Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión en el calor





Ha pasado un tiempo desde la última vez que había decidido hacer algo. Me había tomado un buen descanso y, quitando los entrenamientos claro, no había hecho mucho en los últimos tiempos, bueno mucho, nada. Algo dentro de mí se quejaba por ello y no quería seguir, la acción tenía que recorrer mi sangre. Hubiera sido mucho más sencillo ser alguien más... normal. Haces cosas normales, es decir, pocas, no eres un ninja, vives bien, desprotegido y a merced, pero bien. Nah todo eso en realidad no valía nada, ¿de qué sirve todo si no puedes poner tu vida a riesgo en cada pelea? Eso era lo único que importaba del todo realmente, lo demás no vale. En uno de los intentos de superarme a mí misma y cambiar el punto de vista, no había conseguido nada ya que no quiero cambiarlo, no sé ni qué pretendo.

Todo esto venía a punto de que no estaba haciendo nada y mi cuerpo me lo pedía, sí. En una búsqueda de las misiones que me gustaban, no encontraba nada que me pusiera los pelos de punta, algo que eligiera en un primer vistazo, pero no encontraba nada. Al volver a casa miré decepcionada a Nina esperando una idea pero no parecía que colaborara mucho. Y si, no mejor no. Vale sí, y si, me voy de nuevo a los Volcanes. Me gustaba su forma de ser y su paisaje me era bonito a la vista, familiar incluso podría decir ya, aunque está algo lejos y siempre puedo mirar de nuevo mejor. Me di la vuelta y volví a mirar la lista de misiones de Kusagakure, incluidas las B, pero no quería leer mucho y no me interesaban a primera vista. En una idea de locura se me ocurrió visitar el otro país al que no había ido, el País del Viento. Había oído realmente poco de él, pero sabía que era aliado de la Hierba y que me irían a recibir de forma agradable... espero. Como no sabía donde estaba la aldea oculta de el Viento, fui a preguntarle a uno de los Jounin que rondaba cerca, a lo que su respuesta fue algo como: -La arena eh JAJAJA estos jóvenes enérgicos de hoy en día.- Algo había mal, le volví a mirar más seria esta vez. -AH que me lo dices en serio, estás loca.- Ese no era el tema de conversación, quería ir a la arena y no me lo estaba diciendo. -Oh espera, ¿no eres tu aquella chica que hace siempre mucho ruido? Y la de las mafias y lo de... JAJAJAJA ay, nah me he confundido lo siento.- No se había confundido, para nada, me resultaba gracioso el Jounin, parecía vivir cada momento que podía. -No ahora en serio yo, quiero saber como llegar, ¿me dirías como?- Su cara se puso un poco más en serio, y no dudó en entrar a una habitación que había por ahí y tras unos minutos salió con un mapa. -Escucha atentamente.- Me decía mientras sujetaba el trozo de tela en la mano. -Encontrar en la arena lo que buscas es difícil porque está cubierta hasta arriba de... ¡Exacto! Arena, y está escondida. Por suerte, al ser aldeas aliadas puedes llegar fácil y está marcado con una cruz el sitio del destino.-Era algo que no sabía. La única información que tenía posiblemente era que el sitio estuviera plagado hasta arriba de arena y que por ello, nadie la quería, o si la quería, la perdían rápido por la dificultad que tenía de mantenerse ante las tormentas. Lo había sacado de un libro, investigando sobre mi propio clan se aprenden muchas cosas. El sitio estaba realmente bien marcado en el mapa, no como los pocos que había usado hasta entonces, que eran interpretativos y no sabías muy bien por donde te venían. En él se podía ver como el País del viento era directamente fronterizo con el de la Hierba, y al ser aliados, seguro que no tenían ningún tipo de guardia en ningún sitio, o aunque la hubiera, no tendría problema la pasar solo enseñando la placa.

El camino fue usando un carruaje sencillo, de esos a los que no querías acostumbrarte, ya que eran incómodos y cubrían poco. No era algo molesto ya que no iba a llover, pero si podían caer tormentas de arena y podía ser un problema. Mi equipaje era básicamente el de siempre, al tener pocas cosas siempre puedo llevarlas todas. No sabía realmente si alguna de esas misiones me iba a gustar, pero sabía que por la misma obligación de ir alguna acabaría haciendo, y así podía decir que había visitado algún país más, aunque solo fuera por fardar. El viaje se hizo más corto de lo que esperaba, y sobretodo fue directo al grano, la aldea tardé un rato en encontrarla, aún con el mapa, debido a lo igual que me parecían todas las dunas entre sí. El calor era muy elevado, pero soportable, el problema era que se te obligaba prácticamente a llevar ropa encima constantemente, y eso era algo que no ayudaba, a lo que tendrías que acostumbrarte, y yo no lo estaba. La aldea era curiosa, las casas eran algo extrañas en forma, aunque dadas las condiciones, no se puede hacer mucho más. Ahora que lo pienso, no había visitado la aldea oculta de los Volcanes, había ido a un festival, a un laboratorio, a una misión, pero no la aldea, que curioso. Ya ahí pude contemplar lo salvajes que eran las misiones que te venían, y como eran mucho más directas y al grano que en Kusagakure. Este sitio era salvaje en sí. Cogí una que me llamara la atención, de las varias que había, un criminal. -Hm hm.- Dije para mí misma. Me la llevé conmigo, me la guardé y me propuse llegar de alguna manera al sitio acordado con el de la misión, aunque, ¿Como lo haría? No sabía que hacer, así que entré dentro del despacho a preguntar por el correspondido, y entonces, poder avanzar antes y tras eso reunirme con el que tendría que reunirme para trasladar al criminal, aunque sinceramente, hubiera estado bien que lo capturáramos nosotros.

62 líneas.







Parámetros:

Resistencia
=
26
+
0
+
16
+
0
=
40
Fuerza
=
30
+
5
+
25
+
0
=
60
Velocidad
=
20
+
5
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
11
+
0
+
20
+
0
=
31
Ninjutsu
=
1
+
0
+
12
+
0
=
13
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
20
+
0
=
21
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
0
+
22
+
0
=
32
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (12.5 kg / 50 kg)

Sumisión de Universos (1.5 kg)
Disrupción de Tamaños (6 kg)

Kunai x3 (1.5 kg)
Cascabel x2 (1 kg)
Píldoras de soldado x2 (0.5 kg)
Bomba de humo x1  (1 kg)
Sello explosivo x2  (0.5 kg)
Bomba de pimienta x1  (0.5 kg)

Acceso directo a la Tienda

Misión:

Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.




~~
SOBRE LAS ARENAS




Nuevamente Miroko Shirogane estaba enviado una paloma mensaje al departamento de la kunoichi pelirroja, seguramente quiere otro encuentro “casual” como el de hace algunos meses pero esta vez Yumeko no estaba dispuesta a tener que soportar a la novia celosa de su antiguo amante, ya le había arrancado mechones de pelo en una pelea, hacerlo nuevamente sería abusar de ella, así que prefirió pasar de esa estúpida paloma, es más, le lanzo un bola de su arena para espantarla y que se llevara el extraño pergamino que traía en sus patas. La insistente paloma volvió un par de veces durante el día, cosa que ya tenía algo podrida a la pelirroja, pero siempre hacía lo mismo, le lanzaba bolas de arena hasta lograr que se fuera, no quería saber nada de ese tal Miroko, el shinobi de “renombre” si claro… un mujeriego igual que todos, quizás hace un par de años lo admiraba pero ya se dio cuenta que solo era un tonto igual que todos.

La noche caía en la aldea, Yumeko ya se preparaba para dormir pero alguien llamando a su puerta le interrumpió //¿Quién podrá ser a estas horas?// A paso lento y ya con si pijama puesto la chica se propuso abrir la puerta, si era uno de esos vendedores de turno de por si iba a matarle, mira que pasar a estas horas –Hola preciosa ¿Por qué golpeas mis palomas?- Miroko Shirogane, en su propia puerta, de verdad el hombre era muy insistente –Etto… adiós- La muchacha se dispuso a darle un fuerte golpe a la puerta pero un extraño pergamino la detuvo –Solo quiero darte esto, tomate tu tiempo para leerlo, dime si aceptas o no y luego me iré, prometo que solo es eso- Desconfianza, eso era lo que reflejaba su rostro pero aun así tomo el pergamino y procedió a cerrar la puerta rápidamente, dejando afuera al hombre quien quedo un tanto desconcertado con el actuar de la pelirroja.

//Woow una misión especial, tiene hasta un mapa de donde debemos encontrarnos… se ve muy interesante, mucha adrenalina y diversión… creo que aceptare, solo porque la paga se ve muy suculenta// En su interior estaba contenta por la invitación pero aun así abrió la puerta con una cara de culo y le miró fijamente, con unos ojos asesinos que intimidarían hasta al hombre más rudo –Acepto, nos vemos mañana- Sin siquiera esperar que le respondiera algo, volvió a cerrar la puerta de golpe –Vaya, vaya esta chica no cambiara nunca… por lo menos acepto- Eso era suficiente para tranquilizar a Miroko, ahora solo quedaba esperar que no se arrepintiera y mañana llegara al lugar de encuentro.

Al otro día, la muchacha se levantó muy campante, estaba emocionada por tener una misión especial entre sus manos y aun cuando las reglas de su aldea dicen que debe usar ropas que cubran gran parte de su cuerpo, ella se puso las que tanto la caracterizaban, mostrando sus cuerpos y dejando mucha carne descubierta, le daban igual las benditas reglas, después de todo los shinobis que debían hacer que se cumplieran se le quedaban mirando y se les olvidaba decirle algo –Veamos… el punto rojo se sitúa en unas dunas no muy lejos de la entrada, se supone que allí me encontrare con Miroko y su prisionero, suena como una misión muy fácil- El viaje hasta las dunas no le tomo mucho tiempo, es más, se apuró demasiado y llego mucho antes de la hora pactada en el pergamino, que fastidio, ahora tener que esperar allí sola en medio de la nada.

La espera podría haber sido aburrida pero a lo lejos pudo divisar una… ¿Pelirroja? Acercándose a paso seguro, nunca la había visto antes y no podía estar allí por casualidad, esas dunas no estaba dentro de las rutas comunes de viajes //Omg… seguramente se trata de alguien que quiere rescatar al prisionero, debo hacer algo antes de que lo consiga// Un gran prejuicio, podía tratarse de una simple turista que se había perdido pero en la mente de Yumeko ya se trataba de una feroz enemigo a la cual debía neutralizar antes de que Miroko llegara, de esa manera podría ganarse el respeto de aquel fanfarrón. Lo peor de todo es que la chica no portaba ningún arma, la kunoichi más despreocupada del mundo, aceptar una misión especial e ir a ella sin ningún arma… por suerte esta vez no había olvidado su calabaza, así que rápidamente saco el sello de esta y esparció su arena por el lugar -¡¡Identifícate criminal!!- Gritó a destajo mientras usaba parte de su arena para formar un cilindro alargado, semejando un bo de madera -¡¡Llego la hora de terminar con tus fechorías!! Y de paso con tu fea cara…- Fea cara… era imposible que Yumeko no encontrara fea a las otras chicas, la única forma de que le dijera un cumplido a alguna es que tuviera los pechos más grandes que ella y encontrar a alguien así es prácticamente imposible, por lo menos en chicas de su edad. Seguramente aquella extraña se estaría partiendo de la risa con las palabras de la loca pelirroja… o quizás se las tome de forma muy personal y terminen batiéndose a duelo, de todos modos en estos momentos a Yumeko ya se le había olvidado la misión, si llega a aparecer Miroko puede que vuelva en sí y logre recordar algo.


55 líneas








Parámetros:

Resistencia
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Fuerza
=
1
+
0
+
18
+
0
=
19
Velocidad
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Percepción
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Ninjutsu
=
10
+
5
+
15
+
0
=
30
Fuinjutsu
=
4
+
0
+
26
+
0
=
30
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Misión Especial:
Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.





-Habla | //Piensa | Narra
Misión sobre el calor





Llevaba conmigo el pergamino, escondido, de forma que no se viera y tampoco dejara entender que pudiera ser el caso de que llevara algo. Tampoco llevaba la placa encima, una placa metálica con el símbolo de la aldea que indica a los demás de donde vengo. Parece bastante necesario sobretodo estando en otro país ajeno al mío pero un atuendo así solo puede resultar en calor, y si ya de por si no lo llevaba por Kusa, no me gustaría tener el problema de ponérmelo aquí, así que lo escondí junto al pergamino, entre mis ropajes. El sitio marcado dentro de los límites parecía estar cerca así que no debería perderme hasta llegar. Poco tiempo después, y tras arduas subidas y bajadas, movimientos de arena que parecían perfectos para entrenamiento, dije en bajito. -Vaya, aquí deberían ser todos fuertes y aguantar los golpes muy bien, quizá es todo simplemente más salvaje.- Pensé lo mismo de el criminal, y de el chico con el que teníamos planeado encontrarnos. Los bichos de Kusa no eran moco de pavo, y requería mentalidad fría deshacerse de ellos constantemente sin cansarte de sus asquerosos andares, volares, o de la forma en la que crujen cuando mueren, pero esto parecía diferente. No había una manera de ganar a las dunas, eran simplemente, arena, calor, ya está, no tenía más. El sitio se veía a lo lejos pero no tenía nada de especial respecto a lo que había visto ya. Puede que hubiera una roca que sobresaliera de la arena, o un pequeño campamento, pues no, nada.

A lo lejos se veía una figura. La figura no parecía llevar el ropaje adecuado para el tipo de sitio en el que estaban, ¿puede que fuera también del extranjero? No sería extraño que pensara que ir con poca ropa sería mejor debido al extremo calor, pero no era así como había que pensar. Desde ya a lo lejos estaba claro que era una mujer, debido a esas características curvas que tenía. Mi vestimenta en ese entonces era una capa que cubría mi cuerpo, pero no mi cabeza, teniendo el pelo al descubierto. Sin poder decir nada o preguntar, un ataque era lo que se me venía encima. ¿Me había llamado criminal? ¿Había hecho ya algo mal? No tenía sentido, no había incumplido ninguna regla, y este lugar parecía más suave respecto a la religión que de donde venía. Además se la notaba muy impulsiva y sin pedirlo también recibí un insulto. Seguía sin entender porqué pensaría que yo era una criminal, si ni siquiera había mostrado mis tatuajes, elemento que podría darlo a entender fácilmente. Que me llamara fea me parecía totalmente secundario, algo sin importancia que solo personas con poca autoestima podrían llegar a gritar a los cuatro vientos, y viendo por su vestimenta y su impulsividad, solo una cosa se me venía a la cabeza. -Poco inteligente.- Dije en bajito mientras paraba el ataque de el bastón de arena con mis puños vacíos. -Así que esas tenemos.- Esta vez dije eso en alto. No quería quitarme la túnica, ya que aunque la escaramuza parecía evidente, no planeaba hacerla algo seria. Era algo que me recordaba a una pelea que tuve igual hace poco, pero en los Volcanes. Si quería pelea, yo no era quien para rechazarla, después de todo es algo que apasiona a cualquier Songai, y nunca estamos para rechazarlas. No tardé en saltar cuatro metros detrás mía para después realizar la técnica de la “almohada de viento”, que me permitiría alcanzar su posición rápidamente. Mi plan no era eso, si no algo más, en cuanto llegué, ya tenía mis manos en posición para realizar los sellos, con los que no tardaría en llenar el lugar de arena, más, ahora volando por el aire, mediante otra técnica, “Desaparición en el aire”. La realidad de la técnica era que se aprovechaba este momento para ponerse uno detrás o moverse a gran velocidad esperando que el rival no tuviera la visión rápida para ser capaz de verle. Una vez detrás suya lo primero que se me ocurrió fue poner dos dedos en posición y pellizcarla suavemente en la mejilla, para después preguntar. -¿Qué se supone que es todo esto?-

45 líneas.







Parámetros:

Resistencia
=
26
+
0
+
16
+
0
=
40
Fuerza
=
30
+
5
+
25
+
0
=
60
Velocidad
=
20
+
5
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
11
+
0
+
20
+
0
=
31
Ninjutsu
=
1
+
0
+
12
+
0
=
13
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
20
+
0
=
21
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
0
+
22
+
0
=
32
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (12.5 kg / 50 kg)

Sumisión de Universos (1.5 kg)
Disrupción de Tamaños (6 kg)

Kunai x3 (1.5 kg)
Cascabel x2 (1 kg)
Píldoras de soldado x2 (0.5 kg)
Bomba de humo x1  (1 kg)
Sello explosivo x2  (0.5 kg)
Bomba de pimienta x1  (0.5 kg)

Acceso directo a la Tienda

Misión:

Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.

Técnicas empleadas:

• Fuuton: Kaze no makura (Viento: Almohada de viento)
• Rango de alcance: Genin: 5 metros || Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Pájaro.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el próximo turno del rival.
• Gasto de chakra: 30.
• Descripción:  Mediante la acumulación de chakra elemental en la planta de los pies el shinobi es capaz de generar pequeños impulsos de viento que le permitirán saltar mucho más alto que un ninja promedio, al mismo tiempo, con la ayuda de ésta técnica el ninja es capaz de soportar caídas desde alturas mucho más grandes sin la preocupación de dañar sus piernas; es una habilidad que permite mediante los impulsos repentinos ataques sorpresivos o evasión de otros.
• Extras:  Para que la técnica funcione completamente se necesita la presencia de un objeto físico sólido bajo la planta de los pies, de lo contrario será inútil, es decir, en superficies como el agua o estando ya en el aire no se podrá utilizar.

• Fuuton: Kūki-chū no shōshitsu (Viento: Desaparición en el aire)
• Rango de alcance: Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos:  Serpiente, Perro y  Pájaro.
• Duración: Un turno, el de ejecución y el próximo turno del rival.
• Gasto de chakra: 40.
• Descripción:  Con un único sello de manos el usuario de la técnica puede provocar una fuerte ráfaga de viento que inmediatamente envolverá el lugar con hojas, arena, gotas de agua, troncos, etc… (dependiendo del lugar donde se emplee). En medio de la fuerte danza de elementos la figura del shinobi se perderá de vista provocando la ilusión de que el mismo ha desaparecido, dando la oportunidad al ninja para posicionarse en un lugar cercano.
• Extras:  Usuarios de Dojutsu son capaces de seguir el movimiento rápido del ninja sin mayor problema, los shinobi comunes y corrientes no podrán seguir el rastro del usuario de la técnica a menos que su percepción sea más alta que el nivel del shinobi usuario.

Chakra gastado en total: 70 (40 + 30)

OFF:
Unbeijini nyopurasara~



~~
SOBRE LAS ARENAS




Woow cuanta velocidad, luego del golpe con su bastón de arena la muchacha no supo que pasaba, su percepción del oponente era prácticamente nula así que no se dio cuenta que estaba a sus espalda hasta que esta pellizco su mejilla, acto frente al cual reacción dando un golpe en la mano de la pelirroja con el impulso de su giro –¡Yo soy la que hace las preguntas! ¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? ¡Sabes que no podrás rescatar a tu amiguito, estoy aquí para impedírtelo!- Bombardeo de preguntas, un clásico de ella, estaba tan interesada en saber de lo que había preguntado que incluso se le había olvidado que en un principio quería combatir, solamente atino a tomarla de los hombros y comenzar a moverla de un lado a otro -¡¡Vamos habla!! Di algo… ¡¡no me mires así!!- Estaba más loca que nunca, incluso entre sus movimientos brusco intento dar una fuerte cachetada a la fea muchacha que tenía delante de ella.

Mientras tanto, por otra parte de la historia, el bueno de Miroko se había retrasado un poco con su hora de llegada al punto de encuentro, quizás unos 10 o 15 minutos llevaba de retraso y por la simple razón de que el tipo al que transportaba era más rudo de lo que creía, es más, era muy alto, 190 cm para ser exactos y costaba obligarlo a moverse, eso sumado al calor infernal del desierto, estaba convirtiendo su escolta en una odisea, lo único bueno es que ya llegaría al lugar en donde dos chicas le esperaban para apoyarle, lo que no sabía es que esas dos estaban a punto de matarse y si no llegaba rápido una de las dos quedaría enterrada en la arena.


17 líneas








Parámetros:

Resistencia
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Fuerza
=
1
+
0
+
18
+
0
=
19
Velocidad
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Percepción
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Ninjutsu
=
10
+
5
+
15
+
0
=
30
Fuinjutsu
=
4
+
0
+
26
+
0
=
30
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Misión Especial:
Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.




-Habla | //Piensa | Narra
Misión en el calor





Desde el desconocimiento de qué estaba o no pasando, mi reacción podría haber sido algo más seria, o incluso profesional, pero eso no iba conmigo, y no solo eso, estaba juguetona. Lo más fácil podría haber sido que me metiera en un lío pero no fue así. Cabreada, la muchacha que estaba delante mía no dudó en golpear con rabia mi mano para apartarla de su cara mientras me enviaba una ráfaga de preguntas una tras otra, y no me daban tiempo ni a responderlas, aunque tampoco estaba por la labor. -¿Que quién soy? Hm buena pregunta, alguien que vaga por el destino, una corredora de la suerte que anda por ahí y por allá buscando una aventura, una ayuda, algo para satisfacer sus deseos más internos de curiosidad sobre este hermoso mundo en el que nos postramos.- Me lo acababa de inventar entero, pero me había quedado bastante bien. -Y como bien acabo de decir, estoy en busca de una aventura sin igual, que marque el corazón de mujeres y hombres y sea narrada en la posmodernidad, o no, puede que solo haya vagado en busca de nada y acabado en este sitio lleno de cristales pequeños en mal formación entre la arena, o simple arena, ¿quién sabe?- Hice un gesto particular como de tonteo con los brazos, elevándolos un poco en el aire. Lo que siguió entonces si podría dejarme algo descolocada, había empezado a responder a sus preguntas de la forma más estúpida que se me ocurría y vacilona, pero en medias me había dado cuenta de un detalle algo más concreto que había mencionado. ¿Compañero? -Ningún ser habitable en estas arenas o cualquiera otras puede merecer ser mi compañero de viaje en ningún momento, ni su visión ni sus características podrían acompañar a mi... No, ahora en serio.- Cambié mi cara y dejé de vacilar a la chica que tenía delante. -Soy una ninja y he venido sola, si quieres problemas me da igual tenerlos pero al menos te aseguro que estoy sola.- Había cambiado mi cara constantemente. -O no, puede que mi sombra sea otro ninja o... No se, no se me ocurre nada más que inventarme.- Eso se me había escapado al aire, pero era ya claro que había estado de broma todo el rato hasta ahora.

Al dar un paso atrás mi pie se hundió unos centímetros en la arena, no sabía muy bien como actuar porque no estoy acostumbrada a estas cosas. Por el horizonte, se podían ver dos figuras viniendo, una de ellas era enorme, sobretodo en comparación conmigo, y estaba atado con lo que parecía algo más que simples cuerdas. El otro no podía verlo muy bien pero tampoco me interesaba. A medida que se acercaba mi visión de ellos era que eran más y más grandes, y yo seguía hundiendo mi pie en la arena sin saber muy bien como evitarlo, por lo que parecía aún más bajita de lo que era normalmente, llegaba a la altura de su... Dejémoslo en cadera. No era problema escoltar, atacar, defenderse o matar a alguien mucho más grande que yo, y nunca había sido ni será un problema, puede que incluso le tenga más respeto a rivales pequeños, al saber que son capaces normalmente de mucho más. Esto está claro, pero los grandes siempre pueden darte una sorpresa, algunos son más fuertes que tu, y hasta más rápidos. No sabía cuanto había costado meter al maleante entre esas cuerdas y esa túnica que parecía taparle un poco la cara, pero llevarle debería ser tarea mucho más sencilla y no parecía que diera problemas. Puse ambos brazos en mi pierna y con un fuerte movimiento de brazos y con mi pie, pude sacarlo por fin de la arena. De entre mi ropa saqué el pergamino y se lo enseñé al que tenía delante.

Me indicaron en su momento que tendría que enseñarlo a modo de identificación, y no pasaba nada por mostrarlo delante del “delincuente”, dudo que el piense que si hay ninjas llevándole de un lado a otro sea porque sí, tendría que formar parte de una misión. Una de las cosas que había pensado, mirando a mi compañera, era si formaba parte de la misión también como yo. Me había gritado y llamado algo así como delincuente, ¿me había confundido con este monstruo de 2 metros que tenía delante? -Hm hm.- Dije en bajito. Acababa de comprender lo que pasaba aquí. La misión era compartida y se necesitaban varias personas, ¿y la chica esta de al lado era mi compañera? Mal andábamos, espero que si hay problemas pueda usar algo más que un bastón y gritos. Guardé el pergamino entre mis ropajes de nuevo y miré fijamente durante unos segundos a mi nueva “compañera”. -Bueno, que, ¿empezamos?- Dije con una voz seria al hombre que había traído al paquete que había que cargar o transportar. Habría que empezar en algún momento la misión.

52 líneas.







Parámetros:

Resistencia
=
26
+
0
+
16
+
0
=
40
Fuerza
=
30
+
5
+
25
+
0
=
60
Velocidad
=
20
+
5
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
11
+
0
+
20
+
0
=
31
Ninjutsu
=
1
+
0
+
12
+
0
=
13
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
20
+
0
=
21
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
0
+
22
+
0
=
32
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (12.5 kg / 50 kg)

Sumisión de Universos (1.5 kg)
Disrupción de Tamaños (6 kg)

Kunai x3 (1.5 kg)
Cascabel x2 (1 kg)
Píldoras de soldado x2 (0.5 kg)
Bomba de humo x1  (1 kg)
Sello explosivo x2  (0.5 kg)
Bomba de pimienta x1  (0.5 kg)

Acceso directo a la Tienda

Misión:

Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.

OFF:
Kimi no mahou, agete kakeru~




~~
SOBRE LAS ARENAS




La pelirroja no pudo evitar echarse a reír con las respuesta de la extraña, eran rebuscadas y a fin de cuentas no decían mucho, incluso parecía que intentaba forzar aquellos inventos de respuestas pero que más daba, ahora no parecía tan peligrosa como antes, incluso menos al tomar en cuenta que lentamente se hundía en la arena, seguramente la poca costumbre de caminar por aquellos lugares, en el caso de Yumeko ya sabía muy bien cómo mantener su peso equilibrado para no tener esos problemas con la arena, después de todo lleva toda una vida caminando sobre ella, llega a ser chistoso, considerar que jamás a salido de su país, llega a soñar con que llegara ese día en donde pueda ver ese mar del que tanto hablan o de los bosques tan oscuros como la noche misma… pero… ahora no era momento de ponerse a fantasear, un par de shinobis se acercaban y seguramente sería Miroko, lo ideal para que entre los dos detengan a la extraña.

-Buen día chicas, veo que ya se conocieron las dos- Con la alegría que le caracterizaba el ninja saludo a las dos kunoichis y dejo descansar al grandullón, aunque en realidad era el quien necesitaba descansar después de traer a tal bestia a rastras –No me digas… ¿Está loca es parte de la misión?- Lo normal sería sentirse avergonzada por haberla confundido con una enemiga, pero no era algo característico de Yumeko aceptar un error, es por eso que prefirió ponerse inmediatamente a la defensiva, aún más cuando vio el pergamino que ella portaba -¿¡Eres idiota!? ¿¡Cómo no me dices que la misión es compartida!?- Gritos nuevamente, infaltables en Yumeko y esta vez acompañados de un par de empujones que le daba al chunnin que las había convocado.

-Cálmate un poco por favor… si ya tuvieron un encontrón… que me imagino que sí, conociendo a Yumeko… podrían aprovechar este trayecto de escolta para solucionarlo- La verdad es que al tipo no le interesaba si lo solucionaban o no, solo quería que la distancia que faltaba estuviera libre de gritos y problemas, pero estaba soñando si pensaba que sería así, Yumeko estaba furiosa, con él y sobre todo con la extraña, por no avisarle que venía a la misma misión que ella –Es tu culpa chica rara, tu deberías traer ese pergamino pegado en tu frente- Rápidamente se volteo para volver a encararla pero esta vez escondiendo una pequeña jugarreta, estaba usando su arena para hacer que la muchacha se hundiera más de lo normal, pero lentamente para que no notara nada extraño –Ops… hace un rato eras un poco más alta, mira que pareces un llavero… igual a un amigo que tengo yo- Incluso el grandullón soltó una carcajada con aquellas palabras, era obvio que todo le hacía gracia, para él todos eran pequeños.

-Mucho bla bla, ambas ayúdenme a llevar a este tipo, Yumeko usa tu arena para jalarlo, comenzaras tu- Una mirada asesina se clavó sobre él chunnin ¿Comenzar ella? ¿Acaso no se daba cuenta que intentaba jugarle una broma a la chica con su arena? Tuvo que suspender su jugarreta, en su mente pensaba en la idea de poder dejarla con la arena hasta el cuello, pero la misión era más importante, más aun considerando que si se cumple, dejara de verle el rostro a Miroko –Vale vale, vamos a caminar grandullón- Inmediatamente un lazo de arena comenzó a rodear el cuerpo del grandullón, semejando una prisión de cadenas con un extremo que la pelirroja podría jalar con mucha tranquilidad. Fue impresionante que con un leve tirón el gran hombre comenzara a caminar sin chistar, incluso Miroko quedo con la boca abierta luego de todo lo que le había costado, pero no tardarían en darse cuenta que era porque el tipo no despegaba sus ojos del meneo que hacían las nalgas de Yumeko al caminar, parecía estar hipnotizado y por eso la seguía sin resistirse.


41 líneas








Parámetros:

Resistencia
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Fuerza
=
1
+
0
+
18
+
0
=
19
Velocidad
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Percepción
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Ninjutsu
=
10
+
5
+
15
+
0
=
30
Fuinjutsu
=
4
+
0
+
26
+
0
=
30
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Misión Especial:
Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.




-Habla | //Piensa | Narra
Misión en el calor





La misión por fin daría comienzo y podríamos trasladar al preso a donde tuviéramos que trasladarlo. Yo en concreto no sabía donde era el lugar del destino, así que solo tendría que seguir adelante y los pasos me los indicaría el que acompañaba al gigante. Al parecer tanto el que llevaba al criminal, al parecer llamado Miroko, dato que pude ver en el pergamino, y en la casa de misiones, o como se llamara, se conocía con mi nueva compañera, a la que llamaba Yumeko. No solo se conocían si no que parecía que mantuvieran una especie de relación amor-odio amistosa, cosa que había visto mucho ya. Ella no sabía que la misión era compartida, pero yo tampoco, en ese aspecto quedamos igual, sería culpa del tal Miroko, pero a mi en ningún momento me pareció tan grave, no entiendo como le afectaría tanto. Cierto es que no me conoce de nada y no se sabe lo que podría esperar de mí, pero aún así, la forma de comportarse como una niña me molestaba.

Justo tras pensar eso otro comentario me acechó, ¿debía llevar el pergamino en la cara? ¿Estamos tontos? Su edad mental debía rondar los 6 años seguramente, no le daría ni uno más. Intenté moverme a un lado pero me volví a encasquetar en la arena y empecé a bajar. -Vaya, otra vez, que asco.- No sabía como portarme en la arena y como mantenerme sin caerme, estábamos en alguna zona de dunas o de arena floja, pero no paraba de meter mis pies en la arena y cagarla una y otra vez. Mientras me hundía con total tranquilidad miré a los demás, y ninguno de ellos parecía pasar lo mismo que yo. ¿De verdad tanta diferencia había entre saber caminar por aquí o no? Estaba ignorando completamente los comentarios que me estaban echando, porque quería averiguar el funcionamiento de las arenas, y como moverme por ellas. A los pocos segundos pude perfectamente salir sin ningún tipo de problema. -Qué raro, no parece esto muy natural.- No le quería dar más importancia. Me giré y empecé a caminar hacia delante, siguiendo los pasos de la tal Yumeko y el criminal, del que no sabía el nombre. Me di cuenta de que no sabían mi nombre, pero yo sí sabía el suyo, y si algo parecía ir a malas, sería mucho más sencillo que me llamaran Svel a “chica fea rara” o cualquier cosa que me pueda esperar de la cría que tenía delante. -Por cierto, me llamo Svel, déjalo ahí.- Dije con algo de desdén, era buena idea decirlo pero tampoco me apetecía del todo. Al empezar a caminar vi algo grosero, el criminal empezó a andar sin decir nada, con lo que había costado moverle, solo por, ¿unas nalgas? ¿Será que aquí son menos inteligentes en general?

Las primeras impresiones que me estaba llevando de la aldea eran... malas. Al menos Mikoto, o Mikoko, o Mir... como se llamara, parecía estar sorprendido también, eso me daba confianza. Anduvimos durante un rato hasta que el encadenado empezó a hacer ruidos extraños, y movimientos innecesarios. Giré mi cabeza un momento y al ver lo que podría estar sucediendo en ese instante, miré en mi bolsa, me puse los guantes, pero no los mostré, escondí mis manos entre las ropas que llevaba. El criminal pareció querer decir algo, pero no se le escuchó. A los pocos segundos volvió a decir lo mismo pero más alto. -Ya que os presentáis, ¿porqué no iba a hacerlo yo? Me llamo Gil.- Su voz era seca, ronca, y parecía tener un acento extraño. Gil no era un nombre muy común, de echo, yo al menos no lo había escuchado nunca. Me miró a mi y pude sentir que sabía mis intenciones, pero no como. Hizo un movimiento de manos, y para entonces yo ya estaba realizando sellos lentamente sin dejar que mi ropa se moviera demasiado, pero los interrumpí. Mi intención, no, mejor dicho, la intención de la misión es llevar al criminal a su celda, no a una tumba. Le miré fijamente y me acerqué. En bajito le dije algo, pero no lo suficientemente bajito como para que me escuchara solo él, tampoco quería que fuera un secreto. -Yo que tú, no me movería, no estas en condiciones para hacerlo, y tampoco tienes la ventaja.- Saqué uno de mis puños de la ropa y se lo puse a la altura del hígado. No podía ponérselo en la cara, que era mi intención, porque me sacaba dos cabezas y algo más, y quedaría extraño, pero esa era mi intención. Si él era lo suficientemente astuto se daría cuenta de que un solo golpe al hígado podría causar que se desmayara al instante y sería mucho peor para él.

Seguimos caminando y el calor me pasaba ya factura. Estaba acostumbrada al calor sí, pero al de Kusa, que era diferente. Este era como si te pegara directamente en la cara, intentando destruirte sin ningún cuidado. No podía aguantarlo y cada paso me costaba, pero debía seguir. Nunca antes había estado en un desierto y se me hacía muy raro. Para amenizar un poco, saqué una botella que tenía y bebí un poco, y después le pregunté algo a Yumeko. -Oye, entiendo que no supieras nada de la misión, ¿pero sabes al menos quien es este tal Gil?- Lo dije también lo suficientemente alto como para que me escuchara el criminal mismo. No esperaba ninguna respuesta de Yumeko, pero puede que el otro la hiciera él mismo y me lo ahorrara.

58 líneas.







Parámetros:

Resistencia
=
26
+
0
+
16
+
0
=
40
Fuerza
=
30
+
5
+
25
+
0
=
60
Velocidad
=
20
+
5
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
11
+
0
+
20
+
0
=
31
Ninjutsu
=
1
+
0
+
12
+
0
=
13
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
20
+
0
=
21
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
0
+
22
+
0
=
32
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (12.5 kg / 50 kg)

Sumisión de Universos (1.5 kg)
Disrupción de Tamaños (6 kg)

Kunai x3 (1.5 kg)
Cascabel x2 (1 kg)
Píldoras de soldado x2 (0.5 kg)
Bomba de humo x1  (1 kg)
Sello explosivo x2  (0.5 kg)
Bomba de pimienta x1  (0.5 kg)

Acceso directo a la Tienda

Misión:

Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.

OFF:
Unbeijini nyopurakura~



~~
SOBRE LAS ARENAS




No paso mucho tiempo para que la extraña acompañante hablara, la pelirroja tenía en mente usar su cuerpo para llegar lo más rápido posible a la aldea pero al parecer se tendría que acostumbrar a escuchar su voz, después de todo eran compañeras en la misión ¿No? –¿Svel? A mí me suena mejor chica fea o chica rara o chica fea, rara… mm… y enana, por supuesto no podía olvidar aquello- Un suspiro de Miroko invadió el lugar, sería imposible cortar el mal rollo de Yumeko, es casi imposible que se acostumbre rápidamente a una chica ¿Será cosa de siempre o tendrá una especie de trauma? El chunnin hace mucho tiempo que se lo preguntaba así mismo pero jamás se había atrevido a planteárselo a ella, después de todo siempre es mejor mantenerla de buenas y evitarse un par de burlas dignas de una niña de 6 años, que en cualquier situación serían incomodas, aún más considerando el tono que siempre usaba.

El grandullón por un momento parecía que intentaba planear algo, incluso se dio el lujo de presentarse pero Yumeko no le tomo importancia, confiaba en su arena y extrañamente las acciones de la chica rara le dieron un plus más grande de confianza, se veía ruda, incluso ella a la distancia se sintió algo intimidada por sus palabras, pero obviamente no lo reflejaría en su rostro, aún se mantenía distante de ella por considerarla rara, claramente.

El camino de vuelta se estaba haciendo eterno, quizás porque la tensión en el aire se había tornado muy incómoda y el grandullón ya no estaba caminando tan entusiasmado como en un comienzo –La verdad… no me interesa- Sinceridad pura, la coqueta muchacha solo quería cumplir la misión, no tenía idea quien era el tipo y porque tenía un acento extraño, su misión es ayudar a llevarlo a prisión y luego recibir una suculenta paga, eso para ella es suficiente por ahora –Es miembro de una organización de renegados, aún no se sabe mucho de ellos, por eso es importante llevarlo con vida para que sea interrogado- Miroko interrumpió a las chicas, antes de que la respuesta de Yumeko les llevara a una discusión o algo parecido, de cualquier modo es obvio que su respuesta dejaría con más interrogantes a Svel y es por eso que de improviso el mismo criminal agrego un poco de información a ella –No somos criminales, trabajamos por dinero como todo el mundo, la única diferencia es que hacemos algunas cosas que otros no se atreverían nunca- Claramente estaba dando a entender que se trataba de una organización de mercenarios, pero aún seguía dejando muchos espacios en blanco –A callarse, ya puedo ver las murallas, llegando a la aldea el equipo Anbu le sacara toda la información y por fin dejara de ser nuestro problema- De verdad la pelirroja anhelaba entregar al tipo y despegarse de sus despreciables compañeros, es más, se estaba prometiendo a ella misma nunca más aceptar una misión que involucrara a Miroko en ella.


32 líneas








Parámetros:

Resistencia
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Fuerza
=
1
+
0
+
18
+
0
=
19
Velocidad
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Percepción
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Ninjutsu
=
10
+
5
+
15
+
0
=
30
Fuinjutsu
=
4
+
0
+
26
+
0
=
30
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Misión Especial:
Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.




-Habla | //Piensa | Narra
Entrega, búsqueda





Preguntar había sido, una mala idea. Cada vez que la tal Yumeko abría la boca, me tocaba un poco más la moral. Ignorar esas cosas era algo que tenía en la sangre, no se puede ir por ahí simplemente respondiendo a todo lo que te dicen, sobretodo teniendo la sangre que tenía yo, y los genes. Pero ya me estaba tocando las narices, tenía ganas de amenazarla a ella, pero sabía que no la iba a ver nunca más, y no quería entorpecer la misión, por lo que solo me tocaba esperar un poco más, aguantarla un poco más e irme con la misión realizada, algo sencillo. Que me llamara fea, rara, o enana no era algo importante, se notaba que no sabía siquiera insultar e iba a lo más básico. Además, una de ellas era un dato objetivo, soy bajita, eso apenas era un insulto. Parece que le servía con alguien más, por conversaciones anteriormente, pero no era así ahora. Me interesaba mucho más el criminal, quería saber de donde venía y porqué estaba aquí. A Yumeko no parecía interesarle el criminal, me parecía algo extraño, no habría aceptado la misión si no, o en realidad, tampoco importa.

No tardaría en contestarme el otro chico, que me parecía de lejos, mucho más agradable. Era un criminal de una organización, algo esperable. La contestación de Gil me pareció mucho más redundante. Una organización que realiza actos que no se atreven los demás, ¿eh? -Sabes, si esos actos que otros no se atreven a realizar quebrantan la ley del país, se considera acto criminal, por lo que parece que tienes algo interesante ahí. También depende de en qué país y qué has hecho, pero si estas aquí es por algo grandullón.- Le había dicho la verdad, y él lo sabía, sabía que tenía razón, pero había intentado endulzar sus palabras de una manera u otra. El calor seguía siendo inmenso, pero a lo lejos se veía nuestro destino, ¿era una ilusión? No no, no podía serlo, era de verdad, habíamos llegado. Yumeko hizo un comentario sobre el ANBU, que no había oído nunca. ¿Sería alguna clase de fuerza especial? Qué más daría. ¿Sería ese su último comentario? Espero que sí. Le llevamos de la mano casi hasta el lugar de la entrega.

Una chica alta, guapa diría, con gafas nos esperaba, llevaba ropa acorde al lugar en el que nos encontrábamos, no como mi compañera, y parecía seria sobre el trabajo. -Habéis llegado, un poco tarde pero aquí estáis, gracias por cumplir.- Tenía una voz seria, profunda, acorde a su físico. -Ahora tendremos que comprobar que esté todo.- Dijo entonces, ¿todo?, ¿a qué se refería? Obligó al asesino, ladrón, lo que fuera a entregar lo que tenía encima. En un principio yo ni sabía que tuviera algo encima, debería haberlo entregado desde un principio, supongo. Poco a poco se fue desesperando hasta el punto de mirarnos con firmeza a nosotras, y a nuestro acompañante. -Miroko, no me digas que se te ha olvidado avisarlas del amuleto. Era lo único importante.- Parecía que la habíamos cagado en algo. Miré una a una las caras de los que estaban conmigo. La chica, enfadada, Miroko, sorprendido, Yumeko... Bueno Yumeko haciendo de Yumeko espero. Yo estaba altamente sorprendida, se nos ha pasado algo tan importante. -No es solo su culpa, podríamos haber preguntado, aunque se supone que no debería llevar nada encima, se debería haber avisado, bueno, es su culpa.- Dije en alto, era como era. -El amuleto da información de toda su organización, miembros y todo, no se puede comparar a uno con tener la información de toda entera, estamos en un problema si no lo encontramos. Id a buscarlo.- Me preocupé mucho al escuchar eso, toda la misión podría irse al garete, no estaba en posición de simplemente reírme y decir, no pasa nada, no. Teníamos que encontrarlo de una manera u otra. -¿Cómo es el amuleto?- Pregunte, sería imprudente salir a buscarlo sin saber su forma, tamaño o estructura. -Es un problema, su forma es esférica, y es algo grande, pero no tiene correa, y además se camufla con el ambiente, por lo que sería difícil diferenciarlo.- Me respondió. Qué problema. -Voy.- Dije en bajito. Antes de saltar a buscarlo, le dirigí la palabra a Yumeko. -Yo busco por la primera mitad del viaje, tu busca por aquí, iré corriendo y dejaré una marca en el suelo de donde he empezado a buscar, intenta fijarte en el paisaje a ras del suelo, o buscar reflejos, si es un amuleto cristalino tendría que reflejar el sol aunque no se le viera bien, tenemos la ventaja de tener arena y dunas planas, vamos.- Mi cara era seria, pretendía infundir un poco de miedo en ella para que se pusiera a buscar de todas las maneras posibles.

Salté y rápidamente me puse a correr siguiendo los pasos que nos habían llevado hasta donde estábamos. Corrí y corrí hasta que de alguna manera pude distinguir un par de cactus, y sabría que estaba cerca. Unos cuantos metros más, paré en seco, salté y al bajar metí un golpe con la pierna en caída en forma de cruz, para que supiera a partir de donde me había puesto a buscar. Paso a paso fui recorriendo y mirando a los alrededores. Como le teníamos vigilado, no podía haber hecho un movimiento brusco, nos habríamos dado cuenta, por lo que tiene que estar a mi vista de forma sencilla. Seguía andando, de forma rápida, no con la lentitud que nos había llegado hasta las murallas. Buscaba un brillo, un montículo de arena, algo que no cuadrara con la arena, con su forma natural. Algo a lo lejos pude distinguir, y me acerqué rápidamente, pero la decepción fue inmensa, era un escorpión. -Mierda, nada.- Dije, para quejarme, no había nadie a mi alrededor igualmente para escuchar. Seguí mis pasos de vuelta y seguí buscando, algo que diera la forma, por la arena, aunque, ¿y si lo dejó de alguna manera en un cactus? No sabríamos si había usado chakra igualmente, puede que no se necesitara sellos, era una probabilidad. No había visto ninguno aún, pero debía fijarme mejor en ellos también.

65 líneas.







Parámetros:

Resistencia
=
26
+
0
+
16
+
0
=
40
Fuerza
=
30
+
5
+
25
+
0
=
60
Velocidad
=
20
+
5
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
11
+
0
+
20
+
0
=
31
Ninjutsu
=
1
+
0
+
12
+
0
=
13
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
20
+
0
=
21
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
0
+
22
+
0
=
32
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (12.5 kg / 50 kg)

Sumisión de Universos (1.5 kg)
Disrupción de Tamaños (6 kg)

Kunai x3 (1.5 kg)
Cascabel x2 (1 kg)
Píldoras de soldado x2 (0.5 kg)
Bomba de humo x1  (1 kg)
Sello explosivo x2  (0.5 kg)
Bomba de pimienta x1  (0.5 kg)

Acceso directo a la Tienda

Misión:

Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.

OFF:
Tutututututututtutu



~~

SOBRE LAS ARENAS




A grandes rasgos la misión estaba cumplida, ya habían llevado al grandote hasta la aldea, eso era lo único que pedía el pergamino, no decía nada de un objeto o algo parecido, pero a de ser muy importante, por lo menos el rostro de la encargada reflejaba aquello //Maldición… estuve tan cerca de irme// Yumeko ya estaba aburrida, no tenía muchas intenciones de volver, al menos no hasta el punto de encuentro, quizás la mitad o no… la cuarta parte del camino, más que eso no, si lo hacía el sol podría malograr su piel, una excusa estúpida ya que en cualquier parte estaba expuesta al sol.

-¿Eres idiota?- Le dio un gran golpe en la nuca a Miroko, parte de su trabajo era registrar al tipo a penas comenzara su traslado, aunque ella también debió haber preguntado cuando llego a sus manos pero no aceptaría culpa, no era su estilo, prefería que recayera completamente en alguien más y Miroko es el candidato perfecto para eso –Ahora te me vas de rodillas por donde nos vinimos en busca de ese tonto amuleto- Daba golpes en la espalda del hombre, estaba haciendo lo posible porque no la enviaran a ella, pero no contaba con que la enana se ofrecería para hacerlo, incluso se atrevería a dirigirle la palabra y darle órdenes.

-¿¡Quién te crees!? Ve a buscar el maldito objeto tu sola, yo me retiro- Ni una pizca de miedo, Yumeko no había tomado en cuenta la seriedad de su compañera y se disponía a dejar la misión a medias, pero una silueta asesina y una presión gigantesca la detuvieron, la ANBU le había obstaculizado el camino y no le quitaba la vista de encima, incluso aun cuando Svel ya había emprendido su búsqueda –Vuelve allí y trae el maldito amuleto, esta vez no se encuentra Shin para cubrir tu falta a las misiones- Parece que aquella chica conocía el historia de Yumeko, sobretodo el hecho de que fuera buena retirándose de las misiones antes de acabarlas, hasta ahora no la había castigado solamente porque Shin las había terminado sin emitir ningún reporte en su contra –Tsk…- Yumeko sabía que no podía discutir con aquella mujer así que simplemente se dio la vuelta y aparto a Miroko de su camino con un gran empujón //Maldito amuleto, maldita misión, maldita ANBU, maldita enana mandona, maldito Shin… todos malditos// Arrastraba sus botas por la arena mientras mantenía su mirada fija en el piso, rogando que Svel encontrara el objeto antes que ella y la sacara de ese martirio, quizás eso era lo que necesitaba para cambiar su forma de pensar respecto a ella, una razón estúpida pero el hecho de que la salvara de una búsqueda aburrida era suficiente para considerarla un pelín más cercana.


29 líneas








Parámetros:

Resistencia
=
40
+
5
+
0
+
0
=
45
Fuerza
=
1
+
0
+
18
+
0
=
19
Velocidad
=
40
+
0
+
0
+
0
=
40
Percepción
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Ninjutsu
=
10
+
5
+
15
+
0
=
30
Fuinjutsu
=
4
+
0
+
26
+
0
=
30
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (0 kg / 5 kg)


Acceso directo a la Tienda

Misión Especial:
Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.





-Habla | //Piensa | Narra
Fin misión






La arena no parecía cambiar, las dunas parecían las mismas siempre. El calor hacía que se formaran ondas encima de estas, y disipara la vista sobre las formaciones extrañas sobre la arena. Los distintos pero pocos animales parecían distraerme constantemente y avanzar por la arena dejando pequeñas huellas, distinguibles solo si te acercabas mucho a mirar. De vez en cuando aparecía un cactus en medio de todo, en medio de la nada, sobreviviendo a todo y aguantando él solo.

En ninguna de sus partes parecía tener nada colgado ni nada que se viera un poco por encima, no tenía pinta de estar ahí. -Ahhh, como ha acabado todo esto así, por Hinode, no me puedo creer que esté buscando un cacharro que se camufla, ¡en el puto desierto!- Paso a paso, la esperanza de encontrarlo bajaba, no sabía donde buscar. Mi teoría de que no estuviera muy lejos podía estar en decadencia, en paso falso. Puede que lejos, se hubiera deslizado por alguna duna importante y haya podido acabar lejos, mucho. Llevaba andando un rato, no podía sujetarme ya, el sol me quemaba, lentamente. No estaba acostumbrada al sol en medio de un desierto. A lo lejos, se podía ver el poblado de nuevo. Había llegado hasta el final, y no había encontrado nada. No podía ser, no, debía serlo. El amuleto estaba en la zona de Yumeko, y no confiaba en nada en ella, no podía hacerlo, seguro que andaría escaqueándose de alguna manera sin querer buscarlo, le pega.

Paso a paso seguí avanzando hasta el poblado, hasta la zona donde habíamos empezado, había llegado a mi final. No me importaba hacer trabajo de más, sabía que de alguna manera hubiera tenido que girarme y hacer todo el camino entero, pero no me agradaba, era trabajo que no hacía Yumeko. Me fijé en la zona en la que habíamos empezado a conciencia, y miré en la zona en la que le amenacé, ¿era posible que al amenazarle lo dejara en el suelo lentamente? ¿era posible que hubiera cogido y al momento de dejarle atrás lo dejara en la arena? No lo sabía y me estaba dando rabia. Lo había peinado todo y no encontraba nada, puede que de verdad estuviera en la otra zona. Empecé a correr de un lado al otro del mapa, recorriéndolo de nuevo. Mientras corría hacia delante, mi miraba nunca coincidía con la de mis pasos. De nuevo estaba mirando hacia los lados, donde podríamos haberla dejado, donde puede estar, no lo sabía. A lo lejos volví a ver el mismo escorpión que antes. Me parecía hasta adorable verle moverse de un lado a otro curioso, buscando que había visto.

Me acerqué rápidamente de nuevo, tenía mucha curiosidad. Ahora eran dos de ellos, uno no parecía moverse. Su color cambiaba en cuanto me acercaba, y no tenía forma de escorpión, no, era el amuleto. Por fin había encontrado la pieza del puzzle que le faltaba y me estaba atormentando tanto. La descripción era correcta. Redondo, algo grande, cristalino y sobretodo, se camufla en la arena, estaba un poco enterrado por su principio, puede que esa fuera la razón por la que no podía haberlo visto, puede que aquel bonito y majo escorpión me hubiera ayudado a sacarlo sin darse cuenta, y estaba por ahí, sin saber lo que acababa de hacer, dando vueltas. Lo cogí por un momento y lo puse inofensivamente sobre mi brazo mientras le hablaba. -Ciertamente ahora me pareces más bonito, y no solo eso, me caes mucho mejor que Yumeko, je.- Lo puse de nuevo en su territorio, la arena, y dejé que siguiera haciendo lo que estuviera que estaba haciendo. Con el amuleto en la mano fui corriendo de nuevo al lugar de encuentro. Solo había que seguir las huellas, de nuevo, otra vez, en otra dirección.

Pasé la zona que había “dibujado” en el suelo como comprobante para saber donde empezar a buscar, y seguí corriendo. Paré mi carrera, a trote, y después pasé a caminar, no tenía prisa realmente, pero parece que me la hubieran infundido para encontrar esto cuanto antes. Si lo encontraba, había cumplido la parte de la misión que me habían dicho, si no, había cumplido lo que me habían exigido en un principio, llevar a un tío a un lado, fin. Una figura se veía a lo lejos, pero no sabía distinguir si era Yumeko, una ilusión, o un dios, así que pasé de largo sin fijarme. Llegué a una de las puertas de la muralla, me desvié un poco y fui a encontrarme con la chica que nos recibió en primer momento. Avancé, teniendo el amuleto en mano, enseñándolo en alto como signo de victoria. Llegué e inmediatamente se lo di, quería librarme ya de la carga. La recompensa de la misión, que tanto me había ganado, no tardé en ir a recogerla al puesto, me la guardé y me fui. No quería recibir ni una sola palabra más de Yumeko, no me apetecía verla, y sabía que no iba a encontrármela nunca, así que daba igual. Volví a casa y en el viaje me quedé totalmente dormida, sin remedio. Las historias del viaje no tardé en contárselas a Nina, con detalles y todo, y como sabía que no iba a volver a las tierras de la arena en un buen tiempo. Era difícil vivir en aquellas condiciones, yo no estaba hecha para eso, ni quería.

56 líneas.







Parámetros:

Resistencia
=
26
+
0
+
16
+
0
=
40
Fuerza
=
30
+
5
+
25
+
0
=
60
Velocidad
=
20
+
5
+
15
+
0
=
40
Percepción
=
11
+
0
+
20
+
0
=
31
Ninjutsu
=
1
+
0
+
12
+
0
=
13
Fuinjutsu
=
1
+
0
+
20
+
0
=
21
Genjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Kenjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1
Taijutsu
=
10
+
0
+
22
+
0
=
32
Iryoninjutsu
=
1
+
0
+
0
+
0
=
1

Inventario:
Mochila (12.5 kg / 50 kg)

Sumisión de Universos (1.5 kg)
Disrupción de Tamaños (6 kg)

Kunai x3 (1.5 kg)
Cascabel x2 (1 kg)
Píldoras de soldado x2 (0.5 kg)
Bomba de humo x1  (1 kg)
Sello explosivo x2  (0.5 kg)
Bomba de pimienta x1  (0.5 kg)

Acceso directo a la Tienda

Misión:

Nombre: Sobre las arenas. (Disponible solo una vez)
Rango de la misión: C.
Paga de la misión: 1200 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Sunagakure no Sato.
Número de post: 80 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Los criminales no descansan, eso es una gran verdad, Miroko Shirogane, un shinobi de renombre te ha pedido que vayas a con él trasladando a un criminal que se encontraba en las dunas, al llegar a la villa os percatáis de que, dicho criminal ha tirado por el camino un amuleto de apariencia misteriosa, el talismán esconde información vital sobre su grupo de renegados, por ello las prisas de este con hacerlo desaparecer, deberás recorrer el viaje inverso y encontrar dicho colgante con la información, se trata de un objeto especial creado por estos renegados capaz de “camuflarse” levemente con el entorno, encuentra dicho objeto entrégalo en la oficina del Kazekage.




~~
Líneas pedidas: 80
Líneas realizadas: 338 (62 + 45 + 52 + 58 + 65 + 56)
Líneas restantes: 258
Stats pedidos: 15 de velocidad (de 47 a 62, 208(13·16) líneas de 47 a 60, y 48(24·2) para 62)
Líneas sobrantes finales: 2

Nota: Desde que he empezado hasta acabar la misión mis estadísticas no coinciden con las escritas en el OFF, por haber completado un entrenamiento en medio.


~~
Conteo de Líneas

Líneas totales: 174
Líneas misión: 80
Líneas restantes: 94

+3 Fuinjutsu (16 x 3: 48 líneas)
+2 Percepción (16 x 2: 32 líneas)
+1 Kenjutsu (8 líneas)


Restantes: 6





-Habla | //Piensa | Narra
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.