Últimos temas
» La voz de la dama (Pacto | Pasado con Svel)
Hoy a las 9:28 pm por Svel

» Tira un dado
Hoy a las 6:19 pm por Chôen

» [Juego] Existencialismo
Hoy a las 6:18 pm por Chôen

» [Juego] Abecedario naruto
Hoy a las 6:16 pm por Chôen

» [Juego] 1000 mensajes
Hoy a las 6:13 pm por Chôen

» [Juego] Emparejame
Hoy a las 5:53 pm por Chôen

» [Juego] Kiss, Pass, Hug or Date?
Hoy a las 5:42 pm por Chôen

» [Juego]Te amo porque...
Hoy a las 5:41 pm por Chôen

» {Actividad} ¡A postear!
Hoy a las 5:38 pm por Renji Sakurai

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Hoy a las 5:38 pm por Chôen

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Hoy a las 5:37 pm por Chôen

» [Juego] Róbame
Hoy a las 5:35 pm por Chôen

» [Juego] ¿Que estas escuchando?
Hoy a las 5:30 pm por Renji Sakurai

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Hoy a las 5:30 pm por Renji Sakurai

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Hoy a las 5:29 pm por Renji Sakurai

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Hoy a las 5:21 pm por Renji Sakurai

» [Juego] ¿Te casarías con el de arriba?
Hoy a las 5:19 pm por Renji Sakurai

» [Juego] Ojalá
Hoy a las 5:19 pm por Renji Sakurai

» [30/01/2018]Censo de actividad
Hoy a las 5:18 pm por Nina Skit

» [Juego]La historia...
Hoy a las 5:10 pm por Astolfo




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que debéis hacer el registro de pb, aldea, y expediente primero antes de poder rolear. Podéis rolear sin ficha ninja y sin cronología, sin embargo, para participar en un evento o vayáis a terminar un tema debéis tener creada ambas, tanto la cronología como la ficha.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Que cómo había acabado en una Nación Menor? ¿Y precisamente en el pantano? Pues ni Natsuki misma lo sabía muy bien. Había decidido que investigaría todos los países que componían el mundo hasta dar con el paradero de su amiga, pero rezaba porque no se encontrara en un lugar peligroso y que no hiciera ninguna tontería. Al desplegar su mapa los lugares más sencillos de alcanzar habían sido las Naciones Menores, y ahí había cogido su mochila y había tomado rumbo al País de los Pantanos.

¿Por qué hace tanto calor aquí...?

Quizás el atuendo que solía vestir para pasear por los páramos helados no era el más adecuado para abrirse paso entre la vegetación del lugar, cierto. Pero claro está que por mucho que una haya investigado y leído, hasta que no vives algo en tus propias carnes, no eres capaz de comprenderlo en realidad.

Se quitó el abrigo y se lo anudó a la cintura para no perderlo, quedando finalmente solo con una camiseta interior de tirantes, que la hacía sentirse algo desnuda, pero claro, allí no había nadie que pudiera verla... ¿verdad? Se había medio perdido buscando un mínimo de población existente y si miraba a su alrededor solo encontraba vegetación como nunca había visto.

Todas las plantas que nos faltan en Yukigakure decidieron esconderse a... a... ¡AAAAAH!

Su ropa se enganchó en una rama huesuda de un árbol y perdió el equilibrio, cayendo finalmente contra una capa de barro que mientras había estado de pie le había llegado hasta por debajo de la rodilla. Se apoyó en sus manos como pudo, pero la mochila pesaba bastante, levantó la cara, pero sus gafas, que de milagro no se le habían caído, estaban cubiertas con aquella extraña pasta marrón que medio chorreaba.

Al intentar reincorporarse, entre el peso de la mochila y la raíz que se había enredado en su pie, había vuelto a caer. Perfecto, ahora parecía uno de esos cerdos que había visto revolcándose en el barro en ilustraciones de libros, o peor, un monstruo asqueroso. ¿Es que nadie podría echarle una mano, preferiblemente no a su cuello?
Los largos tejidos que llevaba, la arropaban. El dulce aroma de barro, humedad y ciertas criaturas inquietantes le arropaba, parecía que a la joven le encantaba cruzar los límites de su nación muchas veces, más de las que quizás debería. No se sentía unida a su nación, no se sentía abrazada por la religión,la cultura y las sonrisas constantes de los demás ¿Como podían vivir los lugareños sin sangre? ¿Sin sacrificios a los dioses? Incomprensible.

Es cierto que se había cruzado por los lares con algún que otro Uchiha, pero en todos los lugares a los que iba. Pero parecía que solo le unía la visión, aquella visión para algunos maldita y para ella completamente bendecida. Desconocía la religión que se practicaba en pantanos, pero la oscuridad del ambiente la hacia sentirse algo más en casa, el sudor le recordaba al que surcaba su frente en volcanes, no, ya no podía volver a su país dado que no sabía realmente que había ocurrido, y si cruzaba quizás la mataran, o la recibirían con los brazos abiertos ¿Quien sabe?

Bajaba por las ramas como si hubiera nacido entre ellas, y es que Taeko aunque vestía ropas de alta curnia no parecía serlo demasiado. Se le acerca con fuerza, sus ojos están activados, esta escuchando ruidos, parecía alguien. Oculta entre la vegetación la observa, el camino había sido largo, pero juraría que por los ropajes embarrados de la contraria su viaje fue mucho más largo. Miraba las ramas, las inspeccionaba, quizás no debía de acercarse, supuso que sus lugares de origen estaban en contra, pero por alguna razón la contraria parecía muy patosa, no pensaba que seria un peligro.
La contraria nota como la rama que le enreda se rompe, Taeko está agachada manchándose la mano, sumergida en el charco para romper la vegetación que la rodeaba.

— Parece que alguien no está acostumbrada a caminar entre fango —

Retira la mano y la sacude, mirándola algo molesta, su sonrisa era sibilina, por alguna razón daba la sensación de que estaba divertiendose, pero la oscuridad se cernía en su mirada, enseñándole las aspas que portaba con orgullo.
¿Era cierto? ¿Alguien le tenía una mano? La tomó sin pensárselo dos veces, necesitaba ayuda y no le avergonzaba reconocerlo.

Si te refieres a mí... Creo que ha quedado claro que no — Estaba ciega, no veía nada, pero al menos ya no estaba en horizontal sino en vertical — Discúlpame un momento, por favor.

Dicho esto, procedió a quitarse sus gafas, sin las cuales seguía viendo, aunque claro, prefería llevarlas para poder ver los detalles a la perfección. Sin embargo, los detalles de la mirada de la contraria no le pasaron inadvertidos, y aunque no sabía nada de lo que realmete significaban, el color de la sangre hizo que un temblor le recorriera la espina dorsal y tuviera que tragar un nudo en la garganta. Soportar la mirada de sus ojos le daba algo de miedo.

G-gracias por ayudarme, de verdad, lo necesitaba — Pero era una adulta, y aquel miedo era infundado, no lógico, por lo que tenía que superarlo y pensar con la cabeza. La había ayudado, no herido, así que no tenía nada que temer. Juntó las manos por delante de su cuerpo e hizo una pequeña reverencia inclinando su torso hacia delante como muestra de agradecimiento. — Mi nombre es Natsuki. ¿Eres de por aquí? La verdad es que hace un tiempo que no me cruzo con nadie y creo que me he perdido... — Murmuró volviendo a recuperar su postura.

Miró hacia ambos lados, totalmente desorientada. Pensaba que quizás, por casualidad, al haber sido encontrada por alguien, no estuviera tan lejos de su camino, pero ni una sola chabola se veía a su alrededor.

Verás, busco a alguien, es una muchacha, un poco más joven que yo, muy enérgica y alegre... No habrás visto a ningún otro extranjero por aquí, ¿verdad?

Al fin y al cabo, era por lo que había acabado embarrada hasta las cejas, su misión era encontrar a su amiga, lo que quería decir que tendría que ir preguntándole a todo el que se cruzara en su camino para ir recabando pistas.
Mira a la mujer, parecía buena, de tan buena diría que era tonta, alguien fácil de engañar para una zorra astuta como a la que tiene delante, pero por el momento, no es hora de desplumarla, va a enseñar todos los buenos modales que pueda.
Se reverencia levemente tras el sarcasmo, y coloca la garra de plata que tiene en el dedo sobre el lazo de su cuello, para hablar en primera persona, su sonrisa sibilina aparece, y sus ojos se cierran dejando de darle miedo a la muchacha, era obvio que a cualquier persona le asustaran que no estaba acostumbrada a las raíces del clan Uchiha.

- Siento decirte que no soy de por aquí, pero me gusta oler a veces la tierra mojada y el fango de los pantanos. Quizás no sea bueno decirte de donde soy – Dijo ella, haciéndose la despistada y tapo su boca de manera ‘’inocente’’ para mostrar una sonrisa juguetona a sus dedos, le encantaba jugar con la inocencia de los demás, cosa que, a nuestra Uchiha, no le extrañaba, dado que ella no sentía ese tipo de cosas. Espero a volver escucharla a hablar, mientras miraba aquellas lentes, es una pena que algunas vistas como la de Taeko sean bendecidas por los dioses y a otras las llamen de por vida 4 ojos, suspiró en vilo.

-También siento decirte que no he visto a nadie tan… agradable – Mentía, odiaba a las personas demasiado alegres y enérgicas – No es muy común encontrar a estos caminos perdidos de la mano de dios, solo los más osados y algún.... – ‘’Estúpido’’ pensó – Aventurero como tú, sería capaz de venir a estos lares – Su sonrisa volvía a aparecer, mentira tras mentira era cubierta por completo su personalidad.
Parecía que su improvisada rescatadora era bastante agradable, y eso hizo que Natsuki se relajara por completo, quizás también su actitud hacía que cayera en sus redes por completo, pero la muchacha del clan de la nieve no tenía motivo ninguno para sospechar que las palabras de la otra ocultaban distintas intenciones a las que transmitían. No, en absoluto. Un agradable y amigable encuentro casual.

Sí, debe ser bonito eso de sentir la naturaleza... aunque preferiría no haberla sentido tanto — Añadió con una pequeña sonrisa y un sonrojo que el barro ocultaba perfectamente. Intentaba bromear para ocultar la vergüenza de su torpeza — Mmm... Supongo que no debería preguntar entonces — Aunque la curiosidad le podía, y esto hizo que la mirase con renovados ojos. ¿De dónde podía ser aquella desconocida?

Tenía claro que no pertenecía a su tribu, y seguramente no vendría de ningún lugar muy al norte. Aunque claro, quizás ella había sido más inteligente y había adecuado sus ropajes antes de salir.

Suspiró frustrada, la inexperiencia era algo que no podían salvar todos los libros que pudiera leer en su vida. Como muchos grandes autores decían, la vida hay que vivirla.

Bueno, creo que mi amiga entra en los dos grupos... Sobre todo el de osados y cabezas huecas que no saben donde se meten — Y por eso temía que hubiera ido allí, aunque, si aun no la había alcanzado, ¿sería eso buena señal? — De todas formas, muchas gracias por decirme, el que no la hayas visto sigue siendo una pista para mi.

Giró parcialmente el torso, mirando su mochila que al parecer no se había manchado demasiado. Menos mal, allí estaba su ropa de cambio y algunas raciones de comida.

¿Sería demasiado preguntar a dónde te diriges? Quizás pudiera acompañarte para reencontrar el rumbo, aunque solo fuera una parte...

Poco a poco fue bajando el volumen de su voz, pues tampoco quería ser una molestia para aquella simpática y sonriente desconocida que había encontrado, simplemente el impulso y el deseo de volver a encaminarse al rumbo adecuado la habían hecho hablar sin pensarlo demasiado.
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.