Últimos temas
» La voz de la dama (Pacto | Pasado con Svel)
Hoy a las 12:26 am por Svel

» [Misión privada con Yumeko] Misión en el calor
Ayer a las 11:49 pm por Svel

» [Evento] Alhaja de Dioses
Ayer a las 10:59 pm por Uchiha Dyon

» [Lanzamiento de dados] Alhaja de Dioses
Ayer a las 9:55 pm por Staff SJ

» Cambios en el expediente
Ayer a las 9:27 pm por Amaru

» [Inscripciones] Alhaja de Dioses
Ayer a las 2:39 pm por Renji Sakurai

» Decide rápido muere despacio | Resurgimiento (Trama Personal)
Ayer a las 1:17 pm por Uchiha Dyon

» [Entrenamiento] Vértigo (Privado con Idama y Jisamu)
Ayer a las 1:16 pm por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Ayer a las 1:15 pm por Hawk Eye

» Os deseo lo mejor <3
Ayer a las 3:54 am por Jisamu

» Una olvidada a las filas [Priv. Moka & Kaname]
Ayer a las 12:58 am por Bunny Tail

» Técnica gennin 1 || Kurashima Shidou.
Ayer a las 12:14 am por Iron Fist

» >> 1° Gennin << Antorcha Humana(Ningenteki no Kaji 火事)
Ayer a las 12:02 am por Iron Fist

» Narētā. Arma Gennin - Chunnin
Ayer a las 12:01 am por Iron Fist

» Pacto con Cuervos | Uchiha Dyon
Jue Ene 18, 2018 11:54 pm por Iron Fist

» I'm a mummy
Jue Ene 18, 2018 11:41 pm por Iron Fist

» [Creación de Clan o Arte] — Arte Watanabe
Jue Ene 18, 2018 11:39 pm por Iron Fist

» ¡Hola hola!
Jue Ene 18, 2018 10:52 pm por Gohu Grimmer

» [Misión Rango D] Leche, pañales y llantos (Con Shin Kagutsuchi)
Jue Ene 18, 2018 10:50 pm por Bunny Tail

» Peticiones de Uchiha Dyon
Jue Ene 18, 2018 10:31 am por Hawk Eye




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que debéis hacer el registro de pb, aldea, y expediente primero antes de poder rolear. Podéis rolear sin ficha ninja y sin cronología, sin embargo, para participar en un evento o vayáis a terminar un tema debéis tener creada ambas, tanto la cronología como la ficha.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión Tres:

Rango de la misión: D.
NPC de Staff: Obligatorio (Pedirlo).
Objeto que se debe conseguir: Hueso falso.
Lugar: Cementerio en país de la nieve.
Descripción: Conocéis de sobra el echo de que la nación de la nieve siempre tiene precariedad por el clima extremo es imposible plantar nada. En estos dias han desaparecido de los laboratorios los huesos que estaban investigando para hacer el cementerio de provecho, pero justamente y sin explicación han aparecido allí, te toca investigar la causa.
Instrucciones: Haréis dos roles de al menos 20 líneas (cada uno). Una vez entréis al cementerio, postearéis en este tema un OFF solicitando un narrador.

Una extraña carta llego a las manos del joven pelirrojo, una invitación al país de la nieve escrita personalmente por el Yukikage, en un principio no estaba muy seguro de su veracidad, creía que se trataba de alguna broma que sus primos querían jugarle es por eso que no la tomo mucho en cuenta hasta que su hermana le convenció de asistir, más que nada le aseguro que sería una buena instancia para relacionarse con shinobis de otras aldeas , pues tendría que recorrer muchos países para llegar al lugar citado.
Un viaje extenso y muy agotador para llegar a un lugar lleno de sorpresas, con temperaturas muy bajas y nuevos compañeros de aventuras. El pergamino explicaba una extraña misión, buscar huesos en un cementerio junto a dos shinobis más, no daba detalles de quienes eran, ni su procedencia, solamente marcaba un pequeño mapa con un punto rojo donde sería el lugar de reunión.
-Definitivamente no estaba pensando cuando acepte venir a este lugar...-
Los pies de Amaru se hundían en la nieve, además de sus ropas comunes solo llevaba puesto un gran abrigo de pieles que su hermana le había regalado para la ocasión, pero no era suficiente para capear el frío y el viento del lugar, sentía que sus dedos se estaban congelado poco a poco y eso que estaba acostumbrado al clima montañoso de iwa.
-Esto realmente es extremo, no sé qué cosas buenas podre sacar de este viaje... estoy a punto de perder mis dedos-
Seguía frotando intensamente sus manos en busca de crear un poco de fricción y proporcionar calor a sus dedos. Continuo así hasta llegar al lugar de reunión, una especie de "plaza" con algunos asientos que estaban completamente cubiertos de nieve y un par de árboles en las mismas condiciones.
-Existirá algún lugar en este país que no tenga nieve- En su rostro se podía notar el enojo y frustración por no poder moverse libremente -Parece que llegue de los primeros, me tocara esperar-
No estaba muy contento con esperar en aquel lugar pero ya había viajado mucho y volver sin vivir esta experiencia no sería nada bueno, así que se sentó junto a un árbol para evadir un poco el viento y metió ambas manos dentro de sus pantalones buscando algo de calor. La posición en la que se encontraba era totalmente chistosa, realmente parecía una especie de bulto humano que estaba sentado sobre la nieve, la capucha de su abrigo cubría completamente su cabeza así que de lejos no podía saberse con exactitud de que o quien se trataba.

Inventario:
Mochila (4 kg / 10 kg)

Kunai x4 (2 kg)
Shuriken x2 (1 kg)
Bomba de Humo x1 (1 kg)
Parámetros:
Resistencia: 18
Fuerza: 14
Velocidad: 9
Percepción: 21
Ninjutsu: 15
Fuinjutsu: 5
Genjutsu: 10
Kenjutsu: 5
Taijutsu: 15
Iryoninjutsu: 5

Chakra: 344




-Habla / ~Piensa / Narra / -Hyuga Saeko
La euforia se apoderó de su hogar cuando llegó la carta. ¿Cuál carta? Al principio ni él lo supo, pues fueron sus padres quienes la leyeron primero y, cuando regresó de entrenar, le bombardearon con montones de información que su cerebro no logró procesar en un principio. Juraba haber podido escuchar algo sobre el Yukikage, el país de la nieve, una frase que terminaba en “polar” y por último una gran felicitación por parte de ambos médicos. Naturalmente confuso, llamó al silencio, a la calma, y preguntó qué es lo que estaba ocurriendo dado que no había entendido nada. Entonces fue que le entregaron la carta que le había enviado el mismísimo Yukikage. Algo confuso fue que la abrió, y con desesperante lentitud –Al menos para sus padres fue desesperante– leyó su contenido. Al principio no se lo creyó, asumiendo que se trataba de una simple broma. ¿Por qué el Yukikage lo llamaría a él, un simple genin de la Aldea de la hoja, para cumplir con una misión? Era absurdo. O al menos lo fue, hasta que vio el sello impreso al final del comunicado. Eso no se podía falsificar.
Los primeros kilómetros de viaje fueron un infierno total. ¿A quién se le ocurría vestir semejantes abrigos en la primavera del País del fuego? A su madre, claro que sí. La insistencia de la mujer que le dio la vida fue tal que tuvo que aceptar llevarse esos exagerados abrigos, bajo la garantía de que luego lo agradecería. A simple vista no era fácil deducir lo abrigado que se encontraba, dado que lo que le había entregado su madre eran prendas térmicas que se utilizaban por debajo de la ropa normal y retenían muy bien el calor corporal. Encima de estas llevaba sus prendas típicas, además de unas botas algo más gruesas, una chaqueta y una capa blanca con capucha que le cubría el cuerpo entero.
En cuanto llegó al País de la nieve, supo darle la razón a su madre y agradecerle desde la lejanía que insistiera tanto con los abrigos: El frío era demencial. Naturalmente su avance se rio ralentizado por la nieve, alfombra blanca que lo cubría prácticamente todo. Lo único que le quedó fue avanzar saltando entre las ramas de los árboles que se encontraba por el camino. Árboles escasos que aparecían esporádicamente, así que la mayor parte del recorrido debió realizarlo por el suelo, una de las tareas más incómodas que nunca había tenido que afrontar. Los pies se le hundían en la nieve, impidiéndole hacer apoyo de manera firme y reduciendo notoriamente la velocidad de su avance. El trayecto que creyó que le tomaría cierta cantidad de tiempo, terminó demorando el doble en completarlo.
Ahí está… —A lo lejos, tras el frío hálito que escapaba de su boca, finalmente fue capaz de verla: Akayuki, su destino. No demoró mucho en ingresar en la ciudad, dirigiéndose a paso rápido hacia el punto de encuentro especificado en la carta. Le agradaba la idea de poder conocer a ninjas de otras aldeas en el marco de un encuentro pacífico, y no en  una situación normal donde lo más probable sería que terminara todo en un combate.
Arribó a la plaza y se detuvo cerca del centro de la misma, en un punto medio donde sabía que cualquiera podría verlo. Apartó la capucha de su cabeza, dejando a la vista la bandana de Konoha que adornaba su frente, y miró alrededor, como si buscara a alguien. No tenía idea de quiénes serían sus compañeros durante la misión, y suponía que ellos tampoco sabrían quién era él, así que enseñar la bandana le supuso una buena opción para darse a conocer como ninja y así, a lo mejor, llamar la atención de alguno de los demás asignados a la misión, si es que ya habían arribado al lugar.



Stats:
Resistencia = 14
Fuerza = 40
Velocidad = 45
Percepción = 23
Ninjutsu = 1
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 1
Taijutsu = 15
Iryoninjutsu = 1
Inventario:
Mochila (2.5 kg / 40 kg)


Kunai x2 (1 kg)
Shuriken x3 (1.5 kg)

Puto resfriado

Miró con desasosiego, está cansada, no, no ha vuelto a dormir un día de estos la va a palmar de llevar una vida como la suya. No dormir, perderse por los callejones de la aldea, dormir en esta como si de una propia vagabunda se tratase y tomar además poca ingesta de alimentos tras matarse a entrenar… y todo eso se reflejaba en su físico, su cara no era precisamente de buen humor, los nudillos estaban ensangrentados quizás hace días, y no se dignó a lavar ni a retirar las vendas, eran signos de alguien que había perdido completamente la cabeza, y estoy segura de que si eres de la aldea, posiblemente hayas visto a la chunnin.

Llego una carta que apenas leyó, saber que su aldea estaba implicada directamente hacia que Masao Hon, el Tsuchikage estuviera presente, y ella no iba a ser una gilipollas y perderse la oportunidad de acercar posturas y mostrar sus ideales, no iba a perder la ocasión…
Pero allí estaba ella, saliendo por la puerta a toda velocidad, duchada (milagro de Amateratsu), y con todo su armamento, con una camisa de tirantas verde, pantalones chinos y zapatos del mismo estilo, algo común para una persona especialista en taijutsu, aunque debo de reconocer que sus ropas estaban algo desgastadas.
Todo su camino fue largo, tedioso, y solo alimentado literalmente con una cantimplora y tres bolas de arroz ya manidas del calor, asquerosa la imagen de ella engullendo, en fin.

Quizás fue la única descerebrada en ir sin ropa al lugar, pero así era ella, dura como el maldito hielo, si alguien estaba cerca podía oír la tos de Matsuoka, parecía que de un momento a otro iba a sacar un pulmón, su enfado iba en aumento, y las voces de su cabeza no la dejaban en paz, todo demasiado agradable. No me preguntéis como, pero un señor de cierta edad le tiró un abrigo de algún animal blanco (mejor que no sepa de qué clase de animal es) y el hombre prácticamente huyo tras la mirada de ‘’agradecimiento/asesina’’ de la morena.
Se lo colocó, pero tarde, ya se había resfriado. Paso por el portón de la aclamada y hermanada ‘’Akayuki’’ como si nada, y así fue, allí estaba, esperando un vaticinio, esperando que los otros de la misión le reconocieran, porque seguramente fue la última en llegar. Agarró su bandana de Iwagakure no Sato, y la ató con firmeza en su cadera, esperando a ser reconocida.



© HARDROCK


DATOS:
Parámetros de Jun Matsuoka:
▲ Resistencia: 20.
▲ Fuerza: 45.
▲ Velocidad: 20.
▲ Percepción: 26.
▲ Ninjutsu: 11.
▲ Fuinjutsu: 1.
▲ Genjutsu: 3.
▲ Kenjutsu: 1.
▲ Taijutsu: 16.
▲ Iryoninjutsu: 2.

Mochila (14 kg / 30 kg)

Garras x1 (3 kg)
Pildoras de soldado x2 (0'5 kg)
Kunais x2 (1 kg)
Cadenas x1 (2 kg)
To x1 (3'5 kg)
Pergaminos de información x2 (1 kg)
Bombas de humo x2 (1 kg)
Bombas de pimienta x1 (0'5 kg)

26 líneas.


Poco a poco el frío se colaba por los espacios que dejaban los ropajes del muchacho, el abrigo no servía de mucho o era culpa de su innegable cuerpo caliente. Los demás shinobis comenzaron que llegar, una gran cantidad y variedad de ninjas se arremolinaron buscando a sus compañeros de viaje mientras Amaru volvía a revisar el pergamino pero no daba detalles sobre sus compañeros.
~Esto no me gusta para nada~ En medio de su sufrimiento vio llegar un rostro familiar, una joven vagabunda de Iwa o por lo menos eso se decía en las calles de la aldea, así que no estaba completamente solo aunque no sabía si pertenecía al mismo equipo.
-¡¡Oye oye!! Me alegro de encontrar a alguien de la aldea- Como si el alma le volviera al cuerpo se reincorporo con mucha velocidad y entre gritos corrió hasta donde estaba la chica. Al llegar a su lado comenzó a olerla y mirar por todos lados –Yo sabía que no acostumbras a bañarte ni usar ropas limpias… eso dice la gente...- El joven pelirrojo se tomó el atrevimiento de hablarle con mucha confianza para luego sacarse la capucha del abrigo y amarrar con cuidado su bandana al cuello de tal manera que quedara levemente colgando.
La atención de Amaru se esfumo en un segundo al darse cuenta que en el centro del lugar se encontraban altos mandos de diferentes aldeas, según lo que decía la carta entre ellos debería estar el Tsuchikage y el mismísimo Yukikage, quien le escribió la carta. A pesar de ser un shinobi de Iwa, el muchacho solamente había visto a Masao en un par de fotos que tienen sus familiares en los templos del clan así que le hacía mucha ilusión tener la oportunidad de conocerle personalmente o al menos verle de lejos pues si quería acercarse tendría que esquivar al gran número de shinobis que habían en el lugar y no le hacía gracia pues muchos pertenecían a aldeas enemigas.




-Habla / ~Piensa / Narra / -Hyuga Saeko
Los minutos pasaban, más ninjas arribaban a la plaza pero nadie se acercaba a él. A su alrededor podía observar bandanas de distintas aldeas, algunas de ellas enemigas de la hoja. Ignoró miradas cargadas de rencor dirigidas en su contra, consciente de que un encuentro pacífico no era sinónimo de utopía. La enemistad labrada entre las aldeas tenía en conflicto permanente a sus ninjas. Dedicar una sonrisa y un apretón de manos al shinobi que en otra situación deberías de matar… era difícil, más difícil de lo que cualquiera pudiera imaginar. Había que tener mucho control, madures, o caradurés, para hacerlo siendo consciente de que ese mismo shinobi bien podría asesinar a tus amigos, a tu familia y a quien sea de los tuyos tras recibir una simple orden de su Kage. Ryuji seguía estando a favor de organizar encuentros así, aunque no pudiera evitar ver esos puntos de la idea que igual le jugaban más en contra que a favor.
A este paso no encontraré nunca a los compañeros que me asignaron —No hacía falta ser un genio para percatarse de que encontrar a dos personas sin saber absolutamente nada de ellas, estando en mitad de una plaza donde cada vez se juntaban más y más ninjas, era muy complicado. Alrededor sólo podía ver pequeños grupos de shinobis de la misma aldea, seguramente unidos tras reconocerse entre los demás, fuera por su bandana o simplemente porque se conocían desde antes. Debía encontrar una manera de llamar la atención de quienes lo acompañarían a recuperar los huesos del cementerio, y lamentablemente sólo se le ocurría una manera de dar con ellos relativamente rápido, para así iniciar de inmediato con la misión que les habían encomendado.
Llevó ambas manos tras la cabeza, apretando el nudo que aseguraba la bandana de la aldea a su frente en tanto soltaba un pequeño suspiro de resignación. ¿Cuántas veces había tenido que hacer lo mismo en la academia? Allí siempre se llevaba algún lápiz que lanzaban en su contra por ruidoso, esperaba que eso no se repitiera pero con un shuriken por parte de alguno de los numerosos ninjas que poblaban la plaza. Tendría que arriesgarse a ello, y estar atento para bloquearlo.
Caminó un tramo pequeño hasta el árbol más cercano, deteniéndose a su lado para levantar la mirada en busca de una rama firme que pudiera aguantarlo. El pobre sauce estaba petrificado por el frío, pero parecía firme, así que se subió en una rama tras un salto y se tomó el trabajo de apartar la nieve de encima, barriéndola con el pie hasta dejar una pequeña zona libre de esta. Allí fue que tomó asiento, dejando que sus pies colgaran en el aire. Apoyó los codos en sus rodillas, ubicando ambas manos alrededor de su boca para formar una suerte de megáfono, y comenzó:
¡Disculpen! —Vociferó con bastante volumen, buscando llamar la atención de la mayor cantidad de shinobis posible. Repetiría la misma palabra cada vez más fuerte, esperando a tener una buena cantidad de miradas posadas en él, dedicándole su atención— Estoy buscando a dos personas que me asignaron como compañeros para cumplir una misión en el cementerio, así que si a alguno le falta una persona en su grupo de tres por favor levante la mano y me acercaré —De fondo pudo escuchar algunas quejas, naturalmente por haber hecho tanto escándalo sólo para encontrar a dos personas— Me dirán ustedes cómo encontrarían a dos personas de las cuales no saben absolutamente nada en mitad de tantos shinobis y kunoichis.

Puto resfriado

La tos se hacia eco, vio a pocos ninjas pero sin embargo a mucho transeúnte, debía estar aleta, o eso decían las voces. No hizo caso alguno a nadie, ya se encargarían los demás de reconocerla bajo es manta extraña de oso/pingüino o lo que cojones le hubiera tirado aquel hombre arrugado como una pasa, pero en el fondo le agradecería si volvía a encontrarlo.
No pasó demasiado tiempo hasta que escucho una voz chirriante y molesta al lado suyo que le hizo mirar con enfado a este… ¿ser? Un chico con el pelo como un erizo y rosa ¿Había gente con el pelo rosa? Mejor no lo piensa, su cara sigue siendo de enfado, no dudaría en abrir las puertas del Hachimon para mandarlo al yomi, y encima osaba llamarla vagabunda, recordemos que yo hablo en tercera persona y aunque lo que dice está un poco en lo cierto, la cara de bestia enfadada de Jun no era demasiado…. Agradable. Le dio un leve empujón con la derecha, haciendo que se apartara – ¿Eres retrasado? No se cómo coño te permites hablarle asi a tu superior, pedazo de mierda – Dijo cerca de pegarle, pero otra voz algo menos chirriante resonó por todo el país moviendo levemente los montículos de nieve que se formaban en el paisaje, genial, estaba en un grupo de retrasados mentales.
La Matsuoka no miró a su compañero pelirrosa, y camino hasta el contrario que gritaba – Creo que somos nosotros, andando escoria – Dijo la morena adelantándose de camino al cementerio, no era la primera vez que enviaba a alguien allí y con la esquela venían los lugares a los que debían de ir, así que no sería tan difícil perderse con un mapa mal dibujado del blanco país, espera por su bien que ese par de gennins no le den demasiado problema o alguno acabará en el hospital o muerto congelado.


© HARDROCK


DATOS:
Parámetros de Jun Matsuoka:
▲ Resistencia: 20.
▲ Fuerza: 45.
▲ Velocidad: 20.
▲ Percepción: 26.
▲ Ninjutsu: 11.
▲ Fuinjutsu: 1.
▲ Genjutsu: 3.
▲ Kenjutsu: 1.
▲ Taijutsu: 16.
▲ Iryoninjutsu: 2.

Mochila (14 kg / 30 kg)

Garras x1 (3 kg)
Pildoras de soldado x2 (0'5 kg)
Kunais x2 (1 kg)
Cadenas x1 (2 kg)
To x1 (3'5 kg)
Pergaminos de información x2 (1 kg)
Bombas de humo x2 (1 kg)
Bombas de pimienta x1 (0'5 kg)

26 líneas.





— Recolecta fantasmagórica —




UNO DE LOS ÚLTIMOS DÍAS DE OTOÑO...
Día 10 de Node, 18:00 hrs

En las montañas nevadas se encontraban las codiciadas pero relajantes termas, eran conocidas por sanar a heridos guerreros según las leyendas, pero en el fondo nadie sabia si esto era cierto. En los papiros las describían como simples negocios, y en otros como unas naturales, y para tu suerte, estas están completamente abiertas, sin ningún tipo de separación con tu vista, solo unas tablas de manera bajas, para concentrar el calor en estas, pero las podéis reconocer, el vapor del agua emana de ellas.

Algunos pequeños animales como monos blancos incluso han estado bañándose en ellas con cara de placer, pero entre ellas hay una joven mujer que podéis ver de espalda, no podéis aun verle la cara, esta sollozando y podéis oírla - M.. mi marido me pegará si no consigo una de las calabazas - Dije afligida limpiándose con la esquina de la toalla que envuelve su cuerpo, a su lado un carruaje tirado en la orilla, haciendo referencia a que todas las calabazas han caído. - Si solo alguien pudiera recoger una misera calabaza - Los llantos continuaban y nadie decía nada, solo estaba ella y ahora vosotros que habéis visto las termas, algunos monos también os miran, pero su cara está entre la perversión y el placer total de estar bañándose en agua caliente. Para vuestra información en esa época entre los civiles no militares la imagen de la mujer estaba muy manchada, por eso algunos feudos eran matriarcales, y sin embargo todas las fuerzas militares y los kages eran hombres, por el cual escuchar de un abuso físico no os extraña tanto, al fin y al cabo es algo que pasa en muchas casas, no solamente en las de esta mujer, que os parezca bien ya es otra cosa.

.

INSTRUCCIONES
¿están listos?

—Inicialmente deben rolear como toman sus personajes lo sucedido.
—Es decisión de ustedes escoger si ayudar a coger una calabaza o no, bajo las calientes termas.

Recordaros de las instrucciones básicas:

—Enlace al Bestiario.
—Se darán dos semanas, desde el día 23/10 al 6/11 para completarla.
—El usuario completará las instrucciones y volverá a solicitar mediante un OFF que el narrador vuelva a rolearle.
—Deberás de terminar la misión en este mismo tema y entregar el objetivo requerido, en un solo rol por usuario, no es obligatorio que todo el grupo entregue el objeto. Deberá de ser un rol ON, y no un OFF.

Regla más importante: ¡Divertíos!













No alcanzo a terminar de amarrar bien su bandana y sintió el empujón de la chica quien se veía muy molestar por la forma en que le había hablado o con cualquier cosa que se moviera a su alrededor. Estuvo a punto de contestar a quien sería su nueva compañera de misión pero un fuerte grito resonó en todo el lugar, un chico estaba buscando a sus compañeros y tuvo la genial de idea de ponerse a gritar como locos para encontrarles, al joven pelirrojo le causo mucha gracia la situación pues al parecer aquel gritón sería su otro compañero, definitivamente un equipo un poco extraño.

-Creo que no le gusta hacer nuevos amigos- Le susurro a su nuevo compañero mientras se disponían a seguir a la morena quien había tomado las riendas del equipo. No alcanzaron a caminar mucho y fueron interrumpidos por una joven que se desmayó prácticamente a sus pies, las personas rápidamente comenzaron a juntar en el lugar pero parecía que nada de eso le importaba al joven de cabellos rojizos, extrañamente se había flechado por la bella rubia que tenía en frente, ni siquiera le importaba lo que estaba pasando con la chica que estaba en el piso, solamente miraba embobado a la chica de cabellos dorados.
Finalmente la muchacha del piso de reincorporo y Amaru aún se encontraba mirando a la musa que se le había aparecido mágicamente, seguramente la miraba con una cara de tonto que no se daba cuanto y cualquiera que le estuviera mirando pensaría que estaba completamente loco, lo bueno es que no duro por siempre, aquel extraño efecto se pasó o por lo menos se calmó un poco cuando la chica de cabellos castaños comenzó a preguntarles si se dirigían al cementerio.

-¿Tu como lo sabes?- Pregunto incrédulo y se giró rápidamente para ver que decía su compañero, pero justo recordó a su tercera y violenta compañera, seguramente ya estaría enojada por todo lo que estaba pasando –Supongo que es una buena idea… ¿No crees compañero?- Sin siquiera atreverse a levantar su cabeza para hacer contacto visual con Jun, volvió a mirar al chico con la bandana de konoha esperando que este se le uniera y le diera la razón. En lo profundo Amaru sabía que con su compañera de aldea sería suficiente para encontrar el lugar, después de todo es una chunnin y tiene los conocimientos pero extrañamente seguía sintiéndose atraído por la rubia y eso le hacía querer llevarlas como guías.




-Habla / ~Piensa / Narra / -Hyuga Saeko
Terminado su pequeño anuncio, Ryuji guardó silencio y esperó en su lugar, sentado sobre la misma rama del mismo árbol, a que sus compañeros lo localizaran si es que se encontraban en la plaza. Más temprano que tardo divisó a una muchacha que se iba acercando a su posición acompañada por otro sujeto, bajando de la rama para recibirlos. Elevó la diestra a modo de saludo, recibiendo por respuesta una tajante afirmación de que se trataba de su equipo por parte de quien se proclamaba líder del grupo.
Parece muy agradable —Comentó de manera sarcástica ante lo dicho por el pelirrojo, siguiendo los pasos de la morena— Mi nombre es Ryuji, es un gusto —Se presentó, manteniendo el paso. No quería quedarse demasiado atrás de la aparente líder, quien suponía que se sabría el camino hasta el cementerio.
Lamentablemente no pudieron avanzar mucho cuando un pequeño incidente les obligó a detenerse, siendo bloqueados por el cúmulo de gente que se acercaba a ver lo que había sucedido con la chica de cabello castaño que yacía en el suelo, justo delante de sus narices. Ryuji no supo exactamente qué hacer; no era ninja médico ni tenía idea de lo que pudiera haberle pasado a la muchacha, pero igualmente se acercó para preguntar y ver si podía hacer algo para ayudarla.
¿Qué sucedió? —Detuvo sus pasos una vez se encontró junto a las hermanas, acuclillándose para observar a la castaña. Lo primero en lo que pensó fue en algún tipo de ataque por culpa del frío, como un golpe de calor… pero en versión invernal. ¿Era eso posible? Por suerte no tuvo que ponerse a pensarlo, dado que la chica abrió los ojos prácticamente al instante, protagonizando el desmayo más fugaz que había visto hasta el momento. El alivio de que se encontrara bien, o la disminución del morbo por verla muerta, logró que el grupo de personas que se habían acercado se dispersada rápidamente.
Una de sus cejas se enarcó notoriamente al escuchar a la castaña declarar que los había visto a su compañero y a él en un sueño, buscando rápidamente una manera de explicar dicho suceso.
Tal vez nos viste de reojo al cruzar junto a nosotros y crees que fue durante el desmayo, que ocurrió justo después —Planteó como primera teoría, empleando la lógica de que posiblemente fueran las últimas personas que la chica había visto antes de caer desmayada. No obstante, lo que más le extrañó fue lo siguiente que dijeron, permitiéndole a su compañero expresar su duda en palabras. ¿Cómo sabían que iban hacia el cementerio? ¿Acaso era el único lugar al que se podía acceder por esa calle? Independientemente de la respuesta, no podía negar que la ayuda de locales en la búsqueda del cementerio les vendría bastante bien, así que asintió ante la pregunta de su compañero.
¿Podrían darnos indicaciones? —Replicó, pensando en la salud de la castaña— Acaba de sufrir un desmayo, creo que lo mejor será que vayan donde un médico para que la revise y se asegure de que no vuelva a suceder, ¿No les parece? —Preguntó tanto a la rubia como a su compañero y a la propia afectada, obviando el hecho de que su líder se encontraba algo lejos como para ponerse a gritar y, además, ni siquiera se sabía su nombre como para llamarla.

Puto resfriado



No fueron demasiados pasos los que dio Jun, no estaba demasiada alejada de su ‘’grupo’’ o eso era aparentemente, pero ella misma se había auto-proclamado la líder, no por nada, pero joder, era la chunnin, alguna clase de ejemplo debería de dar.

Bueno volvamos al inicio que me pierdo, de pronto una chica de buen ver se desmayó detrás de ella, pero frente a los demás separando el equipo por unos escasos metros, la gente se aglomeró y no fue capaz de ver bien toda la escena de telenovela que se mostraba ante sus ojos, pero sin embargo si podía ver que el muchacho que la había llamado vagabunda estaba embobado, y no lo va a dudar, eran guapas, pero parecían tontas, Jun desde luego no quiere a una mujer que necesite siempre la ayuda ajena. Una vez que esta se levantó, enarcó una ceja y con cierta desilusión, el grupo parecía prestarles más atención a ellas que al camino que debian tomar. ‘’- Si quiris is llivi il cimintirio-‘’ pensó la fornida antes de acercarse y ponerle mala cara a los muchachos y a las visitantes.

-Agradezco la hospitalidad, pero ya sabemos por donde tenemos que ir, no tenemos tiempo. – Hizo una seña con la cabeza para que estos se movieran con ella, no pensaba esperarles demasiado tiempo – Deberias de mostrarle un poco de respeto al Tsuchikage Hon y quitarte las tetas – Carraspeo – Que diga, las mujeres de la cabeza- Y así fue, estaba enfadada, le estaban haciendo perder tiempo ¿Quiénes se creían esos gennins? Sabia que estaba loca, pero sin duda su primera prioridad era darle todos sus respetos al general, al especialista en artes marciales, no solo eso, si no que realmente era lo más importante para todos que el evento fuera con normalidad, incluido para el hijo de puta del feudal.

© HARDROCK


DATOS:
Parámetros de Jun Matsuoka:
▲ Resistencia: 20.
▲ Fuerza: 45.
▲ Velocidad: 20.
▲ Percepción: 26.
▲ Ninjutsu: 11.
▲ Fuinjutsu: 1.
▲ Genjutsu: 3.
▲ Kenjutsu: 1.
▲ Taijutsu: 16.
▲ Iryoninjutsu: 2.

Mochila (14 kg / 30 kg)

Garras x1 (3 kg)
Pildoras de soldado x2 (0'5 kg)
Kunais x2 (1 kg)
Cadenas x1 (2 kg)
To x1 (3'5 kg)
Pergaminos de información x2 (1 kg)
Bombas de humo x2 (1 kg)
Bombas de pimienta x1 (0'5 kg)

26 líneas.


El muchacho de Konoha también parecía estar a gusto con la idea de tener guías personales para ir al cementerio pero Jun definitivamente no lo quería, aunque no reacciono con tanta rudeza como la vez anterior cuando estuvo a punto de golpearle. Lo cierto es que las palabras de la auto proclamada líder del grupo tocaron un poco al pelirrojo y crearon un conflicto en su cabeza.

~Tiene razón… el Tsuchikage espera que dejemos en alto el nombre de nuestra de Iwa y si llego a fallar solo seré un hazmerreir cuando vuelva a la aldea~ Definitivamente se estaba convenciendo de que seguir sin ellas sería la mejor opción, aunque no era lo que realmente quería ~Debo dejar bien parado el nombre de mi clan… pero es que ¡¡¡es tan hermosa!!!~ Solamente si limito a mirarlas con cara de estúpido.

-Ya escucharon chicas, muchas gracias por querer ayudar pero podemos hacerlo solos- Por última vez sus ojos recorrieron el cuerpo de la rubia completamente y cuando finalizo soltó un gran suspiro –Un gusto rubia- Su voz parecía fúnebre, como si se estuviera sufriendo de una gran pérdida que le afecta profundamente, pero no era así, solamente se estaba perdiendo de ser escoltado por un par de hermosas chicas y todo gracias a su nueva malhumorada, seria y algo agresiva compañera, aunque no podía culparla del todo, cualquier persona se pondría de malas si le toca un equipo compuesto por un baboso que se vuelve loco con un par de tetas y por un gritón que hace el loco en público.

Lentamente se dio la vuelta y comenzó a alejarse de las muchachas, evitando voltearse para no hacer contacto visual con ellas –Por cierto, no me había presentado, mi nombre es Hyuga Amaru- Dijo casi hablando solo, pues no se preocupó de mirar a los lados ya que suponía que alguno de sus compañeros estaría caminando junto a él, sobretodo su compañera de Iwa a quien no le importaban mucho las muchachas que dejaban atrás.




-Habla / ~Piensa / Narra / -Hyuga Saeko
La líder del grupo hizo acto de presencia, rechazando de manera… ¿Amable? El ofrecimiento de las hermanas. Había asumido una posición bastante profesional, dejándolo francamente sorprendido. En un principio la había catalogado como una malhumorada, despachándola rápidamente al grupo de personas con las cuales no valía la pena intentar socializar o entablar algún tipo de conversación. ¿Habría cometido el error de juzgar el libro sólo por la portada? Se lo planteó, observando a la morena retomar el camino, pero por alguna razón no podía sentirse mal o culpable por ello. ¿Tendría algo que ver con que la chunnin de la roca le hubiera llamado “Escoria” nada más conocerlo? Quizás, tal vez, ¿Quién sabe?
Lo dicho —La morena y el pelirrojo ya se encontraban avanzando, siendo él quien se quedó último en la fila. Observó por última vez a las hermanas, todavía algo preocupado por la salud de la castaña— Reitero: Vayan a un médico, eso de desmayarse de la nada no es normal —Aconsejó por último, despidiéndose con un simple ademán que consistía en llevarse la diestra a la frente con índice y medio extendidos, girándose luego en la dirección que seguían sus compañeros. Guardó nuevamente la mano en el bolsillo de su pantalón, protegiéndose del frío.
La pequeña reprimenda que se llevó el muchacho de cabello escarlata fue un detalle que decidió dejar pasar; todo lo que tuviera que ver con los shinobi de Iwagakure o el Tsuchikage era tema que a él no le incumbía, ni le importaba en lo absoluto. Sin embargo, no pudo evitar preguntarse qué tan importante era la misión como para no poder detenerse un segundo a ayudar a una civil que se había desmayado delante de sus narices. En la carta no decía nada respecto al rango dentro del cual recaía el encargo del Yukikage, y por el mero hecho de que lo llamaran a él, un simple gennin, asumía que no podía ser un tema tan crucial. No conocía los rangos de sus compañeros, pero tampoco tenía mucha lógica que lo metieran en un equipo con dos jounnins, por poner un ejemplo. En fin, eran muchos puntos que no cuadraban del todo bien y le hacían dudar respecto al aparente apuro que llevaba la líder del grupo. Pero eh, él no era nadie para cuestionar su juicio.
Es un placer, Amaru —Habiendo retomado el camino poco después que sus compañeros, Ryuji alcanzó al recién presentado miembro del clan Hyuga, acoplándose a la velocidad de sus pasos para caminar a su lado— Y tenemos el honor de ser liderados por… —Dejó la frase en el aire, esperando por que la líder del grupo la completara diciéndoles su nombre. ¿Hacía mal en intentar socializar, aunque fuera un poco, con ella? Eran compañeros de equipo después de todo, aunque no se conocieran debían desarrollar cierta confianza si querían funcionar bien como unidad. Y quieras que no, saber el nombre de quienes terminarían combatiendo a tu lado si se diera el caso tenía su importancia a la hora de comunicarse. ¿Cómo la llamaría sino? ¿”Chica”? ¿”Morena”? Algo le decía que no le agradaría ser llamada así. Aunque, por otro lado, tenía pinta de ser el tipo de personas a las que les gustaba que les dijeran “Jefa” y nada más.

Puto resfriado



El sonido de la nieve era desagradable, era frío, caía sobre ella misma una y otra vez, le desagradaba, estaba acostumbrada a no pisar nada más que tierra más que reseca, sin una sola gota de agua o humedecida, suponía que Umaru o Amaru o como coño se llamara también estaría acostumbrado a ello.Todos parecieron estar de acuerdo con la joven, sonrió en su interior, jamás mostraría una sonrisa a unos simples gennins, no eran merecedores de tal honor, solamente el Tsuchikage lo sería alguna vez, y cualquier cosa con la que pudiera hacerse notar y honrarle por muy baja misión que fuera, ella lo haría, con eso quizás podría sonreírles.
Comenzó a caminar, el camino estaba lo suficientemente cerca, por el cual quizás no tomaría más de los diez minutos que ella se dispuso a caminar, encontrando la puerta del cementerio.

Estaba plagado de lápidas, hechas en su mayoría con bajos materiales o talladas en propia piedra. Había escuchado hablar de aquel lugar, y todos sabían que cualquier herido de guerra que estuviera grave por mala suerte acababa sepultado bajo las frías nieves del país, se llegaba a preguntar si los restos de su familia yacían en dicho lugar, o siquiera que fue con ellos. Sacudió la cabeza ‘’Debes de matar a Shinichi’’ decían sus voces interiores, aquellas que le hacían ver alucinaciones y la atormentaban constantemente, pero ahora debía de ir a por aquellos malditos y asquerosos huesos, de algún material que desconocía o quizás eran de verdad ¿Quién sabe?

Si había escuchado la pregunta hace largo rato, pero simplemente camino hasta la puerta del cementerio parándose una vez en el lugar para ver a sus espaldas — Mi nombre es Matsuoka Jun — Dijo de manera seca, pero tratando de no parecerlo tanto, se veía levemente forzado.
Siempre se avergonzó de su nombre, dado que Jun es un nombre que se lo ponía a los hombres que debían ser honorables y honestos, y aunque ella no fuera un hombre ni mucho menos, era más dura que muchos del sexo contrario, y hacia lo que su nombre indicaba, miró hacia un lado, observando la nieve y suspiró tras su escueta presentación.

— Creo que es hora de entrar — Dijo pisando con firmeza el suelo para traspasar el umbral del cementerio y comenzar a buscar de manera leve, sin esmerarse demasiado. — Espero que no os asusten los fantasmas, las leyendas de aquí no hablan muy bien de ellos — Bostezó para seguir con su laboriosa (y la de sus compañeros) tarea.

© HARDROCK


DATOS:
Parámetros de Jun Matsuoka:
▲ Resistencia: 20.
▲ Fuerza: 45.
▲ Velocidad: 20.
▲ Percepción: 26.
▲ Ninjutsu: 11.
▲ Fuinjutsu: 1.
▲ Genjutsu: 3.
▲ Kenjutsu: 1.
▲ Taijutsu: 16.
▲ Iryoninjutsu: 2.

Mochila (14 kg / 30 kg)

Garras x1 (3 kg)
Pildoras de soldado x2 (0'5 kg)
Kunais x2 (1 kg)
Cadenas x1 (2 kg)
To x1 (3'5 kg)
Pergaminos de información x2 (1 kg)
Bombas de humo x2 (1 kg)
Bombas de pimienta x1 (0'5 kg)

28 líneas.





— Recolecta fantasmagórica —




UNO DE LOS ÚLTIMOS DÍAS DE OTOÑO...
Día 10 de Node, 20:00 hrs

PNJ. Ayame Hiroki:


----Ayame Hiroki------

El rechazo, la traición, la mentira, la ira, conocían bien esos sentimientos. Pecadores congregados en aquel espacio hacian que las chicas recordaran parte de su pasado. Terminaron de escuchar la respuesta de sus interceptores y tras esto se pondrían tristes; una, empuñaba su mano al tiempo que bajaba el rostro un tanto apenada y la otra, al ver dañada su ilusión solo sentía como sus ojos se encharcaban. Aun con aquella decepción y sabiendo lo que les esperaría,  ambas habiéndose despedido con una sutil reverencia, pasaron por el medio de los chicos antes de emprender una carrera a la esquina más cercana; para cuando llegaron a esta y dieron la vuelta simplemente desaparecieron sin dejar rastro. No hubo huellas y quienes pudieron haberlas visto ahora solo se habían quedado asombrados al ver la disipación inmediata de las chicas.

Acontecido aquello, las chicas aparecerían en el cementerio frente a una roca de un metro de alto sobre la cual, una mujer dejaba ver su espalda. -¿Se les escaparon?- dijo enfadada mientras ajustaba con sus manos los palos que sostenían su peinado –No puedo creer que seáis tan inútiles- a pesar de su calma voz, las palabras usadas por quien se veía mayor penetraban en los oídos de las chicas como navajas de filo apetecido por cualquier asaltante. –No pudimos hacer mucho más, lo que sí sabemos es que vendrán hasta acá- dijo la rubia mientras sollozaba. –Entonces vamos a recibirlos de la mejor forma-.

Así lo hicieron, esperaron a que desde la lejanía, los dos chicos y la chica hicieran presencia para poder poner su propósito en marcha. –Ya sabéis que deben hacer- dijo de nuevo quien vestía un Kimono azul y de cabello negro, antes de desaparecer de la roca. Los chicos no tardarían mucho más, entrarían al cementerio y justo tras ellos, las dos chicas aparecerían nuevamente a sus espaldas. No sabiendo que estaban allí, dependía prácticamente de la percepción de los mismos que se dieran cuenta de aquellas dos presencias hasta que hablaran. –HAN DECIDIDO RECHAZARNOS- gritaron al tiempo justo detrás ocasionando un susto de ultratumba. Las chicas habían aparecido con unos sombreros que hacían juego con cada uno de sus vestidos.

Sin embargo, la luz de la luna mostraría la verdadera naturaleza de las chicas. Los  rostros comidos por el paso del tiempo evidenciando que estaban muertas, gusanos se movían en medio de las esqueléticas figuras, sus vestidos ahora rasgados y de repente, toda aquella belleza espumada. Tras esto, dos gritos se harían presentes a la par que salían a perseguir a los sujetos que recién habían llegado al cementerio mientras gritaban – ¡CÁSENSE CON NOSTRAS!-.

INSTRUCCIONES
¿están listos?

—Entren al cementerio, detrás de ustedes aparecerán las chicas sin avisarles a unos 3 metros; si tienen percepción mayor a 30pts podrán notar de inmediato cuando ellas aparecen; el resto, solo lo notará cuando griten y les asusten.
—Deben rolear la persecución teniendo el cuenta  el terreno, habrán huecos esperando ataúdes para ser enterrados, arboles disecados que dificultan la vista plena y sombras de animales como cuervos y buhós. Por razones lógicas y dado el espanto sólo deberán correr y huir de ellas hasta dar con el lugar donde están los huesos.
—La chica de traje azul con la que hablaban estará custodiando el objeto de la misión, deberán tramarlas a las tres para poder salir de allí con su encargo. Las rechazaron, ahora sufran. –Risa macabra-

Recordaros de las instrucciones básicas:

—Enlace al Bestiario.
—Se darán dos semanas, desde el día 23/10 al 6/11 para completarla.
—El usuario completará las instrucciones y volverá a solicitar mediante un OFF que el narrador vuelva a rolearle.
—Deberás de terminar la misión en este mismo tema y entregar el objetivo requerido, en un solo rol por usuario, no es obligatorio que todo el grupo entregue el objeto. Deberá de ser un rol ON, y no un OFF.

Regla más importante: ¡Divertíos!













Hasta para decir su nombre parecía estar enojada o al menos eso demostraba con su voz, al menos ya podía ponerle un nombre a su rostro, solo faltaba el chico de konoha que parecía ser amable pero algo reservado, quizás le incomoda o se siente solo por compartir su misión con dos personas de otra aldea –Y tu ¿Cuál es tu nombre?- Se dio la vuelta para mirarle e hizo una entrada al cementerio caminando de espaldas –¿O prefieres que te llamemos Konoha?- El pelirrojo solto una sonrisa que no duro mucho pues casi se cae al enredarse con una roca que estaba cubierta de nieve.

-Estoy comenzando a odiar esta nieve, todo de nieve…- Reviso con cuidado el camino a su alrededor para no volver a tropezarse ~Inclusive algunas lapidas apenas se ven, pobres…~ Su mirada recorrió lo que más pudo del cementerio, en el fondo podía ver algunos árboles medio muertos que si no los mirabas bien parecía ser personas muy retorcidas –¿Cómo encontraremos esos huesos aquí?- Comenzó a caminar entre las lapidas con mucho cuidado para esquivar algunos agujeros que había en el piso –¡¡Es todo blanco!!- Paciencia ya no le quedaba, como encontrarían esos huesos en un maldito manto blanco, podrían estar en cualquier parte.
El muchacho estaba tan molesto por la nieve que incluso se le había olvidado que tenía frío, solo pensaba en encontrar los huesos y salir de allí, para volver a su rocoso país con suelos secos y llenos de tierra, primera vez en su vida que extrañaba tanto aquel lugar. Su búsqueda fue brutalmente interrumpida con un grito que literalmente estremeció hasta sus huesos y provoco que se girara con mucho asombro hacía la entrada del cementerio.

-U…u…¿¡Ustedes!?- Las hermosas chicas de antes, que tenían voces muy angelicales había sido las autoras de aquel grito de ultratumbas, el pelirrojo no entendía que pasaba, quizás se trataba de alguna especie de broma pues llevaba unos sombreros muy grandes que hacían juego con sus vestidos, aun se seguían viendo hermosas o por lo menos así las veía él, hasta que fueron alcanzadas por la luz de la gran luna, sus rostros se volvieron esqueléticos, sus ropas parecía muy viejas y toda la belleza que las caracterizaba había desaparecido. Frente aquella situación, Amaru intento buscar a sus compañeros con la mirada pero fue interrumpido por un segundo grito que prácticamente hizo despertar su cuerpo ~¡¡Patitas para que las quiero!!~ Al ver que la ya no tan hermosa rubia se abalanzo sobre él, este se echó a correr en dirección a los árboles que había visto anteriormente, por el camino esquivaba las lapidas y saltaba algunos agujeros, pidiendo por favor no encontrarse con alguna sorpresa entre la nieve que le hiciera perder el equilibrio y caer.

-¡¡ME CASARE!!... ¡¡ME CASARE CONTIGO SI VUELVES A SER LA DE ANTES Y DEJAS DE PERSEGUIRME!!- Respondió a la petición de aquella ¿Cosa? Porque ya no podía llamarle chica después de lo que había visto -¡¡PODEMOS IR A UN LINDO LUGAR A COMER Y CONVERSAR LAS COSAS!!- Inconscientemente y producto del miedo intento dialogar a gritos con su nueva admiradora, mientras seguía corriendo y la verdad no estaba seguro si aún le seguía, tampoco se daría vuelta a comprobarlo.




-Habla / ~Piensa / Narra / -Hyuga Saeko
Al cabo de unos minutos el grupo dio con su destino final: El lúgubre cementerio del País de la Nieve, allí donde iban a parar los cuerpos inertes de cantidades insanas de shinobis que día a día perecían a lo largo y ancho del planeta. Resultaba casi irónico que no se separaran los cuerpos según la aldea a la que pertenecía cada ninja, pudiendo cada uno ser enterrado junto a la misma persona a la que tiempo atrás le había arrebatado la vida, si se daba la casualidad. ¿Qué tipo de encuentros serían esos? ¿Los espíritus de los difuntos aceptarían ser enterrados tan cerca? ¿Descargarían su ira entre ellos, o con las personas que aparecieran cerca de sus tierras? Eran las preguntas que se hacía el gennin, observando, todavía por fuera, la fachada del silencioso cementerio.
Es un gusto, Jun —Bajó levemente la cabeza, de manera fugaz y a modo de reconocimiento, sin detener sus pasos tras el camino que marcaba la líder, aunque llegados a ese punto difícil era perderse. Entonces el otro shinobi de Iwa, Amaru, hizo una pregunto que lo dejó algo descolocado, logrando que centrara su mirada en él, enarcando notoriamente una ceja— ¿Mi nombre? —Juraba haberse presentado antes, estaba seguro de haberles dicho su nombre incluso antes del incidente con las chicas a mitad de camino. Al parecer no lo habían escuchado, o dicho accidente había dejado de lado su corta presentación— Ryuji, me llamo Ryuji; juraría que lo dije antes, pero igual el grito de la chica se sobrepuso a mi voz —Planteó, encogiéndose de hombros para restarle importancia al asunto.
Finalmente ingresaron al cementerio, un lugar desolado, tenebroso, cuya atmosfera era tan tensa y sofocante que a más de un valiente le habría hecho temblar del miedo. Parecían ser los únicos en el lugar, algo normal teniendo en cuenta el festejo que se estaba llevando a cabo fuera. Ryuji miró alrededor, rezando en silencio por el eterno descanso de las almas que habitaban ese suelo cubierto por una alfombra blanca y fría. Un blanco casi infinito, que auguraba una búsqueda tediosa, tal y como mencionó su compañero.
Habrá que tener paciencia —Él se jactaba de ser alguien paciente, tal vez demasiado paciente, pero incluso así se le hacía muy pesado tener que rebuscar en todo el cementerio en busca de unos huesos cuando posiblemente estuvieran enterrados en nieve. Lo haría, por supuesto, ya que era la misión que le habían asignado, pero eso no quitaba que fuera bastante molesto.
En el preciso instante en que se acuclilló junto a una tumba, dispuesto a apartar con la mano algo de nieve y leer la inscripción de la misma, fue que lo escuchó. Al principio no supo cómo reaccionar, su cerebro todavía no había procesado la información, no daba señales al cuerpo para moverse. Por instinto más que otra cosa fue que volteó, fijando la mirada en la entrada que acababan de cruzar. Allí, paradas frente a las huellas que ellos mismos habían dejado, estaban las dos chicas de antes. No supo bien por qué, pero el hecho de saber quiénes eran no calmó para nada el repentino galopar de su corazón, ni detuvo la descarga de adrenalina que le invadió el cuerpo entero. Notó todos sus músculos en tensión, y una horrible opresión en el pecho, como si algo le estuviera succionando el alma.
¿Qu…? —Ni siquiera fue capaz de culminar la pregunta cuando las vio, a la luz de la luna, en su verdadera y aterradora forma. Fue un segundo en que sus orbes color sangre las observaron, e inmediatamente después se volteó hacia el lado contrario y sus piernas lo catapultaron hacia adelante, dispersando algo de nieve por la fuerza del impulso.
Corría de manera normal. No agitaba los brazos con desesperación, ni gritaba; ni siquiera había cambiado la expresión de su rostro. La única variante apreciable que reflejara el terror que inundó su cuerpo y mente era su mirada. Tenía los ojos bien centrados en su camino, estáticos, rígidos en la posición. Esos eran ojos de alguien que no pretendía mirar atrás, por mucho que le rogaran.
El terreno era irregular y traicionero, una trampa donde era fácil caer si no tenías cuidado. En un momento se quedó sin apoyo para el siguiente paso, bajando muy levemente la mirada para encontrarse con un enorme poso con una lápida delante. El impulso con el que venía lo haría chocar contra la misma, así que se cubrió la cabeza con ambos brazos y rodó para que el golpe no lo frenara del todo, sino que lo desviara levemente a un costado y así poder recuperarse para seguir corriendo.
¿En verdad te vas a casar con ella? —Atinó a responder a los gritos de su compañero, incapaz de voltear a verle, estuviese donde estuviese— ¡Líder Jun! ¿Qué se hace en situaciones como esta? —Tampoco sabía dónde estaba la morena, así que igual podía estarle hablando a la nada. El miedo le impedía pensar de manera lógica, siendo la huida el centro de su total atención.

Puto resfriado



El paisaje aunque pobre, era bello, estaba acostumbrada. Escucho de nuevo como el pelirrosa preguntaba de nuevo por el nombre del oriental ¿Esque era tonto? Además, Ryuji era un nombre relativamente común para las familias, dado que significaba prácticamente hijo del dragón. Eso le recordó por segundos a otras de sus misiones a las que conoció un dragón/lagartija, lo que sea. Observó a la lejanía una mujer, no le dio importancia hasta escuchar un sonido de ultratumba, y ver a los demás corriendo ¿Qué pasaba?

Se giró  y vio a dos calaveras asquerosas caminando hasta su cuerpo -Iugh- Dijo y corrió hacia delante, pero sin embargo parecía estar bastante más tranquila que los demás, y simplemente le ronbaba en la cabeza lo siguiente – Yo tenia razón, me cago en la puta – Se adelantó levemente, ahora odiaba la nieve, le costaba avanzar por ella, no tenía opción – Hachimon – Susurró para abrir dos puertas de su especialidad y cobrar algo de velocidad, aunque si las aguantaba demasiado tiempo se marearía. Ahora iba con mayor rapidez, y observo el paramo por segundos, era obvio, aquella mujer tenía algo que ver, podía ver los huesos plasticos a sus pies – Debemos de distraerla y que alguien atrape los huesos – Dijo mirando hacia atrás a los dos muchachos.
.

© HARDROCK


DATOS:
Parámetros de Jun Matsuoka:
▲ Resistencia: 20.
▲ Fuerza: 45.
▲ Velocidad: 20.
▲ Percepción: 26.
▲ Ninjutsu: 11.
▲ Fuinjutsu: 1.
▲ Genjutsu: 3.
▲ Kenjutsu: 1.
▲ Taijutsu: 16.
▲ Iryoninjutsu: 2.

Mochila (14 kg / 30 kg)

Garras x1 (3 kg)
Pildoras de soldado x2 (0'5 kg)
Kunais x2 (1 kg)
Cadenas x1 (2 kg)
To x1 (3'5 kg)
Pergaminos de información x2 (1 kg)
Bombas de humo x2 (1 kg)
Bombas de pimienta x1 (0'5 kg)

28 líneas.


Se sorprendió al ver la gran velocidad que alcanzo la líder ¿Tal alto es el nivel de los chunnin en la aldea? Estaba deseando tener esa misma velocidad para arrancar con mayor facilidad, porque correr en la nieve ya le estaba cansando, solo era cuestión de tiempo para que alguna de las calaveras le atrapase y no veía los huesos por ningún lado, en verdad con la situación vivida no estaba siquiera buscándolos.

-¿Eh..?-
Alcanzo a escuchar como Jun les decía que deben distraer a alguien más ¿Una tercera mujer? ¡¡¿Acaso se multiplican?!! Parecía que no, solamente que no se había percatado de que eran tres mujeres con kimono, aunque dos de ellas ya no lo eran tanto, por lo menos de apariencia porque gritaban y se enojaban igual que todas las mujeres reales –Vayan por los huesos, yo distraeré a las que nos siguen y si es necesario me casare con alguna de ellas- Su tono de voz había cambiado parece que el pelirrojo se había puesto serio pero no duro nada, la frase del final arruino todo su momento, aun corriendo tomo un shuriken de entre sus cosas y lo lanzo tres o cuatro metros a su izquierda, se aprovechó del impulso que uso para lanzarlo y se giró con mucha seguridad, parando su carrera para quedar frente a frente con las hermosas cosas que les seguían y realizar los sellos del cabello, tigre y carnero –No pueden no quemarse…- No estaba seguro de que eran esas cosas, no se detendría a pensarlo más, una gran bola de fuego salió desde su boca alcanzando todo lo que se encontraba delante de él en una distancia de cinco metros, supuso que por muy calaveras que fueran el fuego algo les haría o al menos las lograría espantar un poco y ganar tiempo para sus compañeros.

-¿Fue un éxito?- En lo que el fuego se extinguía no podía saber que había pasado con las perseguidoras, intento dar unos pasos atrás para tomar distancia pero no contaba con otra piedra cubierta de nieve que le hizo caer al piso –Ask…- Su trasero se hundió en la nieve pero no le importo, solo se preocupó de realizar cuatro nuevos sellos a gran velocidad, velocidad que se vio beneficiada por su gran habilidad con el uso de ninjutsus, su chakra se infundió en el arma arrojadiza que había lanzado con anterioridad y sin siquiera intentar levantarse de piso quedo expectante, en el fondo de su corazón tenía la esperanza de que su técnica anterior tendría el efecto deseado y su extrema precaución era simplemente eso, precaución que no tendría que ocupar.

Inventario:
Mochila (4 kg / 10 kg)

Kunai x4 (2 kg)
Shuriken x2 (1 kg)
Bomba de Humo x1 (1 kg)
Parámetros:
Resistencia: 18
Fuerza: 14
Velocidad: 9
Percepción: 21
Ninjutsu: 15
Fuinjutsu: 5
Genjutsu: 10
Kenjutsu: 5
Taijutsu: 15
Iryoninjutsu: 5

Chakra: 344 - 60: 284
Técnicas usadas:
Katon: Gōkakyū no Jutsu(Fuego: Técnica de bola)
• Rango de alcance:Genin: 5 metros || Chūnin: 8 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Caballo , Tigre o Serpiente y Carnero
• Duración: Un turno, el de ejecución y el siguiente del rival.
• Gasto de chakra: 35.
• Descripción: Tras generar una gran acumulación de chakra en la zona pulmonar el shinobi es capaz de generar una masa de fuego medianamente grande que podrá expulsar a través de su boca, ésta llamarada tendrá la forma de una gran bola de fuego que avanzará unidireccionalmente hacia donde se haya enviado; al contacto con cualquier objeto la condensación de llamas se esparcirá en una explosión que quemará todo en el área de impacto.
• Extras; Extremadamente ofensivo.

Kawarimi no jutsu (Técnica de sustitución)
• Rango de desplazamiento:.Genin: 5 metros || Chūnin: 10 metros || Jōnin: 15 metros || Tokubetsu: 25 metros.
• Entrenamiento:0.
• Sellos:Carnero,Jabali, Buey,Perro y Serpiente.
• Duración:Un turno, el de ejecución y el próximo del rival.
• Gasto de chakra: 25.
• Descripción: El usuario es capaz de cambiar de lugar o sitio con otro objeto para poder esquivar el ataque y lograr al mismo tiempo confundir al rival, haciéndole creer por un instante que no ha fallado, y así atacarle por la espalda o huir. El jutsu funciona de la siguiente manera: El usuario tomará un objeto cualquiera derredor de ellos como punto de referencia, sin necesitar tocarlo. Si ese objeto se encuentra dentro del rango de desplazamiento y el shinobi es golpeado, éste objeto desaparecerá del campo de batalla y será sustituido por un tronco (observar "sustituciones"). El objeto no podrá ser recuperado bajo ninguna circunstancia. Cuando el usuario es golpeado, éste es envuelto en una pantalla de humo dejando atrás el reemplazo. Sólo puede usarse si el ninja no está atrapado o inmovilizado por que sino no es capaz de llevarla a cabo.
• Sustituciones: Genin: Un tronco || Chūnin: Animales del entorno || Jōnin: Cualquier habilidad de su clan o arte (En caso de usar serpientes, te cambiarás por serpientes o si usas el arte nendo te cambiarías por explosivos) || Tokubetsu: Ser vivo o inerte cercano.




-Habla / ~Piensa / Narra / -Hyuga Saeko
Las ordenes eran claras y no tenía más opciones que obedecer, haciendo caso omiso a las voces en su cabeza que le rogaban salir de allí. No sabía exactamente por qué le generó tanto terror el ver a las mujeres de antes, que, pese a ser horribles, tampoco eran la atrocidad más grande. No se consideraba alguien cobarde, ni mucho menos además, entonces ¿Por qué? Tal vez la naturaleza demoniaca de esos seres infundiera terror de manera natural en los corazones de quienes las observaran, o igual era él que se creía más valiente de lo que realmente era. En cualquier caso daba igual, ya no podía dejar que sentimientos tan irracionales como el miedo controlaran sus acciones. ¡Estaba en una misión, con un demonio! –Y nunca mejor dicho–
Me adelantaré e intentaré distraerla —Avisó a su líder, avanzando a toda la velocidad que sus piernas, en ese estado base, le permitían. La cual, ciertamente, no era para nada baja; por no decir que la cualidad que más destacaba en combate era la velocidad, seguida de su fuerza física. Habiendo superado, a medias, el susto de antes, le fue mucho más fácil esquivar pozos y lápidas en su carrera hacia la mujer del kimono azul— Hachimon Tonkō: Kaimon —Liberó la primera de las puertas internas, aumentando sustancialmente su velocidad y fuerza, lo cual se vio reflejado en el repentino acelerón de sus pasos.
Llevó ambas manos al frente, juntándolas para realizar una veloz secuencia de sellos tras la cual acumuló algo de chakra en pos de realizar la Técnica de Replicación, haciendo aparecer, tras tres pequeñas explosiones de humo a sus costados, un séquito de tres clones idénticos a él. Todos corrían en dirección a la mujer, uno al lado del otro, en formación. Iban intercambiando posiciones para confundir al enemigo, buscando ocultar la identidad del real. Todos tomaron y empuñaron un kunai simple, pese a que sólo uno de ellos era real y podría hacer algo. Ryuji no conocía las habilidades de su objetivo, ni siquiera sabía si era un ninja o alguna especie de espíritu, pero en una situación así no podía detenerse sólo por no estar seguro al cien por cien de sus decisiones; lo único en lo que destacaba era en Taijutsu, y era lo que utilizaría para atacar aunque fuera peligroso acortar tanto la distancia delante de un enemigo de cualidades desconocidas.
Rompieron formación al estar a una distancia apropiada de unos diez metros, adelantándose tres “Ryuji” y quedándose uno atrás. Los tres que avanzaron lo hicieron de manera sistemática, eligiendo cada uno un flanco diferente: Uno se acercaría por la izquierda, otro por la derecha y el último directamente por el frente. La idea del shinobi era distraer a la mujer haciéndole creer que esa era toda su velocidad, y que su “Yo” real era quien se había quedado atrás. La realidad era otra: Él se había encargado de acercarse por el flanco izquierdo, dejando atrás un simple clon. Pretendía llegar lo más cerca posible, esperando al momento oportuno para abrir la segunda puerta y emplear el repentino subidón de velocidad para intentar sorprender a su contrincante, acercarse lo suficiente y repelerla de una patada cargada con toda la fuerza que podía acumular gracias a la apertura de dos de las puertas internas. Una patada horizontal dirigida al torso, a la altura de la cintura. Una patada dolorosa, al menos para él debido a las consecuencias negativas de la activación de las puertas.




Stats:
Resistencia = 14
Fuerza = 40
Velocidad = 45
Percepción = 23
Ninjutsu = 1
Fuinjutsu = 1
Genjutsu = 1
Kenjutsu = 1
Taijutsu = 15
Iryoninjutsu = 1

Chakra: 312 - 45 (Creación de tres réplicas) - 20 (Activación de las dos primeras Puertas internas) = 247
Inventario:
Mochila (2.5 kg / 40 kg)


Kunai x2 (1 kg) -Una en mano-
Shuriken x3 (1.5 kg)
Técnica utilizadas:
• Bunshin no jutsu (Técnica de replicación)
• Rango de técnica:Gennin
• Entrenamiento:0.
• Sellos:Tigre, Jabalí, Buey y Perro
• Duración:El turno de ejecución y hasta que estos sean vencidos.
• Gasto de chakra: 15 por replica.
• Descripción:Técnica que al gastar un poco de chakra crea un cuerpo exactamente igual que el del usuario, pero este mantiene solo el stat de velocidad del usuario, en caso de ser superior a 20, se quedará la velocidad de cada replica en 20. Esta técnica no está creada para la ofensiva, si no para el despiste. Los replicas desaparecen al impactarles. Las réplicas (no replicas) no pueden pegar, pueden portar objetos encima pero nunca utilizarlos (shurikens, kunais, etc.).
• Extras; Se pueden usar todas las réplicas deseados en una sola técnica de turno, solo aumentando el gasto de cakra usado.Los usuarios de Dojutsus pueden ver al usuario real de manera totalmente evidente.

• Hachimon Tonkō (Liberación de las Ocho Puertas)
• Rango de alcance: 0.
• Entrenamiento: 1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Ninguno.
• Duración: Máximo tres turnos activos por tema. Si se llega a un cuarto turno, al terminar éste el personaje quedará inconsciente por al menos dos horas.
• Gasto de chakra: 10 cada turno por puerta abierta.
• Descripción: Se trata de uno de los jutsus prohibidos, solo debe utilizarse en un caso extremo en el que la vida del usuario peligre. Empleando el chakra del usuario las válvulas que regulan el Sistema Circulatorio de Chakra se ven sometidas a una gran presión, aumentando la fuerza y la velocidad del usuario a costa de su resistencia. Cuantas más puertas se abran, mayor poder y velocidad, pero más daño podrá recibir. Dependiendo de cada una de las puertas que se abran, habrá un efecto adverso a costa de aumentar el poder del usuario.
Primera puerta: Molestías leves en el cuerpo; dolor de cabeza, facilidad para sufrir lesiones.
Segunda puerta: Dolor muscular. Cada golpe que se haga dolerá y podrá causar hematomas en el propio cuerpo del usuario.
• Extras: Cada rango se podrán abrir 2 puertas más (Gennin: 2 | Chunin: 4 | Jounin: 6 | Tokubetsu: 8 |). Solo se pueden abrir dos puertas por turno. Si se abre la octava puerta, el usuario no podrá volver a usar su chakra durante al menos dos días, bajo riesgo de muerte.

Puto resfriado


Genial, el pelirrosa se iba a enfrentar solo como un valiente contra aquellas dos, pero la cago en el último segundo ¿Casarse? Estos hombres estaban jodidamente locos y desesperados, solo escucho la batalla desencadenarse, no tenía tiempo de mirar atrás y si se lo comían que le zurzan, total, no iban a comer demasiado entre dos personas, o esqueletos, o lo que sea.

El joven de la aldea de la hoja salió a bastante velocidad y lo reconocía inmediatamente, otro conocedor del taijutsu, aunque solo había abierto una puerta, empezó a pelear contra aquella mujer tenebrosa y helada, le habían dado la tarea más conflictiva, buscar los huesos y sacarlos de allí, pero en el fondo no estaba mal, creo que es la que más calmada y con menos temor del lugar estaba. Sabía que los tenía aquella mujer ¿Pura intuición? Corrió por detrás de aquella ruinosa lápida viendo los huesos, esperando que la mujer se distrajera con aquel hombre, para cogerlos con suma rapidez y bajar rodando colina debajo de forma inteligente por la nieve, deshaciéndose del abrigo que solo le hacía estar incomoda, observó el panorama de antes y la bola de fuego mitigaba con fuerza sobre esas muchachas, o almenos sus ropajes, no podía distinguir bien que quemaba, pero esperaba que el fuego almenos se comiera a los jodidos gusanos. Una vez pudo levantarse y reaccionar vocifere.

- LOS TENGO – Dijo victoriosa con una bolsa transparente con un par o poco más de huesos (falsos o no) dentro de ella, miraba de un muchacho a otro esperando respuesta o contacto visual, y bajo ni corta ni perezosa rodeando el cementerio, para poner rumbo y a toda vela a la estatua de Tao Te King, esta vez si esperando a los demás.

.

© HARDROCK


DATOS:
Parámetros de Jun Matsuoka:
▲ Resistencia: 20.
▲ Fuerza: 45.
▲ Velocidad: 20.
▲ Percepción: 26.
▲ Ninjutsu: 11.
▲ Fuinjutsu: 1.
▲ Genjutsu: 3.
▲ Kenjutsu: 1.
▲ Taijutsu: 16.
▲ Iryoninjutsu: 2.

Técnicas usadas (este turno y el anterior, perdón) (Abro 2 puertas y las mantengo este turno)

• Hachimon Tonkō (Liberación de las Ocho Puertas)
• Rango de alcance: 0.
• Entrenamiento: 1º Especialidad: 0 líneas || 2º Especialidad: 15 líneas.
• Sellos: Ninguno.
• Duración: Máximo tres turnos activos por tema. Si se llega a un cuarto turno, al terminar éste el personaje quedará inconsciente por al menos dos horas.
• Gasto de chakra: 10 cada turno por puerta abierta.
• Descripción: Se trata de uno de los jutsus prohibidos, solo debe utilizarse en un caso extremo en el que la vida del usuario peligre. Empleando el chakra del usuario las válvulas que regulan el Sistema Circulatorio de Chakra se ven sometidas a una gran presión, aumentando la fuerza y la velocidad del usuario a costa de su resistencia. Cuantas más puertas se abran, mayor poder y velocidad, pero más daño podrá recibir. Dependiendo de cada una de las puertas que se abran, habrá un efecto adverso a costa de aumentar el poder del usuario.
Primera puerta: Molestías leves en el cuerpo; dolor de cabeza, facilidad para sufrir lesiones.
Segunda puerta: Dolor muscular. Cada golpe que se haga dolerá y podrá causar hematomas en el propio cuerpo del usuario.
• Extras: Cada rango se podrán abrir 2 puertas más (Gennin: 2 | Chunin: 4 | Jounin: 6 | Tokubetsu: 8 |). Solo se pueden abrir dos puertas por turno. Si se abre la octava puerta, el usuario no podrá volver a usar su chakra durante al menos dos días, bajo riesgo de muerte.

-40 de chakra.

Mochila (14 kg / 30 kg)

Garras x1 (3 kg)
Pildoras de soldado x2 (0'5 kg)
Kunais x2 (1 kg)
Cadenas x1 (2 kg)
To x1 (3'5 kg)
Pergaminos de información x2 (1 kg)
Bombas de humo x2 (1 kg)
Bombas de pimienta x1 (0'5 kg)

20 líneas.



   
¡AVISO IMPORTANTE!
Shinobi's Justice


Quedan solo tres días para finalizar el evento, pero como estamos viendo que aun faltan algunos usuarios y narraciones ampliamos la fecha hasta una semana más, hasta el 10/11/2017.
Recomendamos a todo aquel que su compañero no le responda terminar la misión por el solo.
No aceptamos más peticiones de misiones.





— Recolecta fantasmagórica —




UNO DE LOS ÚLTIMOS DÍAS DE OTOÑO...
Día 10 de Node, 20:00 hrs


En cuanto las mujeres se revelaron ante los ninjas éstos salieron disparados, cada uno por su lado, mientras Ryuji y Jun corrieron hacia adelante, en dirección a el tercer youkai que guardaba lo que ellos habían venido a recuperar, Amaru decidió plantarles cara a los dos espectros que les seguían. Su plan era detener a las persecutoras, el otro joven iba a distraer a la que quedaba y la chica fue directa a recoger los huesos.

Mientras sus compañeros corrían el pelirrosa lanzó una esfera de fuego que envolvió y consumió a ambas mujeres, derritiendo la nieve que había acumulada en la zona y levantando una corriente de aire ascendente que elevó lo que parecían ser cenizas. El fuego se consumía, abarcando un área no precisamente pequeña, y poco a poco iría amainando. Sin embargo, de entre las llamas emergieron dos figuras cadavéricas como si nada hubiese ocurrido. Sus ropas se estaban quemando por la técnica del chico y habían perdido bastante carne pero los huesos se mantenían, ardiendo sin llegar a calcinarse, caminando hacia el joven con risas que producían un eco reverberante y anormal y se podían oír en todo el cementerio. Sus calaveras, ahora carentes de toda piel y pelo miraron con sus cuencas vacías a Amaru mientras extendían sus manos. – AL FIN, ALGUIEN CON QUIEN CASARNOS, ALGUIEN A QUIEN QUERER.- Al tocarle, sin embargo, el chico se esfumó en una nube de humo dejando solo un tronco atrás. – Nos… nos ha engañado…- Dirigieron su vista al muchacho que ahora estaba a unos 4 metros. – Nos ha engañado igual que hizo él… IGUAL QUE HIZO NUESTRO ESPOSO.- Sus figuras, aún envueltas en llamas se elevaron ante el chico. – TODOS LOS HOMBRES SON IGUALES.- Cuando parecía que estaban listas para lanzarse al ataque giraron su cabeza bruscamente en dirección a Jun y Ryuji. – PERO NO FUE SU CULPA… NO… TODO ES POR ELLA.- Se giraron hacia donde estaba Jun. – ES TODO POR SU CULPA.-

-Al mismo tiempo que esto ocurría.-

Los dos ninjas especializados en taijutsu corrían hacia el lugar donde se encontraban los huesos. Jun se adelantó, activando sus puertas y avanzando a una gran velocidad. El chico sin embargo se dirigió a la mujer que custodiaba el objetivo de su misión y realizó una serie de réplicas, mezclándose entre ellas y amenazando con atacar. La youkai, a diferencia de lo que se esperaría de cualquier persona normal, simplemente levantó la mano hacia el frente, con la palma abierta como si estuviera suplicando algo y una mirada de lujuria en su rostro. Cuando al fin llegaron a su posición, el Ryuji verdadero de propinó una brutal patada al costado derecho, justo en la cintura, resultando en que la mujer se doblara por la fuerza y sus huesos crujieran por el golpe. Sin embargo no se movió del sitio, sus pies seguían justo donde antes y su cuerpo, doblado de forma grotesca se quedó rígido el lugar de caer al suelo. De pronto enredó la mano que tenía extendida en la pierna del chico, clavándole las uñas en el muslo y sujetándole con una fuerza sobrehumana en el sitio. El joven estaba atrapado mientras la mujer giraba la cabeza hasta poder mirarle fijamente a los ojos, con la misma expresión que antes. – ¿Cómo pretendes escapar ahora?-

Sus ojos brillaban con una emoción irreconocible para un ser humano, refulgían sin vida pero con pasión. Al instante su cuerpo volvió a la postura correcta, moviéndose casi sin esfuerzo e ignorando totalmente cualquier inconveniente que deberían haberle causado los huesos rotos. Una vez erguida levantó con una mano al chico en el aire, quien seguía sujeto por la pierna y ahora estaba colgando boca abajo. – Ahora bien… ¿podrías decirme dónde está?- Su sonrisa provocaba escalofríos a cualquiera lo suficientemente osado para mirarla, pero antes de continuar hablando un grito le llamó la atención. Jun había encontrado los huesos. La mirada del espectro se volvió sombría mientras lanzaba al joven por encima de su hombro, haciéndole caer sobre un montículo de nieve, y avanzando sin vacilar hacia la chica. – A DONDE TE CREES QUE VAS CON ESO.- Justo de alcanzarla se percató de algo y quedó paralizada. El rosto de la mujer perdió su expresión de enfado y dominación para ser reemplazada por una de perplejidad y... ¿había algo más? Sus ojos se abrieron de golpe cuando vio algo resplandecer en el cuello de la chica. – Ese… ese collar… tú…- Antes de seguir hablando se escucharon las voces de las otras dos youkais desde atrás. Los espectros en llamas se lanzaron a por Jun pero la tercera se puso en medio, parándolas con los brazos abiertos. – ELLA, FUE ELLA.- Gritó. – PERO QUIÉN ES ELLA, QUIERO SABERLO, DEBO SABERLO.- Dijo la otra. – Esperad… ESPERAD.- Chilló la tercera, pero eso no parecía suficiente para amainar la furia de las otras dos. Las agarró con aún más fuerza, abrazando las llamas sin darle la más mínima importancia. – ELLA LO SABE, HAY QUE HACER QUE NOS LO DIGA.- Parecía que su voz estaba inundada en desesperación. – NECESITO SABERLO, QUIÉN, QUIÉN…- Las tres quedaron abrazadas mientras sus gritos se tornaban más y más en algo que recordaba al llanto. – QUIÉN LO HIZO… quién nos mató…-

Sin saber muy bien por qué y aprovechando la oportunidad que se les presentó, los ninjas salieron corriendo hacia la salida del cementerio.


INSTRUCCIONES
¿están listos?

—El equipo ha escapado con éxito con el objeto a recuperar.
—El día 10/11 se cerrará la misión de forma definitiva.

¡GRACIAS POR SU PARTICIPACIÓN!


Recordaros de las instrucciones básicas:

—Enlace al Bestiario.
—Se darán dos semanas, desde el día 23/10 al 6/11 para completarla. (Se ha extendido hasta el 10/11)
—El usuario completará las instrucciones y volverá a solicitar mediante un OFF que el narrador vuelva a rolearle.
—Deberás de terminar la misión en este mismo tema y entregar el objetivo requerido, en un solo rol por usuario, no es obligatorio que todo el grupo entregue el objeto. Deberá de ser un rol ON, y no un OFF.

Regla más importante: ¡Divertíos!














   
¡AVISO IMPORTANTE!
Shinobi's Justice


Dado que casi todos los usuarios están en su última ronda (algunos tuvieron problemas con su conexión), damos únicamente 2 días más, cerramos el día 12/11/2017.
Recomendamos a todo aquel que su compañero no le responda terminar la misión por el solo.
No aceptamos más peticiones de misiones.

RECUERDA QUE ALGUIEN DEL EQUIPO DEBERÁ DE ENTREGAR EN UN ROL EL OBJETO EN {Pincha aquí para ir al tema}





¡RECOMPENSAS!
¡El evento ha finalizado! Pero no os preocupéis, la diversión esta a la vuelta de la esquina, ¡El examen chunnin está por comenzar! Pero por el momento volvemos a este maravilloso evento que ha recibido mucho apoyo, más del esperado. Nada más y nada menos que 105 mensajes solo de vosotros sin contar las narraciones del staff. 9 misiones con o sin completar, 19 narraciones del staff, lo que nos deja un total 124 mensajes nuevos para el foro, ¡Gracias a todos por la gran participación!


ITEMS


Bola de cristal:
Objeto esférico de peso casi inexistente, transparente dado que es de cristal. Dicen que si miras através de este podrás en ocasiones ver las almas o yokais a tu alrededor. Ganadores: Amaru y  Tobi Sarutobi.

Linterna de calabaza: Objeto extraño con forma de candelabro echo de calabaza, aunque en este caso por alguna extraña razón estas no caducan y parecen ser para toda la vida. Dicen que la luz que proyectan siempre señalará el sendero correcto si estas en apuros. Ganadores: Kaname Arashi y Lavi Bookman.

Cuchillo oxidado: Un pequeño filo de unos 8 centímetros que no sirve para cortar a nadie, pero parece que a las almas oscuras del Yomi les afecta un poco ser atacado con estos pequeños objetos. Ganadores: Ryuji y Jun Matsuoka

Cascabeles deteriorados: Dos pequeños cascabeles unidos por una cuerda azul, están bastante deteriorados pero han sido bendecidos por la miko del templo. Cuando estés cerca de un Yokai menores y los choques entre si, este mostrará su forma original.Ganadores: Kumi Uchiha y Amaru

Talismán desgravado: Un pequeño saco de tela de color azul, algo desgastado, hecho por la abuela conocida por venderos algunos ricos dulces. Este talisman os librará del ataque de un Yokai Menor una vez por tema si así lo deseáis. Ganadores: Taeko Uchiha y Deku Yuki.




PersonajeRolesMisionesRyousPuntosItems
Amaru1321.2504252
Kaname Arashi1311.0504251
Tobi Sarutobi817002501
Kumi Uchiha817002501
Ryuji616002001
Jun Matsuoka616002001
Taeko Uchiha515501751
Lavi Bookman515501751
Deku Yuki515501751
Li Ming804002000
Akira Senju402001000
Kazuo D402001000
Khalid V.Zhane402001000
Diarmuid Kavalier402001000
Makoto Sakuragi402001000
Alice Margatroid30150750
Kaminari30150750
Idama Namikaze20100500


Premios por actividad:


Más misiones participadas: Kaname Arashi (120 pts)
Más misiones completadas: Amaru (120 pts)
Más roles: Kumi Uchiha y Tobi Sarutobi (100 pts)

Si ganas un premio, no puedes ganar ningún otro, por ello Kami y Tobi comparten el premio (ganando la misma cantidad).
Recuerda que todas las recompensas ganadas con un personaje de rol, van directamente a tu cuenta principal.


Para solicitar vuestra recompensa, por favor, hacedlo en Solicitud de Recompensas. ¡Gracias por participar en la trama, esperamos que os hayáis divertido!



SHINOBI'S JUSTICE


Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




Página 1 de 1.
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.