Últimos temas
» |ID|Akira Ryoko
Hoy a las 5:34 am por Akira Ryoko

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Hoy a las 2:35 am por Shouske Hyuga

» [El Ocaso de la Luz] La férrea defensa del Shuha Shinto
Hoy a las 2:05 am por Staff SJ

» [Técnica gennin]: Saturación
Hoy a las 12:31 am por Hayato

» Registro de Aldea
Hoy a las 12:27 am por Shouske Hyuga

» Registro de PB
Hoy a las 12:23 am por Shouske Hyuga

» [El Ocaso de la Luz] Asesinato - Svel, Amaru, Kaminari y Li Ming
Ayer a las 11:50 pm por Svel

» ¡DAICHI MAGAZINE!
Ayer a las 11:27 pm por Staff SJ

» Coquelicots {Taller de Cosas Chuscas}
Ayer a las 11:11 pm por Akemi Hana

» El final de la peregrinación. (Tema de entrenamiento)
Ayer a las 10:59 pm por Kunimichi

» Sarutobi's Big Brother - Kaito's ID (EN PROCESO)
Ayer a las 9:54 pm por Kaito

» Solicitud de Reset
Ayer a las 9:50 pm por Hawk Eye

» Expediente Shouske Hyuga
Ayer a las 9:24 pm por Hawk Eye

» {Guía} Reglamento
Ayer a las 8:30 pm por Shouske Hyuga

» [Entrenamiento] El poder de los Sabaku's | Pasado / Priv. Yumeko
Ayer a las 8:03 pm por Kunimichi

» Registro de multicuentas
Ayer a las 7:13 pm por Hawk Eye

» {Guía & Petición} Logros
Ayer a las 7:02 pm por Hawk Eye

» [Ficha] Hayato
Ayer a las 6:59 pm por Hawk Eye

» [Ficha] Hayato
Ayer a las 6:49 pm por Hawk Eye

» [Cronología] Hayato
Ayer a las 6:48 pm por Hawk Eye




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que debéis hacer el registro de pb, aldea, y expediente primero antes de poder rolear. Podéis rolear sin ficha ninja y sin cronología, sin embargo, para participar en un evento o vayáis a terminar un tema debéis tener creada ambas, tanto la cronología como la ficha.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una semana. Días de oscuridad y falta de sueño, sin motivación, abatido y completamente perdido. Así eran los días para Gohu, sin encontrarle un motivo a sus horas ni un significado, indeciso y totalmente confundido. No sabía que debía de hacer, ni como hacerlo, si era cierto que había hecho ese maldito examen y se había proclamado como supuesto ninja, pero con ello se había tragado su orgullo y ahora su cabeza era un caos.
Su mirada se paseaba desmotivada por su pequeña y nueva vivienda vacía. Hacía mucho tiempo que no estaba solo, el que siempre anheló la soledad, ya que en ella podía escucharse a si mismo y tener la opción de moldearse, mediante la convicción y la meditación. Poco o nada quedaba ya de eso, se había vuelto una persona dependiente de la compañía, casi asustadizo de si mismo, o de recordar. Ya no podía escuchar sus palabras, pues su mente solo albergaba un ruido desagradable y un recuerdo amargo, tan amargo que no podía tragarlo.
Su mirada paró en su hoja, hoja de la que en ese momento no se sentía digno. Su mano temblaba al acercarla a la hoja que le procesaba tanto amor como el que sintió hacia su propia cultura, una parte aún vigente, aunque lejana, en él.

Gohu no había cambiado su semblante serio, a pesar de todo. Asustado, indeciso e interiormente furioso, pero no cambiaba su semblante, saldría de esa situación de la única manera que sabía hacerlo, con una decisión intencionadamente sabia. Así se levantó, y decidió no portar sus hojas, no hasta que no se sintiese indigno, o al menos tan indigno. Sin planearlo, pues el mañana es una ilusión engañosa, decidió partir en busca de todo y a la vez nada, simplemente partió en busca de si mismo.
Debido a su situación y la de su villa, había aprendido lo suficiente como para deshacerse de su acento y aprender de aquella cultura, así como las técnicas, o al menos intento de estas. En resumen, lo suficiente para que la gente no detectara que era un intruso y un infiel de la cultura a la que esta gente le procesaba tanta devoción, una cultura sangrienta, asquerosa y totalmente repulsiva. Pues así era a los ojos de Gohu.

Sus pasos guiaron su camino, sabía que se acercaba a una villa aliada, más sabía bastante poco de esta, mucho viento, arena y un camino que se le hacía arduo para un isleño de cuna, como lo era este joven. Llevaba un trozo de tela en la cabeza para protegerse de la arena, que al no estar acostumbrado le molestaba muchísimo. Al entrar por la puerta notó ojos punzantes a sus laterales, que a pesar de poder ver el signo de una villa aliada, no eran nada amistosos. ¿Quién se fiaría de un encapuchado que aparenta ser un extranjero en todo su ser?
El camino le resultó pesado. Su peregrinación espontánea seguía las costumbres a las que aun le guardaba amor, pero que yacieron casi olvidadas durante años, y se sentía torpe con todo lo relacionado a sus raíces, y seguramente parte de su depresión se deba a esto.

Su camino fue muy largo y pesado, a veces con hambre, otras veces son sed. Su aspiración a reafirmar su orgullo era fuerte, y por esto pudo aguantarlo todo. Ahora cansado y sin ningún objetivo, decidió que podía aprender algo de esta nueva villa a la que jamás había podido contemplar, a pesar de que la misma creencia asquerosa reinaba sobre esta gente. El destino era bastante sencillo, el campo donde entrenaban. Fijó su destino con decisión, aunque se sentía realmente desnudo al no portar sus hojas, las cuales le habían hecho compañía durante los años mas duros de su vida, desnudo y desprotegido. Todo lo que necesitaba para demostrarse a si mismo que seguía siendo un guerrero.

Entró en esta zona donde esperaba a ver gente entrenando. Su piel pálida y sus ojos claros clamaban a gritos que era un extranjero, a pesar de el trozo de tela que le cubría. Gohu esperó a que el destino le pusiese a prueba. Se sentía realmente asustado, aunque intentaba convencerse de que no, pero era imposible no estarlo en su lugar. Temía quien pudiese acercarse y las preguntas que este le hiciese. Gohu no era alguien que se acostumbrase a tener miedo, y lo odiaba, en su estado de nerviosismo, temía decir alguna estupidez, mas que por hacer el ridículo frente a otros, era por sentir vergüenza de sí mismo.

(49 líneas)
off-rol:
Edito solo porque me equivoqué al contar las líneas. Perdón.
El Final de la Peregrinacion (Priv. Gohu Grimmer)




Era un gran día en Sunagakure no Sato, El sol brillaba con mucha intensidad como es de costumbre y como consecuencia el calor que hacia no era poco, pero al llevar allí toda mi vida ya estaba acostumbrado a eso, me dirigía hacia los campos de entrenamiento, ya que había pasado mucho tiempo desde la ultima vez que fui hacia esos lares, había descuidado por completo mi entrenamiento, de hecho la ultima vez que fui allí recuerdo que fue para una misión que realice junto con una chica agradable pero un poco enojona, me encontraba caminando hacia aquel lugar y observando los alrededores de la aldea, la cual hacia mucho tiempo no observaba con tanto esplendor. La ocupaciones que yo he tenido como líder de un clan me agotaban mucho, y de vez en cuando me impedían salir de mi residencia, pero ese día fue diferente, ese día decidí levantarme e ir hacia os campos a entrenar un poco.


La verdad cuando llegue a mi destino, supuse que habría mucha gente entrenando, casi siempre el lugar estaba lleno, pero para mi sorpresa estaba algo vacío, las personas presente muy bien se podían contar con las manos. Fue una suerte para mi que el lugar estuviera así ya que mi lugar favorito de entrenamiento estaría disponible, así que salí corriendo hacia ese mismo lugar y fue un golpe de suerte que estuviera vacío, lo bueno es que ese lugar estaba cerca de la entrada a los campos de entrenamiento. En ese lugar estuve practicando un poco para mejorar mi manejo del Ninjutsu, solo debía de utilizar la arena del campo sobre unos muñecos de madera.


Pasados 15 minutos de haber estado practicando, en la entrada logre ver a un chico de ojos y cabellos claros como la nieve de otros países, supe de inmediato que era un extranjero, tal vez se trataba de un enemigo o tal vez podria venir de una aldea aliada quien sabe, decidí acercarme a el, pero estando preparado para cualquier cosa que pudiese suceder. Me encontraba ya enfrente del joven y le pregunte - Oye, ¿no eres de por aquí cierto? - Repito, cualquier cosa podria pasar así que debía estar preparado, cualquier cosa por insignificante que fuera lo que el joven hiciera, no dudaria en atacarlo.


23 Lineas







Parámetros:

Resistencia
=
10
+
5
+
6
+
0
=
21
Fuerza
=
30
+
0
+
0
+
0
=
30
Velocidad
=
20
+
0
+
0
+
0
=
20
Percepción
=
20
+
0
+
0
+
0
=
20
Ninjutsu
=
10
+
5
+
5
+
0
=
20
Fuinjutsu
=
6
+
0
+
0
+
0
=
6
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 20 kg)


Acceso directo a la Tienda



#TeamChinchilla:
Gracias, Amaru
En su visión tranquila del campo, junto al brillante sol que iluminaba aquel campo escasamente lleno y el color cálido y amarillo de las arenas, Gohu, a pesar de su miedo creciente en su pecho, manteniendo el semblante serio mientras se le acercaba un desconocido, pudo responder con calma y tranquilidad frente a este desconocido, de tierras desconocidas. En principio, le sorprendió la forma tan directa de dirigirse a él, quizás le había confundido, pues llevaba un trozo de tela encima para protegerse de la arena, y esto le tapaba el cabello, junto a parte del rostro. Aún así, Gohu se dispuso a responder con la educación y el porte de un rey, pues así fue criado y así se mantendría siempre, como promesa hecha a su madre muerta, jamás olvidaría sus costumbres.
En primer lugar, se quitó la tela, a pesar de que la arena empezaría a molestarle por su falta de costumbre en el país de la arena. -Hola, mi buen semejante. Tienes razón, no soy de por aquí.- Gohu temió que su educación pudiese ser excesiva, pero aún así la mantuvo, pues su orgullo era demasiado grande para rechazar esto también.
-Estoy de peregrinación.- Se limitó a decir, pues no había pensado en lo sospechoso que resultaba eso, quizás. También podía resultar que no fuese sospechoso, en una situación como esa, Gohu no sabía exactamente que debía de pensar, o que pensarían los demás de él, de todas formas, jamás le importó que pensaba los demás de él.
-Me gustaría aprender las costumbres de este país, yo vengo de Otogakure.- Se apresuró a decir, en ese momento le pareció convincente. -Me encantaría conocer las habilidades de los guerreros de aquí, así como desarrollar las mías. ¿Quizás tú me harías una demostración? Hace bastante tiempo que no entreno con nadie.- El joven de pelo blanco pensó que si se desviaba el camino de sus motivos, podía resultar menos engorroso, después de todo aquel campo era uno de entrenamiento, así que se dispuso a desviar el tema a lo mas recurrente, el entrenamiento.

Dispuso su mirada hacia el campo. Era grande, sin duda. Durante un instante se perdió entre los detalles y recordó su motivo por el que había comenzado la peregrinación, quizás aquello era bueno para él. Se había ido de su "hogar" para ver que le deparaban sus pasos y el final de su viaje, quizás su creciente falta de confianza se debiese a su sensación de ser débil. Estos eran los momentos de lucidez que buscaba al partir, pues no parecía que pudiese encontrar aquella salida fácil a los problemas que tenía encerrado en aquella casa solo y sin hacer nada. En ese momento supo que había tomado una buena decisión, aunque aún podía torcerse. Debía de estar atento a este extraño y a que es lo que ocurría en adelante, pues la sombra del miedo desapareció, y comenzó a sentir emoción. Poco a poco sentía que su confianza volvía.

23 líneas.

62 líneas en total.
El Final de la Peregrinación (Priv. Gohu Grimmer)




La actitud de aquel extraño individuo me intrigo un poco, pero aun me parecía extraño que alguien como el se encontrara por esos lares y mas aun que me dijera que estaba en peregrinación. Pero me tranquilice un poco al saber que el era de una aldea aliada, como lo era Otogakure y que podía estar allí sin problema alguno. No sabia la razón por la cual el joven quería "probar mis habilidades", pensaba que se trataba de una broma, pero al cabo de unos segundos pude notar que era en serio, quería entrenar conmigo. Yo tenia planeado entrenar solo, pero no podía negarme a la idea de que entrenar con otra persona mejoraría aun mas mis mis habilidades - Claro, ¿por que no?, Mi nombre es Kunimichi - Le dije - Pero no creas que solo porque no eres de por aquí me contendré contigo - La apariencia del joven me intrigaba, no conocía sus habilidades o sus técnicas, pero si sabia que no podía dejarme ganar por el, seria una deshonra para mi y para mi clan.

Inmediatamente le pregunte - Oye, ¿cual es tu nombre?, si vamos a hacer esto me gustaría al menos saber tu nombre - Le dije con una gran sonrisa en mi rostro. Estaba emocionado mi primer combate de entrenamiento en casi un mes completo, tal vez mis habilidades estén un poco oxidadas pero mientras avanzara el combate estas podrían irse desarrollando un poco mas. Esperaba solamente la respuesta del extraño, pero inmediatamente comencé a caminar hacia aquel lugar en el cual me encontraba antes - Ven, sígueme, aquí no nos interrumpirán la batalla - Decía yo, mientras caminaba y al llegar a ese lugar me coloque en una posición de batalla, listo para atacar. Podía sentir la Arena bajo mis pies y con un movimiento certero de mis manos, una gran cantidad de arena comenzó a rodear a aquel extraño compañero, para intentar aprisionar sus pies, si esto funcionaba comenzaría a golpearle con algunos movimientos que mi antiguo maestro, Dousen, me habia enseñado a lo largo de mi entrenamiento.
23 + 21 = 44 Lineas







Parámetros:

Resistencia
=
10
+
5
+
6
+
0
=
21
Fuerza
=
30
+
0
+
0
+
0
=
30
Velocidad
=
20
+
0
+
0
+
0
=
20
Percepción
=
20
+
0
+
0
+
6
=
20
Ninjutsu
=
10
+
5
+
5
+
0
=
20
Fuinjutsu
=
6
+
0
+
0
+
0
=
6
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 20 kg)


Acceso directo a la Tienda




#TeamChinchilla:
Gracias, Amaru
Las palabras de este joven castaño despertaron a Gohu de su letargo breve, cosa que no le hizo gracia, pues de donde el venía la distracción no tenía cabida en la mente de un verdadero guerrero. Parecía que no era consciente de hasta que punto la falta de costumbre y su pasado habían torcido su habilidad y su mente, ¿cuanto tiempo había estado divagando en sus penas?
Al parecer ni siquiera se había presentado, si que estaba distraído, quizás el miedo fuese un factor causante de tal descuido. Ponto se apresuró a responder, eso sí, escogiendo las palabras con cuidado, pues a pesar de no haberse presentado, quería mantener una aparente educación impoluta. -Disculpa, no se que me ha llevado a no presentarme. No suele ocurrir. Mi nombre es Gohu.- Decir aquel nombre falso por el que se hacía pasar ahora, era algo que no le gustaba absolutamente nada, a pesar de llevar años usándolo para no llamar la atención. Gohu no era alguien que quisiese reconocimiento ni tampoco destacar, pero valoraba su nombre, así como sus acciones junto a su aprendizaje, y detestaba tener que rechazar uno de estos tres por la apatía de otros. -Es un placer, Kunimichi- Si se estaba atento, muy atento, se podía escuchar levemente un fallo en la pronunciación del nombre de su nuevo acompañante.
Gohu aún estaba pensando en que quiso decir esa persona cuando se refería a que no se contendría, pues lo que Gohu quería era aprender, una exhibición de habilidades, no un combate. Se dispuso a seguir a este nuevo extraño, cuando se percató que aquel lugar estaba vacío, y que prácticamente nadie podía molestarlos, y aún así, era un campo de entrenamiento. ¿Por qué nadie iba a molestarlos? Con el porte de un noble se dispuso a seguir a Kunimichi, le era muy familiar caminar sobre arena, pues en su isla natal había playas, este recuerdo le parecía agradable y placentero, y a su vez, lejanamente doloroso. Se fijó en el rumbo de su destino, y no había nada. Si se dirigían a algún sitio, debía de ser invisible, pues aquello no tenía sentido. Gohu frunció el ceño, cuando se percató de que la arena se movía. ¿El viento? Poco probable, llevaba días caminando por ese paraje y la arena no había dado señales de un movimiento tan antinatural jamás. Sin meditarlo un instante, se alejó de aquel lugar, con un salto ágil hacía atrás.

Si Gohu destacaba en algo, era en ser rápido y tener buenos reflejos, además de unos movimientos marciales excelentes, tanto en combate cercano sin armas, como con armas, en especial con espadas. Su movimiento, entonces, fue limpio y muy rápido, no perdió el porte y prácticamente no se inmutó ni tampoco hizo señal de sorprenderse, su rostro seguía siendo casi inexpresivo. -¿Arena?- Se limitó a preguntar. Desde luego si esa persona pretendía combatir, estaba en un aprieto. Gohu no temía enfrentar a enemigo alguno con sus armas en mano, pero si ya de por sí se había vuelto torpe con sus hojas por los años y años sin entrenar como era debido, ahora estaba desarmado. Tendría que encontrar otro modo.
El joven de pelo blanco, con la tela de color amarillo mate, casi anaranjado, tapándole el pelo, el torso, junto a las manos, así como la espalda, le dedicó un suspiro profundo y una mirada a su adversario. Se dedicó a dar unos pasos tranquilos hacía la izquierda, mientras miraba fijamente a su adversario, más no hizo nada. Parecía una broma, un alumno inexperto en un arte marcial que se centra en el uso de sus hojas, sin hojas. Su única arma viable podía ser su naturaleza, recientemente descubierta, pero se negaba a usarlo, aunque fuese a morir. Y aunque lo intentase, solo haría el ridículo, así como un alumno en su primer día de clase. Tendría que inventar algo.

Se paró, mientras miraba a su enemigo. No hizo absolutamente nada que no fuese evitarle, y se quedó mirándole son un semblante inmóvil. -¿No tienes nada mas?- Dijo a modo de reto, era posible que alguna idea se le pasase por la mente. Era consciente de una desventaja absoluta, pues se encontraba en el campo perfecto para su enemigo, así como en una amplitud total, ningún sitio donde subirse, su adversario había tomado la iniciativa, puede que de un modo algo sucio, pero después de todo ellos se llamaban ninjas, y Gohu se llamaba guerrero. Tenía que estar atento a absolutamente todo su alrededor, y aún no sabía si tenía más trucos bajo la manga, o su nivel de poder. A Gohu le cabía esperar que su adversario no se lo tomase como un combate a muerte súbdita, o que no fuese muy agresivo, después de todo, Gohu no peregrinó con la idea de combatir con nadie.

Off-rol:

Siendo sincero no tengo la mas puta santa idea de si estoy contando bien las líneas, así que dejo el conteo para que no sea retrasado inexperto como yo.
El final de la Peregrenación (Priv. Gohuh Grimmer)




Al ver a aquel extraño, cuyo nombre era Gohu, esquivar mi ataque rápidamente, me alegro su ingenio y velocidad para safarse, muchos de las personas con las que había hecho ese tipo de prueba nunca fueron capaces de ver lo que yo tenia preparado, pero este joven tan peculiar pudo preverlo y esquivarlo, inmediatamente después solté una risotada - Jajaja, nunca antes alguien pudo haber visto mi ataque, ni siquiera otros sabakus, tu eres de las pocas personas que han podido ver esoMe acerque a el y extendí mi mano, en señal de tregua, el joven me agradaba pero sabia que me ocultaba algo y debía saber que es - Vamos, debes estar hambriento, ven - Le dije  y de inmediato comencé a caminar hacia la entrada del campo de entrenamiento.


Oye, vamos no te quedes atrás - Le dije a Gohu, mientras caminaba hacia uno de los lugares que vende la comida mas deliciosa de Sunagakure - Bueno, aquí es - Indique a mi joven invitado y busque una mesa, la que había tomado estaba en un muy buen lugar, y le pedí al camarero dos platos del especial de la casa - Bien, ahora, quiero que me cuentes todo sobre ti, Gohu - Le dije al extraño esperando a que se sentara. Sabia que este me estaba ocultando algo, cuando se trata de eso soy muy perspicaz, se cuando alguien me oculta algo y no me doy por vencido hasta que me lo cuenten.

15 + 44 = 59 Lineas






Parámetros:









































Resistencia
=
10
+
5
+
6
+
0
=
21
Fuerza
=
30
+
0
+
0
+
0
=
30
Velocidad
=
20
+
0
+
0
+
0
=
20
Percepción
=
20
+
0
+
0
+
6
=
20
Ninjutsu
=
10
+
5
+
5
+
0
=
20
Fuinjutsu
=
6
+
0
+
0
+
0
=
6
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 20 kg)


Acceso directo a la Tienda

Misión Uno:

Rango de la misión: D.
NPC de Staff: Obligatorio (Pedirlo).
Objeto que se debe conseguir: Calabaza.
Lugar: Aguas termales en país de la nieve.
Descripción: Todos sabéis que la principal atracción del lugar son las calabazas, pero por alguna extraña razón el Yukikage ha perdido una de las mercancías cerca de las famosas y relajantes aguas termales del país. Te han dicho que la mercancía se ha podido caer en las revitalizan tes aguas por los vagos transportistas de esta, ¿Será verdad?
Instrucciones: Haréis dos roles de al menos 20 líneas (cada uno).Una vez hayáis llegado al lugar de los hechos, en este tema un OFF solicitando un narrador.



#TeamChinchilla:
Gracias, Amaru
Gohu se quedo observando a su rival esperando una respuesta que jamás llegó. Le pareció una persona muy extraña, ya que, al parecer, cambiaba bastante de opinión en muy poco tiempo, y eso desconcertó al joven de cabello blanco. Gohu se quedó callado, observando con una mirada fija, imperturbable a los ojos verdes de Kunimichi, ¿de verdad su demostración de habilidades se había quedado ahí? Quizás era otra treta para volver a atacarle, aunque lo dudaba mucho, poca gente intentaría dos veces el mismo truco de un modo tan descarado. Aquel adversario aseguró que, prácticamente nadie, había podido evadir ese ataque, cosa que el peregrino no dudó en ningún momento, pues había sido testigo de lo fácil que era desconcentrar a la mayoría de personas con las que se había topado, ninguna de ellas sabía centrarse en su objetivo y se perdían en una infinidad de detalles. Kunimichi se acercó y le ofreció la mano. Gohu dudó, por supuesto que dudó acerca de ese gesto, le había intentado engañar una vez, así que no se confiaría de ese modo después de lo aprendido. Una larga mirada fija al rostro de su reciente adversario dejó claro, o al menos eso pretendía, que no estaba dispuesto a fiarse aún de sus acciones. Que extraña era la gente de ese país. -No, gracias. Me intentaste engañar una vez-. Confesó de forma directa al ofrecimiento de estrechar la mano, Gohu no brillaba por ser simpático, una actitud lejana y educada era lo que solía llamar mas la atención de su personalidad, al menos al principio.

Según el joven siguió andando, Gohu le siguió con una mirada atenta, hasta que llegó a las puertas del complejo de entrenamiento, y entonces, solo entonces, decidió seguirle. Ofreciéndole una ventaja prudente de pasos, el joven fue fijándose en todas las cosas que no se fijó al entrar en la villa, pues después de tener una situación como aquella, le ayudó a recordar como debía y como le habían educado, y como tenía que ver su vida. Su atención por los detalles volvió, cosa que había perdido, pero que solía ser parte de su carácter tiempo atrás. Las edificaciones eran realmente preciosas, aunque extrañas. Todo era muy diferente al país de los volcanes, allí donde la vista al horizonte desvelaba volcanes como montañas calientes, y allí donde, si caminabas en la dirección correcta, podías ver ríos de lava al rojo vivo, iluminando y calentando el rostro. En cambio, en el país del viento todo era muy distinto. Las edificaciones parecían adaptarse al viento y a su roce, pues los edificios demasiado altos podía sucumbir al desgaste del viento con mucha facilidad, también la gente, sus vestimentas y costumbres cambiaban totalmente. Aquel mundo de contrastes era maravilloso, en un mundo horrible por su constante conflicto, así como aquellas creencias asquerosamente bélicas, parecía un mundo primitivo.

Su nuevo amigo, que a veces era enemigo, le sacó de su letargo. Otra vez había vuelto a despistarse, cada vez era mas consciente de hasta donde profundizaban sus puntos débiles, tenía mucho conocimiento olvidado que recuperar, ya comenzaba a añorar sus armas. Este amigo le indicó que aquel era el sitio donde quería llevarlo, parecía un lugar para comer, público, desde luego si quería atacarlo no había un lugar peor, eso le relajó. Fue a sentarse al sitio que indicó mientras pedía para dos personas, parecía que le iban a invitar a comer. Gohu se lo tomó como una disculpa por el ataque a traición, aunque seguramente no era así, seguro que no era eso. Se sentó con la espalda totalmente recta, esta vez dejando el trozo de tela a un lado, pues le parecía de mala educación cubrirse la cabeza en un lugar como aquel, pudiéndose ver por primera vez su pelo blanco, temiendo que aquello llamase la atención. Esperó pacientemente a su compañero, mientras no hacía nada, solo pensaba en todo lo sucedido y lo rápido que había ido todo. Quizás había alguna costumbre de la gente de esa alianza de países que el no conocía, no quería resultar sospechoso.

Cuando Kunimichi se sentó frente a el, escuchó su pregunta tan directa. La respuesta era totalmente clara, un "no" rotundo. Gohu no tenía confianza con el, y lo acababa de conocer, aunque no ocultase nada no le contaría su vida a alguien desconocido, pero como temía que eso le pudiese causar rechazo, se demoró en contestar mientras pensaba, mirándole fijamente con un rostro imperturbable, para acabar evadiendo la pregunta. -Solo soy alguien que peregrina en busca de si mismo, una historia aburrida.
¿Qué me puedes contar de ti? Generalmente la gente cuenta sobre sí antes que preguntarle a los demás.
- Quizás alegando una falta de modales de su compañero podía hacer que este se olvidase de las preguntas durante un momento. A Gohu no le importaba en absoluto la historia de Kunimichi, pero aún así, había sido su estrategia para evadir la pregunta, y ahora debía escuchar con atención.

Off-rol:
Tengo prisa, me tengo que ir a trabajar. Lamendo muchísimo las faltas que pueda tener o los fallos a la hora de escribir algunas palabras. Cuando acabe de trabajar lo corregiré todo, pero de momento tengo que irme. Si hay algún problema de comprensión lectora, estoy a tu disposición. Disculpas de antemano.
El final de la Peregrinación (Priv. Gohu Grimmer)




Aquel joven llamado Gohu, era un poco extraño y extravagante, tal vez lo consideraba así por su apariencia tan peculiar o tal vez porque es un extranjero de Otogakure, no lo se pero algo me hace preguntarme - "¿Que sera lo que hace aquí alguien como el?" -. Luego de haberle hecho una pregunta sencilla, el dio una respuesta con la cual a mi parecer, era para evadirme y me hizo la misma exacta pregunta a mi, por supuesto que sospeche de el en esos momentos, la mayoría del tiempo no confió en las personas tan rápido y al parecer el tampoco, eso es lo que lo hace interesante para mi. No se porque pero desde siempre, me han intrigado las personas extranjeras y siempre he intentado averiguar algo sobre su pasado.



Oh bueno que podria decirte - Respondí - Bueno ya te lo dije antes, mi Nombre es Kunimichi y como notaste antes pertenezco a uno de los clanes mas característicos de Sunagakure no Sato, el Clan Sabaku o como nos suelen conocer "El clan de la Arena" - Me abstuve de decir que era el líder del clan, ya que no sabia las intenciones que este podria tener o lo que podria hacer si se enteraba de esto. Mientras respondía, el joven camarero llego, con nuestra orden, una deliciosa Taza caliente de Ramen y un Plato de Tempura recién hecho, la comida se veía deliciosa - Y bien, ¿No vas a comer? - Le dije a Gohu, esperando a que este comenzara a comer su platillo para poder degustar esa deliciosa comida recién hecha.


59 + 16 = 75 lineas






Parámetros:

Resistencia
=
10
+
5
+
6
+
0
=
21
Fuerza
=
30
+
0
+
0
+
0
=
30
Velocidad
=
20
+
0
+
0
+
0
=
20
Percepción
=
20
+
0
+
0
+
6
=
20
Ninjutsu
=
10
+
5
+
5
+
0
=
20
Fuinjutsu
=
6
+
0
+
0
+
0
=
6
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 20 kg)


Acceso directo a la Tienda

Misión Uno:

Rango de la misión: D.
NPC de Staff: Obligatorio (Pedirlo).
Objeto que se debe conseguir: Calabaza.
Lugar: Aguas termales en país de la nieve.
Descripción: Todos sabéis que la principal atracción del lugar son las calabazas, pero por alguna extraña razón el Yukikage ha perdido una de las mercancías cerca de las famosas y relajantes aguas termales del país. Te han dicho que la mercancía se ha podido caer en las revitalizan tes aguas por los vagos transportistas de esta, ¿Será verdad?
Instrucciones: Haréis dos roles de al menos 20 líneas (cada uno).Una vez hayáis llegado al lugar de los hechos, en este tema un OFF solicitando un narrador.



#TeamChinchilla:
Gracias, Amaru
Gohu se quedó mirándole con su rostro imperturbable, a veces podía hacer sentir a los demás muy incómodos con su mirada fija, aunque este no podía controlarlo. Su extraño amigo le comentó cosas sobre su clan, aunque eran muy resumidas, pues solo le contó que utilizaban la arena como arma, cosa de la que Gohu ya se había dado cuenta. Supuso que esa era la confirmación de que el uso de arena era su única carta bajo la manga, pues lo dijo como si ahí acabase su historial de movimientos. Bueno, tampoco era muy diferente a Gohu, quien solo sabía manejar las espadas y, quizás, tener habilidad en el combare mano con mano, y esa habilidad se había perdido por la falta de costumbre. El chico de cabellos blancos se quedó totalmente callado durante un rato, hasta que su imperturbable mirada fija se desvió un momento, mientras pensaba. Quizás no era tan malo hablar un poco, recordaba cosas en su isla, sus maestros y amigos le decían que tenía que hablar mas para desahogar esa mala energía que tenía dentro, aunque el mero hecho de recordar aquellos sucesos de su infancia endurecían su humor y volvía a suceder el mismo ciclo, aunque quizás esta vez si hablase mas de lo normal. Pensaba un poco, aún con la mirada desviada, cuando llegó aquel plato de comida. Hacía días, quizás semana, que Gohu no comía algo a lo que se le pudiese llamar comida, así que aquel plato le pareció un regalo de dioses, más esto tampoco lo expresó con el rostro. -Muchas gracias por tu invitación Kunimichi, no creo que merezca este gesto de aprecio. Eres alguien amable, eso es raro-. Era muy extraño que Gohu diese un cumplido a alguien, solía hacerlo muy de vez en cuando, junto a una gran porción de cruda realidad. -Aunque me atacaste por la espalda y sin avisar, idiota.- Le dijo con el tono normal y serio que portaba, aunque esa frase pareciese de una colegiala enfadada. Justo ahí estaba la porción de verdad que faltaba.

Cogió una servilleta y se la puso en el cuello, por dentro de su traje negro, junto a su gabardina azul. Las ropas de Gohu eran bastante lujosas, aparentemente, aunque estaban un poco sucias por el viaje, aún así Gohu se mantenía como un noble. Se podía ver el cordón metálico dorado, pero este se perdía dentro de las ropas de Gohu, junto a la servilleta. Sus pantalones eran marrones, ajustados, pero elásticos. Gracias a el destino que eran marrones, pues estaban llenos de arena. Las botas de Gohu también eran marrones, altas y con un poco de tacón, su aspecto sin aquel trozo de tela era aun más extraño. Tenía tierra dentro de las botas, y aunque no se notase, eso le frustraba bastante.
La mirada de Gohu se vio totalmente fija en la mesa, bajo el, a su plato. Se dispuso a comer, pero tenía dos palillos. Él no sabía usar aquellos malditos palillos, y nunca aprendió a usarlos bien. Una mirada fija se dirigió a Kunimichi, el cual ya habría, supuestamente, empezado a comer, o eso pensaba Gohu. Parecía buena persona, y aunque se sorprendiese por el hecho de no saber comer con palillos, prefería hacer el ridículo durante un momento, pidiéndole que le enseñase, a hacer el ridículo durante toda la comida al intentarlo con un éxito poco probable. -No se como se usan estos palillos. Enséñame-. Lo dijo casi como una orden, aunque su lenguaje corporal no decía lo mismo. Es que Gohu jamás cambiaba el tono a la hora de expresarse.

Si era cierto que temía que aquella persona sospechase del hecho de que no supiese usar los palillos, también era cierto que hasta ese momento no se había sorprendido de que no combatiese, de su forma de expresarse o incluso de andar. No sabía bien si lo hacía por educación o porque no se había dado cuenta, y ambas le dieron exactamente igual. Con que no preguntase mas de lo prudente, le valía cualquier motivo. Era posible que contase mas de si mismo, cuando llegase el momento adecuado, sin prisas, pues aquel joven tan extraño no aguantaba que absolutamente nadie le dijese que tenía que hacer, o las prisas.
El final de la Peregrinacion (Priv. Gohu Grimmer)




No es nada, Gohu - Respondí ante las palabras de aquel joven de cabellos blancos - Y si, siento haber hecho eso, es solo que siempre hago esa prueba, para ver que tipo de habilidades tiene - Le dije mientras la servilleta que estaba justo al lado del platillo que había ordenado, me la ponía sobre las piernas para no ensuciarme las piernas. No habia ni tomado los palillos cuando de repente Gohu me dijo que no sabia como utilizar los palillos, eso me dijo que en verdad era un extranjero y que tal vez no mentía sobre venir del país de los volcanes - Descuida solo tienes que hacer esto - Le dije, mientras le enseñaba a usar los palillos de manera correcta. Le di una demostración, lo primero que hice fue Separar los palillos, y luego colocarlos en mis dedos - Ves, solo tienes que hacer esto, es sencillo - Le explique antes de ponerme a comer, el delicioso plato de Tempura, esa era prácticamente mi comida favorita, es lo mejor que había probado en mi vida. Luego continué comiendo el plato de Ramen el cual estaba delicioso igualmente - Esta delicioso todo, ¿Cierto? - Pregunte al joven, para no parecer descortés. La verdad, aunque no lo pareciera yo soy un poco mas educado de lo que parezco, esa es ua de mis responsabilidades al ser líder del clan, he aprendido mucho de etiqueta y cortesía. Ya la hora del Almuerzo estaba apunto de acabar, yo tan solo esperaba a que Gohu terminara de almorzar.







Parámetros:

Resistencia
=
10
+
5
+
6
+
0
=
21
Fuerza
=
30
+
0
+
0
+
0
=
30
Velocidad
=
20
+
0
+
0
+
0
=
20
Percepción
=
20
+
0
+
0
+
6
=
20
Ninjutsu
=
10
+
5
+
5
+
0
=
20
Fuinjutsu
=
6
+
0
+
0
+
0
=
6
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (10 kg / 20 kg)


Senshi no Tamashï (10 Kg)


Acceso directo a la Tienda




#TeamChinchilla:
Gracias, Amaru
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.