitud de su error. Tanto odio, tanta rabia que no podía ser respondida le hacía temblar. Convertía un pecho en el que solo cabía el amor sincero y la gentileza en un pozo negro que supuraba toda clase de perversiones corruptas. Carraspeó, alzó la mirada, de nuevo un cielo triste colgaba de sus pupilas.

Kixur tenía razón. Debía encontrar el modo de hallar la paz. Necesitaba un sendero, una guía que lo apartase de aquel sufrimiento infecto. El como sus delirios de hórrida ejecución lo engullían, lo roto que se sentía sin ella y sobre todo aquello, el miedo que sobreviene al saber que nada iba a mejorar. Era un sendero descendente, un pozo de negros dientes de hueso carcomido y no piedra. Uno por el que comenzó a caer sin destino hacía mucho, aún sin saberlo.


51 Líneas











Parámetros:

Resistencia
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Fuerza
=
13
+
0
+
27
+
0
=
40
Velocidad
=
25
+
0
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
12
+
0
+
28
+
0
=
40
Ninjutsu
=
8
+
0
+
32
+
0
=
40
Fuinjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Genjutsu
=
4
+
0
+
13
+
0
=
17
Kenjutsu
=
10
+
5
+
30
+
0
=
45
Taijutsu
=
5
+
0
+
6
+
0
=
11
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1



Inventario:
Mochila (19.75 kg / 30 kg)

Madurez Temprana (Fragmento de Inmensidad)

Nise no Shiru

Kama x1 (2,5 kg)
Kusarigamax1 (6 kg)
Cascabeles x4 (2 kg)
Kunais x6 (3 kg)
Cadena x1 (2 kg)
Sello explosivo x1 (0.25 kg)
Bomba de pimienta x1 (0.5 kg)
Pergamino de sellado x3 (3 kg)
Pergamino de información x1 (0.5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Chakra y Aclaraciones:

Chakra:378/448

Con esto doy por finalizado el tema.

Líneas Totales: 460
Líneas a Almacenar: 460




TEAM CHINCHILLA:
✓ ENTRENAMIENTO ACEPTADO
Shinobi's Justice


Kixur: 263 líneas | agregadas al perfil (acompañado)

Saizen: 460 líneas | agregadas al perfil (acompañado)

Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.