Últimos temas
» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Se requiere de escolta:
Nombre: Se requiere de escolta
Rango de la misión: B.
Paga de la misión: 650 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Iwagakure no sato.
Número de post: 90 líneas. (Calibrí,11).
Descripción: Un importante comerciante ha confiando en Iwagakure para encontrar un guardia que le lleve hasta las proximidades del pais de la hierba, luegar donde se encuentra su proxima residencia. Tu misión consistirá en recogerle en la zona residencial de la casa en la que se hospeda actualmente y llevarlo sano y salvo hasta el punto marcado. Se rumorea que hay bandidos en el camino así que deberás ir preparado para actuar.


Jisamu esperaba paciente en un distrito residencial de la aldea, a las puertas de una taberna donde había sido destinado. Tenía una nueva misión, y no la había recibido con entusiasmo ni mucho menos, pero al menos mantendría su cada día más confusa mente ocupada por un tiempo. Esperaba el encuentro con un tal Amon, un comerciante que solicitaba un ninja que ejerciera como guardaespaldas para acompañarle hasta cierto poblado en la frontera con el País de la Hierba. No esperaba mucho del tal Amon, no esperaba nada en absoluto de él, y tampoco de la misión. Otro trabajo mediocre que desaprovechaba sus capacidades, pero ¿qué podía esperar? Comenzaba a acostumbrarse, aunque no quisiera.

Las puertas de madera de un establo paralelo a la taberna se abrieron de par en par y de forma sonora. Cualquiera esperaría ver un enorme carromato tirado por caballos de larga crin y músculos de acero dado el estruendo de la puerta, pero para desgracia de todos los presentes, lo único que pasó bajo el techo del establo fue un burro gris, cansado y débil que no parecía más rápido que un caracol en el desierto. -¡Espabila, Popo, espabila!- Una voz ronca y desagradable hacía eco entre las paredes del establo, sin ser todavía visible. –Maldito burro viejo.- La figura de un hombre de avanzada edad, con barba de tres días y un pelo canoso que llegaba hasta su nuca asomó. Daba palmadas de forma rítmica en el trasero del animal, sin causarle aparentemente la más mínima molestia, pues este caminaba igual de calmado que cuando las puertas se abrieron. Detrás del burro, un cajón de madera no muy grande ni hermoso, posado sobre dos ruedas también de madera, era arrastrado por la criatura. Una escena cómica, tal vez, pues burro y comerciante parecían estar hechos el uno para el otro, como si el uno fuera la versión humanizada del otro. Tan decrépitos, tan débiles. -¡POPOOOO!- No parecía tener mucha paciencia el anciano. Con un grito de mil demonios hizo reaccionar al fin al tal Popo, que hizo un amago de galope y avanzó varios metros algo más deprisa, pero retomó su ritmo pausado en solo unos segundos. La gente alrededor reía, se mofaban de ambos. Todos menos Jisamu, pues era él quien tendría que soportar a esos dos hasta que los llevara a la frontera.

-¿Eres Amon? ¿Amon el comerciante?- El Chunnin permanecía de brazos cruzados y analizaba con más atención al viejo. Su ropa estaba gastada, deshilachada en algunas partes. Un agujero del tamaño de un puño dejaba su rodilla izquierda al desnudo y lo mismo ocurría con su codo derecho. Sus zapatos no parecían cómodos, eran de paja y daba la sensación de que en cualquier momento, con la siguiente pisada, desaparecerían dado el desgaste físico. Se cuestionaba como había sido capaz de realizar el pago a Iwagakure para recibir escolta. Evitó sin embargo observar por mucho rato a Popo, el burro, pues aunque lo intentó, la imagen de este con los ojos entrecerrados y su baba cayendo lentamente por el costado de su labio no resultaba agradable en absoluto.

-Pues claro que soy yo, muchacho inútil. ¿Por qué tienen que enviarme a un niño a protegerme? Popo podría tumbarte de una coz, mírate…-Popo reaccionó con un bufido y su saliva cayó al suelo, al lado del pie de su dueño pero sin llegar a tocarle. Al parecer, Amon no se había percatado de cómo todo el mundo a su alrededor se reía de él.

-Si estás listo, salimos ya.- Jisamu ignoró el comentario del comerciante. Un niño, había escuchado eso muchas veces, pero no tenía validez alguna cuando quien propiciaba esas palabras era un decrépito cadáver que apenas se sostenía en pie. Intentó meterle prisa al anciano y se dio la vuelta, caminando en dirección a la puerta principal de la aldea. Amon y Popo le siguieron. Lo supo porque, aunque ignoraba sus palabras y quejidos, podía escuchar el rechino de las ruedas girando detrás del burro.

-¡No corras tanto, muchacho, este burro esta viejo!- Se quejaba el comerciante mientras daba de nuevo un par de palmadas en el trasero gris de Popo. Si bien era cierto que al burro parecía costarle sudor y sangre cada paso que daba, a Amon le costaba mucho más, siendo incapaz de dar tres pasos seguidos sin llevar su huesuda mano a su espalda, a la altura de su cadera, intentando soportar mejor el dolor que conllevaba el paso de los años. -La juventud de hoy en día no tiene educación…- Cada paso, era un nuevo quejido. Por suerte, había desistido y ya no gritaba para que Jisamu pudiera escucharle. Ahora tan solo se dedicaba a susurrarle a su viejo burro, que además de cargar con la mercancía, cargaba también con el aburrido sermón del viejo.- Si fuera más joven ibas a respetarme más, muchacho…- Continuaba, en un tono inaudible para el peliblanco.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Jisamu andaba sin preocuparse en exceso por el comerciante ni su acompañante. Estaban llegando al portón principal de la aldea de Iwagakure y no era necesario al fin y al cabo. Se aproximó a la posición de dos guardias que vigilaban quien entraba y salía del lugar y les mostró el pergamino que describía el cometido de su misión. Los guardias se miraron entre sí y, seguidamente, giraron sus cuellos para visualizar a Amon y Popo. Intentaron contener una carcajada que se convirtió en una risa nasal. Jisamu se dio la vuelta para ver qué ocurría. El estúpido burro se había detenido unos diez metros atrás de la posición del Chunnin y el anciano intentaba con todas sus fuerzas tirar de él. Tardó un par de minutos en conseguirlo, pero cuando alcanzaron el gran portón, el animal parecía haberse animado… Un poco, al menos, pues ya no fue necesario que el viejo tirara de él.

Al fin dejaron atrás Iwagakure no Sato. Comenzaba así el viaje que el Suneku no quería bajo ningún concepto tener que soportar. Viajarían hacia el sur hasta llegar a la frontera con el País de la Hierba, siguiendo caminos seguros donde confiaba no toparse con muchos problemas. En cualquier caso, era de agradecer que no tuviera que cruzar la frontera. Por nada en el mundo quería volver al País de la Hierba, no había ni un solo buen recuerdo allí que le llamara, solo con escuchar el nombre del país recordaba la sangre, los quejidos y esa oscura canción.

-¿Es que acaso eres sordo?- Amon llevaba ya un buen rato intentando llamar la atención de Jisamu, pero este no se había percatado. Estaba inmerso en sus pensamientos y la voz del viejo sonaba con cada palabra más pesada, por lo que había optado por ignorarlo. –Estoy preguntándote cómo te llamas, ten un poco de respeto y contéstame niño. Si tengo que poner una reclamación sobre tu comportamiento tendré que saber tu nombre.

Vino a la mente del Suneku una imagen maravillosa. Se imaginó cogiendo su kunai, saltando sobre el viejo y cortando su yugular. Un solo gesto y terminaría con su triste, patética e inservible vida por siempre, nunca más una persona tendría que sufrir ese tono de voz tan irritante e incómodo. *Fue un ataque sorpresa, sí.* Pensaba Jisamu que diría al dar explicaciones en la aldea, imaginando una hipotética situación en la que asesinaba a Amon. *Eran muchos, tantos que no podía contarlos. Intente defender a ese viejo cascarrabias pero no hubo manera, lo mataron y casi hacen lo propio conmigo. Una desgracia, si.* Suspiró. Era una lástima, pero debía cumplir con su trabajo de la mejor forma posible. Las quejas del comerciante seguían escuchándose un par de metros detrás de él. –Soy Jisamu Suneku.- Pronunció mientras se detenía en seco y volteaba su cara.

-Jisamu Suneku. Vaya un nombre raro. Menos mal que me largo de este país repugnante, mira que enviar a un niño a protegerme. ¿Cuántos años tienes, 15?- Resultaba curioso, pero había acertado de lleno con la edad del Suneku. El anciano caminaba unos pasos por detrás de este, pero cuando se hubo detenido para decirle su nombre, le dio tiempo a alcanzarle.

-Sí, ha dado en el clavo, 15 años. –Intentó sonar lo más amable posible, pero era incapaz, su naturaleza le impedía fingir ser lo que no era.- Y soy un Chunnin, es lo correcto para una misión de este tipo, no vuelva a subestimarme. -¿Cuántas veces habían subestimado ya a Jisamu? Era joven, era muy joven, sí, pero desde muy pequeño había sido sobresaliente como ninja, siempre fue un prodigio y aunque últimamente había visto como muchos otros ninjas tan fuertes o más que él rondaban por Daichi, el estaba convencido de que era alguien superior, que algún día lograría lo imposible. Si se lo proponía, podía alcanzar el culmen del poder jamás alcanzado por ningún ser humano. Pero a nadie le importaba eso. Seguía siendo a ojos de los demás un niño como cualquier otro. Jisamu reanudó la marcha, aunque algo más despacio. Era una lástima pero no podía adelantarse, si fuera por el tardaría menos de la mitad de la mitad en llegar al destino, pero debía proteger a Amon y eso conllevaba seguir su ritmo.

-Bah, y eso que más da. Seas ninja o un comerciante de alcohol como yo…-Dijo mientras daba una palmada en la carga que transportaba el burro, lo que produjo el tamboleo de un barril y el correspondiente sonido del líquido contenido en su interior. -…poco importa ya. Este país se va a la mierda y da lo mismo quien seas. Ese niñato de feudal hace lo que quiere y nadie se lo impide. Los ninjas se matan buscando dinero y poder y mientras esos listillos seguirán haciendo lo que les de la gana.- Sonaba… casi coherente. –Me iré tan lejos como pueda. Por desgracia tengo que pasar por el país de mierda de esos perturbados y bichos raros. Pero no es de mi agrado. –Concluía, refiriéndose por supuesto al País de la Hierba.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Jisamu estaba mucho más de acuerdo con Amon de lo que podía esperar. Nunca le había gustado su País, ni su aldea. El sistema feudal y la jerarquía shinobi, nada le había gustado jamás. Solo Masao Hon era alguien a quien consideraba digno de admirar, pero eso formaba ya parte del pasado. Desde que se convirtió en ninja había descubierto en mayor profundidad cómo funcionaba el mundo. Vio como el País de la Tierra se empobrecía, como las voces de Iwagakure hablaban sobre la grandiosa fiesta que dio Shinichi Kamibara y a la que él, por supuesto, no acudió, como el tirano seguía llevando su egoísmo por bandera, pero vio más allá. Había visto como las distintas aldeas necesitaban la aparición de una enfermedad que atacaba a los niños de todos países por igual para poder bajar las armas de forma temporal, ¿era necesario? Solo se pusieron de acuerdo para enfrentar a yokais y a aquello que desconocían. Después de eso llego el examen en el que el Suneku se convirtió en Chunnin, ahí supo de lo que eran capaces los adeptos del Shuha Shinto, su crueldad, como el Kazekage moría y los rumores ya apuntaban al Hokage como mente tras el asesinato, tensando más aún la cuerda. El mundo se podría, todos los países estaban podridos, todas las aldeas. Y mientras tanto, Masao Hon, el Tsuchikage, hacía honor a su título y permanecía como una sombra.

Jisamu asintió. Había escuchado esta vez muy atento las palabras de Amon, pero no quería mantener una conversación con él. No le agradaba, su presencia era incómoda y su voz también, por muchas verdades que dijera. –Peeeeero, en fin, creo que con tener un montón de borrachos que paguen por mi mierda estaré contento. JA, JA, JA.- Su risa era incluso más desagradable de lo que podía haberse imaginado el Chunnin. Amon dio una palmada en el trasero de Popo, su burro, y seguidamente estiró su mano para rebuscar entre los barriles que cargaba el animal. Escondida entre todos ellos estaba una botella de cristal tapada con un corcho y que tapaba una bebida de color rosado. Mientras, Jisamu afinó su oído. Algo no iba bien, estaba convencido. –En tu país no saben apreciar esto.- Dijo el comerciante al tiempo que alzaba la mano y se alejaba un par de pasos de su burro y la carga que transportaba. El shinobi, mientras tanto, le mostró al anciano la palma de su mano derecha indicándole que permaneciera callado, mientras con la mano izquierda bajaba dos dedos de altura su bufanda, como si eso fuera a ayudarle a escuchar y mirar mejor. -¿Tu no bebes, niño? Venga, dale un trago.

Amon ignoró por completo al Suneku. ¿En qué mierda estaba pensando? Un silbido cortó el aire y toda la atención de Jisamu se disparó como un acto reflejo. Dio media vuelta y corrió hasta Amon, placándole y tirándole al suelo para seguidamente rodar con el varios centímetros hasta cubrirse con la carga que Popo transportaba. Como consecuencia del placaje, la botella cayó al suelo y se rompió en mil pedazos. Dos flechas quedaron incrustadas en el suelo, en las posiciones que antes ocupaban el anciano y el joven peliblanco. Jisamu quedó sentado en el suelo, con las piernas algo flexionadas y apoyando su espalda en el cargamento, intentando asomar su cabeza lo más mínimo posible para observar el lugar e intentar dar con aquellos que les habían atacado. Mientras, empujó al comerciante a su derecha para que quedara también cubierto con la mercancía.

-¡¿Qué haces, inútil?! Exigiré que cubran los gastos de esa botella con tu pago de la misión, ¿qué crees que…?- Amon no parecía estar por la labor de permanecer callado, por lo que Jisamu tapó su boca con la palma de su mano y aprovechó para desahogarse apretando el rostro del anciano.

-Acabo de salvarte la vida así que ahora vas a quedarte aquí y vas a cerrar la boca.- Decía el shinobi, pero no miró al viejo en ningún momento, su mirada permanecía fija en el lugar donde las flechas habían caído. Tras varios segundos de forcejeo con Amon, retiró la mano de su bocaza. Al fin permanecía callado, y aunque el Suneku no lo vio, estaba aterrorizado. *No es común ver a ninjas empleando arcos y flechas, lo más probable es que sean bandidos, no deberían de suponer un gran problema.* Reflexionaba mientras escuchaba los jadeos del comerciante al lado suyo. –Hazme caso y sigue callado.- Le dijo a este al tiempo que se giraba hacia él para mirarle fijamente a los ojos y que sus palabras fueran directas. Jisamu dio un golpe con su puño en el cargamento que el burro transportaba. El animal no se había inmutado con las flechas que habían caído a tan solo un metro de él, pero confiaba en que el golpe le hiciera moverse aunque fuera un poco y así lo hizo. Popo avanzaba, pero no trotó ni nada por el estilo, sino que comenzó a caminar sin ninguna prisa, era justo lo que quería. Arrastrándose de espaldas, todavía apoyado en la mercancía, Jisamu se movía a la misma velocidad que esta y agarraba de los ropajes a Amon para que este no se quedara atrás.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Solo hubieron avanzado dos metros escasos cuando de nuevo una flecha se clavó tres palmos delante de Popo. El animal se detuvo en seco, pero no se alarmó, no comenzó a correr ni hizo ningún movimiento brusco, tan solo se pronunció en un bufido que más bien parecía un estornudo, ¿acaso tenía sangre ese animal? –Si os movéis un solo paso estáis muertos.- Dijo una voz oculta entre las ramas de uno de los árboles que había frente a ellos, junto al camino que seguían. –Vais a volver por donde habéis venido. Nos quedaremos el burro y todo lo que carguéis en ese carro.- Continuó.

No parecían suponer un gran peligro. Jisamu no estaba preocupado por las habilidades de esos bandidos, pero alcanzarlos podía ser un problema. *No tengo ni idea de qué interés le encuentran a ese estúpido burro…* Se preguntaba el Suneku. *…pero si sigo avanzando junto al carro mientras lo empuja puedo arriesgarme a que renuncien a él y decidan matarlo. La misión fracasará si no sobrevive.* Era un hecho que, sin Popo, no podían cargar todos esos barriles y eso supondría fracasar. Le daba totalmente igual ese viejo estúpido y su animalejo, pero no fracasaría en una misión, eso no. *Tengo que avanzar sin él.*

-Quédate aquí y no salgas hasta que te lo diga.- Dijo Jisamu señalando a Amon, apuntando con su índice acusador muy cerca de su nariz con el fin de intimidarlo. El viejo asintió sin decir palabra alguna. Miró de nuevo asomando su cabeza por el extremo de la mercancía. Juraría haber podido visualizar la punta de una flecha tensada en un arco entre las hojas de los árboles, pero era muy improbable que el arquero estuviera solo, esta clase de gente suele trabajar en grupos, intentan ser mayoría. –No muevas ni un músculo mientras yo siga ahí fuera.- Tigre, jabalí, buey, perro. El Suneku realizó una sucesión de sellos manuales mientras los bandidos no podían verle. Entonces, su figura saltó por encima del carromato y pasó por encima de Popo, yendo de frente hacia los árboles. Una flecha fue disparada hacia él, sin llegar a alcanzarle y cayó de nuevo frente a Popo. El animal, por supuesto, no se inmutó.

La réplica de Jisamu corría hacia el lugar donde había sido disparada y una segunda flecha atravesó de lleno su frente. Un grito sonó entre las hojas de los árboles, estaban convencidos de haber matado al Chunnin. Su cuerpo, sin embargo, mientras comenzaba a caer al suelo desapareció en una nube de humo. -¡Mierda!- Exclamó el arquero.

La copia de Jisamu había cumplido su función como señuelo. Mientras avanzaba de frente hacia la posición de los emboscadores, el auténtico shinobi daba un rodeo escabulléndose desde un lateral del carromato. Cuando la flecha hubo impactado a su copia ya conocía perfectamente la posición del arquero. Estiró una de sus manos hasta alcanzar la rama en la que se encontraba y luego la contrajo para salir impulsado hacia él. Mientras, con su otra mano, el Suneku sacaba de su bolsillo un kunai con el que atravesó el pecho del arquero. Su cuerpo cayó al suelo desde esa altura, una muerte prácticamente confirmada. -¡Ahí! ¡Está ahí!- Una segunda voz indicaba que por supuesto no estaba solo. Los demás bandidos habían sido descuidados y dados sus gritos Jisamu sabía donde estaban. Solo tuvo que alzar la cabeza para verlos, agazapados entre las ramas de los árboles que había frente a él. Uno, dos y hasta tres bandidos más, dos de ellos con katanas y un tercero con una especie de rastrillo. ¿Qué pretendían?

Jisamu saltó hasta el suelo y con un único movimiento recuperó el kunai que había quedado incrustado en el cadáver del arquero. Corrió hasta la posición del resto de integrantes de la banda y se impulsó de nuevo con el Chigaemasu para alcanzar al primero de ellos, al que tumbó con una patada en el estómago que le hizo caer. Llevó su mano vacía al bolsillo y sacó de este dos shurikens que fueron lanzados hacia los supervivientes, que comenzaban a temblar. Su kunai también fue lanzado. El tipo del rastrillo fue incapaz de bloquear los ataques y uno de los shurikens cortó parte de la articulación de su rodilla, mientras el kunai atravesaba su cuello dándole muerte. El tipo de la katana tuvo algo de suerte y bloqueó el segundo shuriken con su arma, pero perdió el equilibrio y cayó al suelo. Jisamu corrió hacia el, y mientras estaba en el suelo pisó su mano izquierda para obligarle a soltar su katana. –Por favor…- Gemía mientras una lágrima se escurría por su mejilla, pero el Suneku ignoró sus plegarias y se agachó junto a él. Con un brusco movimiento torció su cuello y su cadáver quedó en el suelo, boquiabierto y con su saliva recorriendo las comisuras de sus labios.

Técnicas empleadas:

• Bunshin no jutsu (Técnica de replicación)
• Rango de técnica:Gennin
• Entrenamiento:0.
• Sellos:Tigre, Jabalí, Buey y Perro
• Duración:El turno de ejecución y hasta que estos sean vencidos.
• Gasto de chakra: 15 por replica.
• Descripción:Técnica que al gastar un poco de chakra crea un cuerpo exactamente igual que el del usuario, pero este mantiene solo el stat de velocidad del usuario, en caso de ser superior a 20, se quedará la velocidad de cada replica en 20. Esta técnica no está creada para la ofensiva, si no para el despiste. Los replicas desaparecen al impactarles. Las réplicas (no replicas) no pueden pegar, pueden portar objetos encima pero nunca utilizarlos (shurikens, kunais, etc.).
• Extras; Se pueden usar todas las réplicas deseados en una sola técnica de turno, solo aumentando el gasto de cakra usado.Los usuarios de Dojutsus pueden ver al usuario real de manera totalmente evidente.

• Chigaemasu (Dislocarse)
• Descripción: Mediante la misma, el usuario será capaz de dislocar e incluso estirar partes de su cuerpo a placer, permitiéndote incluso girar su cabeza trescientos sesenta grados.  Esto también puede ser utilizado por el usuario para moverse en forma de serpiente, ayudándolo a desplazarse con mayor facilidad por el campo de batalla.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Recogió primero el shuriken que el último bandido había desviado con su katana. Seguidamente, el segundo shuriken y el kunai incrustados en el otro cadáver y limpió todas las armas en sus ya inservibles ropas. Mientras, se aseguraba que todos los bandidos habían muerto. -¡Vaya inútiles! JA, JA.- La irritante voz de Amon sonaba demasiado cerca. Jisamu volteó su cabeza y ahí estaba, plantado delante de Popo.

-¿Te he dicho que podías salir?- Decía mientras comprobaba que el bandido que había caído del árbol tras la patada estaba inconsciente, pero seguía vivo. No dudó, y sacando de nuevo el kunai que acababa de recoger hizo un corte en su cuello que le dio una muerte inmediata.

-Ningún niño va a darme órdenes, mocoso. Estos tipos eran tan débiles que hasta yo podría haberlos matado a collejas. –Gritaba mientras apoyaba ambas manos en sus caderas en forma de jarra. Al parecer, el miedo que había intentado transmitirle al comerciante no había servido de nada.

-Vamos a seguir, ya falta poco.- Dijo Jisamu sin levantar la voz. Había podido desahogarse con esos bandidos, si no, tal vez hubiera llegado a la frontera Amon en forma de cadáver junto a su estúpido burro y sus barriles de alcohol.

El viaje prosiguió tranquilo. El camino hasta la frontera era continuamente en pendiente cuesta abajo. Popo no se detuvo, aunque tampoco tuvo prisa. Las quejas de Amon, sin embargo, no cesaron en ningún momento. –Y esos restaurantes, ¿cómo puede ser legal que ofrezcan comida que sabe a mierda? Porque a mí no me engañaran más, los estofados de jabalí de Iwagakure saben a mierda, así es.- Jisamu solo deseaba llegar cuanto antes. Quería perder de vista a ese comerciante, volver a su hogar, recibir el pago y no escuchar su nombre jamás. No escuchar su irritante voz ni su risa. –Cuando tenía tu edad yo ya tenía las manos llenas de cayos por cargar barriles, ¿sabes? Y mírate, sin un rasguño. Los niños como tú que no habéis trabajado en la vida, no sabéis lo que tenéis por delante.- Todavía se preguntaba a sí mismo como había sido capaz de no darle un puñetazo desde el momento que salieron de la aldea.

-¡AAAAH! Por fin, esta es “Casa de paso”. Aquí es donde me hospedaré.- Amon comenzó a correr, dejando atrás su burro, su mercancía y a Jisamu para contemplar un tablón de bienvenida que había junto a la puerta de la posada de la frontera.

*Sinvergüenza, ahora sí que corres…* Reflexionaba el Suneku mientras esta vez era él quien daba una palmada al trasero de Popo para que avanzara y alcanzara al viejo. –He terminado, ¿puedo irme ya?- No sabía ni por qué le preguntaba. Estaba deseando irse. Cruzó los dedos con las manos en sus bolsillos para que no le pidiera absolutamente nada más.

-Sí, si...- Dijo despreocupado haciendo un gesto con su mano, como si quisiera despachar al Chunnin. -¿Qué no incluyen desayuno? ¿¡Pero qué clase de hostal es este!? Como se puede ser tan despreocupado… -Al parecer, ahora las quejas del viejo Amon iban a tener que ser soportadas por otros. Fue un alivio para Jisamu, que no le dirigió la palabra y dio media vuelta, deseando volver a su aldea. La misión había sido todo un éxito, y contener sus ganas de degollar al comerciante, el mayor logro.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Líneas totales: 245

Líneas requeridas: 90

Líneas sobrantes: 155

Peticiones:

1 punto en Fuerza. Pasaría de 10 a 11 puntos en dicho stat (10 líneas). Sobran 145 líneas.
9 puntos en Percepción. Pasaría de 12 a 21 puntos en dicho stat (90 líneas). Sobran 55 líneas.
5 puntos en Ninjutsu. Pasaría de 16 a 21 puntos en dicho stat (50 líneas). Sobran 5 líneas.


Not today.

#660099 -Hablo- #990066 *Pienso* Narro
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.