Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La mañana había salido, el sol estaba asomando tímidamente por la ventana, cuando alguien entró a mi habitación a gritarme a la oreja para levantarme. -¡Venga rápido que es de día!- Se escuchaba desde lejos. -En serio, deberías dejar de…- Quería seguir la frase con un “gritarme”, pero ya no le escuchaba cerca, se habría ido a seguir avisando. Supongo que le conozco desde hace mucho como para dejar de molestarme, sobretodo con esos gritos. Me levanté, hice la cama como pude y me puse las zapatillas de ir por casa para ir a desayunar, y a ver como andaría de misiones el día. Era cierto que vivía mantenido por una familia de mercenarios, pero parecía más una academia o una residencia normal y corriente para adolescentes que se molestaban entre ellos o dedicaban su tiempo a jugar. No sabía que tipo de misión me podrían dar hoy, o qué me tocaría, así que fui al tablón de anuncios, donde colocan las posibles misiones sencillas que pueden darse, para no ir hasta el despacho del kage o hasta su edificio para estas cosas. Desde el otro lado del pasillo se escuchó como el chico que me había levantado venía dando voces y zapatazos por el suelo. Aunque no dijera nada sería capaz de reconocer sus pisadas desde lejos, son demasiado características. -¿Sabes qué hay de nuevo en el tablón?- Pregunté, mientras me mantenía mirándolo delante como si tuviera algo que ver. -No realmente, aunque nos faltan misiones, deberías ir a ver y renovar un poco las que hay por ahí a la oficina. Te toca a ti Hayato.- Vaya, era mi turno. Una vez cada semana o así, nos solemos quedar sin misiones para el tablón, o pueden incluso verse desactualizadas, así que algún pringado tiene que caminar hasta el sitio del kage, que no está cerca para coger copias de los pergaminos y volver con ellas. Y me tocaba. Tras haberme preparado, me quité las zapatillas de casa y me puse las de combate, o las de andar. No sabía, me confundía normalmente al ser muy parecidas entre ellas.

Antes de abrir la puerta, se abrió ella sola y apareció alguien por ella. Instintivamente di un paso hacia atrás y me quedé hacia un lado, me agaché y entonces seguí con mis zapatillas. -La nueva la nueva, está aquí.- ¿La nueva? Ah cierto, hoy iba a llegar alguien nuevo a la “academia”, ¿pero tan pronto? -Encantado, señor…- Dejé que siguiera él para saber su nombre, aunque era muy por la mañana y sabía que me podía equivocar. Era como tirar una moneda al aire, yo preguntaba por el nuevo y si era del género que había dicho, ganaba. Era algo que se hacía normalmente en la residencia. -¿SEÑOR? ¿PERO ES QUE ERES CIEGO?- Gritaba una potente pero a la vez refinada y juvenil voz femenina. Había perdido esta vez. Miré mi bolsillo y al no tener nada, dije en alto. -Vaya perdí, a la próxima te pagaré algo.- Iba hacia mi amigo, había perdido esta vez la tirada. Una vez me puse las zapatillas abrí la otra puerta y salí por ella hacia el destino que me habían puesto hace 10 minutos. No quería hacerlo pero cuanto antes, mejor, y al llegar sería mejor tiempo para presentarme. Mientras cerraba la puerta se escuchaba de fondo “sí, es ciego…” y tras eso, una cantidad de risas muy común cuando estas cosas pasan, aunque yo ya estaba acostumbrado, eso no impedía que me siguiera haciendo gracia.

El camino hacia la oficina lo había realizado pocas veces, pero es un hábito fuerte en mí aprenderme un camino que realizo más de 2 veces, sobretodo si lo he mirado, para no cometer errores caminando, algo básico. El edificio estaba exageradamente lejos, y cada vez que realizaba ese camino me parecía más y más largo. No se escuchaba movimiento en las calles o callejones de la aldea, supongo que es muy pronto aún como para que la gente se moviera. Llegué y lo primero que hice fue intentar ver si la puerta estaba abierta. Toqué y pude ver que cerrada no estaba, por lo que no hacía falta llamar y esperar movimiento de dentro. Entré y subí por unas escaleras que habían, que ya sabía donde se encontraban. El sitio donde estaban las misiones era una habitación al lado de la puerta del kage, pero al pasar por ella, un viento suave pasó por ella, indicando que estaba abierta. Entré por pura curiosidad dentro, y los sonidos más característicos florecían, hojas moviéndose, crujidos de madera de las escaleras… Espera, alguien subía. Me di la vuelta pero al dar un paso atrás escuché algo raro al lado de la mesa del kage. Un pergamino parecía haberse caído con el movimiento del aire. Tenía curiosidad y no podía dejarlo, era lo único que parecía interesante de este pequeño viaje así que activé mi habilidad brevemente para ver lo que ponía en el pergamino. Era una misión para ver que hacía un tío raro en un pueblo cercano, y pedían rapidez para realizarla. La curiosidad me había traído a una oportunidad perfecta para ignorar mi cometido y realizarla, como no ponía rango mínimo para realizarla, me la llevé conmigo.

Al salir me encontré de cara con uno de los jounin que hay en la aldea. -Mierda.- Volví a mi estado natural, no le había escuchado entrar debido a ello y eso me molestaba. -Tengo que hacer la misión, ¿algo que decirme?- Me la estaba jugando de nuevo, no sabía si colaría, pero estaba actuando el papel de “ninja que hace la misión y todo el mundo sabe que la tiene que hacer él”. -No has leído del todo la misión por lo que veo.- Tenía razón, para que engañarnos. -Te van a dar ayuda para la misión, otro shinobi del mismo rango que tu.- Oh vaya, genial, ha colado. Le hice un gesto para darle las gracias y le rodeé, bajé las escaleras y fui al sitio indicado donde encontraría al ninja que me ayudaría en la misión. Estaba subido encima de una roca, de una de las mil millones que había en el sitio, encima del punto que el mapa indicaba, esperando.

60 líneas.
Apenas había comenzado el día, hace poco que me había graduado en la academia ninja de mi aldea, estoy consciente de que los ancianos están preocupados ya que no sigo sus normas al pie de la letra, pero prometieron dejarme hacer las cosas a mi modo, así que no creo que haya problema. A pesar de que me gradué con honores en la academia, aun no había tenido mi primera misión como shinobi, esto era más que todo debido a que las que habían ya fueron ocupadas, pensé que tendría que esperar unos días más a ver si nuevamente llegaba información de nuevas misiones, no tenía problemas en esperar, pero sentía algo de ansiedad al pensar como sería mi primera misión.

Pero, era mi día de suerte, ya que un pedido inesperado llego, siendo entregado en las oficinas del Kage,  yo muy curioso me adentre hasta las oficinas del Kage, observando que podría ser ese pedido “Tal vez es una misión” pensé mientras observaba intentando no se descubierto, ya que no estaba bien espiar las cosas que hace el Kage, sin embargo parecía no estar presente, solo estaban dos Shinobis discutiendo el encargo–Es un encargo enviado desde Iwa, solicitan un Shinobi rango Gennin para servir de acompañante a un Shinobi de su mismo rango en una misión – Comento quien había traigo el pedido, el otro a su lado, lo tomo y leyó el pedido –Esta bien, después de todo tenemos bastantes rango Gennin recién graduados, les vendrá bien algo de experiencia, además no parece tan complicada – Comento el segundo Shinobi – Hay un problema,  casi todos los graduados están en misiones y aun no han regresado – Comento quien había traído el pedido, quedándose pensativo el segundo – Debe quedar alguno….espera! aun queda uno, es el único que tiene una misión – El sujeto se volteo hacia la puerta – Ese chico que esta observándonos desde hace un rato – me habían descubierto.

Termine de abrir la puerta y pasar –Lo siento – no sabía si me iban a llamar la atención por estar espiando pero era probable. Uno de ellos se acerco y me entrego el pergamino – Que bien que estés aquí, así me ahorras buscarte, ve a casa para que alistes tus cosas, tendrás tu primera misión – Tome el pergamino en mis manos, lo lei y con una sonrisa abrace al ninja y Salí corriendo hasta mi casa. Ni siquiera había terminado de poner un pie en la casa cuando ya estaba llamando a mis padres, estaba tan emocionado que casi me caigo al quitarme los zapatos para entrar - ¡Mamá! ¡Papa! – Ambos salieron rápido un poco alarmados - ¿Qué sucede? – Pregunto mi madre - ¡Tengo mi primera misión! – feliz le enseñe el pergamino, ella lo tomo entre sus manos y lo leyó, luego de eso, me abrazo con fuerza – ¡Felicidades! - Mi padre revolvió mis cabellos sonriendo, hasta que mi madre soltó –Oh entonces debes prepararte para irte – ella rápido salió a preparar todo, mientras mi padre se quedo conmigo- Tu primera misión, aun recuerdo cuando fue la mía, estaba muy emocionado, pero creo que tú me ganaste –dijo riendo, hasta que mamá volvió con una mochila llena – Empaque ropa, comida y otras cosas básicas – me entrego la mochila y me abrazo- cuídate mucho – dijo mientras me abrazaba con fuerza para luego soltarme –Da lo mejor de ti en esa misión, y recuerda…- Antes que mi padre pudiera terminar le respondí – Lo sé, no usar el Byakugan de manera irresponsable o sino los ancianos se enfadaran – mi padre solo río- Bueno me voy, es un largo camino –Abrace a ambos y me puse mis zapatos de combate y salí de la casa.

En la entrada de la aldea, me esperaba mi transporte, sería un largo camino hasta Iwa, tendría prácticamente que cruzar de un país a otro, pero con lo ansioso que estaba no me molestaba esperar unas cuantas horas para llegar y realizar mi primera misión. Transcurridas las horas de viaje, ya faltaba podía ver no muy lejos en el camino, la entrada a la aldea, estaba realmente escondida entre las montañas, por algo se le llama aldea oculta. Una vez en la entra, me estire un poco y me me detuvo un ninja de esa aldea, tuve que explicarle que  fui enviado desde Yuki para ser acompañante de uno los ninjas de esta aldea, tras la explicación y revisar el pergamino, me dejo pasar, señalándome donde era el lugar de reunión, le agradecí y seguí mi camino. Miraba a todos lados intentando orientarme bien donde era el lugar, no iba a usar mi Byakugan en solo buscar una locación en una aldea, así que tuve que ingeniármelas para encontrar el camino, hasta que llege a una piedra alta, donde estaba un chico sentado, como si esperara algo, ahí era el sitio de reunión –Disculpa ¿tú eres el ninja que será mi compañero? – pregunte levantando la voz para que me pudiera escuchar, de paso me quite la capucha de mi chaqueta para que se apreciara mas mi rostro y mi bandana con el logo de mi aldea.

62 Lineas.
Me había sentado en aquella incómoda roca y había empezado a meditar, en pensar. ¿Qué clase de vida tendría la nueva que ha acabado en la misma casa de mercenarios que yo? Era imposible saberlo, pero me rondaba la cabeza mientras esperaba y el viento azotaba constantemente haciendo ruidos como si fueran silbidos. Esperé, 5, 10, 15 minutos y nadie llegaba. Era normal que el lugar estuviera de acuerdo pero la hora no tanto, esperé y a los 20 minutos más o menos alguien apareció. Aún sabiendo eso, me esperaría que tardara más, mucho más en venir alguien desde una aldea tan lejana, pero había tenido suerte. Me preguntó tímidamente si era su compañero, y si, debería serlo, es el único que aparecería en este sitio tan alejado de todo y preguntar si soy su compañero. Algo me extrañaba, la voz que había escuchado era de un niño, ¿sería alguien recién graduado de la academia? Me habían mandado a un chico que tenía una voz de alguien entre 11 y 14 años. Además sus actos lo acompañaron un movimiento de ropa y un sonido metálico. Si intentaba mostrarme la bandana, no podría verla. Bueno, en realidad, sí que podría, pero no quería hacerlo solo para ver si la bandana era de iwa o de yuki o de otro país. Podría imaginármelo. La misión no parecía ser demasiado difícil pero podríamos llegar a tener problemas serios, y no se sabía si seríamos capaces de solucionarlos.

Bajé de la roca lentamente, intentando no pisar en algún lugar extraño, aunque se notaba cierta soltura en los movimientos. -Sí, supongo que tendré que ser tu compañero.- Dije de una forma un poco seca, quería averiguar cómo actuaría después de todo. Había memorizado el mapa en el tiempo en el que estuve esperando, y sabía por donde ir en este mismo instante. Empecé a andar mientras daba gestos de enseñar por donde era. -¿Eres de la tierra o de la nieve?- Pregunté después. Si era de esta aldea, después de todo sería más fácil andar por estos caminos, pero si no lo era, tendría que guiarle durante todo el camino. Tenía una vaga idea de donde era el pueblo donde había que ir, y el camino a seguir, pero siempre estaría bien una mano de más. -En el pergamino además ponía el pueblo que frecuentaba y dónde estaba, y está algo lejos de aquí, pero puedes considerar este como un punto medio y asequible para encontrarse.- Dije después, quería recalcar que quedaba un tiempo para llegar al pueblo destino, y que había alguno en medio, así que pararíamos a descansar si alguno de lo dos estábamos cansados.

El sonido de el viento golpeando las rocas me permitía saber la localización de las grandes en medio del camino, pero por lo demás, llevaba una mano ligeramente más adelantada que la otra para ver si me toparía con alguna delante y poder esquivarla. Tras el camino de rocas, nos desviamos por uno donde podríamos ir caminando, sin peligro, de forma normal. Se escuchaban mulas y carretas caminar al lado nuestra, además de hojas moviéndose o el viento, que había empezado a pararse. Estábamos cerca de la primera parada, un pueblo que estaba en medio de todo y en el que podríamos comprar algún tipo de reserva. Me había sentido muy charlatán al principio, pero había logrado mantener un poco la tranquilidad, no iba a empezar ninguna conversación por mí mismo, pero estaba dispuesto a responder preguntas, supongo. Me acerqué a una de las tiendas y pedí un poco de comida para llevar por el camino, no me había traído nada, puesto que había ocurrido todo muy de improvisto. -¿Quieres algo?- Le dije a mi compañero mientras sujetaba una bolsa llena de panes recién comprado y me los metía en la boca uno a uno.

39 líneas.
Observe al chico bajar de la piedra, a fin de cuenta si era mi compañero para esta misión, sin embargo había algo extraño en él, no parecía verme fijamente, incluso pase mi mano frente suyo para verificar- una pregunta…¿eres ciego? - si esto era cierto, sería una misión bastante particular ya que me preguntaba como hacia él para desempeñar sus labores como ninja –Soy de la aldea de la nieve, mucho gusto Soy Shouske – me presente para luego seguir las indicaciones que él señalaba hacia nuestro destino – Veo que estas bastante informado de la misión – comente mientras le seguía, realmente se notaba que se sabía el camino de memoria “Parece que lo más difícil de esta misión será aguantar el largo camino para llegar” el viaje para llegar a Iwa, sumado al que tenía que hacer para llegar a la aldea donde se realizaría la misión, era algo cansado, pero estaba emocionado, ya que era mi primera misión.

Tuvimos que cruzar un camino de piedras, era la primera vez que cruzaba un camino así pero me las arregle para superarlo, y mi compañero también logro pasar bien, al menos había el consuelo que habían diversas paradas durante todo el trecho hasta llegar a la aldea en cuestión, así que podríamos descansar, comprar comida entre otras cosas que necesitemos para mantener nuestras energías. Tras pasar el camino de rocas, nos debíamos a uno más normal, donde podíamos ir a paso más calmado, pude observar varias carreras que pasaban, seguramente mercaderes que transportaban suministros para sus tiendas desde otros pueblos. Igual esto anunciaba que estamos cerca de nuestra primera parada, donde luego de un rato de caminaba podremos descansar y comprar algo si lo necesitamos. Nos detuvimos en aquel pueblo, mientras mi compañero compraba –No gracias –compre una bebida y me senté un rato a descansar – ¿tienes más información de lo que debemos hacer con el sujeto?-

21 Líneas.


Habíamos conseguido las reservas que necesitábamos y nos pusimos de nuevo de camino tras descansar un poco. El siguiente camino era mucho más sencillo y fácil de llevar, y la tranquilidad dio paso a las conversaciones esporádicas. Contesté algunas de las preguntas que había recibido anteriormente, pero por distracción o por el empanamiento de llegar al otro pueblo no dije nada. -Hm, ciego es una buena forma de describirlo, sí, soy ciego, pero eso no me impide realizar mis labores, y de todas maneras, me sé el camino de memoria así que no hay ningún problema.- Dije mientras me llevaba otro pan a la boca. Había recordado otra pregunta anterior, ¿qué haríamos con la misión? -Es fácil, llegaremos al pueblo y buscaremos un encapuchado, según parece la descripción no va a ser complicado darnos cuenta de quién es, después de todo la gente no suele ir de esa manera por la calle.- Respondí de nuevo, mientras hacía un gesto con el dedo en el aire. Las nubes parecían empezar a llenar el cielo y el viento se hizo algo más fuerte, las carretas seguían pasando de un lugar a otro por el camino, lo cual era normal teniendo en cuenta las facilidades que éste tenía, y el pueblo parecía estar más cerca de lo que en realidad estaba recorriendo ese tipo de tramos. Me iba comiendo la bolsa de panes, uno a uno hasta que no había ni uno más en la bolsa. Me había quedado con hambre y no había lugares donde tirar la bolsa, así que la guardé en la chaqueta.

Tras otro rato de camino, el pueblo parecía estar a la vista, suspiré al saber que habíamos llegado y no dudé en encaminar el paso hacia el hotel más cercano que había. Entré y a la primera me dispuse a “abrir” los ojos y poder ubicar eficazmente a la recepcionista. Me conocía el pueblo, sabía donde estaba y como llegar, pero no el hotel en exactitud por dentro. En un par de segundos tenía localizado cada cosa de la recepción, cambié de modo de nuevo, me acerqué a la papelera a tirar la bolsa y después a la recepcionista. Pregunté, -¿Habéis visto a un hombre encapuchado por aquí?- a lo que me respondieron, -No, lo siento, ¿es peligroso?- Me devolvieron la pregunta. -No no, no os preocupéis, estamos celebrándole una fiesta sorpresa, así que tchsss, guardad el secreto.- Dije después, para mantener el secreto y que no supiera que le estamos buscando. -Aún así, queremos una habitación para preparar cosas y descansar.- Dije después, y entonces abrí el monedero para disponerme a pagar. Me giré a mi compañero y le di la idea. -Todas las habitaciones valen lo mismo, mientras pago puedes ir arriba y elegir la que tu quieras o más te guste, pero recuerda decirme cual es para no perderme- Le dije, y entonces estuve un rato dando datos y pagando. Subí entonces y en cuanto escuché a mi compañero estar cerca, me acerqué a él a preguntarle. -No parece haber nadie más, pero tampoco lo sé, ¿has visto algo raro, algún rastro del encapuchado?- Le dije, por ver si había alguna clase de suerte que nos daría directamente con él, y ver si había un modo de acabar la misión antes.

32 líneas.
El descanso había terminado, era hora de continuar nuestro camino, ya que realmente no se vería bien que nos las pasáramos vagando o recostado contra el árbol en lugar de intentar encontrar al sujeto lo más rápido posible, que realmente no teníamos idea de que quien podría ser o que planeaba, por algo nos mandaron a investigarlo. Me termine mi bebida, me sacudí un poco el polvo y me levante nuevamente, estirándome – Bueno continuemos, no debe faltar mucho – le dije a mi compañero comenzando a caminar a su lado. Mientras caminábamos comenzó a responder la interrogantes que aquejaban mi mente no solo acerca de él sino sobre la misión, ya que era mi primera vez haciendo algo así,  a rasgos generales no tenía mucha idea de que hacer, más que intentar cumplir lo mejor posible la misión.

-Es sorprendente como a pesar de que no eres capaz de ver, puedes realizar todas tu labores con normalidad – comente acerca de su particular condición, aunque me quede un tanto pensativo acerca de aquel sujeto que se menciona en la misión – Me pregunto quién será ese sujeto – mencione más que todo para mí mismo.  Seguimos nuestro camino por aquel tranquilo camino, sin embargo desvié mi atención al cielo en cuanto el lo señalo, al principio no comprendí, pero mi cuenta después como el cielo se iba llenando de nubes y el viento aumentaba su fuerza, parecían indicios que podría llover – Ojala lleguemos antes que empiece a llover – exclame y continúe caminando. Tras un rato de caminar, al fin podía divisar el pueblo – Se nota que te sabes el camino – le comente a Hayato, ya que no parecía dudar ni un segundo en qué dirección ir y qué camino tomar.

Nos dirigimos al hotel, aunque me precio realmente extraño, como supo donde estaba la recepcionista, su memoria debía ser impecable como para recordar cada detalle, incluso dentro de un hotel. Hayato se encargo de mentirle acerca de porque buscábamos a ese hombre y de paso también  se ofreció a pagar, así que mientras él hacia los registros, yo subí en busca de una habitación que me pareciera agradable, o alguna pista sobre el sujeto, pero no se veía rastro de ni una persona, en aquel pasillo. En ese momento Hayato apareció – No he encontrado nada, al parecer todos están en sus habitaciones, además no tenemos garantía de que este aquí, ¿si se estuviera hospedando aquí, y si lleva una capucha, la recepcionista se abría dado cuenta?, deberíamos instalarnos en nuestra habitación y luego ir a preguntar a los habitantes, a ver si alguien lo vio –dije pensativo acercándome a una de las puertas- esta parece bien – entre a la habitación, estaba todo muy ordenado y era acogedor, me senté en la cama y me acosté ahí suspirando aliviado por la comodidad de la misma.

31 Lineas.


Mi compañero había sido claro, no había encontrado nada. No parecía que este sitio tuviera una clase de encapuchado extraño que paseara libremente por los pasillos, o si lo tenía, no lo estaba haciendo. Quedé algo frustrado, pero realmente, ¿qué esperaba? ¿Encontrarlo ya por ahí y preguntarle directamente que qué buscaba? No tenía pinta. Entré en la habitación y me senté en algún lugar suficientemente cómodo para que fuera suficiente.

La habitación era amplia, bonita y bien arreglada, tenía un par de colchones limpios escondidos en un armario, para que al tirar de ellos lograran bajar, y eso provocaba que hubiera espacio suficiente para acomodarte en alguno de los sillones que había en el sitio. Las ventanas daban directamente a la ciudad, aunque no podía saberlo de todas maneras.

Me quedé un rato sentado, pensando en qué plan seguir, pero no se me ocurría nada de todas maneras, así que me quedé un poco dormido pensando. ¿Preguntando a la gente por la calle? Podía ser una buena manera de empezar, pero era algo arcaico. Podíamos peinar la zona y delimitar zonas pero al final… Acabaríamos preguntando a las personas igualmente. -La misión da poca información después de todo, no dice donde podemos encontrarle, apenas dice en qué pueblo podemos verle, ¿esperan que hagamos algo con esto?- Dije un poco indignado. Me asomé a la ventana y me quedé recibiendo un poco la suave brisa acompañado de las primeras gotas que caían. Cerré la ventana un poco decepcionado, me podría gustar la lluvia pero no todo el mundo era así, y no sabía si mi compañero me acompañaría. Mientras las gotas caían poco a poco sobre el cristal de la ventana, me quedé absorto escuchando esos tranquilizantes sonidos, y pensaba un plan de mientras sabiendo que la gente no estaría en la calle, por lo que si no hay nadie en la calle, no hay nadie a quien preguntar. Empecé a juguetear con un pico de suelo que estaba un poco levantado, y que había notado al sentarme y apoyar la mano en aquel sitio. Me levanté algo intranquilo y fui posando la mano en cada trozo de pared para ver exactamente qué estaba tocando. Cuando noté algo como si de un armario se tratara, lo abrí y escuché ciertos sonidos, algunos parecidos a perchas con ropa en ellos. ¿Qué serían? -Espero que no haya nada extraño ahí dentro.- Dije mientras metía la mano y tocaba el material del que estaba compuesto la… ¿ropa? Parecía cierto material enorme, resistente y esponjoso, como si de un jersey se tratara, pero eso era totalmente inútil en el momento. Palpé el otro y me di cuenta de que parecía algo aislante, como si de un chubasquero se tratara, y lo saqué de su percha para probar a ponérmelo. -Vaya, has escogido una buena habitación al parecer.- Dije en forma de cumplido. No era para nada normal que dijera algo así, pero era cierto que la habitación tenía encanto y estaba equipada. Al contrario de lo que cualquiera podía pensar, por el hecho de que me gusta la lluvia y que nadie está en la calle en este momento, podríamos salir ahora. -Si el encapuchado no está en el hotel, que es el único del pueblo, y está lloviendo, tendrá que refugiarse en algún lugar, ¿pero desde luego estaría en la calle no?-

Y tras preguntar terminé de ponerme el chubasquero para mojarme menos de lo normal y salí a la calle, esperando que mi compañero me siguiera. La lluvia era suave, pero tenía pinta de que continuaría creciendo de alguna manera u otra, así que había que hacerlo rápido. Las callejuelas del sitio, como había pensado, estaban vacías. Se escuchaba algún gato callejero moviendo restos en el suelo, pero nada más. Tampoco podía notar mucho movimiento a través del sonido debido a las gotas cayendo, por lo que avisé a mi compañero. -Voy a cambiar de modo para poder ver, pero no podré escucharte, por lo que si quieres decirme algo avísame de otra manera.- Y entonces, cambié. Las calles ya conocidas, la poca luz que había debido al tiempo, era perfecto para aquel momento. Fuimos recorriendo las calles una a una, buscando y mirando en los refugios que se nos ocurría, pero no encontrábamos nada. Cuando habíamos recorrido algo más de la mitad de las calles, me quedé un rato bajo un techo que había encontrado. Estaba algo cansado y cambié de modo de nuevo para poder escuchar con naturalidad, y me quedé un poco atrás, esperando los movimientos de mi compañero y seguirle a él, para ver que sería capaz de encontrar. -Te dejo a ti el relevo, puede que tengas mejores ideas.- Dije mientras me ponía de nuevo la capucha, y me preparaba cambiando de nuevo de modo para seguir observando lo que me rodeaba y reaccionar de manera más eficaz en esta misión.

50 líneas.
Nuestro lugar de descanso, era muy confortable y cálido, y mas con la tormenta que se acercaba, las gotas de lluvia que empezaron a caer, volvían el aire del ambiente húmedo, refrescante, además de aquel relajante sonido de  las gotas chocando con los techos y el suelo. No teníamos algún indicio o idea de que hacer, apenas nos habían dado información de donde podríamos llegar a verlo, cavia la posibilidad que ese sujeto ya se haya ido a otro pueblo y estábamos ahí perdiendo el tiempo cual vago, pero bueno había que continuar con la misión, sino encontrábamos nada, tendríamos que informarlo al regresar.

Estaba igual que mi compañero, divagaba en busca de alguna idea de que hacer, pero de momento no se me ocurría nada, y el ambiente tan calmado, en lugar de ayudarme a pensar, solo así que me diera sueño y me comenzara a dormir, pero reaccione cuando mi compañero comenzó a revisar la roba del closet, me levante y me estire para despertarme - ¿Enserio? – me acerque para ver que había dentro del ropero, había diversidad de prendas, para casi cualquier ocasión, frio, calor, lluvia, entre otros. Yo no tome ninguno ya que con mis ropas estaba más que preparado para soportar el frio y la lluvia, después de todo, provengo de un lugar donde vivo rodeado de nieve las 24 horas.

-Tienes razón, sino esta aquí debe estar en algún lugar de  ahí afuera- Supongo que tendríamos que salir en busca de ese sujeto, al final, debes cumplir la misión, no importa si llueve, truene o relampagueé, o eso decían en la academia, acomode mis ropas y espere a que mi compañero de terminara de colocar el chubasquero, entonces ambos salimos de la habitación para dirigirnos a la salido del hotel y por ende a la calle, que estaba tal como uno esperaría que estuviera con un clima así, vacía totalmente, mire hacia arriba notando que las nubes de tormenta se iban oscureciendo mas, lo significa dos cosas, una que la lluvia podría empeorar y que habría menos luz para ver, eso sumado a la falta de personas en la calle, hacia ver ese lugar como un pueblo fantasma – Bueno empecemos, de lo contrario pasaremos de caminar a nadar – bromee preparando para caminar al lado de mi compañero, pero me detuvo al escuchar algo referente a un cambio de modo - ¿A qué te refieres? – me le quede mirando y me fije que  sus ojos parecían distinto, pase una mano frente suyo, y vi que sus ojos la seguían, eso quería decir que ahora veía, pensaba decirle que eso era genial, pero recordé que dijo que no me podría escuchar al hacer eso, así que simplemente levante un pulgar y le sonreí.

Caminamos por un largo rato, revisamos cada rincón que se nos ocurrió, pero no tuvimos éxito, tal vez ese sujeto si se había ido de ese lugar, y nunca lo íbamos a encontrar. Nos detuvimos bajo un techado para descansar, ya no nos quedamos muchas opciones o lugares donde buscar, pero en ese momento recordé algo que debió ser obvio para mí en un principio, aunque igual era comprensible ya que casi nunca usaba dicha opción, solo lo use un par de veces para practicar con los ancianos, pero ahora era el momento de dar uso, Quería decirle mi idea pero no me iba a escuchar, ya que estaba en modo de ver, así que me puse frente a él, sonreí y señale mis ojos – Byakugan! – Tras aquellas palabras, al instante unas venas brotaron y alrededor de mis ojos, además que estos pasaron de ser azules, a ser de un color blanquecino, y mi pupila desapareció casi por completo. Con el doujutsu activado era capaz de ver el flujo de chakra de mi compañero, dándome cuenta que el canal que llevaba chakra a su oído no funcionaba, mientras que el de los ojos sí, entonces señale su oído para que cambiara de modo y me escuchara, una vez lo hizo le explique lo que haría – Con el byakugan podre ver a través de las paredes y lo encontrare – luego de eso, comencé a sondear todo a mi alrededor, la lluvia ni las paredes eran problema, podría ver todo a través de ellas, además de las diversas personas dentro de sus casas, buscaba a alguien que se destacara, pero al principio no había ningún indicio, pronto me tope con alguien tras un muro no muy lejos a un par de metros, en un establo cercano, esa persona tenía un flujo de chakra extraño, parecía muy irregular, y esté chakra extraño se notaba mas en una zona especifica de su cuerpo. Entonces le hice señas de que lo había encontrado, y señale el granero a un par de metros de nosotros, al fin lo teníamos, solo quedaba averiguar de quien se trataba esa misteriosa persona.

51 Líneas.


Gracias a ignorar un poco el puesto y concedérselo a mi compañero, pudo encontrar el objetivo que estábamos buscando. De alguna manera, gritó algo como “Byakugan”, y entonces me dijo que era capaz de ver cosas a través de las paredes. Me cambié de modo para poder ser capaz de ver qué estaba pasando. Estaba claro que ser ciego era una desventaja en cuanto a la vista normal, pero la vista normal estaba en desventaja respecto a eso. Sus ojos se volvieron blanquecinos, y fue capaz de ver a través de cualquier cosa para ver lo que estábamos buscando. Se me quedó mirando a mí fijamente, y me daba un escalofrío ver algo así. Parecía que me miraba en los adentros, ¿pero lo haría literalmente? La habilidad que tengo y uso es única, y no me gustaría que su secreto fuera desvelado. En cuanto se giró un momento, sentí la necesidad de esconderlo, de mantener el secreto guardado, pero realmente, ¿importaba? Podía ponerme agresivo en cierto momento, pero me lo había revelado de buenas. El chico que tenía delante no sería capaz de hacer daño a nadie, y así lo demuestra. Me había dicho la habilidad de su ojo, y ya lo sabría para el futuro, por lo que lo mínimo era agradecerlo… Dejando estar. No teníamos que acercarnos al objetivo, o así nos lo dijo la misión. Shouske parecía algo nervioso, mirando a un punto fijo, como si algo de él fuera importante, pero no sabíamos muy bien el qué. Me giré y me puse a pensar, ¿qué sería aquello? No era importante.

Cambié de modo de nuevo, me estaba ya cansando de hacerlo y no podría hacerlo muchas veces más ese día. -No deberíamos acercarnos más, no sabemos lo que es, pero si se lo describes a los altos cargos, ellos lo entenderán. Yo no puedo acercarme, pero tampoco debería, y el mismo consejo te doy.- Me metí las manos en la sudadera. -Deberíamos irnos ya, no vamos a sacar más.- Y con eso giré y seguí caminando hacia atrás. No quería ni podía acercarme, y no era más mi intención. -Ha sido interesante, pero tendremos que dejarlo para otro día, encárgate tu de informar, que sabes lo que has visto.- Le dije mientras saludaba y me alejaba. Tenía que llegar de nuevo a la residencia, donde me esperaba una difícil noche, el examen chunnin se acercaba, y el ritual extraño que se celebraba ahí iba a comenzar, y no podía mantenerme mucho tiempo lejos.

25 líneas.

recuento de líneas:

Líneas totales: 206
Líneas pedidas por la misión: 50
Líneas sobrantes: 156
Stats a repartir:
-14 de ninjutsu (120 líneas) 17 >> 31
-4 de percepción (32 líneas) 19 >> 23

✓MISIÓN CUMPLIDA
Shinobi's Justice


Se procederá a cerrar el tema de igual forma, Shouske podrá pedir sus líneas en Registro de Temas Cerrados (siempre dejando el link de la misión para saber de donde salen).
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.