Últimos temas
» Hyuga Amaru [Cronología]
Hoy a las 9:40 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru
Hoy a las 9:36 pm por Hawk Eye

» Ficha de Hyuga Amaru
Hoy a las 9:08 pm por Amaru

» {Guía} Reglamento
Hoy a las 9:03 pm por Amaru

» Misión rango D nº13: Entusiasmo
Hoy a las 8:46 pm por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Hoy a las 8:10 pm por Hawk Eye

» [Inscripciones de HALLOWEN] Recolecta fantasmagórica
Hoy a las 2:29 pm por Diarmuid Kavalier

» Registro de Recompensas
Hoy a las 5:08 am por Hawk Eye

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Hoy a las 4:41 am por Akira Senju

» [Juego]¡Comenta el opening y postea otro!
Hoy a las 2:27 am por Kazuo D.

» [Juego] Ojalá
Hoy a las 2:24 am por Kazuo D.

» [IMPORTANTE] Búsqueda de staff
Hoy a las 1:29 am por Staff SJ

» [Evento] ¡Festival Odayabasu!
Hoy a las 12:42 am por Dream Maker

» Svel - Diagonalización
Hoy a las 12:18 am por Svel

» Misiones rango D
Hoy a las 12:14 am por Hawk Eye

» Busco rol!
Ayer a las 11:40 pm por Taeko Uchiha

» Svel - Sumisión de universos
Ayer a las 11:34 pm por Iron Fist

» [Evento] Festival Odayabasu: Lanzamiento de dados
Ayer a las 2:48 pm por Staff SJ

» [Juego] ¡El ultimo que postea gana!
Ayer a las 2:46 pm por Akira Senju

» [Juego] 1000 mensajes
Ayer a las 2:46 pm por Akira Senju




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Amnesia anterógrada... —Biblioteca de Yukigakure—... Los nuevos eventos no son transferidos a la memoria a largo plazo... —Se hallaba abarrotada de gente. Aquello era algo bastante común en el lugar, sin embargo, como también lo era, solo una pequeña cantidad de entre ellos realmente estaba investigando o haciendo algo de utilidad—... Por lo que el que la sufre no será capaz de recordar nada que haya ocurrido después... —entre la multitud, se hallaba un hombre joven sentado junto a una gran pila de libros. Era medianamente alto, delgado, de tez algo morena y unos penetrantes ojos grisáceos—... del inicio de este tipo de amnesia por más que un pequeño momento" . — Cada uno de los libros que había seleccionado y apartado para él estaban relacionados con la medicina, más específicamente sobre los diferentes tipos de trastornos cerebrales que pueden llegar a afectar la memoria. — "Amnesia retrógrada... — El sujeto se hallaba absorto en su lectura, leyendo en voz alta, clara y con su característico tono barítono. A su alrededor pasaba continuamente la gente, realmente aquel no podía considerarse un buen lugar de estudio, sin embargo, poco le molestaba a él, quien sólo notaba la existencia de sus libros y él.

El lugar era bastante grande, y estaba dividido en tres zonas; la primera y más pequeña era la entrada, en donde se debía abonar una determinada cantidad de ryus según el tiempo que se deseaba entrar; la segunda era la zona de lectura, poco más grande que la entrada y con no muchos lugares donde ubicarse, lo cual resultaba siendo incomodo y apretado; y por ultimo estaba la zona de libros, un aglomerado y poco organizado montón de libros, ubicados en numerosas, e incluso algunas innecesarias, estanterías de gruesa madera. No era la única biblioteca de la aldea, ni la mejor, sin embargo, era la que más gente recibía. No por la calidad de sus libros, de eso no hay duda, sino por su bajo coste y por la grata calefacción a leña que mantenía el lugar permanentemente cálido, en contraste con el gélido ambiente del exterior, lo cual convertía el lugar en uno de los mayores y favoritos puntos de reunión para los jóvenes, quienes en sus días libres aprovechaban el cálido lugar para socializar. Los dueños de aquella biblioteca, una pareja de ancianos que se veía que disfrutaban la compañía de los jóvenes, no tenían la más mínima molestia por aquello, no pretendían tener la típica biblioteca ordenada y silenciosa que únicamente sirve para estudiar, por lo que las consecuencias las pagaban aquellos que realmente iban allí para ello.

Khalid continuaba sumido en su lectura, sin embargo, unos jóvenes detrás de él comenzaron a hacer un gran alboroto, por lo que comenzó a distraerse. No le gustaba para nada aquel lugar, demasiado caos para su gusto, sin embargo no poseía tanto dinero como para ir regularmente a las mejores bibliotecas, por lo que solía intercalar los días yendo a una u otra. De pronto, el escándalo de los que se encontraban detrás de Khalid aumentó de tal forma que le era imposible concentrarse debidamente en el texto, por lo que se levantó y dio la vuelta para observar que estaba sucediendo. Al voltear, detrás de él vio a cuatro jóvenes de no más de dos décadas de edad que estaban peleando a modo de broma, sin embargo uno de ellos comenzaba a enojarse, por lo que la pelea se tornaba cada vez más violenta. En el momento en que uno de ellos le dirigió un golpe bastante contundente a otro, Khalid irrumpió.

¿¡Que demonios están haciendo!?¿¡Acaso son críos!? —les espetó. Los cuatro se quedaron inmóviles, sorprendidos por la repentina presencia de Khalid. Éste los fulminó con la mirada, provocando que tres de ellos se acobardaran, sin embargo, el cuarto no lo hizo, quien encaró a Khalid. En el momento en que éste iba a hablar, Khalid lo agarró del abrigo y lo acercó aún más, quedando sus rostros a centímetros de distancia. Lo miró fijamente, con un rostro sumamente irritado, por unos segundos, en los cuales finalmente terminó cediendo a la intimidación de Khalid, mostrándose como poco más que un cachorro asustado. Momentos después, lo soltó, empujandolo levemente hacia atrás, para después dirigirles unas palabras a los cuatro— ¡Si van a seguir comportándose como unos niños estúpidos y malcriados, entonces lárguense de acá! —les ordenó. Los jóvenes dudaron, para luego disculparse y retomar sus lugares con cierto nerviosismo. Aún irritado, Khalid dio la vuelta y regresó a su lectura, lo cual logró calmarlo en cuestión de segundos.

Segundos después de aquel incidente, un anciano interrumpió nuevamente la lectura de Zhane— ¿Hay algún problema? —preguntó el hombre entrado en años. Ésta tomó por sorpresa a Khalid, quien no sabia que responder. El anciano lo notó en su rostro, por lo que con un ademán señaló al grupo de jóvenes que anteriormente habían hecho molestar a Khalid, quienes nuevamente estaban jodiendo entre ellos, solo que de una forma más calmada que antes. Finalmente Khalid comprendió— No se preocupe, solo son un grupo de críos malcriados, ya los calmé. No hace falta que usted también les regañe —le respondió. El anciano torció sus cejas, inconforme con aquella respuesta— ¿A ellos? Discúlpeme joven, pero desde la entrada vi lo que sucedió y aquí el único al que debería echar del lugar es a ti —le espetó de forma calmada. Khalid no comprendía— ¿A mí? Si eran ellos quienes estaban a los gritos, a punto de comenzar a golpearse en medio de la biblioteca —le dijo, confuso. El anciano respondió. — Ellos vienen casi todos los días y bromean así, y nunca molestaron a nadie. Tú vienes un día y agarras a uno del cuello y lo amenazas, ¿Quien crees que parece más culpable? —le respondió. Khalid comenzaba a irritarse, las cosas no habían sido así. — En ningún momento los agarré del cuello ni amenace, lo tomé del abrigo y les dije que se comportaran o se largaran —le espetó Khalid, sin levantar el tono, pero hablando de mala manera. El anciano también comenzaba a enfadarse —¡Suficiente!, aquí el único que puede expulsar a alguien de la biblioteca soy yo, ¡Vete de aquí si piensas causar más problemas! —le ordenó. Khalid ya estaba nuevamente irritado, estuvo a punto de responderle, pero por respeto a su edad se tragó las palabras y se largó de allí. — Estúpido anciano, tu biblioteca es una porquería y encima me echas a mí en lugar de a aquellos críos —pensaba Khalid, sumamente irritado. Al cruzar las puertas, el viento gélido arremetió con fuerza en su cuerpo ya acostumbrado a la temperatura del interior, lo cual lo irritó aun más.

Aquel era su día libre, y aún tenía varias horas antes de que se ponga el sol. Pensaba usarlas en aquella biblioteca, sin embargo aquel repentino cambio de planes enfureció a Khalid, quien decidió descansar un poco para bajar los humos. Como de costumbre, él vestía de forma sumamente desabrigada, con un manto negro de despreciable grosor. Así, se recostó en una blanca roca de gran tamaño, en una de las zonas más alejadas de la aldea, para dormir un par de horas a la intemperie.



"Only the one who is willing to die should have the power to kill..."
Las gélidas mañanas en Yukigakure eran especiales para Karin, siempre disfrutaba dar un paseo a la redonda, para ser más precisos fuera del rango de la aldea o los límites que colindaban con los cerros y montañas llenos de tundra y animales de la región. Era una manía de Karin poder encontrar cadáveres de animales muertos, pues le encantaba disecar cada espécimen que le encantara, a decir verdad, era lo que más le gustaba hacer. Cuando entras a su recamara verás un sinfín de colecciones de todo tipo de especies, desde pieles colgadas en la pared hasta frascos y monumentos de animales que parece que hayan sido detenidos por el tiempo. Salió de los límites para dirigirse cerca de unas colinas con rocas grandes para inspeccionar la zona y ver que le podía llamar la atención cerca del lugar.
 
Caminaba con cautela evitando que sus pisadas fueran lo que provocara que los animales se alejaran, parecía que esa mañana el lugar estaba abandonado, como si todo en el lugar supiera que ella estaba ahí. Caminó un par de metros hasta visualizar en la nieve unas huellas de liebre que estaban cerca entonces tomó sus anteojos para limpiarlos y estar segura de que, si era correcto lo que sus ojos veían, una vez hecho esto y sabiendo que estaba cerca el animal, o parecía estarlo comenzó a visualizar intentando ser ágil pues las liebres eran difíciles de controlar. Tomó de su equipo ninja un kunai el cual tenía demasiado filo, y siguió aquellas huellas hasta llegar a un par de rocas que parecían que al juntarse creaban una especie de agujero. Karin se puso en cunclillas para observar el pequeño agujero, pero al parecer la liebre no estaba dentro.
 
Molesta se levantó para seguir buscando, pues si las huellas estaban cerca entonces el animal no podía estar tan lejos. Llegó a una roca inmensa, y visualizo justo al pie de esta la liebre que estaba buscando, Karin paró en seco y levantó el Kunai; acto seguido la liebre paró su par de orejas y la miró, inmediatamente hecho a correr. - ¡No escaparás malditaaa! – Grito con fuerza yendo tras la liebre, y está solo corrió ágilmente, en un intento desesperado por evitar que huyese Karin arrojó su kunai contra esta y reboto en una roca mediana que se encontraba cerca del lugar. Corrió para recogerlo velozmente y evitar que la liebre escapara, pero fue imposible, pues ya no se encontraba. Triste y molesta con gran ira dentro de sí guardó el Kunai, saltó sobre la gran roca y al estar tan en alto visualizó a un joven posado sobre una roca unos cuantos metros más abajo.
 

Ágilmente y como una pluma dio un gran salto en el aire y cayó cerca del lugar, Karin ama demasiado la medicina, y como consuelo del escape de su presa en recompensa decidió tomar una muestra de sangre de ese joven que parecía dormitar, así que fue cautelosa. Tomó un tubo de ensayo el cual unió con una jeringa grande y con la punta de su dedo la golpeo. Acción seguida introdujo la punta de la jeringa en la vena del brazo pulsante del joven, extrayendo con cautela un poco de su sangre.


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.