Últimos temas



ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que debéis hacer el registro de pb, aldea, y expediente primero antes de poder rolear. Podéis rolear sin ficha ninja y sin cronología, sin embargo, para participar en un evento o vayáis a terminar un tema debéis tener creada ambas, tanto la cronología como la ficha.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LOS LLANTOS DE MAMÁ




Las sombras acechaban la ciudad, quizás se trataban de las mismas que penetraron el joven corazón, que dejo de latir hace unos simples instantes. La arritmia no fue instantánea parece que la chulería de aquel humano seguía intacta unos segundos tras su muerte, pero no negaremos que su orgullo seguía impoluto, como si la muerte no hubiera llamado a su puerta.
El ambiente parecía tenso, la pequeña y escuálida marioneta casi mugrienta salía de un pergamino, el actual y recién nombrado Kazekage parecía estar dispuesto a una confrontación directa ¿Acaso no había notado las sombras revolotear como aves carroñeras? Quizás lo hacían de esa forma porque la muerte se avecinaba una vez más.

Los latidos de la nación eran asustadizos, pero en cierta manera algunos puros corazones podían pretender que los ‘’Shiranto’’, los selladores, la guardia real del difunto protegieran la ciudad de tal asombrosa bestia ¿El shuha shinto no hacía hincapié sobre el Yomi y los demonios como esos? Parece que no, pero algo era seguro, si la ya nombrada se pusiera a atacar, los cadáveres serian evidentes. Sus lágrimas seguían simplemente añadiendo arena en pequeños montículos, las palabras de todos los adyacentes eran enterradas entre estos granos, haciendo caso completamente omiso.
De pronto su mano monstruosa golpeo con una fuerza abismal el portón, los ladrillos empezaban a desmoronarse, como la moral de los humanos que aun miraban perplejos el escenario. Aquel hombre mayor que ahora se encargaba de velar la aldea corría por el muro en declive acercándose a una de las torres para tener alguna forma posible de ataque. Los ruidos y el barullo era evidente, los gritos de los más desfavorecidos y cobardes era perpetuado, el paso de estos se aceleraba corriendo todo un largo corredor, como si la mismísima parca se oficiara allí. El olor era fragante, tranquilizante. Menuda ironía.

El sol bajaba, la noche se cernía sobre todos los presentes lentamente, la hora de dormir se avecinaba, pero me da que nadie iba a poder descansar aquella fatídica noche. Parecía que Shukaku tras atravesar el magnificente portón no movió un dedo, sabía lo que sucedería, los ataques quizás cesarían, las estrategias comenzarían a ser pensadas, pero madre no buscaba nada más que el contenedor de otro humano/a compatible para poder descansar.
La luz ya solo atraviesa vuestro mirar de manera juguetona, buscando no perecer en la eternidad, no os asustéis, la noche solo nos da más compañía. La oscuridad era palpable, las sombras parecían disuadirse, y es que sin un resquicio de luz parece que no era posible mantener la forma. Un ruido molesto invade vuestro ser, como el despertar sin todas tus pertenencias, te sientes vacío, pero tranquilo, lo tienes todo. Camina, escuchas los pasos muy cerca de ti, tanto que jurarías que alguien lo hacía a tu alrededor, pero sorpresa, no hay nada, estás solo.
La oscuridad es acompañada de una oleada de los cielos de color blanca, pero no, la nieve aun no se ha apoderado del lugar y mucho menos en dicha villa, el papel cae frente a tus pies, pergaminos ajados, tinta ya secada, una esquela bien redactada, parece que alguien esta interesado en que leáis una triste historia. Dichos ‘’panfletos’’ cubren toda la ciudad, pero solo tú decides si cogerlo o dejarlo.


ESQUELA || CARTA:

Recuerdo las piernas laceradas de mi madre sangrar, el bullicio de los hombres rodeándola en aquella casa derruida por la guerra, recuerdo escucharla gritar y aun así tratar de protegerme una y otra vez, como siempre lo hacía. Sus palabras eran cánticos de agonía, agonía que acabo cuando clavaron su cabeza en una pica por proteger el honor de nuestra aldea ''Sunagakure no Sato''. Solo el día de su muerte la recuerdo erguida, ya que cuando mi padre llegaba a casa acostumbrara a arrastrarse por el suelo.

Dolía, sus gritos eran como los de la bestia liberada, el hedor a muerte era común, el crujido de los huesos rotos y especialmente recuerdo el fuego... era uno de los tantos ataques del país del fuego a nuestra aldea, pero debo deciros que nosotros no ganamos, nosotros siempre somos los malos ¿Alguna vez habéis visto a alguien malo ganar? La respuesta es no, parece que yo mismo he sellado mi destino. Pero puede que deba de hablaros de un tiempo atrás. Nací en Sunagakure no Sato, en la aldea que como muchos saben, fue reconstruida demasiadas veces. Recuerdo muy vagamente a mi padre, quizás no quiera recordarlo entre sonrisas burlescas parecía borrar cada recuerdo de él, solo quedando en mí el aroma de un tabaco de mascar deplorable acompasado de más de un golpe contra mi frágil y endeble cuerpo, mucho más que el de mi progenitora. No recuerdo tener amigos, aliados, o cualquier semejante, ni siquiera se osaban a acercarse o a pronunciar mi nombre, parecía que ya supieran que mi nombre resonaría en sus cabezas huecas.

Nada disuadía el paso, mi vida relatada era casi más dura que la propia guerra, aunque debo admitir que ver a mi padre morir apaleado me alegró, aunque sabía que yo iba detrás y de cabeza, mí vida iba tan rápido como el fuego abrasador que destrozaba todo e incluso mi huida del campo de batalla también, sabiendo que era uno de los pocos supervivientes. Puede que el olor a sangre vuelva a llegar a tu hocico, y quizás tu Yusei Senju seas el que ocasiona esta muerte, no me extrañaría me parece que ya he excedido muchas veces las líneas invisibles que nos separan por unas simples diferencias, se de sobra que tú no eres como tus antecesores, pero saber que tu cuerpo es un contenedor de aquella sangre sin piedad quiero verla derramada sobre la arena antes que la mía, si lees esto supongo que estoy pidiéndole demasiado a los dioses. No descarto contaros como conocí a mi nueva madre, pero la tinta comienza a agotarse y los pedazos rotos de mi pasado quiebran el pergamino sobre el que escribo.

Solo quiero recordar la imagen de una nueva aldea, de una temida por todas las demás, haced que nos teman: Kaede, Selene,Ringo, Abby,Rivaille,Gack, Rea, Atsuko, Houjou, Takashi, Kentaro, Tobi... y todos aquellos que luchéis por nuestro hogar, para que nunca tengáis que pasar por todo lo que yo he pasado.
Quizás no sirva para relataros mi vida, quizás me mezcle como un grano de arena en el desierto, quizás no sea nadie importante pero aun así mi memoria, mi grano de arena permanecerá junto a aquella explanada de arena en la que tanto lloré.
Creo que debo de presentarme, aunque por lo general no hace falta, mi nombre es Kotaro Yu, puede que el silbido del viento te envié este mensaje, y si así fuera, los dioses me estarían bendiciendo.



El destello amarillo me cegaba, ¿Qué era aquello si no una simple bestia? Queria huir, tanto hasta que mis piernas no dieran más de mi, lo siento mamá, no volverá a ocurrir, te lo prometo.

Recuerdo la tinta ser derramada sobre la madera lijada, recuerdo lso gritos en aquella reunión sin precedentes, recuerdo trabajar y escapar del borracho del feudal para hacer algo sin su permiso, la nueva aldea. Por una parte, no quería recordar las muertes desgarradoras de todos aquellos que alguna vez me rodearon, pero, por otra parte, mi orgullo era más grande que cualquier montaña de Daichi. La tinta manchaba mis manos, como ahora lo hace la sangre, el papel obtuvo una de mis firmas, de mis kanjis mal trazados, pero… ¿A quién le importaba la huella de un simple humano? Obviamente nadie apoyaba mi candidatura, nadie apoyaba una nueva aldea, y mucho menos con alguien al frente como yo ¿Sellador? Eso era para maricones, o eso me decían constantemente.

Mi ayudante, Shirogane Mikoku, me galardonó con las mejores armaduras para el desierto, iba a ser nuestro, aquella mala bestia que aguarda en las colinas lejanas me asustaba, pero estaba seguro de remontar mi aldea, remontar aquello que me habían quitado. Las túnicas blancas me resguardaban del calor, las marionetas cubrían mi espalda, me estaba defendiendo. Estábamos preparados, siempre estábamos preparados para ello, aunque fuera para morir. Aquellos ojos me paralizaban, la arena se movía como las catatumbas, cuidado, la muerte estaba cerca.

Rechacé la muerte, abracé las palabras, y acogí a mi nueva madre, quizás vio en mi un niño perdido, quizás vio en mi un poder oculto, quizás fue la única que me observaba, quizás fue la única que me valoro. Gracias mamá.




ENLACES NECESARIOS:

La muerte de Kotaro Yu || Inscripción & Normas del evento || Cementerio || Primera parte del evento

—Debéis tener vuestros links en vuestro perfil {Al pasar el ratón sobre vuestro avatar}, y vuestra cronología aceptada.

—Vuestro post deberá de contar con todo lo pedido en las normas básicas del foro.{Guía} Reglamento.

—Este post es completamente libre, y queremos ver que haríais en esta situación, si leéis la carta o no, si ayudáis o huis, cualquier cosa es importante. Podéis postear más de una vez hasta el próximo post del narrador y rolear con los demás.

—ACLARACIONES: En un breve resumen para los nuevos (y los no tan nuevos). Kotaro Yu el anterior Kazekage ha muerto de una extraña forma en el examen chunnin, atravesado por una figura sombría. La bestia que tenia dentro, Shukaku ha aparecido, quien es relatada como ''MADRE'' y tras llorar frente a la puerta de la aldea ha aparecido el nuevo Kazekage nombrado con urgencia, el marionetista Mikoku para enfrentarse a ella. Tras ver esto ella rompe la puerta de ''Oni no Kabe'' al ver unas sombras acechar la ciudad. Las escrituras ya fueron escritas en la primera parte del evento pero NO se hicieron publicas, en ellas el ex- Kazekage menciona a su ''amigo'' Yusei Senju, el actual y aun con vida Hokage, señalándolo prácticamente como un principal sospechoso de su muerte. ¿Quien será el culpable? ¿Que pasará con Konohagakure no Sato tras dicha acusación?

—SOLO LAS PERSONAS CON MÁS DE 15 EN PERCEPCIÓN PODRÁN VER LAS SOMBRAS—






¡Aaaaaaaaaaaaaaaaah!
¿¡Qu-Qué es... ESO!?
¡No! ¡No, por favor!

Cada grito fue más ensordecedor que el anterior.

Seguí durmiendo.
Sunagakure era una villa preciosa. No porque estuviese formada por arena casi en más de un 80% y fuese un poco molesto para caminar, ni porque si soplaba mucho viento —como era común en el país del viento—, se metía en los ojos, las axilas y otras partes flexibles del cuerpo, dejándotelas irritadas. Tampoco preciosa por su localización en un amplio desierto, donde era común la falta de agua y comida, que se veía acentuada por el calor abrasador de un sol que se pasaba más horas en el punto más alto del cielo de las que le correspondería. Pero, no sé, preciosa por algo.
Sin embargo, la más insoportable de sus desventajas era la perpetuada manía, que yo calificaba de horrible, despreciable y abominable, de hacer sangrientos sacrificios a los dioses... por la noche.
Los sacrificios sangrientos y dolorosos eran algo necesario, lo sabía todo el mundo. A los dioses les gustaba, y a muchos de los ninjas también, para qué negarlo. Sin embargo, el hacerlos por la noche era una muestra deliberada de que ejercían, por encima de la adoración a los dioses, el afán de tocar las pelotas. Así pues, una de las grandes desventajas de la preciosa villa de la arena, a la cual me costaba encontrarle ventajas por las noches, era que no podías dormir.
Los ruidos en las calles se hicieron más intensos, y ya me despertaron totalmente. Di vueltas en el colchón, pero fue un ejercicio inútil (¿ha sido útil alguna vez?). Me levanté, más resignado que enfadado, y vi que ante mí, había una carta.
* Encima cachóndease de mí. Saben lo que me molesta * —pensé, suspirando— *. En fin, es lo que tiene ser un héroe. Se ganan enemigos. *
Decidí ignorar lo que era obviamente, y sin ninguna posibilidad de error, una nota amenazante, burlesca y seguramente con un tono soez en la que insultarían mi capacidad de dormir y mi capacidad de tener una madre casta. Me dirigí rápidamente a la ventana, a observar los gritos que no cesaban, y a enfrentarlos cara a cara. Donde las dan, las toman, como suele decirse. Se iban a enterar de qué madre era menos casta.
¡Vosotros sois unos hijos de —mis palabras se ahogaron en mi garganta antes de pronunciar la totalidad de la envenenada frase. Quizá por ello se vio acrecentada la sorpresa, no sé, pero lo que descubrí no era ni mucho menos lo que había esperado. Bajo mi ventana, los gritos producidos no eran por sacrificios. No había nadie de hecho en esa calle. Era toda la ciudad quien estaba gritando. Y ante mis ojos se encontraba a una distancia relativamente lejana la legendaria criatura del Ichibi, el bijuu del Kazekage.
* ¡El Kazekage! * —Mi capacidad de análisis era soberbia, siempre me lo había dicho mi casta madre.
Corrí, tropezándome con la cama, hacia el suelo donde había dejado la nota yacer. No era una burla, era una esquela. La sorpresa fue gigante. Mi vida la he concebido siempre como la historia que os cuento, queridos espectadores, sobre cómo llegué a ser el héroe del mundo Daichi. Pero esto no entraba en mis planes. El Kazekage había sido alguien odiado por muchos, más por su mal genio y malas artes que por sus logros que hizo en vida, como fundar la nueva Villa oculta entre la Arena. Mis padres acabaron, al igual que mucha gente, desarrollando una excesiva antipatía hacia él, algo que yo siempre consideré innecesario. Le había visto o tres veces, pero aun así el impacto fue grande. ¡Hasta aparecía yo en la carta!
Pese al dolor, noté que este era el desencadenante de la historia que se abría ante mí. Lo que tenía delante era una historia que se iba a realizar.
Me apoyé en el marco de la ventana, y observé al Ichibi. Estaba quieto, en la primera muralla, esperando algo. No tenía ni idea de qué había pasado, pero como sabían todos los habitantes de Sunagakure, la única buena relación de la que gozaba el difunto Kotaro Yu era con el Shukaku, así que él no podía estar de esos.
¿Eh? ¿Qué son esas sombras? —musité, debido a la confusión. Se sumaba otra variable a la ecuación.
Decidí no perder el tiempo. Salté de mi habitación por la ventana y me dirigí directamente a la acción, al campo de entrenamiento. Había descubierto algo bueno de Sunagakure. Lo cierto es que de noche era muy bonita.



Stats:


  • Resistencia = 24
  • Fuerza = 18
  • Velocidad = 18
  • Percepción = 18
  • Ninjutsu = 20
  • Fuinjutsu = 16
  • Genjutsu = 7
  • Kenjutsu = 9
  • Taijutsu = 10
  • Iryonjutsu = 3

  • BOLSA: Vacía... ):


Off: Ya sé que será difícil que haya algún combate, pero por si acaso, lo pongo antes de que me baneéis.


Los sucesos transcurrian demasiado deprisa para que mi mente pudiera asimilarlos, lo que daba paso a un shock momentaneo en el que intentaba evaluar la situacion en la que me encontraba y tratar de actuar de la mejor manera posible. La imagen que se proyectaba a mi alrededor podia ser calificada de catastrofica, desoladora y, sin ningun tipo de duda, desgarradora. Ante mis ojos el terreno se conformaba de escombros y personas en distintas proporciones. Los primeros estaban compuestos por piedra y cemento, los segundos por huesos, carne y sangre. Pero habia cosas que tenian en comun: en este momento ninguno de esos compuestos estaban en el lugar que les correspondia originalmente, y ambos eran ya elementos inhertes.

¿Qué .. está pasando aquí?” me gritaba mi mente, intentando encontrar una respuesta lógica que jamas llegaría a encontrar. No al menos mientras me quedara de pie en esa montaña de basura y muertos que había coronado en busca de una imagen mas clarificante y amplia de lo sucedido.

Pues bien … la había encontrado.

---------------
Unas semanas antes
---------------

- Padre … Madre … Quiero pediros un favor. -el tono de mi voz y mi mirada suplicante advertian en ese momento que haría todo lo posible por conseguir mi proposito.- Quiero aprovechar la oportunidad de ver el examen Chunnin de cerca, ahora que se celebra en el pais vecino, para ganar experiencia observando las pruebas que se organizan.

En ese momento, mis dos progenitores se observaron el uno al otro con una expresion entre el asombro y la aceptacion de que, aunque su instinto les decia que deberian impedirmelo, inevitablemente debia llegar el dia en el que saliese de la jaula para poder tomar mis propias decisiones. Al fin y al cabo, era parte del ciclo vital de toda criatura viviente. Resoplo mi madre, a lo que siguio una leve sonrisa por parte de mi padre:

- Esta bien … Aceptaremos este viaje por dos motivos. El primero y mas importante es que habra una multitud de ninjas contigo, asi que no estaras muy desprotegido. -dijo con tono calmado.- Pero lo mas importante es … -su cara cambio completamente, mostrandose terrorificamente preocupado y acerco su rostro rapidamente hasta casi darnos con nuestras narices. Tras una pausa, en la que casi temi por haber hecho el pedido, se empezo a reir con muchisimas ganas mientras retrocedia lentamente.- Hijo, no te van a permitir asistir al examen. Como mucho, te dejaran ir como acompañante para apoyar a la aldea ¿Crees que tiene sentido hacer un examen y no evaluar una de las cosas mas importantes? Si no sabes adaptarte a cada situacion, hijo mio, nunca te convertiras en uno.  

Entendia lo que queria decir. En ese momento me senti muy estupido por haber formulado una peticion tan tonta. Me lleve la mano a la cara y me di media vuelta para emprender mi camino a la habitacion, cuando el cabeza de familia me paro en seco cogiendome del hombro.

- Creo que, a pesar de no poder ver de primera mano el examen, te hara bien ir con todos. Será un viaje duro que te pondrá a prueba, sobre todo cuando aprendas sobre otras culturas y sus formas de vida. Ve, hijo, aprende el valor de la vida.

--------------------
Una hora antes
--------------------

No podia asistir al evento principal que se celebraba en el templo de los sacrificios de Zasso, el examen Chunnin, y por ende tampoco podia dedicarme a pasear por la villa puesto que practicamente toda la gente de mi propia villa se encontraba observandolo y la seguridad  era lo primero en lo que debia pensar en un pais extranjero. Me limite a usar los dos unicos lugares en los que tenia permitido entrar: los campos de entrenamiento de Kusagakure y mi propia habitacion.

Gaste mas de la mitad del dia en hacer un pequeño entramiento fisico que me acostumbrara un poco a la asfisiante cantidad de humedad que se podia sentir en cualquier parte del pais. Al principio pense que no podia ser tan exagerado como se documentaba, pues el Pais de la Hierba se encuentra en una pequeña porcion de mapa entre la Tierra y el Viento, dos paises que no destacan precisamente por sus abundantes lluvias. Pero enseguida pude comprobar que los datos no se alejaban para nada de la realidad y que, aun estando practicamente desnudo, el calor se te metia hasta en los huesos gracias al aire caliente que se respiraba, lleno de vapor caliente.

Cuando me di cuenta de que habian pasado un par de horas desde el mediodia, me fui directo a la habitacion para hacer un repaso de todo lo que habia visto y vivido en mi viaje hasta el momento. Utilizaba la meditacion como medio para encontrar un momento de paz y asi poner en orden mi cabeza, tratando de analizar con perspectiva mis recuerdos.

Sin duda, el entorno en el que te mueves puede cambiar en poco tiempo para un ninja, pero si pensamos en el futuro donde, con la experiencia y los años, la posibilidad de salir de tu propio pais y encontrarte con ambientes naturales completamente distintos aumenta exponencialmente … ” conclui entonces en una reflexion, a mi opinion, bastante acertada. “Las ventajas de hoy son los peligros de mañana y viceversa.

…. bbrrrrrRRRRRRRRRRRR!!!!!!! …. PAAAMM!!!!

El estruendo hizo que me levantara como un resorte y me columpiara hasta lo mas alto del edificio donde me encontraba. Desde ahi pude ver con bastante claridad como una criatura de descomunales proporciones avanzaba lentamente generando un rastro de destruccion a su paso. Estaba lo suficientemente lejos como para que no pudiera ver nada mas que vegetacion entre el monstruo y la Aldea Oculta entre la Hierba, pero podia distinguir su aspecto. Era como un mapache gigante con una cola extrañisima y una piel marron claro.

Mire a todos lados en busca de una respuesta a mis alrededores, pero lo unico que pude distinguir es como todo shinobi existente se dirigia de cabeza contra la bestia, a pesar de estar visiblemente aterrorizamos.

Debe ser un suceso espeluznante, tanto como para enfrentar a esa cosa a pesar del peligro palpable … ” pensaba mientras intentaba calmarme y analizar mi posicion. “No deberia ser imprudente, pero por otro lado … Podrian necesitar toda la ayuda posible … ¿Puedo yo marcar una diferencia? …

Tras varios segundos de desconcierto, me lance al edificio contiguo y pronto me uni a uno de los grupos que se encontraban en la retaguardia. El miedo casi me habia hecho olvidar una de las creencias mas importantes de mi vida. Un conjunto siempre sera mas grande que un individuo.

------------
Presente
------------

Inexplicablemente el monstruo de una cola, como lo llamaban los ninjas de mi grupo, se habia detenido cuando aun nos quedaban un par de minutos para llegar hasta la base de sus extremidades. Entonces, como por arte de magia, el terreno sobre el que nos encontrabamos se sacudio y en un abrir y cerrar de ojos todo a nuestro alrededor se habia convertido en desierto, excepto un circulo bastante amplio del cual el monstruo era el epicentro.

Cuando nos detuvimos la vegetacion habia desaparecido, y ya nada impedia a nuestra vista contemplar la biblica catastrofe que asolaba a los pies de la criatura. Un rastro de muerte, arena y escombros que parecia gritar ...  “Huye”

El shock provoco que toda la adrenalina que habia invadido mi mente y recorrido mi cuerpo durante la rapida carrera desapareciera, dejando paso al cansancio fisico y al agotamiento de mis piernas. Necesitaba sentarme un segundo y, de nuevo, evaluar mi posicion. O ganaba un poco de control sobre todo lo que estaba ocurriendo, o acabaria yendo impulsivamente a mi muerte.

- Ha … ha … A ver … -me dije en voz alta, mientras paseaba al mirada a mi alrededor con prisa.- ¿Donde estamos? … ha … ha ... ¿Y que podemos hacer?

Detras de mi no habia mas que escombros y, a partir de cierto punto, arena. A los lados pude contemplar como una muralla de cientos de metros se alzaba de forma escalonada, como una invitacion al reino de las nubes. Y al frente ….

PUUUM!!! ….

Un estruendo ensordecedor silencio todo el lugar. Al parecer, el monstruo de una cola habia abierto de golpe, no sabia como, la puerta que daba paso a lo que fuera que hubiera mas alla de la inmensa muralla de arena. Acto seguido, como si todo lo que habia ocurrido hasta ahora no fuera lo suficientemente raro, unos papeles aparecieron de la nada cayendo del cielo, como si algo alla arriba estuviera tratando de mandar un mensaje a todos los presentes. Pero lo mas extraño de todo fue cuando comprendi de donde procedia toda la arena que se habia mezclado con el terreno sobre el que me hallaba.

Ese monstruo … ¿¡Esta llorando arena!?” pense anonadado por lo que mis ojos me mostraban. “Espera, espera … ¡Eso quiere decir que tiene consciencia! No es una simple bestia sin control, ¡Esta asustada!

¿Como podia ser que una criatura con semejante tamaño y poderes pudiera estar llorando? ¿O acaso era simplemente algo que se parecia a esa reaccion natural, pero que en su caso pudiera significar otra cosa?

La situacion iba mucho mas alla de lo que yo llegaria a comprender, por mucho analisis que hiciera. Lo mejor que podía hacer era salir cuanto antes de la zona cercana a la bestia, que ahora dudaba si debia calificarse como tal, y encontrar a alguien de mayor rango entre los ninjas supervivientes. Pediria entonces instrucciones para ser lo mas productivo posible en la crisis que se nos presentaba.

Me levante, con las fuerzas un poco mas renovadas aunque aun no totalmente recuperadas, y rodee a la criatura en dirección al porton siguiendo mi agudo sentido del oido, el cual me decia que no andaba muy lejos un gran grupo de personas. Sin embargo, no fue lo unico que note. Podia percibir algo mas … Algo de naturaleza no humana rondaba la zona, y la sensacio iba y venia. Era como si algo estuviera presente en el campo de batalla y yo estuviera pasando cerca y alejandome a la vez … ¿Serian presencias quizas? No podia determinarlo con claridad, asi que intente alejarme lo maximo posible hasta que estuviera verdaderamente “a salvo”.



Stats:

Resistencia = 21
Fuerza = 11
Velocidad = 21
Percepción = 21
Ninjutsu = 10
Fuinjutsu = 13
Genjutsu = 3
Kenjutsu = 3
Taijutsu = 6
Iryonjutsu = 1

Bolsa:

Mochila (2 kg / 20 kg)

Pergamino de invocación x1 (2 kg)

OFF: Dado que mi percepcion es de 21, puedo "escuchar" las sombras pero no verlas, por lo que entiendo.
Estaba quieta. Completamente inmóvil. Sentía la arena movida por la brisa rozando mi rostro, metiéndose en mis botas y cubriendo lentamente mis ropajes oscuros. Mi respiración era lenta. Parecía que mi corazón se había parado, apenas podía escucharlo. Estaba tan silencioso, tan calmado… Era como estar en el interior de una burbuja, viendo como todo lo que me rodea no podía afectarme. Las motas de arena cubrían lentamente mi cuerpo, como si intentaran devorarme, hacerme parte muda de ese denso desierto. Notaba el olor de la carne y sangre que aún cubrían mi cuerpo. Un olor tan familiar para mi… tan agradable. El latido de mi corazón me despertó de pronto, sobresaltándome, para volver a caer en esa misma sensación una y otra vez. Era no controlar mi destino, no poder mover mi propio cuerpo. Sentía que estaba ante algo que no podía ni soñar en controlar.

Veía ante mi unas enormes y gloriosas puertas que jamás había podido ver, construidas sobre la arena. Eran tan grandes e impresionantes que parecían impenetrables. Como si los dioses residieran tras esa morada. ¿Estaba viva? Los latidos de mi corazón no me ayudaban a contestar esa pregunta. Lo que ante mi se encontraba debía ser Doa ni Yomi, las puertas del Yomi. En el interior de esa gran muralla debía encontrarse el gran puente que les llevaría hasta el más allá, donde se corroerían hasta convertirse en seres incapaces de acordarse de su propia existencia. En frente de esa gran construcción se veía una gran criatura, de enormes proporciones. Un ser demoníaco. Él debía haberles llevado al Yomi. Él los había matado, y los había arrastrado hasta las profundidades más oscuras de ese lúgubre mundo.

Había muerto. Debía ser eso. Había muerto y mis sacrificios no habían sido suficientes. ¿Quizás había obrado mal, y debí matar a ese niño, sacrificarlo en lugar de tratar de convertirlo? Allí estaban algunos de los que habían asistido a ese examen. Los reconocía de vista. Los había visto en ese bosque. ¿Era la ira de los dioses acaso? La sangre y la carne que aún manchaban mi cuerpo, mi rostro… Me dejé caer, arrodillándome ante la figura. De hecho no sé si me dejé caer, o mis propias piernas reaccionaron así. Unas sombras comenzaron a aparecer, por todos lados. Eran oscuras, como si estuvieran hechas de pura oscuridad. Estaban por todos lados. Eran tan visibles, o más incluso, que los demás que estaban conmigo.

Permanecí arrodillada,  mirando al frente con el protector de mi aldea en mi hombro. El rostro descubierto. No portaba máscara, y aunque la portara eso ya no importaba. Permanecí allí, esperando pacientemente, a mi inevitable destino. Yo ya no era nada, solo otro alma más que había encontrado su final.


PASA EL RATÓN SOBRE LA IMAGEN
LOS LLANTOS DE MAMÁ




El ambiente era tenso, las sombras colaboraban para que el ambiente fuera así. El aire se mezclaba con la gente, incluido contigo, es bastante molesto. No te molesta el hecho del aire mezclado con los granos de arena, quizás estés acostumbrado, sin embargo notas la densidad, los ninjas sin hacer absolutamente nada, el ambiente era tenso. Quizás más de lo necesario, no sabes bien hasta que punto puede romperse el hielo, quizás no lo quieras ni romper. El Kazekage parece reacio, las muecas de los habitantes parecen ser de disgusto, al ya perecido Kotaro Yu le tocó una vida bastante amarga y dura, era un hombre amado y odiado casi por el mismo número de personas, a partes iguales, todos se preguntaban si aquellos papiros reflejaban una verdad, pero al fin y al cabo las caras de amargura eran visibles, no sabían que creer.

La tinta y el viento habían cumplido su papel, llegar a los ojos de todos, incluso de las cabezas más importantes, una esquela que apuntaba casi de manera instantánea a Yusei Senju, el actual Hokage de la aldea oculta entre las hojas, pero ¿Era cierto? quizás solo era una premonición de un loco dictador, pero todos no podían evitar mirarse con duda, ¿Habia sido Konohagakure? ¿Quizás Kusagakure? puede que incluso fuera alguien de fuera, totalmente ajeno, pero los dedos conscientes de los transeúntes no dudaban en señalar, Konohagakure estaba en problemas. El tratado fue creado para evitar ciertas complicaciones, pero parece que algunos no tenían otra opción, era el momento en el que la guerra volvería a ocasionar muerte y sangre, más de la debida posiblemente.

Sin embargo, su madre estaba tranquila, reposada, pero una madre triste significa ser vengativa, buscaba con sus orbes amarillos una siguiente victima, no entendía porque las fuerzas militares del país de las arenas no hacía absolutamente nada, no lo entendía, para nada, pero algo malo iba a ocurrir, y eso también lo sabes tu. La noche está completamente posada en el ambiente, las sombras parecen estar completamente disueltas, pero los ninjas no dudan en mirar los tejados, el paso cercano de la madera resonar contra los tejados era obvio, frente a vosotrros hay un pequeño haz de luz, frente a todos, una luz de color morada ¿Que es eso?

Todos sentís un leve horrmigueo, un dolor en el estomago, un dolor más potente de lo que podrias desear, a los que no esteis inclnados os hace caer, veis como incluso la actual figura del Kage cae frente a vosotros sobre las murallas ¿Que esta sucediendo? Sentís frio, un escalofrío recorrer, algunos se desmayan y pierden el conocimiento, especialmente los habitantes que aun no han salido despavoridos, algunos se quedan atrapados en sus casas derruidas, aunque nadie parece herido gravemente. No podeis mediar palabra ¿Será mamá?

De pronto Tobi Sarutobi, nota un especial dolor, quizás quiera gritar o llorar, el cuerpo intangible se presenta delante tuya, apuñalando tu estomago con su brazo, dejando luz sobre este, un cordón amarillo de chakra te une a la bestia que acechaba la arena, esta también grita, parece estar descontenta con la elección del asesino de su hijo ¿Serás tú el elegido?

- No va a aguantar ni dos días, nos dará tiempo para el próximo ataque - Musitó una de las sombras a la cercana, disuadiéndose en tu mirar, han desaparecido, al igual que tu consciencia.




ENLACES NECESARIOS:

La muerte de Kotaro Yu || Inscripción & Normas del evento || Cementerio || Primera parte del evento

— Cerramos la trama dado la poca actividad que genera, pero le haremos una trama al elegido (Tobi Sarutobi), para comprobar que lo merece o no. Abriremos en estos días una trama para vuestro disfrute, esperamos vuestra colaboración.







Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.