Últimos temas
» Akemi Hana || [ID] (En construcción)
Hoy a las 2:50 am por Akemi Hana

» {Aviso} ¡400 usuarios!
Ayer a las 11:32 pm por Gohu Grimmer

» [Misión privada con Shouske] Buscando el maldito
Ayer a las 11:24 pm por Shouske Hyuga

» [Inscripciones] El ocaso de la luz
Ayer a las 10:08 pm por Shouske Hyuga

» MISA ITO [ID] - Incompleta.
Ayer a las 9:03 pm por Hawk Eye

» [Arma gennin] Tiburón de tierra
Ayer a las 7:50 pm por Hayato

» Registro de Recompensas
Ayer a las 6:02 pm por Hawk Eye

» Registro de PB
Ayer a las 5:56 pm por Hawk Eye

» Registro de Aldea
Ayer a las 5:51 pm por Hawk Eye

» [Ficha] Kaito
Ayer a las 5:46 pm por Hawk Eye

» |Profile| Akira Ryôko
Ayer a las 5:30 pm por Hawk Eye

» Cronología & Relaciones| Akira Ryôko
Ayer a las 5:22 pm por Hawk Eye

» |ID|Akira Ryoko
Ayer a las 5:13 pm por Hawk Eye

» Shikiri. (Armería de Gohu)
Ayer a las 3:06 pm por Gohu Grimmer

» Kuiaratame (Armería de Gohu)
Ayer a las 1:02 pm por Gohu Grimmer

» Busco alguien con quien rolear de entrenamientos.
Ayer a las 11:26 am por Gohu Grimmer

» El final de la peregrinación. (Tema de entrenamiento)
Ayer a las 3:50 am por Gohu Grimmer

» Pájaro de Jian. Agata Katsuhira
Ayer a las 1:18 am por Agata Katsuhira

» [El Ocaso de la Luz] La férrea defensa del Shuha Shinto
Dom Feb 18, 2018 11:30 pm por Dream Maker

» Misiones rango D
Dom Feb 18, 2018 9:46 pm por Bunny Tail




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que debéis hacer el registro de pb, aldea, y expediente primero antes de poder rolear. Podéis rolear sin ficha ninja y sin cronología, sin embargo, para participar en un evento o vayáis a terminar un tema debéis tener creada ambas, tanto la cronología como la ficha.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por su parte, Sheru no tenía muy claro de qué iba exactamente la cosa. La nota en la que venía descrito el encargo era poco menos que críptica, y, para ser sincera, nunca se le había dado bien descifrar enigmas. Las cosas nunca se presentaban ante sus ojos de verdad, sin adornos ni segundas intenciones; siempre se andaban con medias tintas, jugando con ella, engañándola. No es que fuera una mala observadora, sino, más bien, una nefasta luchadora. Porque sí, Sheru se dejaba estafar a propósito, porque, en el fondo, y aunque no lo demostrara a menudo, le daba igual; las mentiras, las habladurías, los embustes, los rumores y los latrocinios de las malas lenguas no le tenían que importar. Sí, por momentos dolían, pero, desde una perspectiva objetiva, ella estaba obligada a dejarlo pasar; no porque estuviera por encima de todo eso, sino porque se exigía el mantenerse fuera, a un lado. Los cadáveres no protestan, no sienten, no sufren... y, aún así, se le hacía cuesta arriba mantenerse aferrada a su idiosincrasia. Seguía viva, y eso no lo podía remediar; todavía no. Le faltaban agallas, valor. Por todo esto, el cabalístico mensaje que contenía la notita no le inquietó de sobremanera, aunque sí es cierto que tuvo que forzarse a contener la curiosidad. Era una niña, no podía evitar emocionarse ante la posibilidad de conocer a alguien grande. Importante de verdad. Me verá, se fijará, aunque sea sólo un poquito en mí, como Saizen. Y eso ya haría que fueran dos las personas que la consideraran alguien.-¿Crees que será un miembro de Pairetsu?-le cuestionó a su compañero y único amigo. Como primera misión, parecía demasiado importante como para ser encomendada a dos niños recién graduados de la Academia.-A-Aunque a mí me da igual.-y volvió a enterrar la mirada en la punta de sus zapatos, arrepentida de haber mostrado curiosidad. Nunca aprendes.

A la entrada de la oficina los recibió un señor un tanto atareado que no parecía muy conforme con su puesto de trabajo: la burocracia no estaba hecha para todo el mundo. Se acercaron al mostrador y Sheru se adelantó un par de pasitos en dirección al hombre sudoroso, nerviosa.-Hola.-saludó, un poquito molesta con Saizen por forzarla a ser ella quien tomara la iniciativa por una vez.-Soy... Sheru. Y él es Saizen.-continuó con un nudo en la garganta y voz rasposa. Seca.-Nos m-mandasteis esto.-y ahora sí se mostró un tanto dubitativa, pues no daba encontrado el papelito entre los pliegues de su chaqueta prestada y el recepcionista se mostraba exasperado ante la situación.-¿El qué? ¿ya lo has perdido? Putos niños, odio cuando me toca daros las misiones; siempre traéis los encargos llenos de manchas, arrugados y hechos una mierda. Pero claro, uno llega después de tomarse unos tragos al trabajo y ya le mandan las peores chapuzas. Por favor, como si alguien fuera capaz de aguantar esto sin cogerse una buena.-antes de que el empleado pudiera continuar su sermón, Sheru dio con el paradero de la misiva y se la tendió, poniéndose de puntillas y extendiendo los brazos para poder alcanzar la superficie de la mesa.-No la había perdido.-replicó, yerma. El señor amargado apenas le dedicó dos ojeadas, señal de que ya sabía desde el principio a qué venían, y salió de su puesto cojeando y refunfuñando por lo bajo.-Venid, mocosos.-y sin prestarles mayor atención, los condujo a una salita en la que la persona importante les esperaba.-Os voy avisando: al Sr. Whikers no le gustan los niños. Ni los adultos, ni los ancianos, ni los animales, ni los insectos, ni el aire, ni pisar el suelo, ni... qué cojones, a esa cosa no le gusta nada ni nadie. Sólo zampar.-después de formular su advertencia, les abrió la puerta y les señaló su interior.-Yo no quiero ni verlo: por bichos como él, detesto este trabajo. Llevadlo siete manzanas más abajo, su contacto lo recogerá frente al mercado. Acaba de llegar de sus vacaciones... ese cabrón con suerte.-y dicho aquello, como prometió, se dio media vuelta y los abandonó a su suerte. Sheru se mordía la cara interna de la mejilla de puro nerviosismo: ¿cómo sería la persona importante? ¿estaba bien arreglada para él? No. Se adentró vacilante en la estancia y... allí estaba. Desde luego, sus expectativas estaban bien fundadas; tenía pinta de ser superior al resto.

Sólo había un problema: el Sr.Whikers era un gato.
45 líneas.

MISIÓN:

 Misión rango D
- Escoltar al SR. Whikers -

Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kirigakure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Se te ha oficiado en la oficina principal de la aldea para hacer una gran escolta. Cuando te presentas en el lugar ves a un gato gordo, de bigotes largos y cara de comer mucho, sentado sobre un cojín morado. Esa será tu misión, llevar al gato sano y salvo a un importante Jounin de la aldea. Cuidado, el gatito araña.

PARÁMETROS:

Resistencia = 21 + 0 + 0 + 0  = 21
Fuerza=10+0+0+0=10
Velocidad=25+0+0+0=25
Percepción=5+0+0+0=5
Ninjutsu=10+5+0+0=15
Fuinjutsu=1+0+0+0=1
Genjutsu=10+5+0+0=15
Kenjutsu=8+0+0+0=8
Taijutsu=2+0+0+0=2
Iryoninjutsu=8+0+0+0=8

INVENTARIO:

 Inventario
- Escoltar al SR. Whikers -

Mochila (0 kg / 10 kg)


Acceso directo a la Tienda


TEAM CHINCHILLA:
Habría gustado de dejar una nota, un aviso aunque fuera de una ínfima duración, un suspiro de tinta y papel que revelen su paradero y  derroteros. Se sintió incomodo abandonando el hogar apresuradamente, pero por otra parte, no había forma posible de encontrar  el paradero de su familia en aquellas horas de la mañana. Lo dio por imposible al salir en compañía de Sheru hacia lo desconocido, con un nudo a la altura del pecho y la sensación de que estaba siendo descuidado al no dejar señal alguna de sus intenciones.
- Tratemos de terminar rápido. No me gusta irme sin dejar claro adonde voy... - Terminó por añadir de camino a la oficina en la que se les había indicado que acudieran a la mayor brevedad. De camino, se distrajo pensando en la caligrafía de aquella misión por la sencilla razón de que no disponían mas información que ella. Mas que por su contenido, Saizen vibraba por la forma en la que fueron concebidas aquellas palabras. Las curvas, la presión y la sutil intención de quien escribe podía decir tanto de una persona como una noche de conversación cercana y amistosa. Eso le fascinaba, y recordando los profundos y frenéticos detalles sobre el papel cayó en la conclusión de que se trataba de alguien atareado, un funcionario exhausto que continua con un trabajo tedioso sin soltar ni un leve suspiro de queja o lamento.

Al fin en el lugar, cayó en la cuenta de que esas deducciones muy posiblemente habían sido muy fieles a la realidad. Con sus contoneos y movimientos, aquel pelo que comenzaba a encanecer, aquellas formas bruscas y groseras. Sin duda alguna poseía un talento único a la hora de discernir a las personas por simples garabatos sobre un papel. Se sintió orgulloso, por supuesto, aunque en seguida ese sentimiento se diluyó y fue devorado por la llamada al deber. No le gustaba como le hablaba a Sheru.

- Quizás el motivo por el que esta en esta situación no es otro que el beber y tan solo aquello. No sea insolente con quienes hacen su trabajo y no lo haremos con usted. - Espetó, en un tono áspero y defensivo que buscaba acabar con esa situación indeseable. El hombre, con cara de muy pocos amigos estuvo muy cerca de estallar. Se repuso finalmente, y continuó con su desempeño, tal y como debía hacer. Al tiempo que el hombre se retiraba a organizar el papeleo, Saizen aprovechó esos momentos de calma para acercarse rápidamente a su compañera.

- Has estado muy bien. Estoy orgulloso, Sheru. - Dio un par de golpecitos sobre su cabeza a modo de felicitación y acompañó a su procurador en vistas de hallar al fin a aquel sujeto de importancia manifiesta. Saizen imaginaba que se trataría de alguien impedido, probablemente alguien que hallaría cierta ayuda en verse acompañado de un par de niños y ante las anteriores palabras de Sheru sobre si tratarían con un miembro de Pairetsu fueron desestimadas rápidamente. Al fin y al cabo... ¿Personas así necesitarían a un par de Genin miserables?
La visión del orondo y altivo felino disipó toda duda habida y por haber. Con los ojos abiertos y el gesto consumido por la sorpresa Saizen se acerco con lentitud, absorto por completo en aquellos morritos blanquecinos peludos e hinchados por la obesidad y llevándose las manos a la boca... - Pero si es un gatito... - Dijo, con tono tierno y cálido al tiempo que acercaba la diestra para acariciar ese pelaje brillante y acogedor. El Sr.Whikers, fiel a la descripción del procurador, le soltó un bufido y un desagradablemente doloroso zarpazo a la altura del meñique. Saizen retrocedió con un escueto alarido y pudo oír una única carcajada ronca por parte del procurador.

- Cuando quieras, "profesional" -

45 líneas

MISIÓN:

Escolta al Sr.Whikers
Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kirigakure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Se te ha oficiado en la oficina principal de la aldea para hacer una gran escolta. Cuando te presentas en el lugar ves a un gato gordo, de bigotes largos y cara de comer mucho, sentado sobre un cojín morado. Esa será tu misión, llevar al gato sano y salvo a un importante Jounin de la aldea. Cuidado, el gatito araña.

PARÁMETROS:

Resistencia = 12 + 0 + 0 + 0  = 12
Fuerza=13+0+0+0=13
Velocidad=25+0+0+0=25
Percepción=12+0+0+0=12
Ninjutsu=8+5+0+0=8
Fuinjutsu=10+5+0+0=15
Genjutsu=4+5+0+0=4
Kenjutsu=10+5+0+0=15
Taijutsu=5+0+0+0=5
Iryoninjutsu=1+0+0+0=1

INVENTARIO:

Mochila (0 kg / 10 kg)


Acceso directo a la Tienda


TEAM CHINCHILLA:
Que el Sr. Whikers no estuviera lo que se puede decir contento no le importó ni un ápice: a decir verdad, Sheru no era, lo que podría decirse, una amante de los animales. O, mejor dicho, ellos no eran precisamente sus mayores fans; de hecho, casi todos los que se había encontrado en sus doce añitos de vida se obcecaban con mordisquear sus tobillos o arañar sus brazos. Daba igual la especie, de una manera u otra siempre terminaba corriendo perseguida por la más variopinta jauría que pululara por la ciudad según el momento. Quizás, otra clase de persona, no se habría rendido tan fácilmente y hubiera continuado intentando hacer buenas migas con esas entrañables criaturas de afilados colmillitos y humores veleidosos... pero no, a Sheru no se le daba bien la táctica del "pico y pala". No estaba hecha para ella: le faltaba constancia y tenacidad. Así pues, desde la estancia, observó a Saizen recibir una para nada afable bienvenida por parte del gatito; no pudo contener una pequeña mueca en forma de sonrisa.-Mi padre decía...-tragó saliva, incómoda.-... que nunca debes acercarte a un gato como si tuvieras el derecho de hacerlo. Es... un privilegió que él te dará cuando le dé la gana, no algo a lo que tenga que resignarse.-enterró la mirada en el mullido pelaje ceníceo del animalito: ni siquiera ella podía contener las ganas de hundir sus manos en la nube esponjosa que envolvía su horondo hocico.-Qué bonito...-susurró, un tanto cohibida. El rubor pinceló muy levemente sus mejillas, aireando a la luz sus verdaderos sentimientos. No obstante, supuso que Saizen, después de semejante desengaño amoroso, debía encontrarse muy desilusionado y herido. Con cuidado, se acercó un poquito a su menuda figura, extendió, dubitativa, el brazo hasta su cabellera y la palmeó un par de veces tal y como él mismo había hecho unos instantes atrás.-No pasa nada, no pasa nada.-murmuró en lo que pensaba que sería un tono conciliador. Después, recortó la distancia que la separaba del austero felino y, procurando mantener unos centímetros prudenciales, agarró dos de las cuerdas asidas a su ceremonial cojín y le indicó a su compañero que hiciera lo mismo.-Vámonos.-apremió, deseando terminar con aquello. Una vez estuvieron ambos posicionados correctamente, alzaron el mullido trono de las posaderas gatunas reales y salieron de la oficina coreados por las risillas descaradas del encargado de la oficina. En esa ocasión, no se atrevió a juzgarlo.

Mientras recorrían las mal iluminadas callejuelas de la aldea, una punzada de celos le cruzó el pecho. Sus ojillos opacos, vacíos de anhelos y pretensiones, se fijaron en el felino gordinflón (quien no dejaba de bufar, arañar el aire y quejarse por todo) y, durante un pequeño segundo, lo odió. Seguramente, ese bicho desayunaba mucho mejor de lo que habría comido a lo largo de un día entero su familia en sus tiempos buenos.-... injusto.-masculló entre dientes, para luego apretar los labios hasta formar una línea pétrea e insensible.-... muy injusto.-y ya no dijo nada más durante un buen rato. Hizo oídos sordos, porque nada en aquella situación se le antojaba ya productivo, ni interesante, ni inspirador, ni siquiera digno de ser vivido. No obstante, al pasar la quinta avenida, un penetrante aullido sesgó el aire de una forma tan avasalladora que le llegó hasta el tímpano incluso a ella. Y eso ya era mucho decir.-Saizen, ¿has oído e...?-no pudo rematar la obvia cuestión, pues dos fuertes patas robustas la empujaron por la espalda y provocaron que se diera de bruces contra el suelo, consiguiendo que, en efecto, soltara las cuerdecitas de tela que mantenían alzado a su minina Majestad. Se quedó allí, pisoteada, un par de minutos; extendida cuan larga era, se imaginó al animal que acababa de arrollarla arrancándole alguno de sus miembros, saboreándolo con hastío y repitiendo el ciclo hasta no dejar ni un pedacito de lo que se hacía llamar Sheru. Justicia poética. Escuchó ladridos, gruñidos y pezuñas con garras arañando el pavimento húmedo: Saizen tenía que estar conteniéndoles o, de lo contrario, haría rato que, tanto ella como el Sr. Whikers, habrían sido cruelmente devorados.

Tensó los miembros: una cosa era dejarse morir y, otra muy diferente, cargarle el muerto a él. Se puso en pie con dificultad, dolorida, y giró sobre sus talones para descubrir la silueta de cuatro grandes perros de caza, al parecer, poco satisfechos con sus raciones diarias.-S-Saizen, c-coge al gato y a-adelántate.-tragó saliva, sintiendo el miedo extenderse por cada poro de su piel e inundar el más remoto escondrijo de su ser. La regó, mas no la poseyó. No esta vez.-A-Ahora t-te a-alcanzo.-trató de transmitir firmeza, seguridad, mas el temblor en su voz evidenciaba su helado pánico. Respiró hondo, se obligó a ser valiente y, mientras se volvía en dirección a la escueta y famélica jauría, quienes ya se apresuraban para avalanzarse sobre sus presas, ejecutó dos escuetos signos. Pájaro, tigre. Las palmas de sus manos vibraron, cada músculo de su cuerpo se agarrotó, algo se removió en sus entrañas... y lo dejó salir. La oleada de tempestuoso viento brotó de su ser y barrió a las criaturas en medio de un impío huracán de llantos, quejidos y lamentos estremecedores. Cumpliendo con su promesa, espantada de sus propios actos, se apresuró a alcanzar nuevamente a su camarada; por suerte, apenas tuvo que alejarse dos metros para dejar de escuchar los sollozos desolados de aquellos perros que habían tenido la mala suerte de romperse una pata o dos por su culpa. Les dio la espalda, y ni siquiera se dio cuenta del fino manto de ceniza que caía sobre sus cuerpos.
54 líneas.

MISIÓN:

 Misión rango D
- Escoltar al SR. Whikers -

Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kirigakure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Se te ha oficiado en la oficina principal de la aldea para hacer una gran escolta. Cuando te presentas en el lugar ves a un gato gordo, de bigotes largos y cara de comer mucho, sentado sobre un cojín morado. Esa será tu misión, llevar al gato sano y salvo a un importante Jounin de la aldea. Cuidado, el gatito araña.

PARÁMETROS:

Resistencia = 21 + 0 + 0 + 0  = 21
Fuerza=10+0+0+0=10
Velocidad=25+0+0+0=25
Percepción=5+0+0+0=5
Ninjutsu=10+5+0+0=15
Fuinjutsu=1+0+0+0=1
Genjutsu=10+5+0+0=15
Kenjutsu=8+0+0+0=8
Taijutsu=2+0+0+0=2
Iryoninjutsu=8+0+0+0=8

INVENTARIO:

 Inventario
- Escoltar al SR. Whikers -

Mochila (0 kg / 10 kg)


Acceso directo a la Tienda

TÉCNICA:

 Técnica
- • Fuuton: Kaze no ikioi (Viento: Impulso de viento) -

• Rango de alcance: Genin: 5 metros || Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Pájaro y tigre.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el siguiente turno del rival.
• Gasto de chakra: 30.
• Descripción:  Tras una serie de sellos el shinobi acumula chakra en ambas palmas de sus manos para posteriormente realizar el movimiento de un fuerte empujón hacia adelante. Inmediatamente desde su posición será disparada una fuerte corriente de viento que en una distancia corta podrá levantar al oponente y empujarlo lejos, también acelerará el movimiento de todas las armas arrojadizas que se vean inmersas en el viento.
• Extras:  El impulso de viento es unidireccional y bastante breve, es un pequeño impulso que directamente logrará reducir el movimiento de las armas enemigas más no detenerlas. Al utilizar la técnica en dirección al suelo le permitirá al shinobi elevarse algunos metros en el aire.


TEAM CHINCHILLA:
Aquel miserable, obscenamente obeso y presentándose como toda un efigie de decadencia y exceso, lo había rechazado. Con la mirada compungida y confusa por haberse visto expuesto a semejante traición animal en la que sus intereses fueron salvajemente apartados con un bufido y un manotazo, que mas por sus garras, había dolido por el absurdo peso de esa zarpa de grotescas proporciones. Allí, con la mirada entornada de un hombre impíamente engañado por el suave pelaje y las promesas de un ronroneo acogedor, juró que obtendría la retribución deseada. Y tuvo que estar de acuerdo en cierto sentido con lo que el padre de Sheru había transmitido en un pasado desconocido, aun comprendiendo, Saizen se sentía rechazado y ultrajado. También percibía que la situación podía resultar algo forzada y exagerada, lo dejó estar. Al fin y al cabo era un gato en una posición de dominación tan ridícula que lo colocaba por encima de muchos hombres. Eso en si mismo, resultaba lo suficientemente cómico como para perdonarle el traspiés.
Ayudó tanto como le fue posible a levantar semejante masa adiposa que por lo visto, a juzgar por los bigotes principalmente, resultaba ser un gato. Uno enorme, mal encarado y con una tendencia sorprendente a destilar una inquina hacia el mundo que incluso intimidaba. Asi pues, salieron de la oficina entre el escarnio de aquel hombre, que no dudó un instante en descargar toda suerte de apelativos hacia Saizen, que salió de aquel nefasto lugar con la vergüenza por bandera y unos deseos palpables de prenderle fuego, mucho fuego, a aquel templo al ridículo como le resultaba al encargarle semejante tarea.

Recorrieron en conjunto una serie de calles dirigidos con plena seguridad hacia su destino. Al tiempo que Saizen esquivaba con dificultad los ataques aleatorios del Sr. Whikers hacia... en general hacia cualquier ser vivo o inerte que tuviera la osadía de acercarse. Daba la estúpida casualidad que esa cercanía también englobaba a Saizen, aunque al parecer no a Sheru.

- ¡Ah! - Y volvió a lanzar un rollizo zarpazo que mas que penetrar, parecía el puñetazo de furia de un hombre manco.  - ¡Sheru, haz algo! El muy imbécil va a hacer que lo tire... - Y esto lo dijo con cierta lástima al comprobar que aquellos morritos orondos surcados de interminables bigotes no albergaban ninguna clase de calidez o desahogo. Decidido a contraatacar Saizen soltó una de las cuerdas pasando todo su peso a su diestra mientras que con la zurda realizaba fugaces ataques relámpago por encima de la defensa del Sr. Whikers. El gato, provisto de aquella adiposa pelota de pelo que hacia las veces de cuerpo no lograba proteger su cabeza sorprendentemente redonda, aquello fue un error por parte de Saizen que fue atacado con mas insistencia. - ¡Ah! - Volvió a gritar mientras Sheru se detenía y le llamaba la atención.

-Saizen, ¿has oído e...?- Desvió la mirada hacia su compañera y pudo ver como esta era brutalmente arrollada por un perro, de unas dimensiones alarmantes que no cesaba de ladrar en aquellas fauces babeantes y cargadas de amenazas. Con ella en el suelo y el Sr. Whikers rodando como una pelota pinchada por el suelo fue testigo de como su vida estuvo en peligro al ver a un par de aquellas fiera abalanzarse sobre él.

- ¡Sr. Whikers, no! ¡Cabrones! - Gritó, observando la desesperada escena con una mezcla de miedo y ridículo al verse en semejante situación por un puñetero gato. Agarró un palo situado a un lado del camino y se preparó para lo que se antojaba una situación peliaguda. Con Sheru desplomada, se decidió a actuar, realizando una carga irregular en la que lanzaba varazos de izquierda a derecha alejando a los dos perros del Sr. Whikers, que bufaba en una desesperación horripilante, al tiempo que justo cuando uno de los sabuesos se arrojaba con intenciones asesinas sobre Sheru, adelantó su pie izquierdo para golpearlo a la altura del abdomen, haciéndolo impactar contra un muro de madera que delimitaba la calle a ese lado. Retrocedió y arrojó el palo al cuarto de los perros, rezagado como estaba pero aun amenazante. Justo después y con los perros acercándose entre gruñidos y ladridos de violencia asegurada, Saizen esgrimió un sello: Buey, plantó las manos en el suelo y recreo el símbolo “闭” sintiendo su chakra siendo sellado en él. Se apartó unos pasos y espero a que los sabuesos, presos de un ímpetu diabólico se arrojaron con las fauces abiertas y surcadas de espuma blanca y los ojos inyectados en un furor animal incontenible. Al acercarse al sello, surtió y fueron atrapados tres de ellos entre cadenas de chakra al tiempo que retrasaban al último.

-S-Saizen, c-coge al gato y a-adelántate. - No podía dar crédito, no podía sencillamente concebir la posibilidad de abandonarla a ese destino incierto.

- Me tomas por un cobarde, pero no voy a dejar que te maten, Sheru. - Dijo, en un tono sorprendentemente sosegado. Retrocedió y agarro por los pellejos a un extasiado Sr. Whikers que no dejaba de bufar y maullar indistintamente.

-A-Ahora t-te a-alcanzo.- Y esas palabras, aun temblorosas, terminaron por convencerle de que en ocasiones, aquella chica delgada, febril y de aspecto enfermizo, necesitaba sobreponerse. Asintió, se acercó a ella por última vez antes de irse y le acarició la cabeza antes de cargar al felino entre los hombros y romper a correr hacia el objetivo de su misión. Antes de abandonarla, pudo oír los quejidos de los perros a los lejos y es que, Sheru era fantástica.

61 líneas

MISIÓN:

Escolta al Sr.Whikers
Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kirigakure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Se te ha oficiado en la oficina principal de la aldea para hacer una gran escolta. Cuando te presentas en el lugar ves a un gato gordo, de bigotes largos y cara de comer mucho, sentado sobre un cojín morado. Esa será tu misión, llevar al gato sano y salvo a un importante Jounin de la aldea. Cuidado, el gatito araña.

PARÁMETROS:

Resistencia = 12 + 0 + 0 + 0  = 12
Fuerza=13+0+0+0=13
Velocidad=25+0+0+0=25
Percepción=12+0+0+0=12
Ninjutsu=8+5+0+0=8
Fuinjutsu=10+5+0+0=15
Genjutsu=4+5+0+0=4
Kenjutsu=10+5+0+0=15
Taijutsu=5+0+0+0=5
Iryoninjutsu=1+0+0+0=1

INVENTARIO:

Mochila (0 kg / 10 kg)


Acceso directo a la Tienda

Técnicas usadas:

• Shishi Heiko (Clausura Rugido del León)
• Rango de alcance:0.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos:Buey.
• Duración:Un turno, el de ejecución.Dos turnos del rival (si este es atrapado)
• Gasto de chakra:35.
• Descripción:El usuario pone el sello de 闭 sobre la pared, o el suelo. Incluso un pergamino propio seria valido. El enemigo ha de pisar este kanji justamente en el centro, y unas cadenas de chakra directamente le atarán los pies, haciendo que a este sea imposible desplazarse del lugar, pero no moverse durante dos turnos completo. Si este cae en el sello su chakra dejará de fluir durante dos turnos.
• Extras;El jutsu necesita muchísima precisión para que este pueda encerrarlo. Este jutsu durará todo el tema de combate hasta que sea activado. Si no lo es simplemente desaparecerá al finalizar el tema.


TEAM CHINCHILLA:
Crac, crac, crac. Lo único que le pesaba más que el Sr. Whikers era la sensación de culpa; lo único que empalidecía lo que surgía al mirar la fascinación en los ojos de Saizen era el constante recuerdo del crujir de huesos y carne en sus entrañas. Eres un monstruo. Una náusea bien merecida nació en la boca de su estómago, obligándola a pararse en el sitio, soltar las recién recuperadas cuerdas que la ayudaban a transportar al felino y doblarse sobre sí misma para expulsarlo todo. El miedo que entumecía sus articulaciones, el terror que se pegaba a su cuerpo como una segunda piel, la esperanza de haber estado a punto de acariciar el final con la yema de sus dedos, la desesperanza de no haberlo logrado, el coraje de luchar por Saizen, el orgullo de haber batallado y ganado, la soberbia de saberse temible, la suficiencia de poseer el poder y la autoridad necesarias para defenderse, la culpa por haberlo hecho; vomitó todo aquello y muchas más cosas que no comprendía. Sus vísceras quisieron que el chasquido de los huesos al romper, que el olor del temor impregnado en la carne cercana a la muerte, que los chillidos de miserable dolor, espanto y pavor se borraran de su memoria al igual que un poeta endiosado descarta los versos que no le terminan de convencer. ¿La diferencia entre un poema malo y un recuerdo fúnebre? El primero no tiene el don de tocar, pero el segundo sí. Sheru no necesitaba que la tocaran, sino que la taparan.

Cuando hubo terminado de vaciar su estómago, nada quedó en su interior más que la pena y la congoja. Ambas emociones convergían en una espiral de desazón y desasosiego: se sentía mal. Le dolía la cabeza.-L-Lo siento.-se disculpó, avergonzada por su repentina "devolución". Con cuidado de no pisar el viscoso y amarillento líquido, dejado como recuerdo en el pavimento, retomó su puesto junto al oriondo felino (el cual parecía completamente ajeno al peligro que había corrido unos momentos atrás) y, con la cara descompuesta, ambos infantes enfilaron calle arriba sumidos en sus propios pensamientos. Más que la escolta de un gato, aquello se asemejaba más a una especie de marcha fúnebre.
A Sheru le temblaban los brazos como nunca antes lo habían hecho, mas mantuvo el apresurado ritmo sin quejarse ni una sola vez. Respiraba con dificultad, en intervalos irregulares que hacían pensar que contenía el aliento el máximo tiempo posible para luego dejarlo escapar, jadeante; la ayudaba a conservar la entereza. Finalmente, en lo que bien pudieron ser dos minutos o una hora, alcanzaron su objetivo; el mercado se encontraba tan bullicioso como de costumbre, aunque no fue difícil reconocer al adinerado ricachón que los aguardaba, con semblante impaciente, a la entrada del mismo. Sheru se sintió muy pequeña: a ninguna de las personas que iban y venían de tenderete en tenderete les importaba lo más mínimo el peligro que acababan de correr en una misión tan sencilla y estúpida como transportar un rollizo gato gordo de un lado a otro. No, a nadie le interesaban sus vidas, sus problemas, sus inquietudes o sus temores; los llamaban para utilizarlos de recaderos, dependientes, jardineros, enfermeros, canguros y toda una infinidad de trabajos mundanos que ni ellos mismos deseaban llevar a cabo, pero nunca, jamás de los jamases, volvían a saludarlos o a preguntarles cómo estaban cuando se los encontraban de nuevo por la calle. Les facilitaban la rutina, se ocupaban de sus obligaciones y... y nada. Su sueño de ser vista, su esperanza de cambiar el devenir de su fatídico destino si encontraba una manera de reformar su mundana aura y apariencia... no vale una mierda. Y la palabrota le salió del alma, del mismo sitio que la culpa.

-Hay que ver, niños, lo tarde que llegáis.-les reprochó, notoriamente molesto, el propietario del felino. Sheru ni siquiera recordaba haber continuado caminando hasta su posición.-Les dije a los de la oficina que lo quería aquí a las siete: a las siete, ¿lo habéis oído?, no a las ocho y media.-el desprecio en su voz le revolvió las tripas de nuevo. El hombre de cabello cano, esmerado bigote y plantel obeso se pasó una mano por la frente y enfocó sus ojillos grisáceos en ambos con gesto despectivo.-Cada vez que le pido algo a un Gennin, me voy dando cuenta de que año tras año van rebajando más y más el listón. Dejadme adivinar, eráis... ¿hijos de campesinos? ¿huerfanitos de la calle? Va, tanto da.-dio dos palmadas y un señor que se esforzaba por ser elegante -aunque se notaba que el traje le venía grande-, cogió al Sr. Whikers entre sus brazos resoplando por el duro esfuerzo.-Mi pobre gatito, ¿te han tratado mal estos vándalos? ¡estás hecho un cristo! Te invito a cenar: he hecho una reserva en el restaurante de la esquina.-el gesto afable que el hombre gordo le dedicó a su mascota escondió, durante un breve instante, su semblante repulsivo bajo un manto de bondad y amor. Luego los miró a ellos de nuevo y el despecho retornó al fruncir de sus labios obesos: se sacó un sobre de entre los pliegues de su elegante chaqueta hecha a medida.-Largaos.-lo agitó un par de veces contra sus regordetas mejillas a modo de abanico, estornudó sobre él y lo dejó caer al suelo. Por supuesto, al irse lo pisó sin mayores miramientos.

Sumida en un trance sumiso, Sheru se agachó frente a la misiva, la abrió y en su interior encontró alrededor de quinientos ryous repartidos en maltrechos billetes y descoloridas monedas; casi se echa a llorar de la emoción.-E-Es l-l-la p-primera v-v-vez q-que n-nos p-pagan.-y enterró el rostro entre sus rodillas para dejar correr a gusto las lágrimas. El llanto convulsionó su pequeña figura, los gimoteos cobraron fuerza hasta convertirse en quedos y solitarios sollozos, se abrazó a sí misma como llevaba años esperando a que una madre hiciera; todo era tan injusto que, por mucho que trató de retenerlo, nada pudo evitar que la presión en su pecho saliera aliviada, liberada de unas cadenas que venían de mucho tiempo atrás. Todo era tan injusto que no sabía si lloraba por pena, por rabia o por nostalgia.

Lo único que sabía con certeza, era que le iba a regalar unos zapatos nuevos a Saizen.
60 líneas.


MISIÓN:

 Misión rango D
- Escoltar al SR. Whikers -

Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kirigakure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Se te ha oficiado en la oficina principal de la aldea para hacer una gran escolta. Cuando te presentas en el lugar ves a un gato gordo, de bigotes largos y cara de comer mucho, sentado sobre un cojín morado. Esa será tu misión, llevar al gato sano y salvo a un importante Jounin de la aldea. Cuidado, el gatito araña.

PARÁMETROS:

Resistencia = 21 + 0 + 0 + 0  = 21
Fuerza=10+0+0+0=10
Velocidad=25+0+0+0=25
Percepción=5+0+0+0=5
Ninjutsu=10+5+0+0=15
Fuinjutsu=1+0+0+0=1
Genjutsu=10+5+0+0=15
Kenjutsu=8+0+0+0=8
Taijutsu=2+0+0+0=2
Iryoninjutsu=8+0+0+0=8

INVENTARIO:

 Inventario
- Escoltar al SR. Whikers -

Mochila (0 kg / 10 kg)


Acceso directo a la Tienda

TÉCNICA:

 Técnica
- • Fuuton: Kaze no ikioi (Viento: Impulso de viento) -

• Rango de alcance: Genin: 5 metros || Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Pájaro y tigre.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el siguiente turno del rival.
• Gasto de chakra: 30.
• Descripción:  Tras una serie de sellos el shinobi acumula chakra en ambas palmas de sus manos para posteriormente realizar el movimiento de un fuerte empujón hacia adelante. Inmediatamente desde su posición será disparada una fuerte corriente de viento que en una distancia corta podrá levantar al oponente y empujarlo lejos, también acelerará el movimiento de todas las armas arrojadizas que se vean inmersas en el viento.
• Extras:  El impulso de viento es unidireccional y bastante breve, es un pequeño impulso que directamente logrará reducir el movimiento de las armas enemigas más no detenerlas. Al utilizar la técnica en dirección al suelo le permitirá al shinobi elevarse algunos metros en el aire.

RECUENTO:

 Recuento
- • Pium pium pium -

• Líneas exigidas: 30.
• Líneas totales: 159.
• Líneas restantes: 129.
• A repartir: Ninjutsu (+10) =25 // Kenjutsu (+3)=11// Resistencia (+3 ) = 24.


TEAM CHINCHILLA:
Los alaridos de dolor son algo muy curioso, son especiales, incitan por si solos al caos, al desorden y algo dentro de nosotros, una parte profunda y muy posiblemente inalcanzable, es agitada en esos momentos. Suponen peligro, uno desconocido cuyas siluetas se conforman en la imaginación según el dolor ajeno se va haciendo mas real en nosotros. Esos gritos no pueden ser olvidados, permanecen atrapados en nuestro recuerdo, desgarrándose de forma eterna en lo que fue realidad o dilatada fantasía. No obstante, hay algo en ello que nos transporta a una situación similar, nos hace pensar, reflexionar... y finalmente a contemplar la posibilidad de que aquellos gritos, bien podrían haber sido arrancados de nuestra garganta.
Quizás fueron golpes, sendos y retorcidos filos bañados en el óxido cortando la carne, penetrando en ella con dificultades notorias y mellándose entre nuestros tejidos, dejando tras de sí todo un reguero de sangre y partículas metálicas en un beso de sensaciones espantosas. Y en ese dolor, esa recreación de lo que puede ocurrirnos a nosotros en cualquier instante, permaneció Saizen al caminar de vuelta.

Agradeció que Sheru regresara sana y salva, aunque descompuesta por el peso de sus acciones y debilitada de sobremanera ante unos actos que parecían superar por mucho su resolución. La observó con una compasión casi paternal, cercana... pero pronto se halló en una espiral indeseable en la que rechazaba aquellas sensaciones de debilidad. Algo confundido al principio, Saizen no supo como procesar aquel torrente ennegrecido que parecía surcar de forma incontrolable. Se detuvo cuando Sheru necesitó de hacerlo para devolver, observó la escena con mirada imperturbable, altiva y casi superior. Torció el gesto de una forma que no creia que sería capaz, sintió un atroz ardor en la laringe.

- No hagas tal cosa. Ellos no lo habrían hecho por ti y quizás en estos momentos se estarían congraciando con tus órganos expuestos y tu sangre calentándoles las lenguas. - Dijo, en voz alta y tono absolutamente reprochable. Sintió asco de si mismo, vergüenza inenarrable ante lo que acababa de describir y el desprecio con el que lo había expresado. Negó rápidamente y su gesto de impávida superioridad se terminó transformando en una mueca de espanto. Soltó un aliento profundo que casi le provocó que vomitase tanto como su compañera. Volvió a negar con insistencia con el fin de despejar sus ideas, sus ojos se hallaban brillantes y cargados de lágrimas. - Perdóname... creo que esto me ha afectado mas de lo que quiero reconocer. - Su voz rota parecía creer en ello de verdad, pero algo en si mismo, seguía empujándole a defender su postura. Alguna parte execrable de él, que bramaba insolencias y palabras hirientes trataba de coaccionarle. Temeroso de ello, guardó silencio.

Aquellos arrebatos se habían convertido en un hábito desagradable e insistente. En ocasiones en las que se excitaba demasiado... no, terminó por desechar esa idea. Ocurría en momentos en los que la violencia ejercía, el desastre, la desgracia derramaba su espeso y asfixiante icor sobre su vida cuando podía asegurarlo. Dicen, y ello lo pensó con el corazón tembloroso de un niño al abrir una puerta prohibida, que en esos momentos uno puede vislumbrarse tal y como es en realidad. De ser así, no pudo sino despreciarse ¿De eso se trataba? ¿Se avocaba a un proceso abominable en el que sus valores terminarían derribados y profanados? Ello arrancó de sus labios una mueca de miedo contenido, un temblor que surcaba rampante el labio inferior e hizo estremecerse al resto de su cuerpo. Era aquellas ocasiones en las que de verdad, podía hallar un sentido completo y desprovisto de frivolidad en el espeluznante término; prisión de la carne.

Entrando en el mercado, su objetivo inicial en esta epopeya indeseable que había terminado por trastocarle de formas que jamas habría imaginado, Saizen aceleró el paso echando la mirada a su diestra de tanto en tanto para comprobar si sus palabras habían herido de sobremanera a su cercana compañera. Ya frente al mercader, orondo, como una burla deliberada que hacia de reflejo del mismo aspecto del felino o probablemente, al contrario. Sus despectivas maneras hicieron que Saizen germinara de nuevo aquellos sentimientos que con tanto ahínco trataba de enterrar muy profundo en su pecho. Sus desprecios por su trabajo, si bien ínfimo resultaban tolerables, hasta el punto que bajó la vista tratando por todos los medios cerrar los ojos y contener aquella marea de acciones que trataban de asfixiarle, tomar el control y... ¿Que hacer? ¿Darle muerte? Su cuerpo es pesado, pero su cuello sudoroso, lleno de pliegues de obscena obesidad parecía clamar por una liberación anticipada. Se contuvo apartando la mirada y dejando que arrojase su recompensa al suelo.
Avergonzado enormemente de su inacción pudo ver como el Sr. Whikers era alejado y el comerciante con él. Su temple se rompió al ver a Sheru agachándose para recoger el denigrante sobre por el que todo esta farsa se había orquestado.

-E-Es l-l-la p-primera v-v-vez q-que n-nos p-pagan.-  Y ello la hizo llorar entre sus rodillas. Saizen se agachó junto a ella rodeandola con el brazo derecho por encima de los hombros y acercando su cuerpo contra el suyo. Ojeando en el interior del sobre halló una verdad dolorosa ¿Aquellas monedas y billetes descoloridos? Eran el precio que te ofrecían por la ignominia.

MISIÓN:

Escolta al Sr.Whikers
Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kirigakure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Se te ha oficiado en la oficina principal de la aldea para hacer una gran escolta. Cuando te presentas en el lugar ves a un gato gordo, de bigotes largos y cara de comer mucho, sentado sobre un cojín morado. Esa será tu misión, llevar al gato sano y salvo a un importante Jounin de la aldea. Cuidado, el gatito araña.

PARÁMETROS:

Resistencia = 12 + 0 + 0 + 0  = 12
Fuerza=13+0+0+0=13
Velocidad=25+0+0+0=25
Percepción=12+0+0+0=12
Ninjutsu=8+5+0+0=8
Fuinjutsu=10+5+0+0=15
Genjutsu=4+5+0+0=4
Kenjutsu=10+5+0+0=15
Taijutsu=5+0+0+0=5
Iryoninjutsu=1+0+0+0=1

INVENTARIO:

Mochila (0 kg / 10 kg)


Acceso directo a la Tienda

Recuento:

- Líneas exigidas: 30
- Líneas totales: 167
- Líneas restantes 137
- A repartir: 10 puntos en Fuinjutsu - 6 puntos en Kenjutsu - 1 punto en Resistencia
-


TEAM CHINCHILLA:

✓MISIÓN ACEPTADA
Shinobi's Justice


Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.