Últimos temas
» La voz de la dama (Pacto | Pasado con Svel)
Hoy a las 9:28 pm por Svel

» Tira un dado
Hoy a las 6:19 pm por Chôen

» [Juego] Existencialismo
Hoy a las 6:18 pm por Chôen

» [Juego] Abecedario naruto
Hoy a las 6:16 pm por Chôen

» [Juego] 1000 mensajes
Hoy a las 6:13 pm por Chôen

» [Juego] Emparejame
Hoy a las 5:53 pm por Chôen

» [Juego] Kiss, Pass, Hug or Date?
Hoy a las 5:42 pm por Chôen

» [Juego]Te amo porque...
Hoy a las 5:41 pm por Chôen

» {Actividad} ¡A postear!
Hoy a las 5:38 pm por Renji Sakurai

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Hoy a las 5:38 pm por Chôen

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Hoy a las 5:37 pm por Chôen

» [Juego] Róbame
Hoy a las 5:35 pm por Chôen

» [Juego] ¿Que estas escuchando?
Hoy a las 5:30 pm por Renji Sakurai

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Hoy a las 5:30 pm por Renji Sakurai

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Hoy a las 5:29 pm por Renji Sakurai

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Hoy a las 5:21 pm por Renji Sakurai

» [Juego] ¿Te casarías con el de arriba?
Hoy a las 5:19 pm por Renji Sakurai

» [Juego] Ojalá
Hoy a las 5:19 pm por Renji Sakurai

» [30/01/2018]Censo de actividad
Hoy a las 5:18 pm por Nina Skit

» [Juego]La historia...
Hoy a las 5:10 pm por Astolfo




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que debéis hacer el registro de pb, aldea, y expediente primero antes de poder rolear. Podéis rolear sin ficha ninja y sin cronología, sin embargo, para participar en un evento o vayáis a terminar un tema debéis tener creada ambas, tanto la cronología como la ficha.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Acarreando ovejas:
Nombre: Acarreando ovejas.
Rango de la misión: D
Paga de Mision: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido
Lugar: Otogakure no Sato
Numero de Post: 30 Lineas (Calibri, 11)
Descripción: En la zona de campo de la aldea, residen un grupo de agrícolas y ganaderos, en el último tiempo se han quejado de que están sufriendo perdidas en las ovejas, las cuales desaparecen cuando regresan luego de llevarlas a pastar, ellos creen que hay un animal salvaje atacándolas. Tu deber es convertirte en un pastor ovejero, y como tal llevarlas a pastar, cuidarlas y averiguar que animal salvaje es el que las atacas, cuando lo averigües, deshazte de él.

Paralelo al hogar de los Humpty, se elevaba un edificio de dos plantas de colores grises y blancos. No había muchas ventanas en él, todo lo contrario. Su portal contaba con dos columnas hechas de piedra volcánica y en el dintel podía verse una gran chapa metálica con el símbolo de Otogakure, y en la misma, un certificado y mensaje de aprobación que en su día el propio Otokage realizaría, o eso suponía Hans, pues no estuvo allí para verlo. Se trataba del laboratorio de su padre, donde ambos pasaban la mayor parte del día cuando no se encontraban haciendo misiones. Karl lo había construido prácticamente pegado a su hogar, la cercanía le suponía una gran comodidad. Investigaba y desarrollaba nuevas técnicas, nuevos venenos y llevaba a cabo algún que otro experimento que podría considerarse inmoral si otros países supieran lo que sucedía bajo ese techo. La planta baja y la primera planta estaban destinadas especialmente al tratamiento médico, pues como es obvio Karl también curaba y trataba a muchos de los aldeanos, al fin y al cabo era un ninja de mucho prestigio, incluso había empleado algunas habitaciones para ingresar a ciertos enfermos si era necesario.

No era sin embargo un hospital pensado para el cuidado de muchas personas sino para casos especiales. Karl tuvo en su día la oportunidad de construir un gran hospital en la zona céntrica y contar con muchos médicos bajo sus órdenes, pero rechazo la oferta pues sabía que eso le limitaría en sus investigaciones y, lo que es mucho más importante, su tiempo. El sótano era su lugar favorito, pues era allí donde llevaba a cabo dichas investigaciones y experimentos, un lugar cerrado a cal y canto, sin ventanas y con tan solo una puerta de acceso, pero perfectamente iluminado y repleto de complicados aparatos, la más alta tecnología y muchas más cosas. También era el lugar preferido de Hans. Cuando era más pequeño, su padre no le dejaba ir solo, pero sí que había visitado el sótano para ayudar a su padre en algunas investigaciones. Fue cuando consiguió ascender a Gennin cuando Karl le dio a su hijo una copia de la llave del sótano para que tuviera libre acceso; como todo buen ninja médico, tendría que investigar por sí solo, experimentar y finalmente crear nuevos utensilios, venenos o técnicas para fortalecerse como shinobi.

Aquella mañana de invierno, Hans se había despertado mucho más temprano que de costumbre. Tenía una misión que llevar a cabo, una petición un tanto particular, pues debía cuidar de un rebaño de ovejas que recientemente había sido atacado por una criatura salvaje. Podía convertirse en una situación complicada, por lo que decidió ir hasta el laboratorio donde había preparado los días anteriores cierta herramienta que podría ser útil. –Esto por aquí… y por aquí esto otro…- Manoseaba varias piezas de metal que compartían un complicado mecanismo bajo la imagen de un cuchillo. Con un gancho de acero muy fino, ultimó los retoques finales de su nueva arma. -¡Y ya está, nya!- Dijo levantando el diminuto cuchillo, que se asemejaba más bien a un bisturí. Otro exactamente igual al que acababa de construir reposaba atado en su cinturón. Dejó de nuevo el cuchillo en la mesilla y rebuscó un poco más. Se hizo con una jeringuilla y la rellenó con un líquido transparente, sin ningún tipo de olor ni sabor. Sí, probablemente fuera agua. Introdujo el aguijón por un recoveco casi imperceptible en la hoja de Nagaitsume, el cuchillo, que agitó como quien agita un batido antes de darle el primer trago. Seguidamente lo clavó en un corcho de la misma mesilla. El corcho apuñalado, con el paso de los segundos, comenzó a humedecerse absorbiendo el líquido que poco a poco salía de la hoja del arma. –Portador de fluido en perfecto estado.- Dijo tras sacar el cuchillo y secarlo con un pañuelo blanco que seguidamente tiró al suelo. Siempre dejaba todo en nefastas condiciones, nunca limpiaba, era un auténtico desastre pero no era consciente de ello.

Posó el cuchillo una vez más en la mesa y estiró su mano para alcanzar un tarro de cristal tapado también con un corcho. En su interior había varias bolas de pequeño tamaño con un color amarillo anaranjado. Se trataba de Konzatzu, otra de las peculiares creaciones de Hans, un veneno que en lugar de ser doloroso o peligroso es, más bien, molesto. No le llevó mucho descubrirlo, pues las bolas eran un contenedor de varias semillas de una planta típica del País de los Volcanes que al ser aplastadas o golpeadas muy fuerte expulsaban un gas congestionador. Con su uña, Hans abrió un compartimento en la culata de Nagaitsume e introdujo una de las bolas naranjas. Tras cerrarlo de nuevo, dio una vuelta al cuchillo para que el filo quedara apuntando hacia su pecho y el puño hacia el lado opuesto. Apretando un botón en su lateral, el compartimento se abrió y del pomo de la daga un gas anaranjado salió disparado sobrevolando la mesa. Un corcho cayó al suelo y algún que otro papel que había en ella quedó manchado y tintado por completo en distintas gamas de amarillos y naranjas. –Portador de gas, ¡correcto, nya!-



-Hablo #0066ff- *Pienso #003399* Narro
Salió al fin del laboratorio, dejó atrás el sótano y abandonó el edificio. En las horas que había pasado trabajando en Nagaitsume, el sol ya había salido. Portaba ambas dagas en su costado derecho de forma paralela en horizontal y tintineaban cuando chocaban entre sí mientras se desplazaba a las afueras de la aldea, donde se encontraba el humilde recinto del campesino que había encargado la misión.

Conforme Hans se acercaba a la granja, podía ver el rebaño rodeado por unas vallas de madera que cubrían un amplio terreno. En la puerta, un hombre adulto cercano a los cincuenta años le daba la bienvenida levantando su mano y saludando. -¡Hola, aquí!- Indicaba el hombre en cuestión. El Gennin comenzó a correr cuando escuchó la llamada del granjero. –¡Muchacho! Soy Garusei Huon, pero llámame solo Garu.- Comentaba mientras tendía la mano a Hans. Seguidamente, hizo un gesto con su pulgar señalando su espalda, hacia la puerta de su casa. -¿Quieres que te traiga algo de comer o beber?

-¡Soy Hans, nya! No hace falta, no, muy amabl…- Las palabras de Hans fueron interrumpidas por un ladrido y el rechinar de unos dientes. Muy despacio, con su mano tendida en el aire, antes de que hubiera alcanzado la de Garu, Hans torcía su cuello muy despacio hacia su izquierda, hasta que se encontró la figura de un perro a un par de metros de distancia en posición defensiva, gruñendo. De forma instintiva Humpty dio un pequeño salto hacia atrás antes de conseguir saludar al granjero. Su rostro se tornó pálido y miraba de reojo al hombre con la esperanza de que sacara a ese animal de ahí.

-¡HA, HA, HA!- Garu reía enérgico.- Este es Oki, nuestro perro pastor. Espero que no te den miedo los perros, porque pasarás con él todo el día.- Garu cargó con una bolsa a su espalda y empezó a andar en la misma dirección que Hans había venido mientras hablaba, pero sus palabras dejaron de ser atendidas por Hans.

-¡Oye, oye! ¿No va a llevarse al perro? Creo que sería mejor si…- Pero el ninja médico no pudo terminar su frase.

- Ese animal salvaje que mata a mis ovejas aparece por la noche, y Oki siempre ladra antes de que llegue…- Garu daba ya la espalda por completo a Humpty y al dichoso can. -¿Cómo quieres que me lo lleve? Que estupidez.- El granjero rió de nuevo mientras su figura descendía por una colina. –¡Tienes comida y bebida dentro de casa, no te cortes!

Hans quedó boquiabierto. Sus ojos también eran incapaces de cerrarse ante aquella situación, pero su pelo los ocultaba en una cortina azul. Miró de nuevo al perro, de tamaño mediano y pelo blanco, a excepción de una mancha negra que cubría toda su pata trasera. Ya no gruñía ni ladraba, solo jadeaba con la lengua afuera como todos los perros bufones hacían, mientras miraba al horizonte, justo donde Garu había desaparecido. A Hans, sin embargo, le era indiferente que se hubiera tranquilizado. –Entra.- Dijo señalando la puerta del hogar que había quedado abierta de par en par. Oki no hizo mucho caso, se limitaba a jadear y babear, pero esta vez mirando al Humpty. –Entra, te digo, nya.- Dijo esta vez más enérgico y el animal obedeció. En cuanto su trasero con la cola en alto moviéndose de un lado al otro cruzó la puerta, Hans la cerró para asegurarse de que ese bichejo no iba a darle problemas. No le gustaban los perros, era obvio. Tampoco quería entrar a por la comida de ese granjero, ya había traído sus propias provisiones, por lo que se limitó a trepar al tejado de la casa y pasar el rato allí. *Esperar hasta la noche.* Reflexionaba tumbado panza arriba. *Que aburrido.* De vez en cuando sacaba algún que otro aperitivo de su bolsa. Tenía un poco de todo. Galletas, un bocadillo de carne con salsa de queso y una cantimplora con agua. Por supuesto, tenía también sus hierbas aromáticas y no tardó apenas cinco minutos en preparar uno de sus cigarros para amenizar el rato y, aunque él no lo hubiera pensado, adormecerse todavía más.



-Hablo #0066ff- *Pienso #003399* Narro
Unos ladridos le despertaron. Se había quedado profundamente dormido después de haber pasado varias horas dando vueltas en el tejado, comiendo, bebiendo y fumando de cuando en cuando. Estaba atardeciendo, casi era totalmente de noche. La luna se alzaba llena pero las nubes la ocultaban, opacando la luz que esta emitía. En todo el día no había prestado atención siquiera a las ovejas, pero el Gennin era observador y se había percatado de que el pasto y agua que Garu había dejado a los animales era más que suficiente para un día; tal vez no confiaba demasiado en la ayuda que la aldea de Otogakure iba a ofrecerle. El médico sólo abrió un ojo, no asimilaba donde estaba, pero conforme escuchaba los ladridos de Oki, encerrado, empezaba a recordar. Bostezó al tiempo que se recostaba y entonces pudo verlo. En una colina que se alzaba al oeste del cerro donde estaban las ovejas, tres lobos se asomaban y agazapados caminaban muy despacio hacia el rebaño. -¡NYA! ¿POR QUÉ? ¿¡PERROS OTRA VEZ!?- Al parecer no había sido un único animal el que había estado atacando a las ovejas los días anteriores. Ni siquiera había sido necesario sacarlas de la granja, pues parecía que al no haber podido cazar todavía, los lobos habían decidido ser ellos quienes fueran hasta sus presas. Fácilmente podían ser confundidos con perros, como le ocurrió a Hans, pues no eran mucho más grandes que Oki, pero sus fauces y sus orejas les delataban.

No dudó ni un instante. Se dejó caer por el tejado, deslizándose con su trasero, siendo ruidoso y descuidado. ¿Dónde había quedado la estrategia? Estaba confiado a pesar de que no le gustaban nada esos animales, pero al fin y al cabo eran solo eso, animales. Hans corrió hacia ellos tras caer del edificio mientras su cola felina se tambaleaba de un lado a otro como un péndulo. Sabe dios qué pensarían los lobos que era el muchacho, probablemente su condición divina, por algún motivo, los confundió. En cualquier caso, los canes no dudaron ni un instante y se abalanzaron mientras ladraban en dirección al muchacho, mostrando su naturaleza salvaje. Las ovejas se percataron entonces de la presencia de los animales y corrieron hasta uno de los extremos del recinto vallado, siendo bloqueadas por la valla de madera. Los ladridos de Oki, que todavía permanecía encerrado al tiempo que apoyado en sus patas traseras intentaba asomarse por la ventana, se oían mientras tanto a espaldas del conflicto.

Cuando el primero de los lobos saltó con sus patas delanteras por delante dando dentelladas al aire, Hans reaccionó sumamente rápido. Se percató de cómo flexionaba sus patas traseras para saltar y en el momento que el animal estaba en el aire, indefenso, se movió dos pasos al costado mientras activaba el bisturí de chakra en su mano izquierda, realizando un corte en la parte inferior del mamífero, a la altura del estómago, que lo inutilizó. El can cayó con un gemido y Hans sonrió de forma maléfica, desconcentrándose por un segundo. Otro de los lobos aprovechó la situación para saltar y caer sobre él. Las patas del lobo se encontraban a los lados de la cabeza de Humpty, que con una mano intentaba separar las fauces del animal. –No me falles ahora.- Con su otra mano, el Gennin tomó una de sus Nagaitsume y la colocó a la altura de su torso, apuntando con el pomo de esta al rostro del mamífero. Al pulsar el botón del lateral, el humo anaranjado de Konzatzu salió a propulsión e impactó en el hocico del can que por acto reflejo se alejó. Hans se había liberado. El animal, mientras, estornudaba sin parar, pero su sufrimiento fue breve cuando la daga del médico atravesó su cuello, haciendo que se desangrara y cayera muerto. Sólo quedaba uno del trío. Hans ya estaba en pie y se movía en círculos frente al último lobo. Era imposible adivinar quién actuaría primero, fueron segundos de tensión. El peliazul se adelantó al fin y lanzó su daga contra el animal, que logró esquivarla y aprovechó para correr contra él, pero al mismo tiempo desenvainó su segunda Nagaitsume esperando la embestida del lobo y adelantando su brazo derecho la clavó en el cráneo del depredador. Había terminado y sólo se escuchaban los ladridos de Oki acompañando a los quejidos de las ovejas asustadas. –El gato siempre será más listo que el perro, nya.

Todo se calmó durante los próximos segundos. Las ovejas poco a poco se tranquilizaron y lo mismo ocurrió con el perro del granjero. Hans se tomó su tiempo para dejar constancia de su éxito; tras haber arrastrado los cadáveres de los tres lobos hasta un cerezo varios metros alejado del recinto, los colgó con la ayuda de cuerdas y cadenas que se encontraban esparcidas por la granja. -¡Seguro que a Garu le encanta!- Humpty realmente pensaba que sería así, sin tener ni idea de la espantosa y macabra imagen que causaban los cadáveres de los tres canes. En cualquier caso había cumplido su misión, como siempre, a su manera. Abrió la puerta del hogar para que Oki saliera al exterior de nuevo y marchó. Hans olió las palmas de sus manos. –Huelo a perro…- Solo eran imaginaciones suyas, pues sus manos estaban bañadas en sangre y el olor de esta era lo único que desprendía. –Qué asco.- Sacó de nuevo sus hierbas del fajo que llevaba consigo. Mientras fumaba, volvía a casa convencido de su éxito.



-Hablo #0066ff- *Pienso #003399* Narro
Líneas totales: 156
Líneas requeridas: 30
Líneas sobrantes: 126

Peticiones:
Entrenamiento de Nagaitsume y sus dos técnicas, lo que suma un total de 45 líneas. Sobran 81 líneas.
8 puntos en Iryoninjutsu (de 17 a 25), lo que suma un total de 80 líneas. Sobra 1 línea.



-Hablo #0066ff- *Pienso #003399* Narro

✓MISIÓN ACEPTADA
Shinobi's Justice




Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.