Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Había vuelto hace poco de un lugar de el País de los Volcanes que no sabría describir realmente. La herida que tenía en el abdomen, como había pensado, se me había ido ya, pero andaba preocupada por lo que podría haber sido. El veneno no era algo que pudiera resistir fácilmente, al menos de momento. Todos los golpes que recibo de forma externa se pueden coger y resistir, o no, y acabar de una manera u otra curándolos, pero el veneno ataca de forma interna, y no sabía si podía resistirlo de alguna forma. Me había asustado un poco debido a eso, y mi cara lo reflejaba, ese día me había despertado algo diferente a lo usual. Me había dejado mal sabor de boca, y quería repetir y hacer alguna misión para quitármelo de en medio y poder decir, “oye, que bien me había salido la última misión”. Por esa razón había ido a escoger una que pareciera más sencilla.

Fui directa a los carteles y se me ocurrió pensar en algo, hacia mucho que no me llevaba a Nina a una misión, y me gustaría poder hacerlo, poder coger y llevármela, puesto que la había dejado tirada ya un par de veces para poder hacer misiones algo más complejas. Era comprensible claro, pero también me sentía mal por dentro, así que decidí coger una misión C para poder compensarlo. Un tío tiene miedo porque le chantajean, algo fácil. No parecía muy difícil, pero tampoco quería coger una misión que fuera muy fácil, ya que sería insultar a mi compañera de alguna manera como “ey que he cogido una misión para hacer juntos, y necesito tu ayuda, y como vienes tu, pues al final vamos a recoger matojos y malas hierbas”. De vuelta con el pergamino de la misión, se lo enseñé y le di una idea, ya que había cogido algo de un restaurante, podía invitarla primero a dicho restaurante para ver primero en qué embrollo nos vamos a meter, y sobretodo, si merecía la pena de verdad la carne del restaurante como para que ocurriera todo eso, y la fama que había conseguido. Pensándolo mejor no tenía relación ninguna con eso porque, podríamos ir simplemente a hablar con el dueño e intentar solucionar esto de alguna manera, y si nos gustaba poco la comida del sitio, siempre iríamos a solucionar su problema con otra mentalidad. Pero daba igual, quería preguntar igualmente, no iba a matarme por ello. Podríamos también cenar y enseñarle al dueño el pergamino de la misión, razonar que habíamos cogido y aceptado su petición de ayuda, y pidiéramos los datos de alguna manera u otra. En el pergamino estaba escrito que día en concreto se acercaba, por lo que estaba ya toco calculado, y nos acercaríamos en un día en el que podría haber problemas, y claro, al final todos los planes juntos daban una idea principal, iríamos hoy a liarla. Para ello tenía que informar a Nina lo primero. -Oye señorita samurái, como habías dicho he cogido una misión para hacer juntas, tenemos que salvar cierto negocio de carne que parece que va bien, ¿te vendría bien que fuéramos esta noche por ahí? Según el pergamino en estas noches es cuando viene el mafiosillo que pretende extorsionarlos, y si lo pudiéramos solucionar en un día podríamos cenar bien al menos esta vez.- Me había explicado correctamente yo creo.

36 líneas.


~~
Esta noche había dormido bastante mal, no sabía porqué realmente, no sabía que estaba pasándome pero no podía descansar lo suficiente. Me encontraba algo irascible, algo más de lo normal, pero aún así podía vivir y realizar mis actos con normalidad, no es como si fuera algo muy fuerte. Me había levantado y Svel no estaba en casa, no era algo común que estuviera levantada ya antes que yo, pero sí lo era el hecho de que no estuviera. Había realizado varias misiones y trayectos aprovechando su ascensión a Chunnin, para probar de una forma más fuerte su valía y fuerza. En mi caso, pensándolo bien, no sabía muy bien porqué era Gennin. Al salir de mi casa buscando... lo que buscara, me decidí a meterme en la academia para probar mi propia valía, y por una razón u otra, pude pasar sin utilizar mi espada para nada, y eso que ella era todo mi entrenamiento y no sabía hacer casi nada sin ella. Una cosa era clara, había entrenado mucho y me había aplicado a mejorar lo más que pude, pero no lo he demostrado aún, y tampoco planeaba hacerlo hasta que el momento llegara, momento que no sabía si le quedaba mucho o no, pero que deseaba que se retrasara. Mientras me hacía el desayuno, Svel llegó con un pergamino en la mano para hacer que vayamos a una misión juntas. Me había alegrado sinceramente, hace tiempo que no hacemos nada a cambio de dinero juntas. El plan según lo iba diciendo me parecía mejor y mejor, no solo había que derrotar a unos, débiles mafiosos, que de débiles puede que no tuvieran nada, pero no creo que sepan como es Svel. Acepté sin dudar el plan y me fui rápidamente al cuarto para sacar ropa del armario, y obligar a que Svel se lo pusiera esa noche para la cena. -Ponte esto, no, mejor esto, sí sí, queda bien.- Estaba emocionada eligiendo cosas para ella, y se me había olvidado que el plan no era para ahora mismo, si no para más tarde, por la noche, por lo que había un día entero por delante. Podía, por ejemplo, entrenar, o salir a dar una vuelta, podía valer cualquier cosa, pero quería dar una vuelta. -Svel, antes de nada, quieres dar una vuelta de... ¿reconocimiento? Para ir a ver el restaurante desde todas sus facetas y saber por donde podríamos entrar, salir, o qué tiene cerca.- Me vestí con cosas cómodas que había encontrado por ahí y no tardé en calzarme y salir por la puerta dispuesta a dar una vuelta por el lugar y comprobar como es.

27 líneas.
El plan le había gustado y había propuesto algo más, cosa que me gustaba y podríamos sacar algo de ello. Salí con ella tal como estaba y empezamos a andar hacia el restaurante. Su localización estaba algo lejana de nuestra casa, pero dentro del mismo distrito, y los distritos no eran muy grandes, podíamos ir de un lugar a otro rápidamente en, como mucho, 20 minutos, y ese era nuestro paseo. Poco a poco estuvimos andando y descubrimos un par de atajos que podríamos usar para volver cuando fuera más de noche. Para que fuera más ameno el paseo, decidí preguntarle algo, o contarle algo. -Nina, voy a contarte otra historia. Una de las cosas que hacía de pequeña, era visitar unas ruinas que había ahí cerca. Una antigua civilización que había y de la que mi padre adoptivo sabía bastante, es de las únicas cosas que recuerdo buenas de él, por cierto. En ella había tallados antiguos y extraños de energías que podrían haber por ahí. Fui hace poco de vuelta de alguno de mis viajes y pude hacer algo, investigué un poco antes de ello y ahora tengo unos fabulosos guantes de batalla basados en como funcionaban la energía de ese sitio, míralos.- Se los enseñé, pero no me los puse. -Son algo arcaicos, pero a mi me gustan, son curiosos porque no utilizan sellos, no están preparados para ellos, por eso me cuesta hacerlos cuando los tengo, pero con juntar las manos o cosas así se activan, ¿curioso verdad?- No sabía porque le contaba eso, pero quería contarle de donde venían y porqué tenía unos. -Y en cuanto a mi padre, nunca le he tenido cariño ni mucho menos, pero sé que hizo el favor de cuidarme, ahora no sé dónde podría estar pero puede que algún día vaya a visitarle a decirle unas pocas palabras y no verlo nunca más. No me siento mal por ello, no lo veo como una obligación, pero quería mostrarle que de una enseñanza horrible y asquerosa como la suya se podía sacar algo.- Hice con mis manos el símbolo de la victoria, una V. -Pero algo que nunca he descubierto es quién es mi madre, o mi padre, no lo sé ni puedo saberlo de ninguna manera. Mi apellido es Songai, como el de todo el clan entero, por lo que no puedo saber quienes son, ni si algún día podré encontrarlos. Mi plan es, algún día poder saber que están ahí, y visitarlos también a ellos, si siguen vivos, que dudo muchísimo.- Nunca había pensado en mis padres de verdad, los que me habían dado la vida, eso podía significar lo mucho que me importaban. No sabía quién tendría tal información, o quién no. Puede que el kage supiera algo, por él pasa toda la información que puedas pensar que existe y no existe de la aldea, y siempre podría haber escuchado algo, o no. Tampoco confiaba mucho en el kage, no me inspiraba nada. Habíamos llegado al sitio en cuestión, un no tan pequeño como esperaba local, hecho de paredes de madera y que parecía igual por dentro. Entré sin siquiera preguntar y mi primera reacción fue alucinar por como parecía por dentro. Entendía porqué querían dañar la imagen del local pidiendo dinero, el local parecía demasiado bonito, parecía que iba bien de verdad, era atractivamente difícil de ignorar. Miré para atrás a Nina para que me entendiera de una mirada, y fui a hablar con uno de los camareros que había ahí. Le enseñé el pergamino y entré en la cocina a hablar con el dueño. -Sí hija sí, menos mal que has venido. Ahora mismo si te fijas tenemos a uno de ellos esperando ahí mismo, en la tercera mesa por tu derecha, no mires.- El tío era directo, no había dicho prácticamente nada. -Están ahí y esperan a que haya poca gente para entrar y nosotros no podemos defendernos.- Cuando hay poca gente, es decir, no están seguros siquiera de ello, o no quieren montar un escándalo o son muy débiles. -Oh no, se ha ido, eso es que sabe que estáis aquí, por lo que esta noche vendrán más preparados, o no vendrán.- Tenía razón, no podía dejarle ir, tenía que cogerle, pero ya no me daba tiempo, miré a Nina esperando que me entendiera y lo parara, no queríamos problemas de más.

45 líneas.


~~
Conforme avanzábamos la conversación se volvía más y más estúpida para dar un giro a lo sentimental. Me contó su experiencia para conseguir, o mejor dicho, describió sus guantes de batalla, de los que se sentía muy orgullosa. Tras eso me comentó que no había sabido nada de sus padres biológicos nunca, y que no tiene ningún dato, ni sabe si lo tendrá nunca. Por lo que ella me había contado de lo que había sido su niñez, no había sido educada como tal como una Songai, si no por un granjero borracho, por lo que muchas cosas que podría haber descubierto de una forma sencilla y fácil, lo tuvo que hacer por las malas. No sabía nada de ellos pero sentía cierto desprecio al padre que le había cuidado. Era algo que no me gustaba pues, por mucho asco que se tuvieran entre sí, ese hombre había decidido cuidarla al menos hasta que se fuera. No creo que se hubiera interesado ni mucho menos en como le va ahora o qué está consiguiendo, al igual que a Svel no le interesa como le va a él. Entramos al restaurante y mientras ella hablaba con la gente, con el del restaurante, su mujer, yo me dediqué a observar la gente que andaba por ahí cerca, y había poca. Por las horas del día era normal que no hubiera mucha gente. Uno de ellos no tardó en salir y Svel me miró de forma exagerada y me decía que lo parara. Al instante saqué mi espada y se la puse en el cuello de forma amenazante mientras le decía. -No te muevas ni un milímetro si no quieres que mi espada acabe dentro tuya, en cualquier lugar, el que quieras.- Le había asustado y era mi plan, quería que no se moviera y que nos dijera los datos de lo que planeaba para hoy. Le tumbé en una silla en el sótano que tenían ahí y pedí explícitamente que me dejaran a solas con él y Svel, que no era necesario contemplar lo que podría pasar si se iba de madre. Lo primero que hice fue poner mi espada en su cuello de nuevo, y en poco tiempo nos dijo lo que queríamos escuchar, exacto, cuando y a qué hora iban a venir. Planeábamos tener todo listo para esta noche y venir bien a cenar y lo que fuera, pero al parecer quedaba poco para que viniera, y que se hubiera levantado no era cosa de que hubiera tenido miedo y hubiera querido salir fuera para que no le pasara nada o no sospecharan, porque si no sería más sospechoso aún, cosa que justo pasó. Al parecer en nada de tiempo iba a llegar el jefe a pedir dinero, y que él estuviera ahí era el claro mensaje a los dueños de que debían prepararlo para ellos. Le levantamos sin hacer nada y le sentamos de nuevo donde estaba en la mesa, en el restaurante. Nos sentamos al lado suya mientras le miraba fijamente y Svel parecía seguir a lo suyo, no queriendo sentarse al lado mía, supuse que fuera para atacar sorpresa. No entendía como le gustaba tanto hacer las cosas de esa manera, pero así funcionaba y así se haría. Esperé y esperé durante una hora, no sabía que hacer, ya no podía aburrirme más pero tenía que seguir intimidando al personal, por lo que hice como si estuviera poco cuerda mentalmente y le hablaba de formas extrañas y le ponía caras extrañas para entretenerme mientras, de vez en cuando le enseñaba mi espada para ver sus reacciones. Hasta dentro de otros 15 minutos no aparecería el susodicho jefe acompañado de un guardia, entrando con cierto aire de grandeza al local. Lo primero que hice fue silenciar al que estaba custodiando, poniendole la espada en la entrepierna, y esperando a que su jefe se acercara aquí, viendo que estaba pasando.

39 líneas.
Nina parecía tenerlo todo absolutamente controlado, y no paraba de reírme con las caras que me iba poniendo tanto a mi como al que teníamos “capturado”. Yo veía que hasta iba en coña y era gracioso pero sé que para el otro no lo era. Yo me mantuve al otro lado, esperando a que viniera de una vez su jefe y poder emboscarle, atacarle, capturarle también e incluso torturarlo para que no volviera a pisar el restaurante. Tras más de una hora apareció un hombre de mediana altura, con una cicatriz en la cara, que vestía unos bonitos y aparentemente caros trajes, con un sombrero de copa y unas gafas, pude intuir que era él. A su lado había una persona que sorprendentemente me sonaba de algo, no sabía de donde pero le había reconocido. Me senté justo cuando entraron y les miré fijamente de arriba a abajo esperando sus posibles reacciones, y ver como actuarían, como querían o pretendían coger el dinero. Miró al custodiado de Nina, que estaba más aburrida aún que yo, y el jefe puso una cara extraña, no parecía gustarle el ambiente que se respiraba, o que una chica aparentemente modesta y pequeña estuviera a su lado haciendo cosas raras. -Mag, ¿qué pasa, qué has pescado ahora?- Dijo el más grande de ellos. -Nada jefe solo... una... nada jefe.- Soltó el otro. Al parecer se había movido de tal forma que parecía que algo había entre sus piernas. No, no podía ser, ¿de verdad Nina estaba apuntándole con la espada? Qué mente más fría. La cara del acompañante me perturbaba, sé que le conocía pero no sabía de donde y no lograba acordarme. -Maldita sea.- Se me escapó. Me escucharon y se giraron hacia mí, pero me ignoraron al instante, al menos el grande, el otro parecía mirarme fijamente. -Jefe, ella es, es aquella que...- La cara se le cambió de color y parecía mirarme de otra forma en este momento, ¿qué pasaba? -Es la de las prostitutas.- No había manera, ¿en serio? ¿Z? -Oh veo que te acuerdas de mí.- Me senté en una forma un poco provocativa. -¿Y qué tal vas al baño?- Quería reírme de él, mientras llamaba su atención. Me levanté entonces y me puse a buscar dentro de mis cosas a ver si encontraba los puños. -Hay que alejarnos jefe, está loca.- Decía el señor Z, pero para mí eso era poesía. -Cómo alejarnos, ja ja, ni de broma, y menos aún sabiendo lo que te hizo.- Dijo el, sin dudarlo ya, jefe. -Jefe, gracias... Vamos a por ella.- ¿Era un criminal sentimentalista? ¿Eran pareja o algo? Bah que mas daba, terminé de ponerme los puños y le di una señal a Nina, bueno una señal, mas bien grité. -¡Nina, a la acción!- Y sin fijarme en qué podría pasar me deslicé por el suelo para ir a por las piernas del jefe, con tan mala suerte de fallar, permitiéndose un salto hacia arriba, mientras que giré y nada más caer le metí un puñetazo a Z. No sabía que hacía ahí, puede que tras su detención, y a lo mejor posterior salida con soborno, se dedicara a otros jardines diferentes, de modo que pasó a molestar a una pobre familia dueña de un local. Me había asombrado la primera vez que lo enfrenté, pero ahora acababa de darle una buena leche, provocando que vomitara sangre casi al instante. -No has mejorado, que triste eres.- Le dije, y me propuse a saltar a su jefe.

36 líneas.


~~
El pez gordo había llegado, y mientras yo seguía cuidando de uno de los 3, Svel parecía haberse ocupado ya de uno de ellos, concretamente uno al que había llamado Z. Al parecer se conocían, ¿pero Z era solo un alias? No se quién podría ser, pero, oh no, espera, es, ¿del que me habló? Un criminal algo de pacotilla que se dedicaba a la prostitución, y del que Svel se encargó ya una vez, y después me dijo que le violó. Nunca sabría decir si esa última parte sería verdad o mentira, pero parecía que lo decía en serio, aunque, ¿como lo violaría? Se me escapó una pequeña risa pensando en eso y el que tenía delante aprovechó para levantarse y gritarme. -Ahora que el jefe está aquí, no tienes ninguna oportunidad.- Mientras lo decía me levanté y realicé un movimiento con la espada contrario a mi movimiento vertical, es decir, hacia abajo. Aticé por poco uno de sus muslos, gracias a que las mesas eran lo suficientemente pequeñas como para poder acertar de un lugar a otro. Empezó a gritar como una niña pequeña y a saltar por ahí. -Qué pena me das, en serio, ni puedo con ello.- Dije en voz alta. -¿Sois todos así de penosos?- Seguí, y me abalancé y le hice un fino pero profundo tajo en la otra pierna para prevenir que se levantara. Realmente era de un 2 contra 3 a un 2 contra 1. Al momento de hacer eso, pude ver como esquivaba una patada de Svel de una forma muy sencilla. Me abalancé hacia él y al momento de lanzar un tajo me paró con sus manos vacías. Estaba flipando, no podía creer lo que había pasado, de un tirón me tiró al suelo junto con mi espada. No sabía lo que podría haber pasado. Me lancé con un rápido movimiento y algo de instinto asesino hacia su corazón nada más me levanté, pero me esquivó y al instante caí contra el suelo haciéndome daño en el brazo izquierdo. Miraba la escena con incredulidad. Simplemente no me entraba que alguien pudiera coger y parar un golpe de espada con las manos, era, ¿alguna clase de taijutsu extraño? No lo sabía pero me daba algo de miedo. Me levanté de nuevo y preparé de nuevo un golpe. Poco a poco le daba chakra a mi espada para convertirla en algo más que una espada. Esta técnica también era mía, pero venía de mi clan, no era del todo algo que había inventado yo. Consistía en dar un golpe pero que en realidad fuera triple, de manera que todos los tajos convergieran en un único punto. Realmente 2 de los 3 tajos no son verdaderos si no hechos por chakra por lo que el daño no sería el mismo, pero tenía que probar. Había dejado a Svel con él solo mientras cargaba el ataque y solté un: -Dame 6 segundos Svel.- Y empecé a cargar el ataque, para propinarlo en el punto más cercano de su cuerpo que viera.

30 líneas.

Había esquivado mi ataque, y ahora que estaba en el aire pude ver como Nina saltaba rápidamente a por él, pero en un momento cayó al suelo más o menos detrás mía, y su cara no daba a basto. Le había impresionado demasiado. Yo por mi parte era algo que siempre había querido hacer, y me gustaba pensar la idea de que algún día sería capaz de ello yo también. Su plan de cargar un ataque y poder atravesar a el jefe de la mafia era bueno, pero no tenía porqué funcionar. Aún así, me decidí a tirarme de cabeza para agarrarle y que ella le pudiera tajar de una vez y acabar con esto, para recibir nuestra recompensa. Recorrí los 3 metros que nos separaban de la manera más sencilla que conocía, saltando, y caí con una patada voladora encima suya, patada que me había bloqueado. Se mantenía alerta por el golpe que podría dar Nina pero a la vez quería bloquearme a mí. Un golpe con el codo en los riñones o en el hígado bastaría para contenerle durante unos momentos para que realizara su golpe. Sin más dilación le pisé una pierna con la mía con fuerza y después le di con el codo en el hígado, para dejarle ko en un momento de pie. Esperaba que Nina lo atravesara, o cortara, o lo que fuera que quisiera hacer para acabar con esto ya, poder recoger la recompensa y volver a casa pensando “qué bien había salido todo, aunque qué cerca había estado de haber salido de una forma pésima”. Tras mi golpe, sujeté con fuerza los brazos de nuestro enemigo y esperé hasta el último momento en el que Nina llegara para salir de ahí y no ser atravesada por la técnica. Esperaba que se acabara ya, estaba cansada ya y quería tener sus momentos de relax, poder compartir un baño relajante o simplemente dejar las misiones de lado por un tiempo, me dolía la cabeza de tantos problemas. Había ganado ya bastante dinero, y no solo eso, había visto otro país y otros ninjas contra los que luchar, pero al menos unos días, no le sientan mal a nadie.

22 líenas.


~~
Sin más espera y tras haber cargado y visto los movimientos que Svel tenía para ofrecerme, me abalancé a por su cuello con la técnica, que no tenía nombre. Fallé el golpe principal pero los otros dos le dejó en el sitio. No había dado ningún punto vital, ni mucho menos, pero le había dejado inutilizado, perfecto para poner con correas y mandarlo a los tribunales, donde tendrían un bonito día, y fin de trimestre, o más, supongo. Atamos a los 3, atribuyendo mucha mas fuerza en los nudos de su jefe, que había demostrado saber un poco esquivar golpes, pero no mucho más, o puede que nosotras fuéramos demasiado buenas. De camino a la entrega de los criminales, pude darme cuenta de la cara de cansancio de Svel, y como seguro me pediría algo extraño próximamente, aunque no tuviera que ver con el entrenamiento. De camino a casa la conversación fue algo más viva que en la ida incluso, no me lo esperaba debido a su rostro, pero podía ser perfectamente. -¿Ese era de verdad el Z que me contaste? Que bajo ha caído tras lo que os pasó.- Afirmé. -Además, no hemos podido tener al final la cena que queríamos tener, y no creo que estemos para ello, pero deberíamos pensarlo, reconsiderarlo y llevarlo a cabo otro día, el dueño parecía muy agradecido con nosotros, y además de la recompensa, podrían tratarnos mejor en el local.- Lo que dije no era mentira, siempre podríamos volver a ese sitio y nos recibirían con los brazos abiertos, eso seguro. Por la noche me limité a cuidarme y cenar en casa tranquilamente mientras conversaba con Svel sobre cualquier cosa que se nos ocurriera, desde el tiempo que hacía, la técnica que había usado, cosa que siempre le interesaba, aunque no sabía porqué, ya que Svel no solo no usa armas, si no que me dijo que nunca las usaría, ya que requieren que sus manos estén ocupadas en sujetar algo que hace menos daño que sus propios puños. Por algo sus armas eran un guantelete y, porqué no llamarla así, una botella. Habíamos pasado de tener una mañana sonrientes por una misión que nos permitía cenar en un lugar que no fuera en nuestra casa o algún sitio de comida rápida, a estar magulladas de reventar mafiosos para acabar en casa cansadas sin poder siquiera movernos de la cama, era curioso.

26 líneas.
Líneas realizadas: 36 + 27 + 45 + 39 + 30 + 22 + 26 = 261 líneas.
Líneas pedidas: 120 (60 de Nina y 60 de Svel)
Líneas sobrantes: 140
Stats pedidos: 7 de fuerza(de 53 a 60) a 20 líneas por stat, 140 líneas.
Líneas sobrantes: 1



~~
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.