Últimos temas
» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión Especial Rango D:
Nombre: Ajeno a la Hoja.
Rango de la misión: D.
Paga de la misión: 1000 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Konohagure no sato.
Número de post: 50 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: El encargo es curioso, la misión estaba encima de la mesa del despacho de Hokage, la idea es viajar hacia la zona de las afueras e investigar un pequeño pueblo transitado, supuestamente hace cosa de algún tiempo lleva apareciendo una persona encapuchada por el sitio, se cree que es un ninja rival a nuestra aldea, Tu tarea no es interactuar con el sino observarle y obtener la mayor información referente a este individuo, busca donde se hospeda y entra sin ser visto cuando no esté ahí, todo dato es relevante y puede ser condicionante a futuro, una vez hayas recolectado los datos más prioritarios entrégalos en el despacho

Los días de trabajo en el hospital parecían un poco más calmados. Al inicio de estos, había sido complicados, dado a que el doctor no había regresado y sus citas se atrasaban demasiado. Sin embargo, con el trabajo de Kaname las cosas pudieron tornarse un tanto mejor pero no lo suficiente como para perder el ritmo. Las personas todo el tiempo sentían vacíos y dolores por una u otra cosa y Kaname solo había estado ahí para indicar que medicamentos seguir, como tomarlos y por cuanto tiempo. Su labor, aunque pequeña, había ayudado a descongestionar el tráfico dentro del lugar. Algo si la parecía extraño en todo aquello y era el hecho de que varios de los pacientes parecían solicitar cita de nuevo con el fin de ser atendidos por la chica. Sabía que la elegían a ella solo porque las citas allá daban la opción de que los pacientes dieran el nombre de su médico y salvo este estuviera demasiado cargado lo remitían a otro.

Las personas y su agenda, día a día era igual de apretada que la anterior y con los comentarios de pasillo pudo notar que estaba haciendo una buena labor –Si, esa chica, es muy solicitada… aún no he podido verla ni saber quién es, pero parece que los ninjas médicos del país del fuego tienen su talento- dijo sin más una de los médicos que pasaban por su costado mientras almorzaba. Automáticamente Kaname sonrió y luego de esto, siguió el día como solía hacerlo. En cierto momento, y sin que tuviera aviso alguno, su puerta fue abierta por una madre desesperada –¡AYÚDEME, POR FAVOR! - un niño en brazos, al parecer dormido. Kaname con igual rapidez se puso de pies sin saber que tenía para revisar los signos vitales del menor - ¿Qué le ha sucedido? - indagó la kunoichi mientras notaba que solo estaba dormido –Déjelo por aquí- señaló la camilla.

Acto seguido, la madre siguió las indicaciones del médico que la antecedía - No parece que presente ningún signo de daño físico, sin embargo, presenta ronchas por todo el cuerpo y una fiebre aun superior incluso a varios que han estado aquí- dijo Kaname seria - No obstante, lo dicho, "no parece"- La chica, tras revisarlo por diversos lugares pudo encontrar que tenía una pequeña herida, justo en la nuca, como si fueran dos pequeños agujeros uno al lado del otro. –Lo primero que necesito es que consigan para mi ciertas plantas- dijo anotando en un pequeño retazo de papel –Tejo negro y Violeta del desierto, pueden conseguirse por estos lados, y yo puedo aportar el tejo negro, creo que tengo un poco… por favor, date prisa…- la madre salió en búsqueda de lo encomendado por la chica y sin tardar mucho tiempo había regresado mientras la Kunoichi cuidaba del chico en la camilla.

Una vez tenía lo necesario en las manos, Kaname se dispuso a lavar sus manos y empezar a mezclar una serie de componente que tenía y, por último, un poco de aquella sustancia que había obtenido del chico sin que la madre estuviera. Había logrado estudiarlo y sabía ahora como poder pararlo y no solo el de él, sino que por poder ser algo contagioso debían tomarlo casi todas las personas de la aldea y propagarlo con miras a que no volviera a presentarse y mucho menos que se tornara a forma de epidemia. Sonrió –¿Puede agarrarlo, por favor?- dijo esperando a que la madre sujetara al chico y ella, luego de esto le daría el antibiótico y antídoto creado a partir de las plantas solicitadas.

Había puesto resistencia, pero ya estaba, ahora la parte más difícil. Kaname dio un golpe al chico en la nunca dejándolo inconsciente. –Por favor, necesito agua limpia en un tazón para la extracción de un veneno… Su hijo parece hacer sido picado por algún animal del cual ya tengo el antídoto- la madre, preocupada aún más supo que debía hacer lo que la chica pedía. Trajo entonces dos recipientes, uno con agua en abundancia y el otro vacío. Kaname, con el chico acostado boca abajo empezó a canalizar chakra –Por suerte, el veneno parece extenderse lentamente, aunque el brote ya se dio por todo el cuerpo… El antídoto controlará eso…-agregó mientras la madre sollozaba y venía a Kaname realizar la extracción del veneno.

-Pronto estará listo… verá que se pondrá bien- le dijo a la madre mientras esta secaba sus lágrimas y esperaba paciente el regreso de su hijo que dormido parecía un poco más tranquilo y la fiebre también le disminuía.  –Muchas gracias… le debemos mucho- le dijo mientras Kaname negaba con su cabeza en señal de tranquilidad – Quiero saber cómo es que personas como usted no trabajan en todos los hospitales…Se pierden muchas vidas últimamente y como he escuchado por ahí… usted no es de estas tierras. Dígame, ¿Qué la hace tener ese sentido de vocación? - Kaname le sonrió mientras el niño parpadeaba y empezaba a despertar. –Hay un principio básico que sigo como médico… y es que, si no trato a los pacientes con el extremo cuidado, tal y como lo hiciera como un pariente, entonces debería dejar de serlo…- sonrió y luego de que el chico estuvo bien continuó su día para acabarlo a feliz término. Sabía que pronto dejaría estas tierras y que por eso mismo las extrañaría. Era hora de volver a casa -Te veré pronto... Abuela...


Había pasado muchos días en el país de la tierra, o eso sentía. Pero quizá el destino para ella tendría algo preparado ahí y no solo estaba allá por la misión que había cumplido. Lo pensaba de repente por haberse topado con aquel pequeño y conocido a las demás personas que cambiarían de alguna forma su vida y aprendizaje, eran señales que el mismo destino le estaba dando. Señales, todo el tiempo se presentaba de una forma u otra. Casualmente, por esos días, en medio de una de sus visitas por las calles de la aldea, Kaname, había escuchado que el médico y su hija médico había desaparecido hacía unos días y que, como consecuencia a ello, uno de sus pacientes había estado a punto de desplomarse debido a la falta de atención clínica que pudiera tener el mismo.

Coincidencia. No sabía el por qué, pero en estos momentos, la chica de cabellos morados y de coleta alta se dirigía al hospital de la ciudad con el fin de ofrecer sus servicios. Era una desfachatez aquello y quizá una de las cosas mal vistas que un médico podría hacer. Ir a regalar sus servicios simplemente porque sí, seguro muchos la verían raro y hasta podría llegar a ser un estorbo, al fin y al cabo, era solo un gennin con ganas de ayudar a quien lo necesitara. Tocó la puerta mientras ajustaba su chaleco blanco y limpiaba el poco polvo que se pudiera haber acumulado en sus pantalones de color azul, largo hasta los tobillos. –Buenos días señorita ¿Podemos ayudarle en algo? - dijo un hombre asomando su rostro por una especie de ventanilla que comunicaba la calle con el interior del recinto –Buenos días noble hombre- sonrió un poco tratando de ser cordial –La verdad es que solo pasaba por aquí y quería saber si quizá hay espacio para una chica desocupada en este lugar- lo que decía no tenía mucho sentido, pero sin saber también la razón, el anciano, portero del hospital no le habían faltado ánimos para dejar entrar a la joven que segundos después hizo una leve reverencia en señal de respeto.

-Dime, ¿qué es lo que buscas exactamente? - arqueó su ceja y de paso posó una de sus manos tras la espalda para escucharla atento, colocaba sus ojos pequeños, quizá para verla mejor. –Pues verá… Soy kunoichi del país del fuego, pertenezco al feudo Hinoarashi – Hizo una leve pausa temiendo lo que había dicho, pues conocía bien que entre aldeas tenían cierto recelo entre unos y otros feudos, podía estarse equivocando –El punto es que soy médico allí – el hombre de inmediato la examinó abriendo bien los ojos - ¿Médico?- preguntó –Eres muy joven para serlo, no pareces muy adulta para el cargo- dijo dándose media vuelta y empezando a caminar, pero no inmediato, hacer una seña para que le siguiera –Sí. Sé que no parezco lo mejor del mundo y eso, pero… creo que puedo dar lo mejor de mí- agregó la chica siguiendo los pasos del viejo.

-El médico de aquí…-dijo despacio- es un hombre excepcional del que pocos tienen quejas. Ayuda a todos sin importar y trata siempre de prestar el mejor de los servicios, pero no sé si has escuchado, su hija…- se detuvo un momento para inspeccionar una de las habitaciones –Oh no…- dijo sin más al ver que era horade suministrar a los pacientes sus medicamentos –Su hija desapareció y el salió en su búsqueda… Durante su estadía asido complicado estabilizar el hospital, dado a que sus turnos no han sido aún tomados por alguien y pues… ya que lo dices no nos quedaría mal una ayuda como la tuya- continuó al tiempo que los ojos de Kaname se engrandecían. ¿Era en serio que tendría una oportunidad para probarse como médico en otra aldea? La vida, el destino, las casualidades, todas ellas, le ponían una nueva prueba.

Durante el recorrido por los pasillos pudo notar todos los consultorios llenos, médicos con sus respectivos pacientes –Si quieres ayudarnos, lo principal aquí es que desatrases la agenda del doctor ausente y de paso logremos con eso estabilizar el horario de los demás médicos y el horario de las enfermeras- dijo el viejo mostrando de paso consultorio. Kaname entró y sin más el señor se marchó y poco a poco fueron entrando diversos pacientes con males de consulta que Kaname pudo subsanar sin ningún riesgo, pero el más crítico, era uno de los pacientes más delicados. Era un hombre de contextura delgada que parecía tener una necesidad diferente a los demás - ¿Se siente bien? - dijo Kaname poniéndose de pies para ayudar al hombre para que no se cayera, sino que pudiera apoyarse en ella - ¿Niña… usted será quien me atenderá? - dijo sin más mientras era ayudado por la chica a sentarse en la silla.

-Entonces el doctor aun no regresa…- dijo tranquilo tratando de incorporarse y, además explicó lo que le pasaba. Había tenido fiebre y dolor en el pecho muy fuerte, tendía a aumentar y aumentar por momentos, llegando incluso a hacer que se desmalle. Afortunadamente, los cuidados de Kaname con varios medicamentos habían logrado estabilizarlo y recomendó más cosas con el fin de que pudiera cuidarse mucho más. Ahora el hombre podría estar más tranquilo y esperar que el doctor regresara para retomar la vida de su paciente.


Parecía que recién graduada se venían compromisos nuevos, unos que no quería asumir, no porque no supiera que eran o porque le generaran temor, sino, porque conocía bien, de historias de otros genins, que las primeras misiones que les eran asignadas a los graduados iban de tonterías como coger gatos, buscar perros, cuidar niños, limpiar bibliotecas y hasta hacer de madre putativa en días de verano. Era necesario, lo sabía de sobra, pero en este momento sentía necesidad de entrenar, de volverse más fuerte, de ser mejor… quería cumplir su sueño.

De repente, mientras caminaba perdida en sus propios pensamientos, un chico había pasado a toda carrera por sus costados incluso haciendo que Kaname tuviera que correrse un poco a un lado –¡Este miserable! – dijo así misma acomodando sus ropas –Tks…- siguió su camino y luego, se acercó en donde una multitud de personas parecía reunirse con el fin de comprar cosas en la mercadería.


Había de todo, de todo tipo de cosas, baratas, caras, bonitas, feas, para todos los gustos. De repente una señora gritó –¡NO! – desesperada, empezaba a buscar entre sus cosas mientras las demás personas cercanas a ellas, extrañadas, ayudaban a mirar en el piso algo que parecía, se había perdido. –¡ME ROBARON! - agregó en medio de su rabia.

Todas las personas de inmediato empezaron a mirar a sus lados y a comentar, extrañados quizá lo que había pasado –Que raro, en la plaza jamás roban a nadie, aunque por estos días si han pasado cosas de esas- decían algunos - ¿cómo es posible que esto pase? - decían otros. Kaname suspiró en señal de aburrimiento, pensaba que esas cosas solían pasar, y que posiblemente solo las habían olvidado en casa o que habían decidido hacer el drama y no habían buscado bien.

Se alejó del lugar con calma esperando que nadie notara su aburrimiento, al fin nadie la conocía. –¡Tu! – le dijo una voz desde lo alto del techo. Alzó sus ojos para encontrarse con una figura distinta a las personas habituales de la aldea. Un shinobi que portaba en sus manos un pergamino -¿Puedes acompañarme? Tengo una misión para ti- dijo el sujeto que acto seguido saltó desde donde estaba hasta el costado de Kaname, quien extrañada solo afirmó. –Acompáñame…- acotó el joven mientras caminaba.

-Por estos días, parece ser que los robos en la aldea han aumentado- dijo el tipo muy acorde a lo que había pasado anteriormente –Lo curioso de esto no es que suceda, sino que nadie se da cuenta…- continuó- todo parece indicar que este sujeto tiene habilidades muy buenas en lo que hace… o- dijo haciendo una pausa leve- Lo que pensamos desde los altos mandos de la aldea…-su caminar se detuvo y con ello Kaname –Hay un grupo de niños que al parecer roban para satisfacer sus cosas.- terminó mientras miraba a Kaname de reojo.

-¿Sus cosas? – preguntó Kaname al tiempo que pasaba por su mente un recuerdo. Un chico corriendo que había visto hace poco –Espera, sé por dónde puede estar- dijo Kaname saltando de un solo tajo y avanzando en dirección en donde podía estar aquel chico. Un barrio pobre de la aldea y que seguro necesitaba de aquellos recursos. A la par que sabía que estaba “bien” hacer cosas por sus seres queridos, sabía que había otras formas de conseguir todo aquello. La aldea daba innumerables posibilidades para ello.

No pasó mucho tiempo para que Kaname, desde las alturas descubriera el lugar en donde estaba el chico que pocos o ninguno había visto. Afortunadamente, lo pillaba desprevenido y en ese momento, Kaname con un golpe lo dejaba fuera de combate. Las personas cercanas al chico, temerarias, decidieron no decir nada y solo ver como ella se lo llevaba a donde debía. Despertó al rato de que la chica de cabellos morados le llevara a donde debía –Vaya… por fin despiertas- dijo sería mientras veía a las personas que habían sido robadas regresas por sus pertenencias –Sabes que lo que hacías estaba mal… Tu deberás pagar por los robos cometidos y las personas a las que ayudabas, de ahora en adelante recibirán una ayuda por parte de la aldea… Pero chico… creo que tienes buenas habilidades en ocultarte, además que eres muy bueno en sigilo… deberías pensar en hacerte ninja… algún día verás que es la mejor forma de progresar en este mundo. Darías lo que quieres a tu familia… velarías y lucharías por ellos –sonrió y sin más, dio media vuelta y dejando la misión completada, se marchó a casa. No había nada mejor que la satisfacción del del deber cumplido. Por fin, estaba lista para iniciar su nuevo proceso, su ascenso a chunnin.


Conteo:
Líneas Realizadas: 160
Líneas Requeridas: 50
Líneas Disponibles: 110

A repartir así:
4 pts en Percepción. 40 Líneas
7 pts en Genjutsu. 70 Líneas

Líneas sobrantes: 0


Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.