Últimos temas
» Hyuga Amaru [Cronología]
Hoy a las 9:40 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru
Hoy a las 9:36 pm por Hawk Eye

» Ficha de Hyuga Amaru
Hoy a las 9:08 pm por Amaru

» {Guía} Reglamento
Hoy a las 9:03 pm por Amaru

» Misión rango D nº13: Entusiasmo
Hoy a las 8:46 pm por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Hoy a las 8:10 pm por Hawk Eye

» [Inscripciones de HALLOWEN] Recolecta fantasmagórica
Hoy a las 2:29 pm por Diarmuid Kavalier

» Registro de Recompensas
Hoy a las 5:08 am por Hawk Eye

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Hoy a las 4:41 am por Akira Senju

» [Juego]¡Comenta el opening y postea otro!
Hoy a las 2:27 am por Kazuo D.

» [Juego] Ojalá
Hoy a las 2:24 am por Kazuo D.

» [IMPORTANTE] Búsqueda de staff
Hoy a las 1:29 am por Staff SJ

» [Evento] ¡Festival Odayabasu!
Hoy a las 12:42 am por Dream Maker

» Svel - Diagonalización
Hoy a las 12:18 am por Svel

» Misiones rango D
Hoy a las 12:14 am por Hawk Eye

» Busco rol!
Ayer a las 11:40 pm por Taeko Uchiha

» Svel - Sumisión de universos
Ayer a las 11:34 pm por Iron Fist

» [Evento] Festival Odayabasu: Lanzamiento de dados
Ayer a las 2:48 pm por Staff SJ

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Ayer a las 2:46 pm por Akira Senju

» [Juego] 1000 mensajes
Ayer a las 2:46 pm por Akira Senju




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A penas recibió su misión, Thanael se dirigió a la zona comercial de la aldea, dónde se había visto a la criatura pasar por última vez. Mientras corría, el rubio pensaba en cómo el yeti había ido a parar justo a su aldea, ya que normalmente estos iban en manadas así que era muy raro que un bebé yeti se separara del resto. “¿Será que alguien lo metió a la aldea?” pensaba, dudoso. Todos sabían que aquellas criaturas eran peligrosas sí se invadía su habitad, además,  conocía bien a la gente de su país y sabía que estos carecían de la crueldad para separar un bebé de su familia, humano o no.

Llegó a la zona comercial y se encontró con un par de puestos volcados, probablemente por el yeti cuando paso por ahí. Estaban presentes unos pocos mercaderes, algunos recogían sus cosas del piso, intentando recuperar mercancía, mientras que otros estaban murmurando entre sí, probablemente sobre lo ocurrido recientemente.

―Disculpe ―Se acercó a un grupo de señoras, quienes al escuchar su voz se dirigieron a él y suspiraron de alivio al ver su bandana ninja.

―¡Gracias a la tierra! ―dijo una, acercándose un par de pasos al rubio ―. La criatura destruyó varios de los puestos y salió corriendo en dirección a  la academia. El señor Waki fue tras ella, pero el pobre hombre ya ha pasado sus mejores días así que puede que no la haya alcanzado aún.

―Se veía asustada. La criatura. ―acotó otra. Las demás asintieron, de acuerdo con lo que había dicho.

Thanael pensó durante unos segundos cual era el mejor plan a seguir.

―¿Podrían darme algo de fruta? ―les preguntó ―. Será más fácil atraparlo con algo de comida. ―explicó.

Las amables mujeres le entregaron una pequeña bolsa de fruta. Agradeciéndoles, se despidió y partió en dirección a donde se había ido el yeti.

Corrió hasta que finalmente fue capaz de alcanzar al señor Waki, un hombre de cabello blanco, ojos azules y con la vejez ya marcada. Este intentaba atrapar a la criatura con sus brazos, arrinconándola para amarrarla con una soga que tenía entre las manos, pero el yeti, pese a su juventud, parecía lo suficiente listo y pequeño para escabullirse entre sus piernas., haciendo que el hombre tropezara y cayera de espaldas. De inmediato Thanael reaccionó y se acercó a socorrerlo.

Lo cogió de los brazos y lo ayudó a levantarse, preocupado de qué estuviera bien.

―No te preocupes chico, mi espalda resiste más que esto ―dijo, aunque se estiró y la sobo un poco ―. ¡Ya casi lo tenía! Mira, toma esta soga y amárralo, así será más fácil transportarlo fuera de la aldea. La tomé antes de venía hacía acá ―le tendió la soga, que debía medir cerca de dos metros y esta enrollada en dos vueltas.

Thanael la miró durante unos segundos y negó suavemente.

―Tengo otra idea en mente ―señaló la bolsa que traía en una mano ―, pero venga conmigo. El suyo será el plan b.

El hombre no pareció satisfecho, pero lo siguió de todas formas.

La criatura había aprovechado para desplazarse mientras ellos estaban hablando, así que les tocó correr para alcanzarla nuevamente. A propósito, Thanael bajo su velocidad para no dejar atrás al señor Waki, que había accedido a acompañarlo.

Encontraron nuevamente al Yeti a pocos metros de la academia, por suerte, éste no había entrado a la misma sino que estaba afuera, revolcándose en la nieve. Thanael dio el primer paso y le indicó al señor Waki que se quedara dónde estaba. Sacó una manzana de la bolsa y la dejó en la nieve, se arrodilló y extendió la mano en la que tenía la fruta, ofreciéndosela al bebé Yeti.

―Ey, amigo ―casi murmuró, llamando su atención.

La criatura dejó de revolcarse y de inmediato se puso a cuatro patas, mirándolo con precaución en una posición defensiva. Probablemente estaba cansado de correr, después de todo, era solo un bebé.

―No quiero lastimarte ―dijo, sin saber sí era comprendido o no ―, solo quiero llevarte de vuelta a casa, ¿ya sabes? Con mamá y papá y hermanos sí los tiene.

Pese a no entender, la criatura pareció relajarse un poco al ver éste que el rubio permanecía fijo en la misma posición, así que dejó que su atención fuera al objeto que tenía en la mano. Era grande y rojo. Lo quería.

Se desplazó un poco más cerca del chico, el cual no se inmutó, sin embargo, al señor Waki se le erizaron los pelos al ver como acortaba la distancia, pero también permaneció inmóvil. Al no ver ninguna amenaza, el yeti corrió, tomó la manzana y volvió a retroceder, apretando la fruta contra sí.

Thanael se levantó lentamente y retrocedió un par de pasos, mirándolo fijamente. El yeti aprovecho para darle un enorme mordisco a la manzana, y al reconocer su sabor, la ingirió de inmediato, entonces Thanael volvió a recoger la bolsa de fruta y sacó otra manzana de ahí, repitiendo el procedimiento anterior.

―¿Tienes hambre, no? ―preguntó con cierta tristeza. A lo mejor se separó de los miembros de su manada en busca de alimento ―, tengo más para darte, solo tienes que venir conmigo, no te haré daño.

―¿Crees que funcione? ―le susurró el señor Waki.

Sin mirarlo, el rubio respondió:

―Sí, observe.

Vacilante, el bebé Yeti se acercó a él y Thanael estuvo a punto de cargarlo hasta que recordó que pese a su pequeño tamaño debía pesar más de treinta kilos. Y él no tenía músculos para cargar ese peso.

―Bueno, el me seguirá hasta las afueras de la aldea ―comentó, mirando al hombre mayor. Se refería al Yeti, claro. ―, gracias por su ayuda señor Waki. Debería ir al hospital para que le revisen, solo por si acaso, lo haría yo mismo, pero bueno, ya sabe… ―hizo un gesto con la cabeza y señaló a la criatura. Además, sabía que no era nada grave, pues no mostraba signos de fractura o dolor.

―Sí, sí, no te preocupes, chico. Ve y termina tu misión, yo estoy bien.

Hizo una reverencia hacía al hombre y salió corriendo hacía las afueras de la aldea. La pequeña bola de pelos blanca lo seguía de cerca. Por suerte, sus pasos era lo suficientemente fuertes para que los civiles lo escucharan y dejaran el camino libre para ambos. Así, no tuvo ningún problema en llegar a las fueras de la aldea sin causar ningún destrozo.

Ahora solo quedaba encontrar la manada de Yetis a la que pertenecía el pequeño, pero para eso tendría que adentrarse en los bosques cercanos, y debía tener mucho cuidado, pues sí estos lo veían con el bebé lo atacarían con todo.

Cerró los ojos un momento y se concentró solo en lo que escuchaba. A lo lejos, escuchó el sonido de un grupo de pisadas fuertes seguida de otras más pequeñas. Era un grupo pequeño. El rubio volvió a abrir los ojos y empezó a desplazarse en esa dirección, seguido del bebé Yeti.

Cuando sintió que estaba lo suficiente cerca, escaló uno de los árboles de la zona y se ubicó en la parte superior, desde donde pudo observar a la manada de Yetis aproximadamente ocho metros frente a él.

―Están ahí, tú familia ―señaló ―. Deben estar preocupados, ve. Ah, y toma. ―Con cuidado tiró la bolsa de fruta para que el pequeño la atrapara.

Después, éste comenzó a correr a donde Thanael señaló. El sonido de sus pisadas, fuertes e irregulares, llamaron la atención de los Yeti mayores, quienes tomaron una posición ofensiva hasta darse cuenta que se trataba de uno de los suyos. Entonces lo recibieron de buena forma y los Yetis más pequeños se abalanzaron sobre él, de manera juguetona mientras los grandes ojeaban la bolsa que traía.

Thaniel rió, satisfecho con la reunión, y se dedicó a observar un rato a la manada hasta que esta comenzó a desplazarse, probablemente de nuevo a su hogar, el cual estaba muy lejos de la aldea, por suerte. Cuando quedó solo, el rubio saltó del árbol y aterrizó de píe en la nieve. Habiendo cumplido su misión, solo quedaba llevar el informe al Yukage y ayudar a los mercaderes con los daños ocasionados. Ah, y darle una visita al señor Waki, solo por sí acaso.
―――

Conteo de líneas: 99 en word, letra calibri, 11.
Líneas requeridas: 30
Líneas sobrantes: 69

Me gustaría usar veinticinco de las líneas sobrantes para +1 ninjutsu, otras veinticinco para +1 taijutsu y quince para +1 kenjutsu, ¡gracias!

✓TEMA CERRADO
Shinobi's Justice

Misión aceptada, procederemos a editar tu perfil.


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.