Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Llegué a casa después de recoger unas compras a las que me había mandado Nina, a comprar lo típico. Naranjas, manzanas, mucha fruta por lo que veo. Fui a por ello y cuando volví pude ver una escena inusual. Nina estaba sentada y esperando en la mesa que está en medio de la casa. Tenía la espada encima de la mesa, envainada, y tenía los ojos cerrados. Parecía algo serio, no sabía que podía ser y no quería llevarme nada raro, pero parecía serio. -¿Nina?- Dije en bajo. -¿Qué pasa?- Dije tras eso, dejé la compra a un lado tras entrar en casa. Cerré la puerta no sin antes fijarme de nuevo en la marca que había en ella. Al lado del manillar había 4 pequeños cortes de espada, no los había visto antes, puede que no me hubiera fijado, pero eran nuevos. Eran curiosos, un poco curvos y parecían significar algo, al menos no parecían aleatorios. El aire cada vez es más tenso, Nina no abría los ojos y seguía seria, impasible. Me daba ya miedo, no decía nada, esperaba algo de ella pero no llegaba. Me senté delante suya, al otro lado de la mesa y me puse en posición, dejé mis cosas al lado de donde me había sentado y apoyé los brazos encima de la misma mesa, usándolas para dejar mi cabeza encima y seguir mirándola. Pasé la mano izquierda por su cara, esperando una respuesta.

15 líneas.


~~
El día había llegado. Desde hace unos meses mi preocupación por el mismo tema había aumentado. La historia me había llegado, el tope se había alcanzado y se había cumplido. Yo sabía lo que iba a pasar, yo sabía a lo que venía, pero no Svel. La había metido dentro de algo, algo que no quería que afectara a nadie más, pero estaba dentro y ya tenía que contárselo. Aún sentada, sin moverme ni dejarme afectar por Svel y su mano, empecé a hablar. -Es una historia larga, ponte cómoda. De primeras, todo surge por esto.- Saqué la espada de su funda. En la parte del filo de Value, al lado del mango, se veía un pequeño símbolo. -Esto es el símbolo de la familia. Como puedes ver en esta pequeña parte, se parece a la que hay en la puerta. Yo de echo no debería llevar esta espada, pero todo a su momento.- Tragué un poco de saliva y empecé a contar la historia. -Nací en una acomodada familia de espadachines después de todo, en la familia Skit. De pequeña me encantaba jugar con la espada y entrenar con ella, por ese entonces tenía una espada de madera y una un poco más seria, pero poco más. El destino de toda chica en el clan es ser dama de manejo, básicamente dirigir entre las cortinas las maniobras, tener el cargo más alto pero los chicos no, ellos eran los luchadores. Se ha dado casos de incumplimiento de esta norma pero atrajo muchos problemas y desde entonces se hizo mucho mas dura. Mi destino, por mucho que entrenara era dejar la espada. Entrené y entrené y al final era hasta mejor que mi hermano con la espada, bastante mejor. Tenía por esas épocas también un primo. Seguramente por algún ataque de celos, mi hermano presionó para acelerar la ceremonia y alejarme a mi de la espada. En esos días, estaba muy cabreada y quería renegar la idea de pasar haciendo misiones ocultada tras una cortina y quería usar la espada. No era algo extraño que mi hermano expresara el odio hacia mí, y con eso mi primo también lo hacía. A mi primo le tenía más cariño incluso, le tenía, antes...- Tomé un poco de saliva. -En una de las jugarretas, se pasaron y dejó de ser una jugada, a ser algo serio. Los entrenamientos poco a poco entre nosotros se hicieron más y más duros, las horas pasaban y la tensión aumentaba. En uno de ellos a espada, como siempre, se volvió algo más duro y me produjo un corte en este brazo.- Señalé mi brazo derecho. -Hace aproximadamente medio año, se produjo la catástrofe. Uno de los entrenamientos se fue de mano y se produjo un entrenamiento... Más peligroso. De una manera u otra el entrenamiento estaba de mi mano, mi hermano no podía seguirme y mi primo se interpuso en medio. El golpe que quería dar no era mortal, pero al ponerse él en medio sí que lo fue, y en ese día maté a mi primo. La familia se volvió en contra mía, sobretodo mi hermano, y perdí el apellido... Temporalmente. En una noche, dos tras esa, me reuní con mi padre. Hablé con él y me dijo que personalmente no quería hacerlo, pero el nombre de la familia lo debía. Me dio un motivo, me dio un arma para defenderme, me dio una noche para correr y protegerme. Me dio la Value, una de las espadas más importantes de la familia y me dejó correr. Me protegí llendo de convento en convento, no tenía casa después de todo, y ahí me recogiste. Hasta ahora, he sido feliz en estas paredes, en esta casa. Pero ya vale, ya debo salir, esto no puede salir. Mi familia me persigue por eso y me ha encontrado, hoy, esta madrugada, han terminado y me han dado el ultimátum, tal cual lo hacen en mi familia, completando el cuarto corte. Esta noche, será la última. Hay que estar preparadas.- Mi voz empezaba a temblar, las manos también, las empujé contra mis piernas y seguí hablando. -La espada...- No me salía la voz. -La espada cambia dependiendo de su usuario, y en este caso así es como yo la veo, así es como la quiero.- La enseñé. -No quiero envolverte, traerte conmigo y que te pase algo no quiero ni imaginármelo, así que esto podría ser un adiós, salga lo que salga, no quiero involucrarte más.- Las lágrimas empezaron a caer por mi rostro.

46 líneas.
Escuché la historia atentamente, frase por frase, hasta terminar y quedé alucinada. No me imaginaba que tuviera algo detrás así, siempre la veía como una chica adorable que trataba a la gente por igual, fuera quien fuera. -Pero, ¿entiendes lo que me quieres decir? Es imposible que te deje ir sola, al peligro, y mucho menos siendo yo como soy, es un no rotundo, yo te acompañaré, digas lo que digas, y hoy iré contigo a comprobar lo que va a suceder, seguro que tienen tu perdón y puedes volver a lo que eras, seguro que... seguro.- Me corté. Tenía muchas preguntas en mente, y quería hacerlas todas. -Y entonces, ¿porqué querrirías meterte a ser ninja? Eres una gennin pero... No cuadra mucho con la historia.- Muchas cosas corrían por mi cabeza y quería preguntarlas todas, pero prefería que me contara todo ella por sí misma. -De verdad creo que no habrá problema. Según has contado tu padre es una persona seria y respetable, que no dudará en dejarte avanzar de nuevo. Puede que no dentro de la familia, puede que lo que tengas sea solo el nombre, pero al menos vivirías más segura.- Otra idea se me cruzó por la cabeza. -¿Y si simplemente nos movemos a otro lugar? Hay muchas aldeas a las que ir, muchas que visitar, ya he ido a un montón de ellas y he visto lugares donde vivir, podemos...- La voz se me cortaba a mí también, simplemente no podía creerme lo que me había contado, pero estaba intentando poner soluciones, proponer algo para ver que pasa.

17 líneas.


~~
Empecé a hablar de nuevo. -Yo... No quiero arrastrarte en ello, pero conociéndote, no podría. Muchas cosas me has preguntado, y tendré que responderlas todas. En primer lugar. Es mi honor, se juega mi futuro, todo lo que pueda tener, soy una Skit y tendré que responder ante ello, no puedo dejarlo a un lado y huir.- Me quedé pensando en como contestar a lo demás. -A lo demás, soy una Gennin, pero porque quería probar mis fuerzas, más o menos. Fue antes de renegar de mi familia después de todo. Hice un examen chunnin de hecho, como el que hiciste tú, y no usé la espada en absoluto, tuve un problema con la familia y sabría que mi hermano no quería que yo aprobara, de alguna manera u otra con problemas con él y pérdida de ganas, acabé dejándolo. Puede que sea después de todo una chunnin alta, o incluso una jounin si me esforzara en ello, pero en otro rango me quedé. No me interesaba después de todo. Después de eso, muchas cosas pasaban. Cuando fuimos atacadas por la cucaracha gigante se me fue la pinza y usé una técnica de asesinato, conjuntada con un instinto asesino. La familia después de todo no se va de las venas. También, deberías coger el hábito de meditar. Siempre he ido un paso por delante en estas cosas, y no quería que llegara este día, pero me iba acostumbrando a ello, asumiéndolo. Entrenamiento físico no quería tener en parte, solo quería mentalizarme de que este día llegaría.- Tenía que pasar de tema de nuevo, al principal. -No sé porqué mi padre ha elegido ahora venir a por mí, pero las marcas solo se ponían en las casas de los que iban a ser asesinados o como mínimo maltratados. No es un símbolo pacífico así que tengo miedo. No sé que ha pasado con mi padre, pero quiero averiguarlo, así que prepárate.- Yo ya estaba preparada, necesitaba la ayuda de Svel por mucho que dijera que no. Necesitaba que ella se preparara y esperar a la noche, era normalmente cuando se realizaban las entregas, es decir, cuando alguien del clan iba de caza. Me senté en la cama esperando una respuesta, que ella se acercara, que hiciera algo. El ruido de fuera se había vuelto sordo, el aire era cortante y se respiraba un ambiente extraño. En un momento se había vuelto algo muy serio y no quería que siguiera así. Quería que todo se solucionara, quede como un susto y después de todo no pasara nada y siguiera mi vida como tal. Solo esperaba que pasara, no era mucho pedir...

27 líneas.
Las cosas que me decía me entraban como puñaladas, cada frase, cada palabra, sentí que se había tratado de una mentira. Las cosas que me contaba eran superficiales, no había indagado en su pasado nunca. Le pregunté cosas pero todas las respuestas eran vagas, y ahora sabía porqué. Acababa de asimilar lo primero de todo, la historia, la persecución, y ahora no sabía como tragar esto, aunque era mucho más sencillo que lo que me había contado hace rato. Me senté al lado suya. -No te preocupes, seguro que habrá sido un error y tu padre no quiere de verdad hacerte daño, así que preparémonos y vayamos esta noche a recibirlos.- Las palabras sonaban un poco vacías, cargadas con algo pero a la vez de nada, el sentimiento era extraño, impotencia, no saber qué hacer o como con miedo, pero daba igual, se tendría que solucionar de una manera u otra. Me fui a buscar las cosas en mi habitación y me armé hasta los dientes con todo lo que tenía. Normalmente lo hago también pero alguna cosa estúpida me dejo, pero esto no iba a ser el caso ahora. Me preparé como si tuviera que salir ahora, pero realmente, lo que quedaba, era esperar. En el sitio, hasta que la noche cayera, y entonces salir a buscarles a ellos en vez de ellos a nosotros. No sabíamos cuantos vendrían ni con qué intenciones específicas, pero podíamos imaginarlas.

Caía la tarde y seguíamos sentadas en la misma situación. La tensión había desaparecido un poco y hablábamos de tonterías que no tenían nada que ver con el tema, intentando distraernos. Seguían pasando los minutos, y con ellos las conversaciones triviales. Hasta que llegó el momento. La tensión volvió al aire, y se podía notar en el ambiente que debíamos estar preparadas, pero que no lo estaríamos. Esto podía considerarse una misión normal y corriente, como las demás, pero sin estar seguros de que quieren nuestros enemigos, y sabiendo que si va mal Nina y yo nos alejaríamos. Salimos de casa y cerramos, nos escondimos en unos árboles que andaban cerca y dejamos que el tiempo pasara, en silencio, sin decir nada, hasta que ella lo decidiera.

24 líneas.


~~
A Svel se la veía intranquila. Normalmente va a las misiones y las realiza como si nada, tanto si acaba viniendo herida como si no, pero esta vez no era así. Estaba en la rama del árbol, junto a mí, esperando, pero yo estaba menos nerviosa que ella. Puede que la historia que había contado fuera verdad, pero le había contado lo peor de ella después de todo. Los minutos pasaban uno tras otro, sin decir nada, expectantes, hasta que algo apareció, unas sombras se acercaban de un lugar a otro, viendo si les habían visto, comprobando. Me quedé mirando hasta saber si de verdad tenía que ver con mi hermano o no, y me quedé fijamente mirando hasta saber si era así o no. Tras un minuto más, en cuanto se acercaron, pude comprobar la figura de, efectivamente, mi hermano, así que decidida, miré a Svel, y sin dejar de mirarla desenvainé la espada y salté detrás suya, y este no se dio cuenta. -A que vienes.- Le había puesto la espada en la nuca, esperando una respuesta. -¿Porqué ahora y no antes?- Seguí preguntando. -Fácil hermanita, ahora necesitamos tu espada, y tu deshonor a la familia, te necesitamos a ti, tienes que venir con nosotros.- ¿Quería la espada y a mí? -La espada me la dio mi padre, me pertenece, no te la daré, dime de verdad, ¿para qué me quieres?- Tenía mi mirada fija en sus movimientos, por si hacía algo innecesario. -¿Padre? ¿Qué padre? ¿El que te prefería a ti? ¿El que no decidía ir a buscarte pese a ser una ladrona y una traidora? Vaya, sí, ese padre que ahora no está.- ¿No está? -Ha muerto, y le ha dado el mando de la familia a su hijo mayor, a mí. Así que ahora, he decidido a recuperar lo que era nuestro, la espada, la...- Antes de que lo dijera, grité yo. -Value, se llama Value, quieras o no.- Se escuchó un leve ruido de su boca, parecía que eso le molestaba. -Y tu no quieres seguir el curso de los Skit, quieres aprovecharte y lo harás ahora que ha muerto... p...- No me salían las palabras del todo, la noticia me había llegado muy de repente, y aunque no supiera si me dice la verdad o no, que esté aquí a por la espada ya era suficiente. -No te la daré, yo no iré, y tampoco te daré la espada.- Mi hermano se giró, y me miró con una mirada algo sádica. -¿Tu?, tu no vienes con nosotros, solo queremos la espada cambiante, nada más.- Había sentenciado sus intenciones, era claro. Desenvainó la espada y dio dos golpes en seco que se quedaron en nada. Paró. -Vamos a otro lugar que aquí hay ruido y estamos cerca de la ciudad, no es como si tuvieras otra alternativa después de todo.- Me dijo mientras 2 de sus acompañantes me apuntaban con sus espadas. Espadas en las que se veía el símbolo del clan pegado. Al andar sin mover mucho la cabeza miré hacia la posición en la que estaba Svel, rezando para que no saltase en medio de todo... No ahora.

31 líneas.
Vi en primer plano como saltaba en medio de... ¿5 enemigos? Que pudiera contar había 5 en ese momento, uno era el hermano al parecer, el de las historias, y los otros 4 parecían también espadachines. No sabía muy bien como reaccionar ante esto. Me quedé parada, sigilosa, sin hacer nada. Escuché toda la conversación mientras me ponía de los nervios. Toda una familia ahora estaría persiguiendo a una pobre chica, y eso me parecía intolerable, porque la chica era Nina. Vi toda la acción mientras ellos hablaban y como arrastraban a Nina, y me quedé expectante. Me lanzó una mirada que me indicaba que estuviera quieta, me conocía esas miradas, ellos no sabían que yo estaba ahí, o si lo sabían no querían mostrarlo. Me moví entre los árboles y las ramas haciendo el menor ruido posible, sin dejarme ver o escuchar, mientras estaba atenta. Sujetaban a Nina como si fuera un rehén, puede que para ellos lo fuera, y salté fuera del árbol para colocarme en un arbusto detrás. Tras tantas misiones de espionaje sabía más o menos como evitar hacer ruido en cualquier posición. Me quedé parada, escuchando y mirando, viendo la escena.

13 líneas.


~~
Estábamos en un pequeño claro, los árboles habían dejado paso a una pequeña formación de hierba. Era de noche y buscar con la mirada entre los árboles a Svel era difícil después de todo. -Dejádmela a mí, vosotros id a por el que está escondido entre los árboles.- Me miró fijamente. -¿Te creías que no me daría cuenta? Has convencido a alguien para traer como refuerzo aquí, pero de nada servirá.- La había descubierto, el problema es, ¿hace cuanto? Salté un paso hacia atrás en cuanto miró a sus compañeros y puse la espada al frente. Esto era un duelo, un duelo que no me permitiría perder. El sacó la suya, una espada importante para el clan también, casi como la que tenía yo. Con las piernas un poco separadas y la mano detrás de la cadera, me puse en posición. -Sabes, tengo que admitirlo.- Empezaron los golpes de espada. Golpes sencillos eran los que lanzaba yo, pero desde el primer momento él iba mucho más duro. Buscaba desde el primer momento los puntos débiles, buscaba debilitarme y asesinarme desde el principio, lo sabía con solo mirar su espada moverse. -Siempre fuiste mejor que yo, eso está claro, pero el último tiempo no ha sido en vano.- Me hacía movimientos que no estaba acostumbrada a recibir, esos movimientos no los tenía antes, y eso me asustaba. -No creo que jugando a estar protegida y huyendo te hubiera servido, y esta batalla está sentenciada.- Yo nunca le mostré todos los golpes que tenía a mi hermano, y ahora sería el momento, pero aún no, aún no...

Siguieron los golpes y yo me ponía más en tensión y mis tajos eran más certeros. En uno de ellos logré darle en una parte del abdomen, pero fue como una pequeña puñalada, como si un senbon se le clavara, nada importante. Se molestó y sus golpes fueron más fuertes cada vez. -Quería disfrutar este momento, pero no podrá ser.- Dio un paso para atrás y me lanzó una estocada desde lejos. Era algo que se hacía en la familia si en un combate no lograbas llegar al enemigo. Tras esquivarla, se lanzó contra mí y de un amago intentó ir contra mis piernas. De nuevo, pude bloquear varios de ellos pero uno en concreto me atizó y me hizo un corte leve en el muslo izquierdo. Saltamos los dos hacia atrás y yo adopté otra postura. -Ahí está, esa mierda molesta de nuevo.- Nunca le gustó esto, pero era lo que le hacía perder. El calentamiento estaba bien pero no era lo que quería, quería un golpe de verdad, luchar a otro nivel, dejar las tonterías. Me abalancé rápidamente contra él buscando hacer un corte en su pierna, pero fue bloqueado, y salté a un lado mientras lanzaba la misma estocada hacia él, siendo esquivada. En el tiempo que llevábamos sabíamos los dos que hubiera sido suficiente para matar a otra persona, pero uno se conocía los trucos del otro. De un par de rebotes salté hacia atrás y después hacia delante, para después agacharme y moverme a la izquierda, poniendo la espada en medio buscando dar un corte en su tobillo. Puso la espada en medio pero lancé un pequeño corte aún así, y vi como su pierna empezaba a sangrar levemente. No se esperaría ese movimiento porque aprendí a ser así de ver combatir a Svel. Me eché para atrás y él me persiguió, dando una combinación de tajos que podía esquivar fácilmente, muy fácilmente, por lo que me preocupaba. El último de ellos, en vez de un tajo, fue un barrido, con el que caí al suelo y tuve que mover la cabeza al último momento para no recibir una estocada entre los ojos. Seguí rodando y me apoyé en un árbol que había cerca para saltar hacia otro lado y ocultarme entre ellos. Tras eso, desde una rama salté hacia abajo y di un golpe potenciado con chakra para conseguir más rango en las técnicas. Como me vio en todo momento el golpe fue fácil de esquivar y aprovechó para darme otro par de tajos, que podría bloquear y usar para contraatacar de nuevo, intentando apuñalar alguna parte de su abdomen de nuevo, pero fallando. -Qué molesto es ese estilo, tan defensivo, tan asqueroso.- Dijo de nuevo, mientras se fijaba en mí y su espada crecía en tamaño y se rodeaba de un aura de chakra.

46 líneas.
Estaba entre los arbustos, mirando, cuando 4 de ellos se acercaron a mi posición, me habían descubierto seguro, no era normal. Uno de ellos se quedó vigilando, expectante mientras 3 de ellos me perseguían, todos ellos iban a por mí. Me quedé expectante aún así de Nina y de como empezaban sus golpes. Salté a un árbol. Yo no iba a jugar fácil, no. En cuanto uno de ellos apareció, ya me había puesto los guantes, y salté dando un golpe desde arriba a su cabeza, golpeando justo la parte más alta de su cuerpo, y dejándolo en el suelo. Los otros dos se acercaron y desenvainaron, pero no solo eso, sus espadas fluían con chakra. El primer tajo que recibí me lo comí de lleno. Me dio en la parte baja del cuello, ya empezando las costillas, encima del pecho. Era leve, pero se había notado y empezó a sangrar un poco. No dolía, si no que picaba, era lo normal en un corte de ese tamaño. Me alejé un poco y mi primera reacción era sacar la botella y dar un trago mientras seguía corriendo hacia atrás, necesitaba ser capaz de ser impredecible. De un movimiento a otro conseguí escabullirme y esquivar los siguientes golpes. Di un paso hacia delante y lo combiné con un salto de los guantes hacia el otro lado, dejando a uno de ellos descubierto y atizándolo con fuerza en el abdomen. Me había dado de lado por lo que el golpe fue directo al hígado, donde más dolería. El otro estaba delante mía y parecía impasible. Sus dos compañeros habían caído y seguía sin mover la cara, ni una mueca. Adoptó una posición defensiva y me atacó por ambos lados a la vez. Lanzó un tajo que viajaría como una onda y después un tajo de verdad. No me di cuenta y no me dio tiempo a esquivarlos, por lo que tuve que elegir cuál de ellos tenía que darme, y elegí la espada, la de verdad. Me atravesó un poco el hombro derecho pero el golpe que le di fue también contundente.

El brazo derecho se me había dormido un poco, al instante, tras recibir ese corte. Podía moverlo, pero me costaba un poco, el golpe me lo había dado en alguna zona importante. Salté hacia él y al momento me agaché, abrí dos puertas celestiales de golpe, miré hacia delante y golpeé lo primero que vi con el puño, la ingle. Tras eso, volaron una serie de puñetazos y patadas a modo de combo. Miré de nuevo hacia donde estaba Nina y no parecía tener problemas, pero no se sabía. Me alegré un poco y comencé a avanzar hacia donde estaba ella. Faltaba un guardia, no sabía donde estaba, pero él seguro que me veía a mí. Mis ojos empezaron a brillar, lo que daría lugar a que el no podría perderme de vista. Me quedé en el sitio, estaba de mejor humor, parecía que esto iba a ir mejor, y que todo sería solo un susto.

30 líneas.


~~
Los golpes seguían sonando, viajaban a través de los árboles y sus finas ramas. El combate parecía que lo llevaba yo, que las riendas estaban a mi nombre. Las estocadas, las fintas, los golpes seguían saliendo. Recibía algún que otro golpe pero él recibía más. Siempre fui mejor que él, y siempre lo demostraría. De uno de ellos, resultó en mi brazo cayendo hacia un lado y su espada corriendo hacia mi cuello, pero lo pude evitar rápidamente. Mi cuerpo se había envuelto en un chakra morado, especial, era mi habilidad, la mía propia. Mi espada se volvió un poco más grande, acorde con el modo en el que había entrado. Lo había hecho porque había visto a Svel venir, era normal que ella se librara de la gente, pero el jefe estaba delante mía. Quería acabar rápidamente, llevarlo ya fuera de este lugar y seguir viviendo con Svel después de todo. Empecé a canalizar y elevé la velocidad a las nubes. Había necesitado pocas veces entrar así. Di un par de tajos y conectaron los dos, y me paré en el sitio, pero cuando lo hice algo me dio por la espalda. Una espada atravesó mi espalda, desde detrás, y sobresalió por delante, la podía ver, estaba ahí, saliendo de mi pecho. Giré un poco la cabeza y habían otras 2 personas. Intenté sacármela pero los movimientos eran algo en vano. -De verdad creías que vendría sin prepararme, qué ingenua eres, siempre lo fuiste, pero eres la desgracia de la familia, y tienes que pagar.- No podía moverme y el golpe dolía mucho. Di un paso hacia delante y logré quitarme la espada de en medio, pero antes de poder dar yo un tajo su espada, la de mi hermano, me atravesó de nuevo. Mi vista se derribó, no podía mantenerme de pie apenas. Intenté dar unos golpes desesperados con la espada, pero no eran nada que pudiera hacer frente a alguien que no ha sido atravesado dos veces. Todo se veía borroso, no podía notar nada, no podía ver nada, todo era negro. El dolor se iba poco a poco, tenía mucho sueño, mucho, quería dormir, pero me habían hablado de la sensación antes. En mi mente resonaba una voz, yo no era lo suficientemente fuerte como para decirlo en alto. - “¿Voy a morir?”- Pensaba, no sabía como arreglar esto, puede que ya no fuera necesario, puede que... No podía mantenerme. Quería que todo saliera bien, hablar con mi hermano, pero no parecía a la labor, solo quería incapacitarlo y poder volver a hablar, solucionarlo, volver con Svel, pero no parecía así, no. No sería el caso, lo siento Svel.

27 líneas.
Pude observar todo. Como Nina usaba algo que yo no había visto, y seguro que nadie, como la agarraban por detrás, y como sin que yo pudiera decir nada era atravesada y dejada en el suelo como si no fuera nada. No podía creer lo que estaba viendo, no era real, seguro que era una ilusión, un genjutsu, tenía que serlo. Agarré una bomba pimienta y la tiré contra el suelo. Mis ojos empezaron a llorar, por las dos razones, acababa de ver a Nina en el suelo, y la bomba solo ayudaba a que esto empeorara. Esperaba salir de la pantalla de humo y ver a Nina bien, pero no era así, seguía en el suelo. Me quedé de rodillas, esperando qué pasaría a continuación. No podía moverme, era culpa mía. Tendría que haber salido antes, tendría que haber acabado con los enemigos antes, tendría que saltar antes, tendría que... Todo... Antes. Mi vista no era suficiente, da igual cuantos músculos tienes si eres incapaz de ver lo que te estaba pasando delante con suficiente velocidad. No servía de nada, me sentía impotente. Seguía sentada, llorando, mirando el cuerpo de Nina, esperando que se moviera. Veía como el cabrón que la había atravesado dos veces cogía su espada, como esta cambiaba un poco de forma, y veía todo borroso por las lágrimas. Los dos que la sujetaron y le dieron la puñalada por la espalda se acercaron a mí. Me clavaron ambos la espada en el abdomen. Una de ellas pude sujetarla pero mi brazo derecho no daba para la otra. Estaba dañada, no podía aguantar más. Apreté la espada con fuerza con mi mano izquierda, hasta cortarme con ella, apreté y apreté hasta que le hice una grieta. Mi chakra estaba revolucionado, no sabía que hacer, pero había algo que debía. Apreté el puño con fuerza, me picaba, pero me daba igual, seguía mirando a Nina, en el suelo. Abrí otras dos puertas y me decidí. Esto no seguía así, esto no iría así. Me levanté del suelo poco a poco y con un brazo de sangre que salió de mi hombro derecho, agarré el cuello de el que me había clavado la espada, y con el otro hice lo mismo, mientras seguía sujetando el filo de la katana con la mano. No sentía dolor, no sentía movimientos, no sentía sonidos, pero aún así, estaba destrozada por dentro. Apreté con toda la fuerza que tenía en el momento hasta dislocar sus cuellos, pero delante tenía alguien al que quería ver sufrir con todas mis fuerzas. Conocí a Nina en mi peor momento, en la forma berserker y no me acuerdo de nada, pero no quiero despedirla ahora de la misma manera. Me abalancé hacia él y sacó la Value para usarla contra mí, pero me da igual. Con un brazo bloqueé la estocada, pero esta lo atravesó, de un lado a otro del brazo, del único que me quedaba servible, de los míos al menos. No podía sentirlo pero al momento lo noté más débil. Con los brazos de sangre cogí su cuello y lo agarré con fuerza. Antes de romperlo como a los otros, lo tiré al suelo y le di de golpes hasta que su cara ya no parecía una cara, ya no era considerado una parte de su cuerpo. Ya estaba muerto, pero se lo merecía, así que igualmente agarré su cuello y lo disloqué también.

Me acerqué a Nina e intenté que se moviera, le grité, aunque no podía escucharlo. Su sangre se juntaba con la mía en el suelo, le salía de todos lados, no podía seguir viendo eso. Intenté agitarla pero no había manera, simplemente, ya no estaba. Seguí gritando y llorando por un buen rato, hasta que tenía que asumirlo. Nina ya no estaba y no podía hacer otra cosa. La familia Skit la había asesinado, y tenía que esperar a ver cuál serían las consecuencias, mejor dicho, las tenía que dar yo. Me levanté y tenía pensado ir a la casa, central, base, lo que fuera de ese asqueroso clan. Pero no podía moverme, una pierna mía estaba algo dañada y mis brazos no respondían. Los de sangre seguían ahí y quería aprovecharlos y me quedé junto a Nina, sin hacer nada, esperando. Con el tiempo que me quedaba de las puertas, antes de desmayarme, la cogí y me la puse al hombro. Empecé a correr hacia el hospital más cercano, entré, estaba llena de sangre, no podía hacer nada, y la puse en una camilla, sin que nadie preguntara. Los ninjas médicos llegaron y empezaron a hacerme pruebas a mí, pero los rechacé y los obligué a ir a por Nina, a curarla, a salvarla. Me miraron y me hablaron, pero no podía escuchar. Hice un gesto, entonces señalaron a Nina, e hicieron un símbolo con las manos característico. Nina no estaba, había muerto, delante mía, sin poder hacer nada. Al poco momento de eso me desmayé justo delante de los médicos, y desperté a los varios días.

Tenía escayolas en ambos brazos y estaba hospitalizada. Sabía que me curaría, sabía que esto pasaría, pero no podía dejar de pensar en Nina, en lo que le había pasado, en como no había podido hacer nada, en todo. No podía dejarlo así, desde luego que no. Nunca, jamás. Esperaba algo de alguien, pero ya no sabía de quien, Nina era todo lo que tenía, todo lo que me importaba y todo a lo que aspiraba, y ya no estaba, ya no pertenecía a este mundo. No podía dejarlo estar, pero no sabía que hacer. Me quedé dormida por otros cuantos días más.

56 líneas.


~~
IMPORTANTE: Con esta trama dejo claro la muerte de mi personaje de rol, Nina, que acarreará eventos muy importantes para la trama de Svel, eventos que sucederán poco a poco.

Líneas:

Líneas realizadas: 332 (en total, contando las de Nina y las de Svel)
Stats subidos:
13 de taijutsu, hasta 60, (260 líneas)
3 de ninjutsu, hasta 33 (60 líneas)
1 de fuinjutsu, hasta 23 (10 líneas)


~~
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.