Últimos temas
» Misiones rango C
Miér Sep 05, 2018 2:38 pm por Staff SJ

» Probando lanzada de dados
Dom Jul 22, 2018 5:34 pm por Staff SJ

» [Juego] Ojalá
Vie Jul 06, 2018 9:58 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Grita lo más fuerte que puedas
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Cuenta hasta 10 - Chicos
Vie Jul 06, 2018 9:57 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Existencialismo
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Róbame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Staff SJ

» [Juego] 1000 mensajes
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» [Juego] Emparejame
Vie Jul 06, 2018 9:56 am por Diarmuid Kavalier

» 1, 2, 3... 10 ¡Beso!
Vie Jul 06, 2018 9:55 am por Diarmuid Kavalier

Te_extranamos!
¡GUÍAS DEL FORO!
¡Hay más guías, no olvides usar la ruedita del ratón!
GUÍA BÁSICA
GUÍA AVANZADA
AMBIENTACIÓN
GUÍA ECONÓMICA
GUÍA OPCIONAL
RECURSOS
X
Discord

BIENVENIDO
AWARDS
Bienvenido al foro de Shinobi’s Justice, esperamos que tu estancia en el foro sea agradable y lo encuentres entretenido.

Shinobi’s Justice es un foro de rol interpretativo basado en el mundo y la ambientación de Naruto, donde el usuario tiene total libertad para crear el personaje que desee, sin que le falte rol.

El foro posee un equilibrado sistema de subida de parámetros y rangos que permite que se vea una progresión constante, e infinidad de opciones para que el personaje sea único. ¡Te invitamos a comprobarlo por ti mismo!
El ocaso cae en Daichi, y la noche comienza a reinar. En el palacio del feudal, tras meses de planficación, Hikari Aika, feudal de la nación del fuego, aliada con las naciones de la nieve y la tierra, acuerdan terminar definitivamente con los estados practicantes del Shuha Shinto. Los soldados marchan, liderados por sus mejores generales y con pertrechos suficientes para entrar en una cruel guerra. Samuráis, soldados, y ninjas han sido llamados por igual. La guerra se ha desatado, solo queda esperar que no lo consuma todo.

Sin embargo Hikari Aika no marcha con sus tropas. Por primera vez, decide quedarse en su palacio, rezando en el templo de Amaterasu. Es el día de su veinticinco cumpleaños, y espera pacientemente a una sombra del pasado.


♦️
ENLACE AL ÍNDICE DE TRAMAS
♦️
Es la estación del año más cruel y desgarradora, comprendida entre otoño y primavera. Comienza el día 13 de Node y termina el último día de Gami.

Los días ahora tienen tan solo ocho horas de luz al día, disminuyendo cada vez más cuanto más avance la estación, llegando hasta tan solo cinco horas de luz. La temperatura baja en todas las regiones de Daichi, volviéndose un clima frío, desolador. Los días en la Nación del Viento ahora son más agradables, sin embargo al caer la noche el frío se vuelve casi tan insoportable como en la Nación de la Nieve, la cual, ahora experimenta constantes tormentas que cubren todo el país, salvo en la península. Todas las naciones se resguardan ahora del frío, pues los días y las noches son insoportables. Se dice que en los inviernos los yokais proliferan y cubren más el mundo de los humanos.

Precipitaciones constantes en forma de nieve, lluvia, o granizo, descargando en forma de tormentas de nieve cuando el frío se vuelve insoportable, o incluso en granizo en la Nación de la Nieve. Cuanto más se acerca a la primavera, menos frío hará, sin embargo eso no quita lo horrible que de las precipitaciones, que dependiendo del año algunas islas de la Nación del Agua pueden inundarse, y los refugiados ir a la capital hasta que termine la estación.

Los árboles pierden sus hojas hasta quedar en solo un tronco cubierto de nieve, en el mejor de los casos la nieve cubre las hojas y estas aguantan hasta primavera. Sin embargo las bosques de las Naciones del Fuego y la Hierba logran aguantar estas horribles temperaturas sin perder apenas hojas, algo que otros países no logran entender.
¡Bienvenidos a Daichi Magazine, la revista oficial de Shinobi's Justice! En esta revista podréis encontrar entrevistas a diversos usuarios ganadores de awards o cuya participación en una trama haya decantado la misma. Resúmenes de tramas y eventos, y anuncios anticipados de tramas próximas. ¡Si quieres verlas todas, solo haz click en la imagen que hay debajo!

Daichi Magazine
¡Ha habido una enorme actualización en el foro! Ya ha pasado un año desde que abrimos nuestras puertas para mostrar Daichi y todo aquello que lo engloba este pequeño universo, y queremos agradeceros a todos por apoyarnos en este ambicioso proyecto.

♦️
Como habéis podido observar la estética del foro ha sufrido un cambio bastante importante con respecto a la que hemos tenido el pasado año. La gana de colores claros ha dado lugar a una combinación cromática nueva, usando colores que permitan un mayor contraste.

♦️
Modificada la guía de ambientación y cronología, dejando enlaces, descripciones y todo mejor redactado en un solo lugar. Añadido el F.A.Q ambientativo a esta misma guía.

♦️
Nuevo tablón de anuncios que condensa toda la información que había anteriormente en el anterior, más la propia del banner.

♦️
Modificadas las técnicas básicas de la academia para un mejor balance, añadida la técnica de invocación.

♦️
Han sido añadidas las historias y modificado por completo los resúmenes de los 31 clanes y artes que tiene el foro.

♦️
Creado el sistema de profesiones que tanto se pedía, sin embargo este es añadido como algo narrativo y con lo que ganar un poco de dinero. ¡Tenéis más de 100 puestos para escoger!

♦️
El inventario ha cambiado por completo, siendo un precioso y útil código creado por nuestro diseñador, que facilitará mucho las cosas de ahora en adelante.

♦️
Añadida la raza ''Poseído''. que efectivamente hace que en un porcentaje un ser del otro mundo os posea y tome control sobre ciertas acciones.

¿Por qué no te animas a verlo todo por ti mismo? ¡Solo tienes que hacer click a este enlace!

Trama
Estación actual
Kages
Staff
Daichi Magazine
Actualizaciones
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
DIRECTORIO {14 / 28}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 30/03/2018
HERMANOS {8 / 8}
ÉLITE {54 / 72}
Crear foro FINAL FANTASY: Zero Expectro Patronum Crear foro Crear foro
DIRECTORIO {14 / 16}
NUESTRAS REDES SOCIALES

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 10/04/2018

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión D:
Nombre: Preparando la cena perfecta.
Rango de la misión: D
Paga de la misión: 250 Ryous.
NPC de Staff: No permitido.
Lugar: Kusagakure no sato.
Número de post:30 líneas.(Calibrí,11).
Descripción: Dentro de los próximos días está anunciada luna llena, pero no cualquiera, sino que el fenómeno se dará mucho más cerca y será el doble de brillante, es decir, un espectáculo inolvidable. Ryuto ha decidido proponer matrimonio a su prometida justamente esa noche bajo la luz de la luna, para ello ha preparado una gran cena pero, hay un problema: Las ramas de los árboles cercanos son tan largas y gruesas que impiden el poder apreciar el cielo; es deber de algún shinobi limpiar el espacio aéreo para dar solución al acomplejado chico.


Había cerrado los ojos y ahora se encontraba concentrada, pero cuando los abrió vio alrededor suyo un mundo que no parecía real pues estaba flotando en el aire y alrededor suyo habían seres con tres brazos, incluso con cuatro… algunos no poseían ojos y otros simplemente le faltaba la boca, todo estos parecían dirigirse lentamente hacia donde estaba la kunoichi. Ella trato de observar hacia todos lados, para tratar de encontrar algo que le salvara de esa situación, pero rápidamente percibió que arriba suyo –en el cielo- estaba el sol que ahora le daba una sensación muy cálida… tanto que sentía como su propia piel comenzaba a quemar.

Ante la gran cantidad de sensaciones que estaba sintiendo la ninja a lo lejos escuchó un suspiro y ella nuevamente regreso al mundo real, que trataba de una habitación vacía con pisos de madera y una ventana de la cual entraba los rayos solares. Su padre se encontraba sentado sobre el tatami mirándola con resignación mientras negaba con la cabeza y comenzaba a ponerse de pie.

-Padre, por favor otra vez… necesito mejorar… por favor.-

Suplicó Nozomi mientras doblaba su espalda y hacia una reverencia para que el mayor se apiadara un poco de ella; la cosa es que pareció resultar pues al instante la kunoichi sintió como su cuerpo se mojaba de un momento para el otro, por ende abrió los orbes azulados rápidamente para ver a su alrededor y observar que se encontraba debajo del agua, alrededor suyo habían diferentes animales marinos que parecían querer atacarla pues se acercaban a ella lentamente. Ante ello la ninja comenzó a nadar para alejarse de ellos, pero era lenta y por ende fue atrapada por un tiburón que opto por morderle la pierna. Esta situación causo que la jovencita gritara fuertemente, pero al estar bajo el agua termino tragando el líquido… causando que comience a ahogarse mientras veía como de su herida salía una gran cantidad de sangre….

-No puedes lograrlo, mejor vete y practica sola, no me hagas perder tiempo.-

Esa fue la voz de su padre que traspaso el genjutsu, luego de escuchar la frase, la kunoichi nuevamente regreso al mundo real… causando que esta se mostrara agitada y sudada mientras veía con algo de miedo todo alrededor suyo pues la sensación de dolor la había sentido… era algo completamente aterrador.

Luego de unos segundos la chica vio como su padre se puso de pie y al ver que su hija no reaccionaba este la miro con mucha firmeza, causando que la eludida haga una reverencia y mantuviera su cabeza agachada hasta que este saliera de la habitación. En esa situación ella mordió un poco su labio inferior pues se sentía incomoda al hacer eso, entendía que él era su padre pero ¿No debía tratarla más cariñosamente? Pues al parecer eso no estaba en la idea de él, pues jamás había sido de esa manera con ella. No podía imaginarse como era con su madre.

Con un poco de resignación la joven se enderezo mientras calmaba sus sentimientos y respiración, la ropa estaba sudada –solo se trataba de un kimono negro- pero eso no le importaba pues siguió sentada sobre sus rodillas pues ahora trataba de meditar, de concentrarse  y poder llegar a un nuevo nivel… cosa que no se le hacía fácil pues de por si nunca había entrenado muy bien el Genjutsu, y ese arte era algo que representaba la aldea, por ende necesitaba dominarlo ¿No?

Estuvo horas y horas tratando de enfocar su mente, por momentos se iba a otro mundo… imaginando miles de situaciones en la que ella podría estar en riesgo, la peor de todas era si los aldeanos de Kusagakure se enteraban que ella era una Hereje… ¿Qué podría hacer ante esa situación? Tendría que dar pruebas que no lo era y para ello necesitaría sacrificar a un ser vivo, cosa que Nozomi Fuma no haría. Sus manos no se mancharían con esa tétrica religión, ella se iba a mantener pura, por lo menos eso pensaba.

Finalmente pareció cansarse y se puso de pie, causando que sus piernas se sintieran entumecidas pero luego de unos segundos se recuperaran. Debía seguir entrenando por lo tanto ahora recurriría a su madre, tal vez esa tendría que haber sido su primera opción… pues si seguía pidiéndole a su padre que le ayudara a entrenar este siempre vería sus propios fracasos; por ende salió de la habitación en la que se encontraba para dirigirse a un alargado pasillo que estaba decorado con varios cuadros de diferentes paisajes… en algunos casos habían cabeza de animales y otras de humanos que estaban siendo sostenidas por unas manos, esos eran supuestamente los Yokais… pues dichas pinturas mostraban la crueldad de la propia religión que aquella aldea promulgaba.

Nozomi estaba acostumbrada a ver ese tipo de cosas por ende no se sorprendía pero si las odiaba, muchas veces pensó en cómo hacer desaparecer las decoraciones, pero siempre se reprimía por miedo a que la descubran y tuvieran que sacrificarla.

Sin detenerse mucho en las pintura la chica siguió caminando hasta que llego enfrente de una habitación, ella deslizo lentamente la puerta hacia un costado y la abrió, en ella vio una mujer de cabello negro que se encontraba enfrente de una gran cantidad de flores, pues estaba haciendo arreglos decorativos. La gennin al verla se deslizo silenciosamente hasta llegar donde estaba su madre y se arrodillo mientras hacia una reverencia, quedándose en esa posición un largo tiempo.

-¿Después que tu padre se haya cansado vienes a mí?-

Preguntó un poco indignada la mujer mientras colocaba una de las flores en el centro de su arreglo, luego utilizaba algunas que otras hojas para terminarlo, en ningún momento le dijo a la Fuma que se incorporara solo se mantuvo en silencio mientras hacia su “trabajo”. Por otra parte la hija simplemente esperaba con algo de incomodidad, no pensó que su madre se terminaría ofendiendo porque le pidió ayuda al padre en vez de a ella.

]-Lo siento, no quería interrumpirla en un labor…-

Acotó un tanto tímida mientras veía el tatami de cerca pues estaba en una reverencia realmente larga, lo raro de aquello fue que de un momento para el otro observo que el suelo se transformaba en roca, por ende la kunoichi se incorporó y vio hacia todos lados… se trataba de un muelle que en la punta tenía un barco hundido. Al parecer su madre la termino metiendo en un genjutsu sin decirle nada, por ende la chica comenzó a caminar hacia el barco que se podía ver la parte del velero nada más, pues la otra estaba por debajo del agua.

Cuando estuvo en la punta del muelle ella miro hacia el agua del mar, era muy tranquila… tanto que le daba miedo ¿Por qué su madre le había puesto en una situación de ese tipo? Su padre era más hostil con ella, en este caso solo debía de encontrar la forma de salir de dichosa realidad… pero lo malo era que no sabía cómo, por ende opto en zambullirse hacia el agua. Esta era fría, tanto que parecía estar congelada, haciendo que la joven comenzara a temblar apenas tomaba contacto con ella, lo peor era que la sensación de helada no se iba después de pasar unos minutos como solía ocurrir cuando te metías en agua fría.

Cuando abrió los orbes azulados por debajo del mar ella vio que el barco que estaba hundido era bastante normal, uno que usaban los pescadores –a pesar de no haber visto jamás uno en vivo podía distinguirlo por las fotos que había visto en un libro-, Nozomi empezó a nadar hacia el interior de dicha máquina, opción que tal vez nunca hubiera hecho si sabía lo que encontraría dentro. Pues cuando ingreso vio un montón de cabezas humanas, cuerpos desmembrados de animales y personas, e incluso sangre esparcida por el agua. En ese momento la joven sintió náuseas y estuvo a punto de vomitar si no fuera porque sabía que su madre la estaba observando, tal vez ella puso esa escena para ver si era una hereje…. O solo estaba porque la mayor pensaba que ver todo ese tipo de cosas era algo tranquilizador; sea cual sea era el motivo… tenía que estar trastornada para hacer algo así.

Nozomi mientras tanto cerro los ojos con fuerza mientras trataba de controlar su cuerpo y tapaba aún más su boca porque no quería que la sangre que había por el agua ingresar al organismo de ella (aunque seguramente terminaría entrando por otros lados). Cuando los abrió la joven disimulo tranquilidad mientras continuaba nadando entre todos esos cuerpos ¿Debía encontrar algo? Tal vez si o tal vez no, la cosa es que ella sin querer se encontró con un camarote, por lo tanto ella trato de empujar la puerta hacia dentro… y se abrió con total normalidad y sin dificultad, mostrando que en el centro del lugar había un pequeño cachorrito atado (sin moverse), la chica estuvo a punto de ir a liberarlo si no fuera porque rápidamente observo que en una de las columnas de madera había un cuchillo clavado. Ahora la situación era más clara. Su madre quería que Nozomi sacrificara al animal, para ello le mostró de ejemplo todos los cuerpos que estaban al ingresar al barco.

La verdad es que la kunoichi nunca había realizado un sacrificio, por lo tanto su madre le estaba invitado a que lo hiciera… aunque se tratara de una ilusión. En ese momento la ninja estaba entre la espada y la pared ¿Reamente tendría que hacer algo como eso? ¿Estaba obligada a realizarlo? Ella se encontraba bien consiente que era una genjutsu pero… lo que sentía y veía parecía todo real, sin mencionar que con tan solo imaginarse el hecho ella comenzaba a tener nauseas.

Poco a poco comenzó a sentir que sus pulmones necesitaban aire, por ende la chica se dio media vuelta alegremente para salir de aquella ilusión pero inmediatamente el agua que había alrededor suyo desapareció, causando que la chica cayera hacia la superficie del suelo quebradizo del barco. No se golpeó físicamente pero si hubo un choque psicológico para su mente ¿Por qué? Porque su madre le estaba obligando a que tome una elección y no huyera, si ella lo realizaba no sería vista como una hereje y tal vez sus padres comenzarían a tener mayor confianza en ella, pero si no lo hacía… era como decir en silencio de que rechazaba la religión del País. Era pedir su muerte.

Varias imágenes de ella misma siendo torturada hasta la muerte aparecían en su mente, junto a un temblor que se hacía visible en su propio cuerpo, se le notaba nerviosa y ansiosa, mientras el cachorrito comenzaba a aullar para que lo liberen, provocando que la gennin diera unos pasos hacia delante para hacerlo… pero inmediatamente recordó donde estaba y su miedo creció hasta el punto de detener sus paso. En ese momento varias lagrimas comenzaron a caer desde los orbes azulados de la muchacha mientras levantaba su vista hacia donde estaba el cuchillo, no tenía otra opción… era eso o morir.

Por lo tanto, ante su extrema cobardía la chica se acercó hacia donde estaba el cuchillo y de un salto lo tomo, para después mirar hacia el pequeñito animal que no tenía la culpa de nada… este la miraba y le aullaba mientras hacía fuerza en sus patitas para poder deshacer el agarre de la soga que las ataban. En ese momento la mente de Nozomi estaba entrando en crisis mientras que más lagrimas caían por su rostro, este ya no mostraba terror… más bien era miedo y asco, sensaciones que le causaban ese genjutsu ¿Tenía que agradecerle a su padre de que no le puso una prueba así?

Simplemente cerro los ojos mientras caminaba hacia la dirección del cachorro que por un momento dejo de aullar para mirarla como si ella sería su salvadora, ante eso la chica abrió los ojos y le miró fijamente mientras más lagrimas se juntaban en ellos, la situación parecía ponerse cada vez más complicada para ella… pero no era  un opción, debía de hacerlo para sobrevivir. Tenía que pensar que era solo una ilusión. Por ende la chica le acaricio un poco la cabeza al perrito de color blanco, para después apretar firmemente su mano en el cuchillo, que deslizo con cuidado sobre las patitas del animalito. Este comenzó a chillar muy fuerte a medida que sentía como el cuchillo comenzaba a cortarle, ante ello la chica ya no podía parar debía terminar, ni siquiera se podía dar el lujo para detenerse pues el animal sufriría aún más.

-Perdón…-

Susurró mientras lloraba y apretaba más fuerte el cuchillo hasta que llego al hueso; la sangre fluía contantemente por la mesa y caía hacia el suelo, también le salpico en las manos y ropa a Nozomi que en ese momento temblaba y sentía nauseas mientras hundía mas el filo hasta el punto de desprender los huesos de su patas con los de su cuerpo. El pequeño animal parecía no resistirlo pues sus aullidos se fueron desvaneciendo hasta el punto de desmayarse… esto sin dudas provoco que la Fuma mordiera fuertemente su labio inferior mientras esta vez deslizaba el cuchillo por el cuello del animal, causándole una muerte al fin después de tanto dolor.
La visión de la chica se hacía borrosa mientras observaba sus propias manos manchadas con la sangre del cachorro, y a la vez como los miembros del pequeño fueron amputados, sentía que estaba a punto de vomitar… y justo cuando lo iba a ser observo como las imágenes que estaban alrededor suyo se hacían más difusas para terminar rompiéndose, apareciendo nuevamente en la habitación donde estaba su madre. Nozomi rápidamente abrió los ojos y vio el suelo muy cerca suyo –por la reverencia- por ende se incorporó y miró rápidamente sus manos y ropa… para observar que no habían rastro del líquido carmesí que había visto en el Genjutsu.

-Por lo menos pasaste esta prueba, eres muy débil… en un mes realizaras un ritual de sacrificio ¿Entiendes? Espero que enorgullezcas la familia y no hagas una escena como recién. Vete.-

Al escuchar esas palabras, en sus ojos apareció el terror mientras se ponía de pie y comenzaba a irse de la habitación sin decir más nada, los respetos fueron olvidado… pues ahora tenía algo que copaba su mente y hasta el punto que el miedo por sus padres desapareciera. Ella no sacrificaría ninguna vida, jamás lo haría y prefería quitarse la propia antes de realizar un acto así… en su mente no cabía la idea de realizar una acción tan atroz, sin mencionar que desde sus propios ojos salían algunas lágrimas por culpa de lo que había vivido en el genjutsu de su madre, no tenía ninguna solución  para salir de la situación en la que se encontraba; por lo tanto se dirigió al sótano que era su habitación en aquella mansión. Al entrar rápidamente busco en la biblioteca diferentes libros de medicina, ya sea de animales o de humanos… a ella no le importaba pues solo quería leerlos, no deseaba quitar vida, ella quería salvar a las personas.

En su frenesí se puso a leer intensamente los textos que estaban escrito en los manuales, ella se puso a estudiar de esa manera pues la conciencia, en su alma… en sus manos… sentía la propia sangre de aquel pequeño ser que mato –a pesar de ser una simple ilusión-, no quería realizar ningún acto de ese tipo nunca más, no deseaba dañar a ningún ser viviente ¿Era tan difícil que las personas puedan entender algo así? Por ende estudiaría y estudiaría hasta especializarse en el campo de la medicina; no sabía cuánto tiempo duraría su vida en este momento que estaba siendo amenazada por ella misma pues se negaría rotundamente a sacrificar un ser viviente por culpa de los Dioses ¿Acaso había Dioses que necesitan tomar la vida de los habitantes de la tierra? ¿Realmente tenían que hacer esas acciones atroces? Ella por negarse era llamada una hereje, pero… ¿Los demás que realizaban esas acciones que eran? ¿Acaso ella sola pensaba que era antinatural dar sacrificios de ese tipo de a los Yokais?

Los incontables pensamientos que cruzaban por su mente causaban que las lágrimas continuaran fluyendo por alrededor de las mejillas, pues no poseía consuelo la joven de cabello azabache que trataba de enfocar su vista en las letras del libro de texto, sin lugar a dudas la situación provocaba que la muchacha tardara aún más en estudiar.

Eran las cinco de la tarde y la Fuma aún no se decidía en comer, más que nada no quería salir de su cuarto, no deseaba encontrarse con sus padres… no es que los odiara, simplemente no podía compartir la visión del mundo que ellos tenían, además que los progenitores parecían no querer entender a su hija. En ese momento la Gennin se había detenido de llorar y simplemente leía concentrada sin que nadie le interrumpiera, Nozomi era bastante inteligente (a pesar de ser ingenua y tonta en muchas ocasiones) podía aprender cosas a gran velocidad, entendía los conceptos rápidamente y era muy buena para imaginarse las situaciones… por ende cada vez que pasaba de tema ella trataba de recordar todo lo que había visto en los anteriores.

Cabe destacar que a pesar del avance en su lectura… ella tenía demasiado libros de medicina como para leerlos todos tan rápidamente, apenas iba por el primero y no llegaba a la mitad… pues el campo de la biología humana era sumamente interesante pero complicado, debía prestar atención y no podía olvidar nada pues eso significaría que cumpliría muy mal su trabajo. Por ende debía de tener cuidado con la forma de aplicar dicha información que estaba incorporando en su estudio. Después de todo en la vida de alguien alguna vez podría depender de sus conocimientos.

El tiempo transcurrió de esa manera y cuando fueron las dos de la mañana ella se quedó dormida mientras estudiaba, su sueño no era pacifico ni tranquilo, pues trataba sobre la pesadilla que había vivido en el genjutsu que le hizo su madre… por ende la chica estaba sufriendo bastante en aquel sueño que más que ser un sueño solo trataba de sus traumas. Igualmente en ningún momento se despertó, seguramente eso era por el agotamiento mental que poseía… lo malo fue que sudo y  en vez de descansar, al despertarse, se sentía agobiada y bastante asustada pues el miedo de la fecha de los 30 días que tenía por delante estaban comenzando a pesarle. Debía encontrar una forma de no realizar el sacrificio, sino todo se transformaría en su propia muerte.

Después de orientarse un poco en su habitación y meditar sobre los sucedido en el día anterior, ella opto por guardar los libros de medicina –después seguiría estudiando- y entrar al baño para realizar sus necesidades para bañarse.

Cuando se higienizo se vistió con un kimono completamente negros, se acomodó el cabello y salió de la habitación con una expresión bastante seria en su rostro. Lo primero que hizo fue dirigirse hacia la cocina pues tenía bastante hambre y necesitaba comer algo, por ende se preparó el desayuno (tostadas con dulces, manzana, té verde y un yogurt); cuando estaba en esa habitación ella utilizo sus habilidades para ver si había alguien cerca por la casa y por suerte no había nadie rondando por esos lugares, por ende la chica se relajó y comió en paz.  Para luego salir rápidamente de la mansión, no deseaba hablar… hoy y sus futuros días posiblemente serian llenos de tristeza.

La idea era ir por una misión ¿Por qué? Necesitaba dinero, tenía que hacer de una fortuna… lo mejor que había aprendido de crecer en una familia bastante “rica” en sentido económico era que los poderosos también podían gobernar con dinero, no solo con poder.  Por ende la chica debía de realizar misiones y subir un poco sus ahorros, obviamente los gastaría en armas para incrementar un poco su arsenal… su prioridad en ese momento era seguir con vida y sabía que el tiempo máximo era de un mes, por ende debía de conseguir cualquier cosa que le permitiese seguir con vida. Ya sea armas, técnicas o fuerza propia para poder quebrar el sistema que amenazaba con su propia integridad.

Entre pensamiento y pensamiento llego a la oficina para que le otorguen una misión, al entrar la Fuma sonrió amablemente hacia todos lados… si bien la gente que le rodeaba eran fieles de la religión que ella no aprobaba… no quería decir que debía odiarlos, más bien los comprendía y entendía que esa gente tenía su propias creencias ¿Qué podía acotar de ellos? Eran sus compañeros de aldea, de la propia aldea en la que nació y se crio… los estimaba y quería protegerlos, Nozomi solo deseaba que esas personas amaran la vida como ella misma lo hacía, y no se la sacrificasen a los dioses.

A un paso lento y grácil se acercó hacia la mesita donde entregaban las misiones, la Fuma le sonrió a la chica rubia de orbes verdosos que le miraba simpáticamente, esperando que la kunoichi visitante hablara.

-Buenas, vengo a solicitar una misión…-

Acotó en un tono de voz suave la joven mientras inclinaba su cabeza hacia el lado derecho y sonreía, ella no quería hacer sentir mal por su estado de ánimo lamentable a los demás… por ende prefería sonreír y aparentar que todo estaba bien, a pesar de que la realidad era todo lo contrario.

-¿Qué tal? Hoy puedo ofrecerte uhmm… “Preparando la cena perfecta”.-

La voz de la chica era tranquila y mientras hablaba por momentos se detenía para enrollar el pergamino y entregárselo a Nozomi quien hizo una pequeña reverencia y se retiró del recinto sin decir más nada.

Cuando estuvo afuera y unos metros bastante lejos ella abrió el informe y lo leyó, por un momento se quedó sorprendida y al otro sonrió con tranquilidad, el amor era algo muy bello… ósea en los libros decía que era un sentimiento único y muy fuerte que solo se podría experimentar una vez en la vida. Por ende la kunoichi se alegró un poco pues podría ayudar a que ese chico transmitiera el amor que sentía la mujer que se transformaría en su compañera de toda su vida. Con esos pensamientos en mente se dirigió hacia el lugar done podría encontrar al joven con el que tenía que habar y ponerse de acuerdo.

Tardó unos minutos en llegar, ella no estaba apurada y quería relajarse y vivir cada minuto que tenía, por ende se permitió distraerse con las cosas que sucedían alrededor suyo, que por cierto eran muchas ya que se trataba de las nueve de la mañana y se encontraban yendo a trabajar, a la academia ninja, etc. Por ende la joven de orbes azulados miraba atentamente todo y de vez en cuando sonreía alegremente…¿Qué es lo que podría hacer una muchacha como ella en un mundo como ese? ¿Acaso era muy buena? O…¿Se trataba de una persona ingenua? Seguramente era un poco de todo, pero lo peor es que la joven tenía palabra y cuando decidía algo lo hacía, no podía ver a sus compañeros de aldea y sentirse alegre porque estuvieran sanos, no podía evitar sentir un afecto hacia esa tierra que la vio nacer y crecer… pero ¿Qué era lo peor de todo? Nozomi era una hereje, cuando esas personas que ella tanto estimaba se enterasen de ello la mirarían y la odiarían, pedirían por su propia muerte y no una rápida…más bien lenta y dolorosa.

Con esos pensamientos en mente la joven siguió sonriendo mientras caminaba hasta acercarse aún más a su destino; cuando estuvo en la dirección indicada ella golpeo suavemente la puerta de la casa y pasaron unos segundos hasta que un joven de cabello desordenado y puntiagudo –color café- la abriera, este poseía lentes y su ropa estaba mal puesta… sin mencionar que en sus manos poseía algunos papeles que tenían el mismo aspecto desaliñado que el dueño.

-Buenas, mi nombre es Nozomi, soy una kunoichi y se me otorgo la misión de ayudar a Ryuto.-

Las palabras fluyeron tranquilamente de los labios carmesís de la jovencita que sonreía amistosamente mientras el chico se acomodaba los lentes y la inspeccionaba de pie a cabeza, luego de unos segundos este sonrió tranquilo.

-Yo soy Ryuto, pensé que al ser una misión tan tonta nadie querría ayudarme.-

Acoto el muchacho mientras se ponía a un costado de la puerta para que la joven de cabello azabache entrara, por ende ella realizo la acción que el contratista esperaba. Al adentrarse a la casa de su “jefe” vio como estaba absolutamente desordenado… cosa que la muchacha trato de ignorar pero en sus adentros se moría por ordenar un poco todo aquel lugar, ósea no era una persona ordenada pero lo que ese chico representaba era un caos total ¿Su novia no le decía nada?

Sin poder decir más nada la joven siguió a Ryuto hasta el comedor, él se sentó en uno de los sillones y le indico a la kunoichi que se sentara en otro, por ende ella correspondió la acción… no sin antes quitar un par de papeles y colocarlos sobre la pequeña mesa que había entre ambos sillones –que de por sí ya tenía bastante hojas apiladas-.

-Creo que ya habrás leído el pergamino, quiero pedirle casamiento a mi novia pero quiero que sea una velada perfecta… y en el momento culmine quiero que la luna nos ilumine en lo más alto… el problema es que el mejor lugar para apreciar esa vista actualmente se encuentra perjudicado.-

Las palabras del joven fueron perdiendo intensidad mientras hablaba, al parecer recordar del problema que tenía respecto a la propuesta de matrimonio le quitaba un poco de los ánimos, por ende la chica se levantó de su asiento y lo miró con confianza y relajadamente.

-No te preocupes, te ayudare a que  la vista se vuelva hermosa para tu novia, ella no podrá evitar decir que si cuando vea la Luna.-

Su voz mostraba ánimos y seguridad, pues quería transmitirle esas sensaciones al joven que parecía agobiado por todo lo que estaba pasando.

-¿Enserio me ayudaras? ¿No te parece molesto el trabajo?-

Preguntó animadamente mientras una luz de esperanza se podía ver reflejado en los ojos.

-Claro que ayudare, tú no te preocupes, inclusive dime el nombre de tu novia para averiguar sus gustos y ayudarte a planificar todo mejor.-

Ante aquella propuesta el joven asentó con la cabeza y fue a un mueble que tenía cerca para después abrir uno de los cajones y sacar una foto que se encontraba muy bien cuidada. Él le entrego la imagen a la su “jefa”, quien simplemente le dio un vistazo fugas y sonrió con tranquilidad mientras guardaba la foto.

-¿En cuántos días es luna llena?-

Preguntó la Fuma, por lo tanto el chico agarro un calendario que tenía cerca y conto el plazo que le quedaba para armar todo el “teatro”.

-En 2 días, yo a las 21 horas la llevare a ese lugar así que por favor cuento contigo…-

Esta vez le señalaba en un mapa de la aldea el sitio en el que se dirigiría con su novia dentro del plazo establecido, por ende la kunoichi simplemente asentó con la cabeza y dio una reverencia.

-Bueno, con permiso… creo que debería comenzar mi trabajo ¿Verdad?-

Como respuesta el hombre asentó con la cabeza y la acompaño hasta la salida, por la cual ella paso; cuando la chica estuvo finalmente fuera de la casa… simplemente suspiro mientras veía hacia el cielo y comenzaba su camino hacia el lugar donde le había indicado el “jefe” de aquella misión, más que nada tenía que ver con lo que tendría que lidiar.

Sus pasos tranquilos hicieron que tardara un poco más a su destino, pero cuando llegó pudo ver unos cuantos árboles y las ramas de estos tapaban la visión hacia el cielo, ella inmediatamente entendió la situación y estuvo tentada por realizar su trabajo en ese mismo momento… pero no lo hizo ¿Por qué? Nozomi no era muy buena con las armas ninjas, si quería deshacerse de las ramas tendría que utilizar kunais pero… a la vez no deseaba gasta chakra por algo como eso, además… ¿Un kunai podría hacerse cargo de ese trabajo? Lo dudaba, tendría que ir a buscar algo más, por ende no estaba capacitada para realizar sus deberes aun.

Al concluir con sus pensamientos opto por volver, pero no a su casa… más bien al campo de entrenamiento, ella deseaba entrenar un poco su puntería con los kunais y no depender tanto de la técnica de su clan, debía de economizar el chakra pues de esa manera podría desenvolverse mejor en una batalla. Por ende la joven de cabello azabache esta vez se movió rápidamente hacia su destino, hizo uso de su velocidad… y con el paso de unos minutos logró llegar donde quería.

Ese lugar estaba repleto de artefactos para entrenar, también había gente… pero la joven no se acercó a nadie en particular, a pesar de que deseaba hablar con ellos para socializar y ser parte del grupo de adolescentes de su edad… pero a pesar de que quisiera eso no era algo fácil de obtener más que nada porque ella no sabía integrarse y era un poco tímida con ellos. Cuando la muchacha llego al sector de puntería… se puso a 10 metros del blanco, mientras deslizaba una de sus manos hacia el porta kunai y su dedo índice tomaba suavemente uno de esos objetos para extraerlo hacia afuera; cuando “desenvaino” el arma –por así decirlo- no la lanzo directamente hacia el blanco… más bien se quedó unos minutos observando la distancia y apuntando con dicho instrumento, y después de meditar un poco lo lanzo. Como resultado falló.

El arma termino por clavarse en la tarima de madera que sostenía el blanco, eso había sido una completa decepción… Nozomi sabia como lanzar ese tipo de armas pero no podía controlarlas, era pésima con la puntería, tendría que practicar mucho para mejorar. Por ende sacó nuevamente otra kunai y repitió sus acciones sin lograr su objetivo, luego de lanzar tres kunais –que ninguno acertó dentro del blanco- los fue a recoger y regresó a la distancia de 10 metros… ¿Acaso era mucho el tramo que había impuesto? Tal vez si se acercaba podría tener un poco más de efectividad, por ende la chica camino cinco metros hacia delante y nuevamente comenzó a lanzar los instrumentos metálicos, que esta vez uno de ellos puso dar dentro del blanco…por lo cual la kunoichi sonrió un poco pero seguía decepcionada con la situación.

De aquella manera se mantuvo durante 3 horas, en el transcurso de ese tiempo había logrado acertar en todos los lanzamientos de kunai, ósea podía darle al blanco pero no exactamente al punto central y rojo que quería… por ende la chica se frustraba un poco pues pretendía que sus tiros acertaran donde deseaba, en una batalla ninja necesitaría utilizar sus armas sin dirigirlas con los hilos de chakra, por ende no tenía que rendirse. Igualmente después de un entrenamiento de 3 horas –lleno de frustraciones- la joven poseía bastante hambre, por ende se detuvo para salir de aquel campo y dirigirse a comprar un poco de comida.

Cuando llego al sector de las tiendas se quedó mirando durante unos segundos para distinguir cuál sería lo mejor… podría simplemente comer fruta pero eran las dos de la tarde y no estaría mal que almorzara, por ende decidió entrar a un pequeño comercio que realizaba ramens caseros, no es como si aquella comida le encantara... pero la verdad era que no solía tener problemas con ese tipo de cosas, ella comía todo lo que había frente suyo pues sabía que había gente que poseía menos capital económico que ella, y desearían comer cualquier cosa para no pasar hambre.

Nozomi era una jovencita bastante instruida en problemas sociales, religión –solo la que estaba inmiscuida en su aldea- yokais, dioses, demonios y bestias… lo que sabía lo había leído pues era una actividad que ella disfrutaba pues atreves de los libros podía sumergirse en un nuevo mundo. Más que una guerrera ninja… era como una erudita, su personalidad no era compatible para ser parte del clan Fuma –por lo menos eso pensaba - pero la verdad era que la muchacha desde pequeña siempre había sido torturada y por ende a pesar de su simpatía hacia las demás personas… “poseía” un lado oscuro que se encontraba bastante guardado en su interior, que ni la propia muchacha sabía de su existencia.

Cuando entro al negocio pidió un tazón de ramen y después de esperar unos minutos para que le trajeran la orden pudo degustarlo, tenía un sabor magnifico ¿O tal vez era simplemente porque ella poseía bastante hambre? Eso estaba difícil determinar pero lo importante es que la kunoichi devoro la comida que tenía enfrente suyo, luego tomo un poco de agua y saco un poco de ryous desde sus ropas para colocarlo en sobre la mesa y salir de aquella tienda con bastante tranquilidad. Ahora tenía que ir de nuevo a los campos de entrenamiento.

Al cabo de unos minutos la joven nuevamente estaba a cinco metros del blanco y se mostraba bastante tranquila ante la situación, se podía decir que estaba relajada… y esta vez en vez de comenzar a lanzar kunais como loca decidió sentarse en el suelo y ponerse a meditar. Esto era más que nada porque necesitaba visualizarse mentalmente y pensar detenidamente sus acciones erróneas; estuvo de esa manera durante una hora entera hasta que finalmente se dignó en abrir sus orbes azul oscuro y ponerse de pie nuevamente. Era hora de comenzar con el entrenamiento físico, pues ya tenía una pequeña idea de lo que pasaba.

Esta vez la joven sacó un kunai y no se puso a medir la distancia ni a apuntar, más bien extrajo el arma y la lanzo directamente al blanco, dicha acción fue rápida… el instrumento se clavó cerca de la posición roja el blanco, cosa que causo una gran alegría en la kunoichi que cerro su puño en forma de victoria. Esta mejoría se debía a que había estado practicando durante unas horas atrás y que su cuerpo de por si había grabado las acciones, más bien no se trataba de “pensar” y mirar bien lo que quería dar con su arma, sino era de que su cuerpo pudiera actuar por reacciones reflejos, y obviamente al parecer lo estaba logrando, porque realizo tres lanzamientos más y todos dieron más o menos al lugar indicado.

Nuevamente las horas transcurrieron, y eran las seis de la tarde, el sol seguía en lo alto pero la noche se acercaba… tendría que finalizar con su entrenamiento diario muy pronto, aunque era sabido que Nozomi era una muchacha que poseía unos sentidos excepcionales en la oscuridad… no necesitaba de la luz del día para desenvolverse con tranquilidad, pero el motivo de finalizar con ese entrenamiento no era exactamente los sentidos, más bien era porque tenía que ir a cenar y luego seguir estudiando biología… no podía centrarse simplemente en un solo entrenamiento... ella debía e aprovechar todo lo que pudiera el tiempo que le quedaba de “vida”.

Por lo tanto fue a buscar las kunais que había lanzado y esta vez trató de aplicar otro descubrimiento que había hecho en su meditación, debía de tener en cuenta el clima que le rodeaba para lanzar las armas… aquello era un arte y no se trataba de algo fácil de hacer. Por lo tanto la joven se quedó unos momentos haciendo uso de su talento para descubrir hacia qué dirección soplaba el viento –que era bastante débil y no muy perceptible-, cuando logro descifrar la situación la chica suspiró con tranquilidad y nuevamente saco un kunai de su porta arma y lo lanzó rápidamente, apuntando hacia una dirección de 5 cm desviado de centro del blanco… esto se debía más que nada por las pequeñas y casi imperceptibles ráfagas de viento, ellas podrían desviar sus lanzamientos por ende tenía que tener todo en cuenta para realizarlos.

Inesperadamente –para la kunoichi- el kunai dio en el centro rojo del blanco, causando que Nozomi comenzara a saltar de alegría para después tranquilizarse y lanzar continuamente las armas que tenía en su porta kunais hacia el mismo sitio. Esta vez la situación fue absolutamente exitosa, pues la joven de 4 tiro acertó 3 y 1 apenas de desvió… inesperadamente la situación había cambiado para Nozomi que ahora manejaba mucho mejor sus propias armas ninjas. Solo quedaba perfeccionarse más, por ende la chica continuo unas dos horas más en ese campo de entrenamiento, hasta que llego la noche y decidió regresar hacia la Mansión Fuma, debía reportarse a sus padres, comer y entrenar… el día había sido largo pero la noche tal vez sería aún más larga de lo que ella pensaba.

Cuando llego a su casa no vio a ninguno de sus padres, posiblemente ambos habían salido a un viaje,  por ende se dirigió a la cocina y rápidamente se hizo unos bocadillos, más que nada sanguches, galletas y entre otras cosas. Si bien no era correcto cenar de esa forma, ella no quería pedirle nada a alguna de las sirvientas que trabajaban en las mansión pues estas hablaban con sus padres y le comentaban todo lo que hacía; por ello prefería utilizar sus habilidades ninjas para no ser percibida por ellos y dirigirse a su habitación – con la comida que había acumulado en una fuente-, cuando llego al sótano fue primero hacia el baño y se ducho, para después salir del sanitario y dirigirse hacia la repisa para tomar uno de los libros de medicina –el que ella estaba leyendo la noche anterior- y acostarse en la cama.

En la habitación había un silencio que causo que la ninja se concentrara fácilmente en la lectura mientras leía, de esa manera pasaron las horas y la chica ya se había enterado de todo el primer capítulo que se llamaba “Introducción al cuerpo humano” lo impresionante no era que  había acabado con esa lectura, más bien era que lo recordaba a la perfección… pero igualmente necesitaba fijar el conocimiento, por ende se puso a hacer unas guías de pregunta que ofrecía el libro al final del dichoso capitulo. Paso más o menos una hora hasta que la joven las termino –pues decidió que lo mejor era escribirlas las respuesta en un cuaderno que poseía-.
Ahora la tercer fase era fijar completamente el conocimiento ¿De que manera? Pues recitando el capítulo, obviamente no lo haría en una voz muy alta…sino seria en un tono suave y bajo para que nadie en la mansión la escuchase, era un conocimiento que quería mantener guardado de su familia. Esto era porque ellos eran asesinos, no médicos.

-(…) aparato digestivo, los componentes son: órganos del tubo digestivo, un tubo de gran longitud que incluye la boca, la faringe (garganta), el esófago, el estómago, el intestino delgado, el grueso y el ano; también incluye órganos accesorios que participan en el proceso de digestión, como las glándulas salivales, el hígado, la vesícula y el páncreas. Las funciones de este aparato digestivo son: degradación física y química de los alimentos, absorción de nutrientes y eliminación de residuos sólidos… (…)-

Su voz se mantenía baja y de vez en cuando bebía un poco de agua para no quedarse afónica, entre tanto que hablaba comía unos bocadillos y por momentos su boca se llenaba de comida, causando que cualquiera al escucharla se riera.

-(…) Se suelen utilizar carias técnicas no invasivas de diagnóstico para estudiar algunos aspectos de la estructura y fusión del cuerpo humano. Durante la inspección, el examinador observa cualquier alteración fuera de lo normal en el cuerpo. Luego, pueden utilizarse una o más técnicas adicionales. En la palpación el examinador toca la superficie del cuerpo con sus manos. Por ejemplo, se palpa el abdomen para detectar órganos aumentados de tamaño o masas anormales. Durante la auscultación el examinador escucha los sonidos corporales para evaluar el funcionamiento de ciertos órganos, por lo general utilizando un estetoscopio para amplificar los sonidos. Un ejemplo es la auscultación de los pulmones durante la respiración para detectar la presencia de sonidos crepitantes, que se asocian con acumulación anómala de líquido en los pulmones. En la persecución el examinador golpea con suavidad la superficie (…) –

Las palabras salían fluidamente desde sus labios, si bien no se trataba de cosas muy complicadas y que ayudaran a salvar la vida de alguien… eran importantes y necesarias saber para alguien que daba sus primeros pasos en el campo de la medicina. Por lo tanto transcurrió la noche de esa forma hasta que en algún momento termino quedando dormida, no mientras hablaba sino mientras estudiaba el capítulo dos del libro, el dichoso capitulo esta vez se llamaba “Homeostasis”, este trataba sobre temas más específicos del cuerpo humano.

La joven parecía decidida por qué camino transitar en su vida, la lastima era que se encontraba regida por unas leyes absurdamente difíciles de invalidar e ignorar… por eso mismo tenía que encontrar una forma de vivir su propia vida y no aquello lo que le decía su familia, ella debía de mirar con sus propios ojos y vivir con sus propias acciones. No con la de otros.

Pasaron varias horas y Nozomi despertó cerca de las nueve de la mañana, por ende se arregló y fue a desayunar, su casa seguía solitaria y las sirvientas parecían no haberla detectado… por ende guardo un poco de comida en su mochila y salió de la mansión para dirigirse hacia el lugar donde trabajaba la joven que pronto recibiría una propuesta de casamiento. Hoy la kunoichi se encargaría de investigarla y enviarle la información a su jefe al termino del día, por ende la chica cuando se dirigió al lugar específico se encontró que la mujer era florista… hacia una gran cantidad de arreglos florales y los vendía.

Ella era rubia y poseía orbes verdes, tez trigueña y un muy buen cuerpo, parecía ser amable pues con solo echar un vistazo observó que los clientes eran bien tratados. En aquel momento la Fuma se encontraba sobre un árbol observando todos los movimientos de la muchacha, decidió recostarse en una de las ramas mientras extraía una manzana de su mochila; cuando comenzó a alimentarse vio como una gran cantidad de clientes masculinos realizaban sus compras en la florería… era algo sumamente extraño pues ¿Los clientes no tendrían que ser en su mayoría femeninos? Más que nada ese pensamiento venia del hecho de que su madre también realizaba ese tipo de trabajos pero su padre jamás se había interesado en lo más mínimo por las flores. Por ende la chica siguió observando, y pudo notar que varios masculinos se ponían nerviosos cuando recogían los ramos de flores directamente de las manos de la joven… por ende la kunoichi entrecerró un poco sus orbes con algo de inseguridad.

Ese tipo de acciones las había visto antes ¿Dónde? En las novelas gráficas que poseía en su habitación, lo llamaban “coqueteo” y era un recurso usado cuando se quería intenta cortejar a una mujer, por ende la situación se había complicado un poco –por lo menos para el novio-, lo único bueno de aquello era que la mujer parecía no hacerles caso y simplemente vendía sus productos con una sonrisa en los labios. Cuando la gente dejo de ir –después de pasar la hora pico- ella se puso a contar el dinero que había recolectado en las ventas, luego decidió que lo mejor sería regar las plantas y eso mismo hizo, ella las trataba con delicadeza y pasión.

Para este entonces habían pasado 3 horas de observación, Nozomi se encontraba tranquila y relajada… sus padres le habían entrenado en el arte de la espera y por ende no tenía problemas con esperar un poco de más cuando se trataba de espionaje. Pero de un momento las cosas se volvieron un tanto interesantes porque un hombre vestido bastante bien –formal- y con un ramo de flores en su mano se acercó al negocio y se lo entregó a la futura prometida; en esa acción ella reacciono negándose al principio pero luego lo acepto y lo vio con ojos iluminados mientras ponía las flores en un jarrón con agua. A todo esto el hombre parecía mirar minuciosamente a la mujer que quería conquistar, algo que ella misma ni siquiera notaba.

-¿Cita? ¿Mañana?-

Susurró casualmente la kunoichi cuando intentaba leer los labios del nuevo personaje de aquella historia, gracias a eso se dio rápidamente una idea de lo que estaba pasando… se trataba de que él le estaba pidiendo una reunión a la mujer, la cual rechazo rotundamente, causando que el hombres se pusiera un poco violento y rompiera el jarrón con las flores que el mismo le había entregado. Ante esa acción algunas personas del vecindario que pasaban por el lugar escucharon el sonido y se acercaron a ver lo que ocurría para luego pedirle al muchacho de una forma amable –y no tan amable- que se retirara.

Por otra parte la mujer pareció estar un poco asustada y en otro mundo, ya que solo agradeció a sus vecinos pero no logro sonreír en ningún momento pues se veía bastante preocupada, por momentos se quedaba tildada y pensativa mientras que en otros parecía querer llorar por lo que había sucedido. Ante ello Nozomi pensó que tal vez sería bueno decirle a su jefe sobre lo que había pasado, más que nada para que la vaya a consolar y ganara más puntos.

Por ende la kunoichi bajo rápidamente de la rama y a una gran velocidad se dirigió a la casa de su contratista, cuando llego toco rápidamente la puerta y después de unos segundos el joven le abría la guarida para colocarse enfrente de ella.

-Buenas tarde, vine porque hace un rato estaba observando a su novia pude ver como un hombre le entregaba un ramo de flores y parecía querer invitarla a una cita justo mañana, ante eso ella respondió que no y el muchacho se puso algo violento y rompió un florero… los vecinos de alrededor escucharon la situación y fueron a ayudarla; la cuestión es que ella ahora esta distraída y asustada… creo yo que le vendría bien su visita.-

Acoto la kunoichi, apenas ella dejo de hablar él comenzó su camino hacia la florería, no dijo palabras pues solo estaba  preocupado por su futura prometida. La verdad era que conocía al supuesto acosador, pues hacía tiempo que estaba intentando ligar con su novia… habían requerido de ayuda para librarse de él y hacía tiempo que no molestaba, por eso mismo preocupo más al hombre. A todo esto Nozomi lo seguía de lejos hasta que llegaron ambos a la floristería, Ryuto cuando lego fue directamente hacia su mujer y la abrazo con fuerza mientras la examinaba para ver si estaba herida o no, al comprobar que se encontraba bien él dio un suspiro de alivio y la besó.

Ante esta escena la kunoichi solo apartó la mirada y se fue… actualmente tenía que cumplir su parte de la misión y por ende la chica se dirigió hacia su propia casa para ir hasta ir al despacho de jardinería que utilizaba el sirviente que hacia aquel trabajo. Ella observo hacia todos lados y al no ver a nadie abrió la puerta para entrar y mirar todas las herramientas que habían en ese lugar ¿Por qué estaba ahí? Fácil, quería conseguir unas tijeras de podar, para sacar las ramas de los arboles… por ende la jovencita miro el atril donde estaban todas las herramientas y cuando estaba a punto de conseguir lo que ella necesitaba escuchó como la puerta de aquel lugar se abrió, dejando ver la silueta de un hombre anciano. Esta persona llevaba sudadera blanca, pantalones gauchos color gris y una toalla en su cuello, en la cabeza poseía un sobrero de paja; al verlo inmediatamente Nozomi bajo su cabeza e hizo una reverencia.

-Jo, jo… pequeña señorita no necesita hacer una reverencia, yo tendría que hacerla como futura ama de la mansión.-

Ante estas palabras la kunoichi levantó un poco la cabeza y lo observo para después sonreír tranquilamente, pues ese hombre se llamaba Kotaro… era una persona muy querida para la jovencita pues gracias a él comenzó a apreciar la vida hacia los diferentes seres vivos. Esto era porque cuando Nozomi tenía seis años, en el patio de su mansión había aparecido un pequeño pajarito herido en una de sus alas, como era de esperar –ya que la ninja siempre jugaba en lo verde- lo encontró y se lo llevo a Kotaro para preguntarle que era… y este le explico detenidamente que se trataba de un pequeño canario que fue herido; la cuestión es que ambos cuidaron de él hasta que logro volar nuevamente y siguió su camino. Por ende le debía mucho a aquella persona, más que nada porque gracias a él la kunoichi no se transformó en devota a la Shuha… y hasta ahora no había sacrificado ninguna vida.

-Buenos días Kotaro san, vengo porque necesito unas tijeras de podar.-

Su voz era agradable y mientras hablaba apunto hacia la estantería que tenía el instrumento que ella necesitaba, ante eso el hombre viejo miro hacia el lugar indicado y sonrió con sinceridad.

-¿Por qué la joven señorita necesita esa herramienta?-

Nozomi simplemente soltó una pequeña risa pues ella jamás había podado nada y seguro Kotaro estaba un poco asustado por las ideas locas que seguramente tendría la kunoichi.

-Me encuentro en una misión, debo podar un árbol… suena extraño ¿Verdad?-

Ante la respuesta Kotaro sonrió e incluso se carcajeo mientras caminó en curvadamente y se acercó hacia donde estaba la herramienta para después tomarla y entregársela a Nozomi quien la recibió gustosa e hizo una corta reverencia de agradecimiento.

-Señorita, no haga reverencias… siempre debe mantener su cabeza en alto, no tiene que ofrecer culto a nadie y sobre todo… usted es un alma pura como para que un viejo como yo acepte su agradecimiento.-

Esa rara respuesta por parte del jardinero causo que la kunoichi  le mirara un poco extrañada pero a continuación simplemente decidió despedirse con un saludo de mano y seguir su dirección. De todas formas un raro sentimiento de haber sido regañada le quedo en su mente… aunque cabe destacar que eso lo olvido rápido pues ahora mismo estaba movimiento a una gran velocidad para llegar hacia el destino de su misión.

En el momento que estuvo frente al árbol ella lo miro un tanto molesta y de un salto subió hacia done estaban las ramas para comenzar a cortarlas ligeramente, de vez en cuando bajaba hacia el suelo para ver si la dirección donde aparecería la Luna seguiría tapada… por ende subía y bajaba mientras daba algún que otro corte. Estuvo de esa manera durante una hora y media, la cuestión es que ella termino podando toda esa zona… pero la luna ahora se vería perfectamente así que nadie tendría que decirle nada ¿Verdad?

Cuando finalizo con su labor ella regreso al patio de su casa y dejo las tijeras donde correspondían, estaba vez no vio a Kotaro así que su acción fue veloz y silenciosa.

Al haberse encargado de su misión ella decidió entrenar un poco más con las armas durante ese día hasta que anocheció, luego se dirigió directamente a su casa para almorzar y bañarse… pues seguiría la sesión de estudio… que duraría varias horas hasta quedarse dormida.

Al otro día se levantó y opto por ir al jardín floral que había en su casa, para recoger varias flores y luego armar varios ramos con ellas… no era una experta en arreglo floral pero podría hacer algo para decorar ¿Cuál era el motivo de todo eso? Fácil, ella quería llevar esas flores hacia la supuesta propuesta de matrimonio, ósea como decoración de ambiente… más que nada porque sabía que era algo importante para su jefe de aquella misión, y como se trataba de “amor” quería que todo saliera perfecto… ya que las personas necesitaban expresar sus sentimientos hacia la persona especial que querían en su vida.

Luego de decorar los ramos ella decidió que sería bueno meditar un poco hasta el anochecer –que iría a colocar los ramos de flores-, por ende decidió sentarse en el campo florar… mientras que percibía el aroma que desprendían las plantas que le rodeaban, era dulce y tranquilizador… por ende ella comenzó a imaginarse la circulación de su chakra y entro en un estado de meditación bastante profundo que duro unas 5 horas hasta despertarse.

Cuando regreso a la realidad de nuevo observo todo lo que había a su alrededor y vio que por la posición del sol eran aproximadamente las cinco de la tarde ¿Tan tarde? Debería de ir a decorar lo que quería, por ende se decidió en ir a recoger los ramos de flores que había preparado y dirigirse hacia el lugar indicado a una velocidad bastante rápido, poco normal para una persona que no practicaba el arte ninja, de igual modo la chica no se interesaba por ello y más que nada solo quería ayudar y terminar su misión.

Por eso mismo cuando llegó comenzó a decorar el árbol que había podado, más que nada todo el tronco lo adorno con flores y en el suelo desparramo pétalos de “sakura”; el ramo de flores lo dejo en el suelo, en el mismo punto done ambos novios se pararían para ver la luna. Ese era un regalo de Nozomi para Ryuto y su novia.

Ante aquello la kunoichi decidió esconderse y esperar hasta que ambos llegaran, cuando vio a la pareja se quedó durante unos minutos, hasta que ella acepto la proposición… en ese momento ambos se empezaron a besar y por ende Nozomi se puso un poco roja pues para criterio de ella esa acción no se realizaba tan fácilmente, era algo que se consumaba después del matrimonio ¿No? Por ende decidió en darle su espacio a la pareja y ella regreso a la mansión, pues repetiría su misma rutina para finalizar con el estudio de anatomía…

Al otro día ella (después de hacerse y realizar su desayuno) se dirigió a pedir su entrega de recompensa, más que nada porque necesitaba cada jutsu que consiguiese… después de todo si quería ser fuerte y para eso necesitaba entrenamiento y recursos llamados Ryuos…

Por ende cuando llego simplemente se presentó con tranquilidad y mostro simpatía, como siempre hacia puesto que era una jovencita bastante agradable (ya que le gustaba socializar, a pesar de los problemas que traía en su mente).

La mujer que trabajaba ahí le contó que la misión había salido todo un éxito y Ryuto estaba muy agradecido porque ella le ayudo, que cualquier cosa que necesitara contara con él; por ende la kunoichi sonrió con sinceridad y asentó con la cabeza mientras recibía su paga… que tendría que invertirlo en su arsenal. Por ende la joven salió de aquel lugar mientras planeaba su próximo destino ya que desde ahora en adelante su camino tendrían que ser bien planeados ya que no podía gastar tiempo en cualquier cosa, pues no tenía tanto en sus manos… la situación entre ella y sus padres había cambiado y ahora le quedaba esperar la fecha para ser asesinada o simplemente idear un plan para salir con vida de la situación que le estaba esperando a un futuro de corto plazo.


Lo que pido (?) :

En total son 572 líneas, por ende pido lo siguiente:
9 puntos al stats de genjutsu. (145 líneas)
9 al stats de Iryoninjutsu  (145 lineas)
10 al stats de Kenjutsu. (160 líneas)
1 punto a taijutsu (15 lineas)
3 puntos a resistencia. (75 líneas)
+30 líneas de la misión, el total seria de: 570 líneas.

Misión de Nozomi en Moderación
Shinobi's Justice


Te faltan líneas para poder agregar los stats, edítalo y reposteas.
Contenido patrocinado




Historia contada por Contenido patrocinado,




Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares





Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 1.  • Comparte • 
 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.