Últimos temas
» Una olvidada a las filas [Priv. Moka & Kaname]
Hoy a las 9:30 am por Amaru

» {Recurso} Code de rol básico
Hoy a las 6:44 am por Renji Sakurai

» Registro de Temas Cerrados
Hoy a las 6:03 am por Shin Kagutsuchi

» [Misión Rango D] Leche, pañales y llantos (Con Shin Kagutsuchi)
Hoy a las 6:01 am por Shin Kagutsuchi

» (Técnica Gennin) Katon: Hinoken
Hoy a las 4:42 am por Shin Kagutsuchi

» Marioneta 1. Konchû
Hoy a las 3:41 am por Chôen

» Solicitud de Cambio de Especialidad
Hoy a las 3:30 am por Shin Kagutsuchi

» Narētā. Progresión del arma a Chunnin.
Hoy a las 2:17 am por Jisamu

» Veneno 1. Yôgan Shita
Hoy a las 1:03 am por Iron Fist

» Marioneta Hourai. (construcción)
Hoy a las 12:30 am por Alice Margatroid

» Misión de rango C "Ayuda" || Priv. Chôen
Ayer a las 7:09 pm por Kurashima Shidou

» [Entrenamiento] Vértigo (Privado con Idama y Jisamu)
Ayer a las 3:06 pm por Jisamu

» Una serpiente… ¿GIGANTE? (Misión B con Renji)
Ayer a las 1:12 pm por Renji Sakurai

» Decide rápido muere despacio | Resurgimiento (Trama Personal)
Ayer a las 12:27 pm por Uchiha Dyon

» [Entrenamiento privado con Kami] Escaramuza en el puente
Ayer a las 8:02 am por Hawk Eye

» [Juego] ¿Que estas escuchando?
Ayer a las 12:19 am por Astolfo

» {Guía & Petición} Logros
Dom Ene 14, 2018 11:43 pm por Bunny Tail

» La Ocarina del Sueño (Entrenamiento de Objeto)
Dom Ene 14, 2018 11:14 pm por Bunny Tail

» [Trama] Los Olvidados; Preludio — Privado con Li Ming
Dom Ene 14, 2018 8:21 pm por Hawk Eye

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Dom Ene 14, 2018 4:10 am por Kaname Arashi




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que debéis hacer el registro de pb, aldea, y expediente primero antes de poder rolear. Podéis rolear sin ficha ninja y sin cronología, sin embargo, para participar en un evento o vayáis a terminar un tema debéis tener creada ambas, tanto la cronología como la ficha.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

P. de los Volcanes
Kazuo D.
Rol social
There's no causality
¿Cuánto tiempo faltaba para terminar? ¿Una semana? ¿Dos semanas? Eso realmente no lo sabía, lo que si tenía certeza era el problema que le daba este último trabajo encomendado. No le gustaba el tener que alargar el plazo de tiempo pero con las diferentes dificultades que le había ocurrido eso ya era más que un hecho.—Dejarme observar más de lejos… — tenía que verla,  quería saber que era lo que exactamente le faltaba por hacer y que debía mejorar. Perfeccionista ante sus creaciones y fría al momento de juzgar las demás, su falta de tacto la hizo crecer como marionetista y quería que siguiera así hasta encontrar lo que buscaba.

Alice caminaba hacia atrás dejando los instrumentos sobre el escritorio y posicionándose hasta el medio de la tienda. Sus ojos contemplaban la base de la figura y los colores sobre su porcelana fría, entendía que no era como deseaba y necesitaba ir por más material para trabajar. Un suspiro salía de los labios de la rubia y quitándose su mantel de trabajo fue directo al libro de creaciones donde anotaba todo lo que usaba para crear cada una de sus muñecas.

Cada trabajo era diferente al anterior, cada una se distinguía por llevar alguna cosa nueva añadida ya que de eso se caracterizaba aquella tienda. En los escaparates de la pared se encontraban llenas de muñecas elaboradas minuciosamente, lo suficiente como para pensar que otra persona con más experiencia las hubiera realizado en vez de la joven chica de cabellos dorados que estaba en medio del taller. La única tienda que estaba en manos de una niña y que llamaba mucho la atención entre los extranjeros como de propios ciudadanos. ¿Quién más podría igualar el trabajo de su padre? No sentía que hubiera hallado al indicado, así que por mientras ella se esforzaría para superarlo.

“País de cenizas”… era como lo llamaba ella. Y lo decía con el sentido literal de la palabra ya que por ser un lugar donde se viva con volcanes alrededor no podía pedir mucho más allá de eso.  Y con eso significaba que algunos materiales no podían encontrarse dentro de la capital o del país mismo, frecuentaba con comerciantes que venían de fuera y solo los que tenían buena reputación. Al ser todavía una niña no significaba que desconociera por completo sobre como poder seguir con su pequeño y humilde negocio familiar… al final de cuentas era todo lo que le quedaba de sus padres.

Era de escoger el ir con uno de los vendedores que rondaban por el rumbo o era ir directamente a otras naciones a comprarlas. El viaje duraría algunos días pero se abastecería con algunas cosas, si los comerciantes tenían sus precios de los mas elevados muy seguramente alistaría sus cosas para viajar. Antes de salir de la tienda tomo una de sus muñecas Hourai para que la acompañara en sus compras y con la otra mano el libro donde venia el nombre de los materiales a buscar.
Sin embargo y para muy mala suerte para la rubia al cerrar la puerta con llave y voltear para caminar al lado contrario choco con alguien que pareció no haberla visto. Un paso hacia atrás fue lo que hizo con una mueca de molestia en el rostro que solamente duro unos segundos y sin darse cuenta, Hourai había caído al suelo por el golpe.


There's no causality


El pelo revuelto, camisa blanca de tirantes sin planchar, bata descosida por todos lados, olor a tabaco y alcohol, paso de muerto viviente, en efectivo, era el joven Dabi dando una vuelta por el país. No, hoy no había nada extraño, solo él.

El olor era el mismo de siempre, a lava apunto de caer por el río, el incandescente (y peligroso, cabe destacar) país de los volcanes hacia referencia a su nombre, joder, estas pisando sobre cráteres de un maldito volcán, pero no,  nadie parecía sorprenderle este hecho, ni siquiera el sudor que recorre sus frentes parece advertirles de que vivir allí no debería de estar permitido. Otro día más en la negra ciudad, y nada parecía cambiar, ni siquiera la nube negra de ceniza que esta sobre las cabezas ajenas se ve diferente, ¿el clima? sin cambios tampoco, demasiado calor, pero ni un maldito rayo de sol ¿Tanto era pedir tus bendiciones, Amateratsu?

Aun estaba por determinar que hacia Kazuo en aquel lugar, no lo sabe ni el, camina ''perdido'' sin rumbo, aunque se conozca la capital como la palma de su mano, ah, ¿Que tiene media? no nos fijemos en los detalles. Deambulaba por las asfaltadas calles, buscando algo que engullir y saciar su apetito, no había comido todavía, cuando veía que el mercado central estaba apunto de clausurar. Se apresuró, corrió levemente para ir a por una manzana o realmente cualquier cosa a bajo coste, sus vicios insanos le quitaban todo recibo, y la comida quedaba siempre en segundo plano.

Así fue como sin vergüenza alguna cogió una fruta roja del puesto de la señora Kanagawa y dejo el dinero sobre la madera estropeada, para que cuando esta se girara solo pudiera escuchar el crujir del mordisco de aquel chico hacia la casi robada manzana. ¿Que si es normal que Kazuo llegue tarde, vaya despistado y tome las cosas sin pedir permiso? Si. ¿Que se acabe de chocar con otro cuerpo por ir mirando la ceniza que caía en sus pestañas? También.

No, no cayó al suelo, pero para su desgracia la poco consumida manzana sí, y una cosa que no sabia muy bien que era ¿Una muñeca? Espera no haberla roto, se agachó de cuclillas y limpió la mejilla de la muñeca mirándola con expectación, fijamente ¿Aun seguían de moda los marionetistas? Escuchó que el actual Kazekage era uno, pero le parece una practica completamente anticuada. Aun arrodillado mira hacia arriba, con sus ojos cansados y orbes ámbar brillantes. — Toma niña, se te ha caído — Eso es Dabi, vuelve a no responsabilizarte de chocarte con alguien, no es como si no te chocaras con medio país cada vez que sales a dar  un paseo.


Kazuo Dabi — Alice Margatroid





P. de los Volcanes
Kazuo D.
Rol social
There's no causality
Todo pasaba a unos pasos enfrente de la tienda de muñecas donde trabajaba. Posiblemente paso por culpa de su estado apurado u decepcionado por el problema que acechaba su mente o la del desconocido que no se fijaba exactamente por donde iba. Cualquiera que fuera la culpa eso lo olvidaría una vez que levanto la vista al ver con quien se había chocado mientras guardaba la llave en su bolsillo. Su mirada era baja y sus pasos eran apresurados no lo suficiente como para ir trotando pero si se diferenciaba de las demás personas que caminaban por las calles de la capital.  Era por eso que sintió el golpe de lleno haciendo unos dos pasos hacia atrás tratando de no caerse de sentón. — Auch…—  se quejaba en voz baja todavía sin ver al ajeno, lo único que pudo distinguir de ese accidente fue en como Hourai caía al suelo sobre las cenizas.

La primera cosa que quiso hacer fue el levantarla ya que se imaginaba que se había ensuciado o peor haberse roto una parte del cuerpo. Aunque para la sorpresa de la joven rubia el contrario ya estaba de cuclillas y entregándomela con una mano. A primera vista no le había puesto lo suficiente atención, pero una vez que pudo oír su voz y observar su rostro no pudo evitar el sentir un escalofrió de miedo.
La apariencia del chico era un tanto peculiar y aterradora, eso no lo negaba pero una vez que paso ese pensamiento sobre su mente lo siguiente que sintió fue interés. No todos los día se veía a alguien parecido… es más pensaba que no había otro con una apariencia similar a él en el mundo. —¿Niña?... no soy una niña — decía una vez que tomaba de nuevo a su compañera sobre sus brazos, nadie le había dicho de esa manera desde hace mucho tiempo.

Sus ojos azules se posaban sobre la muñeca que tenía sobre sus manos, el vestido era del mismo color que el de la joven pero ahora estaba algo sucio por la caída de hace un rato. La porcelana de su rostro no había sido dañada pero tendría que limpiarla y ponerle más color para que fuera igual que antes; por otro lado su “cabello” era lo que se encontraba intacto de todo lo demás era largo y rubio más opaco que el de Alice si le ponías atención pareciera que fuera su misma imagen pero aún más vacía.
—L- losiento —  era lo único que le decía por el “accidente” que habían tenido pero realmente dudo en decirle algo una vez que volvía a mirarlo a los ojos. El olor a tabaco era lo que más se distinguía sobre su persona y no sabía que otro aroma tenia sobre él… ¿Alcohol posiblemente? No estaba segura de lo que era. Una liguera mueca era lo que se mostraba en ella para después ver como una manzana rodaba por donde se encontraban.


There's no causality


La caída había sido algo accidental, o quizás algo de suerte por parte de Dabi, no siempre podía mostrar interés en alguien con una marioneta, así es, sigue pensando que es un arte estúpido y tedioso que no hace nada más que recalcar las creaciones como obras de artes, que luego mueven por un escenario de guerra y sangre para pegarles de palos contra otros shinobis, que en caso de tener habilidades de corta distancia podrían encargarse sin demasiado problema de un titiritero. Y aquí es donde Kazuo ve el problema, el hecho de que algo tan ‘’ceremonial’’ pueda llegar a ser de manera tan fácil destruido, y que aun así ese arte siga perdurando, no lo entiende. Pero así es el, se le nota incluso en su forma de vestir, en su forma de ser, no hay nada en su casa, ni si quiera algo material a lo que aferrarse, nada a lo que sostenerse y es que así se le ha criado, sin amor a nada ni a nadie y mucho menos a algo como un maldito objeto.

Aun de cuclillas miro fijamente a la muchacha y susurro de manera que ella pudiera escuchar las palabras de hombre — Fácilmente te llevaré 10 años, así que sí, niña — Extendió su brazo una vez se levantó para ofrecerle su mano como apoyo y que esta se levantara de manos de aquel zombificado hombre, quizás por la primera mirada que le mostró pudo ver que como no era de extrañar esta se asustó, y es lógico, ver a Dabi es como ver a un hombre muerto caminando por la capital del país de los volcanes, pero quizás nada daba más miedo que el llanto de los niños siendo sacrificados nuevamente por la religión que practicaban Shuha Shinto.

— Dime ¿Lo he roto? — Dijo señalando después a la muñeca que de alguna manera le hizo sonreir, juraría que era prácticamente una copia de la portadora.


Kazuo Dabi — Alice Margatroid





P. de los Volcanes
Kazuo D.
Rol social
There's no causality
No era de esas personas que criticaban a primera vista a los demás, tampoco era de alguien que dijera su opinión sin haberle preguntado primero. Sus pensamientos se los guardaba para ella misma aun si estas eran tanto buenas como malas, en prioridad siempre mantenía su postura un tanto intermedia si se podía decir así. Aunque en el fondo sabe que es egoísta así como todos, por lo que su seguridad era lo principal, lo segundo más importante era el libro que mantenía todavía en su bolsa.  Creía que era por esa razón que no le había preguntado al desconocido si estaba bien; ahora bien no sentía que en verdad le haya hecho algo, a comparación de tamaños y de peso la que salió dando más pasos para atrás y tratando de mantener el equilibrio era ella. — También fue mi culpa por dejar caer a Hourai al suelo — su pensamiento simplista y el aceptar que de alguna manera era su responsabilidad señalaba que en verdad ahora no quería problemas.

—… Creo que tienes razón— su voz nuevamente sonaba baja pero ahora un tanto más fría que antes, no era buena calculando edades… y la verdad que la apariencia que tenía era un tanto más de niña que de jovencita. No estaría discutiendo por un asunto sin importancia como este por lo que se limitó a encoger los hombros y aceptar la mano del contrario como apoyo. ¿Le tenía miedo? Posiblemente, sin embargo hacia un esfuerzo de no demostrarlo demasiado ya que observaba que le ayudaba un poco. Otras personas se hubieran enojado y dicho algo a la joven rubia por “estorbar el camino” o pasado de ella sin más dejando su muñeca en el suelo sin darle mucha importancia. Ignoraba si era que lo hacía por educación, lastima, o por el alcohol  que tenía en su sistema; no se atrevería a preguntárselo por ahora.

La mirada fría de Alice ahora se posaba sobre el desconocido hombre que estaba frente a ella; ojos azules con un toque de oscuridad en ellos era lo que mostraba en vez de una cálida sonrisa en sus labios, con eso era algo difícil el saber qué tipo de emoción tenía en el momento ya que pareciera que no tuviera ninguno — Nada de eso — decía de manera calmada al peculiar hombre levantando su muñeca y poniéndola enfrente de su rostro para que viera que estaba bien — Solo se ha manchado, nada de qué preocuparse. De todos modos si fuera tan delicada como para romperse de una caída no la estuviera llevando conmigo — admitía un poco para después bajarla y volverla a abrazar. Estaba orgullosa del trabajo que realizaba con ellas, sabía que era algo complicado el tener que  hacer una muñeca de ese tipo combinado con el arte de las marionetas… lo hacía para que pudiera ser más resistentes que el resto. — ¿No lo he molestado por haber chocado con usted? — era lo último que decía una vez que miraba de nuevo al individuo. Era mas una pregunta curiosa que otra cosa, tambien tenia el pendiente si este le iba a reclamar algo.


There's no causality


Le mira, no entiende muy bien sus muecas y desconoce que expresan, por segundos pensaba que aquella muñeca que había sido arrojada al mal asfaltado tenía más sentimientos que su dueña, sin embargo la voz volvió a sopesar y Kazuo se daba cuenta, la muchacha también parecía estar asustada, pero sin embargo no salió terraplén para abajo como había conocido ya a algunos que de solo verlo corrían de tal manera que quizás acababan atropellados por no quitar sus malditos globos oculares del autodenominado zombie.

Y no vamos a mentir, no es que nuestro pobre hombre no tenga sentimientos, pero todos los que tiene son relacionados con la pereza, el aburrimiento constante y las ganas de vivir simplemente emociones fuertes, que ni siquiera la guerra le otorgaba en demasiadas ocasiones, quizás era demasiado buen mercenario o quizás es que era un jodido gilipollas.

Carraspeo débilmente y una voz con no demasiada fuerza salió vibrando por sus desgastadas cuerdas vocales — ¿No usas algo, aunque te guste mucho por miedo que se rompa? — Se rasco la cabeza — Te has debido de criar entre viejos, ya nadie piensa en eso — Rasco su nariz, quizás había sido algo grosero, y sintió por apenas unos segundos vergüenza de tal ‘’broma. Se sacudió la ropa para mirarla de nuevo al escucharla hablar — ¿Por qué me iba a molestar? Si era yo el distraído — Baja la cabeza, pero puedes ver su mirada de muerte absoluta, como si nadie estuviera dentro de aquel cuerpo lleno de extraños parches. — Si quieres te puedo llevar peso, escoltarte, invitarte a comer o lo que sea que se haga para pedir disculpas en la capital — Se rasco la cabeza, revolviéndose aún más el pelo.


P.D: Perdoooon, no lo vi hasta tu MP. <3



Kazuo Dabi — Alice Margatroid





P. de los Volcanes
Kazuo D.
Rol social
There's no causality
Todavía se sorprendía a si misma el poder hablar con el extraño desconocido de manera un poco más tranquila; o eso era lo que pensaba ella ya que mientras más lo veía pareciera que daba menos miedo. Su apariencia no le ayudaba mucho eso era obvio, pero eso no significaba que en el interior fuera igual…¿No es así?. Alice asumía que lentamente se acostumbraba a la presencia de este ya que por estar tan cerca de ella el escalofrío que recorría su espalda no se iba a ir tan fácilmente. Contadme si alguna vez habías visto un tipo zombie sobre las calles de la capital, era de esperarse la reacción que la rubia tendría pero por lo menos trataba de mantenerse lo más educada posible frente a él, no se caracterizaba por tener miedo y no enfrentarlo. Entonces debería verlo ahora como un humano como ella sin tomar mucho en cuenta la apariencia que este tuviera físicamente.

—¿Usar algo? — la voz de la rubia era baja al repetir las primeras palabras del joven, con eso miraba a Hourai y se puso a meditar por unos segundos sobre la pregunta. —No le veo lo necesario, la creación de esta ha sido pensada para que fuera resistente además de que tengo algo de cuidado.— decía con un tono demasiado formal y serio como para que saliera de la boca de una chica de 16 años. Pero de cierto modo el contrario había acertado a que esta era una de sus muñecas que le gustaba, la verdad era que era las primeras que realizo de acuerdo a las investigaciones que venían en su libro “Grimoire”  lo que la hacía la única en su clase además de los materiales que utilizó en el proceso. Sin embargo eso no le quitaba que para los demás fuera una marioneta del montón, sentía orgullo sobre ella a pesar de que eso significara que se lo guardará para ella misma.

Una ceja se alzó al escuchar lo siguiente que había dicho, no es que necesariamente haya sido criada por ancianos [lo que era algo de cierto] si no porque había tratado más con adultos y solamente por negocios gracias a la pequeña tienda que todavía mantenía. Por lo que en ello no dijo nada ya que no sentía que fuera necesario hablar de ello, más de la mitad de su vida estuvo sobreviviendo sola. Ahora bien si tomamos en cuenta de quien había tenido la culpa de aquel “accidente” diría Alice que fue de los dos ya que tampoco iba prestando atención a medida que caminaba pero no iba a discutirle sobre ello una vez que empezaba a ofrecerle algo como manera de disculpa. Movía su cabeza un poco hacia un lado al intentar en pensar algo rápido sobre lo que podía hacer, al principio se le ocurrió el poder llevarlo a sus compras… —Si me acompaña podría espantar a algunos ladrones que se encuentran por los rumbos— No quería decir que lo estuviera utilizando, aunque así pareciera, solamente analizaba los beneficios que este tendría consigo. —Iba a hacer algunas compras para el trabajo, me podría acompañar  — decía de manera algo mas tranquila mientras observaba aquellos ojos sin vida, por lo menos en algo se parecían —Pero antes… ¿no tiene hambre? — preguntaba de pura causalidad ya que recordaba que ella no había comido antes de salir y muy seguramente tardaría en llegar de nuevo al taller.



There's no causality


Empieza a entender que esta más muerta que el, sus pocas gesticulaciones le congratulan, e incluso le hacen sonreír levemente. La escuchaba lentamente, obnubilado, tranquilos no es un asesino a sangre fría aunque su aspecto diga lo contrario,
y si, ha matado a muchas personas, quizás a demasiadas, pero en los tiempos de guerra que corren, a nadie le sorprende,
de hecho, es como una medalla más para su parcheado pecho. ¿Trabajo? ¿Esa niña trabajaba? Directamente y sin dudarlo le cogió la mano con la palma hacia arriba, si están estaban muy dañadas se trataría de un trabajo con mucha mano de obra, sin embargo le sorprendió bastante no ver eso.

— ¿En que trabajas? No pareces tener las manos muy desgastadas, y además, eres joven — Coger a una mujer de las manos así sin permiso quizás era una... ¿Grosería? No le importó, es Dabi.
Se separó de ella y señaló la manzana casi sin empezar que rodó momentos antes, ha decir verdad, se moría de hambre, pero el mercado central ya había cerrado, y el solo iba a sitios de mala muerte, nunca mejor dicho. — Siempre tengo hambre, pero... ¿ A donde podríamos ir? — Carraspeó girándose, buscando algún puesto de comida en plena calle o algún lugar cercano para saciar el apetito,mientras se revolvía el cabello, y comenzó a caminar hacia la derecha, para ir a algún lugar, que dios sabe que será — Por cierto, mi nombre es Kazuo. Soy servidor del Kage y seguidor de la fe — Por primera vez podrías escuchar algo de viveza en su voz, parece que hablar de ''su patria'' le hacia algo mejor persona, sin embargo si la rubia fuera una civil, no sabría a ciencia cierta de que ''Kage'' estaría hablando.




Kazuo Dabi — Alice Margatroid





P. de los Volcanes
Kazuo D.
Rol social
There's no causality
La situación que se daba era algo más peculiar de lo que podía imaginarse. Tal vez sea que no se diera cuenta de eso ya que se encontraba más concentrada en lo que el contrario haría o decía a medida que mantenían aquella platica con normalidad. Desconfiaba de todos y de todo, no es que era paranoica si no que le gustaba decir cuidadosa, no sabía si de repente sacaran un arma blanca en medio de la multitud y la atacaría nada más por que sí. Creerle que en el país de los volcanes pasaba todo lo malo que se pudiera pensar; por eso la miradas de algunos curiosos que pasaban alrededor de ellos ¿Qué era lo que veían con exactitud?

Le sorprendió que el contrario le agarrara las manos sin que este le digiera, es más el cuerpo se tensó un poco cuando sintió el contacto de sus dedos sobre su piel. Ahora sí que mostraba algo de emociones sobre el rostro ya que un tenue color rosa aparecía sobre sus mejillas.
— ¿eh?... — Parecía como si se le hubieran ido las palabras de la boca, pero la verdad es que controlaba el sonrojo que sentía sobre su rostro. No estaba acostumbrada a tener un contacto tan cercano a alguien; por lo que opto el quitar su mano y el acercar a Hourai a la altura del rostro del desconocido casi llegando a centímetros de este. —Muñecas… hago muñecas— la voz sonaba con seriedad pero con un toque de emoción(¿) le gustaba su trabajo, a pesar de tener una joven edad como para trabajar. — Soy dueña del taller y la única que lo hace por la zona — Lo último lo decía de manera tranquila pero sin decir otra cosa, no creía que le pusiera atención a los negocios de la calle.

Su mirada se dirigía hacia donde apuntaba el dedo del contrario, y pudo observar la manzana que vio tirada hace minutos atrás. — Ya sé de donde salió entonces… — si bien se sentía un poco culpable por lo el accidente, pero mejor dejo de pensar en ello una vez que cruzo por su mente. —Podemos comer en uno de los puestos que están fuera del mercado… a esta hora deben haber algunos abiertos— Sabia lo que decía, ya que tenía experiencia en salir a comer seguido antes de aprender a cocinar decentemente. Caminaba a un lado de su nuevo acompañante una vez que este empezó a moverse, pero se le hacia algo difícil ya que la multitud de personas chocaban con ella a medida que avanzaba. —¿Servirdor del Kage? — Su voz sonaba algo confundida para después decir  —No conozco a muchas personas que dicen ser seguidores de la fe tan abiertamente en estos días—

Conocía lo que su ideología hacía, sus padrastros también era seguidores y probamente ella también lo era pero eso se deja en duda ya que parecía ser todo menos una seguidora de la fe. — Es un gusto, el mío es Alice — la forma de decirlo era algo seco, pero era lo único que podía decir antes de que algo le llamará la atención. Agarrando la manga de su acompañante y jalándola con cuidado para que volteara a verla esta no tardo en llamarlo — Kazuo san… ¿le gusta el Okonomiyaki? — casi se encontraban enfrente del negocio ya era la decisión de Kazuo si deseaba comer en ese lugar.




Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




Página 1 de 1.
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.