Últimos temas
» [Inscripciones de HALLOWEN] Recolecta fantasmagórica
Hoy a las 12:51 am por Amaru

» Misiones rango D
Hoy a las 12:44 am por Amaru

» {Actividad} Comparte sabiduría
Hoy a las 12:30 am por Amaru

» [Ficha] Amaru Hyuga
Hoy a las 12:10 am por Hawk Eye

» Registro de Aldea
Ayer a las 11:35 pm por Hawk Eye

» Que tal todos! ^^
Ayer a las 11:06 pm por Diarmuid Kavalier

» Registro de PB
Ayer a las 10:14 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru [Cronología]
Ayer a las 9:40 pm por Hawk Eye

» Hyuga Amaru
Ayer a las 9:36 pm por Hawk Eye

» {Guía} Reglamento
Ayer a las 9:03 pm por Amaru

» Misión rango D nº13: Entusiasmo
Ayer a las 8:46 pm por Hawk Eye

» Registro de Temas Cerrados
Ayer a las 8:10 pm por Hawk Eye

» Registro de Recompensas
Ayer a las 5:08 am por Hawk Eye

» [Juego] ¡Usuarios V.S Staff!
Ayer a las 4:41 am por Akira Senju

» [Juego]¡Comenta el opening y postea otro!
Ayer a las 2:27 am por Kazuo D.

» [Juego] Ojalá
Ayer a las 2:24 am por Kazuo D.

» [IMPORTANTE] Búsqueda de staff
Ayer a las 1:29 am por Staff SJ

» [Evento] ¡Festival Odayabasu!
Ayer a las 12:42 am por Dream Maker

» Svel - Diagonalización
Ayer a las 12:18 am por Svel

» Misiones rango D
Ayer a las 12:14 am por Hawk Eye




ENLACES IMPORTANTES DE UTILIDAD



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Combate que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. En Shinobi's Justice utilizamos un sistema de combate de rol interpretativo donde empleamos técnicas y un sistema de parámetros, así como un medidor de chakra. Recordamos que las técnicas y los parámetros son interpretativos, no deben tomarse siempre al pie de la letra. Se puede ganar un combate cumpliendo las normas y describiendo bien tanto el escenario como la situación aunque se esté en desventaja, del mismo modo que se puede perder un combate ganado al no cumplir las reglas.






ENLACES IMPORTANTES DE AMBIENTACIÓN



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía de Ambientación que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de crear tu personaje es muy importante que pienses la religión, el país, y la aldea, pues cada una es, a su modo, única. Aconsejamos una lectura lentura y pausada para poder elegir lo mejor para el personaje que desees crear.






ENLACES IMPORTANTES PARA NOVATOS



RECUERDA:


No te olvides de visitar la Guía para Novatos que proporciona el foro, ahí está todo muy bien detallado y es una guía bastante completa. A la hora de hacer los registros, no olvides que puedes hacer el expediente, el perfil ninja y las cronología y relaciones al mismo tiempo, sin embargo hasta que el expediente no te sea aceptado NO PODRÁS hacer los registros ni de aldea ni de PB.




Página 1 de 1. • Comparte • 

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Mátales... —Una imagen se filtraba por su nublada memoria. Era indistinguible, pero se movía—. Mátales... —Era como ver a través de docenas de cristales empañados; las formas eran difusas, los colores se entrelazaban unos con otros, y una especie de niebla sumamente densa impedía ver lo poco que podría haber sido posible—. Mátales... quiero saber que gusto tendrá su sangre... —Aquella voz era una historia completamente diferente. Se escuchaba de forma clara y nítida, con el mismo tono psicópata que ya se hacía característico en ella, y lo suficientemente fuerte como para irritar a Khalid—. Mátal- ¡BASTA! —intentó interrumpirla Khalid, como de costumbre—... es...—Una y otra vez, aquella voz repetía lo mismo, con su característico tono de voz relajado, débil y lento, cosa que solía irritar aún más a Zhane.

Khalid... —Se escuchaba en la lejanía—. Khalid... —Aquella voz... ¿Quien era? No le reconocía. Se escuchaba de forma muy poco clara; los sonidos se percibían de forma difusa, presentaba un cierto nivel de 'eco', y aquella otra voz, inoportuna como siempre, intentaba hablar sobre ella. Khalid ya comenzaba a fastidiarse— Es molesto, ¿no? Mátale, así podrás descansar en paz... —  ¡Khalid!... —Seguía sin percibir claramente aquella voz, era como si proveniera de detrás de todos aquellos cristales... O de algún lugar similar...

¡¡KHALID!! —Súbitamente, una mano tomo con fuerzas su antebrazo, poniendo en estado de alerta al instante. Sin siquiera detenerse a pensar que es lo que estaba sucediendo, tomó un kunai de su bolsa de herramientas e intentó clavarlo profundamente en aquella mano que lo sujetaba. No lo logró, ésta fue bastante más rápida, por lo que no le ocasionó más que un rasguño. Aquella forma borrosa, humanoide, retrocedió. Khalid no. Rápidamente lanzó el kunai que tenia en su mano, mientras tomaba otros dos con la otra. Sin siquiera prestar atención a sí dieron en el blanco o no, lanzó un segundo kunai, para luego avanzar súbitamente hacia la posición de su objetivo, rodeando su garganta con el kunai restante.
Como si un millar de agujas se clavaran en un mismo lugar, Zhane de pronto sintió un intenso y agudo dolor en su cuello, del cual comenzó a brotar un líquido carmesí ligeramente caliente. Finalmente, Khalid despertó.

Se hallaba parado en la intemperie de nieve y roca tan negra como el ébano. Estaba fuera de los territorios de Yukigakure. Solía escaparse por las noches sin viento para recostarse en aquel lugar y admirar el cielo estrellado. Aún no amanecía, o mejor dicho no del todo, ya que el sol ya comenzaba a asomarse por el horizonte.
Nuevamente sintió aquel dolor agudo de cientos de agujas, lo cual hizo que finalmente saliera de su estado de aturdimiento. Frente a él, se encontraba uno de los pocos shinobi de Yuki que conocía, desangrandose a causa de un corte en la garganta que él mismo había provocado. Detrás de él, se hallaba un segundo shinobi, quien al ver a Khalid atacar a su 'compañero', le otorgó a éste un hermoso corte limpio en su nuca, muy poco profundo, pero largo, del que brotaba una gran cantidad de sangre. No todo había sido un sueño.

Frente a él, el hombre al cual había atacado se desplomó cual cadáver, lo que provocó que Khalid se sumiera en el pánico. —¿¡¡Que hice!!? —se gritaba Zhane para sí. De abajo hacia arriba, sintió como una lluvia de agujas al rojo vivo atravesaban la totalidad de los músculos de su espalda y gran parte de su cuero cabelludo. —Espera... Tampoco es para tanto... Un muerto más, un muerto menos, ¿que diferencia hay?... ¡NO!, ¡SI HAY DIFERENCIA! —gritaba Khalid dentro de su cabeza, mientras soltaba al suelo el kunai aun en su poder, para luego llevar sus manos a la cabeza, rascando su cabello frenéticamente.
—¡Khalid! ¡Calmate! Era solo un clon —dijo sorpresivamente el sujeto que se encontraba a espaldas de Zhane.
— ¡Esa voz! ¿acaso? —pensaba Khalid, cuando de repente aquel 'cadaver' en el suelo comenzó a convertirse en nieve, inclusive la 'sangre' que había derramado por todo el lugar—. Seph, ¿eres tú? —preguntó Khalid, dudoso, dándose la vuelta. Al mover su cuello, el dolor punzante en su nuca volvió.
—Diablos... ¡Casi me obligas a matarte!... Imbécil —le espetó aquel sujeto al cual Zhane llamaba 'Seph'. Al verle el rostro, Khalid cayo de espaldas en la nieve, sintiendo como si una carga de miles de toneladas se desvanecía. Momentos después, la nieve debajo de la cabeza de éste comenzó a teñirse de un tono carmesí.

—¿Te das cuenta que si hubiese venido cualquier otro Jounin en estos momentos ya estarías muerto?... Diablos —continuó Seph, maldiciendo—. Has algo con tu herida en la nuca, morirás desangrado si la sigues ignorando. —Luego de una pausa, continuó— ¿Como rayos haces para escapar con tanta facilidad? Ya sabes que aquí la pena por la deserción es la muerte.
Khalid lo ignoro.
—Te cubriré por esta vez. Ya me debes varios favores, mas te vale devolverlos algún día cuando te lo pida.
Zhane sonrió, lo cual sorprendió a Seph.
—Gracias

El siguiente par de horas estuvieron hablando de, según lo catalogaria Khalid, puras nimiedades. La verdad era que Seph venia con un encargo de suma importancia, sin embargo, en aquel entonces Zhane no se encontraba en buen estado según él, por lo que antes de cumplir el motivo por el que vino, necesitaba distraer a Khalid para calmarlo y analizar si estaría apto para la misión que debía encomendarle.

—¿Un asesinato? ¿Aquí en la aldea? —preguntó Khalid, incrédulo.
—No, en la aldea no, en una cueva, a varios kilómetros en dirección noreste. Su asesino es un poco... Especial. La verdad es que sería mejor enviar a un chunin, o talvez incluso un jounin, pero me han dicho que la gran mayoría en estos momentos están ocupados. ¿Aceptarias la misión?
—Claro, no te preocupes. Haré todo lo que pueda.
Los siguientes minutos le dio más detalles sobre la misión, las coordenadas del lugar, y le aviso que tendría a una kunoichi chunin supervisandolo, por si surgía algún problema.

Tardó aproximadamente hora y media en llegar al lugar. En parte por la ventisca, en parte por su paso lento y despreocupado, pero la mayor parte de la culpa la tenia su pésimo sentido de la orientación, por lo que aún teniendo las coordenadas del lugar, estuvo un buen rato dando vueltas al lugar. Al llegar, dos shinobi se encontraban allí, protegiendo la evidencia.

—¿Quién eres tu? —preguntó uno de ellos, al ver adentrarse a Khalid en aquella cueva. Tenían como objetivo proteger el cadáver hasta que lleguen los encargados de la misión. No podían desplegar una gran cantidad de shinobis, ya que querían que aquel asunto pase por completo desapercibido.
—Khalid, Khalid V. Zhane —respondió alto y claro.
—Con que tu eres Khalid... —dijo el segundo de ellos, desconfiando en parte por su apariencia— Bien, te dejamos a cargo del cuerpo, mientras esperaremos en la entrada a tu compañero —continuo. Khalid asintió, para luego acercarse a aquel cuerpo y arrodillarse, para verlo de forma más detenida.

El cuerpo era de un hombre, bastante delgado que por su aspecto podría decirse que en vida llegó hasta poco mas de su quinta década. A simple vista, no presentaba nada extraño o anormal. No... estaba demasiado perfecto... Ni un moretón, ni un rasguño, nada, ¿como había muerto? Por eso lo habían llamado a él, sin una autopsia era imposible saber de qué forma murió. O eso es lo que pensaba antes de aquello.

Luego de inspeccionarlo de forma rápida, tomó su bolso de herramientas y sacó un par de guantes. Antes de ponérselos se quitó las vendas que cubrían sus manos, las cuales utilizaba para cubrir sus extraños tatuajes. Luego, tomó una tijera, y comenzó a cortar la ropa que cubría el torso del cadáver. Momentos después, finalmente encontró algo realmente extraño y perturbador: desde su cintura hasta las costillas, su piel estaba completamente hundida, como si no hubiese nada debajo, y a un costado del cuerpo, una enorme cicatriz, perfectamente tratada, que recorría todo su torso, desde la cintura hasta poco antes de la axila.

Desde la entrada de la cueva se escuchaban unos ruidos, sin embargo Zhane estaba tan absorto en su trabajo que no los notó.
Khalid, sumamente confundido, tomó un bisturí y abrió la piel del estomago del cadáver: allí no había nada.
El cadáver estaba completamente vacío de órganos en su torso, era como un cascarón vacío. No había estómago, hígado, corazón, pulmones, nada. Acto seguido, comenzó a cortar aun mas piel para inspeccionar mejor aquello.


El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

El gélido aire de aquella cueva, sumado a haber dormido a la intemperie, ya comenzaba a rendirle cuentas. Una persona normal ya habría estado tosiendo desde hacía horas, sin embargo, Khalid presentaba un extraño caso de resistencia al frío que él mismo notaba que no era normal. No le daba mucha importancia, y simplemente lo aprovechaba, paseándose por aquel desierto de hielo con un abrigo de pieles de despreciable grosor, sin capucha, ni abrigo alguno para su cabeza o cuello. A pesar de ello, aquel día se había sobrepasado, y comenzó a sufrir lo que el resto de los 'mortales'.

Cada tanto, cuando debía toser, inclinaba su cabeza a un costado, sintiendo nuevamente el punzante dolor en la nuca de la herida que aún con su Iryoninjutsu no había logrado cicatrizar por completo, para no ensuciar aquel cuerpo. En ese tipo de cosas era sumamente cuidadoso. Aunque en realidad no sería necesario ser tan cuidadoso si hubiera traído una mascarilla, la cual es una las herramientas más básicas de un médico. Y sin embargo, la ultima vez olvidó reponerlas, por lo que ahora aquel error le cobraba cuentas.

Aquel gélido ambiente no sólo afectaba a Khalid. Si bien no se notaba mucho dada su tez morena, el sujeto estaba pálido. No la palidez de un cadáver, sino una palidez más azulada, producto de una fuerte y prolongada exposición al frío. Aquello molestaba bastante a Khalid, ya que si bien era capaz de distinguir hace cuanto había muerto un cadáver en condiciones normales, cuando éste se congelaba la cosa cambiaba radicalmente. En aquellos momentos, el abanico de posibilidades crecía notablemente, ya que el proceso de descomposición se retrasaba en gran manera, dependiendo por completo de la temperatura y el tiempo en que estuvo fin estado de congelación. Algo así era demasiado para un novato como Zhane.

Ya había comenzado a cortar aun más la piel del cadáver, con la intención de tener un mayor campo de visión a su interior, cuando bruscamente se presenta aquella kunoichi y su canino. Sin embargo, por extraño que parezca, Zhane estaba demasiado absorto en su trabajo como para notar su presencia. En verdad, ¿quien era lo suficientemente psicópata como para asesinar a un hombre ya entrado en años, extirparle no uno ni dos, sino todos los órganos internos, para luego tomarse su tiempo y cerrar la herida de una manera excepcional? Algo era seguro; no cualquiera podría haber hecho algo así, debía ser un excepcional cirujano.

Finalmente, terminó de cortar la piel del torso de aquel hombre en forma de U, para luego levantarla como si de una manta se tratase y exponer por completo un caparazón vacío de costillas sin nada que proteger. Alguien sin experiencia en dichas cosas fácilmente hubiese vomitado al contemplar tal vista, o al respirar aquel hedor putrefacto que provenia del interior. Incluso resultaba extraño que Khalid tuviese aquella habilidad y conocimiento. No eran comunes en un simple genin.

La verdad, era que había comenzado a estudiar medicina incluso antes de ingresar a la academia, después de todo ese fue el motivo por el que ingresó, aprender Iryoninjutsu. Y si bien aún resultaba bastante mediocre en aquel arte, los conocimientos y la experiencia en el campo no le faltaban para una tarea como aquella.

Continuar con la autopsia de un cuerpo vacío resultaba ridículo, por lo que ya se disponía a levantarse y escribir el informe cuando levantó la vista y finalmente reparó en la presencia de la joven. La reconoció de inmediato, no porque la conociera o hubiese visto antes, sino que Seph la había descrito con bastante precisión.

Pensaba saludarla y entregar el informe allí mismo a la que se suponía que era su superior, cuando notó la hostilidad que de ella emanaba. No entendía el motivo de ésta, por lo que tomó con fuerza el bisturí que aún se encontraba en sus manos, dispuesto a responder de ser necesario. No era un buen clima como para presentarse. Se quedó mirándola fijamente con un temor especial hacia aquel enorme canino, y sin perder de vista a ninguno de los dos, comenzó a retroceder, esperando hallar una posición más cómoda si estallaba el combate.

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

¿Que le sucede? No estoy entendiendo nada... Indudablemente es ella, pero... ¿Porque se comporta de forma tan agresiva?... No parece muy fuerte, tampoco muy rápida, talvez pueda encargarme de ella. Pero aquel lobo es un tema diferente, no creo poder correr más que el... Y ahora que lo pienso ella es chunin... Si no se especializa en lo físico, talvez sea buena con el ninjutsu... No puedo huir... Y encima estoy en desventaja tanto de ubicación como en números... Si comienza un combate, no tengo oportunidad... Y lo peor de todo, no traje mis venenos... Maldita suerte la mía, ¿como es que esos imbéciles que cuidaban la entrada sospecharon de mí y dejan a esta traidora entrar aquí? ... ¡'Traídora'! ¿Será ella la que hizo esto?... No... Imposible... Ni por asomo alguien de su edad tendría la habilidad suficiente como para hacer algo así... ¿Algún cómplice?... No... Un asesino de ese calibre no necesita cómplices, es mas, le complicarían las cosas y tarde o temprano tendría que deshacerse de ellos... Entonces, ¿porque?...—Khalid analizaba la situación, intentando hallar la respuesta del porqué la que se supone que era su supervisora lo acorralaba de aquella forma.

—Por lo general cuando te hacen una pregunta se debe de responder. —le espetó la joven.

—¿Pregunta?... ¿Que pregunta?  —se decía a si mismo. No le encontraba sentido alguno a aquellas palabras. Nuevamente, sintió como si una lluvia de agujas perforaran tanto su espalda como su cabello, sin embargo, no se movió para rascarse. Temía que el lobo reaccionase a aquello.

Por unos momentos, la joven bajó la guardia al inspeccionar aquel cadáver, dejando solo al lobo en contra de Zhane. Era el momento de actuar, si iba a hacer algo, debía hacerlo ahora.

Justo cuando se preparó para lanzar su único bisturí disponible al rostro de aquel lobo para luego intentar huir de allí, la joven dio unos pasos al frente, mirándolo nuevamente.

—Porquería... Demasiado tarde...

—¿Que haces aquí?¿Quien se supone que eres? —preguntó.
Esta vez Khalid no percibió la misma hostilidad que antes, sin embargo, no bajaría la guardia.

—¿Que quien soy?¿Acaso es una broma?... ¿Que no le explicaron nada a esta mujer?... —Khalid ya comenzaba a enfadarse. En aquel momento se encontraba en jaque, y precisamente el sentirse indefenso era lo que lo ponía de aquel humor, sin embargo, era un maestro en ocultar sus pensamientos. Su rostro denotaba poco más que estar alerta y confundido por aquella situación.

—No se si esa pregunta es irónica o no, pero me llamo Khalid V. Zhane, soy al que mandaron para estudiar el cadáver y realizarle una autopsia —le respondió finalmente, sin una pizca de miedo o temor, con un tono grave que retumbó por todo el lugar. No era mentira, la verdad no estaba asustado, simplemente estaba molesto por aquella situación.

No sabia como reaccionaria, pero ¿era posible que fuese un 'simple' malentendido? Si fuese así, no dudaría en ir a quejarse con el mismo Yukikage de ser necesario. El orden y la disciplina ante todo, si la aldea pretende llegar lejos no puede permitirse un error de este tipo, y mucho menos en un asunto tan sensible como aquella misión. Desde que recuerda, Zhane desprecia el desorden y la poca disciplina, y se la inculcaria a la aldea entera a la fuerza de ser necesario.


El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Khalid seguía perdido, no tenía ni idea de porque aquella joven demostraba esa actitud, en especial en un momento como éste, donde había que concentrarse por completo en la misión y no perder el tiempo con estúpidos enfrentamientos. Pero, sea aliada o enemiga, sea un malentendido o no, algo era seguro; aquella chica no era de fiar. Khalid no confiaba en lo más mínimo en la gente que se mandaba a lo loco frente a un problema, actuando únicamente según sus 'instintos'. Consideraba aquello algo estúpido y sumamente ineficaz, y aquella situación era la prueba.

Ya no sospechaba de ella, por descarte había llegado a la conclusión de que ella era aliada, pero había surgido algún problema que complicaba las cosas. Después de todo, si fuese un cómplice de aquel asesino (o si fuese ella misma) lo hubiese atacado sin piedad desde el inicio, dándole muerte antes de que siquiera pudiese reaccionar. También se le ocurrió otro caso en el que ella es un cómplice, y no está segura si Zhane era un enemigo u otro cómplice, pero dicho caso caería en el mismo pozo que antes. Era muy poco probable que el asesino tuviese un aliado, el lugar fuese premeditado o no daba una buena protección para no ser descubierto hasta varios días después de ocurrido el crimen, a su vez el objetivo era un único civil, por lo que no le faltarían fuerzas para derrotarlo, además posee grandes dotes en la medicina. Si aquel era su modo de actuar, buscando siempre mantener la ventaja absoluta, tener un cómplice era poco probable, no era necesario y se exponía a que lo descubran. Dos cómplices... Resultaba casi imposible. Por lo que descartó aquel caso.

No tenía relación con el asesino, eso ya lo tenia claro, sin embargo eso no mermaba su peligrosidad. Según Khalid, ya había demostrado su estupidez al enfrentarlo directamente sin plan alguno, y precisamente a eso le temía. Según Khalid, la estupidez era peligrosa desde varios puntos de vista. Lo era para su portador, ya que no le permite tomar las opciones correctas para deshacerse de sus problemas. Lo era también para sus aliados, ya que sus errores los arrastrarían también. Y lo era para sus enemigos, ya que no le permite pensar correctamente, actuando según sus impulsos y no según lo más conveniente, volviendolo alguien completamente impredecible.

Luego de responder a aquella pregunta que lo tomó completamente por sorpresa, no sabia como iba a actuar. ¿Le creería y lo dejaría en paz? ¿Dudaría y lo atacaría de todas formas? Las probabilidades eran de un 50% y 50%. Finalmente, la joven le respondió.

—No se me había informado sobre tu presencia —le dijo de forma calmada, como si aquella única frase excusara y justificara todos sus actos—.
—¿¿No se le había informado de mi presencia??¿¿Acaso ello es siquiera posible?? —pensaba Khalid, fastidiandose cada vez más. Estaba llegando a su límite, comenzaba a irritarse por demás, e incluso el mismo lo notaba, aquello era peligroso... —. Mátale... —Como comprenderás es una situación bastante delicada, en nuestro país no es común que se encuentren este tipo de desgracias, no es de extrañar que incluso se diesen complicaciones a la hora de comunicarme que tendría un “compañero” en esta misión.Mátale... No eres de por aquí ¿Me equivoco? Mátale... No tengo conocimiento sobre la presencia de ningún especialista en la aldea en estos momentos y no te he visto nunca ¿Cual es tu rango?—... Finalmente, Khalid llegó a su límite... Mátal- Súbitamente, Zhane levantó levemente la mano en la que sostenía su bisturí, colocándose en una posición demasiado parecida a la de combate, para luego bajarla igualmente rápido, penetrando medianamente profundo los músculos de su pierna. Estaba demasiado irritado como para tener que soportarla a ella también.

De su herida comenzó a brotar un grueso hilo de sangre, el cual al retirar su bisturí se multiplicó en varios. Normalmente no recurría al dolor para detener aquellas voces, pero aquella vez fue una excepción.

—¿Te piensas que esto es un juego, niña?¿Crees que con un simple 'disculpa, no lo sabía' se arregla todo? —le espetó, aun sabiendo que ella era de mayor jerarquía—. Realmente no se como alguien como tu fue ascendido a chunin... ¿Cuando lideres a tu propio escuadrón lo mandarás a la batalla sin estudiar a tu oponente antes, y lo atacarás en su propio territorio solo porque está acorralado contra una pared? —le espetaba. Khalid, entre sus pocos conocidos, tenia fama de ser demasiado brusco con las palabras cuando algo le molestaba. Luego de retirarse el bisturí, lo tiró al suelo, para después comenzar a caminar, desarmado, hacia la joven, hasta que finalmente se encontró a centímetros de ella, inclinado levemente hacia abajo debido a la diferencia de altura de ambos. Mientras caminaba, nunca cesó de hablar —¿Y si tiene trampas colocadas precisamente para situaciones como esa?... ¿Que hubieses hecho si en este momento la batalla no lograba evitarse y resultaba que tu eres más débil que yo?¿Eh? —Khalid estaba sumamente fastidiado. Realmente recordaba pocos días que se hubiese enojado tanto como aquel—. Si, en este tipo de situaciones lo más común es no revelar al shinobi información que no necesite, para evitar que ésta se esparza. Sin embargo, resulta ridículo el ocultar intencionalmente o por error un dato tan vital como la existencia de un compañero. No cabe la más mínima posibilidad—...Mátale... —Luego de una pausa, Zhane inspiró, para luego suspirar. Estaba demasiado alterado, debía calmarse. Por muy irritado que esté, siempre prefería estar en paz con la gente, por lo que se tragó el enojo e intentó calmarse. Le dio la espalda a la joven y se retiró unos pasos, en dirección a las herramientas que había dejado en el suelo durante la autopsia del cadáver, con la intención de guardar todo e irse de allí. Nuevamente Inspiró, y suspiró, manteniendo los ojos cerrados. Luego continuo— Dejemoslo acá... No quiero meterme en un mayor problema... —dijo con un tono sincero—... Después de lo que pasó aquí, entregaré mi reporte directamente al Jounin que me encomendó la misión. Ya puedes retirarte, ya no eres de utilidad aquí —le ordenó, como si realmente tuviese aquella autoridad. Después de aquello, le era imposible respetarla como a un superior, o almenos en esos momentos.

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Realmente aquel truco para tranquilizarse funcionaba de maravilla. Hace segundos, Khalid se encontraba sumamente irritado y furioso, sin embargo, en aquellos momentos la paz y la cordura volvían a él. No sabia desde hace cuento hacia aquello, talvez desde antes incluso de lo que podía recordar. Talvez fuese una costumbre suya desde antes de perder la memoria, y estaba tan arraigada en él que aún después de aquello seguía haciendolo. Solía ser siempre así, si bien se enojaba con relativa facilidad, se tranquilizaba a una velocidad similar o talvez incluso mayor. Le gustaba ser así, nunca se dejaba llevar por la furia más allá del límite que él mismo se imponía. Sin embargo, si algún día aquel límite fallaba, no sabia de que podría ser capaz.

Escuchó atentamente la totalidad de las palabras de la joven, mientras ordenaba nuevamente las herramientas dispersas por el golpe que ésta les dio. No le molestó, le pareció logico que lo hiciera. Aquello confirmaba sus teorías; la joven no era más que una niña, y aún con el rango y la fuerza que de seguro tenia, aquello no era más que un simple berrinche de una niña a la que regañaron. Khalid sonrió.

Luego de varios segundos de que la joven haya terminado de hablar, los cuales parecieron minutos por la tensión en el aire, Khalid respondió;
—¿Terminaste con tu rabieta?... Parece que sí —decía Zhane con un tono sumamente calmado—. Da igual como lo disfraces, aquí el estorbo eres tu. Aquí, en estos momentos, no eres ni de asomo mi superior. Al único al que le tengo que rendir cuentas es a aquél que me encomendó la misión. Siempre fue así. Si planeaba explicarte la situación era por mero respeto —le explicaba, mientras terminaba de guardar las últimas cosas en su bolso lleno de utensilios quirúrgicos, para luego levantarse del suelo y seguir hablando— Mi misión aquí es recabar información del cuerpo. La tuya, protegerme tanto a mi como al cuerpo. ESO es lo que tenias que supervisar, NO mi trabajo —le espetó, claramente remarcando aquellas dos palabras—. ¿Y que fue lo que hiciste?... Casi asesinar al sujeto que debías proteger, y en el proceso poner en riesgo la integridad del cuerpo del cadáver... Realmente ridículo... —continuaba diciendo, parado a unos metros de la joven, listo para marcharse—. Y si estas tan orgullosa de tu fuerza, está bien, lo admito, no tendría oportunidad contra ti. Sin embargo, por lo visto yo soy diferente a ti. Yo aprecio más la cabeza, el poder reaccionar correctamente ante una situación de riesgo bajo presión... Y eso claramente tu no lo tienes... —le decía, cuando comenzó a caminar hacia la joven, ya que a sus espaldas se encontraba la salida de la cueva. Al pasar junto a ella, le dijo con un tono bajo y claramente irónico:
—Otra cosa que aún no termina de cuadrarme... ¿Realmente pensabas que yo era el asesino?¿Aún cuando viste que dos compañeros de la aldea resguardaban la entrada?... ¿Tan inútiles crees que son como para que no se hubiesen dado cuenta de mi presencia?... Si aquel fuera el caso, si yo tuviese la habilidad suficiente como para pasar desapercibido frente a dos jounin, ¿realmente crees que hubieses podido contra mi en solitario?... ¿O tu cerebro es tan limitado que ni siquiera se te había cruzado eso por la mente hasta que ahora yo lo menciono?... Ahora yo te digo, ¿cual de nosotros dos crees que tiene más madera de lider?... No me respondas... piensa en ello e intenta mejorar como shinobi. No todo es fuerza bruta —le dirigió aquellas últimas palabras, para luego reiniciar su caminata, saliendo de la cueva e internándose en aquel blanco desierto, yendo en dirección a la aldea.

Le solían molestar bastante las personas parecidas a aquella joven, sin embargo notó algo en ella. No era tan inútil como pensaba. Después de todo, gran parte de la culpa la tenía también aquel jounin que le entregó la misión, quien de seguro había omitido demasiada información. Pero no podía decírselo, si bien aquella joven puede que tenga potencial, la única forma de despertarlo, según Khalid, era pasando por aquel problema. Debía de pensar mejor las cosas y no actuar de forma precipitada. Aún así, Zhane ni siquiera la conocía, talvez fue solo que la agarró en un mal día. Tenia aquella forma de pensar que solo consideraba como sus superiores a aquellos que le demostraban en cada momento que eran superiores a él como shinobi, y aquella chica, según él, había cometido demasiados errores como para considerarla como tal. Pero aún no estaba perdida. Distinto hubiese sido el caso si, en el momento de entrar en aquella cueva y sospechar de él, hubiese atacado sin pensarlo dos veces, confiando ciegamente en sus suposiciones. En aquel caso, si, habría estado perdida y sin forma alguna de volverse un shinobi 'respetable'.

Una vez fuera, dejó de prestar atención a todo lo que provenía de aquella cueva. Lo más probable es que aquella joven le haya respondido de alguna forma, sin embargo, si fue así, Khalid lo ignoró. Ahora su mente se hallaba nuevamente en aquel cadáver. ¿Cual podría haber sido el motivo por el crimen?... Un motivo tan banal como el robo estaba claramente descartado... También lo estaba la venganza, no hubiese sido necesario extirparle todos aquellos órganos y luego volverle a cerrar la herida por algo así... ¿Tráfico de órganos?... No, tampoco... Aquel tipo de criminales tenían como objetivo a los niños y jóvenes, sus órganos se encontraban mucho más sanos, por lo que valían una fortuna mucho mayor en el mercado negro... ¿Entonces porque?... De repente, se le cruzó una idea un tanto descabellada, pero era la única que tenia almenos una pizca de sentido. Aquel hombre, ¿tendría algún Kekkei Genkkai?... Aquella pregunta a simple vista resultaba ridícula, después de todo el cadáver era de un simple civil. Pero, ¿desde cuando un shinobi de un clan poderoso no podía casarse con una simple granjera, o viceversa, y no traspasar sus conocimientos a su hijo en un intento de alejarlo de aquel mundo lleno de horrores?... Era una posibilidad muy remota, pero seguía siendo una posibilidad. En aquel momento, notó que había dejado el cadáver en aquella cueva, y no llevaba consigo ninguna muestra. Aquello había sido un error. De inmediato, dio media vuelta y nuevamente emprendió el camino de regreso hacia el lugar. Ya había recorrido unos cientos de metros, por lo que aquello molestó un poco a Khalid.

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Aquel fue un error demasiado estúpido, ¿Como pudo haber olvidado tomar una muestra de aquel cuerpo? Era algo demasiado básico como para olvidarlo. Desde el inicio del día había estado actuando de forma extraña, sin embargo no podía hallar el motivo. ¿Sería por aquella forma brusca en que despertó aquel día? Si fuese así, seria entendible, nadie podría culparlo. Sus recuerdos de aquella mañana eran borrosos, solo sabia que en el momento en que despertó tenia frente a él a posiblemente la única persona a quien podría llamar 'amigo', muriendo rápidamente por un desangrado masivo desde su garganta, y junto a ésta, su propia mano sosteniendo un arma ensangrentada que inequívocamente lo culpaba de aquel desastre.

Claramente aquello no había sido real, aquel solo era un clon creado por el sujeto en el último minuto para evadir aquel ataque. Pero eso no lo eximia de su culpa. ¿Que hubiese pasado si aquel ejemplar shinobi no hubiese sido tal?¿Que hubiese pasado si, en lugar de aquel experimentado hombre de guerras, lo hubiese despertado un niño o una joven, preocupados por su salud al verlo dormir en aquel gélido lugar con tan poco abrigo?... Yacerían a su lado cual cadáver, tiñendo aquel hermoso paisaje lleno de aquellos puros y blanquecinos copos de nieve, en un manto de horrores escarlata. No, Khalid no se lo hubiese perdonado, y tampoco se lo perdonaba en aquel instante, ya que lo único que separó lo sucedido, de aquella triste realidad, fue la mera suerte. No, no podía dejar la vida de inocentes en manos de algo tan poco contundente y efímero como la suerte.

Despreciable... —Zhane comenzaba a ponerse nervioso. Le estaba dando demasiadas vueltas al tema— Despreciable... —Desde aquel suceso, aquel día había tenido suficiente como para distraerse— ¿Para esto entrenaste ninjutsu?... —Primero aquel hombre que lo distrajo con 'banalidades', luego aquella misión, y luego la joven 'impertinente'— ¿Para asesinar a sangre fría a inocentes solo porque... interrumpieron tus sueños?... —Sin embargo, ahora su mente estaba despejada. Libre de distracciones— Realmente despreciable...

En aquel entonces ya no tenía fuerzas para algo tan exhaustivo como batallar con aquella voz, y menos aún cuando creía que ésta tenia en parte razón. Estaba destinado a aquello, a ser torturado por su propia mente, por aquella voz, repitiéndole una y otra vez sus errores, exagerandolos, y haciendo que se sienta incluso peor de lo que debería. Pero... ¿Realmente los estaba exagerando?¿Realmente se estaba sintiendo peor de lo que debería?¿Realmente aquellas 'voces' eran voces en su cabeza, y no él mismo atormentandose por algo que él no se perdonaba?... Ya no lo sabía, dudaba de si mismo, de sus pensamientos, de todo su ser... después de todo, ¿Quien era realmente él? No lo sabía, era realmente ridículo, pero no lo sabía. Y aquellas marcas en su cuerpo, claramente alguien honrado y respetable no se haría tal cosa, ¿Quien sabe que horrores había cometido en su pasado?¿Quien sabe cuantas vidas inocentes; mujeres, niños, jóvenes, madres, padres e hijos había arrebatado? Realmente no lo sabía. Su tortura: sentirse culpable por crímenes que incluso desconocía. Realmente... su vida no era más que una agonía.

Paso a paso, sus botas se enterraban varios centímetros en aquella arena pálida y gélida. La ventisca continuaba azotando, y por primera vez, Khalid maldecía por la presencia de ésta. Rara vez le molestaba algo como aquello dada su resistencia al frío, sin embargo, aquel día se habían acumulado demasiadas cosas que ponían el humor del hombre bastante sensible; la casi tragedia en la mañana, la discusión con aquella joven, el resfriado que iba en aumento, y aquellas imágenes, las del sueño de aquel día, que venían a su cabeza esporádicamente.

¿Cuanto hacia que se le presentaban aquellas imágenes? Meses quizá. Sucedían con poca frecuencia, fácilmente pasaban semanas hasta que aparecían nuevamente, sin embargo, los intervalos de tiempo eran irregulares, por lo que aveces incluso las veía dos veces en un mismo día. Éstas eran confusas, nunca percibió más que simples manchas de colores difuminados. Sin embargo, lo sabia, aquel era su pasado. No tenía idea de como es que su ideas insistían tan fuertemente en ello, simplemente era así. Durante los sueños, tenia siempre esa certeza, su mente estaba en blanco, pero mantenía aquella certeza.

Finalmente, llegó a su destino. La imponente grieta se hallaba frente a él, y al adentrarse en ésta, la oscuridad que en ella habitaba lo engulló. Al inicio, dado que sus ojos seguían acostumbrados a la blanca luz del exterior, no notó nada extraño. Esto también era bastante extraño en él, una simple ceguera por falta de luz normalmente ni lo hubiese inmutado a descubrir aquella grieta en la roca que anteriormente no estaba, la percepción de aquel hombre estaba muy bien desarrollada, sin embargo, seguía sufriendo los efectos de lo sucedido.

Al entrar, vio parada a la joven frente al cadáver, sin embargo, no miraba a éste, sino que tenia su vista pérdida en un punto fijo, o eso es lo que creyó Khalid— ¿Que te sucede niña, porque sigues aquí? —le preguntó mientras avanzaba, cuando finalmente sus ojos se adaptaron a la poca luz, revelando aquella enorme grieta en la pared de piedra. Zhane se sorprendió en gran manera. Obviamente eso no estaba allí antes, ¿que había sucedido?— ¿Que rayos es eso? —le preguntó— ¿Lo hiciste tu? —continuó. Le hablaba sin mirarla, absorto en aquella zona. Detrás había una especie de pasadizo, ¿Quien rayos construiría algo allí?. Dado que no hubo respuesta por parte de la joven, Khalid la fulminó con la mirada, como exigiendo alguna explicación. Al ver su rostro, con aquella mirada totalmente inexpresiva, notó algo sumamente extraño. Segundos después, advirtió que no se encontraba aquel lobo— ¿Que sucede aquí? —pensó, cuando finalmente se dio cuenta que aquella 'joven' no era realmente ella, sino su canino. Recordó que le habían informado que su compañera era del clan Inuzuka, y aquel era uno de sus jutsus más característicos— Entonces ella debe estar dentro... —pensó—  maldición, y eso que le dije que pensara un poco más las cosas. Incluso entra sin siquiera llevar a su compañero canino —se quejaba, mientras se acercaba a la grieta, para luego adentrarse en ella y comenzar a transitar su sinuoso camino.


El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

¿Qué rayos será este lugar? —pensaba Khalid. Paso a paso, se adentraba en aquella escalera de piedra tallada, sumamente roída, la cual lo encaminaba hacia una pendiente que a lo lejos se sumía en una oscuridad absoluta, no permitiendo ni a sus experimentados ojos percibir el más mismo detalle. No pasaron muchos segundos antes de que éste notara el pútrido aroma que emanaba de aquel lugar, el cual ya conocía a la perfección; indudablemente, eran cadáveres, de un mes de antigüedad como mínimo. Aquel hedor resultaba sumamente insoportable, por lo que Khalid deshizo las vendas de sus manos y con ellas intentó cubrir su rostro, intentando bloquearle la entrada a aquel nauseabundo aroma.

De pronto, escuchó unos pasos a su espalda, por lo que instintivamente se dio la vuelta. Una silueta surgió de la luz que se adentraba desde la cueva, corriendo a gran velocidad hacia Khalid. Éste, al no reconocer aquella forma, se puso en guardia al instante, preparándose para lo peor, sin embargo, cuando se acercó lo suficiente notó que era el lobo de la joven, el cual momentos después de pasar a su lado adoptó su verdadera forma cuadrúpeda.

Unos metros más adelante, el lobo se detuvo en seco y clavó su vista en Khalid, quien comenzaba nuevamente a bajar con su paso lento y seguro, como diciéndole que se apure. Para luego de unos segundos reanudar su marcha y adentrarse en aquella oscuridad innegable. Khalid lo siguió.

Pocos segundos después, a lo lejos se escuchó un estruendo ahogado, lo cual puso en gran alerta a Khalid. Rápidamente, apuró su paso y se sumergió en aquella oscuridad, buscando el causante de aquel ruido. Sin embargo, luego de avanzar varios metros, el camino se acababa, siendo interrumpido por una enorme e inamovible pared de piedra, la cual presentaba una enorme cantidad de extraños símbolos. Era un callejón sin salida, y no había rastros del lobo ni de la joven.

—¿Pero que...? —pensaba Khalid, mientras observaba minuciosamente aquel muro de piedra— Definitivamente el animal pasó por aquí... Ésta pared... ¿Será una trampa para atrapar a cualquier intruso dentro del lugar?...

Se quedó varios minutos estudiando el lugar, la poca luz no ayudaba en lo más mínimo. Las paredes tenían extraños símbolos, sumamente deteriorados y apenas perceptibles en la piedra roída. No había ningún indicio de que aquella pared sea falsa, pero eso no afectó a Khalid, estaba seguro de que lo era. Pero... ¿y si no lo era? Desgraciadamente no tenia forma alguna de hacerle frente a aquella imponente piedra.

Minutos más tarde, decidió volver a la aldea. Él ahora no podría hacer gran cosa allí, y cada minuto que pasaba estaba perdiendo el tiempo. Rápidamente, ascendió por la escalera de piedra con destino a la cueva. Al salir, y pasar nuevamente junto al cuerpo, recordó el motivo por el que volvió, por lo que en apenas segundos cortó un trozo de carne del cadáver y continuó su camino. Cada minuto, la vida de la joven peligraba.

—Eso que le dije que pensara y no sea impulsiva, diablos —maldecía Khalid, mientras corría en aquella ventisca en dirección a la aldea.



"Only the one who is willing to die should have the power to kill..."
Líneas escritas:  459
Evento 200 users: +25
Lineas requeridas: 60
Líneas totales: 424

Utilizaré la totalidad de las líneas en stats, los cuales quedarían así:

Resistencia: 1 (actual) + 9 (88 líneas) =10
Fuerza: 1 + 10 (88 líneas) =11
Ninjutsu: 1 + 10 (88 líneas) =11
Kenjutsu: 1 + 9 (72 líneas) =10
Taijutsu: 1 + 9 (72 líneas) =10
Iryoninjutsu: 10 + 1 (16 líneas) =11


No sobraría ninguna línea. Muchas gracias.



"Only the one who is willing to die should have the power to kill..."

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje


✓MISION ACEPTADA
Shinobi's Justice


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares




 




PERMISOS QUE POSEES EN ESTE FORO:
No puedes responder a temas en este foro.