Últimos temas



ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pájaro de arcilla
Misión de rango D


Respiración entrecortada, sudor en su frente, nada parecía andar bien en la Matsuoka, ¿Que por que estaba corriendo por el distrito? Creo que no lo sabe ni ella, pero quizás unas de sus voces sí "Corre, te siguen", era lo único que podía escuchar rebotar constantemente en su cabeza. Para su mala suerte, y al no mirar al frente, buscando esa sospecha, se tropezó, pero consiguió mantener el equilibrio ante la figura humana que estaba frente a ella. Alzó la mirada, cuidado, parece que no tiene buena car... olvida lo que he dicho. El hombre rubio sin comerlo ni beberlo recibió un directo de su mano derecha en toda su mandíbula.Su cara quedo desencajada, y es que el golpe propiciado no era broma, pero suponemos que por su rostro atónito podíamos leer un ''Que ha pasado?", pero a ella, eso poco le importaba. Crujió su puño una vez recobró la compostura, y cogió algo de aire.

— Espero no volver a verte más persiguiéndome, si no quieres que te parta las piernas, pedazo de mierda.— Dijo casi en un esputo, irradiado con rabia, entrecerrando los ojos y dejando la escena del lugar, con paso firme y sonoro. Estaba en su aldea, Iwagakure no Sato, parecía un día alegre, no como el rostro de la muchacha. El sol irradiaba sus últimos rayos de luz ya anaranjados por la hora, el viento era bastante agradable, ya que el calor no era aplastante, y los pájaros deambulaban sobre las cabezas de todos los aldeanos. Decidió relajar su paso, recuperando algo de aire, deteniéndose como siempre a ojear las tiendas del distrito buscando algún dulce que comer para su regreso a su casa, o lo que ella consideraba casa no era nada más que una antigua casa, más que derruida en la que pasar la noche.

Vio a la mujer ''Okanaeshi'', la que tenía un puestecillo de tamaño inferior en comparación a los demás, reclamando la atención con su mano, y decidió acercarse al puesto de dulces caseros, que no parecían ser lo mejor del lugar. Un paso, dos pasos, tres pasos... ella caminaba hacia la tienda, pero en el interior de su cabeza, sentía que algo ocurriría, que algo no andaba bien, que los pájaros no paraban de molestar a su alrededor, y no había nada que le molestara que los ruidos que le acarreaban no poder escuchar a personas si le perseguían, pero de todos modos caminaba decidida, pero con cierta parsimonia. De pronto frente a ella una papel de periódicos viejos con un dulce algo duro, que parecía que ya llevaba unos días a la venta. — ¿Esto es para mí? — Musitó la joven acercando sus desgastadas manos, y hinchadas por el golpe recién propiciado al hombre anteriormente, acogiendo el dulce en sus manos ante la aceptación de la mujer más mayor, de pelo canoso. La sonrisa fue inminente, y el motivo era la comida, fuera dura o no, en época de hambre y guerras todo era bien recibido, y más para la desastrosa Jun, que se pasaba días sin atender a cuestiones de hambre, ya que para ella eran placeres de la vida.

Sentó su cansado cuerpo sobre las tablas resquebrajadas de la tienda, en la que esa señora pasaba horas sentada esperando clientes, pero ya se sabe que en esta época estas cosas son bastante ostentosas, por el cual esperaba que la crisis se fuera, pidiéndole siempre a Jun que cuando fuera al templo a orar por la paz mundial, rogara por que todo esto acabara, y sin dudar la morena ponía todo su empeño en ello pero una cosa era clara, las guerras sucedían por dinero, religiones o simple egoísmo.
— No se preocupe, algún día ocuparé el puesto del feudal, y salvaré a nuestro país de la guerra — La mayor no lo dudaba, ya que la joven frente a ella, era muy decidida, y de buen corazón, pero dudaba que su enfermedad la dejara ejecutar todos sus planes a la perfección, desencadenando malos entendidos y problemas, por el cual reservada a su opinión, simplemente le sonreía, para segundos después decirle ''No deberías hablar de nuestro feudal Shinichi Kamibara'' apuntaba, ya que siempre decían que detrás de cada pared había una oreja o unos ojos, que acabarían soltando todas las injurias por la boca, pero eso, Jun lo sabía mejor que nadie. Zampaba el dulce hecho de harina, bastante moribunda por el poco alimento ingerido.

PUM abrió los ojos de par en par, y se puso en posición de defensa frente a la vieja, soltando directamente el regalo al suelo. Observó quieta y firme todo a su alrededor, esperando a un asaltante, pero segundos después soltó un — ¡Espere aquí joder! Pueden ser emisarios del Shuha Shinto — Dijo al ver a la vieja acercarse alarmada por el sonoro estruendo, apartándola levemente con su mano, algo alarmada. Pero ella no podía quedarse así, corrió, veloz, lo máximo que pudo, rauda. Volvía a recorrer el sudor en su frente, y a medida que lo hacía, se ponía una de sus vendas alrededor de su puño izquierdo, envolviéndolo preparándose para una nueva pelea y mitigando el dolor. Llegó al lugar, un callejón cerrado, sin salida, en el que parecía que algo se había estrellado sobre unas cajas de comercios amontonadas hace días, pero nada grande, ni visible, solo unos molestos pájaros merodeando la zona.

Se acerca con el corazón en un puño, paso a paso, realmente nerviosa, pensando que podría ser cualquier trama, y una vez que asoma la cabeza, incrédula se retira, cuando un extraño pájaro alza el vuelo a velocidad vertiginosa — ¡Coño!—, y ella le sigue el rastro con la mirada, para finalmente subir sobre las cajas, hasta los tejados con muchísima velocidad, bastante enfadada, mascullando con las voces de su cabeza las posibles conspiraciones de los enemigos. El ritmo era muy acelerado, vislumbrando que el pájaro aleteaba de manera extraña, también avistaba como todos los aldeanos la miraban, y tanto fue la sorpresa de ella, que su zapato de diseño chino, la hizo resbalar sobre una teja desprendiendo esta del edificio, y casi ella cayendo unos metros abajo, agarrándose al tejado, más enfadada, soltando gruñidos poco coherentes para cualquier ser humano, y despegando de nuevo extremadamente enfadada por su propia falta, viendo que el ave volaba bastante más avanzado que ella, haciéndole que este suceso le descordinara la mente con el cuerpo, y aumentara su velocidad de sobre manera. Pero de pronto su ritmo volvía a frenar, el pájaro descendía, como si le hubieran disparado, el forma de espiral hacia una de las zonas más alejadas del distrito rojo, y allí fue la muchacha sin dudarlo, para llegar unos treinta segundos más tarde que el.

Tras descender del tejado con un enfado desmesurado,tomó su posición de vuelta, acercándose de manera preventiva al rapaz. Unos centímetros cerca, y este intentaba aletear al ver el peligro cerca, pero observó algo, era de arcilla. "¿Será algún jutsu?" Al tomarlo entre sus manos, este parecía inofensivo, así que por breves momentos se relajó. Vio un agujero en la ala, y supuso que por esto el ave descendería de esa manera, por el cual le colocó una venda a este alrededor del ala, para mitigar el movimiento. Minutos después analizándolo, pensó que era un pájaro inofensivo, pero un poco extraño. Tomó rumbo hacia la oficina del Tsuchikage, Masao Hon, volviendo a pasar por los lugares, pero esta vez a ras del suelo. ''Tendrás que pagarme'' [/color][/i] Escuchó de una voz huraña alejada, y se hizo la sorda de fábula, caminando más rápido, pero sin correr, para no tener que afrontar una mala situación, dirigiéndose de vuelta la tienda de la canosa, para enseñarle el pájaro, y el estado de este, ya que ella pensaba que la experiencia era el fruto de la edad. Tras la negativa de la mujer, le dio un terrón de azúcar, algo bastante codiciado para el pájaro, que sin dudarlo comenzó a picotearlo, mostrando que estaba herido. La Matsuoka retomó su camino original, sin antes decir  — ¡Gracias por el dulce! Y recuerde que cuando vaya al templo pediré a las fuerzas del mundo, que nuestro feudal se muera de una jodida vez — Dijo sin importarle la advertencia de la mujer "Okanaeshi", haciendo un gesto con su mano de adiós, para darle algo más de azúcar al pájaro, sin desviarse ni un segundo más del sendero. La noche ya se hacia presente, y los farolillos de la ciudad se hacían presente, viendo a lo lejos las oficinas de Masao Hon, líder al que admiraba y respetaba, esta edificación era más que visible ya que las luces eran más que presentes en la zona central de la aldea.Por si acaso, la noche ya era cerrada, los aldeanos ya no tenían el mismo transcurso, y lo único que podía respirarse en el ambiente era la comida de los hogares cercanos, las hogueras encendidas en los bajos distritos acompañado de alcohol del malo, embriagando a todos sus pasajeros.Quizás Jun se criara en una de las peores zonas del país, pero sabía admirar que a diferencia de los rumores sobre otras aldeas, el despacho del Tsuchikage era el menos ostentoso, rebajándose casi al nivel de todas las personas que vivían allí, cosa que le hacia aún más adminable al jinchurichi, deseando verle combatir y combatir a su lado, pero el sonido de los locales de alterne abriendo sus puertas, y los dedicados a la restauración cerrando su cutres cortinas la desconcentraba más de lo normal, quizás esque hoy estaba más paranoica de lo normal, pero en tiempos de guerra, es mejor prevenir que curar, o eso decía su padrastro.

Tras pasar por el portón, subió las escaleras sin encontrarse sorpresivamente a ningún alma. — ¿Shodaime Tsuchikage? — Golpeaba la puerta con firmeza, tragando saliva, más de la debida, quizás se ahogaba y todo. Al no recibir respuesta entró en los rústicos aposentos del hombre, observando que no estaba, y con el pájaro en mano para mostrarle la posible amenaza. Respiró hondo, y alzó a este pájaro para volver a observarlo, una lágrima cayó de este mojándole levemente la mano, para segundos después, aparecer el sumo cargo frente a ella. Esta se paraliza y esboza una sonrisa nerviosa... — Así que era usted ¡Que incrédula soy!— Dijo temblorosa, y este posó la mano sobre su hombro, mostrándole un rostro serio pero agradecido por acudir a su salve, acto seguido le entrega una bolsa con una buena cantidad de monedas. La de ojos claros niega, no es necesario agradecer, el insiste en que coja el saco, y que ayude a la mujer del establecimiento que lo alimentó minutos antes, y en que pague la teja antes de que lleguen las lluvias en la aldea que hemos construido todos, como parte de la rebelión al asqueroso sistema.

By JeuNMF


Nombre: Pájaro de arcilla. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: D.
Paga de la misión: 1000 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Iwagakure no sato.
Número de post: 50 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Vas caminando por la aldea en un día realmente pacífico y escuchas un sonido muy confuso a tu cercanía, tu curiosidad irrumpe en el acto y es por ello que no tardas en ponerte a buscar de donde proviene, una vez lo encuentras y lo tomas te fijas que es un pájaro, pero demasiado extraño a lo que solías ver ya que este era entero de arcilla y tenía vida propia. Al ver tú un gran agujero en una de sus alas rápidamente sin pensártelo te diriges a el establecimiento del joven Kage y entras a su oficina, pero este al parecer no estaba. Cuando ves que cae una lágrima del pequeño cantor lo depositas en el aposento del sumo y este coge un aspecto uniforme y se transforma en Masao Hon, el actual líder de la aldea, el cual te da una recompensa al haber acudido a su salve.


Total de líneas: 115 líneas
Entrenamiento: + 2 velocidad. + 1 Iryooninjutsu.
Stats extra: + 2 Taijutsu. 1º Misión para el conteo hasta los próximos stats extra.
Justificación: La velocidad en la que escapa de la supuesta amenaza. La velocidad que emplea al perseguir al ave.
El iryoninjutsu al ver al pájaro malherido y tratando de curarlo. La fuerza por golpear al enemigo.



✓TEMA CERRADO
Shinobi's Justice

Misión aceptada, procederemos a editar tu perfil.


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.